Tag

salud pública

Browsing

Ramón Vásquez, integrante del gremio del SISAP, fue entrevistando en El Comodorense Radio y afirmó que una alta cantidad de trabajadores sanitarios se sumaron a las medidas de fuerza para reclamar por deudas salariales y paritarias. Además, ATECh también dijo presente en estas marchas en toda la provincia.

“El 80% de la provincia nos acompañó en lo que es Rawson, Trelew, Gaiman, Esquel, Comodoro y Puerto Madryn. El acatamiento fue muy alto, mañana se harán los cierres de estas medidas de fuerza de 72 horas en una marcha que se realizará en la capital chubutense por pedido de salarios y paritarias urgentes”, remarcó en comunicación directa con La Petrolera 89.3.

Tanto en la ciudad como en el resto de Chubut, Vásquez indicó que ATECh también formó parte de la convocatoria. “Coincidimos con ellos en los reclamos de paritarias durante estos 20 meses, no se han establecido aumentos para los sectores de educación y salud. Por eso que ante la pérdida del 50% de los salarios, solicitamos un aumento de emergencia del mismo porcentaje. 2019 fue la última suba que tuvimos, en 2020 no se ha llamado al sector por el mismo motivo y actualmente tampoco”, planteó.

Por último, mencionó que las reuniones previas con el gobierno provincial no surtieron efecto dado que no tenían un gran apoyo desde otros sectores. “Prácticamente las charlas que se han dado antes han quedado en el olvido. En las últimas que tuvimos en Rawson, las demás organizaciones no han estado presentes y esto implicó un fracaso”, sentenció.

Trabajadores de la Salud se movilizaron este martes en reclamo de la deuda salarial que mantiene el Gobierno. En Asamblea, los trabajadores nucleados en el SiSaP (Sindicato de Salud Pública), dispusieron ir al paro por 72 horas la próxima semana. La medida alcanza a todos los hospitales y establecimientos de Salud Pública.

Los trabajadores concentraron a las puertas del Ministerio de Salud en Rawson y solicitaron públicamente que el ministro Fabián Puratich que los acompañe en el reclamo ante el Ministerio de Economía.

Carlos Sepúlveda, titular del SiSaP, recordó que las medidas de acción directa obedecen, a que “se nos está debiendo un mes sistemáticamente, todos los retroactivos de cláusula gatillo que suman más de mil millones, las dos categorías, reubicaciones que pedimos que sean con más celeridad y pidiendo un plan de desprecarización de los trabajadores de Salud”, dijo al tiempo que agregó “resulta paradójico que los esenciales sigamos postergados”.

 

Carlos Sepúlveda, secretario general del Sindicato de la Salud Pública (SiSaP) cuestionó al Gobierno provincial por los atrasos salariales y advirtió que «si nos pagan una masa salarial la semana próxima, es la que nos deben». El gremio tiene programado un paro por 48 horas para la semana que viene.

En el marco del anuncio del paro previsto para la semana próxima, en diálogo con la prensa, Sepúlveda sostuvo que «esta semana estuvimos haciendo distintas manifestaciones y marchamos a un paro de 48 horas la semana que viene en toda la provincia».

Tras las declaraciones del gobernador quien afirmó que la semana próxima se pagará una masa salarial completa, el dirigente gremial respondió «lo que omiten decir desde el gobierno es que nos están pagando una masa salarial de la que nos deben, teniendo en cuenta que nos pagaron febrero y ahora estaríamos cobrando marzo, pero ya nos deberían el mes de abril».

Según el sindicalista de la Salud «Si el gobierno nos paga la semana que viene una masa salarial, va a estar atrasado un mes y sin ningún tipo de respuesta a la deuda que se mantiene con el sector de la Salud Pública».

Sepúlveda criticó al gobierno provincial «Deberían empezar a ponerse al día con los trabajadores estatales y particularmente con los del sector de la Salud. Parece que somos esenciales para trabajar, pero mendigos para cobrar».

La jueza federal María Servini quedó a cargo de dos denuncias presentadas hoy en los tribunales federales de Retiro vinculadas al decreto presidencial que estableció nuevas restricciones para enfrentar la segunda ola de la pandemia de coronavirus, una de ellas contra el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y otra contra el expresidente Mauricio Macri.

Una de las denuncias la radicó la abogada Valeria Carreras contra el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, la exministra de Desarrollo Social Carolina Stanley y la referente del PRO, Patricia Bullrich, por «violación de medidas para la propagación de una epidemia y asonada»

En este caso, se los denunció por «atentar contra la salud pública mediante una serie de acciones judiciales tendientes a dejar sin efecto el DNI 241/2021 que restringe la presencialidad escolar, la reducción horaria de circulación para la ciudadanía y el cierre de comercios»

Esta normativa «apunta a frenar la segunda ola de contagios de Covid 19», sostuvo Carreras, quien aludió además a «sedición, en grado de tentativa».

«Deberá investigarse si los denunciados, todos ellos como dije

miembros del mismo partido político PRO, todos ellos en roles de

mando en la Ciudad de Buenos Aires, se han puesto de acuerdo para contrariar una disposición nacional, a fin que no sea aplicable en su jurisdicción», planteó.

La otra denuncia se presentó contra Macri y también resultó sorteada en el juzgado de Servini, por supuesta «instigación a cometer delito, resistencia o desobediencia a funcionario público y violación de medidas para la propagación de una epidemia», informaron fuentes judiciales.

En este caso el abogado Federico Paruolo denunció al expresidente por una publicación en la red social Twitter.

El mensaje publicado en la cuenta oficial de Macri el 15 de abril pasado fue: “Los intendentes de PBA tienen la oportunidad de imponer su liderazgo para que las pocas escuelas que están abiertas continúen así. Es fundamental preservar el vínculo entre los alumnos y la escuela y no apoyar fallidas decisiones improvisadas, basadas en la intuición o el miedo” .

«De ese modo ha realizado un virtual y real llamado público a los gobernantes municipales a que desobedezcan las decisiones adoptadas por el gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires. Dichas disposiciones son legítimas y obligatorias», concluyó el denunciante.

El viernes último, un fiscal de Morón, Javier Ignacio Baños, presentó una denuncia similar ante esa jurisdicción bonaerense.

La Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) concreta hoy un paro de 24 horas en apoyo a los trabajadores autoconvocados de salud que se encuentran cortando las rutas de esa provincia patagónica en reclamo de mejoras salariales.

El secretario general de ATEN, Marcelo Guagliardo, manifestó hoy en una conferencia de prensa que el gremio exige al Gobierno provincial «una respuesta urgente para el reclamo que se está planteando por parte de los trabajadores y trabajadoras de la salud pública».

«Este es un conflicto que debió resolverse tempranamente, que nunca debió llegar a una situación como la que se encuentra, un conflicto que ha calado profundamente en la sensibilidad de nuestra sociedad», señaló Guagliardo.

Los docentes estuvieron acompañados por otras organizaciones sindicales de Neuquén, que también participaron de la conferencia realizada frente a la Casa de Gobierno provincial, y expresaron su solidaridad con los trabajadores de salud.

Por su parte, la secretaria general de la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional del Comahue (ADUNC), Micaela Gomiz, dijo que «el gobernador Omar Gutiérrez subestimó el reclamo de los trabajadores» y consideró «una locura que no se atiendan reclamos tan profundos en el marco de una pandemia».

«Necesitamos que se den respuestas urgentes en una mesa de negociación donde se lleve una oferta que los trabajadores y trabajadoras puedan analizar, puedan discutir y puedan aceptar», concluyó Gomiz.

En tanto, los cortes de rutas en la provincia de Neuquén se mantienen distribuidos en las localidades de Añelo, Zapala, Plaza Huincul, San Patricio del Chañar, Picún Leufú, Chos Malal y Junín de los Andes, y continúa el desabastecimiento de combustibles en toda la región.

El ministro de salud del Chubut, Fabián Puratich, consideró «terrible» la medida de fuerza «en un contexto de pandemia» en el que la provincia está «al borde de la cantidad de camas de atención disponibles».

En diálogo con Télam, Puratich informó que su cartera pidió que se dicte «la conciliación obligatoria» y que la secretaría de Trabajo accedió «pero la medida no fue acatada» por lo que sólo les queda «pedir responsabilidad».

En tanto, el secretario general del gremio, sostuvo que hicieron «todo» lo que estaba a su alcance, pero que «las bases reclaman en asamblea medidas cada vez más duras», motivo por el que hoy comenzaron «un paro que se extenderá hasta el próximo fin de semana, garantizando guardias mínimas».

El paro -desde este lunes hasta el viernes inclusive- se realizarán asambleas en Puerto Madryn a las 11 en el Hospital, en Trelew a las 11.30 en el Hospital Zonal, y en Rawson a las 11.30 en el Hospital Santa Teresita.

Carlos Sepúlveda, titular del SiSaP (Sindicato de la Salud Pública), anticipó este lunes que se evalúa desde el gremio extender el paro provincial que se viene desarrollando y no se descarta que el mismo sea por toda una semana.

Aclaró sin embargo que se esperará a la reunión de este martes con los diputados y los anuncios que pueda llegar a hacer el Ejecutivo en el transcurso de esta semana para tomar una decisión.

“Estamos esperando lo que suceda en la reunión de mañana (martes) pero sabemos que la respuesta la tiene el Ejecutivo. Esta semana tenemos una semana tranquila, seguramente no habrá medidas”, manifestó Sepúlveda.

Anticipó sin embargo que “para la semana que viene no descartamos de un paro de 120 horas, de semana completa”, sentenció.

Remarcó así que esto lo evalúan en base a “lo que se vislumbra. Si no hay noticias en esta semana hay un paro toda la semana que viene”.

El titular del SiSaP reiteró que “el reclamo es salarial y relacionado al recurso humano, que se optimice e inyecte en áreas críticas -además de reclamar- por la precarización laboral” de los trabajadores.

Concluyó señalando que independientemente del reclamo unificado de los trabajadores estatales, “necesitamos que a Salud Pública, en este contexto de pandemia, con el agotamiento y la incertidumbre, se dé un punto especial”, concluyó.

Empleados sanitarios de la provincia marcharon por las calles de la capital chubutense. Pidieron que se les pague los sueldos adeudados y que el gobierno los considere como servicio esencial. “No vemos que haya prioridad sobre el sector de Salud pública”, expresó Carlos Sepúlveda, portavoz de SiSaP.

Este martes, desde las 10:30 de la mañana, trabajadores nucleados en el Sindicato de la Salud Pública (SiSaP), se manifestaron frente al Ministerio de Salud, en el marco de un paro de 48 horas en toda la provincia que se extenderá hasta el jueves 10 de septiembre.

En comunicación con Cadena Tiempo, Carlos Sepúlveda, referente de Sisap, señaló: “Necesitamos previsibilidad. Las autoridades no tienen respuestas concretas. Tenemos buen diálogo con el ministro de Salud, Fabián Puratich, y le pedimos que acompañe el reclamo. Su influencia es importante”.

El reclamo fue acompañado por personal sanitario de Gaiman, Dolavon y trabajadores del Hospital Santa Teresita de Rawson, junto con otros gremios estatales como los judiciales.

“Nosotros comprendemos, podemos flexibilizar medidas, pero pedimos el mayor compromiso para que este conflicto se pueda destrabar. No vemos que haya prioridad sobre el sector de Salud pública, que es un servicio esencial, y debe ser prioritario, sobre todo en el contexto que estamos atravesando”, manifestó Sepúlveda.

“El problema es no tener para viajar ni para comer. Es un atentado contra la soberanía alimentaria de la gente. Es la gran preocupación, sobre todo, de los compañeros que tiene menos ingresos”, agregó el portavoz de los trabajadores. “Seguimos con las manifestaciones públicas, paro y retención de servicios, siempre garantizando la atención mínima y básica”.

Lo que hizo este jueves al irse a Esquel y andando en aquella ciudad rodeado de varias personas sin el barbijo colocado, poco después que se conociera que el vicegobernador Ricardo Sastre había contraído el virus; es de una irresponsabilidad absoluta pocas veces vista en un funcionario que –encima—tiene a su cargo la seguridad de todos los chubutenses.

¿Qué va a pasar entonces si al controvertido ministro le da positivo el test de Covid 19?

Massoni debe creer que el coronavirus le tiene miedo y por eso no cumple –paradójicamente— con lo que desde el Gobierno se pregona para evitar que en Chubut pase lo que está sucediendo en las provincias vecinas, con una enfermedad que tiene un alto nivel de contagiosidad, tal como lo aseguran los especialistas.

Justamente, hay una Ley que debe cumplirse en tiempos de pandemia y que es la que reglamenta el comportamiento de todos los ciudadanos para impedir los contagios. Esa Ley en el artículo 205 dice que comete un delito federal castigable con años de cárcel “el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

Justamente lo que hizo Massoni este jueves yéndose para Esquel y no cumpliendo con el protocolo sanitario con el distanciamiento y el uso del barbijo.

Encima, no hizo más que poner un pie en Esquel que la policía local ya empezó a reprimir innecesariamente y cometiendo abusos.

El presidente Alberto Fernández reafirmó que «hasta el último funcionario» de su gobierno sabe «dónde está la urgencia y la necesidad» y que la prioridad de su gestión es la salud pública, al inaugurar el Hospital del Bicentenario de Ituzaingó, al que puso como ejemplo de lo que llamó la «metáfora del olvido» de los cuatro años de la gestión de Cambiemos.

«Es una extraña sensación porque la metáfora del olvido me da mucha pena porque es haber dejado sin salud a decenas de miles de argentinos», expresó el Presidente en el acto que encabezó en forma virtual y en el que, al mismo tiempo, destacó su gran «alegría» por inaugurar «algo que pensó Néstor (Kirchner) y que ejecutó Cristina (Fernández de Kirchner)».

«Algo que me toca a mi terminar; es una maravillosa síntesis de lo que ha sido nuestro tiempo; me hace pensar: qué buena idea que tuvimos cuando nos volvimos a unir, pensando en esos argentinos que en cuatro años de olvido se quedaron sin salud», expresó sobre la parálisis en la que quedó la obra del Hospital del Bicentenario.

«Es una extraña sensación, la metáfora del olvido me da mucha pena porque es haber dejado sin salud a decenas de miles de argentinos».

Además, en el acto con que quedó inaugurado el sector Covid-19 de ese hospital del oeste del Gran Buenos Aires, el jefe de Estado subrayó que para su gestión «la salud pública está por sobre todas las cosas en este tiempo».

«Desde el Presidente y hasta el último funcionario sabemos dónde está la urgencia, dónde está la necesidad y qué debemos hacer», expresó y celebró que el acuerdo logrado con los bonistas externos permitirá que los recursos que se ahorren puedan destinarse a los «olvidados de la Argentina».

El mandatario estuvo acompañado por la directora Ejecutiva del PAMI, Luana Volnovich y por el ministro de Salud, Ginés González García; en tanto que, desde Ituzaingó, participaron el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el intendente local, Alberto Descalzo.

El hospital contará con 21 respiradores

El hospital

El hospital es el primero de la red pública en esa ciudad del conurbano oeste y sumará al sistema de salud 52 camas de internación. Además, contará con 21 respiradores e iniciará sus actividades como un centro sanitario cerrado para personas con Covid-19.

Al referirse a los «olvidados» del país, Fernández mencionó a los adultos mayores, a quienes garantizó que se les dará la «atención» que requiere el momento y resaltó la medida por la cual pueden acceder gratis a medicamentos a través del Pami.

«Parecen haberse convertido en una carga de la sociedad argentina y no lo son; una sociedad que se olvida de sus mayores es una sociedad espantosa, mezquina, indigna y la mayoría de los argentinos no queremos vivir en esa sociedad», declaró.

El Presidente advirtió que el gobierno anterior «dejó una deuda y un estado de cosas que cuesta remontar», además de una provincia de Buenos Aires «lastimada».

Por su parte, González García celebró que el Gobierno haya devuelto la categoría de ministerio al área de Salud, a diferencia de la gestión de Macri, y resaltó que ahora existe una «política» en materia sanitaria.

La administración del hospital -construido en la última gestión de Fernández de Kirchner junto a otros establecimientos como parte de los festejos del Bicentenario- estará a cargo del Ministerio de Salud, el PAMI, el gobierno de la provincia de Buenos Aires y el municipio de Ituzaingó.

El municipio de Ituzaingó informó que «una vez terminada la pandemia, el hospital retomará su camino original de ser un hospital general de agudos (con 160 camas) integrado al sistema de salud pública de la provincia de Buenos Aires, a través de la Región VII».

El comunicado del municipio detalló que, «a fines del año 2015, la construcción estaba avanzada en un 95%», pero «durante la gestión anterior se tomó la decisión política de paralizar las obras y postergar la apertura del hospital».