Tag

Europa

Browsing

Después de un agitado fin de semana, la nueva ministra de Economía, Silvina Batakis se reunió esta mañana con el presidente Alberto Fernández, asumirá esta tarde y, rápidamente, organizará un viaje a Europa para renegociar la deuda con el Club de París.

Según adelantó el jefe de Gabinete, Juan Manzur, la flamante funcionaria “tiene una gran experiencia, con enormes responsabilidades a lo largo de toda su vida”.

Batakis ocupará el lugar de Martín Guzmán, quien renunció abruptamente el sábado a través de Twitter, tras desempeñarse en el manejo de las relaciones fiscales y financieras con las provincias desde el ministerio del Interior, lo que le augura un gran apoyo de los gobernadores, en particular del oficialismo, según la prensa local.

Entre sus primeras tareas se encuentra la renegociación de la deuda con el Club de París, la definición de las nuevas tarifas de luz y gas, y promover medidas que continúen desacelerando la inflación, la cual según estimaciones superaría el 60% durante 2022.

Batakis deberá reprogramar su agenda para viajar a la capital francesa en momentos en que los vencimientos de la deuda con los Estados europeos se aproximan y se requiere de una nueva negociación para reprogramar los pagos.

Más países de Europa anunciaron hoy expulsiones de diplomáticos rusos acusados de espionaje y de trabajar contra los intereses nacionales, luego de que Ucrania denunciara masacres deliberadas de civiles de las que se acusa a fuerzas militares de Rusia.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en tanto, anunció que fueron declarados «persona non grata» varios miembros de la representación de Rusia ante la UE por «actividades contrarias» a su estatuto de diplomáticos, sin precisar ni el número ni la fecha de su expulsión.

Un día después de que Alemania y Francia expulsaran a más de 70 diplomáticos rusos y Lituania al embajador de Rusia, la ola de expulsiones fue continuada por Italia, que temprano anunció la expulsión de 30 diplomáticos por razones de «seguridad nacional».

La medida, dijo el canciller italiano, Luigi Di Maio, «ha sido necesaria por razones vinculadas a nuestra seguridad nacional y en el contexto de la situación actual de crisis relacionada con la agresión injustificada de Ucrania por parte de la Federación de Rusia».

Ante la ola de expulsiones, el Kremlin denunció «la falta de visión» de Europa y anticipó que responderá con medidas similares.

Las expulsiones reducen «las posibilidades de comunicar en el ámbito diplomático en estas circunstancias difíciles» y «va a complicar más» las relaciones entre Europa y Rusia, declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

«Y esto conllevará inevitablemente medidas de represalia», añadió.

Varios países occidentales manifestaron esta semana su repulsa tras denuncias del Gobierno ucraniano de matanzas de civiles por parte de tropas rusas en Bucha, una ciudad cercana a Kiev que Rusia ocupó durante semanas.

Ucrania lanzó sus acusaciones luego de que la agencia de noticias francesa AFP publicara fotos de muertos, al parecer civiles, tirados en calles de Bucha, que fueron tomadas hace dos días durante una recorrida con el Ejército ucraniano.

Rusia rechazó las acusaciones y dijo que se trató de un «montaje» y una «puesta en escena» organizada por el Gobierno ucraniano «para los medios occidentales» y para denigrar la imagen de los soldados rusos.

Dinamarca también decidió expulsar a diplomáticos rusos, 15 en este caso, acusándolos de ser «agentes de inteligencia» que llevaron a cabo «actividades de espionaje en suelo danés», declaró el jefe de la diplomacia danesa, Jeppe Kofod.

La decisión de expulsar a los diplomáticos, que según Dinamarca son oficiales de inteligencia y deberán abandonar el país en 14 días, le fue comunicada al embajador ruso durante una reunión celebrada hoy, dijo Kofod, informó AFP.

Otro país escandinavo, Suecia, en la misma línea, se sumó a la media y anunció la expulsión de tres diplomáticos rusos.

La canciller sueca, Ann Linde, dijo que «no es fácil expulsar diplomáticos, porque también implica consecuencias para nuestro personal diplomático en Rusia», pero aun así no descartó que el Gobierno decida más expulsiones.

Luego España anunció la expulsión de «alrededor de 25» diplomáticos de la Federación Rusa que representan «una amenaza para los intereses de seguridad» del país, dijo el canciller José Manuel Albares.

Letonia y Esrtonia anunciaron que cerrarán misiones consulares de Rusia en dos ciudades, una de cada país, y que expulsarán a un total de 27 diplomáticos rusos que cumplen funciones en ambas naciones bálticas.

El 29 de marzo, Bélgica anunció la expulsión en 15 días de 21 personas que trabajaban para la embajada y el consulado de Rusia, sospechosas de estar implicadas en «operaciones de espionaje e influencia que amenazan la seguridad nacional», reportó la agencia de noticias Europ Press.

Países Bajos y Polonia siguieron sus pasos y también expulsaron a decenas de diplomáticos.

La invasión rusa de Ucrania, iniciada el 24 de febrero, representa el peor conflicto en décadas en Europa, y dejó miles de muertos y más de 10 millones de refugiados o desplazados.

El director general del organismo de control nuclear, el argentino Rafael Grossi, advirtió del peligro que representan los combates en Ucrania cerca de instalaciones atómicas, luego de que fuerzas invasoras rusas rodearan en ese país la central más grande de Europa.

En el séptimo día de la invasión de Ucrania y durante una reunión especial de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica en su sede de Viena, Austria, el director Grossi dijo que estaba «gravemente preocupado por la situación».

Según un resumen de su intervención suministrado por el OIEA, Grossi dijo que es «la primera vez que un conflicto militar está sucediendo en medio de instalaciones de un programa nuclear vasto y establecido», informó la agencia de noticias Europa Press.

El diplomático argentino destacó que cualquier acción que ponga en riesgo la operación segura de instalaciones nucleares o el resguardo de material radiactivo «podría tener consecuencias severas, agravar el sufrimiento humano y causar daño medioambiental».

«También es imperativo garantizar que los valientes que operan, regulan, inspeccionan y evalúan las instalaciones nucleares de Ucrania puedan continuar haciendo su indispensable trabajo de manera segura, sin impedimentos y sin presión indebida».

 

Europa se enfrenta a la propagación de la variante Ómicron y ensaya distintas estrategias: mientras que Alemania registra récord de casos y se mantiene firme con las medidas sanitarias y Suecia las extiende por dos semanas más, Dinamarca anuncia su eliminación y Austria cancela la cuarentena para los no vacunados contra el coronavirus tras estabilizar la situación en los hospitales.

Alemania

El Gobierno de Alemania comunicó este miércoles que en las últimas 24 horas se reportaron 164.000 nuevas infecciones de Covid-19, con lo que el país supera el umbral de los 9 millones de contagios desde el inicio de la pandemia, en el marco de un repunte de las cifras por Ómicron.

Además, en la víspera se contabilizaron 166 muertes por la enfermedad, lo que elevó el total desde el inicio de la pandemia a 117.126, precisó el Instituto Robert Koch, el ente gubernamental de control de enfermedades infecciosas, informó la agencia de noticias Europa Press.

Asimismo, el organismo detalló que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 940,6 casos por cada 100.000 habitantes, con 782.173 positivos durante la última semana, un número que superó este miércoles por primera vez los 900 casos por cada 100.000 habitantes.

Mientras en el Parlamento se discute la vacunación obligatoria, las autoridades mantienen las limitaciones para no vacunados: tienen prohibido el comercio no esencial, el ocio y la cultura, mientras que bares y restaurantes solo permiten consumir en su interior a quienes tienen al menos pauta completa o presenten un test de antígenos negativo de menos de 24 horas.

Por otro lado, el proceso de vacunación en Alemania sigue adelante y ya se superó el 72% de población inmunizada, por lo que el país se acerca al objetivo fijado por el Gobierno de alcanzar a finales de enero el 80% de población con al menos una dosis.

Suecia

La situación epidemiológica en Suecia es similar a la de Alemania, con «un nivel de propagación extremadamente alto” de la variante Ómicron, manifestó la ministra de Salud Lena Hallengren durante una conferencia de prensa.

Por este motivo, el gobierno decidió prorrogar sus medidas actuales por otras dos semanas: los bares y restaurantes cierran a las 23 y se mantiene un límite de 500 personas dentro de lugares interiores más grandes.

En la última semana, Suecia registró 270.000 infecciones de Covid-19, a pesar de la limitada cantidad de testeos que maneja.

Dinamarca

El Gobierno de Dinamarca optó por el carril contrario y anunció este miércoles que a partir del martes próximo se eliminarán todas las restricciones contra el coronavirus a pesar de un número récord de nuevos contagios, porque considera que su alta cobertura de vacunación es suficiente frente a la variante Ómicron.

El 81% de la población tiene al menos el esquema completo contra la Covid-19.

De acuerdo con la nueva normativa, por ejemplo, desde el 1 de febrero no será obligatorio utilizar tapabocas, y los bares y restaurantes no tendrán limitación horaria.

El gobierno solo quiere mantener ciertas restricciones a la entrada en Dinamarca durante otras cuatro semanas, es decir, test y/o cuarentena según el país de origen.

En las últimas 24 horas, Dinamarca reportó más de 46.000 nuevos casos de coronavirus.

La tasa de infección es extremadamente alta en el país nórdico, «pero nuestra evaluación actual es que la epidemia alcanzará pronto su pico. Tenemos un buen control de las hospitalizaciones, lo que se debe a que 3,5 millones de daneses ya han sido revacunados y que Ómicron es menos grave», tuiteó Magnus Heunicke, ministro de Salud.

Austria

La relajación de restricciones también pisa fuerte en Austria, donde a partir del lunes 31 de enero se cancelará el confinamiento para los no vacunados contra el coronavirus, declaró hoy el canciller Karl Nehammer.

La decisión se tomó tras estabilizarse la situación en los hospitales, sobre todo en las unidades de cuidados intensivos, informó la agencia de noticias Sputnilk.

Sin embargo, sigue vigente la obligación del uso del tapabocas especial FFP2 y para asistir a lugares públicos, restaurantes, tiendas, eventos de cultura y arte es necesario haber transitado la enfermedad o estar vacunado.

«Se trata de una de las medidas más estrictas que se pueda tomar. Queremos limitar las restricciones a lo mínimo posible, pero la situación actual en los hospitales lo exige», alegó el canciller conservador Karl Nehammer en rueda de prensa.

Desde mediados de noviembre aquellos que no hubieran sido inyectados al menos una vez o que presentasen certificados que confirmen que tienen anticuerpos por una infección reciente, en teoría no tenían derecho a abandonar sus domicilios, salvo para trabajar, comprar alimentos, hacer deporte o consultas médicas.

Austria optó por esta drástica medida a causa del repunte de casos y un riesgo de saturación de las unidades de cuidados intensivos, consignó la agencia de noticias AFP.

La pandemia de coronavirus podría transformarse en endemia en Europa dentro de pocos meses, una vez que «se calme» la ola de contagios con la variante Ómicron, afirmó este domingo el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el continente, Hans Kluge.

«Es plausible que la región se acerque al final de la pandemia», sostuvo el funcionario, según la agencia de noticias AFP.

Kluge consideró que Ómicron, de la que podría llegar a contagiarse el 60% de los europeos antes de marzo, dio paso a una nueva fase de la pandemia de Covid-19 en la región y podría precipitar su final.

«En cuanto la ola de Ómicron se calme, habrá durante algunas semanas y meses una inmunidad global, ya sea gracias a la vacuna o porque la gente se habrá inmunizado por la infección, y también una baja a causa de la estacionalidad», dijo.

Sin embargo, el experto aclaró que Europa no se encuentra todavía en una «era endémica».

«Endémica significa que podemos prever lo que va a ocurrir y este virus nos ha sorprendido más de una vez, así que tenemos que ser prudentes», advirtió.

De acuerdo a las previsiones de la OMS, ese momento de máxima cantidad de contagios se dará en «2 ó 3 semanas». Insistió con el avance de terceras dosis para toda la población.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalaron hoy que el pico de casos por la variante Ómicron en Europa, podría llegar “antes de lo esperado”. De acuerdo a las previsiones, ese crecimiento sería “dentro de 2 ó 3 semanas”, indicaron desde el organismo.

El relevamiento del avance de la cepa Ómicron de Covid-19 en Europa sigue generando aumentos de casos, día tras día.

De acuerdo al director de la OMS Europa, Hans Kluge, “el pico en Europa es probable que llegue antes de lo esperado”, es decir, “dentro de 2 ó 3 semanas”.

En declaraciones a la señal RAI 3, el funcionario ponderó la estrategia del gobierno de Italia, al que consideró “el camino correcto, con vacunas, terceras dosis, barbijos“, y aseguró que “las escuelas deben ser las últimas en cerrar”.

Dejó en claro que de la variante Ómicron “no se puede escapar”, aunque explicó que la cepa es “más leve a nivel individual”, aseguró el director de la OMS Europa.

Advirtió cuál sería el escenario sanitario de la pandemia en el Viejo Continente: “Teniendo en cuenta la cantidad de personas no vacunadas, esperamos que en cualquier momento entre ahora y marzo 40 de 53 países europeos sufran mucho estrés en hospitalizaciones y terapias intensivas”, aseveró Kluge.

De este modo, Hans Kluge confirmó las previsiones hechas en los últimos días acerca de que la mitad de los europeos podrían estar infectados por Ómicron en los próximos dos meses.

El país se convertirá a principios de febrero en el primer país de Europa en hacer obligatoria la vacunación contra el coronavirus para adultos, bajo pena de elevadas multas, informó hoy el canciller austríaco.

«Como estaba previsto, vamos a hacer que la vacunación sea obligatoria a principios de febrero», indicó en conferencia de prensa el conservador Karl Nehammer, al frente del país en un gobierno de coalición con los ecologistas.

Tras revisar los planes ​para poner en vigencia la obligatoriedad de la vacuna, el Gobierno austríaco aclaró este domingo que se aplicará a todos los residentes que hayan cumplido 18 años -salvo que estén exentos por motivos de salud- y no para los mayores de 14 años, como se pretendía originalmente.

Durante toda la semana, la cuestión suscitó encendidos debates tanto en el Parlamento como entre la población. Los aspectos clave del plan permanecen en la versión definitiva del proyecto, que el Gobierno pretende que el Parlamento convierta en ley el próximo jueves.

La administración de Nehammer dispone de una amplia mayoría en el Parlamento para aprobar la iniciativa: junto a los conservadores y los ecologistas también la apoyan los partidos socialdemócrata y liberal, mientras que solo se opone la extrema derecha. Sin embargo, las consultas con dos partidos de oposición y otros espacios políticos mostraron la necesidad de introducir cambios en los detalles, informó CNN.

El tema divide profundamente al país, en el que cerca del 71,5% de las personas cuentan con la pauta completa de vacunación, una cifra baja en comparación a otros países de Europa. «Es un proyecto sensible» pero «conforme a la Constitución», insistió Nehammer.

Asimismo, indicó que está prevista una «fase de adaptación» para los más reticentes a aplicarse la vacuna «hasta mediados de marzo», según informó la agencia de noticias AFP. A partir de ese momento, la policía comenzará a verificar el estado de vacunación de las personas durante los controles de rutina, agregó.

«Después, se efectuarán controles» y no estar vacunado constituirá un «delito» con «sanciones» financieras de entre 600 y 3.600 euros (685 y 4.100 dólares), en caso de persistir. Ayer, unas 27.000 personas se manifestaron en Viena contra la medida, alegando que va contra las libertades individuales.

Pese a la virulencia de las protestas, el número de personas que se expresaron este sábado es ostensiblemente inferior a los 44.000 austríacos que se concentraron la semana pasada en marchas organizadas por el partido de extrema derecha FPÖ en contra de la medida. Los casos de coronavirus en Austria continúan creciendo debido a la altamente contagiosa variante Ómicron.

Ayer, el país registró 16.749 nuevos casos, superando los 15.365 de octubre de 2021. Desde el inicio de la pandemia, el país acumula 1,43 millones de contagios y 13.915 muertes a causa de la enfermedad.

El papa Francisco instó a Europa a «derribar los muros» contra los inmigrantes y aseveró que la política de «brazos abiertos» es también un «mensaje importante» para la Iglesia del Viejo Continente, en el primer discurso de su gira mediterránea de cinco días por Chipre y Grecia.

«En esta isla es precioso el trabajo que llevan adelante en la acogida de nuevos hermanos y hermanas que llegan desde otros lugares del mundo», dijo el pontífice en Nicosia, la capital de Chipre, desde la Catedral maronita de Nuestra Señora de las Gracias, durante un encuentro con religiosos en su primera actividad en suelo chipriota.

«La Iglesia en Chipre tiene estos brazos abiertos: acoge, integra y acompaña. Es un mensaje importante también para la Iglesia en toda Europa, marcada por la crisis de fe», agregó Francisco, horas después de arribar a Chipre tras un viaje de tres horas desde Roma, con Télam como único medio latinoamericano a bordo del avión papal.

Con el eje migratorio como uno de los centrales del viaje ante el aumento de personas que ven en Chipre y Grecia una puerta de entrada a Europa, Francisco recordó las «numerosas civilizaciones» que han habitado el Mediterráneo, «un mar del que todavía hoy desembarcan personas, pueblos y culturas de todas partes del mundo», dijo .

«Con su fraternidad pueden recordar a todos, a toda Europa, que para construir un futuro digno del hombre es necesario trabajar juntos, superar las divisiones, derribar los muros y cultivar el sueño de la unidad. Necesitamos acogernos e integrarnos, caminar juntos, ser todos hermanos y hermanas», convocó en ese marco.

Chipre, una isla del Mediterráneo que es el país más oriental de la Unión Europea (UE), vio en lo que va de 2021 un aumento de cerca del 40% en la cantidad de migrantes frente al año anterior, según cifras oficiales.

El domingo próximo, como parte de la etapa griega de la gira, el Papa visitará un centro de refugiados de la isla de Lesbos, en el mar Egeo, símbolo de los migrantes que buscan llegar a Europa a través del Mediterráneo desde Medio Oriente y África.

«Saludo también a la Iglesia latina, presente aquí por milenios, que ha visto crecer en el tiempo, junto a sus hijos, el entusiasmo de la fe y que hoy, gracias a la presencia de tantos hermanos y hermanas migrantes, se presenta como un pueblo multicolor, un auténtico lugar de encuentro entre etnias y culturas diferentes», aseveró Francisco al destacar a una de las comunidades católicas presentes en un lugar de mayoría ortodoxa.

«Este rostro de la Iglesia refleja el rol de Chipre en el continente europeo: una tierra de campos dorados, una isla acariciada por las olas del mar, pero sobre todo una historia que es cruce de pueblos y mosaico de encuentros», agregó desde la Catedral ubicada en medio de la «línea verde» que separa a Chipre de la República Turca del Norte de Chipre establecida tras la ocupación de 1974.

«Aquí en Chipre existen muchas sensibilidades espirituales y eclesiales, varias historias de procedencia, ritos y tradiciones diferentes; pero no debemos sentir la diversidad como una amenaza contra la identidad, ni debemos recelar y preocuparnos de los respectivos espacios», animó Jorge Bergoglio, en un mensaje dirigido al diálogo entre los distintos grupos cristianos presentes en el país.

Europa atraviesa la cuarta ola «masiva» de coronavirus, con un ritmo de transmisión «muy preocupante» que podría provocar medio millón de muertos adicionales de aquí a febrero en el continente, alertó este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta cuarta ola afecta especialmente a Alemania, que registró durante la jornada un récord de contagios diarios desde que empezó la pandemia, con un total de 33.949 casos en 24 horas, según el instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch.

«Estamos de nuevo en el epicentro», lamentó el director de la OMS Europa, Hans Kluge, en una conferencia de prensa virtual.

«El ritmo actual de transmisión en los 53 países que forman la región europea es muy preocupante (…) Si mantenemos esta trayectoria podríamos tener otro medio millón de muertos por Covid-19 en la región de aquí a febrero», agregó Kluge, según informó la agencia de noticias AFP.

Para la OMS, el aumento de los casos se explica por la combinación de una vacunación insuficiente con una flexibilización de las medidas anticovid.

Según los datos de la OMS Europa, las hospitalizaciones vinculadas al coronavirus «se han duplicado en una semana».

Para frenar la saturación de los hospitales, el Reino Unido, uno de los países del mundo más enlutados por la pandemia, se convirtió hoy en el primer país del mundo en aprobar el molnupiravir, un medicamento en comprimidos contra la Covid-19 elaborado por el laboratorio estadounidense Merck que puede reducir las internacionales en un 50%.

Desde el inicio de la pandemia, en Europa se contabilizaron más de 1,4 millones de muertes del total de más de 5 millones a nivel global.

Pero la OMS estima que si se tiene en cuenta la sobremortalidad vinculada a la Covid-19, de forma directa e indirecta, el balance real de la pandemia podría ser dos a tres veces superior al oficial.

El número de nuevos casos por día está en alza desde hace casi seis semanas consecutivas en Europa y el número de fallecidos diarios sube desde hace siete semanas.

El número de nuevos casos por día está en alza desde hace casi seis semanas consecutivas en Europa y el número de fallecidos diarios sube desde hace siete semanas. Las cifras son en promedio 250.000 nuevos casos y 3.600 decesos por día, informó la agencia de noticias AFP.

El alza se ve impulsada por las cifras de Rusia, cuyos casos no bajan de los 40.000 diarios y que en los últimos siete días registró 8.162 muertos, un 8% más que la semana anterior.

Ucrania tuvo un aumento del 1%, con 3.819 muertos en la última semana, mientras que este jueves informó un nuevo número récord de nuevas infecciones por coronavirus, con 27.377 casos en las últimas 24 horas, alrededor de 500 más que el máximo anterior registrado la semana pasada.

El Ministerio de Salud ucraniano indicó que murieron 699 personas, lo que eleva la cifra total a 70.146 decesos y más de 3 millones de casos en un país de 41 millones de habitantes.

El aumento de infecciones se da en medio de una renuencia generalizada a inmunizarse, pese a que hay cuatro vacunas disponibles en Ucrania: Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Sinovac.

Sin embargo, solo alrededor del 17% de la población está completamente vacunada, la segunda tasa más baja de Europa después de Armenia.

Más de mil personas bloquearon el miércoles las calles en el centro de la capital, Kiev, contra los certificados de la vacuna y otras medidas destinadas a detener la propagación del virus.

En tanto, en Alemania, se registró una media de 19.702 casos diarios en los últimos 7 días, una cifra que no se veía desde finales de abril.

«La situación es grave», dijo en la cadena pública ZDF Helge Braun, cercano colaborador de Angela Merkel en la cancillería.

«Constatamos ya una carga masiva (en los hospitales) en Turingia y Sajonia», ambas en el este del país, insistió.

El número de pacientes con coronavirus ingresados en hospitales por cada 100.000 habitantes en un plazo de siete días -el parámetro más importante para un posible endurecimiento de las restricciones- fue cifrado ayer por el RKI en 3,62, un aumento en comparación al día anterior cuando el valor era de 3,29.

«La mayoría de las personas hospitalizadas que fallecen por Covid-19 hoy en día no están totalmente vacunadas», subrayó Kluge.

El miércoles, el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, alertó que el país «está viviendo una pandemia de no vacunados» y llamó a la población a inocularse.

«No se trata de acoso» contra los no vacunados, sino de «evitar una saturación del sistema sanitario», dijo Spahn.

En promedio, solo el 47% de los habitantes de la región, que incluye países europeos y otros de Asia Central, están totalmente inmunizados, según la OMS.

Para luchar contra la pandemia, la organización pidió continuar con la vacunación, usar tapabocas de forma generalizada y seguir aplicando el distanciamiento social.

«Datos fiables muestran que si seguimos usando en un 95% el tapabocas en Europa y en Asia central, podremos salvar hasta 188.000 vidas del medio millón que corremos el riesgo de perder de aquí a febrero de 2022», dijo Kluge.

Fuente: Télam Digital

Este viernes, el Consejo de la Unión Europea levantó las restricciones para los viajes desde Argentina, teniendo en cuenta la mejora de la situación epidemiológica en el país, así lo informó la Cancillería que encabeza Santiago Cafiero. Según se precisó, la Argentina fue agregada al Anexo I de la Recomendación del Consejo 2020/912.

En la misma, los Estados miembros de la UE acordaron un enfoque común para viajar a la Unión Europea. Esto significa que «los viajes desde Argentina a la UE no deberían verse afectados por restricciones ligadas al Covid-19″.

Los argentinos y residentes podrán ingresar a Europa, debiendo solamente cumplir con las medidas relacionadas con la salud,como test y cuarentena, que determinen las autoridades nacionales competentes del país al que viajen.

Esta decisión es una buena noticia para los argentinos inmunizados con la vacuna rusa Sputnik V, que aún espera la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

¿Quiénes tiene permitido viajar a la UE? Las personas vacunadas, los viajeros esenciales y los viajeros no esenciales desde países de la lista habilitada por la Unión Europea.