Tag

OMS

Browsing

El laboratorio danés que produce la única vacuna autorizada contra la viruela del mono, Bavarian Nordic, anunció un acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para facilitar su distribución en América Latina y el Caribe.

El acuerdo firmado con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), oficina regional de la OMS para las Américas, busca «facilitar un acceso equitativo a la vacuna de la empresa contra la viruela del mono en los países de América Latina y el Caribe» explicó el laboratorio en un comunicado, según informó la agencia de noticias AFP.

Se trata de una vacuna contra la viruela humana, enfermedad mortal erradicada en 1980, que es actualmente utilizada contra la viruela símica, cuya comercialización oficial la realiza Bavarian Nordic bajo el nombre de Jynneos en América del Norte y de Imvanex en Europa.

La enfermedad

Limitada inicialmente a África central y occidental, la viruela del mono se propagó desde mayo a otras partes del mundo, en especial Europa y Estados Unidos, con un total de 40.000 casos registrado hasta ahora.

El término de viruela del mono fue usado tras la detección del virus en 1958 en monos de un laboratorio en Dinamarca, pero el virus también fue encontrado en otros animales, sobre todo en roedores.

La enfermedad fue detectada por primera vez en el ser humano en 1970 y puede transmitirse de animal a hombre, pero la explosión reciente de casos se debe a la transmisión entre humanos por contactos estrechos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió este jueves una actualización de la guía con las recomendaciones y aconsejó por el momento una vacunación preventiva primaria para personas con alto riesgo de exposición.

«El objetivo de la respuesta mundial al brote de viruela del simio es detener la transmisión de persona a persona, con un enfoque prioritario en las comunidades con alto riesgo de exposición que puede diferir según el contexto, y utilizar de manera efectiva medidas de salud pública sólidas para prevenir en el futuro la propagación de la enfermedad», indica el comunicado del organismo.

En este contexto, llamó a un «uso juicioso» de las vacunas para respaldar esta respuesta y difundió una guía provisional, desarrollada con el asesoramiento y el apoyo del Grupo de Trabajo de Expertos en Asesoramiento Estratégico (SAGE) sobre vacunas contra la viruela del simio y la viruela.

Además aclaró que en este momento «el control de los brotes de viruela símica se basa principalmente en medidas de salud pública que incluyen vigilancia, rastreo de contactos, aislamiento y atención de pacientes» y que «si bien se espera que las vacunas brinden cierta protección contra la viruela del simio, los datos de eficacia son limitados».

También advirtió que «la mayoría de las recomendaciones provisionales de vacunación proporcionadas aquí se refieren al uso no indicado en la etiqueta» de las vacunas.

Hechas esas salvedades, como primer punto el organismo señaló que «en este momento, no se requiere ni se recomienda la vacunación masiva para la viruela del simio».

Además, indicó que «para los contactos de los casos, se recomienda la vacunación preventiva posterior a la exposición (PEPV) con una vacuna apropiada de segunda o tercera generación, idealmente dentro de los cuatro días posteriores a la primera exposición para prevenir la aparición de la enfermedad».

Por otro lado, la OMS indicó que «se recomienda la vacunación preventiva primaria (PPV) para personas con alto riesgo de exposición, incluidos, entre otros, hombres homosexuales o bisexuales que tienen sexo con hombres u otras personas con múltiples parejas sexuales, trabajadores de la salud en riesgo, personal de laboratorio que trabaja con ortopoxvirus, personal clínico personal de laboratorio que realiza pruebas de diagnóstico para la viruela símica y otras personas que pueden estar en riesgo, según la política nacional».

Además, señaló que «los programas de vacunación deben estar respaldados por una vigilancia exhaustiva y el rastreo de contactos y acompañados de una fuerte campaña de información, una farmacovigilancia sólida, idealmente en el contexto de estudios colaborativos de efectividad de vacunas con protocolos estandarizados y herramientas de recopilación de datos».

En relación a las vacunas para aplicar, recordó que «algunos países han mantenido suministros estratégicos de vacunas contra la viruela adquiridas para el Programa de Erradicación de la Viruela (SEP) que concluyó en 1980. Estos programas de primera generación de vacunas mantenidas en reservas nacionales desde ese momento no se recomiendan para la viruela del simio en esta vez, ya que no cumplen con los estándares actuales de seguridad y fabricación».

El organismo describió que en la actualidad hay desarrollos «de nuevas y más seguras (segundo y en particular tercera generación) vacunas contra la viruela, algunas de las cuales pueden ser útiles para la viruela del simio», en tanto que dos de ellas (MVA-BN y LC16) «han sido aprobadas en varias jurisdicciones para la prevención de la viruela del simio».

En ese sentido, destacó que «el suministro de las vacunas más nuevas, especialmente de tercera generación es limitado en este momento y se están debatiendo enfoques para mejorar el acceso a las vacunas».

A modo de conclusión, la OMS enfatizó que «las decisiones sobre el uso de vacunas contra la viruela o la viruela símica deben basarse en una evaluación completa de los riesgos y beneficios caso por caso».

La viruela del simio es una enfermedad infecciosa causada por un virus del género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae, relacionado con el virus que causó la viruela (erradicado en 1980).

Desde enero de este año, la enfermedad comenzó a aparecer en regiones fuera de donde es endémica (África) y hasta el 23 de agosto se habían notificado a nivel mundial más de 41 mil casos en 96 países, de los cuales un 60% fueron en la Región de las Américas y un 38% en Europa.

En Argentina, el número de casos confirmado asciende a 127.

El 23 de julio de 2022, la OMS declaró el brote mundial de viruela del simio como una emergencia de salud pública de importancia internacional (PHEIC).

Un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó una reunión este jueves con el fin de decidir si declara como emergencia de salud pública de alcance internacional al brote de viruela del mono, lo que implicaría colocar el tema en el nivel máximo de alerta sanitaria.

Los especialistas evaluarán los indicadores epidemiológicos después de que en las últimas semanas se registraran 15.300 casos en 71 países, según las cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), la agencia de salud pública de Estados Unidos.

«Independientemente de la recomendación del comité, la OMS continuará haciendo todo lo posible para detener la viruela del mono y salvar vidas», dijo ayer en conferencia de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, según informó la agencia de noticias AFP.

En una reunión previa el 23 de junio, la mayoría de los expertos había recomendado al titular de la agencia de la ONU no decretar la emergencia de salud pública de alcance internacional, tras haberse detectado desde mayo un aumento inusual de los casos fuera de los países de África central y occidental donde el virus es endémico.

Desde entonces, se extendió a otros países, con una importante cantidad de contagios en Europa.

La viruela del mono, que fue detectada por primera vez en el ser humano en 1970, es menos peligrosa y contagiosa que la viruela, erradicada en 1980.

Hasta el 18 de julio, el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (CEDC) registraba 7.896 infecciones por el virus de viruela del mono, y España sumaba la mayor cantidad de casos, con 2.835, seguida por Alemania, 1.924; Francia, 912; Países Bajos, 656, y Portugal, 515.

«La comunidad que actualmente está afectada es una de las más comprometidas, poderosas y responsables que tenemos, y que trabajó tan duro durante años para controlar un virus aún más mortal, el VIH», subrayó el jefe de emergencias de la OMS, Michael Ryan y remarcó «su plena confianza» en la OMS.

La organización internacional trabaja en estrecha colaboración con la sociedad civil y las comunidades LGBT+ para facilitar la difusión de informaciones sobre la enfermedad, especialmente en la organización de festivales y marchas de orgullo, en el verano boreal.

«Son importantes celebraciones identitarias: es muy importante que en esos lugares, en esos eventos y actividades compartan información para que la gente se proteja», añadió la médica Rosamund Lewis, principal experta de la OMS para la viruela del mono.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pronosticó hoy un otoño e invierno (septiembre-marzo) «desafiantes» en Europa debido a la rápida escalada de los casos de coronavirus e instó a los países a abordar con urgencia el desafío para evitar muertes previsibles y la ruptura de los sistemas de salud.

El Director Regional de la OMS para Europa, Hans Henri P. Kluge, señaló en un comunicado que el año pasado la OMS/Europa alertó sobre una nueva ola de Covid-19 que azotaba la región, impulsada por la variante Delta, en medio de un levantamiento de las restricciones.

«Ahora está muy claro que estamos en una situación similar a la del verano pasado, solo que esta vez la ola de Covid-19 en curso está siendo impulsada por sublinajes de la variante Ómicron, en particular BA.2 y BA.5, (…) que muestra claras ventajas de transmisión sobre los virus que circulaban anteriormente», subrayó Kluge.

«Con el aumento de casos, también estamos viendo un aumento en las hospitalizaciones, que aumentarán aún más en los meses de otoño e invierno (boreal) a medida que las escuelas vuelvan a abrir», aseveró.

Este pronóstico, destacó, presenta un gran desafío para los centros de salud y personal de salud, que ya se encuentran bajo una fuerte presión al venir enfrentando crisis «implacables» desde 2020.

Según datos de la OMS/Europa, en la región se han triplicado los casos en las últimas seis semanas, con casi 3 millones de contagios en la última semana, lo que representa casi la mitad de todos los casos nuevos a nivel mundial.

Si bien las tasas de hospitalización por Covid-19 se han duplicado en el mismo período, las admisiones a las unidades de terapia intensiva hasta ahora se han mantenido relativamente bajas.

Sin embargo, como las tasas de infección siguen subiendo en los grupos de más edad, Europa sigue teniendo cerca de tres mil muertes por covid-19 cada semana», agregó el comunicado, publicado por la página web del organismo internacional.

Frente a ese panorama, la OMS/Europa instó a los países a relanzar los esfuerzos de mitigación y estar preparados para responder a una mayor carga sobre sus sistemas de atención de la salud.

El Organismo recomienda cinco pasos: promover la vacunación, administrar dosis de refuerzo, promover el uso de barbijos en interiores y en el transporte público; ventilar espacios públicos y concurridos y aplicar protocolos terapéuticos rigurosos para aquellos en riesgo de enfermedad grave.

Por último, Kluge puso como ejemplo su experiencia cuando se infectó hace tres semanas y el virus lo «dejó sin aliento».

«La Covid-19 sigue siendo una enfermedad desagradable y potencialmente mortal», recordó el director del organismo e «imaginó» lo malo que hubiera sido sin estar completamente vacunado.

«Todos somos conscientes de las herramientas que tenemos para mantenernos seguros (…) El hecho de que una máscara no sea obligatoria no significa que esté prohibida», remató.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó hoy que la pandemia de coronavirus está «lejos de haber terminado» y sigue siendo una «emergencia de salud pública de alcance internacional», por lo que instó a los Gobiernos a retomar los cuidados básicos y las pruebas de monitoreo y decodificación de las nuevas variantes.

«Nuevas oleadas del virus demuestran una vez más que la Covid-19 está lejos de haber terminado», declaró el director de la agencia sanitaria, Tedros Adhanom Ghebreyesus en una conferencia de prensa en Ginebra.

«A medida que aumentan las hospitalizaciones y la transmisión de Covid-19, los gobiernos deben implementar medidas como el uso de máscaras, una ventilación mejorada y protocolos de detección y tratamiento», agregó, informó la agencia de noticias AFP.

La agencia de las Naciones Unidas anunció el mantenimiento de la pandemia en el rango de «emergencia de salud pública de alcance internacional», el más alto nivel de alerta de la organización por decisión unánime del comité.

Tedros habló al margen de la publicación por la OMS de los resultados de la última reunión del comité de emergencia sobre el coronavirus, que se celebró el viernes pasado.

Este último notificó la disminución de las pruebas de detección y de la secuenciación genómica, que dificultan «cada vez más» la evaluación del impacto de las variantes, y subraya «la inadecuación de la vigilancia actual» de la pandemia.

También tomó nota del reciente aumento del número de infecciones en diferentes regiones del mundo, así como de la falta de medidas de salud pública adaptadas en las regiones afectadas por un resurgimiento de los casos.

En ese sentido, el comité recomendó brindar ayuda a los países cuya tasa de vacunación contra el coronavirus es inferior al 20%

«Los Estados miembros con una vacunación de menos del 20% deben elaborar estrategias y/o recibir ayuda para mejorar su estatus», detalló el documento publicado en el sitio web del ente, que llamó a los países a ajustar medidas relacionadas con los viajes internacionales para tratar de contener la propagación del virus.

«Estamos jugando con fuego″. Lo expresó la jefa técnica de la OMS, María van Kerkhove, sobre el avance de las variantes BA.4, BA.5 y la recientemente identificada BA.2.75.

Además, aseguró que “las muertes a nivel mundial están en un nivel similar al de marzo de 2020″, cuando aún no había vacunas.

“La pandemia no terminó”. Una y otra vez, los expertos de todo el mundo advierten que el COVID-19 aún afecta a miles de personas en el planeta. Ahora, la jefa técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María van Kerkhove, emitió un análisis sobre el avance del coronavirus asociado a las variantes de Ómicron (BA.4, BA.5 y BA.2.75) y advirtió: “Estamos jugando con fuego al dejar que este virus circule a niveles tan intensos”. Asimismo, resaltó que “las muertes a nivel mundial están en un nivel similar al de marzo de 2020″, cuando aún no había vacunas contra el SARS-CoV-2.

Con una serie de tuits, van Kerkhove analizó cómo avanza la pandemia en el mundo, además realizó una serie de advertencias y recomendaciones. “Las muertes por COVID-19 a nivel mundial están en un nivel similar al de marzo de 2020″, comenzó la experta. Al tiempo que señaló que, “si bien las muertes ahora son mucho más bajas de lo que han sido en sus picos durante los últimos 2,5 años, debemos recordar que en 3/20, sabíamos muy poco sobre este virus y no teníamos tratamientos ni vacunas”.

En ese sentido, la experta señaló que, “en julio de 2022, tenemos varias intervenciones para salvar vidas que no estamos utilizando de manera efectiva ni consistente a nivel mundial y las muertes deberían ser mucho más bajas en este punto de la pandemia”. Es por eso que recalcó que la pandemia “no ha terminado”. “Estamos jugando con fuego al dejar que este virus circule a niveles tan intensos”, advirtió.

“Entre los linajes Ómicron , BA.5 y BA.4 continúan aumentando a nivel mundial. La BA.5 se ha detectado en 83 países, con una prevalencia del 37% al 52% del 19 al 25 de junio. La tasa de BA.4 no es tan alta como BA.5″, indicó van Kerkhove; e instó aplicar las “soluciones” conocidas y establecidas durante la pandemia. “Necesitamos usarlas para salvar vidas, salvar medios de subsistencia, para reducir la transmisión y prevenir Long Covid”, agregó.

Además, la jefa técnica de la OMS aseguró que es necesario “celebrar los éxitos en términos del uso de la ciencia y la medicina, las acciones de salud pública y los esfuerzos colectivos de tantas personas en todo el mundo que han salvado vidas”, aunque recalcó: “Nuestro trabajo no ha terminado” y pidió “no desmantelar lo construido”, ya que aún no se ha logrado la distribución equitativa de las vacunas contra el COVID-19.

“Hay demasiadas personas que mueren innecesariamente cuando tenemos las herramientas para prevenirlas: estar alerta, usar mascarilla, distanciarse, vacunarse, abrir ventanas, lavarse las manos, hacerse la prueba, aislarse si está infectado, ponerse en cuarentena si hay contacto, y estar informado”, dijo la experta y agregó: “Vive tu vida pero ten cuidado, tu vida es preciosa”.

Es por eso que, nuevamente, aseguró: “La pandemia no ha terminado y tenemos que convivir con este virus con responsabilidad. Podemos hacer esto. Debemos hacerlo”. “En la OMS seguiremos trabajando con todos, en todas partes, hasta que esta emergencia termine en todas partes y seguiremos trabajando para estar mejor preparados e idealmente para prevenir la próxima”, concluyó.

Este mensaje de van Kerkhove está relacionado con el aumento de los contagios que se registró en las últimas semanas en Asia, Europa y Estados Unidos. Según los expertos, esta tendencia está vinculada con la mayor contagiosidad de las nuevas subvariantes de Ómicron, especialmente BA.2, BA.4 y BA.5. El jueves pasado, por ejemplo, en solo 24 horas Francia registró 161.000 infecciones nuevas, Alemania 117.400, Italia 108.930, Brasil 76.850 y Estados Unidos 91.100.

Es más, las autoridades sanitarias de India, que el mes pasado detectaron una nueva subvariante, la BA.2.75, indicaron que los casos positivos diarios saltaron de 3000 a 20.000 en pocas semanas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a todos los países miembros que se redoblen los esfuerzos para contener un brote mundial de viruela del mono, enfermedad que ya tiene dos casos confirmados en la Argentina.

La doctora Rosamund Lewis, jefa del equipo de viruela, aseguró que el brote “aún se puede contener” y que el objetivo de la OMS y de sus estados miembros es “detenerlo completamente”.

Los datos más recientes indican que hay más de 300 casos de viruela símica, entre confirmados y sospechosos, en 20 países distintos. La enfermedad no había salido de África en 50 años, pese a que hay lugares en los que es endémica. Países como República Centroafricana, República Democrática del Congo, Nigeria y Camerún presentan casos en la actualidad.

Según la agencia de Salud de la OMS, el brote mundial se transmitió principalmente por contacto cercano de piel a piel. “Todavía no tenemos la información sobre si esto se transmitiría a través de los fluidos corporales”, señaló la médica.

“El riesgo para el público en general parece ser bajo, porque sabemos que los principales modos de transmisión han sido como se describieron en el pasado “, confirmó Lewis, quien también forma parte del Programa de Emergencias de la OMS.

Si bien los Estados miembros de la OMS le pidieron a la agencia sanitaria mundial que mantuviera reservas de vacuna contra la viruela en caso de un nuevo brote de la enfermedad, Lewis explicó que ya “pasaron 40 años y es posible que sea necesario actualizar estas reservas”.

Viruela del mono en la Argentina: ya hay dos casos confirmados

El Ministerio de Salud de la Nación confirmó el viernes un segundo caso de viruela del mono en la Argentina. Corresponde a un residente en España que se encuentra de visita en la provincia de Buenos Aires y queno tiene ningún nexo con el primer caso.

La persona presenta lesiones ulcerosas sin otra sintomatología asociada. Llegó al país el 25 de mayo y empezó con síntomas el 26. “El paciente se encuentra en buen estado general, aislado, y recibiendo tratamiento sintomático”, informaron desde la cartera.

Además, confirmaron que los contactos estrechos se encuentran en seguimiento clínico y epidemiológico estricto, y que hasta el momento son todos asintomáticos.

El primer caso de viruela del mono se confirmó el jueves por la mañana, y se trata de un hombre de unos 40 años residente en la zona norte del Gran Buenos Aires, que cuenta con un antecedente de viaje a España. Había estado allí del 28 abril al 16 de mayo.

Desde la cartera de Salud informaron que el paciente se encuentra en buen estado, realizando tratamiento sintomático y sus contactos estrechos bajo control clínico y epidemiológico, sin presentar síntomas a la fecha.

Con 88 votos a favor, 12 en contra y 53 abstenciones, quedó aprobada la resolución de los países que integran el organismo, la cual insta al Kremlin a «cesar de inmediato todos los ataques contra hospitales» y otros servicios de salud.

Los países que integran la Organización Mundial de la Salud (OMS) condenaron este jueves en la asamblea anual del organismo y por mayoría los bombardeos rusos contra instalaciones sanitarias en Ucrania, a la vez que rechazaron una propuesta de resolución presentada por Rusia, Bielorrusia y Siria.

La resolución, cuyo proyecto fue presentado el martes y no prevé sanciones concretas contra Rusia dentro de la agencia, fue adoptada por 88 votos a favor, 12 en contra y 53 abstenciones, e insta al Kremlin a «cesar de inmediato todos los ataques contra hospitales» y otros servicios de salud.

A su vez, la resolución rusa, que recibió 15 votos a favor y 66 en contra, fue rechazada, informaron las agencias de noticias AFP y Sputnik.

Titulado «Emergencia sanitaria en Ucrania y sus alrededores, así como en los países que reciben y alojan a refugiados», la resolución condena «en los términos más enérgicos» la «agresión militar de Rusia contra Ucrania, incluidos los ataques a instalaciones sanitarias».

También repudia los ataques contra los civiles, los bombardeos indiscriminados y el despliegue de equipamiento militar en zonas pobladas, así como el uso de civiles como escudos humanos.

Al comentar los resultados de la votación, el representante permanente adjunto de Rusia ante la ONU en Ginebra, Alexandr Alímov, dijo que «un grupo de países logró aprobar una resolución unilateral y politizada sobre la situación humanitaria en Ucrania».

Según datos recientes de la OMS, se registraron 256 ataques contra el servicio de salud en Ucrania y estos dejaron a 75 sanitarios muertos.

La resolución subraya que la agresión «constituye una situación excepcional, que afecta gravemente a la salud de la población ucraniana y tiene repercusiones en la salud de la región y fuera de ella».

La embajadora ucraniana en Ginebra, Yevheniia Filipenko, destacó la crisis alimentaria que amenaza al mundo a causa de la guerra y criticó el bloqueo ruso a la salida de buques con granos de Ucrania desde puertos que mantiene Moscú bloqueados.

«Se bloquea la exportación de millones de toneladas de grano, lo que afectará a los más pobres (…) aunque no tengan nada que ver con el conflicto», dijo.

La asamblea votaba también un segundo texto sobre la guerra en Ucrania, presentado por Rusia con Siria, que pretende ser «más neutral» y que varios países adelantaron que rechazarán.

Del mismo modo, el número de fallecidos por coronavirus en casi dos años y medio podría duplicar los 6,2 millones oficialmente registrados por el organismo.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido notificada de al menos 522 millones de casos de COVID-19, la cifra real de contagiados podría ser de “miles de millones”, subrayó este martes la jefa de la unidad técnica del organismo para la lucha contra la pandemia, Maria Van Kerkhove.

“A estas alturas sabemos que miles de millones se infectaron del virus”, indicó la experta estadounidense en una sesión de la actual asamblea anual de la OMS.

Del mismo modo, la cifra real de fallecidos por COVID en casi dos años y medio de pandemia podría duplicar los 6,2 millones oficialmente registrados por la OMS, subrayó Van Kerkhove.

Un reciente informe de la organización que estudió el exceso de mortalidad mundial durante la pandemia calculó que la crisis sanitaria causó cerca de 15 millones de muertes directas e indirectas en todo el mundo.

China defendió hoy su política de estrictos confinamientos y testeos masivos ante la aparición del mínimo rastro de coronavirus y calificó de «irresponsables» las críticas expresadas por el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien subrayó la necesidad de transitar hacia enfoques alternativos y dijo que el chino es «insostenible».

El vocero de la Cancillería china, Zhao Lijian, dijo en su conferencia de prensa diaria que el país espera que «personas relevantes puedan ver la política china de prevención y control epidémico de forma objetiva y racional, conozcan más sobre los hechos y eviten comentarios irresponsables».

«La política de prevención y control epidémico del Gobierno chino puede aguantar la prueba de la historia, y nuestras medidas de control y prevención son científicas y efectivas», agregó Zhao, que calificó a su país como «uno de los países más exitosos del mundo» en el control de la pandemia.

Ayer, el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en rueda de prensa que la política de tolerancia cero de China no es sostenible teniendo en cuenta lo que ahora se sabe de la enfermedad.

En la conferencia, Ahdanom estaba acompañado de Mike Ryan, jefe de emergencias de la organización, que dijo que todas las medidas de control pandémico deben «mostrar el respeto debido a los derechos humanos e individuales».

Los países, dijo Ryan, deben «equilibrar las medidas de control, el impacto en la sociedad, el impacto en la economía. No siempre es un cálculo fácil de hacer».

China enfrenta un nuevo brote de coronavirus al que ha respondido con su política de tolerancia cero, por la que impone confinamientos y cuarentenas muy severos ante la detección incluso de muy pocos contagios.

La ciudad occidental de Shanghai, la ciudad más grande y capital económica de China, está confinada desde principios de abril por un gran brote iniciado en marzo. En Internet circularon videos de gente encerrada en sus casas quejándose de escasez de alimentos y medicamentos y de no poder salir a comprarlos.

Desde hace una semana, Beijing, la capital, está bajo restricciones de desplazamientos y muchos lugares públicos, como restaurantes, cafés, gimnasios, están cerrados, debido a otro brote, mucho menor, que ha dado algunas señales de remisión.

Ayer, el subdirector del Centro de Shanghai de Control de Enfermedades, Wu Huanyu, defendió también la estrategia para eliminar un brote ya en retroceso y aseguró que aunque se habían hecho progresos, cualquier levantamiento de las medidas de control podría permitir un repunte.

La estrategia china es defendida firmemente por los más altos dirigentes comunistas, como el presidente Xi Jinping.