Tag

Transición

Browsing

El presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recibió este lunes una avalancha de felicitaciones de líderes mundiales y hasta una visita del presidente de Argentina, luego de derrotar en las urnas al presidente Jair Bolsonaro, que sin embargo seguía sin reconocer la victoria de su adversario.

En un renacimiento de las cenizas tras no poder enfrentar a Bolsonaro en 2018 por una condena por corrupción anulada luego por irregular, Lula, de 77 años y símbolo de la izquierda latinoamericana, hizo historia al convertirse en la única persona en ganar tres veces la Presidencia de Brasil.

El veterano dirigente que se forjó en la lucha sindical y política en la oposición a la dictadura militar derrotó a Bolsonaro, un excapitán del Ejército que reivindica el último golpe de Estado de Brasil, por 50,9% de los votos a 49,1% en el balotaje de los comicios presidenciales.

Lula asumirá el 1 de enero en medio de enormes desafíos, con un país partido en dos, el Congreso federal y numerosos estados controlados por partidos o líderes opositores aliados de Bolsonaro y un problemático presente para la economía de la mayor potencia de América Latina.

En un reflejo de las tensiones con las que deberá lidiar, mientras Lula ya se mostraba este lunes como virtual presidente al recibir a Alberto Fernández y felicitaciones del estadounidense Joe Biden y otros líderes del planeta, Bolsonaro, de 67 años, permanecía recluido en el Palacio Presidencial de Brasilia sin haber hecho ninguna declaración más de 18 horas después de difundidos los resultados.

Además, camioneros y otros manifestantes bloqueaban varias rutas y autopistas en varios estados de Brasil en una aparente protesta por la derrota de Bolsonaro, informó la Policía.

Los mercados de Brasil reaccionaron con cierta volatilidad al triunfo de Lula, en gran medida por el silencio de Bolsonaro y las tensiones que afloraban pero también por la falta de definiciones del presidente electo sobre a quién encargará la conducción económica a partir del 1 de enero.

En contraste con la actitud de Bolsonaro, sin embargo, dirigentes de derecha alineados con el presidente, entre ellos el gobernador electo del poderoso estado de San Pablo, reconocieron la victoria de Lula y se ofrecieron a colaborar y a trabajar juntos tras su asunción, el 1 de enero de 2023.

Consciente de sus retos, Lula reconoció en su discurso de victoria que le tocará gobernar «en una situación muy difícil» y abogó por el diálogo y por restablecer «la unidad» de los brasileños luego de una de las campañas más agresivas y violentas desde el retorno a la democracia, en 1985.

Con todo, el coordinador de comunicación de la campaña de Lula, Edinho Silva, informó que llamó por teléfono al ministro de la Casa Civil (una suerte de primer ministro) de Bolsonaro, Ciro Nogueira, quien “de inmediato se dispuso a conducir el proceso de transición”.

Silva destacó la postura «republicana y democrática» del ministro bolsonarista, y afirmó que derivó la información a la coordinadora general de la campaña de Lula, la diputada y presidenta del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), Gleisi Hoffmann.

“Hoy, el único ganador es el pueblo brasileño. Es una victoria de un movimiento democrático que se formó por encima de los partidos políticos, los intereses personales y las ideologías para que la democracia fuera vencedora», agregó en su discurso un hotel del centro de San Pablo.

El mandatario electo prometió gobernar para todos, tendió una mano a dirigentes de centro y hasta de derecha y dijo querer recuperar la prosperidad de la que gozó Brasil durante sus anteriores mandatos, de 2003 a 2010, cuando sus políticas sociales sacaron a unas 30 millones de personas de la pobreza.

Los cuatro años de Bolsonaro en el poder se vieron marcados por frecuentes choques con la Justicia, sus apelaciones a Dios y su oposición al aborto, al matrimonio igualitario y a la educación sexual integral, su escepticismo sobre el cambio climático y su negación de la gravedad del coronavirus.

El presidente, que sacó más de 58 millones de votos, afirma que Lula, líder del Partido de los Trabajadores (PT), traerá a Brasil el comunismo, legalizará las drogas y el aborto y hasta perseguirá iglesias, cosas que no pasaron los ocho años que fue presidente.

La elección, que siguió a una también ajustada primera vuelta ganada por Lula, fue la más reñida desde que Brasil recuperó la democracia, y la primera vez que un presidente en ejercicio fracasa en su intento de ser reelecto.

Este miércoles y jueves, con la organización de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados por el No a la Mina, se desarrollarán dos jornadas de charla y debate «Hacia una transición ecosocial» en Esquel.

La primera actividad será este miércoles a las 16 con «Diálogos para la conciencia», en el Salón de la Cooperativa. Los cupos presenciales son limitados y se transmitirá en vivo por el Instagram del No a la Mina.

También hoy, pero a las 20, en el Teatro la Juntadera se realizará el Cine Debate «Oro Impuro», en homanaje a Pino Solanas. Por último, el jueves tendrán lugar dos charlas debate: a las 14 en la Escuela 7722 y a las 18 en el Salón de la Cooperativa.

Enrique Viale, Maristella Svampa, Gastón Chillier y Rafael Colombo, representantes de diversos sectores que acompañan la lucha contra la megaminería, están en Esquel para ser parte del evento.

En conferencia de prensa, Viale subrayó que llegar a la ciudad «es venir a la cuna de una de las luchas más importantes de América Latina por la defensa de los territorios y el agua, que dio inicio a un montón de otras luchas de nuestro país». «Venimos a reflexionar sobre otras cosas.

Seguimos firmes en defensa de los cerros y los territorios contra la gran minería, sino también pensar una transición ecosocial que es algo que de manera de pionera los ciudadanos de Esquel hicieron». Svampa, por su parte, aseguró que «nos da mucha felicidad estar en Esquel que es un lugar emblemático». «Venimos a apoyar la lucha democrática de todo el pueblo chubutense que hoy dice que no hay licencia social para la minería, no hay zonas de sacrificio», resaltó.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno; y su sucesor electo, Guillermo Lasso; se reunirán la semana próxima en el palacio presidencial de Carondelet para iniciar formalmente el proceso de transición, se informó hoy oficialmente.

“Existe para la próxima semana ya un acuerdo en el cual el presidente ha invitado al presidente electo con su señora esposa para que vengan al Palacio”, anunció el secretario general de la Presidencia, Jorge Wated, en conferencia de prensa.

Al encuentro, que aún no tenía fecha precisa, serán invitados también los vicepresidentes, la actual María Alejandra Muñoz y el electo Alfredo Borrero, y los cónyuges de ellos y de los mandatarios.

Asimismo, también para la semana próxima está prevista una reunión de los equipos de transición del gobierno actual y de las autoridades electas, con el fin de coordinar el traspaso de información, dijo Wated, según los diarios ecuatorianos El Universo y Expreso.

Moreno designó para encabezar su equipo de transición a Wated y al ministro de Trabajo, Andrés Isch, mientras Lasso -que hoy mantuvo diversas reuniones en su domicilio en Guayaquil- nombró para la misma tarea a quien fuera su jefe de campaña, Iván Correa, y al excandidato a alcalde de Quito Juan Carlos Holguín.

“Toda la información del Ejecutivo va a ser sincerada; no hay nada que se pueda escapar”, aseguró Wated y subrayó que el asunto más sensible es el plan de vacunación contra el coronavirus.

La asunción de Lasso, que el domingo pasado se impuso en segunda vuelta al correísta Andrés Arauz con 52,36% a 47,64% de los votos válidos, está prevista para el 24 de mayo próximo.

Fuente: Radio 3

El presidente saliente, Donald Trump, aceptó este jueves que su Presidencia será de un solo mandato y prometió una “transición ordenada”, después de que el Congreso ratificara la victoria electoral del mandatario electo Joe Biden.

“Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me respaldan, habrá una transición ordenada el 20 de enero”, dijo en un comunicado. Además, señaló que seguirá con sus reclamos sobre presuntos fraudes electorales y consideró que su gestión ha sido el mejor primer gobierno de la historia estadounidense.

“Siempre he dicho que continuaremos nuestra lucha para asegurar que sólo se cuenten los votos legales. Aunque esto representa el final del más grandioso primer mandato de la historia presidencial, es sólo el comienzo de nuestra lucha para hacer que Estados Unidos sea grande de nuevo”, sostuvo.

El miércoles, en medio del asalto al Capitolio por parte de seguidores republicanos, Trump pidió que respeten a las fuerzas de seguridad, pero mantuvo sus reclamos electorales y justificó la violencia. La jornada tuvo un saldo de cuatro muertos, más de 10 heridos y unos 50 detenidos, y cerró con el Congreso certificando el triunfo del demócrata Biden.

El comunicado de Trump tuvo que ser difundido a través de la cuenta de uno de sus asesores, ya que sus cuentas de Facebook y Twitter continúan bloqueadas por los mensajes inflamatorios de la víspera. Si bien no reconoció la derrota de noviembre, dejó claro que abandonará la Casa Blanca el próximo 20 de enero.

El saliente mandatario había presionado al vicepresidente, Mike Pence, a que bloquee la certificación de Biden en la sesión del Congreso, algo que no tenía el poder de hacer. Sin embargo, Pence cumplió con su rol protocolar y tras un extenso debate se ratificó la victoria del demócrata.

Trump ha pasado los dos últimos meses negándose a reconocer su derrota en las urnas y realizando acusaciones infundadas de fraude electoral masivo que han sido rechazadas por docenas de tribunales y funcionarios republicanos, incluyendo su exsecretario de Justicia.

Por su parte, legisladores estadounidenses prometieron investigar la forma en la que la policía del Capitolio manejó el asalto al edificio, cuestionando si la falta de preparación permitió que la turba ocupase y causase destrozos en el inmueble. La turba rompió ventanas, entró a los hemiciclos del Senado y la Cámara de Representantes y a oficinas de legisladores, incluyendo la de la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi.

El comunicado de Trump 

Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me respaldan, sin embargo habrá una transición ordenada el 20 de enero. Siempre he dicho que continuaremos nuestra lucha para asegurar que sólo se cuenten los votos legales. Aunque esto representa el final del más grandioso primer mandato de la historia presidencial, es sólo el comienzo de nuestra lucha para hacer que Estados Unidos sea grande de nuevo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio su aprobación a que su Gobierno asista al equipo de transición de su adversario Joe Biden, aunque sin reconocer su derrota en las elecciones del 3 de este mes y tras semanas en las que estuvo dedicado a librar una gigantesca batalla legal para impugnar los resultados.

La decisión de Trump se conoció poco después de que las autoridades del estado Michigan confirmaran el triunfo del demócrata, quien además, un poco más temprano, había sacudido la escena política local y mundial con el anuncio de varias de las principales figuras que lo acompañarán en el Gobierno a partir del 20 de enero.

Ese anuncio mostró a un presidente electo dedicado a mostrar un elenco de Gobierno diverso, en el que habrá lugar para un inmigrante latino en seguridad interior, un excanciller como John Kerry en el área del clima y el ambiente y una confirmación extraoficial de que -si el Senado lo permite- la secretaria del Tesoro será la expresidenta de la Reserva Federal Janet Yellen.

Biden también nominó a Antony Blinken, su asesor de larga data como secretario de Estado, a Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, al cubano Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Interior -el primer inmigrante en ocupar esa cartera-, y a Kerry -quien como canciller firmó el Acuerdo de París- como delegado especial para asuntos climáticos.

Después de la jugada política de Biden de adelantar esas y otras figuras fuertes, el actual presidente aceptó dar inicio al proceso de transición, que implica acceso a documentos para la nueva administración.

Trump tuiteó que la Administración General de Servicios debería «hacer lo que sea necesario» luego de que la directora de la agencia, Emily Murphy, dijera que iba a iniciar el proceso, bloqueado hasta el momento.

Pero en el mismo mensaje, el mandatario republicano se negó a concederle la victoria a su rival y afirmó: «¡Nuestro caso sigue con FUERZA, vamos a seguir sosteniendo una buena lucha y creo que vamos a ganar!»

De inmediato Biden le dio la bienvenida a la liberación de la ayuda gubernamental para su equipo de transición, un paso que describió como crucial hacia «una transferencia de poder pacífica».

La jefa de la Administración General de Servicios «ha confirmado al presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris como los aparentes ganadores de las elecciones, proporcionando a la administración entrante los recursos y el apoyo necesarios para llevar a cabo una transferencia de poder tranquila y pacífica», dijo Biden en un comunicado citado por la agencia de noticias AFP.

Previo al anuncio de Trump, los funcionarios electorales del estado Michigan habían certificado oficialmente los resultados de las elecciones presidenciales, que le otorgaron al demócrata la victoria y los 16 votos electorales en juego.

La Junta Estatal de Encuestas de Michigan votó 3-0 para certificar los resultados de la elección del 3 de noviembre, con los demócratas de la junta y uno de los republicanos votando a favor, mientras que el otro miembro republicano se abstuvo, reseñaron las agencias de noticias Sputnik y Europa Press.

La secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, dijo que se llevará a cabo una auditoría postelectoral después de la certificación final del ganador, de acuerdo con los votos emitidos y contados.

También, más temprano, el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Richard Neal, había instado a Murphy a que certificara sin demora el resultado de las elecciones presidenciales.

«Le escribo para pedirle que determine de inmediato que Joe Biden y Kamala Harris son los candidatos elegidos para el cargo de prDonald Trump habilitó la transición presidencial con Joe Biden pero seguirá impugnando los comiciosesidente y vicepresidente», escribió Neal, un demócrata del estado de Massachusetts, en el noreste del país, informó Sputnik.

Fuente: MundoSputnik

Luego de semanas de misterio en la que sólo hubo contactos telefónicos informales entre los equipos económicos de Mauricio Macri y Alberto Fernández tras las elecciones, el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el ministro de Economía entrante, Martín Guzmán, mantuvieron el primer encuentro en persona entre ambos. ¿El tema excluyente? La deuda.

Pese a que este medio intentó ampliar esa información con representantes del gobierno entrante, allí sólo hubo puro silencio a la espera de las designaciones oficiales, la jura y el traspaso de poder de mañana.

El de Guzmán y Lacunza no fue el único encuentro. Prácticamente todo el gabinete económico se vio hoy con su contraparte, la que asumirá desde el miércoles. Hubo charlas en el Banco Central, la Anses, el Ministerio de Transporte y en el de Producción, que en el nuevo organigrama se llamará Desarrollo Productivo.

«Fue una buena reunión», dijeron en el Gobierno sobre el primer contacto entre Lacunza y Guzmán. «Hablamos de información para la transición y prioridades de la política económica en los próximos meses», precisaron. «¿Cuáles prioridades?», consultó LA NACION. «La deuda», contestaron sin dudarlo desde Hacienda.

«Fue un encuentro valioso. El ministro Lacunza se puso a disposición y contrastamos puntos de vista sobre la situación de la economía. Tuvimos un diálogo abierto del tipo que necesitamos para unir a la Argentina y ponerla de pie», afirmó Martín Guzmán, según un escueto comunicado consensuado entre Hacienda y Guzmán. «Fue una reunión muy constructiva, donde intercambiamos información para la gestión y prioridades de la política económica», aseguró Lacunza en esa nota.

El presidente electo había afirmado el viernes pasado, luego de la presentación de su gabinete, entre ellos, la del joven ministro de Economía, que ya se estaba negociando «silenciosamente» con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por el Stand-By Agreement. «Representantes del FMI tuvieron intercambios en las últimas semanas con miembros del equipo de transición del presidente electo Alberto Fernández», dijeron fuentes del Fondo. «El director del departamento para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, se reunió con el Sr. Nielsen en Miami en noviembre. Además, la directora gerente del FMI Kristalina Georgieva mantuvo una conversación telefónica con el Sr. Fernández hace unas semanas», dijo el Fondo entonces.

El tema de la deuda es una prioridad para el gobierno entrante, ya que tiene varios vencimientos desde diciembre y en los primeros seis meses de este año. La deuda con los acreedores privados para este año ronda los US$29.000 millones. Para el gobierno saliente la Argentina no tiene problemas de solvencia sino de liquidez. Los mismos, suele expresar Lacunza, se resolverán con un plan integral que devuelva confianza a la economía. Según publicó LA NACIONel domingo, Guzmán presentará ese plan el miércoles. Todavía no hay detalles de qué propuesta tendrá para los acreedores.

«Estamos a disposición y colaborando en todo lo que necesiten», dijeron en Hacienda, donde además contaron que ambos equipos, ahora ampliados, volverán a reunirse.

Otro de los encuentros significativos de la jornada fue el que protagonizaron el presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris, que la semana pasada presentó su renuncia con su contraparte, el ex vice de la institución, Miguel Pesce. «El encuentro fue bueno y cordial. Charlaron de macroeconomía y del Central», dijeron sin detalles cerca de Sandleris sobre la reunión esta mañana en el despacho del presidente saliente.

Además, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, recibió esta tarde a Mario Meoni, quien estará a cargo de la cartera a partir de mañana 10 de diciembre. El encuentro se realizó en las oficinas del Ministerio, en piso 12 del Palacio de Hacienda. «Fue una una reunión muy buena muy cordial», dijeron cerca de Dietrich. «Repasaron estructuras y procesos de trabajo «, dijeron.

«Fue una reunión cordial, madura, con una exposición amplia de Dietrich sobre los distintos sectores del transporte y sobre el estado de situación de distintas iniciativas de su gestión», contaron a LA NACION cerca del futuro ministro de Transporte.

También hubo reunión hoy entre el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y quien estará a cargo de la cartera de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. El encuentro fue en el despacho de Sica, que luego iba a recibir al futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni. También, el Emilio Basavilbaso recibió esta tarde a quien lo reemplazará desde mañana en la Anses, Alejandro Vanoli, ex presidente del BCRA.

En la AFIP, en tanto, señalaron que se realizará pasado mañana el traspaso entre Leandro Cuccioli y quien lo reemplazará en la entidad, Mercedes Marcó del Pont, aportó La Nación.

El presidente electo criticó una decisión del gobierno saliente sobre economía. Y se enfrentaron también por la situación en Bolivia.

Lo que empezó como una transición fluida entre el saliente gobierno de izquierda y el entrante Ejecutivo de centroderecha en Uruguay se tensó con acusaciones de irresponsabilidad fiscal y «mala fe», pocos días después de conocerse el resultado final del balotaje del 24 de noviembre.

El presidente electo Luis Lacalle Pou, que lidera una coalición de partidos que van desde la derecha hasta la izquierda socialdemócrata con la que desbancó al izquierdista Frente Amplio luego de 15 años de mandato, se reunió el lunes con el mandatario saliente, Tabaré Vázquez, en una cita a la que calificó de «sanadora» tras fuertes cruces entre ambos antes de las elecciones.

Pero a la salida de ese primer contacto, el ex senador de 46 años se encontró con una noticia que cambiaría el tono sereno de la transición: el gobierno anunció a la prensa mientras se desarrollaba la reunión su decisión de no ajustar las tarifas de los servicios públicos como hace cada enero.

Eso genera, según Lacalle Pou, una pérdida de ingresos del orden de 400 millones de dólares que obligará a su futuro gobierno a tomar medidas más duras para contener el persistente déficit de las finanzas públicas.

Uruguay, que creció ininterrumpidamente desde 2003, se encuentra en una fase de estancamiento económico y su déficit fiscal -financiado con emisión de deuda- roza el 5% del PBI, una cifra que pone en la cuerda floja el codiciado «grado inversor» que le otorgan las calificadoras de riesgo al país.

«Es una avivada (artimaña)», le dijo el presidente electo al canal VTV. «El gobierno entrega ‘la casa desordenada en cuanto a déficit, en cuanto a inflación, en números macro y también (…) desempleo (9,5%), inversión, cierre de empresas. (…) Nos agregan una cosa más que desordena más la casa», le dijo además a periodistas.

Las réplicas del oficialismo no tardaron. El actual gobierno había señalado en julio que no ajustaría al alza las tarifas de servicios públicos y combustibles «probablemente» hasta el final del período de gobierno.

Lacalle Pou «muestra una combinación de ignorancia y mala fe preocupante», afirmó el ministro de Economía, Danilo Astori, al semanario Búsqueda. «¿No era que las tarifas no son para recaudar?», preguntó con ironía. «No se puede señalar que nuestra economía es ‘una casa en desorden’ cuando (desde) el país y del exterior la observan con respeto y, frecuentemente, con altas calificaciones», se indignó.

Sin embargo, en una nota emitida el lunes, la calificadora Fitch Ratings recordó que el bajo crecimiento, alto déficit fiscal y deuda pública crecientes le llevaron a poner en perspectiva negativa la calificación crediticia de Uruguay (BBB-) en octubre del año pasado. La situación «ha empeorado desde entonces», concluyó.

El economista Javier de Haedo, en su cuenta de Twitter, sostuvo que «el resultado fiscal de las empresas públicas» en los últimos 12 meses hace «evidente» que se «requiere el ajuste anual de las tarifas desde enero».

También en Twitter, el economista Aldo Lema sostuvo que de congelarse las tarifas, el gobierno actual terminará con una inflación más acotada que el 9% interanual con el que cerraría febrero de efectuar un ajuste por la variación del Indice de Precios al Consumo antes de entregar el poder el 1º de marzo.

Cruce por Bolivia

Si las cosas venían en malos términos, la decisión de Uruguay de pedir en el Consejo del Mercosur, el máximo órgano de decisión del bloque, que se activen para Bolivia «los mecanismos» del Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático, avivó el incendio.

El gobierno de Vázquez considera que la salida de Evo Morales fue un golpe de Estado, y por lo tanto pide analizar medidas que podrían llevar a suspender a Bolivia como Estado libre asociado al bloque regional.

«Más allá de su contenido, lamentamos que el canciller (Rodolfo) Nin Novoa haya tomado una decisión tan importante sobre el tema Bolivia sin consultar con el gobierno entrante. Sería deseable que entre todos consigamos mejorar la política: hacer del juego limpio una ‘política de Estado», criticó en Twitter el próximo ministro de Relaciones Exteriores, el economista Ernesto Talvi, del conservador Partido Colorado.

La última vez que el Mercosur aplicó la cláusula democrática fue a mediados de 2017 ante la crisis social y política de Venezuela y, si bien no fue propuesta por Uruguay, la votó.

Por si fuera poco, el gobierno de Vázquez resolvió nombrar nuevos generales sin requerir el parecer del próximo mandatario, que será quien en definitiva coexista con esos altos cargos, lo que desató un nuevo frente de tensión en la transición, la primera desde 2005 que supone un cambio de partido en el gobierno de Uruguay.

El mandatario en ejercicio y su sucesor tienen previsto viajar juntos a Buenos Aires el 10 de diciembre para la asunción de Alberto Fernández como presidente de la Argentina, informó Clarín.

El presidente del Grupo Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, presentó su renuncia ante el Directorio de la compañía. Su dimisión se hará efectiva cuando sean designadas las nuevas autoridades de la compañía.

El presidente del Grupo Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, presentó su renuncia ante el Directorio de la compañía para «facilitar el proceso de transición política en la empresa», dimisión que se hará efectiva cuando sean designadas las nuevas autoridades de la compañía, tras la asunción del próximo presidente de la Nación, el 10 de diciembre, informó Aerolíneas en un comunicado.

Malvido anunció su decisión en la reunión de Directorio de este miércoles, en la que argumentó que busca «facilitar el proceso de transición en la empresa, allanando el camino a la próxima administración que asumirá el Gobierno nacional el 10 de diciembre; me pongo a disposición para colaborar en esa transición en todo lo que sea necesario».

La renuncia como CEO se hará efectiva a partir del mismo 10 de diciembre, pero por razones legales, la renuncia como presidente sólo se ejecutará en el momento en que sea designado su sucesor en el Directorio.

«Ha sido para mí un gran orgullo poder trabajar con todos los integrantes de Aerolíneas en la búsqueda de una empresa más grande, más eficiente, más competitiva, más transparente», señaló Malvido.

«Quiero agradecer al presidente de la Nación Mauricio Macri y al ministro de Transporte Guillermo Dietrich la confianza brindada en este tiempo; ha sido una enorme satisfacción sumarme a la tarea iniciada en 2015, que llevó a que hoy tengamos más pasajeros, más rutas y mejor servicio», agregó.

En los primeros 10 meses del año, Aerolíneas realizó 79.914 vuelos de cabotaje, lo que representa un crecimiento de 22% respecto a igual período de 2015, lo que representó un incremento de 37% en la cantidad de pasajeros que volaron dentro del país, indicaron fuentes de la empresa.

A nivel internacional, en los últimos cuatro años la cantidad de pasajeros de Aerolíneas creció 11% y hoy Aerolíneas transporta 2,3 millones anuales más de pasajeros que en 2015, señalaron.

Destacaron que en un mercado altamente competitivo, con nuevos operadores, los argentinos pudieron volar más, y Aerolíneas lideró con firmeza ese crecimiento del mercado aeronáutico y que lo hizo con la misma cantidad de personal, mejorando sustancialmente su productividad.

Y añadieron que a esto se sumó un trabajo constante sobre los costos, lo que se tradujo en una reducción de los subsidios recibidos del Estado a menos de la mitad: en el período 2008/2015 habían sido de US$ 678 millones anuales, en tanto que entre 2016 y 2019 totalizarían un promedio de US$ 280 millones por año y, en paralelo, la deuda financiera de la compañía se redujo 10%.

Más pasajeros, más rutas, mejor servicio y más eficiencia fueron la clave para el crecimiento de la empresa en los últimos cuatro años y las bases para que Aerolíneas siga desarrollándose en el futuro, remarcó el documento, informó Elonce.

Marcos Peña firmará un proyecto de conservación y transición de activos digitales del Gobierno. Se “espejarán” 300 cuentas institucionales.

El Gobierno apura una resolución para conservar los contenidos oficiales publicados durante la administración de Mauricio Macri en redes sociales: Facebook e Instagram; Twitter y YouTube.

La medida de jefatura de Gabinete se publicará en el Boletín Oficial en las próximos días, luego del acuerdo entre el jefe de Gabinete Marcos Peña y Santiago Cafiero para que el traspaso de atributos sea en el Congreso. La resolución de la conservación de activos digitalesera originalmente un capítulo del fallido DNU para regular la transición que Macri finalmente prefirió no firmar. 

“El disparador (de la resolución) es un robo”, sostuvo uno de los funcionarios que participó de las reuniones para coordinar el alcance de la medida. Se refiere a uno de los hitos de la no-transición de 2015, cuando la cuenta de la Casa Rosada dejó de ser oficial y se llevó consigo más de 300 mil usuarios y las publicaciones de las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner. “Ahora esa cuenta está inactiva”, le confirmó meses atrás Ana Montanaro, una de las Community managers de Presidencia en 2015, a Clarín.

Con ese antecedente y encabezados por Pablo Pérez Paladino, director de comunicación del ministerio del Interior; delegados de la agencia de acceso a la información; del Archivo General de la Nación; Hernán Iglesias Illa, de Jefatura de Gabinete; Julián Gallo, a cargo de las cuentas de Casa Rosada y de las personales del Presidente; el asesoramiento de Fundación Telefónica y de periodistas como “Lalo” Zanoni; avanzaron en la medida que vera la luz en los próximos días.

Se pusieron en contacto con las oficinas en Argentina de Facebook -también propietaria de Instagram- y Google (a cargo de Youtube) y con las de Twitter en México para analizar de qué manera preservar los contenidos de las cuentas oficiales.

Quedó fuera de la ecuación el fugaz paso de Macri por snapchat, la red social que es furor entre los adolescentes, donde el Presidente intercambió su cara con la de Marcelo Tinelli, tras una reunión en Olivos; ni la de origen argentino Taringa!, a cuyos creadores recibió en Olivos.

La resolución de Jefatura de Gabinete dispondrá que más de 300 cuentas de redes institucionales -las más importantes son las de Casa Rosada- pasarán a formar parte del patrimonio nacional a cargo del Archivo General de la Nación. La medida incluye a 23 ministerios y secretarías de Estado; además de otros organismos como la Dirección Nacional Electoral (DINE), el PAMI, la AFIP y la ANSeS.

En acuerdo con las las plataformas, se conformarán cuentas espejo que replicarán exactamente los mismos contenidos oficiales y los seguidores desde el 10 de diciembre de 2015 a la misma fecha de 2019. Copias de todas las cuentas también se almanecerán en el Archivo General de la Nación y custodiado en los servidores de Arsat.

Nada impedirá que la próxima administración borre seguidores o publicaciones de la gestión de Macri. “La resolución busca marcar un precedente, pero no obligará al próximo gobierno”, reconocen en la Casa Rosada. 

A diferencia de lo que sucede en los Estados Unidos -donde un usuario acudió a la Corte Suprema luego de que Donald Trumplo bloqueara -un hecho habitual entre la dirigencia nacional opositora y oficialista- se descartó el congelamiento de las cuentas personales de los funcionarios, incluido el Presidente, porque tienen contenidos partidarios. El Gobierno quiso preservar un perfil institucional. Hubiesen preferido enviar un proyecto de ley al Congreso que habilitara la creación de un nombre genérico para todos los presidentes, que actualmente existe solo en Facebook (PresidenteAr)

El secretario general de Presidencia, Fernando de Andreis, será el encargado de entregar las claves de las cuentas de Casa Rosada, que en Twitter acumula 600 mil seguidores y en Facebook más de 1,6 millones, a su sucesor. Antes, se publicará un mensaje de despedida.

Sirvieron como ejemplo las transiciones de México, Colombia y Chile, donde no hay legislación al respecto ni hubo necesidad de una resolución, informó Clarín.

Después de 12 años como mandatario de la provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, terminará su cargo el 10 de Diciembre para que asuma Gustavo Sáenz.

El gobernador Urtubey felicitó por las redes sociales a Gustavo Sáenz quien fue electo como el próximo mandatario provincial.

«Salta tiene un nuevo gobernador electo!! Recién hablé con Gustavo Sáenz para felicitarlo por su triunfo», sostuvo.

«Acordamos comenzar mañana mismo la transición y le expresé la total disponibilidad de todos mis funcionarios para colaborar con el equipo que asumirá el 10 de diciembre», agregó Urtubey.