Tag

canasta básica

Browsing

Representantes del sector almacenero y del supermercadismo manifestaron este jueves su apoyo al acuerdo impulsado por el Gobierno nacional para “bajar el precio de la canasta básica” con el objetivo de que tenga menor impacto sobre “el salario promedio”.

El titular de la Federación de Almaceneros de la provincia de Buenos Aires, Fernando Savore, expresó su confianza en el efecto positivo que tendrá en las y los consumidores el acuerdo de precios por 90 días alcanzado por el Gobierno nacional, empresas de consumo masivo y cadenas de supermercado, anunciado ayer por el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

Por su parte, el director de Marolio, Juan Fera, señaló que la compañía alimenticia acompañará el acuerdo que estabiliza los precios de 1.247 productos de consumo masivo durante 90 días, y anticipó que se trabajará con la Secretaría de Comercio Interior en revisar la cadena de valor para analizar “de dónde vienen los incrementos”.

«Lo importante es poder trabajar en conjunto para solucionar el grave problema que es la inflación, y que nos afecta a todos”

JUAN FERA-DIRECTOR DE MAROLIO

Feletti dijo que el objetivo de la política de precios de su gestión y, en particular del nuevo acuerdo con los empresarios, será “bajar el precio de la canasta básica” para reducir su impacto sobre “el salario promedio”, y “asegurar la expansión del consumo vía salarios en el último trimestre del año”.

Este miércoles, el funcionario anunció un acuerdo con las principales empresas de consumo masivo y cadenas de supermercados para mantener los precios estables de 1.247 productos de consumo masivo , que incluyen los del programa Precios Cuidados- durante 90 días, hasta el 7 de enero de 2022.

En diálogo con El Destape Radio, Feletti planteó que el peso de la canasta básica sobre los salarios llevó a encarar esta política: “Vimos que la canasta básica alimentaria representaba en diciembre de 2019 el 9% del salario promedio del trabajador registrado en actividad, mientras que en agosto de este año estaba en 11%”.

Como consecuencia, el funcionario aseguró que, pese a las paritarias, los trabajadores no pudieron “recomponer su salario real respecto de la canasta básica alimentaria”.

“Desde que comenzó esta gestión nuestro sector nunca había sido convocado, pese a que representamos 70.000 comercios en todo el país»

FERNANDO SAVORE-FEDERACIÓN DE ALMACENEROS

“Dijimos con el empresariado de parar la pelota y de tratar de no seguir en un escenario en el cual se ha deteriorando el salario a costa del consumo alimenticio”, manifestó, y puntualizó que la recomposición de dicha situación será el “objetivo nodal de la Secretaría de Comercio Interior”.

Respecto de la reacción de los empresarios, el funcionario indicó que “en principio fue favorable en ambas reuniones”, y que la Secretaría está esperando para el transcurso de este jueves el envío de las listas de precios.

“Yo creo que algunos empresarios deben ver esto como un proceso negativo pero si uno analiza las cuentas no hay perdida de rentabilidad, y si hubiera alguna se puede compensar tranquilamente por cantidad al ser un contexto expansivo”, agregó.

En ese sentido, Fera afirmó que «lo importante es poder trabajar en conjunto para solucionar el grave problema que es la inflación, y que nos afecta a todos”; y adjudicó los aumentos de precios a “múltiples factores”.

“En diciembre de 2019 nosotros pagábamos la tonelada de trigo a US$165, US$170, hoy vale US$ 240”, indicó sobre el aumento de los precios internacionales de las commodities, y agregó: “Entiendo que necesitamos exportar porque necesitamos dólares pero también son productos que se consumen acá”.

Al mismo tiempo, el empresario, hijo del supermercadista dueño de Maxiconsumo, Victor Fera, consideró que es necesario “incentivar la inversión” para “generar una gran competencia de precios”.

Feletti aseguró que pese a las paritarias, los trabajadores no pudieron “recomponer su salario real respecto de la canasta básica alimentaria”.

Por su parte, Savore afirmó destacó el gesto del Gobierno que los convocó a la firma del acuerdo: “Desde que comenzó esta gestión nuestro sector nunca había sido convocado, pese a que representamos 70.000 comercios en todo el país»

En declaraciones a El Destape Radio, el representante de los almaceneros bonaerenses planteó sus dudas respecto al cumplimiento de este compromiso por parte de los supermercados, y manifestó su desacuerdo con que estos grandes centros de venta funcionen en grandes ciudades.

«Tengo mis dudas de que el 1 de enero los precios estén al mismo precio (en los supermercados). En Europa están afuera de la ciudad y estaríamos de acuerdo con sacarlos» de los grandes centros urbanos, subrayó.

En este sentido, aclaró que «la Secretaria de Comercio se va a tener que enfrentar a estos monstruos. El riesgo es que esto genere una olla a presión y luego de tres meses aumenten mucho los precios”.

Fuente: Télam Digital

La Canasta Básica Total (CBT) registró en febrero un aumento de 2,7%, respecto de enero, y una variación interanual de 42,2%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) este martes.

El costo de la canasta básica total subió 2,7% en febrero, según el Indec.

En el caso de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide exclusivamente el consumo de alimentos, sin tener en cuenta las tarifas, la variación mensual respecto de enero fue de 3,6% y la interanual es 46,4%, agregó el organismo.

De esta forma, un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesitó contar con ingresos por $57.997 para no caer debajo de la línea de la pobreza y de $24.575 para no caer en la indigencia.

En febrero, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó 3,6% y acumuló un incremento de 40,7% interanual, impulsado por el alza de la división Alimentos y bebidas, la de mayor incidencia en todas las regiones.

Los aumentos observados en Frutas; Verduras, tubérculos y legumbres; Aceites, grasas y manteca; e infusiones fueron parcialmente compensados por leche, productos lácteos y huevos y las Carnes y derivados, que mostraron subas por debajo del promedio.

En enero pasado, la Canasta Básica Total (CBT) había registrado un aumento de 4,2% y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), una suba de 4,6%, en ambos casos en relación al mes anterior.

La canasta básica alimentaria responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la canasta básica total se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios, detalló Télam.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, a cargo de Leandro Cavaco, a través de la Dirección de Comercio Interior subscribió el acuerdo de precios con 14 librerías de Rawson, Comodoro Rivadavia, Trelew, Esquel, Puerto Madryn, Gaiman, Sarmiento y Cholila.

El objetivo principal de este acuerdo es facilitar la vuelta al colegio y tener una canasta accesible para una gran cantidad de alumnos que se incorporan al ciclo lectivo 2021. El ministro Cavaco destacó el compromiso de las librerías en colaborar con el inicio del ciclo lectivo. Esta acción se suma a los acuerdos de precios con distintos rubros que tienen por fin conservar el poder adquisitivo de los trabajadores chubutenses.

La canasta escolar consta de 20 productos básicos que costará entre $ 1.500 a $ 2.000 e incluye los siguientes útiles escolares: Cuaderno tapa blanda x 24 hojas, Cuaderno tapa dura x 48 hojas, Lápiz negro, Goma, Bolígrafo, Saca puntas, Colores largos por 12 unidades, Marcadores por 12 unidades, Regla por 20cm, Escuadra, Transportador, Canopla/cartuchera, Carpeta N° 3, Repuesto cuadriculado por 48 hojas, Repuesto rayado por 48 hojas, Carpeta N°5, Repuesto canson N° 5, Cola vinílica por 30 grs, Tijera, Cuaderno de comunicaciones.

Asimismo la Dirección de Comercio Interior invita a aquellas librerías que deseen adherirse al acuerdo de precios que se comuniquen por correo electrónico a: direccioncomerciointerior@gmail.com

Listado de Librerías adheridas

En Rawson se adhirieron las librerías Oñate, El Tano y Carmela; en Trelew, Family, ABG, AyB y Los Tres Magos. En tanto, en la ciudad de Puerto Madryn, suscribieron ABC Dario y NS.

En Comodoro Rivadavia la podrán encontrar en Librería La Única; en Esquel en Jumbo; en Gaiman, en la librería De Todo Un Poco; en tanto que en Cholila, se adhirió la Librería Az Shop y Librakos de Sarmiento.

El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que mide el umbral de la pobreza, subió 3,8 % en septiembre, mientras que el de la Canasta Básica Alimentaria aumentó 3,4 % en el mismo período, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El Indec dio cuenta de que el costo de la Canasta Básica Total, que estima el precio de los alimentos más indumentaria y transporte, subió 3,8 % en septiembre, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 47.215,97 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

El informe también relevó que el costo de la Canasta Básica Alimentaria, para que un grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos compre la alimentación indispensable y no caiga en la indigencia, se incrementó 3,4% al sumar $19.430,45

En los primeros nueves meses del año, la CBT aumentó 21,1 % y la Alimentaria el 24,7 %, diferencia que se debe esencialmente a que las tarifas de los servicios públicos, y el transporte se encuentran congelados, por lo cual disminuye la ponderación que tiene la comida dentro del índice.

Al cierre del primer semestre del año el índice de pobreza se ubicó en 40,9%, por encima del 35,4% de igual período de 2019.

En tanto, el Índice de Indigencia ascendió al 10,5%, contra el 7,7% de enero-junio del año pasado, de acuerdo al relevamiento presentado por el Indec.

Entre ambas mediciones, la economía en su conjunto cayó 19,1%, la desocupación aumentó al 13,1 %, del 10,6% anterior y la inflación al 42,8%, según cifras del Indec.

El Índice de Pobreza del 40,9% es la medición más alta desde el primer semestre del 2004, cuando se ubicó en 44,3% en la salida de la crisis de la convertibilidad.

De esta forma, sobre una población estimada en 45 millones de personas, las cifras que brindó el Indec proyectan que alrededor de 18 millones son pobres y que este número representa al 30,4% del total de los hogares.

Entre estos 18 millones de pobres, hay poco más de 4 millones que son indigentes, es decir que sus ingresos no les alcanzan para comer, y que explican el 8% del total de los hogares.

Por grandes centros urbanos, la ciudad de Concordia, en Entre Ríos, fue la que registró al cierre del primer semestre el mayor índice de pobreza, con el 52,2%.

En segundo lugar se ubicó Resistencia, con el 48,7%; seguido por el Gran Buenos Aires, con el 47,5%; Salta, 45,5%; Santiago del Estero, 42,5%; y Santa Fe 42,2%, entre otras.

En tanto, los centros urbanos con menor índice de pobreza fueron la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el 17,3%; Rio Gallegos, con el 28,7%; y y La Rioja, con el 29,8%.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró que los datos de desocupacjón y pobreza «son realmente críticos, porque a la crisis económica que viene atravesando la Argentina en los últimos años se sumó la pandemia de Covid-19».

«Creo que el Estado encaró mucha política pública en estos meses, muchas políticas sociales, como la tarjeta Alimentar, el IFE y los ATP. Hoy llegamos a 11 millones de personas con asistencia alimentaria, se han generado políticas para amortiguar la caída. Una mayoría de las familias argentinas ha recibido ayuda del Estado», agregó Arroyo en un comunicado de prensa.

«Ha habido mucho Estado. Y esas políticas, junto a la gran red social que tiene nuestro país, con los movimientos sociales, las iglesias, el sector empresario, los sindicatos, lograron amortiguar la caída para que la situación no sea aún peor, en un contexto mundial muy complicado por la pandemia», enfatizó el funcionario.

Un grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos necesitó contar con ingresos por, al menos, $18.792,42 para no caer en la indigencia, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) .

El precio de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó 2,6% en agosto, con lo que un grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos necesitó contar con ingresos de al menos $18.792,42 para no caer en la indigencia, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) .

El Indec informó también que el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos mide a otros rubros como indumentaria y transporte, se incrementó 2,1% en agosto, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 45.477,66 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

De esta forma, en los primeros ocho meses del año la Canasta Básica Total aumentó 16,7% y la Alimentaria, 20,6%.

La diferencia entre  una y otra se debe esencialmente a la evolución del ítem tarifas de los servicios públicos y transporte, que se encuentran congelados.

Esta diferencia también se refleja en la medición de los últimos doce meses, cuando el costo de la Canasta Básica Alimentaria avanzó 41,7%, mientras que la Canasta Básica Total subió 37,84%.

Pobreza e Indigencia

El Indec tiene previsto dar a conocer el 30 de septiembre próximo la variación del Índice de Pobreza y de Indigencia durante el primer semestre del año, período en el que la actividad económica cayó 12,9% y se produjo un incremento en el desempleo, en el marco de las medidas de aislamiento sanitario dispuestas para morigerar el avance del coronavirus el 20 de marzo pasado.

Estos índices se construyen a partir de la relación que existe entre los ingresos que obtienen los asalariados para hacer frente al costo de la Canasta Básica Alimentaria, que marca el umbral por debajo del cual se cae en la indigencia, y la Canasta Básica Total, que es el límite empleado para medir la pobreza.

El índice de Salarios del Indec registró durante el primer semestre del año un incremento del 15,8% en los ingresos de los trabajadores privados, del 12,2% en los empleados públicos, y del 13,1% en los “no registrados”, por debajo del incremento de 20,6% de la canasta alimentaria y del 16,7% de la canasta total en el mismo período.

La última medición del Indec, dada a conocer en marzo sobre datos del segundo semestre del 2019, registró que el 35,5% de los habitantes estaban por debajo de la línea de la pobreza, lo que representó un aumento de tres puntos y medio frente al 32% de finales del 2018.

En tanto, el nivel de indigencia medido entre julio y diciembre del año pasado fue de 8%, con un incremento de 1,3 puntos en relación al 6,7% del segundo semestre de 2018.

De esta manera indec explicó que la sobre una población de 47 millones de habitantes, alrededor de 16,4 millones de personas no tuvieron los ingresos suficientes para adquirir la alimentación, servicios básicos e indumentaria, que se requieren para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza, entre los cuales, 3,7 millones no tenían dinero ni siquiera para alimentarse todos los días.

Costo de vida

Este miércoles, el Indec informó que el costo de vida marcó en agosto un incremento de 2,7%, impulsado fundamentalmente por la división alimentos y bebidas no alcohólicas.

Durante el octavo mes del corriente año, los alimentos subieron en promedio 3,5%, impulsados fundamentalmente por los aumentos observados en verduras, tubérculos y legumbres; frutas; café, té, yerba y cacao; aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos; y carnes y derivados.

Indec  determinó también que la categoría Estacionales -que mide el comportamiento en base a la variación que muestran en determinados períodos- cerrará el mes con una suba de 4,0%, mientras que los Regulados avanzaron 1,0% debido a la estabilidad de los rubros importantes que integran esta categoría, en particular las tarifas de servicios públicos, los planes de telefonía celular y los servicios educativos.

Desde el 20 de marzo y por 30 días, los precios de alimentos de la canasta básica, bebidas, artículos de higiene personal y limpieza mantendrán, como máximo, el precio que tenían al 6 de marzo pasado. Esto aplica para hipermercados, supermercados minoristas y mayoristas, minimercados, almacenes y autoservicios.

¿Qué es Precios máximos?

Es una de las medidas tomadas por el Gobierno Nacional para garantizar el abastecimiento y controlar el abuso de precios durante la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Mediante la resolución 100/2020 estos productos mantendrán el valor que cada comercializadora informó al Sistema Electrónico de Publicidad de Precios Argentinos (SEPA) el 6 de marzo.

¿Qué significa que sean precios de referencia?

Sirven de parámetro para comparar con otros productos y así saber cuánto cuestan los de consumo masivo.

Los datos corresponden al segundo semestre de 2019. La cifra muestra un cremiento de 3,5 puntos porcentuales con relación al mismo período de 2018.

El Gobierno de Mauricio Macri se despidió con una pobreza del 35,5%, lo que representa un aumento de 3,5 puntos porcentuales con relación al mismo período de 2018, informó este miércoles el INDEC.

La medición que realiza el INDEC sobre la pobreza e indigencia se basa en los ingresos mínimos que requiere una persona para adquirir los productos que componen la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y productos y servicios de la Canasta Básica Total (CBT).

egún los registros que realiza el Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de la Patagonia S.J.B, en tres años el precio de la canasta básica total de Comodoro Rivadavia se elevó a más del doble de su valor, al compararse informes de marzo de 2017 contra la última actualización, divulgada esta semana: desde un monto de 26.565 pesos, subió a 57.608 pesos con datos basados en el IPC de enero, aunque al actualizar el IPC de febrero se iría a 59.000.

Los datos surgen de la comparación entre informes periódicos que realiza el mencionado observatorio, que integran, entre los otros, los docentes César Herrera y Alejandro Jones.

Este último fue quien dio a conocer los valores que surgen del Indice de Precios al Consumidor acumulado en los últimos 11 meses, para una familia compuesta por cuatro integrantes, con dos adultos y dos adolescentes, ubicando ese valor en 57.608 pesos.

La Canasta Básica Total se compone de alimentos y servicios, aunque el deterioro en el poder adquisitivo de salarios hace crecer la incidencia del gasto en alimentos, reduciendo lo destinado a otros fines, como pueden ser indumentaria, educación y esparcimiento.

En marzo de 2017, el Observatorio registraba un costo que puede resumirse en las siguientes referencias: mientras una familia de 3 integrantes necesitaba 20.977,42 pesos por mes, un hogar de 4 integrantes requería 26.565,67 pesos. Para 5 miembros, la C.B.T ascendía 28.680,50.

Según los valores de ese momento, un adulto necesitaba 2.914,34 por mes para no caer por debajo de la línea de indigencia, equivalente a 100 pesos diarios sólo para alimentarse, ya que ese valor correspondía a la canasta básica alimentaria. Si se toman en cuenta los valores actualizados para marzo de 2020, la cifra diaria se duplica fácilmente, superando los 200 pesos diarios por persona.

Discusiones salariales

Los datos sobre el costo de vida en la ciudad o la región patagónica en su conjunto dan marco a las discusiones paritarias que comienzan en diversos sectores, donde la pulseada estará dada entre la inquietud del gobierno nacional, para que se discuta en base a sumas fijas, frene a la opción de las cláusulas de ajuste por inflación, como se había dado hasta fines del año pasado.

El propio presidente Alberto Fernández no ignora que el tema de los precios es uno de los de mayor gravedad en el complejo escenario actual: lo expresó el miércoles, en un foro plagado de los principales empresarios del país, entre quienes apuntó a los formadores de precios de alimentos, para requerirles responsabilidad: “no hay presión del dólar, ni aumento de tarifas y seguimos bajando las tasas de interés”, planteó ante esa selecta audiencia, con la expectativa de que los indicadores inflacionarios empiecen a ceder en una carrera en la que los ingresos salariales pierden largamente.

Cuando esta semana se conozcan los nuevos datos del IPC febrero, sumado a las mediciones sucesivas, se podrá verificar si ese mensaje fue asimilado o si pasó de largo.

Un producto y la mitad de otro…

Los precios de los alimentos se aceleraron especialmente en los últimos dos años, con una inflación que supera el 100 por ciento entre ambos períodos, con una fuerte incidencia en la canasta alimentaria. Esto es notable a partir de los datos oficiales del INDEC, que en febrero de 2018 registraba un kilo de pan francés a 41,85 pesos en la Patagonia, pasando a 70,83 en igual período del año pasado y elevándose a 111,71 el mes pasado.

La carne picada común, que hace dos años presentaba un valor de 98,77 para la región patagónica (vale recordar que Comodoro Rivadavia presenta valores más altos que el promedio de la región), el mes pasado se ubicó en 252,91, más de un 150 por ciento de incremento.

Similar evolución se da para la mayoría de los productos esenciales para la alimentación. Un litro de leche en sachet, que valía 25,79 hace dos años, en la medición divulgada en febrero se ubicó en 62,83. Un kilo de pollo, sobre la pieza entera, saltó en dos años desde 46,42 pesos hasta los 120 pesos divulgados el mes pasado.

El azúcar, que registraba 24,61 pesos en febrero 2018, midió 55,51 pesos el mes pasado. La harina de trigo común, que costaba 13,52 hace dos años, registró 45,35 pesos en la última medición.

Los fideos secos (cual bolsillo asalariado), tipo guiseros, saltaron desde 22,81 pesos a 59,26. El arroz, que hace dos años se conseguía por 27,88 pesos, en febrero cotizó un promedio de 70,15 pesos. La papa no es la excepción: de 21,91 pesos, saltó a 39,66 en enero último.
Los huevos de gallina subieron desde 45 pesos por docena, según el IPC patagónico de hace dos años, a los a 105,86 pesos registrados el mes pasado. No es una metáfora popular, sino una simple cuenta matemática: en dos años, puede decirse, sin temor a equivocaciones, que el precio del producto avícola se incrementó exactamente en un huevo más… y la mitad del otro.

El Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio, a cargo de Leandro Cavaco, rubricó el acuerdo de precios sobre útiles escolares y productos básicos para el inicio del ciclo lectivo 2020 con más de 17 librerías de Rawson, Comodoro Rivadavia, Trelew, Esquel, Puerto Madryn, Sarmiento, Rada Tilly y Cholila.

El acuerdo incluye más de 20 productos y se extiende hasta el 20 de Marzo. “Estamos celebrando un nuevo acuerdo por la vuelta al cole, es un gran esfuerzo que se realiza desde el sector mancomunado con el aporte del Estado. Es uno más de los acuerdos que venimos celebrando para cada fecha que lo amerita”, indicó el ministro.

“El objetivo es hacer más llevadera la vuelta al colegio, tener un precio más accesible para llegar a la mayor población posible”, añadió. Se trata de 21 productos básicos de la canasta escolar que costará en promedio $1.200.

En este sentido, Cavaco destacó el programa vigente de 15% de descuentos en supermercados para jubilados, pensionados, beneficiarios de tarjetas sociales y agentes estatales.

Controles

En tanto, la Secretaría de Trabajo, a través de la Dirección de Defensa del Consumidor, se encarga de auditar estos convenios y los precios cuidados.

“Es un trabajo en conjunto. Desde el Ministerio cuando se reciben denuncias se actúa para poder solucionarlo” y agregó que “estos convenios a pesar que terminan en el compromiso con la provincia, continúan porque beneficia al sector y aporta al cuidado del bolsillo del consumidor”.

Asimismo, adelantó que los próximos acuerdos serán con pescaderías, en Semana Santa y la renovación del programa del 15% de descuento en compras de supermercados para agentes estatales.

El economista y consultor Orlando Ferreres calculó que la inflación “va a bajar”. En enero y febrero se ubicaría entre “2,5% y 2,7%”, mientras analizó que es “posible” encontrar una “solución” para la deuda para fines de marzo.

Muchos analistas señalan la crisis financiera de los años 2007 y 2008 como la peor desde la década del 30. Pero se trata de algo más complejo: es una nueva crisis del capitalismo, económica, ecológica, política y “del cuidado”.

“Va a bajar la inflación. Para enero, calculamos que un 2,5% ó 2,7% y para febrero, posiblemente, lo mismo. No esperamos ningún aumento importante”, estimó.

Sin embargo, advirtió que “el tema es cuando empiecen a vencer los plazos de congelamientos”.

“Cuando empiecen a aparecer esos aumentos, puede venir una inflación y, encima, la cantidad de dinero aumentó más que en otros años durante diciembre y enero. Ahora tendría que venir una reducción en esa cantidad de dinero y estamos esperando la última semana de enero para ver si se reduce”, evaluó.

De ese modo, alertó que “es un tema peligroso porque con mucha cantidad de dinero es difícil que baje la inflación”.

Con relación a la deuda, consideró que “es posible encontrar la solución para el 31 de marzo y que, de ahí en adelante, comiencen otros programas que puedan dar un poco de crecimiento económico”.

“Con todos los impuestos adicionales que hay, va a ser difícil que la gente pueda gastar dinero”, apuntó y aseguró que “está gastando menos y eso es un tema que complica mucho la actividad económica”.

Para Ferreres, es probable que el Gobierno resuelva las negociaciones de la deuda para fines de marzo porque “no está tan dispersa la cantidad de deudores de la deuda pública argentina”.

“Son fondos de inversión y es mucho más fácil poder hablar y adecuarse con ellos”, confió y puntualizó: “Los bonistas prefieren quitas de intereses y no de capital”.

“Tiene que ser una quita importante de forma tal que la proyección del futuro del sector externo dé bien y pueda ser pagado con reservas y generación de exportaciones. Es lo típico de cualquier concurso privado”, enfatizó.

Asimismo, subrayó que: “Tenemos que pagar la deuda para lo cual hemos apretado con impuestos a distintos sectores de la clase media”.

Al ser consultado respecto del tipo de cambio, sostuvo –según publica Ámbito– que “hay que moverlo porque a ese dolar bajo se aplican los derechos de exportación”. Afirmó que ello “va a traer problemas con el campo” y argumentó: “Creo que eso va a tener que empezar a moverse. Ya hay prevista una huelga de comercialización del campo que van empezar a sentirse sus efectos en la medida en que se prolongue”.