Tag

Boca

Browsing

Las sanciones más duras fue para los delanteros Cristian Pavón y Sebastián Villa, a quienes se les aplicó seis fechas de suspensión y multas de 30 mil dólares a cada uno.

La Confederación Sudamericana de fútbol (Conmebol) emitió el fallo en el que castiga severamente a jugadores de Boca Juniors, a los que individualizó como protagonistas de los incidentes que se registraron en Belo Horizonte, en la eliminación en octavos de final de Copa Libertadores ante Atlético Mineiro.

Las sanciones más duras a futbolistas recayeron en los delanteros Cristian Pavón y Sebastián Villa, a quienes les aplicó seis fechas de suspensión, más sendas multas de 30 mil dólares a cada uno.

Además, Raúl Cascini y Marcelo Delgado, ambos integrantes del Consejo de fútbol de la entidad xeneize, fueron suspendidos “por 24 meses” para asistir a cualquier evento o competición “organizada por Conmebol, a partir de la notificación de la presente decisión”.

Los hechos que se castigan se produjeron el miércoles 20 de julio en el estadio Mineirao, cuando el equipo en ese entonces dirigido por el técnico Miguel Angel Russo perdió por penales con Atlético Mineiro (1-3), luego de haber igualado sin goles en el cotejo desquite de una de las llaves de octavos de la máxima competencia continental.

Una vez terminado el partido, y a partir de algunas decisiones cuestionables del equipo arbitral (el VAR anuló un gol de Marcelo Weigandt por una finísima posición adelantada), los integrantes del plantel visitante se trenzaron en discusiones que terminaron en empujones hacia allegados del equipo brasileño, lo que derivó en que la Policía local intentase disuadir las acciones, por medio de la fuerza.

El zaguero Marcos Rojo, por su lado, recibió un castigo de cinco partidos, mientras que su compañero de defensa, Carlos Izquierdoz, fue sancionado con cuatro cotejos.

El mediocampista Diego «Pulpo» González fue suspendido por tres encuentros, mientras que el arquero suplente, Javier García, deberá purgar una inhabilitación de dos fechas.

En cambio, el defensor peruano Carlos Zambrano y el delantero que representa al seleccionado de Armenia, Norberto Briasco, recibieron sendas “advertencias” del Comité Disciplinario del ente organizador del fútbol en Sudamérica.

En tanto, Leandro Somoza (ayudante de campo) y Fernando Gayoso (entrenador de arqueros), en ese entonces integrantes del CT de Miguel Russo, fueron suspendidos por seis y tres partidos, respectivamente.

El «Millonario» derrotó por 2 a 1 ante el «Xeneize», que sufrió la expulsión de Marcos Rojo, en uno de los cuatro encuentros del domingo por la fecha 14 del torneo de Primera División. Julián Alvarez anotó los dos tantos para el nuevo líder del campeonato.

River Plate, nuevo líder de la Liga Profesional de Fútbol, derrotó hoy a Boca Juniors por 2 a 1, en el partido válido por la fecha 14, con una soberbia actuación que contentó a los miles de hinchas que volvieron al Monumental.

El delantero Julián Álvarez convirtió por duplicado para el equipo de Marcelo Gallardo, mientras que el defensor peruano Carlos Zambrano descontó en la última jugada.

El «Millonario» alcanzó los 30 puntos con la cuarta victoria consecutiva y es líder del campeonato. A su vez terminó con el invicto de Sebastián Battaglia como entrenador de Boca, que terminó con diez jugadores por la expulsión de Marcos Rojo.

El partido de River fue casi perfecto. Le faltó definirlo en el segundo tiempo, pero en todo momento fue más que Boca. Un fútbol de alto vuelo basado en el juego de equipo con individualidades brillantes en Álvarez, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz, Robert Rojas, Paulo Díaz y Santiago Simón, la gran novedad de la formación.

River empezó con la posesión de la pelota ante la intención clara de Boca de aprovechar un error en la recuperación. El equipo de Battaglia cedió el protagonismo, a diferencia de sus últimas presentaciones.

Con paciencia, los dirigidos por Gallardo intentaron llegar al área con la conexión Enzo Pérez, De La Cruz y Palavecino.

Una infracción de Enzo Pérez le valió tarjeta amarilla en los minutos iniciales y luego se produjo un encuentro cercano entre varios jugadores de ambos clubes. El árbitro Fernando Rapallini convocó a los capitanes Franco Armani y Carlos Izquierdoz en señal de advertencia. El juez no quiso que el Superclásico se le fuera de las manos.

Rojo generó una fuerte entrada sobre Braian Romero, luego reemplazado, y recibió la segunda amarilla, tras una infracción a Palavecino.

Boca se quedó con diez jugadores y Battaglia dispuso la salida de Edwin Cardona para el ingreso de Zambrano. En 15 minutos, el elenco xeneize sufrió la baja de un referente por un lado y del creador de fútbol por el otro, un arma mortal para la pelota parada.

Quizás este episodio haya condicionado los planes de Boca, pero River ya había demostrado mejor funcionamiento.

Entre tanto, River pasó al frente con el gran gol de Álvarez. Encaró al área, se sacó de encima una marca y sacó un derechazo que sobrepasó la línea de un desesperado Agustín Rossi.

El segundo tanto se produjo tras un error de Rossi en la salida: la capturó Milton Casco, cedió para Simón para el centro preciso y el delantero del seleccionado argentino lo transformó en gol.

Durante la primera parte, Boca sólo ejecutó un tiro al arco con un remate del peruano Luis Advíncula que pasó cerca del palo izquierdo.

River mantuvo la línea en el segundo tiempo. La falta de definición lo privó de una goleada. Antes de la media hora, Carrascal, de flojo partido en su ingreso por el lesionado Romero, definió mal, en soledad, ante Rossi; un remate de Simón fue desviado por Izquierdoz y Angileri tuvo un disparo en el palo.

Los dirigidos por Gallardo dejaron con vida a un Boca confundido, permeable y sin vocación ofensiva que encontró el descuento en el final con un cabezazo de Zambrano que Armani no pudo sacar. La pelota traspuso la línea con claridad.

La diferencia pudo haber sido mayor, no se reflejó con la buena actuación de un River que volvió a pisar fuerte, que se reencontró con su mejor fútbol para tomar el liderazgo, al menos hasta que Talleres de Córdoba juegue mañana ante Defensa y Justicia.

En la próxima fecha, River enfrentará a Banfield y Boca lo hará ante Lanús.

El volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, tuvo un nuevo foco de emisión de lava, además continuaban las explosiones y incrementa la cantidad de viviendas dañadas.

Un nuevo foco de emisión de lava se abrió este sábado en el volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, en medio del recrudecimiento de las explosiones, mientras la cantidad de viviendas dañadas se elevó a 1.005, de las cuales 885 fueron destruídas en forma total, informó el Instituto Volcanológico de Canarias y medios españoles

Además, al menos 28 kilómetros de carretera han quedado inutilizadas y 201 personas fueron evacuadas, lo que totaliza más de 6.000 desde el inicio de la erupción, hace dos semanas.

Las autoridades detallaron que la calidad del aire en La Palma «está mejorando» aunque se mantiene el alerta por gases nocivos en la zona de la erupción volcánica, mientras pueden desplazarse las 3.500 personas a las que se les ordenó permanecer en el interior de sus viviendas.

Y con ellos también los otros 300 isleños que en los últimos días habían estado confinados en sus hogares pero las autoridades pidieron a la población que permanezcan en alerta, según la agencia de noticias Ansa.

Indicaron además que no descartan nuevos episodios como el que el viernes disparó la alarma en tres municipios por la posible presencia de sustancias tóxicas.
El problema, explicó el director técnico del plan anti-erupción Miguel Ángel Morcuende, se produjo cuando la lava del volcán Cumbre Vieja invadió varios cultivos de banano, quemando invernaderos y fertilizantes y provocando humos contaminantes que no se disiparon adecuadamente en la atmósfera debido a las condiciones térmicas y eólicas actuales en la isla.

«El fenómeno puede repetirse», dijo Morcuende, «no haremos nuevos confinamientos, pero por si acaso avisaríamos a la población con megáfonos para que se quede en casa».

El aviso por la posible caída, en algunas zonas, de ceniza volcánica también permanece activo.

Precisamente la furia de la lava en los bananeros -recurso que da trabajo a miles de personas en La Palma- es una de las mayores preocupaciones para muchos de los habitantes afectados por la erupción.

En las últimas horas el magma también destruyó el último de los conductos que quedaban activos para el riego de 600 hectáreas de tierra cultivada, lo que fue calificado como «una auténtica catástrofe», por la alcaldesa de Los Llanos, Noelia García.

La desesperación entre los isleños, de los cuales 5.700 siguen evacuados, debido al impacto de un fenómeno natural impredecible y aterrador, aumentaba.

Más allá de la línea de costa, alcanzada el martes por la noche, la lava ya sacó 27,7 hectáreas de superficie del mar.

El geólogo Juan Carlos Carracedo dijo al diario El País que la actividad volcánica en las Islas Canarias podría continuar durante millones de años: algunas islas del archipiélago pueden incluso desaparecer, mientras que surgirán otras nuevas.

Gracias a los disparos desde los doce pasos (como contra River en la llave previa), el «Xeneize» superó al «Patrón» en Santiago del Estero y ahora espera al ganador de la llave entre Argentinos y San Telmo.

Boca volvió a pasar de ronda en la Copa Argentina por penales, esta vez ganando 4 a 2 luego de igualar 0 a 0 frente a Patronato, de Paraná, en los 90 minutos regulares del encuentro de cuartos de final jugado esta noche en el estadio Único «Madre de Ciudades», de Santiago del Estero, tal como en la instancia anterior sucedió ante River, y ahora se cruzará en semifinales con el vencedor de Argentinos Juniors y San Telmo.

El arranque le resultó prometedor a Patronato, ya que casi hasta el cuarto de hora no solamente le jugó de igual a igual a Boca, sino que hasta se arrimó con algunas posibilidades concretas al arco defendido por Agustín Rossi.

Pero conforme pasó ese tiempo de los entrerrianos en el partido, Boca empezó a tomar el contralor del encuentro por el propio peso jerárquico de sus individualidades, y por ende las acciones de riesgo se mudaron hacia el arco de Matías Ibáñez.

La usina generadora del fútbol del equipo dirigido por Sebastián Battaglia, que apostó a un equipo de «experimentados» para este compromiso, era por entonces Agustín Almendra, curiosamente el más joven de todos (21 años), ante la intermitencia del colombiano Edwin Cardona, este miércoles devuelto a la titularidad.

El de San Francisco Solano trataba de alimentar permanentemente a la nueva dupla ofensiva «xeneize» integrada por Norberto Briasco y Nicolás Orsini, que ante un Patronato parado más arriba de lo imaginado, encontraban espacios para preocupar a la última línea paranaense y provocar sucesivas tarjetas amarillas para sus componentes.

Por ello fue que el final del primer tiempo dejó la sensación de que Boca podría acercarse a la victoria, quizá más por decantación que por juego, ya que la falta de ideas, salvo Almendra, conspiraba contra esa posibilidad.

Pero apenas iniciado el complemento se lesionó Juan Ramírez y entonces el mediocampo boquense se quedó sin la única fuente de dinamismo que tenía, máxime cuando su reemplazante fue un jugador tanto lento de movimientos como Cardona, que fue Diego González.

A partir de entonces fue que el desarrollo del encuentro se emparejó y hasta promediar la segunda etapa ese equilibrio hasta le permitió en una acción ciertamente aislada y propiciada por el arquero Agustín Rossi con un error de cálculo, que el amonestado Gabriel Gudiño, de flojo desempeño, dilapidara una muy buena opción para abrir el marcador.

La función de Gudiño fue la de controlar al hoy nuevamente titular Frank Fabra y se terminó desgastando en esa tarea, dejando de lado lo que mejor sabe hacer, que es profundizar por el costado derecho del ataque de su equipo.

La paridad en las acciones se mantuvo hasta la media hora del segundo período, cuando el conjunto «rojinegro» empezó a mirar con cariño el empate que lo podía llevar a los penales, y entonces Boca fue el que volvió a tomar las riendas del encuentro.

Y apenas superados los 30 minutos el colombiano Fabra hizo lo que mejor le sale, que es proyectarse por izquierda, y un centro bajo suyo recorrió toda el área chica sin que la estirada de Orsini le permitiera convertir su primer tanto con la camiseta de Boca.

«Orsini no es un delantero de área, sino que necesita otro punta que lo acompañe para hacer valer su juego», advirtió antes del partido el entrenador de Patronato, Iván Delfino, hablando de quien fuera su dirigido en Sarmiento, de Junín. Y no le falta razón.

Por eso fue que Battaglia, inmediatamente después de esa acción decidió prescindir de Orsini para darle lugar al pibe Luis Vázquez, aunque también lo sacó a Briasco para que ingresara Cristian Pavón, en dos cambios que sonaron lógicos. Lo que no lo fue tanto resultó que simultáneamente también saliera Almendra para que entrara el chico Rodrigo Montes.

Toda esa movida con solamente un cuarto de hora por delante pareció un poco tardía, porque si bien Boca terminó apropiándose del terreno defensivo de su rival, le faltó tiempo para poder perforar la muralla que Patronato edificó delante de Ibáñez con el único objetivo de esperar la llegada del pitazo final del árbitro Pablo Echavarría.

Pero en el descuento Patronato logró salir por unos segundos de su encierro y casi consigue el por entonces «milagro futbolístico» de vencer a Boca en los 90 minutos regulares cuando el ingresado Matías Palavecino se animó a pegarle desde lejos para provocar una exigida salvada del arquero Agustín Rossi (después se tomaría revancha personal en los penales), en una acción fuera de ese contexto de partido.

Y hasta Patronato se quedó mirando de reojo una acción inmediatamente posterior por un posible penal que le habría cometido Carlos Izquierdoz al delantero uruguayo Sebastián Sosa Sanchez que Echavarría no consideró.

Después, entonces, llegaron los penales, donde las cuotas de justicia o injusticia se van pagando tiro a tiro, aunque a veces el saldo termina favoreciendo las aspiraciones del banco y en otras la del deudor.

Boca anotó sus cuatro remates con Rojo, Izquierdoz, Molinas y Pavón; mientras que Rossi contuvo uno y otro disparo se estrelló en el travesaño.

Y así, mientras miraba detrás de un termo y un mate, Juan Román Riquelme confirmó que es linealmente un tipo de suerte, ya que las tres veces que acompañó al equipo fuera de la Bombonera como vicepresidente y titular del Consejo de Fútbol boquense, el «xeneize» no perdió. Además de esta jornada, igualó 0-0 frente a Banfield y River en la instancia anterior de octavos de final de la Copa Argentina, cuando también se impuso por penales.

Lisandro López (a favor y en contra) y Rodrigo Montes marcaron para el Xeneize de Sebastián Battaglia que guardó titulares para la Copa Argentina.

Boca Juniors cosechó esta noche una merecida victoria como visitante sobre Atlético Tucumán, 2 a 1, en partido de la duodécima fecha del torneo de la Liga Profesional de Fútbol.

Lisandro López (11m PT) y Rodrigo Montes (29m PT) marcaron los goles del equipo de Sebastián Battaglia; el propio López, en contra (10m ST), anotó el descuento para el conjunto local.

Boca suma su sexto encuentro consecutivo sin derrotas (tres triunfos y otros tantos empates) y alcanzó a Racing en el sexto puesto de la tabla, con 18 puntos; el Decano quedó undécimo, con 15.

En la próxima jornada, la 13, el Decano tucumano visitará a Banfield, el sábado 25 desde las 18; y Boca recibirá a Colón de Santa Fe en la Bombonera, el domingo 26 a las 20.15. Será su último compromiso antes del superclásico con River Plate, previsto para el domingo 3 de octubre a partir de las 17 en el estadio Monumental, por la jornada 14.

El 22 de septiembre el equipo de Avellaneda enfrentará a Godoz Cruz, por los octavos de final, y los xeneizes a Patronato, por los cuartos.

Boca Juniors y Racing Club jugarán el próximo miércoles 22 de septiembre sus encuentros ante Patronato de Paraná y Godoy Cruz, de Mendoza, válidos por los cuartos y octavos de final de la presente edición de la Copa Argentina, respectivamente.

Las sedes y los horarios de dichos compromisos coperos todavía no fueron confirmados por la organización del torneo federal.

El «Xeneize» accedió a la actual fase tras haber vencido por penales a River Plate y el ganador de la llave se medirá ante el vencedor del cruce entre Argentinos Juniors y San Telmo.

La «Academia», por su parte, también se impuso por penales ante San Martín, de San Juan, en la fase previa, y en caso de vencer al «Tomba» se enfrentará a Tigre, equipo que le ganó a Defensa y Justicia.

Además, el encuentro entre Temperley y Talleres, de Córdoba, válido por los cuartos de final, se jugará el miércoles 29 de septiembre. El ganador se medirá en semifinales a Tigre o al vencedor del cruce entre Racing Club y Godoy Cruz.

El Xeneize se impuso al Millonario por 4-2 en la serie de penales, luego del empate por 1-1 en los 90 minutos, en la Bombonera.

Carlos Tevez adelantó al Xeneize en el marcador con un gol de cabeza a los 11 minutos del primer tiempo, pero Julián Álvarez empató el encuentro a los 23 del segundo tiempo.

River llegó con mejores resultados que Boca en los últimos partidos, pero con 15 jugadores de su plantel contagiados por coronavirus.

Fueron baja los arqueros Franco Armani, Enrique Bologna, Germán Lux y Franco Petroli, el colombiano Rafael Santos Borré, el uruguayo Nicolás De la Cruz, el chileno Paulo Díaz, Matías Suárez, Agustín Palavecino, el paraguayo Robert Rojas, Federico Girotti, Bruno Zuculini, Benjamín Rollheiser, Santiago Simón y Tomás Castro Ponce.

Esta particularidad obligó a Marcelo Gallardo a convocar de urgencia al arquero juvenil Alan Díaz, de 21 años y sin contrato profesional, que jugó de titular y mostró inseguridades en los ataques de Boca.

El historial entre ambos era de 254 partidos y favorecía a Boca con 89 victorias contra 82 de los Millonarios, mientras que empataron en 82 ocasiones.

Finalmente, Boca se impuso en los penales y eliminó a River. Ahora avanza a la siguiente instancia, en la que se enfrentará con Racing, que superó por penales a Vélez.

El superclásico del domingo entre Boca Juniors y River Plate, en la Bombonera y por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol, será arbitrado por Facundo Tello, según las designaciones informadas este martes por la organización.

Tello estará acompañado por los asistentes Juan Pablo Belatti y Pablo González, y Ariel Penel será el cuarto árbitro.

Los jueces para los cuatro encuentros de los cuartos de final del certamen serán los siguientes:

Sábado 15 de mayo

17.30Estudiantes LP – Independiente

Árbitro: Pablo Echavarría.Árbitro asistente 1: Gabriel Chade.Árbitro asistente 2: Diego Romero.Cuarto árbitro: Jorge Baliño

21.00 Colón SF – Talleres de Córdoba

Árbitro: Hernán Mastrángelo.Árbitro asistente 1: Lucas Germanotta.Árbitro asistente 2: Hernán Maidana.Cuarto árbitro: Diego Ceballos

Domingo 16 de mayo

12.00 Vélez Sarsfield – Racing Club

Árbitro: Germán Delfino.Árbitro asistente 1: Ezequiel Brailovsky.Árbitro asistente 2: Cristian Navarro.Cuarto árbitro: Silvio Trucco

17.30 Boca Juniors – River Plate

Árbitro: Facundo Tello.Árbitro asistente 1: Juan Pablo Belatti.Árbitro asistente 2: Pablo González.Cuarto árbitro: Ariel Penel.

Boca Juniors y River Plate protagonizarán el próximo fin de semana en la Bombonera el superclásico que aglutinará todas las miradas de los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional, luego de que los «xeneizes» se quedarán con la ventaja de la localía por quedar segundos en el Grupo 2 mientras que los «millonarios» fueron terceros en el 1.

La definición de estos cuartos de final es por eliminación directa a un solo partido que se juega en la cancha del mejor ubicado y los otros tres encuentros de esta fase los disputarán por la llave «de arriba» Colón-Talleres (de Córdoba), en Santa Fe y Estudiantes-
Independiente, en La Plata, mientras que por la «de abajo», además del superclásico jugarán Vélez Sarsfield-Racing Club, en Liniers.

De esta manera, los ganadores de los dos primeros partidos mencionados se enfrentarán entre sí en semifinales y los del «superclásico» y el cruce entre velezano y racinguistas harán lo propio entre sí.

Las semifinales se jugarán en escenarios neutrales dentro de dos fines de semana, en principio en el estadio Bicentenario, de San Juan, mientras que la final se disputará siete días más tarde muy posiblemente en el Único-Madre de Ciudades, de Santiago del Estero.

Boca Juniors visitará a Santos de Brasil y River hará lo propio con Junior de Colombia con árbitros uruguayos, Christian Ferreyra y Esteban Ostojich, respectivamente, según las designaciones que informó esta tarde Conmebol para los partidos de la cuarta fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores de América.

La lista de partidos y árbitros es la siguiente:

Martes 11/5

E: Sporting Cristal (Perú)-Racing, Jhon Ospina (Colombia).

C: Santos (Brasil)-Boca Juniors, Christian Ferreyra (Uruguay).

Miércoles 12/5

A: Universitario (Perú)-Defensa y Justicia, Nicolás Gallo (Colombia).

F: Argentinos Juniors-Universidad Católica (Chile), Wilton Sampaio (Brasil).

D: Junior (Colombia)-River Plate, Esteban Ostojich (Uruguay).

Jueves 13/5

G: Vélez-Liga de Quito (Ecuador), Víctor Carrillo (Perú).

Mientras tanto, el árbitro argentino Facundo Tello estará en La Guaira (Venezuela)-Cerro Porteño (Paraguay), el miércoles 12 por el grupo H; y Darío Herrera dirigirá Always Ready (Bolivia)-Olimpia (Paraguay), el jueves 13 por el B.