Tag

Congreso

Browsing

El acuerdo fue anunciado hoy y el porcentaje del aumento será producto del acumulado que se pagará en dos cuotas del 30% cada una; también fijaron una cláusula de revisión para noviembre.

Poco menos de 48 horas después de que tomará estado público el malestar de los empleados del Congreso con Cristina Kirchner y Sergio Massa por la falta de actualización de sus salarios, las autoridades del Senado y de la Cámara de Diputados cerraron la paritaria con los tres gremios con representación en el Poder Legislativo, la que contempla un incremento del 69% acumulado y una cláusula de revisión en noviembre.

El cierre de la paritaria cobra mayor trascendencia si se toma en cuenta que suele ser tomado como referencia para el aumento de las dietas de los legisladores nacionales. Según la tradición de los últimos años, senadores y diputados suelen actualizar sus ingresos en consonancia con el incremento que ambas cámaras le reconocen a sus empleados.

El acuerdo salarial legislativo se abonará en dos cuotas del 30% cada una. La primera de ellas se ejecutará con el pago de los salarios de julio, en tanto que la segunda se hará efectiva con los sueldos de octubre. “Acumulados ambos porcentajes ascienden al 69%”, estimaron fuentes sindicales. Estas cifras podrían modificarse en noviembre en caso de que la inflación supere los montos acordados, agregaron.

La paritaria la firmaron los secretarios administrativos de ambas cámaras, María Luz Alonso (Senado) y Rodrigo Rodríguez (Diputados), con los tres gremios que tienen afiliados en el Congreso: la Asociación del Personal Legislativo (APL), que es el sindicato más numeroso; la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Con este acuerdo y al final del segundo tramo de aumento, es decir en octubre, la categoría más alta (A1) del Poder Legislativo pasará de cobrar un sueldo bruto de $491.938,83. En la actualidad, ese salario asciende a los $299.253,75. Por su parte, un trabajador de la categoría A14 cobrará un sueldo bruto de $121.434,82. Hasta este mes, ese escalón de escalafón, el más bajo, cobró $80.020,60

De esta manera, tanto los gremios como las autoridades de ambas cámaras, Cristina Kirchner (Senado) y Sergio Massa (Diputados) lograron poner fin a la tensión que se venía cumulando entre el personal legislativo por la demora que registraba la paritaria del sector, que ya llevaba vencida algo más de un mes.

Esta molestia se tradujo en el reclamo del que dio cuenta LA NACION hace dos días, cuando se viralizó un reclamo que le pedía a Cristina Kirchner y Massa que usen la “lapicera” para firmar las paritarias del sector. “Cristina & Sergio tal vez necesiten una lapicera…”, decía un mensaje que circuló por los celulares de los trabajadores del Congreso el que aludía a la frase que usó la vicepresidenta para exigirle a Alberto Fernández que tomara decisiones de gobierno.

El mensaje también interpelaba a los dirigentes de los sindicatos con representación en el Poder Legislativo. “A ver los paritarios de los gremios; ya que no nos informan qué están haciendo, ni cuánto van a pedir… Acerquen una birome por favor!!!”, concluía el texto, que iba acompañado de una imagen con las caras de Cristina Kirchner y Massa con el palacio del Congreso de fondo.

El malestar en el Congreso obedecía a que hasta el momento los empleados legislativos sólo habían recibido una suma fija de $20.000. Pero esa cifra, tal como se aclaró cuando se realizó el anuncio el 7 de abril último, se abonó en concepto de “aumento del cierre de la paritaria del 2021″. Es decir, fue una compensación por la inflación acumulada luego de firmada la paritaria 2021.

Con este aumento del 69% acumulado, la paritaria de los empleados del Congreso se ubica entre las más importantes del año, ubicándose en segundo lugar, detrás de la obtenida por la Unión del Personal de Seguridad, que consiguió una mejora salarial del 90% para sus afiliados.

De hecho, el acuerdo firmado este mediodía supera al de los bancarios, que en mayo había cerrado con un 60% de aumento. En ese momento, Cristina Kirchner elogió el pacto firmado por el líder de la Asociación Bancaria, el también diputado nacional Sergio Palazzo.

Lo hizo a través de un escueto tuit que decía “Felicitaciones compañero Palazzo. Aquel mensaje fue leído como una señal de respaldo de la vicepresidenta a que las recomposiciones salariales debían ganarle a la inflación. A nivel interno, en el Congreso, el gesto provocó entusiasmo en los gremios, que interpretaron ese acuerdo como un piso.

Sin embargo, el tiempo pasó sin que se conocieran resultados concretos sobre la discusión salarial entre los gremios y las autoridades de ambas cámaras legislativas, lo que provocó tensión y malestar entre los empleados legislativos que se tradujeron en las quejas que tomaron estado público esta semana.

El mensaje también interpelaba a los dirigentes de los sindicatos con representación en el Poder Legislativo. “A ver los paritarios de los gremios; ya que no nos informan qué están haciendo, ni cuánto van a pedir… Acerquen una birome por favor!!!”, concluía el texto, que iba acompañado de una imagen con las caras de Cristina Kirchner y Massa con el palacio del Congreso de fondo.

Fue en un almuerzo en Puerto Madero. Aludieron a las diferencias en la última sesión en Diputados, y sobrevoló la inquietud por el factor Milei.

En una reunión tensa y con mucho debate de la cúpula del PRO, el ex presidente Mauricio Macri reclamó «marcar diferencias y no dejarse marcar la cancha» por la UCR en el Congreso cuando se trata de proyectos que no tienen que ver con las posiciones de su partido.

“Por mantener la unidad estamos dejando de ser el cambio”, lanzó Macri como advertencia, disconforme con la dinámica legislativa de la semana pasada y marcando diferencias con la UCR. Se refirió especialmente a la sanción de la ley de producción de Cannabis medicinal -que tuvo especial interés del gobernador radical Gerardo Morales- y a la nueva ley de abordaje de HIV y enfermedades infecto contagiosas que obtuvo media sanción en la misma sesión en Diputados.

“Si no nos diferenciamos en estos proyectos que implican gasto del Estado, vamos a terminar pagándolo electoralmente”, advirtió Macri, insistente sobre el punto, durante un almuerzo que tuvo lugar este lunes en el restaurante El Dorado, de Puerto Madero.

Hasta allí llegaron además de Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Diego Santilli, María Eugenia Vidal, Jorge Macri, Cristian Ritondo, Humberto Schiavoni, Federico Angelini, Federico Pinedo y Fernando de Andreis.

El jefe de gobierno porteño había arrancado hablando del valor de la unidad en Juntos por el Cambio, por eso algunos interpretaron una diferenciación de Macri cuando sostuvo que «la unidad» no se podía sostener de cualquier manera.

“Si no sabemos liderar el cambio, nos van a dejar de votar”, insistió el ex presidente, al que la UCR siempre le reprochó la falta de consulta y ser una «coalición parlamentaria y no de gobierno» en sus cuatro años en la Casa Rosada que culminaron en derrota y regreso del kirchnerismo,

Una inquietud que sobrevuela al Pro es aparecer corridos por el discurso duro de javier Milei respecto del rol del Estado, quien levanta la bandera de la baja del gasto público e impuestos.

En este sentido, Vidal intervino para advertir de la necesidad de ser “más claros conceptualmente”, y salir a expresar que fueron el gobierno entre 2015 y 2019 que «bajó el gasto, disminuyó impuestos» y en que se «se vivía con toda libertad». Un terreno que sabe explotar justamente el economista liberal, que muestra un respingón en las encuestas desde su irrupción el año pasado en las elecciones legislativas, e inquieta a JxC.

Los máximos referentes del PRO almorzaron carne con albahaca, y agua y gaseosas. Según contaron asistentes a la reunión, pese a las diferencias coincidieron como postura conjunta, en cumplir el acuerdo interno que implica «no votar nuevos impuestos ni aumentos de los actuales y tampoco aprobar ninguna iniciativa que apunte a agrandar la estructura del Estado”.

El foco crítico estuvo puesto en la sesión en Diputados, que de hecho mostró muchas diferencias internas en Juntos por el Cambio porque Cannabis medicinal se votó con 155 votos a favor, 56 en contra y 19 abstenciones.

La media sancion a la nueva ley de HIV se votó en cambio con casi total apoyo de JxC, con 241 afirmativos y 8 negativos, los 4 liberales y otros 4 diputados del Pro.

Pero hubo otro proyecto con muchos ruidos: el «Régimen de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda», iniciativa conjunta del titular de Diputados, Sergio Massa, y del jefe del bloque Pro, Cristian Ritondo, fue votado por el Frente de Todos y el Pro, pero la Coalición Cívica votó en contra y la UCR y Evolución Radical se abstuvieron. Fue por considerarlo «un blanqueo». La iniciativa prorroga el régimen de beneficios fiscales a quienes declaren dinero para destinarlo a la construcción.

“Tenemos que marcar la cancha de antemano. El próximo proyecto que aumente el gasto hay que advertirlo de entrada y sentar posición”, sostuvo Macri.

Acaso como parte de una catarsis por las pujas internas, uno de los referentes no dejó de mencionar que los socios del radicalismo «también» tiene sus internas y complicaciones, y los pasos que hay que dar de «interconsulta» cuando se busca acordar con los radicales.

Sobre la definición de candidaturas en el partido no se habló: Larreta sigue proponiendo un mecanismo de acuerdo y Bullrich -la otra aspirante presidencial- ir a las PASO. También Macri debe definir si estará en la carrera. Como sea, el punto quedó postergado para más adelante. El próximo almuerzo-cumbre del PRO está previsto para el 19 de mayo.

Las tres convocatorias previas ya otorgaron beneficios por $ 590 millones a las compañías inscriptas, informó el Ministerio de Desarrollo Productivo.

El presidente Alberto Fernández envió hoy al Congreso el Proyecto de Ley del Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna y la Nanotecnología, que extiende hasta 2037 la vigencia del régimen de beneficios fiscales a la industria y amplía su alcance a las actividades que incorporan nanotecnología.

Las tres convocatorias previas ya otorgaron beneficios por $ 590 millones a las compañías inscriptas, informó el Ministerio de Desarrollo Productivo.

“Argentina está dentro de los primeros 20 países del mundo con mayor cantidad de empresas biotecnológicas, con más de 200 compañías a nivel local. La mitad fueron creadas a partir de la Ley 26.270 de 2007, para el Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna, sancionada durante el gobierno de Néstor Kirchner, cuya vigencia concluye este año”, resaltó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un comunicado.

Además, destacó que “el objetivo de la Ley de Nanobiotecnología es promocionar las industrias innovadoras que aplican la biotecnología y nanotecnología a sus productos, como la salud humana y animal, el agro, medio ambiente y energías renovables, entre otras”.

La nueva ley contempla que quienes accedan al régimen de promoción podrán obtener beneficios de amortización acelerada del impuesto a las Ganancias en una cuota, devolución anticipada del IVA y el otorgamiento de un bono de crédito fiscal correspondiente al 50% de los gastos pagados destinados a las contrataciones de servicios de investigación y desarrollo (I+D) con instituciones del Sistema Público Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Las tres convocatorias (2019-2020-2021) del Régimen de Promoción de Biotecnología Moderna ya otorgaron beneficios por $ 590 millones a las empresas inscriptas.

La subsecretaria de Economía de Conocimiento, María Apólito, destacó que “la biotecnología y la nanotecnología son algunas de las principales fuentes de innovación tecnológica y transformación productiva”, y consideró que “por lo tanto es un factor preponderante para el proceso de crecimiento y desarrollo de la economía nacional”.

“Es un área que sirve de plataforma tecnológica para numerosas disciplinas y sectores productivos”, afirmó la funcionaria.

Desde el sector privado, el presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras, afirmó a Télam que la iniciativa del Gobierno “es una noticia muy positiva”.

“Este tipo de beneficio es claramente una de las tantas acciones que fomentan el desarrollo de la industria biotecnológica y la nanotecnología a nivel nacional”, destacó el empresario.

Subrayó que “especialmente esta ley provee una serie de beneficios impositivos muy concretos que las empresas capitalizan para sustentar proyectos de investigación y desarrollo que en el largo plazo siguen cimentando el posicionamiento de Argentina como uno de los países con mayor cantidad de empresas de biotecnología a nivel mundial”.

“Creo que este tipo de acciones refuerzan el valor de lo científico como un gran pilar para el desarrollo de nuestro país”, sostuvo Figueiras, quien remarcó: “Bienvenidos los estímulos para las empresas que toman el desafío de nuevos proyectos, que desarrollan y producen en Argentina con impacto global. Es muy positivo para el desarrollo de la ciencia en nuestro país”.

En cuanto a la inclusión de la nanotecnología en la Argentina, se observa un importante surgimiento del sector, cuyo campo comprende toda aplicación tecnológica del conjunto de técnicas y ciencias en las cuales se estudian, manipulan y obtienen, de manera controlada, materiales, sustancias y dispositivos de dimensiones nanométricas (diminutos), los cuales presentan propiedades especiales por su tamaño”.

Al ser un área de desarrollo horizontal y multipropósito, de la economía del conocimiento, puede generar avances y nuevas tecnologías para sectores productivos, como el de la salud, el textil, la microelectrónica, el industrial, el químico y el agroindustrial, entre otros.

Un ejemplo de la relevancia cada vez mayor del sector está en el campo de la salud que, mediante el uso de la biotecnología, ha demostrado una gran capacidad de respuesta durante la pandemia de Covid-19, colocando a la Argentina entre los países con mayor potencial para el desarrollo de soluciones biotecnológicas como kits diagnósticos, el tratamiento con suero equino hiperinmune y desarrollos iniciales de vacunas.

El Diputado Nacional, Matías Taccetta, se expresó sobre el tratamiento de la Ley de Alquileres y el Proyecto presentado para beneficiar a los inquilinos y ampliar la oferta de inmuebles disponibles.

El Diputado Nacional por Chubut, Matías Taccetta, en la conferencia de prensa de esta mañana se manifestó sobre los distintos proyectos de ley presentados por el bloque de Diputados de Cambiemos en el Congreso.

Sobre la problemática de los alquileres que afecta a numerosos vecinos en Esquel, sostuvo que el Bloque de Cambiemos pidió una sesión especial para el 5 de abril para tratar el tema. Dijo que «hay una posibilidad de derogar la ley o de modificarla para beneficiar a aquellos inquilinos que se están ajustando por la inflación y cada año se les hace más caro e impagable el alquiler».

También destacó que existe la posibilidad de ampliar la oferta: «Uno de los proyectos presentados es la exención de aquellos inmuebles que se pongan en alquiler con destino a casa habitación y la exención de IVA de los inmuebles comerciales». El objetivo es actualizar el monto del importe y llevarlo a $150.000, de esta manera quienes tengan un inmueble alquilado a ese valor no tendrán que pagar el impuesto. El funcionario explicó que «esto va a permitir combatir la inflación, bajando el costo de los alquileres y va a lograr que hayan más inmuebles puestos en oferta».

El Diputado detalló cómo es la situación en Esquel y dijo que los propietarios obtienen mayores beneficios alquilando sus viviendas de forma temporal, lo cual implica que disminuya la disponibilidad de alquileres para los esquelenses. «Ampliando la oferta permitiríamos la baja en el monto de alquiler y también que la gente pueda elegir y tenga la tranquilidad de saber dónde va a a vivir cuando se le termine el contrato», indicó.

El presidente Alberto Fernández calificó este viernes de “histórico” al hecho de que el Congreso haya aprobado por ley la refinanciación de la deuda con el FMI y ponderó que esa norma se haya sancionado por “el consenso de legisladores de distintas fuerzas políticas”, al anunciar medidas económicas en un mensaje grabado desde la Residencia de Olivos.

“Ha sido un momento histórico. Por primera vez la refinanciación de una deuda con el FMI se discute y se aprueba en el Congreso de la Nación. Fue una decisión de mi gobierno que me enorgullece: nunca más un Presidente podrá endeudarse a espaldas de los argentinos y argentinas”, señaló Fernández.

Con esa frase se refirió a la aprobación del acuerdo con el organismo de crédito que sancionó este jueves el Senado para refinanciar la deuda de 44 mil millones de dólares que contrajo en 2018 el gobierno de Mauricio Macri.

El mandatario afirmó que se vivió “un día especial porque se llegó a esta ley con el consenso de distintas fuerzas políticas que lograron encontrar los puntos de acuerdo para responder con responsabilidad democrática a una situación que así lo requería”.

“El acuerdo obtuvo una abrumadora mayoría en las dos cámaras del Congreso. Pero llegamos hasta aquí con el consenso y apoyo de gobernadores y gobernadoras, empresarios, sindicatos organizaciones y dirigentes de muchos sectores sociales que comprendieron la gravedad del momento. A todos y todas, mi sincero reconocimiento”, destacó el jefe de Estado en uno de los tramos de su alocución.

Fernández consideró además que “una vez más, la convicción y el trabajo responsable han servido para superar los desafíos que se le imponen” a Argentina.

El discurso que pronunció esta noche el jefe de Estado estuvo en sintonía con los conceptos que formuló esta mañana en Tucumán, donde abogó por la necesidad de «trabajar unidos y juntos» por los argentinos.

«Vamos saliendo de los problemas. Primero de la deuda con los acreedores privados y ayer empezamos a resolver la deuda con el FMI. Deuda que heredamos y que seguramente de haber estado gobernando no hubiéramos tomado»

«Hay un tiempo de la Argentina que, de una vez y para siempre, debemos inaugurar, que es el tiempo de trabajar unidos, de trabajar juntos; ya tuvimos demasiados años para distanciarnos, para pelearnos, para marcar diferencias», dijo el jefe de Estado, al encabezar un acto en la explanada de la Casa de Gobierno de Tucumán donde se firmaron convenios para la construcción de dos alcaldías y se entregaron 100 patrulleros.

Fernández encabezó el acto acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el vicegobernador a cargo del Ejecutivo provincial de Tucumán, Osvaldo Jaldo; y el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

«Vamos saliendo de los problemas. Primero de la deuda con los acreedores privados y ayer empezamos a resolver la deuda con el FMI. Deuda que heredamos y que seguramente de haber estado gobernando no hubiéramos tomado. Pero son problemas que tenemos que ir resolviendo», señaló el Presidente en su discurso a la Nación.

Esas fueron las primeras palabras del Presidente tras la sanción dada ayer por el Senado al proyecto que autoriza al Ejecutivo nacional a firmar el acuerdo con el FMI, y que fue convertido en ley con el voto positivo de la mayor parte del oficialismo y de la bancada opositora.

Manifestantes arrojaban piedras contra el Parlamento y la policía de la Ciudad arribó al lugar para mantener la seguridad.

Escenas de tensión se vivieron en las inmediaciones del Congreso en el marco de una protesta contra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que terminó con incidentes y enfrentamientos con la Policía.

Poco después de que iniciara el debate en el recinto de la Cámara de Diputados, cerca de las 15, manifestantes que se habían concentrado en las inmediaciones del Parlamento comenzaron a arrojar piedras y bombas molotov contra la fachada, lo que provocó rotura de ventanas. También incendiaron neumáticos.

Ante la llegada de personal de la Policía de la Ciudad con escudos, la protesta se alejó del edificio hacia la zona de la Plaza del Congreso. Sin embargo, un grupo de manifestantes continúo arrojando piedras contra el personal policial. La tensión se mantuvo casi hasta las 17.

La protesta había comenzado antes del mediodía con organizaciones sociales y políticas de Izquierda que rechazan el acuerdo con el FMI. Entre los asistentes estuvieron el Polo Obrero y el MST, que se despegaron de los incidentes y acusaron a grupos aislados.

Dentro del Congreso, mientras tenían lugar los incidentes, los diputados continuaron con la discusión del proyecto, que fue consensuado entre los bloques mayoritarios.

Según se supo de fuentes policiales, «el Congreso no estaba vallado por decisión del Gobierno Nacional».

La Policía monitoreaba la situación desde la Sala de Operaciones cuando comenzaron a arrojar piedras y prender fuego gomas, por lo que se decidió montar un operativo.

Fuentes de la Policía de la Ciudad señalaron que «se pudo individualizar a los agresores y se avanzó restableciendo el orden de manera gradual».

Además, confirmaron que «se produjeron detenciones», aunque sin precisar la cantidad.

Fuentes parlamentarias del bloque del Frente de Todos también confirmaron a Télam que en el inicio de las sesiones ordinarias esperan que «Alberto anuncie una batería de anuncios sociales».

El Gobierno nacional trabaja por estas horas, a dos semanas del inicio de las sesiones ordinarias en el Congreso, para acelerar los detalles del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que presentará ante un Congreso en el que espera encontrar debate y una “segura aprobación”, mientras comienza a delinear propuestas legislativas sobre temas que en este momento no se encuentran en la agenda pública.

En los últimos días, los distintos ministerios fueron enviando el balance de lo realizado en el último año y los planes a futuro para que sean incluidos en el discurso que Alberto Fernández brindará ante la Asamblea Legislativa el 1 de marzo, pero la máxima atención está centrada por estos días en el cierre del capítulo parlamentario de la deuda externa.

«El acuerdo que estamos impulsando es un paso más de un problema en el que vamos a tener que dar muchos pasos. Este es el primer paso que nos libera de hacer pagos durante cuatro años y nos permite seguir adelante con nuestra idea de seguir haciendo crecer la economía a través de la inversión pública», señaló Fernández en declaraciones formuladas el sábado a Radio 10.

Tras su regreso de la gira internacional que lo llevó a Rusia, China y Barbados, tanto el jueves como el viernes, el Jefe de Estado mantuvo reuniones con el ministro de Economía, Martín Guzmán, y con el embajador en los Estados Unidos, Jorge Arguello, con el motivo de «acelerar» el acuerdo que deberá tener la aprobación del «board» del FMI y, como marca la ley, la sanción de los diputados y senadores argentinos.

Los plazos son los previstos: en la entrevista que Guzmán brindó a Télam en Moscú estimó que la letra chica del entendimiento final se terminará de definir en las próximas dos semanas; es decir, las que faltan para el inicio de las sesiones ordinarias.

Si bien, luego de la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia de la bancada oficialista en la Cámara de Diputados, diversos actores políticos habían puesto en duda la suerte del proyecto del acuerdo en el Congreso, ahora, primero el propio Fernández y luego diversos actores parlamentarios, comienzan a hablar de un seguro acompañamiento a la iniciativa.

El viernes por la tarde, personas de extrema confianza del Jefe de Estado se mostraban confiadas en que, a pesar de las disidencias internas, todos los integrantes del bloque oficialista en Diputados ofrecerán quorum, que la amplia mayoría acompañará con el voto positivo y que será minoritario el sector que pueda «abstenerse».

«No doy por perdido ningún voto. Voy a disputar hasta el último voto de diputados del Frente de Todos porque estoy convencido de que es lo mejor que le puede pasar a Argentina, que descartemos por cuatro años y medio este yugo que tenemos con los vencimientos de los próximos años», dijo públicamente en las últimas horas el nuevo presidente del bloque del Frente de Todos, Germán Martínez.

Fuentes parlamentarias del bloque del FdT confirmaron a Télam ese panorama y fueron más allá: «Nosotros esperamos que, a la hora de presentar el tema del FMI en el inicio de sesiones, Alberto presente una batería de anuncios sociales, eso quizá vuelva positivos algunos de esos votos».

«Hay margen político para esa decisión pensando en los que menos tienen y no tener un presupuesto, que es algo en principio negativo, permite alguna discrecionalidad para ese tipo de acciones», confió un diputado.

Mientras tanto, muchos dan por descontado el acompañamiento de una oposición «que no puede jugar a rechazar un acuerdo con un organismo que les prestó plata a ellos y al que nunca van a querer ofender», indicaron a esta agencia voceros parlamentarios vinculados al oficialismo.

De hecho, esta semana, la mesa nacional de Juntos por el Cambio ratificó su posición «positiva sobre el principio de entendimiento» de Argentina con el FMI por la deuda y afirmó que el país «tiene que honrar las deudas», pero reiteraron que cuando llegue la carta de intención «la letra fina» definirán su propia estrategia parlamentaria en el Congreso.

«Por lo que leo, la oposición quiere acompañar el acuerdo con el FMI y es un dato de sensatez que nos ayude a resolver un problema muy serio que tiene la Argentina. Preferimos que este acuerdo sea objeto de debate en el Parlamento y no de espaldas a la gente. Cuando no se hace así, en un minuto y medio nos enteramos que quedamos endeudados por décadas», señaló el jefe de Estado en las declaraciones radiales formuladas este sábado.

El regreso a clases y los subsidios al transporte

En tanto, el gobierno de Fernández jugó esta semana sus propias cartas para aislar a la gestión porteña de Horacio Rodríguez Larreta en dos frentes: el tema del regreso a clases -con el anuncio del protocolo Aulas Seguras- y la transferencia a la ciudad del control de las líneas de colectivos que circulan en la Capital Federal sin pasar a la provincia.

El sábado, en Puerto Iguazú, el Gobierno logró el apoyo de los gobernadores del Norte Grande -incluidos los radicales Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes)- en su decisión de descentralizar la gestión a la CABA del servicio del transporte urbano, «en pie de igualdad con el resto de las jurisdicciones», según dice el texto que firmaron.

Constituyó el segundo revés para Rodríguez Larreta en la semana: en la cumbre opositora del jueves en Olivos tampoco logró el respaldo que pretendía de sus socios en la coalición en el tema del transporte.

La labor en el Congreso

En lo que tiene que ver con la agenda parlamentaria, la lenta conformación de las comisiones conspiró contra el tratamiento en sesiones extraordinarias de los tema propuestos por el Ejecutivo, pero algunos legisladores aún abrigan la esperanza del tratamiento de alguno de los proyecto en la última semana de febrero. «Quizá se pueda avanzar con alguno de los temas que tiene mayor consenso», señaló uno de los diputados consultados por Télam.

En la última semana de enero, el Presidente firmó el decreto de convocatoria proponiendo 18 temas tan diversos que van desde el Consenso Fiscal hasta el proyecto para modificar el Consejo de la Magistratura.

«El tema de la Justicia puede no importar en la consideración social -que está centrada en la inflación y en la inseguridad- pero le importa muchísimo al Presidente. El tema es que para avanzar en muchos de los proyectos y designaciones se necesitan acuerdos o mayorías especiales», explicaron fuentes cercanas a Fernández.

Si bien no se aclaró si el mandatario presentará proyectos en ese sentido, se sabe que quiere proponer un debate sobre la Corte Suprema, tal como lo dijo en diciembre del año pasado.

Por otra parte, en la Casa Rosada entienden que -luego del acuerdo con el FMI- la agenda económica se centrará primordialmente en el combate a la inflación y que se podrán disponer energías para otros temas que están fuera de los titulares de las noticias.

«El Presidente quiere impulsar la agenda del cambio climático y la designación de Cecilia Nicolini (en el Ministerio de Ambiente) ahí es un gesto en ese sentido, pero hay leyes para impulsar. Por otra parte, hay que dar un debate sobre la salud mental pospandemia, un tema transversal que atañe desde la niñez hasta la adultez y quizá puede haber algo al respecto en el discurso del 1 de marzo», finalizaron las fuentes.

En febrero empiezan las sesiones extraordinarias, pero el temario no incluyó ninguna cuestión relativa al FMI hasta el momento. Además, el directorio del organismo debe firmar la carta de intención y el proceso podría demorarse.

El presidente Alberto Fernández anunció que el acuerdo entre el Gobierno y el FMI será elevado al Congreso, donde oficialismo y oposición se preparan para iniciar en febrero con las sesiones extraordinarias en medio de la nueva expectativa sobre si el tema será incorporado en esa agenda o quedará para marzo.

En el discurso que brindó desde la quinta de Olivos para anunciar el principio de entendimiento con el Fondo Monetario, Fernández anticipó que va a «elevar» el acuerdo al Congreso «para su consideración».

«Necesitamos que apoyen este convenio y apelo así al compromiso nacional de todos y todas», pidió el Presidente, en un claro mensaje a la oposición para que el acuerdo que finalmente se alcance cuente con la aprobación de una mayoría significativa.

El pedido tiene su justificación en que, por un lado, el oficialismo no tiene una mayoría clara ni en la Cámara de Diputados ni en el Senado, y por el otro, la relación entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio en el Congreso no quedó en los mejores términos al finalizar el año pasado.

El Poder Ejecutivo convocó días atrás a sesiones extraordinarias del Congreso a partir del 1 de febrero y definió la lista de proyectos a tratar, con temas como la reforma del Consejo de la Magistratura y el Consenso Fiscal 2022, pero no incluyó ninguna cuestión relativa a las negociaciones con el FMI.

Dentro de las atribuciones del Ejecutivo para llamar a sesiones extraordinarias está la de ampliar el temario, por lo que el Gobierno podría incluir el acuerdo para su tratamiento en febrero a través de un decreto simple.

Sin embargo, el proceso para elevar al Congreso el convenio podría demorarse, dado que primero el directorio del FMI debe firmar la carta de intención del acuerdo y luego el Ejecutivo debería remitirla.

Además, el ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló en la conferencia de prensa que brindó para informar los detalles del entendimiento con el Fondo que prevé el acuerdo tenga aprobación parlamentaria para el 21 de marzo, de manera tal que se evite a la Argentina el pago de 2.800 millones de dólares programado para esa fecha.

De esta manera, el debate sobre el acuerdo en el Congreso podría empezar recién en marzo, luego de que el jefe de Estado concurra al parlamento para dar su discurso de inicio del período de sesiones ordinarias.

El acuerdo con el FMI debe pasar sí o sí por el Congreso para cumplir con lo que dicta la ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, sancionada en febrero de 2021 por impulso del propio Gobierno.

La norma determina que «todo programa de financiamiento u operación de crédito público realizados con el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como también cualquier ampliación de los montos de esos programas u operaciones, requerirá de una ley del Honorable Congreso de la Nación que lo apruebe expresamente».

Con esa ley, el Frente de Todos apuntó a marcar el contraste con la administración del ex presidente Mauricio Macri, que no le dio participación al Congreso cuando firmó el acuerdo con el FMI en 2018 para acceder al préstamo de 45 mil millones de dólares.

Una vez que el nuevo entendimiento con el organismo multilateral de crédito esté en el Congreso empezará otra historia, dado que Juntos por el Cambio, principal fuerza opositora, ya adelantó que observará la «letra chica» y dará su opinión definitiva durante el debate parlamentario.

El tema podría abrir debates internos tanto en el principal interbloque opositor como en la bancada oficialista del Frente de Todos, debido a las diferencias que existen en los referentes de ambas coaliciones.

En Juntos por el Cambio hay un sector más dialoguista que apuntará a acompañar el acuerdo y a no entorpecer la negociación, mientras que en el Frente de Todos el ala más dura del kirchnerismo rechaza cualquier tipo de ajuste. En ese contexto, los detalles del documento que finalmente llegue al Congreso serán mirados con lupa por ambas bancadas.

El documento final no expresó conclusiones terminantes sobre ninguno de los temas contemplados en el orden del día, pero sí hubo un repaso por la crisis que atraviesa la provincia y una mirada interna a la designación de candidatos en instancias electorales, para impedir en el futuro que haya determinaciones desde afuera de la provincia.

El congreso del Partido Justicialista que sesionó en Comodoro Rivadavia fijó como nueva fecha de reunión el 30 de abril, para dar tiempo a las comisiones de trabajo que se conformaron hoy para tratar los distintos temas ingresados, que van desde la postura por minería hasta la posición en torno a una ley que habilite reelecciones indefinidas de intendentes en la provincia. Además de la expulsión del congresal que trató de “borracho” a Linares, otro de los puntos calientes fue cuando Miguel ‘Coné’ Díaz pidió las renuncias de las autoridades partidarias, pero el planteo no prosperó.

El documento final no expresó conclusiones terminantes sobre ninguno de los temas contemplados en el orden del día, pero sí hubo un repaso por la crisis que atraviesa la provincia y una mirada interna a la designación de candidatos en instancias electorales, para impedir en el futuro que haya determinaciones desde afuera de la provincia.

En lo que pareció una crítica elíptica a las intervenciones de Cristina Fernández a la hora de decidir quiénes se postulan por el peronismo provincial, el documento sostiene que para ejercer “la soberanía política” provincial, postulación de candidatos del PJ “debe ser consecuencia de la decisión de los chubutenses” y “no permitir que desde afuera se tomen determinaciones en estos temas”.

Entre otros conceptos, se hizo un llamado a “levantar las banderas del partido del justicialismo, con fe, voluntad y mucha fuerza las banderas de la independencia económica, la soberanía política y la justicia social. Mientras en la provincia haya ciudadanos por debajo de la línea de la pobreza o la indigencia, es fundamental que con mucha firmeza se ejecuten acciones tendientes a romper con la injusta distribución de la riqueza y eso debería ser una de las premisas a sostener por el partido Justicialista de nuestra provincia”.

Además hubo alusión a la deuda provincial, por lo que planteó el documento que se debe explicar desde el gobierno provincial “quiénes, cómo, para qué y cuáles fueron los beneficios que entregaron semejante endeudamiento”. El documento se completó con la descripción del mal estado de los sistemas de salud, educación y servicios públicos.

También hubo alusión a los recursos naturales, que dejó entrever parte de la tónica que tendrá la discusión interna sobre los distintos temas en las comisiones: “Generar puestos de trabajo genuinos debe ser nuestro máximo anhelo. Contamos con una de las provincias más ricas y versátiles de la Argentina, es inaceptable que en un país que queda mucho por hacer sigamos sin explotar nuestras riquezas y recursos para bienestar de nuestra sociedad”.

Ese último punto, según advirtió Arrecha en forma posterior al ser consultado por esta agencia, está sujeto a observaciones, ya que forma parte de los temas que deben definir las comisiones de trabajo, como es el de laminería. El próximo 30 de abril, las comisiones deberán emitir conclusiones sobre los temas de trabajo previstos. Entre estos se cuentan:

-Proyecto de zonificación minera que impulsa el gobierno provincial.

-Discusión de un proyecto de ley sobre reelecciones de intendentes.

-Organización interna de las Mujeres, Géneros y Diversidad;

-Decisión sobre la participación orgánica de representantes de las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas;

-Modalidad de elección de los representantes al Consejo Provincial de la Juventud Peronista;

-Adecuación del mecanismo de recaudación y distribución de los aportes partidarios y de las penalidades por incumplimiento;

-Posición en relación al proyecto de distribución de regalías de Futaleufú, y de la creación de una Empresa Provincial de Energía.

El Congreso Provincial del Partido Justicialista, que cuenta con 78 integrantes, se reunirá hoy sábado en Comodoro Rivadavia. Habrá un análisis de lo que fue la última elección y se formarán comisiones para bajar mandato a los diputados sobre algunos temas como la zonificación minera y la posibilidad de habilitar reelección indefinida a intendentes y jefes comunales.

El primer llamado al Congreso será a las 10 de la mañana del sábado en el Parque Saavedra en Comodoro Rivadavia y habrá un segundo llamado a las 11, según había precisado esta semana a FM EL CHUBUT el presidente del Congreso partidario, José Salvador Arrechea. El temario incluye cuestiones de organización interna pero también otros puntos que pesarán sobre las definiciones que deban tomar los diputados provinciales justicialistas.

«Se pondrá en tratamiento, para resolución en un plazo corte, la posición en torno al proyecto de zonificación minera que está en la Legislatura», había señalado el presidente del congreso partidario. Pero el trabajo de esa comisión podría demandar dos o tres meses, a menos que se resuelva otro camino hoy durante la realización del cónclave.

También estarán mañana en tratamiento una iniciativa para autorizar mayores reelecciones a intendentes y jefes comunales (una reciente ley les puso límite), y el tema de la renta hídrica de Futaleufú que también es un proyecto del bloque justicialista en la Legislatura, ante la demanda de jefes comunales que ya no cuentan con la posibilidad de presentarse por otro período.

Quien no había confirmado su presencia en el Congreso partidario en Comodoro Rivadavia, es el presidente del PJ Chubut y senador electo, Carlos Linares, quien se encontraba en Buenos Aires.