Tag

bonos

Browsing

El Ministerio de Economía concretará esta tarde una nueva licitación de cinco Letras del Tesoro en pesos, con vencimiento que van desde julio hasta abril del año próximo.

Los títulos que formaron parte de la oferta comprenden a Letras del Tesoro (Letes) a descuento y otra Letras a Tasa variable más 2,25%, ambas con vencimiento el 30 de julio de este año.

A estas se les suman otras dos Letes, una a descuento y otra a tasa variable más 2,75%, ambas plazo final para el 29 de octubre.

Por último, la oferta de títulos de deuda se completa con una Lete ajustada por CER (inflación) a descuento, con vencimiento previsto para el 18 de abril del 2022.

La recepción de las propuestas de los inversores comenzará a las 10 y finalizará a las 15.

 

El 2021 todavía se desarrolla en terreno negativo para la mayoría de las acciones y los bonos de la Argentina. En este aspecto, hay un título que destaca: el de la firma biotecnológica Bioceres, cuyo ADR acumula una ganancia del 123% en Wall Street en lo que va del año. Este jueves avanzó un 19,4% a 13,87 dólares.

Para graficar este ascenso, puede decirse que el título de Bioceres sube más que el Bitcoin, una apuesta sin dudas ganadora en este 2021, cuya cotización -con altibajos y amplia volatilidad- gana cerca de 100 por ciento, hoy en los 57.800 dólares.

El ADR de Bioceres duplicó su valor en Wall Street en lo transcurrido de 2021

Bioceres Crop Solutions (”BIOX” en el Nasdaq) es un ”proveedor totalmente integrado de soluciones de productividad de cultivos diseñado para permitir la transición de la agricultura hacia la neutralidad de carbono”, según se define la propia compañía.

Desde hace un mes la acción de Bioceres también puede ser operada en la Bolsa porteña, a través de un Cedear (Certificados de Depósito Argentino), que son activos financieros con operatoria local, que representan acciones ordinarias de empresas que cotizan en el exterior.

Los Cedear se operan tanto en pesos como en dólares (al tipo de cambio “contado con liquidación”), aunque vale destacar que actualmente el mayor volumen de operaciones se da en pesos. Bioceres cotizó a $4.240, con alza del 21% en el día.

Fuentes del mercado comentaron a Infobae que “la compañía viene con un muy buen desempeño en cuanto a ventas en el mercado local y en el exterior. En la última edición de Expoagro se conoció su apuesta al desarrollo de la tecnología de HB4 y su introducción inminente en la Argentina. Y también fue muy bien recibida la compra por parte de Boiceres de parte de las acciones de Moolec, una compañía norteamericana de proteínas alternativas. Ese conjunto de novedades está siendo validado en una reciente suba de las acciones”.

Bioceres fue noticia el pasado 16 de marzo, cuando el ADR de la compañía llegó a trepar más de 60% en la apertura de las operaciones en Nueva York, tras anunciar la compra de acciones de Moolec, una compañía que desarrolla la producción de proteínas alternativas que no involucran el sacrificio de animales.

Bioceres es una compañía argentina de biotecnología, cuya acción se negocia en Wall Street y, recientemente, en la Bolsa local como Cedear

Bioceres firmó acuerdos definitivos para la adquisición de una participación del 6% en Moolec Science Limited, una empresa de agricultura molecular que persigue un concepto híbrido entre tecnologías vegetales y celulares.

En marzo anunció que su subsidiaria Rizobacter Argentina SA completó una oferta pública de bonos corporativos $26 millones, fondeo que se utilizará para respaldar el capital de trabajo, extender los vencimientos de la deuda y reducir los costos de financiamiento, así como para fines corporativos generales.

Al efectuarse aquella colocación hace un mes, Enrique López Lecube, director financiero de Bioceres, señaló que “esta emisión está alineada con nuestra estrategia general para estabilizar aún más la estructura de la deuda mediante la extensión de los vencimientos y continuar fortaleciendo nuestra posición de liquidez. Con esta transacción también aseguramos los requisitos de capital de trabajo para continuar avanzando en nuestros esfuerzos de ‘Generación HB4’, así como también para expandir la huella global de nuestros productos biológicos clave”.

La “Generación HB4” es un programa de vinculación colaborativa que tiene como objetivo incentivar a productores agrícolas a producir semillas de trigo y soja con el gen HB4, que les confiere tolerancia a situaciones de estrés hídrico y salinidad.

Fuente: Infobae

Los bonos de Argentina mantuvieron el viernes un ligero sesgo alcista ante compras de oportunidad dados sus bajos valores, en medio de crecientes dudas sobre el futuro económico local y la capacidad del país para hacer frente a sus obligaciones de pago pese a un reciente y millonario canje de deuda soberana.

El ministro de Economía Martín Guzmán se reunirá con las máximas autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) el 23 y 24 de marzo en Washington para avanzar en un acuerdo de facilidades extendidas con el organismo.

«Si bien los bonos en dólares pueden mejorar, dado que están en paridades mínimas, es poco probable que logren un repunte sostenido antes de las elecciones (de medio término) en octubre», señaló Roberto Geretto, economista y administrador de carteras del fondo de inversión Fundcorp.

Los títulos públicos del país sudamericano mantendrían su bajo valor hasta las elecciones legislativas, ya que los inversores descreen que el Gobierno realice en los próximos meses un ajuste de la economía y descuentan una nueva reestructuración, la décima en la historia.

El Gobierno del presidente Alberto Fernández, que asumió en diciembre de 2019, cerró el 2020 con una recesión de casi un 15% en los últimos tres años, período en que el índice de precios al consumidor trepó un galopante 137,5%.

El persistente déficit fiscal, que alcanzó el 6,5% del PIB en 2020, es el principal obstáculo a superar para muchos economistas, ya que lo consideran el origen de la falta de financiamiento y de la sufrida inflación. Para compensar una prevista menor recaudación con un cambio impositivo a tratarse en el Congreso, el Gobierno propone subir impuesto de ganancias a las empresas.

* Los bonos extrabursátiles operaban con una mejora promedio del 0,4% en una plaza selectiva, tras subir el 1% en la jornada previa y luego de acumular un derrumbe del 5,7% en las anteriores 10 sesiones de negocios.

* «Actualmente los precios ya reflejan un escenario de reestructuración. Por ejemplo, una quita de capital del 30% en 2025, descontado al 15% a hoy, da los precios actuales», explicó Ezequiel Zambaglione, analista de la consultora Balanz.

* Operadores consultados por Reuters dijeron que durante las últimas semanas hubo un fuerte incremento en la cobertura de seguros de default a cinco años (CDS).

* El riesgo país argentino medido por el banco JP.Morgan bajaba 28 unidades, a 1.603 puntos básicos hacia las 17.00 hora local (2000 GMT), tras alcanzar esta semana un nivel máximo histórico de 1.669 unidades desde que el índice fue reestructurado en septiembre pasado con el canje de deuda soberana por unos 100.000 millones de dólares.

* El bursátil S&P Merval mejoró un 1,47%, a 49.070,98 unidades como cierre provisorio, para quedar en la semana con un alza del 3,87%.

* La petrolera estatal argentina YPF anunció un plan de inversiones para este año por 2.700 millones de dólares, de los cuales 1.300 millones se destinarán a la producción de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta.

* En la plaza cambiaria, el peso perdió un leve 0,08%, a 90,85/90,86 por dólar, donde el banco central (BCRA) compró unos 105 millones de dólares y logra acumular unos 900 millones en el transcurso de marzo, dijeron operadores.

* «La relativa holgura de divisas le permitiría al Gobierno posponer la firma del acuerdo con el FMI hasta después de las elecciones», estimó la consultora ACM.

* El peso en los segmentos alternativos cerró estable a 149 unidades en el bursátil ‘CCL’ y bajó un 0,3% a 144,8 en el ‘dólar MEP’, frente a las 157,99 unidades en el minorista ‘dólar solidario’. Por su parte, en el segmento informal se depreció un 1,41% a 142 por dólar y redujo la brecha al 56,28% ante el valor mayorista. * El Gobierno prorrogó hasta fin de año la etapa del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO) en todo el país por la pandemia de COVID-19, en momentos de un creciente temor regional por la aparición en Brasil de un rebrote de la pandemia ante una nueva cepa del virus.

* La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) dijo el viernes que Argentina perdería exportaciones por 2.262 millones de dólares debido a la menor producción de soja que registraría en la campaña 2020/21 debido a los efectos de una sequía en la región agrícola núcleo.

Fuente: Infobae

El Gobierno definió que los jubilados cobrarán dos bonos extras de $1.500 junto con la actualización del 8,07% en marzo, correspondiente a la nueva fórmula de la movilidad jubilatoria. Según explicaron fuentes oficiales, la finalidad es “sostener el poder adquisitivo”.

Los detalles de los montos extra fueron definidos en la reunión que mantuvieron esta tarde en la residencia de Olivos, el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán y la titular de la ANSES, Fernanda Raverta, quien esta semana había confirmado que se estaba trabajando en un instrumento para compensar los ingresos de los jubilados.

a nueva fórmula de movilidad jubilatoria fue sancionada el 29 de diciembre de 2020, a partir de un proyecto enviado por el Gobierno. El texto original había sido modificado previamente en el Senado, ya que solo contemplaba dos de forma semestral. La fórmula definitiva estableció tres ajustes a lo largo del año de forma trimestral, combinando un 50% de la recaudación de la ANSES y otro 50% de la variación salarial medida por la evolución de los salarios formales que realiza el Ministerio de Trabajo (RIPTE) y de los salarios que mide el INDEC.

Justamente hoy la ANSES estableció oficialmente el cronograma de pago de las jubilaciones y pensiones que aumentarán 8,07% a partir de marzo, de acuerdo con el calendario de pagos de prestaciones previsionales correspondientes a ese mes, abril y mayo.

En consecuencia, el haber jubilatorio mínimo será de $20.572 y el máximo, de $138.430, según se desprende de la Resolución 49/2021, publicada este viernes en el Boletín Oficial.

La suba de marzo abarcará también a quienes cobran pensiones no contributivas, AUH y asignación por hijo.

A través de ese texto oficial, se aprobaron los calendarios de pago de las Prestaciones del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) para las emisiones correspondientes a marzo, abril y mayo próximos.

«Las condiciones financieras vigentes para atender las obligaciones previsionales, permiten establecer el esquema de pago en 20 grupos», resaltó la ANSES.

Los bonos y las acciones argentinas rebotaban al alza el miércoles mediante órdenes compradoras por precios de oportunidad luego de la «paliza» sufrida en las últimas ruedas por la incertidumbre que subyace respecto de la economía del país.

Las complicaciones generadas por el coronavirus, una alta inflación y las lentas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un plan de facilidades extendidas son tres pautas que mantienen alertas a quienes participan de los negocios.

El ministro de Hacienda Martín Guzmán volvió a asegurar que «es necesaria una política fiscal expansiva para propiciar la recuperación» económica, aunque reconoció que «año a año hay que ir reduciendo el déficit fiscal».

Asimismo, agregó en declaraciones en México que «hoy tenemos restricciones de financiamiento fuertes y no hay que pasarse de largo con la emisión monetaria» ya que «bajar la inflación es una prioridad».

El Gobierno tiene por presupuesto una inflación anual del 29%, aunque analistas privados proyectan un incremento de precios en torno al 50%.

* Los bonos extrabursátiles pasaban a ganar un 0,4% promedio, luego de ceder un 2,6% en la anteriores cinco sesiones, en un mercado con evidente dolarización de carteras.

* «La debilidad de los bonos argentinos en relación a sus pares emergentes podría no ser sólo ventas netas de privados: datos oficiales sugieren que entidades públicas no sólo generan oferta de ‘CCL’ (contado con liquidación), sino que además podrían estar vendiendo títulos de forma neta», reportó el agente de liquidación y compensación Neix.

Acotó que «el mercado sigue atento a cuál(es) entidad(es) pública(s), están interviniendo en el mercado de bonos argentinos, sin poder descartar una mayor dolarización de su deuda en pesos».

* El riesgo país del banco JP.Morgan bajaba seis puntos básicos, a 1.508 unidades hacia las 12.40 hora local (1540 GMT), luego de marcar el martes su máximo intradiario de 1.520 desde que el 10 de septiembre se cambió el índice por un canje de deuda realizado por Argentina.

* Tras una pérdida del 8,65% en las cuatro anteriores sesiones, el índice bursátil S&P Merval de Buenos Aires ganaba un 1,46%, a 48.555,43 unidades, encabezado por empresas del sector financiero y energético.

* La petrolera estatal YPF colocó Obligaciones Negociables por 122 millones de dólares en dos series, consistente en una reapertura con la modalidad de ‘dólar link’ a 33 meses y otra denominada en ‘Unidad de Valor Adquisitivo’ (UVA) a 42 meses, tras la reestructuración de su deuda en los mercados internacionales.

* El peso oficial cedía un 0,11%, a 89,62/89,64 por cada dólar, con la participación cambiaria del banco central (BCRA) para regular la liquidez de divisas básicamente del sector exportador cerealero.

* La moneda local en las franjas alternativas se negociaba a 144,3 unidades en el bursátil ‘Contado con Liquidación’ (CCL) , a 140,5 en el ‘dólar MEP’ del Mercado Abierto Electrónico (MAE) y a 145 unidades en la plaza informal .

* Argentina espera recibir el jueves 904.000 dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la farmacéutica china Sinopharm, señaló el martes el Gobierno del país sudamericano a través de un comunicado.

Fuente: Infobae

Con el dólar estable y un horizonte de desaceleración de la devaluación por delante, los ahorristas miran con algo más de cariño a las colocaciones en pesos. En las últimas semanas, los bonos que se ajustan por la inflación se convirtieron en los favoritos del mercado.

Los bonos CER tienen dos componentes. Por un lado está el cupón de interés que oscila en torno al 1% y por otro un rendimiento equivalente a la inflación.

Estos títulos empezaron a remontar cuando el Índice de Precios al Consumidor (IPC) metió una marcha más. Desde el último trimestre del año pasado muestran rendimientos en alza, que se potenciaron al conocerse la inflación de 4% de enero y las estimaciones del mercado que ven al índice en torno a 50% este año.

«Los bonos CER son el vehículo ideal para favorecerse de la suba de precios: mientras más alta sea la inflación, mayor será el ajuste que obtendrá nuestro capital invertido. Desde el año pasado son los bonos estrella del mercado», señalan desde el Grupo Cohen.

Entre octubre y enero en promedio la ganancia de los bonos CER fue del 20%. Con esto le sacaron ventaja a los bonos a tasa fija -que rindieron 9%- y a los títulos dollar linked, con 7%.

Javier Rava, de Rava Bursátil, apunta que «en tanto se mantengan las elevadas expectativas inflacionarias y no se tomen medidas que puedan regularlos, los bonos seguirán siendo los favoritos ante los inversores que buscan cobertura y mantener una tasa real positiva».

En febrero el atractivo de estos títulos se mantuvo. Portfolio Personal Inversiones señala que en la segunda semana del mes «toda la curva CER mostró una suba promedio del 2%«.

José Bano, de Invertironline, detalla que estos títulos en 2020 «empezaron un rally impresionate de suba que permitió duplicar los pesos​ en un año». A causa de ese rally una de las particularidades de estos bonos es que los más cortos, los que vencen entre este año y el próximo, tienen rendimientos negativos y no llegan a cubrir la inflación, mientras que los más largos promedian rendimientos del 8%, donde aún se ve el mayor atractivo. «Hay que optar por los bonos con vencimiento a partir de 2024», dice Bano.

En este marco, los bonos más cortos rinden entre -12% (el que vence en dos meses) y 2% (el 2023) y los más largos entre 3,8% (el 2024) y 9% (el cuasi Par que vence en 2045).

«Los bonos más largos son aquellos que brindan rendimientos más grandes, pero como regla general, hay que recordar que mientras más lejano sea el vencimiento, más riesgo se asume», indican desde Cohen.

¿Estos bonos tienen riesgo de default?

Pese al atractivo de los rendimientos, muchos inversores se resisten a apostar al peso y temen que sus tenencias queden incluidas en el riesgo de default cuasi permanente de la economía argentina. ¿Es tan así?

«Argentina necesita a toda costa del mercado de deuda doméstica, por eso vemos una baja probabilidad de un default local. Agregando a esto, está el antecedente de que en la última reestructuración de la deuda los bonos CER no resultaron afectados», responden desde Cohen.

Bano explica que «Argentina no tiene problemas para pagar los bonos en pesos. Una muestra de esto es que cada vez que el Tesoro sale a buscar financiamiento en moneda local obtiene más de lo que buscaba».

Hasta el arranque de febrero, los bonos CER compartían las preferencias de los inversores con los bonos dollar linked, instrumentos con rendimientos en pesos atados a la evolución del dólar oficial. Pero a medida que fue quedando claro que la intención del Gobierno es que este año el ritmo de la devaluación se ralentice, el interés por estos últimos se fue desinflando.

Así, la semana pasada, los títulos dollar linked T2V1 y TV22 cayeron 3,5% y 2,5% respectivamente, con lo que rinden -1,2% y -1,6%.

Fuente: Clarín

 

La acciones y los bonos de Argentina operaban con mejoras el lunes sostenidos por un mejor clima inversor luego de que la petrolera estatal YPF lograra el apoyo de un grupo de acreedores a su propuesta de canje de deuda mejorada.

La nueva oferta de YPF para los tenedores del bono que vence en marzo y que acepten de forma temprana la propuesta propone que reciban por cada 1.000 dólares, 699 dólares en un nuevo bono con vencimiento en 2026 y 408 dólares de pago en efectivo, según el comunicado. Para quienes entren más tarde, la oferta será de 824 dólares en el bono 2026 por cada 1.000 dólares del bono 2021 y 283 dólares en efectivo.

En Argentina la noticia fue bien recibida por el mercado pero continúan las dudas sobre los próximos pasos en las negociaciones del país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para alcanzar un crédito de facilidades extendidas.

«La negociación con el FMI va a ser compleja. Los vencimientos se concentran en 2022 y 2023, por lo que los dólares del FMI tendrán que llegar antes de que podamos implementar las reformas», dijo Federico Vacalebre, profesor de la Universidad del CEMA.

Añadió que «el organismo es consciente de que, sin un nuevo préstamo, no tenemos capacidad de repagar. Habiendo negociado con los acreedores privados, sin un acuerdo con el organismo y usando las pocas reservas que nos quedaban, el apuro es nuestro por estos días».

* El índice accionario S&P Merval subía un 1,88%, a 52.012 02 unidades, a las 12.20 hora local (1520 GMT), luego de acumular una mejora del 5,79% durante la semana pasada.

* Las acciones de la petrolera YPF mejoraban un 6,76% en la plaza de Buenos Aires y un 5,22% en el mercado de Nueva York.

* Los bonos en la plaza extrabursátil local subían en promedio un 0,6%, donde el título referencial Bonar 2030, que opera con un rendimiento del 17% en dólares, crecía un 0,5%.

* El riesgo país de Argentina elaborado por el banco JP.Morgan caía 12 unidades 1.432 puntos básicos, desde un máximo de 1.503 puntos anotado el 30 de octubre.

* El peso interbancario perdía un 0,18%, a un nivel de 88,16/88,17 unidades por dólar, en una plaza con liquidez regulada por el banco central (BCRA) con compras o ventas de dólares de sus reservas.

* «La semana pasada el BCRA pudo acumular estimativamente 160 millones de dólares en 5 jornadas positivas consecutivas. La gran incógnita es hasta cuándo podrá durar esta racha, dado el contexto de caída estacional en la demanda de dinero, tasas reales negativas, y una alta brecha cambiaria», dijo Roberto Geretto, economista de Banco CMF.

* El peso en los segmentos alternativos operaba a 152,90 unidades en el bursátil ‘Contado con Liquidación’ (CCL), a 150,17 en el ‘dólar MEP’ del Mercado Abierto Electrónico (MAE) y a 151 pesos por dólar en el reducido circuito marginal.

(Reporte de Walter Bianchi, con la colaboración de Hernán Nessi; Editado por Eliana Raszewski)

Fuente: Infobae

El Gobierno por medio del Ministerio de Economía colocó dos nuevos bonos en pesos y busca profundizar su agenda de licitaciones en el mercado local en pesos para absorber liquidez y aliviar las tensiones cambiarias. Este martes, Hacienda adjudicó casi $10.000 millones en dos bonos que están atados a una de las tasas de referencia del Banco Central.

Las nuevas letras del Tesoro a tasa de interés variable promete al inversor pagar la tasa de pases pasivos a 7 días del BCRA (un interés que actualmente es de 34,5%). Según comunicó Economía, el ofrecimiento de un bono de estas características continúa “con la política de ampliación y diversificación del financiamiento en pesos del Tesoro Nacional a tasas reales positivas y sostenibles”.

Desde el Palacio de Hacienda destacaron que la licitación tuvo especial interés de inversores minoristas. “Se recibieron 298 ofertas por un monto total de $18.085 millones de pesos, adjudicándose un valor efectivo en pesos de $9755 millones entre ambas letras. La licitación tuvo una gran participación de inversores minoristas (más de 190 ofertas fueron presentadas en el tramo no competitivo)”, explicaron fuentes oficiales.

“Así, se emitirá una Letra por $9024 millones con vencimiento el 29 de enero de 2021 con un spread (margen de ganancia) de 300 puntos básicos por sobre la tasa de pases pasivos de 7 días del BCRA, y otra Letra por $731 millones con vencimiento el 31 de marzo con un spread de 320 puntos básicos por sobre la misma tasa de referencia”, dijeron.

Esta semana el Gobierno afrontaba vencimientos de deuda por $4300 millones, por lo que el saldo que consiguió Hacienda este martes por la tarde le permitirá cubrir ese monto y obtener financiamiento neto, en línea con la promesa que hizo Martín Guzmán al mercado en los últimos días para calmar la tensión cambiaria y mejorar las expectativas.

“Tal como fuera comunicado anteriormente, durante el último bimestre, se apunta a renovar la totalidad de los vencimientos de capital e intereses y obtener financiamiento neto de mercado por hasta un 10% respecto al total de vencimientos de dicho período. Cualquier incremento de financiamiento neto que supere ese umbral será destinado a reducir adicionalmente el nivel de asistencia monetaria por parte del Banco Central”, explicó la cartera económica.

Desde la cartera económica aseguraron que el monto total, de $136.105 millones, “permite comenzar a planificar la cobertura de los cerca de $225.000 millones que vencen a lo largo de octubre, de los cuales unos $166.000 millones corresponden a pagos de amortización e intereses de distintos instrumentos de mercado”.

El Ministerio de Economía colocó hoy US$ 1.766 millones en un bono es pesos atado a la variación del dólar, a 13 meses de plazo, con lo que superó con creces la oferta inicial prevista en US$ 500 millones y permitió cubrir más del 60% de necesidades de financiamiento del Tesoro para octubre.

La licitación forma parte del esquema de refinanciación de la deuda en pesos del Tesoro, pero también del paquete de medidas anunciado la semana parada por el Gobierno para dar nuevas opciones de cobertura al sector exportador, como incentivo para acelerar la liquidación de dólares y descomprimir la presión sobre las reservas del Banco Central.

Al respecto, el Ministerio de Economía informó que el monto suscripto en la licitación de hoy alcanzó los $136.105 millones y que permiten «planificar la cobertura de los cerca de $225.000 millones que vencen a lo largo de octubre, de los cuales unos $166.000 millones corresponden a pagos de amortización e intereses de distintos instrumentos de mercado”.

La cartera que conduce Martín Guzmán subrayó en un comunicado que las ofertas recibidas sumaron un monto equivalente a US$ 1.768 millones de valor nominal, de los que se adjudicaron US$ 1.766 millones, con una tasa de interés de 0,10% anual, por debajo del máximo de 0,25% establecida en el llamado a licitación.

Asimismo, señaló que la colocación del este bono «dólar linked» genera «una retracción de la base monetaria en el corto plazo y un adecuado manejo de la liquidez de las cuentas del Tesoro en función de la programación financiera del mes».

También enfatizó que con esta operación «se amplían las opciones de financiamiento del Tesoro Nacional, disminuye el grado de asistencia monetaria a la vez que se procura colaborar en la estabilización y coordinación de expectativas de los distintos agentes económicos».

La semana pasada, el Gobierno anunció una serie de medidas para incentivar el ingreso de dólares al país, entre ellas la baja de retenciones para el agro, la industria y la minería, de modo de aliviar la situación del mercado de cambios donde, en las últimas semanas, el Banco Central se transformó casi en el único oferente de divisas.

Desde mediados de junio que el Central acumula ventas netas en el mercado de cambios por unos US$ 3.550 millones, mientras que las reservas internacionales finalizaron ayer en US$ 41.172 millones, casi US$ 2.000 millones por debajo del nivel que tenían hace tres meses y medio.

«Necesitamos generar fortalezas, buscando acumular reservas. Estabilizar a la economía es un proceso, hay que ir a la velocidad que corresponde», dijo Guzmán al presentar días atrás el paquete de medidas, que incluyó la suba de reintegros para las exportaciones con mayor valor agregado y estímulos para el sector inmobiliario y de la construcción.

Para el director de la consultora Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina, la licitación de hoy «es una señal positiva» ya que el Tesoro «consiguió financiamiento en pesos por más del triple de lo que esperaba» y «si bien es un título que tiene su riesgo porque está atado al tipo de cambio, aumenta las chances de que haya colocaciones netas por parte del Tesoro y se reduzca la necesidad de emitir pesos para cubrir el déficit».

En ese sentido, apuntó que el Banco Central necesita dejar de vender dólares y «frenar la sangría de reservas», por lo que «es bueno que tenga que emitir menos pesos»

«La idea de este instrumento es que haya menor presión cambiaria, ya sea frenando la emisión monetaria u ofreciendo alternativas de cobertura para exportadores o ahorristas distintas al dólar MEP o CCL», dijo el director de Ecolatina en diálogo con Télam.

El analista financiero Christian Buteler aseguró que «hoy sobran pesos y faltan instrumentos, entonces cualquier instrumento que permita una cobertura contra el tipo de cambio va a ser bien recibido por el mercado».

Sin embargo, analizó que «no va a cambiar la situación sobre el dólar».

«Eso lo dice el valor del CCL que hoy cerró arriba de $152 por dólar. La gente se sigue cubriendo pagando valores que son altos. Pero no hay otra alternativa por el alto nivel de incertidumbre», afirmó Buteler a Télam.

Al mismo tiempo, un informe de la calificadora Moody’s señaló que los riesgos crediticios de la Argentina «siguen siendo altos» dada la profundización de la crisis económica iniciada en 2018 y que «probablemente continúe afectando a distintos sectores».

«Sin embargo, no pronosticamos nuevas pérdidas (en el valor de los bonos) más allá del rango de 35%-65% asociado a la calificación soberana Ca de la Argentina», apuntó Gersan Zurita, vicepresidente senior de Moody´s.

El mercado de bonos volvió a la normalidad tras la reestructuración. Este lunes comenzaron a cotizar los títulos con modalidad en pesos y dólares. El precio de los bonos marcó caídas de hasta 1,5 por ciento. El riesgo país terminó en 1122 unidades, una suba de 14 puntos pero una merma de 1020 puntos contra la semana pasada.

El dólar financiero volvió a ser un elemento de presión en el mercado. El contado con liquidación cerró en 130,30 pesos y marcó un incremento de 3,1 por ciento. El dólar mep en contraste terminó en 123,21 pesos con una merma de 1,6 por ciento. En el mercado paralelo se registró un aumento de 1 pesos al cerrar en 132 pesos.

El tipo de cambio comercial mientras tanto mostró estabilidad gracias a las políticas de administración cambiaria. El dólar minorista cerró en 79,24 pesos y subió 8 centavos. El tipo de cambio mayorista avanzó 21 centavos hasta los 75,21 pesos. Los objetivos de la autoridad monetaria son evitar la apreciación real del tipo de cambio utilizado para las exportaciones y las importaciones pero sin generar volatilidad en la cotización.

El Banco Central pudo comprar dólares en el mercado este lunes. “La autoridad monetaria consiguió comprar unas 40 millones de dólares en medio de una mayor oferta privada”, indicó un informe de la agencia de inversiones Portfolio Personal.

“La tendencia se dio en una rueda de mayor volumen, con unos 214 millones de dólares operados. Para tener como referencia, el volumen promedio diario de agosto fue de 119 millones”, agregó el documento.

Se mencionó además que “con respecto al tipo de cambio, seguimos observando las constantes intervenciones oficiales del Central que buscan mantener el ritmo de devaluación diaria en torno a los 6/7 centavos y profundizada en el inicio de la semana. Este lunes el dólar mayorista sumó unos 21 centavos. De esta manera, acumula una suba del 1.3% en lo que va del mes”.

En las últimas semanas se potenció el debate entre los analistas de la city respecto de qué medida debe tomar el equipo económico para contener las reservas. Algunos operadores aseguraron que el desdoblamiento cambiario es la medida necesaria. Otros economistas por el contrario plantean el recorte del cupo a la compra de ahorro minorista.

Un informe de la consultora IEB de Norberto Sosa planteó que lo más probable es que el Gobierno utilice el poder de fuego conseguido en el canje de deuda para intentar reducir la brecha cambiaria a partir de la venta de bonos soberanos.

“En las próximas semanas, seremos testigos si finalmente se comienza a intervenir mediante la venta de los nuevos bonos”, aseguró. Mencionó además que el desdoblamiento no parece ser una política consistente para este momento.

“El FMI ha sido históricamente reticente a este tipo de esquemas, con lo cual entendemos que es otro argumento para pensar que sería conflictivo iniciar negociaciones con el organismo al mismo tiempo de implementar un esquema cambiario dual”, indicó. “Asignamos baja probabilidad de ocurrencia a la implementación de un esquema cambiario dual (desdoblamiento)”, agregó.