Tag

Vaticano

Browsing

El papa Francisco visitó este viernes la embajada rusa ante el Vaticano, donde se reunió con el embajador Alexander Avdeev para intentar mediar en el conflicto entre ese país y Ucrania, desatado tras el ataque a gran escala de Moscú de la madrugada del jueves y manifestar su «preocupación por la guerra».

El pontífice estuvo durante más de media hora en la sede diplomática de Vía della Conciliazione 10, a metros de Plaza San Pedro, en la primera movida vaticana con el Papa como protagonista luego de que este jueves el secretario de Estado vaticano Pietro Parolin abriera la posibilidad de una mediación.

«Aún hay tiempo para la buena voluntad, hay espacio para la negociación, hay aún lugar para el ejercicio de una sabiduría que impida que prevalezcan todo interés de parte», planteó Parolin, encargado de la comunicación pública de la postura vaticana mientras Francisco trabaja en la posible mediación.

En ese marco, Francisco fue a manifestar su «preocupación por la guerra», según planteó la oficina de Prensa vaticana ante la consulta de Télam, único medio presente a la salida del pontífice de la sede diplomática.

Francisco, en tanto, suspendió todos los encuentros que tenía en agenda y solo mantuvo la recepción de las cartas credenciales de la nueva embajadora griega ante la Santa Sede, Aikaterini-Katia Georgiou.

La visita del Papa toma mayor relevancia además porque se da en medio de un «dolor agudo en la rodilla» que aqueja a Jorge Bergoglio, por el que los médicos le prescribieron reposo y lo obligaron a cancelar el viaje que tenía previsto el domingo a Florencia para participar de un encuentro por la paz y la celebración que tenía en agenda para el miércoles 2, por el denominado Miércoles de ceniza.

Respecto de la intención de santo padre de buscar una solución pacífica al conflicto, fuentes vaticanas recordaron a Télam que, por lo general, el Vaticano suele requerir que las dos partes involucradas pidan la mediación.

Así fue que el Vaticano había aceptado, en 2016, mediar en el conflicto venezolano durante algunos meses, y fue el mismo mecanismo por el que la Santa Sede también se involucró, en 2015, en el proceso de deshielo entre Cuba y Estados Unidos.

El miércoles, antes del inicio de la escalada rusa, el Papa había advertido por los «escenarios cada vez más alarmantes» que se abrían en el país europeo ante la suba de tensión en el conflicto con Rusia.

«Como yo, tanta gente en todo el mundo está atravesando angustia y preocupación. Una vez más la paz de todos está amenazada por intereses de partes», había planteado el pontífice en el Aula Pablo VI al terminar su tradicional encuentro semanal con fieles.

«Quiero apelar a los que tienen responsabilidades políticas para que hagan un serio examen de conciencia frente a Dios, que es Dios de la paz y no de la guerra. El padre de todos, no solo de algunos, que nos quiere hermanos y no enemigos», agregó el Papa antes de convocar a una jornada de ayuno y oración por la paz para el próximo miércoles 2 de marzo.

Ya a fines de enero pasado, mientras subía la tensión en la frontera ucranio-rusa, el Papa había planteado en su Ángelus dominical su preocupación ante las tensiones que entonces amenazaban «con asestar un nuevo golpe a la paz en Ucrania».

Al iniciar 2022, en su encuentro con el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, el Papa ya había planteado que «la confianza mutua y la voluntad para un debate sereno deben animar a todas las partes implicadas para encontrar soluciones aceptables y duraderas en Ucrania y en el Cáucaso meridional, así como evitar la apertura de nuevas crisis en los Balcanes, sobre todo en Bosnia y Herzegovina».

A fines de 2021, en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del 1 de enero de 2022, el Papa había lamentado ya «el ruido ensordecedor de las guerras y los conflictos» a nivel mundial.

El Vaticano afirmó este jueves que aún hay tiempo para dialogar, después de que Rusia haya lanzado la madrugada de este jueves una operación militar a gran escala contra este país.

”Aún hay tiempo para la buena voluntad, hay aún espacio para la negociación” declaró el Vaticano en un comunicado ante los últimos hechos.

Y continuó: ”Hay aún para el ejercicio de una sabiduría que impida que prevalezcan los intereses de parte, proteja las legítimas aspiraciones de cada uno y ahorre al mundo la locura y los horrores de la guerra”, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado vaticano.

Los creyentes, subrayó el cardenal Parolin, “no perdemos las esperanzas de que se produzca un destello de conciencia en aquellos que tienen en sus manos los destinos del mundo, y continuamos a orar y a hacer ayunos –como el que haremos el próximo Miércoles de Cenizas–” por la paz en Ucrania y en el mundo”.

«Incluso hubo encuentros entre prelados» que creían que el cuadro era más grave y «preparaban el cónclave» para elegir a su sucesor, dijo el Papa Francisco en un encuentro con jesuitas durante su visita a Eslovaquia.

El papa Francisco denunció que dentro del Vaticano lo «querían muerto» tras la operación de colon a la que se sometió el 4 de julio pasado, y criticó que algunos religiosos «preparaban el cónclave» para elegir a su sucesor.

«Todavía vivo. Aunque algunos me querían muerto», denunció el pontífice en un encuentro con jesuitas la semana pasada en Eslovaquia, revelado este martes por la revista de la Compañía de Jesús «La Civiltà Cattolica».

«Incluso hubo encuentros entre prelados, que pensaban que el Papa estaba más grave de lo que se dijo. Preparaban el cónclave», criticó Jorge Bergoglio, de 84 años.

El Papa se refirió así a movimientos dentro de la Curia romana tras la operación de colon a la que se sometió el 4 de julio en el hospital Gemelli de Roma, donde estuvo luego 10 días internado antes de regresar al Vaticano.

Francisco sostuvo que algunos religiosos ya "preparaban el cónclave" para elegir a su sucesor.

El cónclave es la reunión de cardenales menores de 80 años, los llamados «electores», dentro de la Capilla Sixtina para elegir a un Papa en caso de renuncia o muerte.

Tras la operación, en la que el extrajeron 33 centímetros de intestino para tratar una diverticulitis, Francisco inició una recuperación en su residencia de Casa Santa Marta que avanzó mejor de lo esperado y se lo vio de buena forma y sonriente durante su reciente gira de cuatro días por Budapest y Eslovaquia.

«Incluso hubo encuentros entre prelados, que pensaban que el Papa estaba más grave de lo que se dijo. Preparaban el cónclave».

Tras la operación, frente a rumores sobre una posible dimisión, el Papa planteó sin embargo que «nunca» se le «pasó por la cabeza» renunciar.

El diálogo con los jesuitas eslovacos, del 13 de septiembre en Bratislava, fue publicado este martes por la revista «La Civiltà Cattolica», a la que desde el inicio de su pontificado Francisco da la publicación de sus encuentros con los miembros de la Compañia de Jesús durante los viajes fuera de Italia.

El Vaticano se comprometió a hacer «todo lo posible» para frenar la tensión en Medio Oriente y encontrar una solución que incluya «un alto el fuego» y luego «la solución de los dos Estados» para Israel y Palestina.

«Este conflicto está acarreando la ruina además de la muerte», sostuvo este martes el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, en diálogo con la prensa en Roma.

«Nuestra preocupación es la del Santo Padre y el compromiso de hacer todo lo posible para detener el conflicto», agregó el purpurado italiano, apoyando el pedido que el Papa hizo el domingo para terminar con la «espiral» de destrucción que puede acarrear el conflicto.

Consultado por un posible rol mediador del Vaticano, Parolin advirtió que «en un sentido técnico quizás no, no creo que se den las condiciones», aunque dejó abierta la posibilidad de todo tipo de colaboración.

«Ciertamente tenemos que llevar a cabo cualquier acción que pueda ayudar, en primer lugar, a un alto el fuego, a que se ponga fin a este conflicto, a que podamos llegar a una resolución de acuerdo con la solución de los dos Estados», indicó.

La escalada de violencia entre Israel y los palestinos ocupó en las últimas horas lugares centrales en la agenda de Francisco, quien dialogó del tema con el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, y con el presidente turco, Recep Erdogan.

El fin de semana también llegará al Vaticano la titular de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, con quien Parolin tratará la crisis, según adelantó.

El histórico conflicto de la región se agravó el 10 de mayo tras vencer el ultimátum del movimiento radical Hamas que exigía a Israel la retirada de militares y policías desde la Explanada de las Mezquitas y el barrio de Sheij Jarraj, escenas de violentas protestas por la celebración del Día de Jerusalén (fiesta con que los israelíes conmemoran la reunificación de la ciudad bajo su control durante la guerra de 1967) y los planes de desahucio en relación con cuatro familias palestinas residentes en los territorios reclamados por los judíos.

El Presidente de la Nación se reunió en el Vaticano con el Papa en el marco de su cuarta y última escala de la gira europea que esta semana lo llevó a Portugal, España y Francia.

Alberto Fernández se reunió a solas con el Papa Francisco en el Vaticano. En su visita, el Presidente estuvo acompañado por la primera dama Fabiola Yánez y su comitiva.

Arribó a las 4.50 hora argentina (9.50 hora de Roma) allí, donde fue recibido por autoridades de la Casa Pontificia y un cordón de honor de la Guardia Suiza, que se encarga de la seguridad del Papa y la Santa Sede. Luego, tras los saludos de rigor, comenzó a las 9.55 (hora de Roma) la audiencia a solas entre el Papa y el mandatario argentino en el estudio del Aula Pablo VI -conocido dentro del Vaticano como «Il Fungo», que se extendió durante 25 minutos.

Tras la reunión a solas, se tomó una foto oficial y hubo un saludo del pontífice a los integrantes de la comitiva oficial, así como intercambio de obsequios, lo que duró hasta las 10.40 hora de Roma.

El Papa saludó uno por uno a los integrantes de la comitiva argentina e intercambió saludos y palabras con algunos de ellos, informaron fuentes oficiales.

Integran la delegación oficial, además de Yañez, el canciller Felipe Solá; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri; y el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

Tras el encuentro con el Papa, el mandatario se reunió con el secretario de Estado, Pietro Parolin, y monseñor Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados, encuentro del que también participaron el canciller Solá y Oliveri.

Luego de la audiencia con el Papa, Fernández almorzará con su par de Italia, Sergio Mattarella, en el Palacio del Quirinale, para después mantener una reunión de trabajo, en el Palacio Chigi, con el presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi.

 

El dirigente social Juan Grabois fue nombrado miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

Designaron como miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede, al dirigente social Juan Grabois. Fue propuesto como miembro consultor por el titular del Dicasterio, el cardenal ghanés Peter Turkson. Según consignó Télam, la designación del abogado fue luego respaldada por el papa Francisco.

Bajo la órbita del Dicasterio trabajan las fundaciones de orientación social del Vaticano, como la Popolorum Progressio, enfocado en América Latina; y la Juan Pablo II, en el Sahel.

Turkson ya había designado a Grabois como consultor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz. La misma es una de las instituciones que, con la firma del decreto papal de agosto de 2016, derivaron desde el 1 de enero de 2017 en el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

El Papa consideró que el Dicasterio “será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”.

En 2020, Francisco instituyó la comisión vaticana COVID-19, que se encarga de centralizar los programas de la Santa Sede para la denominada pospandemia en temas sociales, ambientales y económicos.

El papa Francisco visitó a algunas de las personas sin hogar que el Vaticano está vacunando contra el coronavirus, en el marco de la agenda del pontífice por el Viernes Santo que concluirá con el Vía Crucis en la plaza de San Pedro.

«Esta mañana, Viernes Santo, poco antes de las 10, el Papa Francisco ha visitado el atrio del Aula Pablo VI del Vaticano mientras se estaba vacunando a algunas personas sin hogar o en dificultad, recibidas o acompañadas por algunas asociaciones romanas», señaló la oficina de prensa de la Santa Sede en un comunicado.

De momento, se vacunaron 800 de las 1.200 personas previstas en la campaña de la Semana Santa, en la que se administra la vacuna de Pfizer-BioNTech
El Pontífice saludó al personal sanitario y a algunas de las personas a las que se administró la primera dosis de la vacuna, añadió el texto oficial citado por la agencia de noticias Europa Press.

De momento, se vacunaron 800 de las 1.200 personas previstas en la campaña de la Semana Santa, en la que se administra la vacuna de Pfizer-BioNTech, compradas por la Santa Sede y otras donadas por el Hospital Lazzaro Spallanzani de la capital italiana.

El Vaticano abrió la posibilidad de realizar una donación online en el sitio de la Limosnería Apostólica, la oficina que se encarga de las tareas de caridad, para colaboraron con los gastos de los inoculantes.

Muchas de las personas sin techo son extranjeros sin documentación que quedan fuera de las listas de las autoridades para la vacunación o que se les dificulta acceder a registrarse para recibir el fármaco.

«Sobre el uso de la vacuna, el Papa animó repetidamente a las personas a vacunarse, porque es una forma de ejercer la responsabilidad hacia los demás y el bienestar colectivo, reiterando con fuerza que todos deben tener acceso, sin que nadie esté excluidos debido a la pobreza», indicó la Limosnería Apostólica en su sitio web.

Después de un viaje que ya hizo historia en Medio Oriente, el Vaticano aseguró este lunes a Télam que quiere «un Irak para los iraquíes y no para los iraníes o los estadounidenses», un mensaje que guió los principales gestos del Papa de estos últimos tres días: su rechazo al terrorismo, su condena a la injerencia extranjera y el puente que tendió con uno de los máximos líderes musulmanes del país para forjar «un mensaje universal» de paz.

Los gestos de la visita

El papa finalizó este lunes oficialmente su visita histórica, la primera de un pontífice a Irak y, durante los últimos tres días, recorrió las principales ciudades del país y, con ellas, las mayores problemáticas de un territorio que, a los años de guerras, ocupación extranjera y terrorismo, ahora también suma una fuerte suba en los contagios de coronavirus.

En su primer discurso en suelo iraquí, a donde llegó el viernes con una delegación que incluyó a un enviado de Télam, Francisco rechazó los «intereses externos» que no tienen en cuenta a la población iraquí y criticó que los países extranjeros impongan sus «intereses políticos» en Irak.

La fuerte definición con la que inició la gira pudo leerse como un mensaje hacia Estados Unidos, que invadió Irak y aún mantiene 2.500 militares en su territorio, o hacia la vecina Irán, que con una lucha político-religiosa entre dos ramas del islam como telón de fondo mantiene también una gran influencia en el país.

La explicación del canciller del Vaticano

El canciller del Vaticano, el monseñor inglés Paul Gallagher, confirmó esta lectura en un diálogo a solas con Télam en el avión en el que el Papa regresó a Roma.

«El mensaje del Papa sobre los intereses extranjeros viene de algo que nos había dicho el presidente iraquí cuando estuvo en Vaticano, que querían el país para ellos, no para los iraníes o los estadounidenses. Y la Santa Sede comparte esa postura», planteó Gallagher.

El encuentro con Ali al Sistani

En su segundo día en Irak, el Papa se encontró con una de las personas más influyentes del país, el gran ayatollah Ali al Sistani, el principal líder en ese país del islam chiita, la rama mayoritaria en Irak, aunque minoritaria a nivel mundial.

Al líder chiita, de 90 años, se atribuye un rol valioso en los esfuerzos por pacificar a Irak tras la invasión estadounidense de 2003 y se lo conoce por apoyar la separación entre religión y Estado, una cuestión aún hoy muy en debate entre los musulmanes.

«Creo que fue un mensaje universal. Yo sentí el deber de este peregrinar de fe y de penitencia, de ir a encontrar a un hombre sabio, a un hombre de Dios. Simplemente al escucharlo se percibe esto», analizó este lunes el Papa en la conferencia de prensa que ofreció al regresar de Irak.

La reunión de Francisco con Al Sistani tocó también otro de los ejes de los tres días de la visita a Irak: la persecución a los cristianos, minoría religiosa que pasó de representar más de un millón de fieles en el país a inicios del siglo XXI a unos 300.000 en la actualidad.

El papa reconoció la labor del líder musulmán para proteger a los cristianos, ferozmente perseguidos en Irak durante del llamado califato de la milicia Estado Islámico creado entre 2014 y 2017 en más de un cuarto de los territorios adyacentes de Siria e Irak.

La condena al extremismo

En su viaje, Francisco visitó una catedral de Bagdad e Iglesias de Qaraqosh y Mosul, en el Norte, que habían sido blanco de atentados y condenó la violencia extremista con diversos mensajes en los que llamó a decir «no al terrorismo y a la instrumentalización de la religión».

«Frente a tanta destrucción, me vino una pregunta: ¿Quién le vende las armas a estos destructores?», se planteó hoy el Papa en la conferencia de prensa en Roma.

«Porque allí no las hacen. Que los que se las venden tengan la sinceridad de decir que lo hacen», reclamó después, en un mensaje que pareció un llamado de atención a varias potencias occidentales.

Las palabras del Papa alcanzaron también a otra de las minorías que encierra la nación árabe: los kurdos, ese «amado pueblo» al que el Papa visitó este lunes y para los que celebró una misa para 10.000 personas.

Justamente frente a ellos, en la capital del Kurdistán iraquí, Erbil, lanzó uno de los mensajes con los que más apuntó a convocar a la población local a reconstruir un país cruzado por tantos conflictos, pero sin apelar a la venganza.

Como dijo ayer en su último mensaje al pueblo iraquí en su conjunto, la visita de tres días marcó una huella histórica y buscó ayudarlos a que «trabajen juntos en unidad por un futuro de paz y prosperidad que no discrimine ni deje atrás a nadie»…

El embajador del Vaticano en Irak, el nuncio Mitja Leskovar, dio positivo en coronavirus a solo una semana de la llegada del papa Francisco a ese país en una histórica visita que durará tres días e incluirá los principales lugares y referentes políticos y religiosos, según informaron fuentes de la nunciatura a las principales agencias de noticias del mundo.

Según las fuentes citadas por la agencia de noticias AFP, el embajador tiene síntomas leves y se encuentra en buen estado. «Pero eso no tendrá ningún impacto en la visita», agregaron.

En Irak, todo está casi listo para recibir al sumo pontífice, que realizará una visita sin precedentes en la historia del país, devastado por cuarenta años de conflictos y violencia, entre el viernes 5 y el lunes 8 de marzo.

Precisamente, Leskovar había visitado varias provincias iraquíes en el marco de los preparativos de esa visita.

Tanto el papa Francisco como todos los periodistas y clérigos que lo acompañarán en el viaje se vacunaron previamente contra la Covid-19 ya que en Irak el brote aún no está controlado y el país aún espera la llegada de las primeras vacunas.

Recientemente, las autoridades decretaron medidas de confinamiento para frenar una nueva oleada de contagios del virus, que ya dejó más de 692.000 casos y más de 13.300 decesos en el país.

El papa Francisco actualizó el sistema penal del Estado de la Ciudad del Vaticano con la introducción de tres nuevos artículos que contemplan, por ejemplo, reducciones de la pena ante casos de buena conducta o condenas alternativas a la cárcel como el desarrollo de trabajos sociales o voluntariado.

Con el «motu propio» publicado este martes -un instrumento con el que el Papa puede dictar las leyes-, las normas del sistema penal del Vaticano se han remodelado para responder «a las necesidades de los tiempos con más garantías», según se desprende del documento.

El primer artículo establece un descuento de 45 a 120 días por cada año de condena restrictiva ya cumplida al condenado que durante la ejecución de la pena se haya comportado de forma que se presuma su arrepentimiento y haya participado provechosamente en el programa de tratamiento y reinserción, reseñó la agencia de noticias Europa Press.

Cuando la sentencia sea ejecutable, el condenado elaborará, de acuerdo con el juez, un programa de tratamiento y reinserción que contenga la indicación de los compromisos concretos que asumirá

Trabajos de utilidad pública

Cuando la sentencia sea ejecutable, el condenado elaborará, de acuerdo con el juez, un programa de tratamiento y reinserción que contenga la indicación de los compromisos concretos que asumirá, también con vistas a eliminar o atenuar las consecuencias del ilícito, teniendo en cuenta para ello la indemnización por daños y perjuicios, las conductas reparadoras y los resarcimientos.

El condenado puede proponer la realización de trabajos de utilidad pública, de actividades de voluntariado de trascendencia social, así como conductas dirigidas a promover, cuando sea posible, la mediación con el ofendido. La legislación anterior no contemplaba nada de esto.

El fin del proceso de rebeldía

El segundo artículo modifica el Código de Procedimiento Penal en un sentido garantista y suprime el llamado «proceso en rebeldía», que seguía presente en el Código Vaticano: si el acusado no comparecía, el proceso se desarrollaba sobre la base de la documentación contada sin la admisión de los testigos de la defensa.

Ahora, sin embargo, si el acusado se niega a asistir a la audiencia sin que se demuestre un impedimento legítimo, el juicio normal procede considerándolo representado por su defensor. Si, por el contrario, el imputado no se presenta a la audiencia y se demuestra que no puede comparecer por un impedimento legítimo y grave, o si por enfermedad mental tenga imposibilidad de proveer a su propia defensa, el tribunal o el juez único están obligados a suspender el juicio.

Si el acusado se niega a asistir a la audiencia sin que se demuestre un impedimento legítimo, el juicio normal procede considerándolo representado por su defensor

El sistema judicial

El tercer artículo introduce cambios y adiciones a la ley CCCLI sobre el sistema judicial del Estado de la Ciudad del Vaticano y establece que los magistrados ordinarios en el momento del cese conservarán todos los derechos, asistencia, prestaciones y garantías previstas para los ciudadanos del Vaticano.

Las instancias del juicio

Por último, se implementa también un cambio a la segunda y tercera instancia del juicio. Hasta ahora, se preveía que en caso de recurso y luego en casación, el fiscal estaría representado por un magistrado diferente al que dirigió la acusación en el primer juicio, con un nombramiento ad hoc para los juicios de segundo y tercer grado.

Ahora, con dos artículos diferentes, se establece que también en las sentencias de apelación y casación, como ya ocurre para la primera instancia, las funciones de fiscalía son desempeñadas por un magistrado de la oficina del promotor de justicia, designado por el propio promotor.