Tag

Fórmula 1

Browsing

Su nombre es sinónimo de éxito en la Fórmula 1 y su figura, una leyenda viva del automovilismo mundial. En sus casi veinte temporadas en la categoría reina, corrió con cuatro equipos y se coronó campeón con dos, pero sus años de mayor gloria los vivió a bordo del monoplaza rojo de Ferrari, con el que hizo historia. Michael Schumacher, que este domingo cumple 52 años mientras sigue recuperándose del accidente de esquí que sufrió el 29 de diciembre de 2013, conquistó con la escudería italiana cinco de sus siete títulos mundiales -de forma consecutiva entre 2000 y 2004- y 72 de sus 91 victorias. La primera fue en España en junio de 1996 y la última, en China en 2006. Las dos carreras tuvieron un denominador común, la lluvia, que terminó siendo una aliada del alemán.

Schumacher desembarcó en Ferrari ya con dos títulos en sus vitrinas -se había coronado en 1994 y 1995 con Benetton- y con la ilusión de cortar una larga sequía del equipo italiano, que no consagraba a un piloto en la F1 desde 1979, año en el que había ganado el sudafricano Jody Scheckter. Y no tardó en subirse por primera vez a lo más alto del podio de un Gran Premio.

Fue el 2 de junio de 1996, en el circuito de Catalunya y por la séptima fecha del campeonato. En las primeras citas de esa temporada, el alemán había terminado tres veces entre los mejores -tercer lugar en Interlagos y segundo en Nürburgring y San Marino- y había abandonado en Australia, Argentina y Mónaco, justo en la fecha previa y también sobre una pista mojada. Pero en España, firmó para muchos una de sus mejores carreras en la máxima categoría y celebró su primer triunfo con Ferrari.

El dominio que ejercían los Williams desde el comienzo de ese campeonato se hizo evidente en la clasificación, en la que Damon Hill y Jacques Villenueve, los pilotos de la escudería británica, fueron los más rápidos. Schumacher consiguió el tercer mejor tiempo. Sin embargo, el domingo, bajo una fuerte lluvia, el alemán fue el gran protagonista.

En el arranque de la prueba, perdió terreno y cayó hasta el séptimo lugar. Pero fue remontando y en el 12° giro se robó el liderazgo, y ya no lo soltó. Tan superior fue Schumacher en el trazado español que cruzó la meta con 45 segundos de ventaja sobre el francés Jean Alesi (Benetton), quien fue segundo. Villenueve terminó tercero a 48 segundos del ganador. Hill abandonó tras despistarse en la décima vuelta.

Schumacher había anticipado su victoria antes de la largada. «Hoy ganamos nosotros. Sentí el coche en mojado como si estuviera en seco», le había dicho a Ignazio Lunetta, quien era por entonces su ingeniero de carrera.

Ese fue el primer festejo del alemán con Ferrari y el primer capítulo exitoso de una relación que marcó la historia de la Fórmula 1. Cuatro años más tarde, Schumi conseguía el gran objetivo: coronarse campeón con la escudería italiana por primera vez. «Ese día, en el podio, le dije que nuestra vida en competición nunca sería la misma», comentó hace unos años Jean Todt, quien fue su jefe de equipo en Ferrari.

Los años gloriosos del Káiser en la Scuderia recién comenzaban. Lo sabía Todt, pero el alemán no estaba tan seguro. Así lo contó el mismo empresario francés cuando Schumacher fue inducido al Salón de la Fama de la FIA en 2017.

«Cuando acabó la temporada 2000, en la que fue campeón, e iba a empezar la 2001, me hizo una pregunta bastante tímido. Porque es un tipo tímido, parece arrogante pero no lo es. Me preguntó si le permitiría hacer algún test en Fiorano para asegurarse de que aún podía pilotear bien. Acababa de ser campeón, pero estaba lleno de dudas, como siempre, incluso sobre si era un buen piloto o no», comentó Todt, actual presidente de la FIA.

Y, en todo de broma, cerró: «Le dejé hacer el test… y no lo hizo nada mal».

En los años siguientes, Schumacher se cansó de hacer historia con Ferrari. En 2003 superó el record de cinco títulos de Juan Manuel Fangio y en 2004 estableció la marca de siete, que recién pudo alcanzar este año Lewis Hamilton. Llegó a las 65 pole positions, los 154 podios (sumaría uno más en 2012 con Mercedes) y las 76 vueltas rápidas (se retiró con el record de 77, contando la que consiguió también en 2012). Y firmó 91 victorias, una estadística en la que recién fue superado en este 2020 por Hamilton. La última la consiguió el 1° de octubre de 2006 en Shanghai.

El último triunfo

Schumacher llegó a la cita en el autódromo chino en plena pelea por el título con Fernando Alonso, estrella de Renault, que lo aventajaba por apenas dos puntos en el campeonato. Y al igual que había ocurrido en aquel primer triunfo con Ferrari poco más de diez años antes, en Shanghai también la lluvia terminó jugando un rol en el festejo del alemán.

Porque tras una clasificación en pista mojada, en la que Alonso y su compañero, el italiano Giancarlo Fisichella, fueron los más veloces y Schumi se tuvo que conformar con el sexto lugar, fue clave la estrategia del alemán y Ferrari en una final que comenzó con pista húmeda por la fuerte lluvia que cayó minutos antes de la largada.

En el arranque, Alonso se hizo con la punta y Schumacher comenzó a escalar posiciones hasta quedar en el tercer lugar. Entonces comenzó a presionar a los de Renault. En la primera entrada a boxes, cerca de la 20ª vuelta, el alemán decidió conservar los mismos neumáticos con los que había comenzado la prueba y Alonso cambió solo los delanteros, que se habían desgastado a medida que el piso se había ido secando.

Tras el cambio, el español empezó a ver como se iba desvaneciendo la ventaja de 20 segundos que había sacado a sus perseguidores. Y en el 35° giro, volvió a entrar a los pits para que le colocaran las gomas secas. Pero un problema en la tuerca de una de sus ruedas hizo que la parada durara unos 19 segundos, lo que le costó el primer lugar. Cuando volvió a pista, estaba cuarto.

Schumacher quedó segundo detrás de Fisichella. Finalmente lo pudo pasar luego de que el italiano se abriera mucho en una curva, con los neumáticos fríos, tras hacer su segunda parada en boxes para cambiar las gomas casi al mismo tiempo que el alemán.

Alonso remontó y se colocó segundo, pero poco pudo hacer ante Schumacher, que cuidó el liderazgo y terminó cruzando la meta poco más de tres segundos antes que el español. Con el triunfo, los dos quedaron igualados en puntos en el campeonato. Pero el de Renault ganó la fecha siguiente en Japón y fue segundo en Brasil, la última cita de la temporada, y se coronó campeón.

Para Schumacher, ese triunfo en Shanghai fue el último de su carrera en la categoría reina. Una semana antes, en Italia, había anunciado que se retiraría de la F1 cuando finalizara el campeonato. «Todos estos años en la Fórmula 1 han sido maravillosos», había dicho el alemán, como anticipo del final de su carrera.

Volvió cuatro años más tarde, para correr tres temporadas con Mercedes. Aunque con el equipo británico no brilló como lo había hecho en Ferrari. Con la escudería italiana vivió sus mejores años y escribió su nombre en los grandes capítulos de la Fórmula 1.

El accidente que cambió su vida

Retirado definitivamente desde 2012, el 29 de diciembre de 2013, Schumacher protagonizó un accidente mientras esquiaba con su hijo Mick en Meribel, en los Alpes franceses. Ese día, se cayó y se golpeó la cabeza contra una roca. El casco que llevaba puesto le salvó la vida, pero no pudo impedir que sufriera serias lesiones cerebrales. Desde entonces, su estado de salud es una incógnita.

Tras una primera internación en la Clínica Universitaria de Grenoble (Francia), donde estuvo en coma inducido seis meses, y un paso por el Hospital Universitario de Vaud en Lausana, el ex piloto fue trasladado en septiembre de 2014 a su casa de Suiza, donde sigue recuperándose.

La mansión fue adaptada especialmente para darle las atenciones médicas que necesita y para mantener en secreto las novedades sobre su evolución y su recuperación.

Con un absoluto hermetismo desde su círculo íntimo, casi nada se sabe sobre el verdadero estado de salud del Káiser. Jean Todt es uno de los pocos que suele visitarlo, pero el presidente de la F1 poco revela sobre su amigo, a pedido de la familia.

«Soy muy discreto sobre este tema, en la medida en que sabemos que Michael tuvo un accidente muy grave en 2013 y lamentablemente tuvo grandes consecuencias. Desde entonces, ha sido tratado para poder volver a una vida más normal», comentó el francés a principios del mes pasado.

El último comunicado oficial se dio hace exactamente un año, en el festejo de su 51° cumpleaños. «Pueden estar seguros de que está en las mejores manos y hacemos todo lo posible para ayudarlo. Por favor, entiendan que seguimos los deseos de Michael y que mantenemos un tema tan delicado como la salud, como siempre lo ha sido, en privado», escribió en ese momento su esposa Corinna.

Hace dos semanas, la mujer del heptacampeón recibió un reconocimiento de la FIA en nombre de su marido, pero se cuidó de no comentar sobre su salud. «Simplemente, le gustaba correr. Él no necesitaba un empujón extra. Siempre tuvo una motivación grande para todo porque le gustaba mucho correr», comentó.

Este domingo, en la cuenta oficial de Twitter del alemán, que es manejada por su esposa y por su representante y mano derecha, Sabine Kehm, se compartió una foto del ex piloto con la leyenda: «Celebramos el cumpleaños de Michael enviando los más cálidos deseos a todos por un feliz y saludable año nuevo».

Fuente: Clarín

El piloto británico Lewis Hamilton fue elegido como el deportista de 2020 por el diario francés L’Équipe, muy por delante del tenista español Rafael Nadal, mientras que en el apartado femenino la ganadora fue la biatleta noruega Marte Olsbu Roeiseland.

El británico se hizo con 1.866 puntos, por delante de los 437 de Nadal, que ya fue elegido mejor deportista del año por L’Équipe en 2010, 2013, 2017 y el año pasado.

El «mago de París», como lo bautiza el diario, está por delante del astro de Los Angeles Lakers de la NBA LeBron James, el atleta sueco Armand Duplantis y el ciclista francés Julian Alaphilippe.

En el apartado femenino, Roeiseland se convirtió en la primera biatleta que consigue el galardón, gracias a su reinado en los Mundiales de febrero pasado, por lo que superó a la tenista japonesa Naomi Osaka, a la esquiadora italiana Federica Brignone y a la ciclista holandesa Anna van der Breggen.

Fuente: EFE

Max Verstappen dominó de punta a punta el Gran Premio de Abu Dabi, la última carrera de la temporada de la Fórmula 1 en la que se consagró campeón Lewis Hamilton. Valtteri Bottas llegó en el segundo lugar y el británico completó el podio.

El neerlandés de 23 años consiguió su décima victoria en la historia de la categoría y volvió a demostrar que es un serio candidato a luchar contra Mercedes en la temporada entrante.

De esta manera y con el final de la temporada, Bottas quedó como subcampeón de la categoría y Verstappen en el tercer lugar, ambos detrás del siete veces campeón Hamilton. En el cuarto lugar de la tabla finalizó el mexicano Sergio «Checo» Pérez.

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) impidió el pleno de pole positions de la escudería Mercedes en la temporada 2020 de Fórmula 1, al hacerse este sábado del mejor tiempo clasificatorio en el circuito de Marina Yas, donde mañana se correrá el Gran Premio de Abu Dabi, última prueba del año.

Verstappen superó por 25 milésimas al finlandés Valtteri Bottas y por 86 al monarca de la categoría, el británico Lewis Hamilton, que regresa después de perderse la fecha anterior en Sakhir, Bahréin, por dar positivo de coronavirus.

Desde 2013, Mercedes obtuvo todas las «poles» en Abu Dabi hasta hoy y este año se había quedado con las 16 previas: diez con Hamilton, cinco con Bottas y una con el canadiense Lance Stroll en Turquía.

El británico Lando Norris (McLaren) acompañará a Hamilton en la segunda línea de partida y por detrás partirán el tailandés Alexander Albon (Red Bull), el español Carlos Sainz Jr (McLaren), el ruso Daniil Kvyat (AlphaTauri) y Stroll (Racing Point).

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari), que terminó en el noveno puesto, perderá tres lugares por la sanción que recibió al provocar un choque en la salida del GP de Sakhir.

De modo, que ascenderán los franceses Pierre Gasly (AlphaTauri) y Esteban Ocon (Renault) y el australiano Daniel Ricciardo (Renault), que marcaron el 10º, 11º y 12º tiempo en Marina Yas.

El Gran Premio de Abu Dabi comenzará de día y terminará de noche, su largada será a las 10:10 de Argentina y será transmitido por ESPN.

Hamilton es el máximo ganador en el circuito árabe con cinco victorias (2011, 2014, 2016, 2018 y 2019) en doce ediciones.

El piloto francés Romain Grosjean (Haas) se encuentra «bien» y fuera de peligro tras sufrir un gravísimo accidente al inicio del Gran Premio de Bahréin, penúltima cita del Mundial de Fórmula 1, en el que su monoplaza se estrelló contra los guardarraíles, se partió en dos y quedó envuelto en llamas.

El trazado de Sakhir contuvo la respiración en el, quizás, accidente más grave de los últimos años en el ‘Gran Circo’, que milagrosamente se saldó sin desgracias. En la primera vuelta de carrera, el coche del piloto galo se tocó con el del ruso Daniil Kvyat (AlphaTauri) y se desvió de su trayectoria para irse directo a gran velocidad al guardarraíl.

En el impacto, el monoplaza quedó partido en dos mientras las ruedas saltaban por los aires, y una explosión alarmaba a todos en el circuito bahreiní.

Los larguísimos minutos de incertidumbre terminaron cuando las imágenes de televisión mostraban a Grosjean sano y salvo, y el silencio contenido se rompió con los aplausos de todos los presentes en boxes.

Grosjean consiguió salir entre las llamas después de 27 segundos gracias a un espacio vital entre el guardarraíl y el coche. «Esto fue espantoso. Romain está fuera del monoplaza y está bien», confirmó Haas.

Así, el francés, visiblemente «aturdido», fue trasladado en helicóptero al hospital para someterse a algunas pruebas, aunque aparentemente solo sufre «quemaduras en manos y tobillos».

El Gran Premio de Emilia Romagna de Fórmula 1, a correrse este fin de semana en Imola tras 14 años de ausencia, se desarrollará a puertas cerradas debido a las restricciones impuestas por la emergencia sanitaria ante el incremento de los casos de Covid-19 en varias regiones de Italia.

Lo confirmaron los organizadores de la competencia al fracasar una mediación ante las autoridades comunales y regionales para obtener una excepción a la prohibición que rige para la presencia de público en los eventos deportivos debido a la situación imperante, según menciona un despacho de la agencia de noticias ANSA.

A aquellos que hubieran adquirido sus entradas con anticipación les será reembolsado el dinero en el menor tiempo posible, aclararon los organizadores al lamentar que el regreso de la Fórmula 1 no pueda contar con el marco que merecía el acontecimiento.

El intento se frustró pese a que estaban dispuestos a reducir las 13.000 localidades inicialmente disponibles, explicaron.

Por otro parte, el francés Pierre Gasly seguirá formando parte del equipo Alpha Tauri, que lo confirmó hoy como piloto de la escudería para la temporada 2021, en momentos en que se rumoreaba que se marcharía el año próximo a la escudería Red Bull.

Gasly, de 24 años, noveno en el actual campeonato de pilotos, ganó este año el Gran Premio de Italia corrido en Monza.

«Estoy realmente feliz de seguir en Alpha Tauri por otra temporada. Este año ha sido muy bueno y siento que estamos en el buen camino para que esta sea la mejor temporada de la historia para el equipo», comentó el piloto galo.

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) igualó este domingo a la leyenda alemana Michael Schumacher en el récord de 91 victorias en la Fórmula 1, tras imponerse con amplitud en el Gran Premio de Eifel, celebrado en el tradicional circuito germano de Nürburgring.

Después de un intento fallido la fecha pasada en Sochi, el séxtuple campeón mundial y líder de la temporada 2020 equiparó la plusmarca del «Kaiser», a quien también busca igualar este año como máximo campeón de la categoría con siete títulos.

Hamilton se hizo de la carrera en Nürburgring en la vuelta 13 cuando desplazó de la punta a su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas, y desde entonces marcó un ritmo imposible para el resto de los pilotos.

El británico cubrió las 60 vueltas de la carrera con un tiempo de 1:35:49.641 y estableció una holgada ventaja sobre sus escoltas: el neerlandés Max Verstappen de Red Bull (+4,470) y el australiano Daniel Ricciardo de Renault (+14,613).

Solo el mexicano Sergio Pérez (Racing Point), cuarto a 16,070, terminó a menos de 20 segundos de Hamilton, que ganó por segunda vez en Nürburgring, un circuito que regresó a la F1 tras siete años y que tiene a Schumacher como máximo ganador con cinco carreras.

Con 7 de 11 grandes premios logrados este año, el monarca de la F1 lidera cómodamente el Campeonato Mundial de Pilotos con 230 puntos y se encamina hacia su séptima corona, quinta consecutiva.

A falta de seis pruebas tomó una ventaja de 69 unidades sobre el segundo, Bottas, que partió desde la «pole position» pero abandonó la carrera después de ceder la punta por problemas eléctricos que le quitaron potencia al motor de su Mercedes.

El finlandés ingresó a boxes para cambiar neumáticos tras perder el liderazgo, volvió a la pista en el cuarto lugar, recuperó un puesto pero debió desertar por primera vez en la temporada. «No tengo potencia», le avisó a los técnicos de su equipo antes de retirarse definitivamente.

Bottas, que venía de ganar en Sochi, había defendido con autoridad el primer lugar durante el primer cuarto del GP de Eifel, pese a los embates de Hamilton y la posición expectante de Verstappen, que sumó punto extra por registrar la vuelta más rápida.

El finlandés Kimi Raikkonen (Alfa Romeo) también se anotó con un récord en el GP de Eifel, al superar al brasileño Rubens Barrichello en cantidad de presencias con la disputa de 323 carreras.

El campeón 2007 terminó en el duodécimo puesto, fuera de la zona de puntuación, tras recibir una sanción de diez segundos por golpear el auto del británico George Russell (Williams) cuando intentaba superar al alemán Sebastian Vettel (Ferrari) en el giro número 12.

La zona de puntos en Nürburgring la completaron el mexicano Sergio Pérez (Racing Point), que se situó cuarto; el español Carlos Sainz Jr. (McLaren), quinto; el francés Pierre Gasly (AlphaTauri), sexto; el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), séptimo; el alemán Nico Hulkenberg (Racing Point), octavo; el francés Romain Grosjean (Haas), noveno y el italiano Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo), décimo.

Más atrás llegaron el alemán Vettel (Ferrari), undécimo; Raikkonen, en el duodécimo escalón; el danés Kevin Magnussen (Haas), decimotercero; el canadiense Nicholas Latifi (Williams), decimocuarto y el ruso Daniil Kvyat (AlphaTauri), decimoquinto.

A la lista de abandonos, junto a Bottas y Russell, se sumaron el francés Esteban Ocon (Renault), el tailandés Alexander Albon (Red Bull) y el británico Lando Norris (McLaren).

La próxima fecha de la F1 será el Gran Premio de Portugal, previsto para el domingo 25 de octubre a 66 vueltas en el Autódromo Internacional de Algarve, de 4,684 kilómetros de extensión.

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) retomó su dominio en la Fórmula 1 al ganar un accidentado Gran Premio de la Toscana, en el circuito italiano de Mugello, que le permitió queda a una victoria del récord de triunfos en la máxima categoría que ostenta el alemán Michael Schumacher.

La competencia, válida por la novena fecha y que tuvo público reducido en las tribunas, tuvo múltiples accidentes, fue relanzada tres veces y contó con dos banderas rojas, que de todas formas no pusieron en jaque la victoria de Hamilton, escoltado por el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) y el anglotailandés Alexander Albon (Red Bull).

Hamilton, que venía de no subirse al podio por una sanción la semana pasada en Monza, se mantiene como líder indiscutido del Mundial de pilotos, con seis triunfos, seguido por Bottas muy por detrás. Además, el británico, séxtuple campeón mundial, quedó a un triunfo de igualar el récord de victorias en Fórmula 1 que tiene el alemán Michael Schumacher, con 91.

Para darle marco a lo que ocurrió en Mugello, que por primera vez recibió a la máxima categoría automovilística, basta con marcar que apenas doce vehículos cruzaron la bandera a cuadros.

«Fueron como tres carreras en un mismo día. Fue realmente duro. Realmente es increíble tener 90 victorias», admitió el británico, que en el podio ratificó su lucha contra el racismo, al lucir una remera que decía «Arresten a los policías que mataron a Breonna Taylor».

De hecho, desde la largada ya fue caótica la situación, cuando a una mala salida de Hamilton, se sumó un primer accidente que sacó de la carrera a Pierre Gasly -ganador en Monza- y el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), el único que pudo hacerle frente en la temporada al Mercedes.

El británico Lewis Hamilton partirá desde la ‘pole position’ el domingo por el Gran Premio de Italia de Fórmula 1 después de superar en la calificación a su compañero de equipo Valtteri Bottas, demostrando el enorme dominio de Mercedes sobre su competencia.

El seis veces campeón del mundo consiguió de paso la vuelta rápida del veloz circuito italiano y sumó este sábado su 94ª ‘pole’, la 7ª en Monza.

El español Carlos Sainz dio la sorpresa al colocar su McLaren en la tercera posición de la parrilla y el mexicano Sergio Pérez le acompañará en la segunda línea.

«No fue tan fácil» , dijo sin embargo Lewis Hamilton, indicando que Bottas estuvo muy cerca de él y le obligó a buscar los mejores ajustes para su monoplaza.

Por primera vez las escuderías de Fórmula 1 no estaban autorizadas en Monza a emplear el ‘party mode’, que aumenta la potencia de los motores por un breve periodo de tiempo. Eso no impidió a los Mercedes demostrar que están muy por encima del resto de marcas.

La decepción vino nuevamente de mano de los Ferrari, que saldrán muy retrasados en su pista fetiche. El alemán Sebastian Vettel cayó incluso eliminado en la Q1, mientras que su compañero, el monegasco Charles Leclerc, pasó de ronda para eliminarse en la Q2.

El neerlandés Max Verstappen (Red Bull) , el único piloto fuera de Mercedes que ha ganado una carrera este año, solo pudo ser 5º. El británico Lando Norris (McLaren) terminó 6º y el australiano Daniel Ricciardo (Renault) 7º.

Lewis Hamilton logró su cuarto triunfo de la temporada al liderar de punta a punta el Gran Premio de España en la sexta fecha de la Fórmula 1. Max Verstappen llegó en segundo lugar, mientras que Valtteri Bottas terminó tercero.

Luego de largar desde la pole, el británico no soltó el primer lugar en ningún tramo de la carrera y su victoria fue contundente con más de 24 segundos de ventaja sobre su inmediato perseguidor.

La lucha por el segundo lugar estuvo protagonizada por Verstappen y Bottas, que desde la largada compitieron por ser el segundo de la carrera ya que en ningún momento se acercaron a Hamilton.

Lance Stroll finalizó cuarto y el mexicano Sergio Pérez terminó quinto en su retorno a la competencia luego de dos fechas ausente tras dar positivo de coronavirus. La primera Ferrari aparece en el séptimo lugar, Sebastian Vettel le dio seis puntos al equipo luego del abandono de Charles Leclerc.

Hamilton es el lidera la tabla de posiciones con 132 puntos, seguido por Verstappen con 95 y su compañero de equipo Bottas con 89.

La próxima fecha se correrá en Bélgica, será del 28 al 30 de agosto en el Circuito de Spa-Francorchamps.