Tag

Lucio

Browsing

Ramón, abuelo de la víctima, confirmó a VíaPaís que falta costear un micro y medio para que distintos representantes y agrupaciones de Buenos Aires viajen a General Pico y pidan justicia por el niño. Enterate cómo se puede ayudar.

Esta y la próxima semana serán muy movilizadoras para la familia paterna de Lucio Dupuy, el niño asesinado en 2021. El 25 de junio en General Pico, La Pampa, se realizará una marcha a nivel nacional en su nombre, motivo por el cual se está recaudando plata para costear varios micros y que mucha gente acuda.

Un día después de la marcha (el 26) se cumplirán siete meses del asesinato del pequeño presuntamente en manos de su progenitora, Magdalena Espósito Valenti, y la pareja de ella, Abigail Páez. Las mismas están imputadas bajo la caratula de homicidio y abuso sexual al menor y estiman que recibirán cadena perpetua por el crimen.

Aparte de luchar para que la Justicia les otorgue dicha condena, la familia de Lucio pelea por una Ley contra el maltrato infantil y organiza movilizaciones para concientizar sobre dicha problemática. Similar a lo que sucede en La Rioja con el Caso Arcoiris, donde un hombre todavía se encuentra impune a pesar de las denuncias que tiene en contra por abuso sexual hacia su nieta.

Con el fin de que agrupaciones y representantes de Buenos Aires acudan a la marcha nacional en General Pico, los Dupuy iniciaron una colecta solidaria: “Estamos a full con la recaudación, nos falta un micro y medio para tener los seis colectivos y traer a las personas”, comentó Ramón, abuelo de la víctima, a VíaPaís.

El monto total -que se espera que llegue a $1.000.000- se destinará única y exclusivamente para los pasajes de transporte. Aquellos interesados en aportar su granito de arena, tienen los datos bancarios de Cinthia Vanesa Gómez Dupuy:

CBU: 0930301821500239641346
ALIAS: CALCO.TINTA.MARTES

Cómo será la marcha por los siete meses del asesinato de Lucio Dupuy
El sábado 25 de junio se realizará la movilización nacional y, si se puede, incluso internacional, en General Pico, donde los abuelos de Lucio lo criaron. Se reunirán en la Plaza San Martín, ubicada en la Avenida San Martín entre las calles 9 y 11, a las 14:00 horas.

Los manifestantes exigirán justicia y memoria. Distintas agrupaciones de padres de otras provincias y movimientos por la infancia tanto de Argentina como de otros países se harán presentes.

Ramón confirmó que buscan poner presión social para que la Justicia actúe rápidamente en la causa por su nieto y que desde el Congreso aprueben la Ley Lucio. La familia Dupuy pidió a los manifestantes que los acompañarán que acudan con banderas del niño, así como también de otros nenes que fueron víctimas de maltrato infantil.

 

 

 

Ramón, el abuelo paterno de Lucio Dupuy contó que las pericias arrojaron que el nene de 5 años asesinado en La Pampa «gritaba gráficamente» por ayuda.

Después de que las pericias psicológicas en la madre y la madrastra de Lucio Dupuy arrojaran que ellas tenían “rasgos de perversidad”, la Justicia pidió examinar los dibujos que el niño hacía en la escuela para probar si era víctima de violencia mientras convivía con las acusadas.

Las pericias determinaron que el nene se expresaba en lo que dibujaba aunque “no encontró interlocutores que descifraran lo que decía”.

“La semana pasada salieron los análisis de los dibujos de Lucito, del jardín, y los que tenía en la casa”, indicó Ramón.

El abuelo remarcó que “los dibujitos de Lucio eran sin ojo porque vio algo que no tenía que ver” e indicó que Lucio Dupuy realizaba figuras humana que tenían “las piernas cortadas, sin piernas”.

“El significado de eso todavía no lo tengo, pero aparentemente puede llegar a ser porque lo hayan atado o por las violaciones que sufrió durante mucho tiempo”, expresó Ramón.

Con los resultados de estas pericias, podría agravarse la situación de las dos acusadas Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez.

“Hacia dibujitos sin piernas y sin ojos. La maestra se tendría que haber dado cuenta, ahora ya es tarde. Nadie se dio cuenta que un nene de 5 años se expresaba así con los dibujos”, dijo el abuelo de Lucio Dupuy.

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas inició sumarios para analizar algún tipo de responsabilidad a las maestras de Lucio.

La psicóloga Lorena Ruggero, especializada en psicología jurídica, fue quien realizó las pericias y uno de los peritos oficiales de la causa.

“El informe da cuenta que los dibujos son de un niño sufriente y gritando gráficamente, que no encontró interlocutores que lo escuchen o descifren en lo que sí decía dibujando”, indicó el abogado de la familia José Mario Aguerrido.

Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez se encuentran detenidas desde la muerte del pequeño de cinco años, en noviembre de 2021. El juez aceptó el pedido de los fiscales para agravar la acusación de las dos mujeres.

El Ministerio Público Fiscal de La Pampa solicitó que se amplíe la acusación contra la madre de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado en noviembre del año pasado en Santa Rosa, y su pareja. Ahora se las imputará por abuso sexual triplemente agravado por alevosía, ensañamiento y odio al género masculino.

Hasta el momento, Magdalena Espósito Valenti estaba acusada de “homicidio calificado por el vínculo” de su hijo y Abigail Páez, por “homicidio simple”.

Este miércoles, en una audiencia virtual, la fiscal Verónica Ferrero y su colega Walter Martos pidieron que se agrave el delito a las detenidas y el juez aceptó la solicitud. Ambas seguirán detenidas hasta que se cumpla con el resto de las pericias y se las envíe a Juicio Oral y Público.

Ahora, la madre será imputada por “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”. En el caso de Páez, será acusada de “homicidio doblemente agravado”.

La audiencia fue encabezada por el juez de control, Néstor Daniel Ralli, y estuvieron presentes los dos fiscales y las dos imputadas desde el Complejo Penitenciario 1 de San Luis, aunque en forma separada por pedidos de ellas.

Magdalena Espósito Valenti, la madre de Lucio acusada de haber matado a golpes al nene, prepoteó a su ex marido durante una audiencia por Zoom. Así lo contó Ramón Dupuy, abuelo del nene, durante una entrevista televisiva. «Encima se dan el lujo de agredir por zoom a mi hijo, diciendo que el papel de víctima no le queda bien. Destrozaron una familia de bien”, aseguró sobre la actitud de la mujer en una audiencia por Zoom.

Además, aseguró que tanto ella como su novia Abigail Páez están «de vacaciones» en el complejo Penitenciario 1 de La Pampa. “Ellas están de vacaciones. Están solas, durante el día están juntas, con teléfono para comunicarse con los parientes, teléfonos para comunicarse con abogados. Pedimos que no pudieran mantener el diálogo pero el pedido fue tajantemente rechazado», agregó.

Otro de los puntos fue la situación legal del niño Lucio, cuya custodia se la dieron a la madre. “Tuvimos muchas idas y venidas con la Justicia pero siempre tuvo la razón la mamá, yo lo pude ver solo dos veces en el último año. La jueza de Familia y Menores de General Pico, Ana Pérez Ballester, revocó la tenencia al padre y dijo que no iba a estar mejor con nadie que con la madre y un año después me lo traen muerto. Todavía no sé por qué. Todos los organismos fallaron, pero una persona, que es responsable, se lo entregó a la mamá», criticó.

Por último, describió a su nieto como «muy inteligente». «Le preguntábamos si estaba feliz y nos decía que sí, y salía con otra conversación. Nunca nos dimos cuenta”, recordó.

”Las dos lo mataron. Pena máxima. Que paguen lo que hicieron. Lo que dice la autopsia es más aberrante de lo que se sabe: ¿por qué tanto ensañamiento? Si hay perdón, que Dios las perdone. Nuestra familia no, no hay perdón”, concluyó.

El juez de control Néstor Ralli fijó una audiencia para el próximo lunes. Por la muerte del nene de cinco años están detenidas su madre, Magdalena Espósito, y su pareja, Abigail Páez.

En el marco de la causa penal que investiga la muerte de Lucio Dupuy, el nene de cinco años que fue asesinado a golpes en La Pampa, el juez de control Néstor Ralli, fijó una audiencia el próximo lunes para revisar las condiciones de detención de la madre del menor, Magdalena Espósito (24) y su pareja, Abigail Páez (27), imputadas por la muerte.

Crimen de Lucio Dupuy: cómo son los días de las detenidas en el penal
Las mujeres fueron retiradas de La Pampa y trasladadas bajo total hermetismo al Complejo Penitenciario N°1 de San Luis, para resguardar su integridad física, donde están alojadas en un pabellón, que sólo comparten con otra detenida, acusada del mismo delito que las pampeanas: el crimen de su hijo.

Sin embargo, aunque están en celdas separadas, pueden hablar entre ellas.

De acuerdo al protocolo del penal, las internas cumplen siete días de aislamiento cuando ingresan. En esa etapa le explican la vida en la cárcel y se las mantiene sin contacto con el resto de la población. Pero esto no implica una incomunicación.

Como ya superaron ese período, ahora pueden recibir visitas de 9 a 13. Esta semana, Páez recibió en San Luis a su madre, Érica Frydlender.

No obstante, ambas detenidas están representadas por diferentes defensas. La madre del chico es patrocinada por el defensor oficial Pablo Di Biasi, mientras que a Páez la representa la defensora oficial Silvina Blanco. Esta última advirtió que ambas “podrían” tener acusaciones cruzadas por el caso.

Cómo ocurrió el crimen de Lucio Dupuy que conmocionó al país

Lucio Dupuy murió el viernes 26 de noviembre, entre las 21.30 y las 22, según reveló la autopsia.

Páez fue la que llevó al nene a una posta sanitaria: Lucio tenía sangre en la boca, según dijeron los testigos de la escena. Pero esa salita estaba cerrada, entonces se cruzó a una comisaría, donde los policías se negaron a atenderlo. Aunque un joven le hizo RCP, el nene no reaccionó. Luego intercedió una enfermera profesional: Lucio vomitó y mostró movimientos. Una mujer lo llevó en un auto, junto a la pareja de la madre del chico, al hospital Evita de la capital pampeana, donde confirmaron su muerte.

Lucio era víctima de maltrato infantil desde hacía tiempo. Tras su muerte, se conoció que una vecina que vivía al lado de la casa de Lucio el pasado 25 de agosto había llamado a la Policía para dar aviso que el nene estaba siendo golpeado. “Sacale la ropa y cagalo a palos. Dejalo marcado porque lo mato yo”, escuchó la vecina. Sin embargo, el jefe de la Policía pampeana, Daniel Guinchinau, aseguró que, en realidad, la fuerza no acudió al llamado porque les “pasaron mal la dirección”.

Pablo González -hermano de la vecina y quien llamó al 101- desmintió la versión policial y lamentó el fallecimiento del nene.

El letrado de la familia paterna, José Mario Aguerrido, reclamará a la Justicia que endurezca las condiciones de detención de Magdalena Espósito y Abigail Pérez, la pareja que masacró a golpes al chiquito. Mientras tanto, empezó el desfile de ministros por Diputados para dar explicaciones.

Mientras la interpelación de los ministros de Salud, de Seguridad, de Desarrollo Social y de Educación de la provincia de La Pampa comenzó esta tarde en una sesión pública en la que recibieron preguntas de los legisladores sobre el funcionamiento de los organismos del Estado, en procura de comenzar a establecer las responsabilidades y los errores que se pudieron haber cometido mientras el pequeño Lucio Dupuy deambulaba durante años por escuelas y hospitales con lesiones y fracturas producto del maltrato cotidiano, el abogado de la familia paterna reclamará a la Justicia que la madre del nene, Magdalena Espósito, y la pareja de esta Abigail Páez, tengan condiciones más severas de detención y no puedan comunicarse entre ellas en la cárcel de San Luis en la que se encuentran detenidas.

Para el letrado de la familia Dupuy, que se permita a las detenidas mantener una comunicación fluida puede permitirles tratar de encontrar estrategias de defensa que demoren un rápido avance de la investigación del crimen. Según se indicó esta semana, Espósito y Páez fueron alojadas en celdas vecinas y ya se anotaron en las clases de secundario del penal de San Luis, donde se las mantiene alejadas del grueso de la población carcelaria en prevención de que puedan ser golpeadas por otras reclusas.

De hecho el primer día en que fueron derivadas al penal puntano circularon versiones de tales agresiones que resultaron ser falsas, pero cuya certeza es concreta al punto que hizo que las autoridades carcelarias mantuvieran a las asesinas del chico en un área restringida.

Como se sabe, el pequeño Lucio Dupuy murió a causa de los feroces golpes a los que lo sometieron durante años Espósito y Páez, en última instancia provocándole convulsiones fatales, como corolario de un largo peregrinar del chiquito por diversos hospitales de la provincia de La Pampa, en los que los médicos nunca denunciaron a la Justicia que los cuadros con los que se encontraban permitían sospechar un caso de maltrato o violencia familiar.

Así entonces, sin que médicos o docentes llevaran el caso a la Justicia, el chico fue finalmente asesinado a golpes el 26 de noviembre último, en la casa donde vivía su madre con su pareja, ambas por el momento únicas imputadas por el crimen del menor y detenidas en una dependencia carcelaria de San Luis

Mientras tanto este jueves concurrieron a la Cámara de Diputados de La Pampa para ser interpelados los ministros de Educación, Pablo Maccione; de Seguridad, Horacio di Nápoli; de Salud, Mario Kohan y de Desarrollo Social, Diego Álvarez, además de estar también presente el defensor de la Niñez, Juan Pablo Meacca.

Además de esas gestiones, en las que cada uno de los funcionarios deberá contestar más preguntas en los próximos días, desde el área de Prensa del Poder Judicial se informó que uno de los fiscales que interviene en el caso, Walter Martos, se entrevistó también este viernes con ocho familiares de Lucio, en General Pico.

Martos se reunió en primer término con Christian Dupuy, el papá de Lucio, y luego con otros siete familiares ya que quería establecer «cuál era la relación que tenían con el niño y con su mamá, cómo se desarrollaron los primeros tiempos de su infancia, qué pasó cuando la mamá se trasladó a Santa Rosa y si tuvieron contacto con él durante ese tiempo, entre otros temas».

Las diligencias se cumplieron en las oficinas de una fiscalía piquense, donde Martos recibió los testimonios de Dupuy, de su actual pareja, de su hermano Maximiliano y su esposa Leticia Hidalgo -quien tuvo a su cargo la tutela de su sobrino-, de su hermana y su pareja, y de sus padres, Ramón Dupuy y Silvia Gómez, abuelos de la víctima. Junto al funcionario viajaron a la ciudad del norte provincial el abogado Luis Peralta Hurtado, colaborador de la fiscalía, e Ignacio Dalgalarrondo, coordinador general de la Oficina de Atención a la Víctima del Delito y a los Testigos. Ese organismo funciona en el ámbito del Ministerio Público y su función principal es el abordaje y acompañamiento victimológico durante el proceso penal.

Ha trascendido que las imputadas habrían expresado acusasiones cruzadas por la responsabilidad del crimen de Lucio Dupuy.

Lucio murió el viernes 26 por la noche tras ser golpeado y por el crimen fueron detenidas su madre, Magdalena Espósito Valenti (24) y a la pareja de ésta Abigail Páez (27).

La abogada defensora de Magdalena, la mamá de Lucio Dupuy, dejó entrever que las acusadas del crimen tendrían «intereses contrapuestos». Tanto Magdalena como Abigail decidieron tener cada una un abogado diferente.

A Lucio Dupuy de 5 años lo asesinaron a golpes, y las principales acusadas del crimen son la madre del nene y su pareja. La brutalidad del crimen y la falla del sistema ha hecho que todo el país esté conmocionado ante el suceso.

Entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 Lucio fue atendido en centros médicos de Santa Rosa por traumatismos varios, pero no hubo un seguimiento integral a su historia clínica para evitar la tragedia.

Cambio de estrategia en el caso Lucio Dupuy

Las mujeres imputadas decidieron dividir la defensa a través de distintos abogados, ya que, según trascendió en la causa, habría «acusaciones cruzadas» sobre lo que verdaderamente ocurrió el fatídico viernes 26 de noviembre en la casa donde vivían los tres, en Santa Rosa, provincia de La Pampa.

“Me pareció prudente que se designe otro defensor, para que ambas tengan garantizado su derecho a defensa”, explicó la defensora oficial Silvina Blanco, que representa a la madre de Lucio, Magdalena Espósito Valenti, luego de varias reuniones con ambas imputadas.

Silvina Blanco indicó a El Diario de La Pampa que encontró a las mujeres «abatidas, angustiadas y desorientadas» , y que hubo circunstancias dentro de las declaraciones de ambas que le hicieron proponer la división en la estrategia de la defensa.

Blanco aseguró que hay un video de una cámara de seguridad que muestra que las imputadas salieron alrededor de las 19.30 de la casa donde sucedió el crimen. Lucio Dupuy habría quedado solo en la casa, mientras que Abigail dejó a Magdalena en su trabajo.

“Hay alguna cámara que da cuenta de que se retiraron del domicilio a las 19:30 horas, donde la pareja lleva a la mamá de Lucio al Mercure a trabajar”, afirmó.

Según la defensora, esto corroboraría que la madre de Lucio Dupuy no estaba presente en el momento en que el nene fue llevado al centro de salud.

“Dentro de los informes que he tenido acceso, no se ha advertido una situación de maltrato previo, es lo que han informado los organismos hasta el momento. Todo será materia de investigación”, sostuvo Blanco. Además dejó en claro que aún se desconoce si los golpes que llevaron a la muerte de Lucio Dupuy fueron perpetrados por ambas mujeres o solo por una de las acusadas.

La difusión que tuvo el caso del niño Lucio Dupuy, de 5 años, quien falleció en un hospital de La Pampa a raíz de las heridas recibidas presuntamente por su madre y su pareja, motivó que las denuncias por maltrato a la niñez al programa del Ministerio de Justicia de la Nación se multiplicaran en un 73% en los últimos cinco días.

La psicóloga especializada en maltrato infantil y directora del programa “Las Víctimas contra las Violencias”, Eva Giberti, dijo a Télam que se trata “de un incremento exponencial que no se daba desde la denuncia de Thelma Fardín por violación contra Juan Darthés” y aseguró que “cada vez son más los chicos que se animan a denunciar”.

“Son denuncias hechas por sus protagonistas, o por vecinos del mismo barrio o por niños que aseguran que un familiar suyo es abusado. Acá las víctimas son absolutamente ingenuas e inocentes y no pueden hacer nada para defenderse”, destacó Giberti.

La conmoción por el asesinato del nene de 5 años trascendió las fronteras de La Pampa al ser descubiertos todo tipo de golpes, quemaduras de cigarrillo, mordeduras y abusos sexuales que databan de años. Las acusadas son su madre Magdalena Valenti y su novia Abigail Pérez y, tras la autopsia, se descubrió que el niño tenía heridas de vieja data y que la causa de la muerte fue por hemorragia interna a raíz de un golpe, presuntamente provocado por una de las tantas palizas que recibía.

“Los sistemas de protección hacia los niños están fracasando ante situaciones como esta, porque la escuela y el barrio tendrían que haber estado viendo lo que pasaba. En esos sistemas hay varias cosas que no funcionan bien, protocolos hay, esta el síndrome del niño golpeado que es típico, pero aquí tenemos a dos perversas que se ocupaban placenteramente de golpearlo”, refirió Giberti.

Para Giberti lo que ocurrió después de la difusión de este hecho lamentable es que se haya superado en un 73% la media de denuncias que recibimos y aseguró que “cada vez más son chicos de 7, 8, 9 y 10 años los que se animan a denunciar en la línea 137”.

Esta vía de denuncias totalmente anónima es utilizada por los niños mediante los llamados por WhatsApp “y no sólo llaman para denunciar el maltrato o abuso que reciben sino que también lo hacen cuando se enteran de que por ejemplo una tía es abusada”, destacó la profesional.

Entre los meses de octubre de 2020 y septiembre de 2021, las consultas de denuncias recibidas por el Programa a través de la Línea Nacional 137 y la línea de WhatsApp fueron 15.118, para un total de 20.520 víctimas (pueden existir más de una víctima por consulta), de las cuales 9.989 fueron niños, niñas y adolescentes.

En la cuarentena los llamados a la línea 137 por violencias intra familiares y/o sexuales aumentaron un 20% respecto al mismo período de 2019. La cantidad total de niñas y niños que sufrieron estos tipos de violencias se incrementó un 23%, mientras que hubo un aumento del 28% en violencia familiar y del 13% en violencia sexual.

En tanto, la cantidad de chicos y chicas que fueron violentados/as en el entorno digital, lo que incluye principalmente al grooming y la utilización de imágenes en pornografía, creció un 267%”.

“Lo novedoso e impresionante que vemos este año es como los chicos llaman. Tenemos una perversión que aumenta, pero también tenemos gente que se ocupa. Los que denuncian los niños son las situaciones de maltrato y las cuentan a las operadoras con mucha valentía”, dijo Giberti.

Pero el hecho de que los adultos no denuncien un hecho de maltrato tiene que ver “por un lado con la naturalización de la violencia y por el otro con el no registro del chico como persona sujeta de derechos: La invisibilización del niño es un fenómeno que ocurre en toda América Latina”, remarcó Giberti. “Tampoco la Justicia los ve como personas -dijo la especialista- , hay mucha legislación en favor de los chicos pero los que tienen que intervenir no los ven como personas”.

En los casos de abuso, “es difícil probarlo salvo que haya habido penetración y sabemos que los abusos están muy lejos de ser sólo un acto físico. Hay tocamientos, manoseos, muestra de imágenes pornográficas, las formas de abuso son de una variedad enorme”.

Y explicó que, en este contexto, “los medios juegan un papel fundamental. Pese a lo terrible del hecho sufrido, los chicos cuando llaman a la línea 137 no tienen reparos en decir su nombre, donde viven y asombra que ellos
mismos digan que fueron abusados”.

Por otra parte, Giberti consideró que la legislación que hay en la Argentina en la materia “es aceptable”, pero dijo que los responsables de llevar justicia “tienen que estudiar y escucharnos a los psicólogos que estamos en el terreno. La Justicia no sólo es machista, sino fanáticamente patriarcal”.

Y esto, concluyó, “incide en el juzgamiento de los casos de maltrato y abuso infantil, por eso cuesta tanto conseguir que un abusador de niños vaya preso. La tendencia es que una vez que se consolida la denuncia, cuenten con la simpatía de mucha gente de la Justicia”.

En diálogo con TN, Maximiliano Dupuy criticó a la Policía y la Justicia por su accionar ante las reiteradas denuncias de la familia. “En la comisaría nos decían que iba a estar mejor con ella”, dijo.

Nunca cerrará la herida por Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado a golpes en La Pampa. Maximiliano, su tío, aseguró en TN que Magdalena Espósito Valenti, detenida por el hecho junto a su pareja Abigaíl Páez, “nos lo sacó para reclamar dinero, las asignaciones y el IFE”.

“Me invaden muchos sentimientos, pero trato de que no crezcan porque, si no, creo que actuaría de otra manera. Trato de poner mis pensamientos en el bien que le hicimos a Lucio con mi esposa y mi familia cuando él estuvo en casa”, señaló el hombre.

En Cámara del Crimen, Maximiliano dijo que “Lucio compartió casi dos años con nosotros, era uno más de la familia“, y narró las circunstancias que hicieron que el nene volviera con su mamá luego de que ellos tuvieran la tutela durante ese tiempo.

El crimen de Lucio Dupuy: “Cuando volvió con la madre le agarro una reacción alérgica por estrés emocional”
“Cuando Magdalena y mi hermano (Cristian, padre de Lucio) deciden separarse, él estaba en Luján y ella decidió irse a Santa Rosa. Entonces Magdalena empieza a ir y venir desde Santa Rosa a General Pico, dejaba al nene tres o cuatro días, y ahí él se quedaba con nosotros o con los abuelos”, recordó. “Lucio no tenía un hogar fijo”, subrayó.

“En enero del año pasado, ella decide llevarse a Lucio, pero a los dos días el nene se brotó todo, le agarró una reacción alérgica y el médico le dijo a Magdalena que era estrés emocional”, contó.

Y continuó: “Volvió, lo dejó otra vez y cuando Lucio empezó a ir a la guardería acá en Pico, ella ya no apareció más. Nos cedió la tutela. Solo venía a firmar papeles y nada más. Nosotros lo tuvimos desde noviembre de 2018 hasta julio de 2020″.

Según el tío, “Lucio fue víctima de un crimen de odio”

Sin embargo, según Maximiliano, todo cambió con la llegada de la pandemia y la imposición de la cuarentena estricta. “Desde marzo de a julio de 2020, para nosotros fue un calvario. Ella nos mandaba a la Policía, y yo tenía que ir a la Comisaría 4° de la Niñez (en General Pico) una y otra vez”, dijo.

Para el hombre, la madre “se llevó a Lucio para hacer plata. Para reclamar el salario de mi hermano, que había comenzado a trabajar en blanco acá en Pico; para reclamar las asignaciones, el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia, instaurado por el Gobierno nacional durante el aislamiento). Eran unos 40 mil pesos sin hacer nada”.

Según Maximiliano, el nene “fue víctima de un crimen de odio, por enojo de la madre contra nosotros, contra mi hermano”. Y añadió: “Cuando Lucio venía a pico, una de las cosas que ella le pedía a Cristian era que no nos viera a nosotros”.

El crimen de Lucio Dupuy: “En la comisaría nos decían que el nene iba a estar mejor con la mamá”

En las últimas horas circuló un video de Lucio con el brazo enyesado y heridas en la cara. Al respecto, el tío sostuvo: “Cuando lo veo todo lastimado me quedo sin palabras. No puedo hablar. Pensábamos que había bronca y rencor hacia nosotros, sabíamos que Lucio no la iba a pasar bien, pero no creíamos que iba a llegar a esto”.

“Ojalá que la Justicia pueda poner los ojos en los niños y no tanto en la maternidad con la paternidad”, reclamó Maximiliano. Y criticó el accionar de la Policía y la Justicia: “Como era la mamá, ahí se terminaba todo. Nadie se fijaba cómo estaba Lucio. Nunca nos sentimos amparados ni protegidos cuando estuvimos con él”.

Y sentenció: “En la Comisaría 4° de la Niñez me decían que Lucio iba a estar mejor con la mamá. Y en Unidad de Níñez, cuando ella hizo la denuncia nos quitó a Lucio de las manos. A nosotros no nos quedó otra que renunciar a la tutela”.

El pedido de justicia se vivió en todo el país.

Convocada a nivel nacional, se realizó esta noche una marcha pidiendo justicia por el aberrante asesinato de Lucio Dupuy, sucedido en la provincia de La Pampa, donde se encuentra sospechada la madre del menor y su pareja.

La propuesta consistía en encender una vela y soltar un globo blanco al cielo, en Trelew luego de marchar por las calles de la ciudad se concentraron en la Plaza Independencia.