Tag

preso

Browsing

Se trata de Cristián Maldonado, quien fue encontrado culpable del femicidio de la madre de su hija, Yésica Campos. El hecho ocurrió a fines de 2014, mientras que los restos de la víctima fueron encontrados en febrero del año siguiente. La pena fue ratificada por la Corte Suprema de la Nación.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó firme la pena de prisión perpetua para un hombre condenado por el femicidio de su expareja y madre de su hija, Yésica Campos, quien a fines de 2014 fue descuartizada y enterrada en El Bolsón.

El máximo tribunal del país rechazó por «inadmisible» un recurso de queja presentado por la defensa del condenado Cristian Maldonado, de 43 años, para revisar el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Río Negro, que había confirmado la sentencia dictada en en 2018.

A su vez, la Corte desestimó la «presentación directa» de la defensa en un fallo firmado por el presidente del máximo tribunal, Horacio Rosatti, y los ministros Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti.

De esta manera quedó confirmada la sentencia del primera instancia del Tribunal Oral de Bariloche que consideró a Maldonado culpable del «homicidio agravado por su comisión contra quien ha mantenido una relación de pareja y por ser perpetrado por un hombre a una mujer mediando de violencia de género».

Los restos de la víctima fueron encontrados enterrados el 8 de febrero de 2015 en un descampado en inmediaciones del Barrio «Almafuerte», en El Bolsón.

Si bien no se pudo determinar exactamente la data de muerte, de acuerdo con los peritos que declararon en el juicio, el crimen fue cometido entre 30 y 40 días antes al hallazgo del cuerpo descuartizado de la joven madre.

De hecho, la última comunicación de Yésica se registró la tarde del 28 de diciembre de 2014, cuando llamó a su madre Fabiana Córdoba para avisarle que regresaría a Río Colorado, de donde era oriunda.

Por su parte, Maldonado aseguró en el debate que él era inocente.

El hombre siempre sostuvo que Yésica había regresado a Río Colorado y dejado a la pequeña hija de ambos al cuidado de él, pero el tribunal calificó esa versión como «ilógica y disparatada».

De acuerdo con los investigadores, Yésica y el ahora condenado se conocieron en Córdoba, donde ambos estudiaban e iniciaron una relación y tuvieron a su hija; pero tiempo después se separaron y ella regresó a Río Colorado.

A fines de diciembre de 2014, Maldonado viajó hasta esa localidad y la convenció de que se fuera con él y con la hija de ambos a El Bolsón, aunque días después ella se arrepintió.

En tanto, luego de la supuesta desaparición de Yésica, el hombre se radicó nuevamente en Córdoba, junto a su hija, y fue detenido por primera vez en mayo de 2015, luego de que un estudio de ADN comprobara que los restos hallados eran de la joven madre.

Un mes después, el acusado fue liberado por falta de pruebas, decisión que fue revocada en noviembre de 2015 aunque recién le dictaron la prisión preventiva una año más tarde, cuando Maldonado volvió a quedar preso.

Tras la difusión de las imágenes donde se ve a la magistrada besándose con el condenado a cadena perpétua en el Instituto Penitenciario de Chubut, trascendieron imágenes de la tapa del libro por el cual ambos habrían mantenido el encuentro de la polémica.

El video de una jueza de Comodoro Rivadavia tomando mate y besándose con un condenado a cadena perpétua causó indignación en todo el país el pasado lunes, y en las últimas horas fue la magistrada quien se encargó de salir a hablar para dar su versión sobre los hechos.

En base a sus dichos con Crónica TV, Mariel Suárez negó la existencia de cualquier relación sentimental con «Mai» Bustos, y explicó que la reunión llevada a cabo entre ambos en el Instituto Penitenciario de Chubut corresponde a un encuentro laboral, relacionado al libro que titulará «Los Cuatro de Corcovado».

La ilustración del mismo, la cual haría las veces de tapa, fue diseñada con ayuda de su hija, según explicitó al medio.

«El último día le dije que iba a hablar con su defensora porque tenía una propuesta de trabajo para hacerle. Él se puso muy contento y a partir de allí establecí contacto», dijo.

Y sumó: «Yo empecé a escribir en medios locales, radios. Soy una jueza atípica porque charlo con los medios y tengo proyectos de programas periodísticos sobre crímenes. A un perfilador criminal de España le conté sobre el hecho y el libro y estuvo muy interesado en participar de un capítulo, por eso la urgencia de la entrevista».

Un preso condenado a prisión perpetua fue visto a los besos con una jueza que había formado parte del tribunal que lo condenó. Sucedió en la sala de visitas de la cárcel. Y quedaron filmados. El STJ inició un sumario a la magistrada.

El pasado miércoles 29 de diciembre del 2021, el Superior Tribunal de Justicia del Chubut inició un sumario a raíz de un hecho ocurrido en el Instituto Penitenciario Provincial (IPP) en horas de la tarde.

A raíz de una comunicación formal dirigida a los Ministros en feria, se tomó conocimiento de un encuentro requerido por una jueza penal de la circunscripción de Comodoro Rivadavia y un preso alojado en dicho centro penitenciario, considerado de alta peligrosidad y recientemente condenado en el marco de un juicio oral y público sustanciado en la ciudad de Esquel.

De los datos comunicados desde el IPP surgen que la jueza habría incurrido en conductas inadecuadas para un magistrado.

Las actuaciones se destinan a dilucidar las circunstancias del encuentro entre una magistrada y un condenado, el tenor de la reunión, de cuánto tiempo fue y las características de la, que puedan implicar violaciones a la Ley de Ética Pública y/o al Reglamento Interno General del Poder Judicial.

Desde la propia Casa de Gobierno, en Rawson, habían organizado una banda que se ocupaba de pedir coimas y pagar sobresueldos (a ellos y a otros leales a su causa). También utilizaban fondos del Estado para lavar activos; adquirir propiedades o realizar mejoras en las que ya tenían.

Por la causa Embrujo fue el único que quedó detenido. Ahora, tras el fallo por la causa Revelación, se le ratifica a Diego Correa que será el único que deberá cumplir una pena importante tras las rejas.

Fueron muchos exfuncionarios del tercer gobierno de Mario Das Neves los que participaron de las maniobras, pero a la hora de responder el único que tendrá un tiempo largo de meditación en la cárcel será Diego Correa, aquel policía federal que el exgobernador conoció cuando era titular de la Aduana nacional.

Hasta este martes a la mañana, también Víctor Cisterna, Alejandro Pagani y Martín Bortagaray pasarían un corto tiempo en la cárcel, pero un tribunal de segunda instancia entendió que no lo merecían, sino que bastaba con que cumplieran arresto domiciliario con tobilleras electrónicas.

El lunes se conocieron las condenas en primera instancia en la causa Revelación y ya allí se pudo apreciar que Correa volvía a ser el chivo expiatorio, dado que el resto recibió penas que hoy se pudo comprobar que no les harán pasar en prisión más tiempo que el que estuvieron cuando fueron detenidos hace tres años, al estallar las dos causas más grandes de corrupción de este siglo en Chubut: el 7 de marzo de 2018 la denominada “Embrujo”; y el 23 de mayo del mismo año la que se conoció como “Revelación”.

LOS NOTABLES

En ambas causas aparecieron involucrados notables del pasado mediato e inmediato, como el exdiputado nacional (2001-05) Víctor Cisterna; Alejandro Pagani (titular de Infraestructura en el último gobierno de Mario Das Neves, aunque había tenido influencia en los anteriores); los denominados alguna vez “jóvenes brillantes” Gonzalo Carpintero, Alberto Gilardino y Federico Gatica; el exministro de Economía, Pablo Oca; el extitular del IPV, Martín Bortagaray; y el inefable Diego Correa, quien a juzgar por los hechos era el verdadero hombre fuerte del último gobierno del malogrado Das Neves.

Estos fueron los dirigentes de más peso que llegaron a juicio, donde también se sentaron en el banquillo otros de menor rango y particulares que hicieron sus negocios con dineros del Estado.

Tal vez la jueza Ivana González –integró el Tribunal que juzgó la causa Revelación- fue quien mejor sintetizó el daño ocasionado por quienes integraron un gobierno que debía velar por los intereses comunes de todos los chubutenses.

“Fueron circunstancias graves y tenemos que tener en cuenta la expectativa de pena”, dijo en alusión a la cantidad de años a los que fueron condenados Cisterna, Pagani y Bortagaray (7 años y medio el primero y 4 años y ocho meses los otros dos).

“Se trata de ex funcionarios públicos y esta condición está relacionada con las posibilidades concretas de fugarse”, añadió la magistrada al reclamar la prisión de efectivo cumplimiento para los citados, sin privarse de destacar la “mesura” con la que se manejó el fiscal Marcos Nápoli, mencionado en los últimos días para integrar el Superior Tribunal de Justicia.

Además de los arriba citados, en esta causa también fueron juzgados el exministro de Economía, Pablo Oca, y el restante exsecretario privado de Das Neves, Gonzalo Carpintero. Ambos recibieron la pena justa para evitar la cárcel; es decir lo mismo que habían acordado el año pasado con el fiscal Nápoli en un juicio abreviado que finalmente no prosperó.

Aunque se los condenó a 3 años de prisión de efectivo cumplimiento, ambos se fueron a sus casas por el tiempo que ya habían estado en la cárcel y con arresto domiciliario.

EL EMBRUJO

La causa Revelación llegó a juicio un año después que la denominada Embrujo, donde los únicos condenados a prisión fueron Diego Correa y Diego Lüthers. El primero recibió entonces 10 años y en esta ocasión 5 y medio.

En la causa Embrujo, Lüthers mereció una condena de 5 años, pero ya tiene acceso a salidas transitorias.

Los otros condenados entonces –salvo Cristian Gisande- fueron todos particulares que una vez concluido el juicio partieron a sus casas: Daniela Souza; Natalia McLeod; Sandro Figueroa; Juan Carlos Ramón; Rubén Darío Reinoso; Jorge Aníbal Godoy y Federico Gatica.

Esta nota fue publicada por Cholila Online el 20 de julio de 2020. 

A Omar “El Cura” Segundo lo aprehendieron el domingo a la tarde en un comercio de Puerto Madryn y ahora volverá a la cárcel a cumplir lo que le queda de los 9 años de prisión, que le dieron por el cargamento de 110 kilos de cocaína que en 2013 le encontraron en su empresa pesquera. Dicen que la noticia no le cayó para nada bien al comisario Néstor “El Tero” Gómez Ocampo y más en vísperas del Día del Amigo.

Según algunos personajes del cercano entorno del subjefe de Policía, aquellos que lo adulan cuando están con él pero lo critican cada vez que tienen oportunidad; a Gómez Ocampo se lo notó enojado, molesto y a la vez preocupado, después que le avisaran que su amigo “El Cura” Segundo había caído preso. Y no suena para nada descabellado que ahora busque la manera de trasladar al personal que realizó el procedimiento.

Como lo quiso hacer en los últimos días con el comisario que encabezó el allanamiento en el que descubrieron un “bosque de marihuana” en la zona sur de Trelew, en la mansión de los González; donde viven los hijos y la exmujer de Héctor González, el sindicalista millonario que también es uno de los dueños del diario Jornada de Trelew.

Al Cura Segundo le habían dado el beneficio de abandonar la cárcel y estar preso en una casa por razones de salud pero ahora no va a volver a salir más de prisión, hasta que cumpla el último día de su condena.

El caso sucedió en Puerto Madryn. Un joven de 24 años publicó en un sitio web videos que había filmado junto a quien por entonces era su pareja. La Fiscalía formuló cargos y el joven quedó procesado por la difusión no consentida de material íntimo.

La causa es por “la publicación en redes sociales o sitios web de fotografías o videos privados tomados en la intimidad sin el consentimiento de la pareja, aun habiendo existido acuerdo entre las partes involucradas para la creación de esas imágenes o videos”, explicó la fiscal María Angélica Cárcano, que formuló los cargos para procesar al joven que ahora enfrenta una pena de hasta un año de prisión.

“Se trata de una práctica que constituye una grave afectación del derecho a la privacidad de las personas”, explicó la funcionaria que lleva adelante la investigación. “La legislación argentina, en la actualidad, cubre este tipo de hechos ilícitos pero en la esfera civil, no así la penal, donde si bien hay un proyecto para incorporar esta práctica al Código Penal la misma todavía no fue reglamentada”, explicó Carcano y agregó que “la figura penal para este tipo de prácticas no se encuentra especificada, por lo que es canalizada por la vía de otros delitos, en este caso, por el de violación de correspondencia privada”.

La pena prevista para este delito es de prisión de un mes a un año cuando el autor comunicare a otro o publicare el contenido de la carta, escrito, despacho o comunicación electrónica.

“Es importante tomar conciencia de que cada vez que se visualiza y difunde este tipo de contenido sin consentimiento se está perpetuando este tipo de prácticas, que vulneran el derecho a la privacidad de las personas”, concluyó Carcano.

Matías Ezequiel Martínez, el policía detenido por el femicidio de Úrsula Bahillo, cometido el lunes último en la ciudad bonaerense de Rojas, se negó a declarar ante la Justicia, que dispuso que quede alojado en la alcaidía de Junín, bajo asistencia psiquiátrica diaria y con 14 días de aislamiento por prevención de la Covid-19.

Tras la diligencia, el fiscal la Unidad Funcional de Instrucción 5 de Junín, Sergio Terrón, adelantó que continuará con las medidas necesarias para avalar el pedido de prisión preventiva de Martínez y se comprometió a «dejar hasta la última gota de sudor» para que el caso concluya con una condena a «reclusión perpetua».

Además, el representante del Ministerio Público Fiscal admitió que el Estado falló en el caso de Úrsula (18) y consideró que el Poder Legislativo deberá pensar en herramientas mas «eficaces» para combatir los femicidios.

La indagatoria se realizó a las 8.30 en la ayudantía fiscal de la ciudad bonaerense de Chacabuco, hasta donde Martínez (25), exnovio de Úrsula, fue llevado luego de permanecer alojado en varias dependencias policiales, entre ellas en Conesa, San Nicolás y Morón, adonde se lo trasladó para evitar disturbios y eventuales ataques.

Según contó este viernes a la prensa Terrón, tras un breve contacto con su defensa oficial, el policía «solo saludó, dijo ‘buenos días’ y que no iba a declarar” en la causa en la que se le imputa el delito de «femicidio agravado por premeditación y alevosía», en los términos del artículo 80, incisos 2 y 11 del Código Penal, que prevé como pena única la prisión perpetua.

Tras ello, el fiscal dispuso que quede alojado en la Alcaidía Penitenciaria Junín, donde deberá permanecer aislado los primeros 14 días en el marco del protocolo de prevención de la Covid 19 y tendrá asistencia psicológica diaria, dijeron las fuentes.

Consultado sobre la decisión del acusado de matar a Úrsula (18), Terrón manifestó: “No soy psicólogo, pero de tantos años de trabajar en esto, este tipo de personalidades suelen ser muy frías y tienen la esfera afectiva bloqueada. No se expresan y cuando lo hacen, lo hacen con conductas disruptivas llegando inclusive a matar, como en este caso”.

Además dijo que Martínez ya estaba repuesto de las heridas cortantes que él mismo se produjo tras el femicidio, lo que consideró una maniobra para «montar una escena», sin verdadera «finalidad suicida».

El fiscal dijo que cuenta a partir de este viernes con 13 días para pedir la prisión preventiva del policía y otros 15 de prórroga, aseguró que reunió numerosos elementos y que aguarda con especial expectativa los peritajes sobre los teléfonos de Úrsula y Martínez, ya que le permitirán saber si el encuentro entre ambos fue pactado y los recorridos precisos de cada uno.

Terrón aseguró que dejará «hasta la última gota de sudor» para lograr que este caso finalice con una condena a reclusión perpetua y se refirió al padecimiento de la madre de Úrsula por lo ocurrido: «El daño además de ser irreparable es inconmensurable», expresó.

Para el fiscal, el Estado falló ante el caso de Úrsula: “Evidentemente funcionó mal porque si llegamos a este resultado, no podemos defender nada».

Además consideró que “faltan más herramientas” porque “si no, no habría tantos femicidios” y pidió cambios legislativos, ya que a la vista de lo ocurrido «los perímetros y botones antipánico no sirven, son medidas simbólicas, medidas que quedan a criterio de la persona a la que se le imponen si quiere cumplir o no».

Un femicidio que conmueve a la sociedad

Úrsula fue hallada el lunes último cerca de las 20.30 asesinada a puñaladas entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y en ese mismo lugar la policía apresó a Martínez herido.

A través de cámaras de seguridad, los investigadores establecieron que la joven había dejado su moto en la puerta de un quiosco al que ingresó y que al salir lo hizo caminando, tras lo cual aún no pudo determinarse el rumbo que tomó y en qué circunstancias fue abordada por el policía, quien esa noche se desplazaba en su auto, un Peugeot 307, tal como fue registrado por una cámara de una estación de servicio.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del propio imputado, quien refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque éste le confesó en un llamado que «se había mandado una cagada».

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género.

Al llegar al lugar, la policía encontró a la chica asesinada y al agresor malherido, ya que después del crimen se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto.

Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, pero fue reducido y quedó apresado.

La autopsia determinó que la joven fue asesinada de 15 puñaladas en la espalda, el torso y el cuello con un cuchillo de carnicería hallado en la escena del crimen.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.

Además de la denuncias en su contra por parte de Úrsula, el oficial tenía tres sumarios en curso en Asuntos Internos, uno de ellos por amenazar a una superior diciéndole: «Si me trasladan tiro una bomba», mientras que otra ex lo acusó públicamente de abusar sexualmente de su sobrina adolescente y de ser violento con ella.

El ex jefe de Policía del Chubut y exdiputado, Juan Luis Ale, fue detenido hace minutos en Esquel, luego de que la Cámara Penal confirmó la condena a 8 años de prisión por abuso sexual contra dos menores de edad.

 

Fuente: Canal 12

 

Un joven detenido en la Alcaidía de Comodoro Rivadavia fue internado en terapia intensiva como consecuencia de las quemaduras que sufrió mientras permanecía en un calabozo, informaron fuentes policiales.

El caso se produjo a las 23 del sábado, cuando los efectivos del lugar detectan el problema, en el Pabellón 8, tomado por el fuego.

Con la ayuda de bomberos y el apoyo de Infantería se accedió al lugar y se trasladó el interno, identificado como David Ramos, a un centro asistencial de la zona.

Si bien fue trasladado consiente, se indicó que permanece en terapia intensiva, con las vías respiratorias afectadas.

La policía luego determinó, a partir de los videos de las cámaras de seguridad, que el detenido había protagonizado una pelea con otros internos.

Si bien se asegura que se habría prendido fuego el mismo, se investigan todas las circunstancias del caso.

Héctor Oviedo Irá preso al admitir su responsabilidad en un juicio abreviado. El homicidio de Darío Reyna ocurrió el 16 de noviembre de 2019 en una vivienda del Standart Norte.

Luego del acuerdo de partes entre el fiscal Adrián Cabral y la defensora pública Cristina Sadino, el juicio abreviado fue homologado por la jueza Daniela Arcuri y ahora Héctor Oviedo cumplirá 8 años de prisión.

El crimen ocurrió el 16 de noviembre de 2019, aproximadamente a las 2, en el contexto de una reunión social en la cual participaban unos 50 jóvenes en el salón ubicado en la parte trasera del domicilio de Darío Reyna, sito en calle Código 2456, del barrio Standart Norte.

Oviedo, el menor M. A. P. y un tercer sujeto que hasta el momento no ha sido identificado llegaron a la fiesta sin ser invitados y Reyna les solicitó que se retiraran. Oviedo se negó e invitó a Reyna a pelear al exterior. Ambos salieron y empezaron la disputa a golpes de puño.

En un momento Oviedo extrajo de entre sus prendas un arma blanca, asestándole una apuñalada en la zona del hemitórax derecho a Reyna, herida que finalmente le provocaría la muerte.

La jueza en su resolución de homologación dio por probado el hecho imputado, arribando al convencimiento de su materialidad y autoría.

También hubo una rueda de reconocimiento en la que los hermanos de la víctima identificaron al acusado.