Tag

Internacionales

Browsing

El vicegobernador del Chubut, Ricardo Sastre, adelantó que una de las gestiones que encaró con el embajador en Brasil, Daniel Scioli, es la llegada de dos vuelos semanales entre São Paulo y Trelew, en el marco de la temporada de ballenas que se desarrolla entre mayo y octubre.

Sastre expuso que será esta una manera de que la actividad turística se derrame en toda la comarca.

El listado de temas a tratar con Scioli, cuya visita se aguarda para la semana próxima, también incluye retomar la exportación de langostinos a Brasil y potenciar la venta de cerezas con la intención de fortalecer la producción que se realiza en el valle.

El vicegobernador se entusiasma con la idea de que Chubut no se desarrolle por islas sino que sea armónico el derrame de la economía en todas las comarcas como puede ser en nuestra zona desde Puerto Madryn a las ciudades vecinas a la hora de aprovechar integralmente el turismo.

El papa Francisco hizo este domingo un sentido llamado para que se ponga fin a la “masacre” y al “inaceptable ataque armado” en Ucrania, invadida por Rusia desde el 24 de febrero, y aseguró que de lo contrario se reducirán las “ciudades a cementerios”.
Tras la oración dominical del Ángelus, el papa argentino Francisco condenó la “barbarie” de matar a civiles, incluidos niños, y suplicó: “En el nombre de Dios, les pido que detengan esta masacre”.

El papa Francisco indicó que la portuaria Mariupol, en el sur de Ucrania, asediada y gravemente golpeada por ataques rusos, “se ha convertido en una ciudad mártir en la desgarradora guerra que está devastando a Ucrania”, informó la agencia de noticias AFP. “Frente a la barbarie de la matanza de niños, personas inocentes y civiles indefensos, no hay razones estratégicas, solo se debe detener el inaceptable ataque armado, antes de que reduzca las ciudades a cementerios”, aseveró.

Francisco pidió “que se escuchen los gritos de los que sufren y que cesen los bombardeos y los atentados. Que haya un enfoque real y decisivo en la negociación, y que los corredores humanitarios sean efectivos y seguros”, informó el portal de información de la Santa Sede, Vatican News.

Este domingo se cumplen nueve años del papa Francisco al frente de la Iglesia católica. Desde el principio del conflicto entre Rusia y Ucrania, Francisco se mostró muy comprometido con el tema, condenando la guerra varias veces, aunque sin mencionar a Rusia.

La semana pasada, el cardenal polaco Konrad Krajewski, limosnero del Vaticano, llegó a Ucrania en representación del pontífice, que le pidió permanecer allí el tiempo necesario para brindar apoyo al pueblo ucraniano “en estos momentos dramáticos de su historia”.

El 25 de febrero, un día después del inicio de las operaciones miliares rusas en Ucrania, el papa Francisco visitó la embajada rusa ante el Vaticano, donde se reunió con el embajador para intentar mediar en el conflicto.

En los días subsiguientes, Francisco pidió detener los ataques armados, abrir corredores humanitarios para civiles que quieren huir de zonas de combate y del país y encontrar una salida diplomática a la crisis.

Francisco rezó varias veces por los refugiados ucranianos, a los que donó material sanitario. También agradeció a Polonia por haber recibido a más de 1 millón de ellos.

El Ministerio ruso de Finanzas acusó este lunes a países occidentales de querer orquestar un «default artificial» mediante las sanciones sin precedentes impuestas por el conflicto en Ucrania.

«El congelamiento de cuentas en moneda extranjera del Banco de Rusia y del Gobierno ruso puede ser visto como el deseo de algunos países extranjeros de organizar un default artificial que no corresponde a la realidad», declaró el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, en un comunicado de esa dependencia recogido por la agencia de noticias AFP.

En abril, Rusia debe honrar compromisos en el pago de su deuda en moneda extranjera en un momento en que sus reservas fueron congeladas.

Una imposibilidad de realizar estos pagos aísla automáticamente a un Estado de los mercados financieros y pone en entredicho su retorno durante algunos años.

El Ministerio de Finanzas dijo que «iba a dar la orden a los bancos y agentes de realizar los pagos respetando los plazos», pero subrayó que «los pagos dependen de las restricciones debido a las sanciones que penalizan las capacidades del gobierno y del Banco de Rusia de controlar sus cuentas en divisas».

También aseguró que se había previsto reembolsar sus obligaciones en euro emitidas desde 2018 en rublos a la tasa oficial del día en el Banco de Rusia.

Las sanciones occidentales han paralizado una parte del sistema bancario y financiero ruso, congelado una parte de las reservas en divisas del Estado y provocado un hundimiento del rublo.

Diferentes organismos internacionales condenaron el bombardeo a una maternidad y hospital infantil en Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania, una de las que ha sufrido mayor asedio de las fuerzas rusas desde que empezó la guerra. Unicef se declaró horrorizada por el hecho. “Ningún centro de salud debería ser jamás un objetivo”, reclamó la ONU. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, responsabilizó al ejército ruso del ataque, y lo describió como «un crimen de guerra».

“Estamos al tanto de los inquietantes reportes de un ataque a una maternidad en Mariúpol. La OMS condena sin equívocos todo acto de violencia contra instalaciones sanitarias y sus pacientes”, señaló el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a través de Twitter.

Reiteró su llamamiento en favor de una resolución pacífica de este conflicto.
Las autoridades de Kiev han acusado a Rusia del ataque contra el establecimiento sanitario y han señalado que al menos 17 personas han resultado heridas.

El presidente de Ucrania, Volodomyr Zelensky, denunció que el ataque había dejado niños y mujeres de parto bajo los escombros de los edificios destruidos.
La directora ejecutiva de Unicef, Catherine Russell, se declaró este miércoles “horrorizada” por el supuesto ataque contra un hospital infantil en la ciudad ucraniana de Mariúpol, que las autoridades de Kiev atribuyen a Rusia y que habría dejado al menos 17 heridos.

Russell destacó en un comunicado las informaciones que apuntan a que el ataque dejó a niños y mujeres de parto bajo los escombros de edificios destruidos”.

“Todavía no conocemos el número de víctimas, pero nos tememos lo peor”, dijo la principal responsable de la agencia de Naciones Unidas para la infancia.

“Este ataque, si se confirma, subraya el horrible precio que esta guerra se está cobrando entre los niños y las familias de Ucrania. En menos de dos semanas, al menos 37 niños han sido asesinados y 50 heridos, mientras que más de un millón de niños han huido de Ucrania a países vecinos”, apuntó.
Las autoridades ucranianas han dicho que el ataque dejó al menos 17 heridos y causó enormes daños en la instalación.

Russell recalcó que los ataques contra población e infraestructuras civiles son “inconcebibles y deben cesar inmediatamente”.

Además, reiteró el llamamiento de Unicef a un alto el fuego inmediato y exigió a todas las partes del conflicto que cumplan con su obligación de proteger a los menores y garantizar que las organizaciones humanitarias pueden prestarles asistencia.
Preguntado sobre el ataque contra el hospital infantil, el portavoz de Naciones Unidas Stéphane Dujarric dijo a los periodistas que la organización estaba al corriente de las informaciones y tratando de verificarlas.

“Ningún centro de salud debería ser jamás un objetivo», dijo Stéphane Dujarric, vocero de la ONU, luego de conocer la destrucción por parte de fuerzas rusas de un hospital pediátrico en Ucrania.

Aseguraron que hubo avances en cuanto a la cuestión de los corredores humanitarios. Desde Moscú, en tanto, señalaron que no se cumplieron las «expectativas».

Ucrania y Rusia lograron «resultados positivos» en la cuestión de los corredores humanitarios, indicó la parte ucraniana este lunes tras la tercera ronda de negociaciones celebrada en Bielorrusia entre ambos países para encontrar una salida al conflicto bélico, pese a que Moscú señaló no se cumplieron las «expectativas».

«Hemos conseguido algunos resultados positivos sobre la logística de los corredores humanitarios», indicó en Twitter un miembro de la delegación ucraniana, Mykhailo Podoliak.

«Se harán cambios y se prestará una ayuda más eficaz a quienes sufren la agresión de la Federación Rusa», añadió.

El presidente de Ucrania llamó a “detener de inmediato” al ejército del Kremlin para evitar una catástrofe mundial. “No es una amenaza, ahora es real”, alertó.

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, se refirió este viernes al ataque ruso contra la central de nuclear de Zaporizhzhia y aseguró que, de producirse una explosión, “será el final de todo”.

“Es la primera vez en nuestra historia, en la historia de la humanidad, que un Estado terrorista recurre al terror nuclear. No es una amenaza, ahora es real. Hay que detener de inmediato al ejército ruso. Si hay una explosión, será el final de todo. El final de Europa. Habrá que evacuar Europa. No permitamos que Europa muera en esta catástrofe”, dijo Zelensky a través de un video este viernes.

“Es necesario que se endurezcan inmediatamente las sanciones contra el estado terrorista nuclear”, declaró el mandatario, al tiempo que pidió a los rusos “que salgan a la calle” para exigir que se detengan los ataques de su país a plantas nucleares ucranianas.

Zelensky alegó que las tropas rusas habían disparado a sabiendas contra la instalación nuclear. “Se trata de tanques equipados con cámaras térmicas, por lo que saben dónde están disparando”, precisó.

El presidente ucraniano Vladímir Zelenski se manifestó dispuesto a realizar negociaciones con su homólogo ruso Vladímir Putin para que se termine la operación militar especial de Rusia en Ucrania.

«El mundo entiende que hay que sentar a la mesa de negociaciones al presidente ruso mientras aún están dispuestos a negociar con ellos [los rusos], y yo también», dijo Zelenski en declaraciones a CNN y Reuters.

El mandatario señaló que no ve nada concreto en los resultados de las negociaciones entre las delegaciones ucraniana y rusa realizadas en Bielorrusia el lunes y subrayó la necesidad de compromisos para que continúe el diálogo.

«Todavía no siento […] ningún resultado concreto de este primer encuentro. Solo hay una cosa: el 1% de probabilidades de que vuelvan a reunirse y hablen de algunos pasos a seguir», afirmó el líder ucraniano.

La continuación de las negociaciones, sostuvo, requiere de una voluntad de compromisos. «Ya saben que para hacer pasos hacia adelante, hace falta que alguien quiera ir al compromiso. Y donde hay grandes problemas y riesgos de perder gente cada día, hay que dar pasos hacia atrás. Esto es diálogo», explicó Zelenski.

Zelenski instó a los países de Occidente a proporcionarle a Ucrania garantías de seguridad si no quieren incorporar el país a la OTAN porque no lo quiere Rusia.

«¿Qué significa eso? Que tengamos nuestra integridad territorial, que nuestras fronteras estén protegidas, que tengamos relaciones especiales con todos nuestros vecinos, que estemos completamente seguros y que tengamos las garantías que nos den la seguridad y la garanticen legalmente», agregó.

El presidente ruso, Vladimir Putin, está dispuesto a enviar una delegación a Minsk, capital de su aliado Bielorrusia, para llevar a cabo negociaciones con Ucrania, donde lanzó una invasión el jueves, afirmó hoy su portavoz, poco después de que el ministro de Exteriores Serguei Lavrov manifestara la disposición de Moscú a negociar si Kiev «depone las armas».

«En respuesta a la propuesta de (el presidente ucraniano Volodimir) Zelenski, Vladimir Putin está listo para enviar a Minsk una delegación rusa a nivel de representantes de los Ministerios de Defensa y de Exteriores y la Administración presidencial para celebrar negociaciones con la delegación ucraniana», dijo el portavoz Dmitri Peskov ante la prensa, según la agencia Sputnik.

Peskov aludió a una reciente declaración de Zelenski en la que el mandatario ucraniano se mostró dispuesto a discutir un estatus de no alineado, con lo que renunciaría a su aspiración a ingresar en la OTAN, según señaló el servicio público de noticias alemán Deutsche Welle.

El planteo central del conflicto para Rusia es el deseo de Kiev de adherirse a la Alianza Atlántica, que considera una amenaza directa a su seguridad, como otros planes de la expansión de la OTAN en territorio postsoviético.

Zelenski llamó hoy a Putin a sentarse a la mesa de negociaciones para detener la operación militar rusa iniciada la víspera en Ucrania.

«Quiero dirigirme una vez más al presidente de Rusia. En todo el territorio de Ucrania hay combates. Sentémonos a la mesa de negociaciones para detener la muerte de seres humanos», afirmó en un mensaje televisado.

El portavoz del Kremlin informó asimismo de una conversación entre Putin y el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, quien se mostró dispuesto a «crear todas las condiciones» en Minsk para el inicio de las negociaciones entre Kiev y Moscú, que desde ayer no tienen relaciones diplomáticas.

Minsk ya fue la ciudad en la que se celebraron previamente conversaciones y acuerdos de paz entre los dos países.

Bielorrusia también sirvió como punto de partida para tropas rusas que entraron en Ucrania desde ayer con destino Kiev.

Horas antes de que comenzara la ofensiva en Ucrania, Zelenski había dicho que había intentado en vano hablar con Putin.

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, habló hoy con su par ruso Putin y dijo que el gigante asiático «apoya a Rusia en la resolución (del conflicto) a través de negociaciones con Ucrania», recogió la televisión estatal CCTV durante un resumen de la llamada telefónica de ambos líderes.

Previo a las declaraciones de portavoz del Kremlin, el jefe de la diplomacia rusa había dicho hoy que su país estaba dispuesto a negociar si Ucrania «deponía las armas».

«Estamos dispuestos a negociar en cualquier momento, en cuanto las fuerzas armadas ucranianas escuchen nuestro llamado y depongan las armas», dijo Lavrov en una rueda de prensa.

Lavrov aseguró que el objetivo de la ofensiva rusa en Ucrania era «liberar» a los ucranianos «de la opresión», dando a entender que Moscú pretendía derrocar al Gobierno actual, refirió la agencia de noticias AFP.

«El presidente Putin tomó la decisión de esta operación militar especial para desmilitarizar y desnazificar Ucrania para que, liberados de esta opresión, los ucranianos puedan elegir libremente su futuro», dijo.

El veterano diplomático ruso también se hizo eco de las palabras del jefe del Kremlin, asegurando que «nadie se está preparando para ocupar Ucrania. El objetivo de la operación es claro: desmilitarización y desnazificación».

Rusia acusa a Ucrania de cometer un «genocidio» de la población rusoparlante en el este de Ucrania, que hace ocho años lucha por ser independiente del Gobierno de Kiev, lapso en el que unos 14.000 hombres y mujeres murieron en combates y escaramuzas no declarados como guerra tradicional.

«Queremos que el pueblo de Ucrania, todos los pueblos ucranianos, determinen libremente su futuro», dijo Lavrov.

Rusia prometió hoy una respuesta «fuerte» y «dolorosa» a las sanciones estadounidenses anunciadas después de que el presidente Vladimir Putin reconociera la independencia de dos regiones separatistas ucranianas.

«Que no haya ninguna duda: habrá una respuesta fuerte a estas sanciones, no necesariamente simétrica, pero bien calculada y dolorosa para Estados Unidos», dijo el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

El lunes, Putin reconoció la independencia de dos provincias separatistas y rusoparlantes del este de Ucrania, la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, y allanó el camino para desplegar tropas en ellas, lo que elevó la tensión con Occidente, que desde hace semanas advierte una inminente invasión rusa al país vecino y anunció una serie de sanciones contra Moscú.

Estados Unidos difundió ayer una «primera tanda» de sanciones para bloquear el acceso de Rusia a los mercados financieros occidentales, advirtiendo que hay medidas adicionales «sobre la mesa» en caso de que haya una escalada en Ucrania.

Un alto cargo estadounidense indicó que el conjunto del sistema financiero ruso podría ser objeto de sanciones.

«Rusia ha demostrado que con todo el costo que implican las sanciones, es capaz de minimizar el perjuicio que causan», afirmó la diplomacia rusa, y afirmó que la presión de estas medidas punitivas «no puede influenciar la voluntad de Rusia de defender firmemente sus intereses».

Rusia denunció un «chantaje y una intimidación» por parte de Estados Unidos, pero afirmó que sigue «abierta a una diplomacia basada en los principios del respeto mutuo, la igualdad y la consideración de los intereses mutuos», agregó el ministerio.

También anunciaron sanciones la Unión Europea, Japón, Australia, Canadá, Alemania y el Reino Unido.

La más contundente fue la decisión que tomó ayer Berlín de congelar la certificación del gasoducto Nord Stream2, que ya está terminado, y que iba a aumentar el flujo de energía de Rusia hacia Alemania.

El presidente Alberto Fernández consideró “imprescindible” que los créditos internacionales “no condicionen los procesos de desarrollo, equidad y justicia social de los países”, y reclamó garantizar “un acceso universal a las vacunas contra el coronavirus”, al participar de forma virtual de la sesión de apertura del Foro Mundial para una Recuperación centrada en las Personas, coordinado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Fernández formuló estos conceptos al participar de forma virtual del Foro Mundial para una Recuperación centrada en las Personas organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

«Resulta imprescindible que los créditos internacionales no condicionen los procesos de desarrollo en crecimiento, equidad y justicia social. Este debe ser un camino a transitar por la comunidad internacional. Solo así podremos concretar políticas orientadas a realidades tangibles, lo que se ha denominado como el ‘acelerador de empleo’, señaló el Presidente en uno de los tramos más salientes de su alocución.

«Por este motivo, en la negociación con el FMI hemos preservado los derechos de los trabajadores y de los grupos más vulnerables, pero también al capital productivo, estableciendo las condiciones para una estabilidad financiera que propicie la tranquilidad de los negocios y las inversiones necesarias para crecer. También hemos preservado las funciones del Estado y su participación en el desarrollo», remarcó.

El Jefe de Estado consideró además que en la actualidad, «la arquitectura financiera internacional es la que marca los desequilibrios y no acompaña a la economía real y mucho menos a la Justicia Social».

«La Argentina se encuentra en el proceso de negociación de su deuda externa y busca los equilibrios redirigidos hacia el espíritu de la nueva normalidad que las Naciones Unidas pregonan»

El Señor Secretario General (Antonio Guterres, quien expuso en este foro) en su intervención nos habla de la necesidad de la Reforma de las “Finanzas Globales” sosteniendo que el sistema financiero mundial está ‘moralmente en quiebra, favorece a los ricos y castiga a los pobres'»; expuso el mandatario.

Para Fernández, «estos desequilibrios no son un error sino una característica del sistema financiero mundial» y evaluó que son también «el resultado de una desconexión entre la economía real y la financiera, entre los trabajadores y los mercado monetarios».

El Presidente señaló que «éste debe ser un camino a transitar por la comunidad internacional. Solo así podremos concretar políticas orientadas a realidades tangibles, lo que se ha denominado el acelerador de empleo».

Fernández planteó que las Naciones Unidas lance una iniciativa para «abordar la discusión de la deuda y el crecimiento económico con justicia social y la arquitectura de los órganos financieros internacionales, con participación de los actores del mundo del trabajo de la economía real».

También propuso «impulsar a través de este Foro una iniciativa internacional que asegure, efectivamente, el acceso universal a las vacunas contra la Covid-19 siguiendo los lineamientos de la ONU».

El Presidente participó de forma virtual del Foro Mundial para una Recuperación Centrada en las Personas, organizado por la OIT, que congregó a jefes de Estado y de Gobierno, directores de organismos y bancos multilaterales, dirigentes y trabajadores para proponer acciones y reforzar la respuesta de la comunidad a la crisis de la Covid-19 en todo el mundo.

«La transición hacia la nueva normalidad debe realizarse sin imposiciones de unos sobre otros y a través del Diálogo Social institucionalizado e integrativo para lograr el equilibrio entre la producción y el trabajo en un marco de respeto y de los intereses de ambas partes», apuntó.

El Presidente pidió «establecer una hoja de ruta para movilizar los fondos necesarios del sistema internacional para ser volcados al desarrollo y la producción que acompañe a los países en su transformación hacia una economía verde».

Al respecto, reclamó en este Foro «impulsar a nivel nacional el Diálogo Social Institucional para procesar las transiciones económicas, sociales, técnicas y ambientales que atraviesan al mundo del trabajo y sus efectos en los trabajadores y las empresas».