Tag

pesca

Browsing

Este lunes, el intendente Juan Pablo Luque recibió al secretario de Pesca de la provincia, Gabriel Aguilar, para analizar las distintas variantes respecto a ampliar la capacidad de trabajo en el puerto local y apuntar al desarrollo de Caleta Córdova en materia pesquera.

En ese contexto, el jefe comunal manifestó que “necesitábamos reunirnos con el referente de pesca de la provincia porque la intención es trabajar fuertemente para potenciar este sector productivo, teniendo en cuenta que Comodoro tiene muchos recursos marítimos”.

Continuando en esa tenor, expresó que “uno de los ejes de nuestra gestión es impulsar la diversificación productiva y la pesca forma parte importante en esta agenda que venimos trabajando permanentemente con los actores de los distintos sectores económicos de la región”.

En ese sentido, Luque expuso la idea de “fortalecer la actividad no sólo en el puerto del centro de Comodoro, sino también en Caleta Córdova, que es un lugar que queremos que crezca turística y productivamente”.

“Luque busca potenciar la actividad pesquera”

Por su parte, el secretario de Pesca de Chubut, Gabriel Aguilar, sostuvo que “el intendente manifiesta un interés permanente en la cuestión de la pesca y por ello mantuvimos este encuentro. Ente los temas que abordamos, se habló de la posibilidad de que las plantas de Comodoro Rivadavia aumenten su capacidad de proceso de merluza, lo que generaría muchos puestos de trabajo”.

En esa línea, indicó que “estamos armando un plan de trabajo de acá hasta que comience la temporada en aguas nacionales y de pesca de merluza para resolver la problemática de desocupación existente y, además, potenciar la competitividad de las plantas”.

Del mismo modo, apuntó que “analizamos temáticas vinculadas con los trabajadores en planta y cómo hacer que puedan ocuparse del proceso de la merluza, ya que poseen una planta que acaba de ser adquirida por una empresa y el intendente nos consultó acerca de su capacidad instalada para generar una mayor cantidad de puestos laborales”.

“Le informamos el abordaje que estamos llevando a cabo desde nuestra Secretaría, diagramando líneas de trabajo con todos los gremios para buscar que las plantas procesen todo tipo de recursos, no solamente langostinos”, explicó.

Por último, Aguilar afirmó que “tenemos la idea de diversificar la pesca en Chubut, ampliarnos a lo que es merluza y también anchoa. El intendente está en la misma sintonía desde el primer día de su gestión, ya que su deseo siempre fue revitalizar toda la zona de Comodoro y hoy está cumpliendo con esas pautas que él mismo se fijó”.

Fuente: Prensa Municipalidad de Comodoro Rivadavia

La temporada de pesca deportiva en el río Futaleufú (río Grande en lengua mapuche), que finalizaba el último día de abril, se extendió hasta el 31 de mayo, y coincide con otro hito importante en la región, que es la vendimia en Trevelin, informó este viernes la Secretaría de Turismo de esa localidad cordillerana chubutense.

De esta manera, esta experiencia organizada por ese organismo municipal junto a la dirección de Pesca Continental de la provincia de Chubut, repite lo sucedido en 2020.

El río Futaleufú es una de las mejores opciones para pescar en la región patagónica, con gran diversidad y riqueza de especies que lo habitan, rodeadas del resguardo del Parque Nacional Los Alerces.

La temporada de pesca en la mayoría de los pesqueros patagónicos se extiende del 1° de noviembre al 30 de abril, pero las características particulares del Futaleufú permiten que se extienda un mes la práctica de pesca deportiva con devolución sin afectar la salud del ambiente.

“Es un trabajo que venimos realizando junto a la dirección de Pesca Continental de la provincia y al Parque Nacional Los Alerces desde el año pasado con muy buenos resultados”, destacó Juan Manuel Peralta, secretario de Turismo de Trevelin .

Agregó que la idea es “potenciar el desarrollo turístico asociado a la pesca deportiva, pero sin descuidar en ningún momento el recurso natural”.

Por este motivo, el ambiente que se habilita a la pesca se corresponde al Río Futaleufú, desde el límite con el Parque Nacional Los Alerces hasta el límite internacional con Chile, pero no incluye a sus afluentes, los ríos Corintos y Nant y Fall, que tienen un comportamiento diferente.

Para ello, el diputado nacional chubutense presentó un proyecto de Resolución junto a las también patagónicas Roxana Reyes (Santa Cruz) y Lorena Matzen (Río Negro). Es ante la presencia de casi 400 buques extranjeros sin permisos de pesca a la altura del Golfo San Jorge. Insisten además con endurecer las multas y disponerlas en Pesos Argentinos Oro.

El diputado nacional de Chubut Gustavo Menna pidió, junto a sus pares patagónicas Lorena Matzen (Río Negro) y Roxana Reyes (Santa Cruz), que el Poder Ejecutivo Nacional tome medidas urgentes e intensifique los patrullajes con todos los medios a su disposición para desalentar la presencia en la Zona Económica Exclusiva de buques extranjeros sin permisos de pesca, de manera de proteger los recursos y garantizar la soberanía en el mar.

El pedido, a través de un proyecto de Resolución, tuvo como disparador la reciente difusión de imágenes, a través de redes sociales y medios de comunicación de alcance local y nacional, en las cuales se observó, a partir de sobrevuelos realizados por particulares, la proliferación de embarcaciones de distintas banderas extranjeras sin autorización en la Zona Económica Exclusiva.

Defensa efectiva

A través del proyecto, Menna, Matzen y Reyes solicitaron al Poder Ejecutivo Nacional “la adopción de medidas de defensa efectivas del Mar Argentino y sus recursos pesqueros ante la incursión en la Zona Económica Exclusiva de buques pesqueros extranjeros sin permisos de pesca otorgados por la República Argentina”.

En particular, pidieron desplegar y emplear “a ese fin defensivo todos los medios navales, aéreos, electrónicos y satelitales disponibles de patrullaje, disuasión, persecución y captura para garantizar la soberanía nacional y la protección de los recursos naturales existentes en nuestro mar”.

“Una flota de casi 400 buques pesqueros de matrícula extranjera que carecen de permisos de pesca otorgados por la República Argentina se encuentra operando en el Mar Argentino a la altura del Golfo San Jorge”, observaron.

Indicaron los legisladores que aunque la flota opera más allá de la milla 200, “ha sido detectada incursionando en la Zona Económica Exclusiva de nuestro país, con lo que dicha actividad es ilegal”.

Recursos y soberanía

“Esta modalidad de situarse en el límite externo de la Zona Económica Exclusiva y efectuar incursiones furtivas y sin permiso en el caladero argentino demanda el mayor esfuerzo de vigilancia y defensa de esos recursos. No solo está en juego una cuestión de preservación del recurso y de lo que ello implica en términos económicos, sino también de soberanía nacional”, manifestaron.

Al respecto, mencionaron, entre otros antecedentes, que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) aprobó el 22 de noviembre de 2009, el “Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada” (Pesca INDNR). Este acuerdo “desalienta toda apoyatura a flotas que, como la que opera en la milla 201, no respetan fechas de apertura y cierre de temporadas ni juveniles, ingresan ilegalmente en mar territorial y llevan a cabo una actividad depredatoria sin respeto a ninguna normativa ni a las obligaciones asumidas ante la comunidad internacional por los Estados de sus respectivos pabellones”.

En este contexto recordaron además que el 19 de agosto del año pasado 2020 presentaron, con acompañamiento de varios legisladores de otras provincias, un proyecto de ley, bajo el expediente 4276-D-2020, “en el que propiciábamos incorporar multas específicas y más agravadas para la pesca efectuada por buques extranjeros sin permiso fijadas en Pesos Argentino Oro”. Se trata, explicaron, de “una unidad de valor que también utiliza la Ley de Navegación y que impide que los montos pierdan se desactualicen por la inflación”.

“Sostenemos -agregaron- la necesidad de que el Régimen Federal de Pesca establezca una multa agravada a los barcos extranjeros que pescan ilegalmente en el Mar Argentino”, ya que, dijeron, “los valores que estableció la reforma efectuada por la ley 27.564 siguen siendo ineficaces para desalentar estas prácticas, además de resultar injusto que se aplique la misma escala sancionatoria que se emplea para los buques de bandera nacional”.

“Por ello propusimos incorporar para tales casos el artículo 51 bis a la ley 24.522, estableciendo multas de 1.000 a 5.000 Pesos Argentino Oro, que a su cotización actual implica el equivalente a multas de entre u$s 250.000 y u$s 1.250.000”, precisaron.

Protección del trabajo argentino

Expresaron Menna, Matzen y Reyes que “una norma de esa naturaleza constituye un mandato derivado del principio de desarrollo sustentable que establece el artículo 41 de la Constitución Nacional como pauta para la utilización racional de los recursos naturales y la preservación de la diversidad biológica”, y también para “la protección del trabajo argentino, que hace a la dimensión social y económica de la sustentabilidad”.

Sin embargo, enfatizaron, “ninguna norma jurídica será efectiva para desalentar la pesca ilegal si no se llevan a cabo tareas de patrullaje efectivas y sostenidas empleando todos los medios navales, aéreos, electrónicos y satelitales disponibles”.

Y finalizaron: “El Estado argentino no puede continuar pasivo frente a una situación que ha sido constatada hasta por particulares que sobrevolaron la zona y pudieron registrar la presencia de tales embarcaciones llevando a cabo pesca ilegal en un espacio marítimo sujeto a jurisdicción y dominio argentino”.

Fuente: Digital Chubut

El «descontrol» pesquero que se desarrolla en las aguas internacionales al límite de la jurisdicción argentina no sólo devasta los ecosistemas bajo el agua, sino que también viola derechos humanos, según la organización ecologista Greenpeace.

Argentina sufre la sobreexplotación de buques de pesca en el llamado Agujero Azul, a la altura de la Patagonia, donde arriban barcos de China (70 %), Corea del Sur y Taiwan (20 %) y España (10 %), según la ONG.

También al norte del paralelo 42, en la zona de El Rincón, según la Prefectura Naval Argentina (PNA).

Los buques internacionales llegan al Mar Argentino en noviembre de cada año, la temporada alta dura hasta marzo, pero se detectan barcos hasta junio, para pescar calamar, merluza y merluza negra.

El 8 de marzo pasado, en el Agujero Azul, un lugar rico en vida silvestre y uno de los pocos en el mundo con poca profundidad en aguas internacionales, Greenpeace identificó al menos 470 buques pesqueros.

Además, detectó cuatro buques tanques, equivalente a grandes estaciones de servicio, y ocho buques frigoríficos que reciben las capturas directamente de los pesqueros para transportarlas al país de destino final.

«Es un descontrol», dijo a Efe Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de Greenpeace.
«Ocurre en aguas internacionales. No hay ningún tipo de gobernanza integral ni ninguna herramienta de protección que nos permita ponerle un freno. Simplemente hay un gran vacío legal que habilita que estas flotas vengan desde el otro lado del mundo hasta acá a pescar», explicó.

Estos pesqueros terminan destruyendo ecosistemas enteros debido a que llevan adelante la pesca de arrastre de fondo, con buques palangreros y con buques poteros.

«El fondo marino es un desierto», dice Vueso, ya que el Agujero Azul es una de las dos áreas en aguas internacionales destinada al arrastre de fondo en gran escala, a pesar de su rol ecológico.

En aguas argentinas

Los buques pesqueros en alta mar aprovechan el vacío legal para incurrir en pesca ilegal, transbordos en el mar y trabajo esclavo.

Argentina ha detectado que los buques al borde de la zona económica exclusiva (ZEE) apagan sus Sistema de Identificación Automática para pescar ilegalmente en aguas argentinas.

«Es el mayor dolor de cabeza», dijo a Efe Néstor Kiferling, jefe de Tráfico Marítimo de la PNA.

«A veces apagan los sistemas de posicionamiento automáticos para burlar el seguimiento y la vigilancia que hacemos», contó.
Cuando un buque cruza ilegalmente a la ZEE y no obedece las órdenes, Argentina pide la captura internacional a través de Interpol.

Argentina ha capturado 80 buques pesqueros desde 1986, la mayoría de Corea del Sur (15), China (12), Taiwan (11) y España (11).

«(El) descontrol lo referiría únicamente a la cuestión numérica y a la acumulación de buques», dijo Kiferling.

«En lo que respecta a las medidas de control que efectúa la Argentina, con la tecnología y cronogramas de patrullajes, la actividad está sumamente controlada y mitigamos la posibilidad de que esos buques puedan violar el límite jurisdiccional determinado por la ZEE e incumplir con las normativas argentinas», agregó.

Cooperación Internacional

Las flotas pesqueras están fuertemente subsidiadas por los Estados, sin los cuales no podrían tener la escala actual.

Para Greenpeace, debería adoptarse el Tratado Global por los Océanos en la ONU para que al menos el 30 % de los océanos del mundo esté protegido para 2030, incluyendo el Agujero Azul. Espera el apoyo decisivo de EEUU, aunque China no lo apoya, dijo Vueso.

Y respalda el proyecto de ley en Argentina para la Creación de un Área Marina Protegida Bentónica en el Agujero Azul, luego de que el país extendiera su plataforma continental, que le permitiría cuidar el fondo marino.

Argentina dialoga con Uruguay por el apoyo logístico que sus puertos ofrecen a estos buques de pesca. En tanto, mantiene una disputa de soberanía con el Reino Unido sobre las Islas Malvinas, que cobran autorizaciones de pesca.

Espera que entre en vigor el Acuerdo de Ciudad del Cabo, que exigiría a los buques pesqueros tener el equipamiento de seguimiento automático prendido en toda circunstancia. «Taiwan y China no lo quieren aprobar», señaló Kiferling.

Y entiende que «una de las medidas más importantes para empezar a desarrollar» es «asociarse entre distintos estados y ponernos de acuerdo en regular la cantidad de pesca por cantidad y especie», dijo Kiferling.

Fuente: Infobae

El intendente de Puerto Madryn, Gustavo Sastre, entregó insumos de laboratorio para la Escuela de Pesca “Juan Demonte” y el Club de Ciencias, los cuales representaron una inversión superior al millón de pesos. En la donación, el Jefe Comunal estuvo acompañado por el secretario de Ecología y Protección Ambiental, Facundo Ursino, y el secretario de Educación, Cultura y Deportes, Diego González.

Al respecto, el Jefe Comunal dijo: “Somos conscientes que tenemos que gobernar para todos los sectores, pero también tenemos bien claro que una de las prioridades son nuestras escuelas. Hoy podemos ver que los establecimientos educativos municipales están en óptimas condiciones y respetando los protocolos sanitarios correspondientes para evitar la propagación de contagios de Covid-19”.

Además, el Intendente manifestó: “Ahora pudimos encabezar la entrega de insumos para los laboratorios de la Escuela de Pesca y también para el Club de Ciencias. Hicimos una gran inversión que repercutirá de manera positiva en el sistema educativo de nuestra ciudad”.

La base de todo es la educación

“Se trata de elementos para incentivar a los chicos y a las chicas que asisten a este tipo de establecimientos. Tenemos que seguir invirtiendo para continuar mejorando como ciudad”, apuntó Sastre.

Por último, el Jefe Comunal concluyó: “Hay que mejorar la situación y nosotros estamos convencidos de que la base de todo es la educación. Los fondos que se destinan en esta área son las mejores inversiones que podemos hacer para Madryn”.

Los insumos entregados

Puntualmente, los insumos entregados fueron dos micropipetas automáticas. Además, se donaron tips para micropipetas, siete cápsulas de pretri por 10 unidades, medios de cultivos, una pipeta doble aforo de 25ml, 12 ansas calibradas, 100 vidrios de protección, un agitador vortex arcano y un agitador magnético con platina calentable.

También se cedieron un mango kolle cromado, dos cepillos para tubos de ensayo, un Erlenmeyer de 250ml, 10 frascos de 250ml, 10 frascos de 500ml, 12 tubos de ensayo, tres racks con tapa vacío para tips, tres gradillas para tubos de ensayo y vidrios para microscropios.

La cámara se pronunció en defensa de la postura del Secretario de Pesca de Chubut en cuanto a los sobrecostos de la mano de obra para el procesamiento de merluza. Bregaron por un debate con “paz social” y rechazaron “métodos extorsivos y violentos de protesta sindical”.

La Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras ratificó lo planteado días atrás ante el Secretario de Pesca de Chubut respecto a que en la actualidad no es rentable procesar merluza en tierra por los elevados costos de mano de obra. El tema disparó una inesperada polémica entre el Sindicato de la Alimentación que salió a cuestionar en duros términos al titular provincia de Pesca, José Gabriel Aguilar, endilgándole que pretendía socavar conquistas salariales del sector en defensa del sector empresario, hasta llegaron a pedirle al Gobernador que remueva del cargo al funcionario.

Por su parte, la CAPIP refrendó las manifestaciones de Aguilar, que puso el tema sobre la mesa de debate, y consideraron que es momento de reunir a todos los actores vinculados a la actividad para sincerar la situación y exponer los argumentos pertinentes, en la búsqueda de alternativas para hacer viable el procesamiento de merluza hubbsi, que a la postre significará el sostenimiento de los empleos.

“En relación a la polémica generada entre el STIA y la Secretaria de Pesca de la Provincia de Chubut, en relación al análisis de la problemática pesquera provincial, y en particular de la conformación de los costos en la producción de la merluza, la CAPIP adhiere a la visión expresada por la Autoridad Pesquera Provincial”, señalaron desde la entidad que preside Damián Santos.

Espacio de debate

En este orden, “esta Cámara Empresaria entiende que es vital poder generar un espacio de dialogo amplio, serio y responsable, que involucre a todos los actores, como promueve el Secretario de Pesca y el señor Gobernador de la Provincia, para analizar en conjunto porque no es rentable el procesamiento de merluza en Chubut, cuando si lo es en las provincias vecinas patagónicas, y en la ciudad de Mar del Plata”, compararon al exponer que es imposible competir cuando existe esa disparidad de costos y ambos productos van a un mismo mercado.

Repudio a métodos extorsivos

Asimismo, la CAPIP instó a no esquivar el debate profundo del tema, pero bajo un escenario de tolerancia, sin posiciones beligerantes, al tiempo que volvieron a cuestionar el accionar violento del sindicato.

“Sin dudas todos nos debemos el aludido debate, en el que no puede faltar análisis del costo laboral directo e indirecto, como así también el entendimiento que el mismo debe darse en el marco de la legalidad y la paz social, la pluralidad y la tolerancia, erradicando para siempre los métodos extorsivos y violentos de protesta sindical, que sólo distorsionan la realidad del sector, y colocan a la actividad al borde de su inconveniencia”, cuestionaron en abierta crítica al accionar y metodología recurrente del STIA ante cualquier controversia.

“Responsabilidad y coherencia”

Finalmente, la entidad empresaria salió a respaldar públicamente al Secretario de Pesca, Gabriel Aguilar, y reiteraron que es momento de analizar y debatir el tema en cuestión, en profundidad, pero sin amenazas.

“La CAPIP entiende que no es momento de pedir renuncias de funcionarios, ni ejercer violencia o coacción frente a opiniones divergentes. Hoy se impone ofrecer y exigir de las Autoridades Pesqueras, Sindicales y Empresarias, un accionar con responsabilidad, coherencia y dignidad.

Invitamos a no dejar pasar esta oportunidad”, concluyeron.

Revista: Puerto

El  INIDEP envió una nota al Consejo Federal Pesquero remitiendo propuesta de prospección de langostino entre los paralelos 41° y 42° de latitud Sur fuera del área de veda de merluza. 

Se decidió por unanimidad llevar a cabo una prospección de langostino en aguas de jurisdicción nacional, bajo los siguientes lineamientos: 1) Área a prospectar: entre los paralelos 41° y 42° de latitud Sur y los meridianos 60° y 62° de longitud Oeste. 2) Duración de la prospección: cuatro (4) días efectivos de pesca. 3) Inicio de la prospección: 28/03/2021. Se autoriza la entrada de los buques designados al área de prospección a la hora 0:00 del primer día habilitado, para facilitar la actividad de búsqueda ecoica de concentraciones de langostino, con un horario de comienzo de las operaciones de pesca a las 7:00 horas.

Buques

Ocho buques congeladores en total, en la medida que la disponibilidad de observadores lo permita, se incluirá hasta un máximo de cuatro (4) buques fresqueros.
Los buques fresqueros designados deberán cumplir con el embarque de observadores, en las mismas condiciones que los buques congeladores. Los buques con interés en realizar la prospección deberán ser nominados ante la Dirección Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera a partir de las 10 horas del miércoles 10 de marzo y hasta las 18 horas del día viernes 12 de marzo próximo, a efectos de participar en el sorteo electrónico aleatorio de buques y subáreas que se llevará a cabo el día lunes 15 de marzo próximo.

POR EMPRESA

Se admitirá un máximo de dos buques por empresa o grupo empresario para participar en la prospección, pudiendo postularse hasta seis buques por empresa o grupo empresario para el sorteo.
Los barcos nominados deben tener suficiente autonomía (bodega, combustible, etc.) para poder realizar el trabajo sin interrupciones y llegar al área designada el día que comience la prospección.
La empresa titular de cada buque deberá tener regularizada la deuda exigible con la administración pesquera. Los buques que sean elegidos y no cumplan con alguno de los requisitos de la prospección serán excluidos de las prospecciones del año en curso y del año próximo.

Operación

Todos los buques deberán realizar el trabajo de búsqueda de concentraciones de langostino durante el tiempo que dure la prospección.
Los barcos designados para la prospección deben contar fehacientemente con sistema de correo electrónico para que el observador envíe la información diariamente al INIDEP.
El observador debe poder acceder a los medios de comunicación en cada buque designado para disponer el reporte de la información que surge de la prospección en forma inmediata, bajo apercibimiento de ordenar el regreso a puerto del buque.

Observadores a bordo

Todos los buques que participen en la prospección deberán llevar observador a bordo, y no serán despachados sin el mismo. Los observadores serán designados por el INIDEP y, en el caso que fuera necesario, éste podrá solicitar colaboración a las autoridades pesqueras provinciales para el embarque de observadores provinciales.

Se informará la nómina de buques al INIDEP y a las Provincias, en su caso, para que se designen los observadores a bordo, quienes deberán cumplir con los siguientes requerimientos de información técnica que es necesario obtener y comunicar al INIDEP:
Estimar la captura de langostino en cada lance realizado. Realizar dos muestreos de talla por sexo de langostino por día. Estimar la captura de merluza en todos los lances de pesca.

Además de identificar y cuantificar todas las especies acompañantes. Obtener la producción de langostino por día de prospección (en kg y cajas por categoría comercial). Realizar un muestreo de talla de merluza por día como mínimo.
Por muestreo de langostino realizado: peso total de la muestra, peso por sexo, número de individuos por sexo, talla mínima y máxima, moda para cada sexo, consignado el número de lance muestreado.

El INIDEP deberá proveer la información de la prospección en cuanto la tenga disponible. A partir de los resultados preliminares de la prospección, en caso de verificarse una alta concentración de merluza común o un bajo rendimiento de langostino, en cualquier sector, se acortará la duración de la misma.

Fuente: El Chubut.

Más de 400 barcos chinos, coreanos y españoles explotan el «Agujero Azul», un oasis de biodiversidad del que extraen calamar y otras especies. Mediante métodos que destruyen la fauna y la flora, los pesqueros actúan sobre el límite de la Zona Económica Exclusiva y se aprovechan de los vacíos legales.

Miles de pesqueros extranjeros sitiaron la zona del frente del Mar Argentino y la someten a la depredación de los recursos marítimos. Según un monitoreo realizado por Greenpeace, hay 470 buques, coreanos, españoles y, en su mayoría chinos; que se encuentran en aguas internacionales frente a la Patagonia, utilizan métodos de explotación no sustentables, que destruyen la fauna y flora local.

Los barcos se encuentran en el Agujero Azul, un oasis de biodiversidad oceánica localizado en el Mar Argentino, de donde se actualmente se extraen calamares y otras especies en apenas 5.000 kilómetros cuadrados. El Agujero Azul está ubicado donde termina la plataforma continental argentina y comienza el talud. Como allí están las profundidades más grandes, la zona es considerada como un gran “vivero” marino.

La cantidad de estos «depredadores voraces» supera el volumen autorizado por la Zona Económica Exclusiva (ZEE) argentina, pero en esa zona ya no hay ley nacional ni global que pueda combatir la depredación de superficie y de fondos. Además, el Gobierno no cuenta con los recursos necesarios para combatir esta problemática, una situación similar a la que sucedió en Ecuador.

En ese país, el presidente Lenín Moreno debió hacer un llamado internacional para luchar contra los pesqueros ilegales que amenazaban con la biodiversidad de las islas Galápagos, «un semillero de vida, no sólo para Ecuador sino para el planeta entero, para la biodiversidad y la seguridad alimentaria».

¿Por qué la presencia de estos barcos resulta tan preocupante? Los pesqueros utilizan técnicas de pesca altamente cuestionables, por ejemplo la denominada «pesca de arrastre», que consiste en utilizar grandes redes del tamaño de estadios de fútbol atadas a cadenas. Estas llegan hasta el fondo y se llevan todo lo que encuentran a su paso, sin respetar la evolución del recurso, la presencia de especies protegidas y el bosque subacuático.

Pesca ilegal: todo el día, todos los días
El dato que más alarma a Greenpeace es que los barcos extranjeros están acompañados por cuatro buques petroleros y ocho buques frigoríficos, que reciben las capturas directamente de los pesqueros para transportarlas al país de destino final, sin pasar por ningún control.

Referentes de la organización ambientalista detallaron al diario Clarín que que eso les provee a las embarcaciones de un sistema que les permite operar las 24 horas: se pueden abastecer de combustible y entregar lo que pesca en alta mar. El grave problema en este formato de explotación es que no hay control de lo que extraen porque se hace en zonas sin ley.

Otro de los aspectos, ya de caracter internacional, es el trato de las empresas y los estados a los trabajadores en alta mar, ya que se trata de un agujero legal en el que muchas veces se denuncian abusos a los derechos humanos.

La acción gubernamental contra las amenazas pesqueras
En los últimos meses, el Gobierno hizo una demostración de presencia en las aguas nacionales. Reforzó las multas para la pesca ilegal, que con un discurso que la mayoría de las veces apunta al conflicto de soberanía por las Malvinas -de hecho se suspendió la comisión de cooperación en el Atlántico Sur con los británicos- pero en los hechos el verdadero problema se encuentra frente a las aguas patagónicas, de donde buques extranjeros se llevan el calamar y la merluza a diestra y siniestra.

Tanto el Ministerio de Seguridad como el de Defensa anunciaron mayores controles. En el caso de la cartera dirigida por Agustín Rossi, también se acaba de crear un Comando Marítimo para combatir los ilícitos.

Además, en la Cámara de Diputados hay un proyecto de ley que busca la posibilidad de legislar y proteger la plataforma continental extendida recientemente por Naciones Unidas, pero deberá conjuntar con los intereses y los acuerdos que se firmen con países fuertes como China.

“Complementario con este tratado, el cual Argentina ha estado impulsando y liderando en este sentido a los países de la región, existe un proyecto de ley para la Creación de un Área Marina Protegida Bentónica en el Agujero Azul, la cual sería una primera medida para asegurar la protección del Mar Argentino, su rica biodiversidad y sus ecosistemas. La sanción de esta ley está pura y exclusivamente en manos de nuestros legisladores” afirmó Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de la organización ambientalista internacional Greenpeace.

Vueso comentó que hace varios años las organizaciones ambientales impulsan un Tratado Global por los Océanos en la Organización de Naciones Unidas (ONU), que en agosto próximo tendrá su última reunión de negociación. El tratado permitiría la creación de santuarios marinos en aguas internacionales para proteger estos ecosistemas vulnerables que han sido devastados por la sobreexplotación.

China encabeza la lista de países depredadores, con una flotilla de entre 300 y 600 barcos, acusados de arrasar con los recursos ictícolas, sin permisos ni control de ningún tipo, desde México hasta Chile, pasando por las Islas Galápagos, las costas peruanas y el Mar Argentino, ubicado al este de la Patagonia.

El monitoreo satelital de Greenpeace Argentina detectó la continua presencia en exceso de buques pesqueros en el Agujero Azul, oasis de la biodiversidad oceánica localizada en el Mar Argentino, entre la frontera de aguas internacionales y nacionales, que sobrepasa el volumen autorizado dentro de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) argentina.

Como un enjambre de “depredadores voraces”, cientos de barcos pesqueros provenientes del otro lado del mundo se acercan durante meses a la región atlántica austral para poner en práctica métodos de explotación no sustentables, que destruyen la fauna y flora local mediante la ampliamente cuestionada técnica de pesca de arrastre, que literalmente arrasa con lo que debería ser un biodiverso bosque subacuático.

“Venimos monitoreando hace varios años la sobreexplotación de los recursos pesqueros en el Agujero Azul, una zona muy pequeña de 5.000 km2 en aguas internacionales que limitan con las nacionales. Esto se produce todos los años para esta época, pero ahora estamos en el pico”, dijo Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de la organización ambientalista internacional Greenpeace.

Greenpeace Argentina detectó que en el Agujero Azul al menos 470 pesqueros que pudieron ser identificados, entre estos, cuatro buques tanque y ocho buques frigorífico, que reciben las capturas directamente de los pesqueros para transportarlas al país de destino final, sin pasar por ningún control.

“Principalmente vienen a buscar calamar y merluza negra. Utilizan las técnicas más destructivas, sin considerar temporadas, en aguas internacionales, donde no existe ningún tipo de gobernanza que regule esta actividad, que es lo que habilita que ocurra todos los años”, comentó la especialista en economía del desarrollo

La alta concentración de los pesqueros se detecta en un lugar codiciado por la industria pesquera por las características de su ecosistema marino, uno de los más diversos y ricos del mundo. Se ubica donde todavía se extiende la plataforma continental, por lo que tiene áreas someras, no tan profundas, donde todavía hay luz, lo que permite la existencia de suelos ricos en algas y otras plantas marinas, que alimentan al conjunto de la cadena alimenticia oceánica.

China encabeza la lista de países depredadores, con una flotilla de entre 300 y 600 barcos, acusados de arrasar con los recursos ictícolas, sin permisos ni control de ningún tipo, desde México hasta Chile, pasando por las Islas Galápagos, las costas peruanas y el Mar Argentino, ubicado al este de la Patagonia.

Fuente: Luz17.com

 

La Secretaría de Pesca del Chubut, que conduce Gabriel Aguilar, instaló cartelería en diferentes ríos y lagos con información importante referida puntualmente a la práctica de la pesca deportiva continental.

Días atrás, el director de Pesca Continental, José Luis Pérez, realizó un recorrido por distintas localidades de la provincia para concretar la entrega y colocación de estos carteles que contienen datos reglamentarios de los ambientes acuáticos.

Acompañado por Pablo Bueno, técnico de la Dirección, y el jefe de Zona Este, Pedro Olivera, el funcionario chubutense estuvo en Sarmiento, Alto Río Senguer y Río Mayo donde mantuvo reuniones con autoridades locales.

La cartelería en cuestión contiene información valiosa para el pescador y los vecinos que disfrutan de los espejos de agua, haciendo mención por ejemplo al período habilitado para la pesca deportiva continental y dando recomendaciones para evitar infracciones.

Pérez encabezó en Río Mayo un encuentro con representantes del área local de Turismo. En esa ocasión se analizó el potencial de la región respecto a la actividad de la pesca deportiva y la necesidad de potenciar el producto.

En Sarmiento supervisó trabajos de fiscalización de la pesca artesanal, en Lago Musters. La gira incluyó a José de San Martín, donde se reunió con representantes de Gendarmería para coordinar acciones vinculadas al control de los ambientes fuera de temporada.

Fin de temporada en algunos sitios

Se debe tener en cuenta que el 1º de marzo concluyó la Temporada de Pesca Deportiva en determinados ríos y lagos de la provincia. La lista incluye Berta Inferior y Superior, Lago Engaño, Río Engaño, Laguna Escondida, Lago Falso Engaño.

También concluye la temporada habilitada para la práctica en Lago Fontana, Río Guacho, Lago Guacho Inferior y Superior, Arroyo La Berta, Lago La Plata, Lago Los Niños, río Pico y río Corcovado con el salmón del pacífico.