Tag

Negociación

Browsing

El delegado de los brigadistas, Daniel Catalán expresó su rechazo al acuerdo de incremento salarial firmado por ATE con el gobierno provincial, señalando en este sentido que «el sindicato está actuando como un ministerio más del gobierno».

Cabe recordar que el lunes por la tarde el Gobierno provincial firmó con ATE un acuerdo salarial que establece un incremento de 21% para los Brigadistas del Servicio Provincial de Manejo del Fuego, a cobrar en tres etapas: un 8% con los haberes de marzo; un 7% con los haberes de abril y un 6% en mayo.

Catalán dijo que este incremento «no era lo que esperaban los brigadistas, las expectativas eran otras y desde las asambleas los mandatos eran otros, pero los delegados de esta zona no los dejaron ingresar a las reuniones. Además, el sindicato planteó cuestiones que no fueron acordadas por los trabajadores, por lo tanto, estamos en contra de este acuerdo», subrayó.

En este sentido, Catalán afirmó que el «sindicato se tomó atribuciones que no le correspondía haciendo reclamos e introduciendo en la discusión temas que no fueron discutidos por los trabajadores. Por otro lado, no se trataron y el gremio no llevó a la mesa de discusión otros puntos que sí eran necesarios discutir, como el aumento de los adicionales».

Más adelante el delegado de los brigadistas de Trevelin opinó que «ATE ignora un montón de cuestiones que hace a nuestro trabajo y como no las conoce porque no viene a las asambleas que hacemos no las puede discutir. Básicamente no conoce nuestro módulo ni el Estatuto nuestro» puntualizó.

«NOS MANDAN A CALLAR»

Catalan aclaró que los delegados de la zona apuntan al diálogo con ATE «pero cuando expresamos diferencias con la conducción del gremio nos mandan a callar o nos hacen llamados intimidatorios» dijo, al tiempo que consideró que «no hay posibilidades de recomponer la situación porque todos están encolumnados detrás de lo que hace su secretario general Guillermo Quiroga, quien abiertamente ha dicho que no está de acuerdo que seamos delegados los brigadistas».

Por este motivo, Catalán afirmó que «el sindicato es como un ministerio más del gobierno, eso es lo que vemos los brigadistas y quedó demostrado en esta negociación.

Ellos (por los dirigentes de ATE) sabían de antemano lo que iba a ofrecer el gobierno y que el acuerdo se iba a firmar al margen de nuestra postura, no les importó si estábamos a favor o si lo rechazábamos», expresó con indignación Catalán, indicando que en función de lo sucedido en la paritaria las diferentes brigadas de la región mantendrán asambleas «para ver qué medidas podemos llegar a tomar porque este acuerdo para nada satisface nuestras necesidades».

Una delegación del Gobierno ruso afirmó este miércoles que el diálogo con Ucrania por el actual conflicto se reanudará el próximo jueves en la frontera entre Bielorrusia y Polonia e indicó que un cese el fuego está en la mesa de negociaciones.

El asesor del Kremlin y jefe de la delegación, Vladimir Medinski, señaló que «el cese al fuego inmediato» todavía es una opción viable, aunque las partes mantienen sus diferencias.

Minutos después, la delegación ucraniana confirmó que se dirige al lugar del encuentro para la segunda ronda de negociaciones.

Ambas partes se reunieron el lunes pasado en la frontera entre Bielorrusia y Ucrania por primera vez desde el inicio de la ofensiva del jueves 24 de febrero, sin llegar a ningún acuerdo.

Funcionarios de Rusia y Ucrania habían adelantado en las primeras horas de este miécoles que estaban listos para reanudar conversaciones sobre la guerra, aunque las esperanzas de un avance siguen siendo escasas.

En el séptimo día de la invasión rusa, el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, declaró a periodistas en Moscú que la delegación rusa está preparada para continuar hoy «consultas» que conduzcan a negociaciones de paz con Ucrania.

Horas más tarde, del lado ucraniano, el ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, confirmó que funcionarios de su país están listos para nuevas conversaciones, pero dijo que el lugar aún no está decidido y que Kiev no aceptará ningún ultimátum ruso.

«Las demandas de Rusia siguen siendo las mismas que (el presidente ruso Vladimir) Putin anunció en su discurso antes de que comenzara la guerra», aseguró Kuleba.

Ucrania exige un alto al fuego y la retirada de las tropas rusas y el presidente Volodimir Zelenski había reclamado, en redes sociales, que los rusos «depongan las armas» y «salven sus vidas».

Putin, según lo conversado con su homólogo francés, Emmanuel Macron, pretende el reconocimiento de Crimea como territorio ruso y la desmilitarización, la «desnazificación» de Ucrania y la promesa de un estatuto de país neutro que frene su ingreso a la OTAN.

Las delegaciones rusa y ucraniana comenzaron este lunes las negociaciones en el puesto de control Alexandrovka-Vilcha, en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, en las que Kiev intentará lograr un alto el fuego por parte de Rusia tras cinco días de guerra, según transmite en directo la agencia oficial bielorrusa, Belta.

La delegación ucraniana llegó esta mañana al lugar de las negociaciones para exigir un salto el fuego «inmediato» y la retirada de las tropas rusas, anunció la Presidencia de Ucrania, a la vez que el presidente ucraniando, Volodimir Zelenski, pidió que su país sea incorporado de manera urgente a la Unión Europea (UE).

El Kremlin, en tanto, no quiere revelar su posición. «No voy a anunciar nuestras posiciones. Las negociaciones deben hacerse en silencio», explicó el vocero Dmitri Peskov durante su comparecencia diaria ante la prensa.

«Dejemos que los negociadores se instalen», añadió.

«Cada hora que el conflicto de prolonga, ciudadanos y soldados ucranianos mueren. Nos hemos propuesto llegar a un acuerdo, pero tiene ser en el interés de las dos partes», afirmó por su parte en televisión el negociador ruso (y consejero del Kremlin), Vladimir Medinski.

El presidente Putin juró al arrancar la ofensiva que iba a «desmilitarizar» y «desnazificar» Ucrania, y acusó a Kiev de haber orquestado un supuesto «genocidio» de la población rusoparlante.

«La delegación ucraniana llegó a la zona de la frontera ucraniano-bielorrusa para participar en las negociaciones», indicó la Presidencia de Ucrania en un comunicado en el que agregó que «la cuestión clave es un alto el fuego y la retirada de las tropas del territorio ucraniano».

Al informar ayer que aceptaba negociar con Rusia en un lugar de la frontera de su país con Bielorrusia, el presidente ucraniano, Volvodimir Zelenski, dijo que, en lo personal, tenía «pocas expectativas» sobre el resultado de este encuentro.

La delegación está encabezada por el ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, acompañado por el alto asesor de la presidencia, Mijailo Podoliak.

En el quinto día de la ofensiva, Moscú afirmó que quería un «acuerdo» con Kiev durante el diálogo de este lunes, en un momento en que la invasión parece encontrar más resistencia en el terreno.

«Cada hora que el conflicto se prolonga, ciudadanos y soldados ucranianos mueren. Nos hemos propuesto llegar a un acuerdo, pero tiene ser en el interés de las dos partes», dijo el jefe negociador ruso, Vladimir Medinski, un importante asesor del Kremlin.

Zelenski, por otra parte, pidió a la UE que admita inmediatamente a Ucrania en el bloque, en el quinto día de invasión rusa. Un reclamo de difícil aceptación por parte de Moscú.

«Nos dirigimos a la UE en lo que concierne a una integración sin demora de Ucrania a través de un nuevo procedimiento especial», declaró Zelenski en un video.

«Nuestro objetivo es estar juntos con todos los europeos y, lo más importante, estar en condiciones de igualdad. Estoy seguro de que es justo. Estoy seguro de que es posible», añadió.

Además, agradeció el apoyo de las potencias occidentales. «El apoyo contra nuestra coalición contra la guerra es incondicional y sin precedentes».

La reunión se llevará a cabo este viernes en Playa Unión. La última oferta presentada por el Gobierno era del 21% en tres tramos, lo que representaba una mejora acumulativa del 59,2% entre agosto de 2021 y mayo de 2022. La misma fue rechazada por los trabajadores.

El Gobierno del Chubut convocó a gremios docentes para una reunión paritaria a realizarse este viernes a las 14 en Playa Unión.

El nuevo encuentro, en el cual funcionarios provinciales y gremialistas intentarán alcanzar un acuerdo salarial, se llevará a cabo en la Casa Estudiantil Nº 5.009, ubicada en la calle Centenario al 850 de la villa balnearia.

Vale recordar que la última oferta salarial presentada por Provincia era del 21% en tres tramos, lo que representaba una mejora acumulativa del 59,2% entre agosto de 2021 y mayo de 2022. Además, la propuesta ofrecía un adelantamiento de los plazos y aumento de los porcentajes previstos.

La última oferta salarial presentada a los docentes plantea un incremento del 55% entre el mes de agosto de 2021 y junio 2022. En la reunión de este lunes los representantes de los trabajadores pidieron que se revean las fechas y que el aumento sea mayor. Se pasó a un cuarto intermedio y el Gobierno Provincial estudia esta contrapropuesta.

La reunión comenzó a las 15 horas en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de Vialidad Provincial, en Rawson, con la participación de referentes de la Asociación Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH), Unión Docentes de Argentina (UDA), Asociación de Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) y el Sindicato de Trabajadores de la Educación (SiTraEd).

El ministro de Gobierno, Cristian Ayala, había mencionado que la última oferta salarial presentada a los gremios docentes estipulaba un incremento del 5 % entre el mes de agosto de 2021 y junio 2022, por lo que «un docente de zona sur con 7 años de antigüedad pasaría a cobrar $109 mil».

Durante la reunión de este lunes, los gremios docentes pidieron acortar el plazo y elevar el porcentaje propuesto por el Estado, entre otros detalles, con lo cual culmina la reunión con el Gobierno llevando estas solicitudes para analizar, tras lo cual volverá a convocar a un nuevo encuentro.

Al respecto, el ministro de Gobierno Cristian Ayala repasó que “la reunión de hoy es la continuidad de las reuniones que mantenemos con el sector docente. Este encuentro fue planteado para escuchar los planteos de las entidades sindicales a la propuesta efectuada en la última reunión”.

“Un sector de las entidades sindicales pidieron que se mejore la propuesta en cuanto a los tiempos en los que se otorgan los incrementos y la posibilidad de reveer el porcentaje del incremento que estaba previsto”, reveló.

“La propuesta estaba prevista para los meses de abril, mayo y junio pero las entidades sindicales pidieron un adelantamiento de estas fechas. Otro gremio planteó que todavía las asambleas continuaban para tener una respuesta concreta. Se resolvió pasar a un ‘cuarto intermedio’ para poder tener una respuesta concreta de cada una de las entidades sindicales”, señaló.

“Mañana o el miércoles vamos a tener una nueva reunión para transmitir esta novedad a las entidades sindicales”, adelantó.

Recordó que «el ofrecimiento implica un incremento acumulado del 55% del sueldo docente entre agosto del 2021 y junio del 2022. Esto está integrado por el 30% que se dispuso por un decreto del año pasado. Lo que se planteó fue adelantar el 10% de marzo al mes de febrero. O sea que en febrero, se estaría abonando un 20% de incremento del salario docente. A su vez, está previsto un incremento mensual para abril, mayo y junio y -en total- el incremento ascendería a un 55%”, precisó.

“Se pasó a un cuarto intermedio para terminar de delinear las últimas propuestas de las recomendaciones de los porcentajes y los tiempos de efectivizar los incrementos. No se habló de las licencias gremiales”, indicó.

“Concretamente ATECH planteó que iban a continuar con las asambleas entre mañana y pasado y el resto de las entidades propusieron el adelantamiento de los plazos”, completó el ministro provincial.

 

El Gobierno intenta destrabar la negociación con la comunidad internacional para tener un acuerdo con el FMI antes de fin de marzo. «La palabra ajuste está desterrada de la discusión», señaló el presidente Alberto Fernández ante los gobernadores en el Museo del Bicentenario.

El Gobierno expuso sus cartas sobre la mesa para poder terminar de cerrar un acuerdo con el FMI, al blanquear que el sendero fiscal es la diferencia «medular» entre las partes, y de que hay resistencia en el directorio, principalmente del mayor accionista, los Estados Unidos, en apoyar el planteo argentino.

Mientras el Gobierno busca consolidar un frente local y a la vez intenta destrabar la negociación con la comunidad internacional para tener un acuerdo con el FMI antes de fin de marzo, la Argentina deberá pagar al organismo 1.655 millones de dólares entre fin de enero y principios de febrero, en concepto de intereses y los recargos por el préstamo anterior.

Los recargos por créditos excepcionales del Fondo a países en crisis siguen vigentes, y por lo tanto no fueron eliminados de la lista de pasivos de 2022 para la Argentina.

Pese a las recomendaciones del G20 de revisarlos en el contexto de la pandemia, en el FMI se mostraron diferencias que impidieron alcanzar un acuerdo para eliminar la política de cargos, según el comunicado de la última reunión de directorio de diciembre.

En cuanto a la marcha del acuerdo, «la diferencia entre lo que plantea el FMI y lo que propone el Gobierno argentino es entre un programa que con alta probabilidad detendría la recuperación económica que estamos viviendo, que es esencialmente un programa de ajuste versus un programa que le de continuidad a esta recuperación fuerte de la Argentina», dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, esta semana durante su exposición ante los gobernadores en el Museo del Bicentenario.

En la presentación reveló que el Gobierno esperar alcanzar el déficit cero hacia fines de 2027, y en el FMI querrían que se alcance antes dicha meta.

Por otro lado, según el Presupuesto 2022 presentado al Congreso, el primer período del acuerdo terminaría con un déficit fiscal proyectado de 3,3% del PBI.

Según trascendió, la diferencia en el sendero fiscal entre lo que pide el FMI y lo que está dispuesta a otorgar la Argentina en 2022 sería de apenas 0,5 puntos porcentuales en el déficit fiscal.

No obstante, para 2023 el FMI procura que la Argentina haga una reducción mucho mayor del déficit. Eso es calificado de «ajuste» por el lado argentino y de ahí surge la negación oficial a ceder.

«La palabra ajuste está desterrada de la discusión con el FMI», señaló el presidente Alberto Fernández durante su alocución en el Museo del Bicentenario.

En tanto, Guzmán también expuso ante los gobernadores el hipotético cronograma de vencimientos de la deuda con el FMI, en el caso de alcanzarse un Acuerdo de Facilidades Extendidas, a 10 años de plazo.

Allí mostró cómo se aliviaría la carga de deuda con el Fondo de manera sustancial en los próximos dos años, para dar tiempo a la recuperación y a la acumulación de reservas.

Pero también esos números reflejan la pesada carga del préstamo contraído por Mauricio Macri con el FMI y que se mantendrá en el tiempo, ya que igualmente impactaría fuerte en 2028 y 2029, cuando se abonen más de 20 mil millones de dólares por período.

La presentación, asimismo, dejó en evidencia el impacto del crédito tomado en 2018 en la economía del país, y para Guzmán ese es el «principal condicionamiento y tensión para poder continuar en la senda de la recuperación».

«Toda deuda condiciona, pero no hay nada que condicione más que la deuda con el FMI», agregó.

En cuanto al resto de las metas, Guzmán reveló que hay «un punto de entendimiento» en alcanzar una acumulación de reservas, donde se espera sumar entre 3.000 a 4.000 millones de dólares el año próximo.

Durante la próximas semanas, se espera que continúen las negociaciones en el plano geopolítico.

«No está el apoyo pleno de la comunidad internacional. Cada gobierno decidirá cuándo expresarse», dijo Guzmán durante un entrevista concedida a Télam, apenas un par de días antes de la presentación en el Museo del Bicentenario.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, anunció hoy que el Gobierno nacional reabrirá la negociación del salario mínimo en «la última semana de septiembre» y sostuvo que el objetivo de la medida «es lograr una recuperación del poder adquisitivo consistente y continua».

“La última semana de septiembre vamos a reabrir la negociación del salario mínimo. Nosotros queremos que la recuperación del poder adquisitivo sea constante. Durante el Gobierno de (Mauricio) Macri se perdieron más de 20 puntos de salario real, fue una enormidad. No podemos recuperar todo eso en seis meses, pero sí podemos hacer una recuperación consistente y continua”, señaló Moroni en declaraciones a la radio AM 750.

En ese sentido, el Ministro indicó que el salario mínimo funciona como “referencia para toda la economía argentina” y que debe colocarse “un poco por encima del resto” de los haberes.

En la misma línea, el funcionario afirmó que el salario mínimo “no tiene techo” y recordó que en las últimas dos negociaciones “el Estado ni siquiera votó”, ya que “hubo acuerdo total entre 31 de los 32 miembros” que participaron de esa negociación paritaria.

Moroni consideró que “por ahora”, el Gobierno nacional “cumple mes a mes” con la consigna de que “los salarios le deben ganar a la inflación” que sostienen los funcionarios del Ejecutivo.

“Hubo una escalada inflacionaria en los primeros meses del año, que no era lo que esperábamos, ahora los precios van descendiendo. Hicimos lo que dijimos que íbamos a hacer. Vamos a propiciar que se abran las paritarias en caso de que los salarios empezaran a perder contra la inflación”, sentenció.

El ministro de Economía se reunió con su par alemán, Peter Altmaier, en el comienzo de su gira por Europa, durante la cual buscará avanzar en los acuerdos con el FMI y el Club de París.

El ministro Martín Guzmán se reunió el domingo 11 de abril en Berlín con el ministro Federal de Asuntos de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier, en el inicio de su gira por Europa destinada a avanzar rumbo a los acuerdos por la deuda con el FMI y el Club de París.

«Argentina y Alemania tienen complementariedades estratégicas en economías del conocimiento y energías sustentables», destacó Guzmán y expresó que ambos países seguirán «trabajando para profundizar los vínculos bilaterales en estas áreas» y calificó como «muy enriquecedor» al encuentro con su par alemán.

Guzmán y Altmaier repasaron la marcha de las relaciones comerciales entre ambos países y el desarrollo de las energías renovables, así como los vínculos entre América latina y la Unión Europea. A su vez, dialogaron sobre el rol de los organismos multilaterales en la recuperación de la economía global en el contexto de la pandemia del COVID-19.

Ambos ministros repasaron las metas del Acuerdo de París 2050 para combatir el cambio climático y acelerar las acciones e inversiones necesarias para un futuro ambiental sostenible, según informó el Palacio de Hacienda.

La comitiva que acompaña a Guzmán incluye al director ante el FMI por la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos; la titular de la Unidad de Coordinación y Gestión de Asuntos Internacionales, Maia Colodenco; y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

La agenda de Guzmán en Europa
En el marco de la gira europea que arrancó en Alemania, y que incluye también Italia, España y Francia, el ministro Martín Guzmán tiene agendado este lunes, también en Berlín, un encuentro con Lars Hendrik Roller, Director General de Política Económica y Financiera de la Cancillería, entre otros funcionarios. El martes, en tanto, se reunirá con el secretario del Ministerio Federal de Finanzas, Wolfgang Schmidt.

La agenda del titular del Palacio de Hacienda continuará en Roma, donde el ministro tiene previsto reunirse con su par de Economía y Finanzas de Italia, Daniele Franco.

La gira apunta a construir entendimientos, en busca de concepciones comunes en relación al rol de los organismos multilaterales de crédito, en el marco de la emergencia provocada por la pandemia global, explicó Economía.

Martín Guzmán busca sumar los apoyos necesarios de los accionistas del FMI (especialmente G7 y G20), para concretar un programa que le sirva a la Argentina, indicaron fuentes del Palacio de Hacienda. También se reunirá con representantes de la sociedad civil y sector privado.

Internas por «ajuste» en el presupuesto
El director del Banco Nación Claudio Lozano expresó que el presupuesto 2021 encierra un ajuste del gasto en línea con la negociación con el FMI y mostró un desacuerdo con el ministro Martín Guzmán, en una entrevista con El Diario.Ar.

«El gobierno se propuso mejorar el poder adquisitivo y no lo logró. Esos supuestos no caminan y hay que rectificarlos. Hay que ser firme con el Fondo para evitar condicionamientos», continuó el funcionario.

Acerca de los aumentos en las tarifas de energía, Lozano determinó que esta medida «no es algo que ayude» en este contexto. «No me parece razonable recomponer tarifas, cuando venimos de aumentos que cambiaron la ecuación doméstica durante la gestión macrista», lanzó el economista de la CTA.

El Gobierno nacional depositará el próximo viernes 4 de septiembre los nuevos bonos en las cuentas de los acreedores que ingresaron al canje de deuda, que cerró durante la víspera con un alto nivel de aceptación, en base a las proyecciones de analistas del mercado.

Desde el Palacio de Hacienda señalaron que este lunes se conocerá la información oficial del canje de la deuda por US$ 66.300 millones de títulos emitidos bajo legislación extranjera, que cerró ayer con un amplio nivel de adhesión, coincidieron distintos analistas.

El equipo económico que conduce el ministro Martín Guzmán mantiene un hermetismo total en cuanto a los números finales de cierre por la «complejidad» de la operación, que requerirá muchas horas para procesar los datos, si bien dejó entrever una visión optimista.

De esta forma, la Argentina puso punto final al asunto y el próximo viernes 4 de septiembre quienes hayan ingresado a la operación tendrán en sus cuentas los nuevos bonos, con menores intereses y vencimientos más largos.

Para los analistas, el nivel de adhesión superaría los umbrales necesarios previstos en los distintos tipos de bonos, lo que -por la aplicación de las Cláusulas de Acción Colectivas- obligaría a ingresar a quienes en un comienzo no aceptaron la propuesta.

Esas cláusulas establecen, según cada tipo de título, que si entre el 65% y 85% de los tenedores aceptaron el canje, el resto debe acogerse.

Las estimaciones de los especialistas privados son que la Argentina alcanzará su objetivo con la deuda, en especial con los bonos globales emitidos en 2016, aunque mantienen cierta reserva respecto a los títulos que formaron parte del canje de 2005, que requieren un umbral de aceptación mayor.

En ese sentido, algunos analistas pusieron reparos con la suerte de alguna serie de los inversores de bonos 2005 y 2010, que necesitan una alta aceptación -de 85%- para arrastrar al resto de los tenedores a ingresar a la oferta.

El proceso de reestructuración de la deuda bajo legislación extranjera llevó ocho meses desde el momento en el que el Gobierno -el 21 de enero pasado- anunciara la intención formal de hacerlo; aunque el plazo final en sí se reduce a cuatro meses si la fecha en cuestión pasa a ser la del 21 de abril, cuando la Argentina presentó ante la SEC, el órgano de contralor bursátil de Estados Unidos, la propuesta de reestructuración de deuda, enmendada en dos oportunidades hasta la oferta última formulada el pasado 4 de agosto, tras el acuerdo alcanzado con los grupos acreedores más duros.

El canje ya cuenta con el apoyo de los tres grandes grupos de acreedores, que representan a grandes fondos de inversión como Blackrock, Ashmore, Monarch y Fidelity y fueron ellos mismos quienes alentaron a ingresar al canje.

También recibieron el aval de fondos como Fintech, Gramercy y Greylock, que ya participaron de reestructuraciones anteriores con la Argentina y en la región.

A esto se suma que la propuesta argentina tuvo también el apoyo del FMI, quien consideró que la misma cumplía con los requisitos de sustentabilidad, una nueva medida que impuso el canje argentina y que se tomará de referencia para futuras reestructuraciones de deudas en tiempos de pandemia.

En los canjes 2005 y 2010, la Argentina alcanzó una aceptación primero de 75% y luego de 93%, pero no pudo evitar a los holdouts, quienes -con menos de 7%- se quedaron al margen y lograron negociar un acuerdo en 2016; y en la actualidad aún persisten holdouts que litigan contra la Argentina por el default de 2001.

El Secretario General del Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge Ávila, señaló que a última hora de este jueves quedó plasmada la continuidad del artículo 223 bis que permite a los Trabajadores que no suben a los Yacimientos, cobrar un proporcional del 60% estando en sus casas, pero advirtió que será la última vez que acuerdan una prórroga porque se va a pelear por la reactivación de la Industria. “El esfuerzo del Petrolero merece un reconocimiento salarial, para la que se ha impulsado la negociación paritaria”, determinó.

Ávila indicó que hoy mismo tuvieron la respuesta de parte de la Cámara empresarial, que también se acordó: “ya tenemos un acuerdo para que la gente pueda seguir cobrando el 60% del salario que venía recibiendo y, más allá de eso, también dejamos en forma conjunta y bien expresado que este es el último acuerdo que vamos a firmar. Después de esto ya viene la discusión más seria y responsable por parte de todas las Operadoras para poder lograr que el trabajo siga creciendo “, enfatizó.

Y agregó en el marco de la actividad atípica por la pandemia que la misma “ha evolucionado bastante bien, favorablemente para nosotros. Afortunadamente podemos decirlo porque hoy tenemos solamente 2.800 Trabajadores en la casa. Muchos de los que antes lo estaban tuvieron la posibilidad de subir, pero también tenemos al grupo de riesgo que está en su hogar”.

‘Loma’ consideró que “como no sabemos cuándo va a terminar esto, es que no finaliza este problema para esa gente, así que estamos trabajando en todos los frentes, ahora también tratando de abrir la mesa de jubilables, que es la más interesante al día de hoy para poder arreglar y reparar a todos esos compañeros que están en condiciones de retirarse del mercado. Queremos hacerlo lo más rápido posible y para eso la semana que viene va a ser fundamental”.

“Esperemos que a todos esos Trabajadores que hoy la mayoría se encuentran en situación de riesgo, los podamos jubilar para que se termine un problema para ellos que es estar en la casa y no saber qué se cobra y cómo se cobra. El más grave es el caso de YPF, que es el principal responsable de que no se pague a los Trabajadores que están con ese sistema, porque que no ha cumplido con ninguna empresa”, analizó.

“Vamos a ir por la recomposición salarial”

El líder sindicalista expresó que también lograron descubrir la mesa paritaria: “ese es un buen tema porque estuvo parada, congelada, y hoy logramos también destrabarla. Es algo fundamental para nosotros, porque si logramos abrirla también podemos plantear la situación a futuro. De todos modos, hoy lo que tenemos que reafirmar es que el trabajador cobre lo que se merece”.

“En una propuesta directa con todos los Trabajadores de todas las operadoras, lo que dijimos es que al que está trabajando hay que pagarle lo que corresponde sí o sí el total de su salario y se lo merece por el gran esfuerzo que hace para subir todos los días, cuidarse y mantenerse arriba, más ahora que ha explotado la pandemia y nos ha golpeado fuerte, pero estamos solucionándolo”, comentó Ávila.

Finalmente, afirmó: “estamos contentos de poder sentarnos a una mesa a discutir. Lo más importante que tenemos es el diálogo y es lo que nos abrió la puerta, sin necesidad de ir a un conflicto. No tengo dudas que vamos a ir por el 16,2% que es el que está faltando del aumento salarial y los trabajadores merecen. Después empezaremos a ver el 2020 con más tiempo”.

Situación sanitaria

El titular del Gremio más poderoso de la región remarcó que “en el sector Petrolero está controlado el tema de la pandemia y los Trabajadores lo saben todos los días cuando suben a trabajar, lo escuchan y ven lo que está pasando. Lo que hablen los demás no importa, lo que queremos es que el Trabajador que está haciendo ese sacrificio, a fin de mes lo vea compensado con los aumentos que tiene que tener”.

“Más de 30 han contraído Covid-19. Espero que su recuperación sea la mejor posible y no les quede ningún daño. Eso también nos obliga a cumplir con los reglamentos: a dejar el mate y muchas cosas que por ahí antes hacíamos y hoy hay que pensarlo porque debemos sobrevivir, no nos podemos enfermar, tenemos que cuidar lo que tenemos ya que esto es todo un problema para las familias. Debemos comprender que la exigencia es resguardarnos y no que la empresa lo haga por nosotros. Ellos solo deben darnos las herramientas, pero la responsabilidad debemos cumplirla nosotros”, aseveró finalmente Ávila.