Tag

ataque

Browsing

En la Zona de Treorcky, cerca de las 16 horas, en una chacra del lugar el padre del menor junto al resto de la familia se encontraba realizando trabajos en la huerta, cuando el hijo de este, un menor de 11 años se dirigió a la chacra vecina para dejar unas bolsas, es atacado por un perro raza Pitbull.

Resultado del ataque el menor quedo con graves heridas en el hombro, brazo, ante brazo y mano.

Al ver la situación el padre lo traslada de forma urgente al Hospital de Trelew.

Hasta el momento no se tiene un parte médico porque está siendo intervenido quirúrgicamente por la gravedad de sus heridas.

Según relato el padre a la policía el medico habría informado que existía el peligro de la pérdida de su mano.

Fuente: El Chubut

Dos hombres que planificaron y anunciaron inminentes ataques contra la comunidad judía en Tucumán fueron detenidos este viernes y en dos allanamientos la Justicia secuestró una decena de armas.

La investigación comenzó en 2020, a raíz de una denuncia formulada por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) originariamente en la Ciudad de Buenos Aires, que luego fue remitida a Tucumán.

Los imputados planeaban a través de mensajes de Whatsapp y Telegram ataques y amedrentamiento contra personas e instituciones de la comunidad judía de Tucumán.

En los últimos días se amplió la denuncia por la detección de mensajes sobre un inminente ataque que se produciría en Tucumán durante el Shabat, día sagrado para la comunidad judía que comienza el atardecer del viernes y termina la noche del sábado.

Frente a esta posibilidad concreta, la fiscalía solicitó allanamientos y la detención de las dos personas involucradas.

Los operativos se realizaron en la mañana de este viernes, con el apoyo del Departamento Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal y bajo la supervisión en el lugar del fiscal Pablo Camuña, a cargo de la causa.

Durante los allanamientos se secuestraron una decena de armas de fuego cortas y largas, numerosas armas blancas y punzantes de todo tamaño y de diseños inusuales, algunas de las cuales ya habían sido identificadas en fotografías en redes sociales.

También tenían en su poder elementos de radiocomunicación, literatura nazi y objetos con identificaciones de grupos racistas.

Además se recabaron dispositivos digitales como celulares, computadoras y memorias que serán objeto de peritajes, con lo cual la investigación continuará en curso.

 

El hombre que embistió con su vehículo a dos policías en una barricada afuera del Capitolio de Estados Unidos, matando a uno de ellos antes de ser abatido por la policía sufría de alucinaciones, paranoia y tendencias suicidas, reveló una fuente oficial a The Associated Press el sábado.

Los detectives conjeturan que se trató de un incidente aislado, obra de un joven perturbado.

Un video del incidente ocurrido la tarde del viernes muestra al conductor saliendo del auto con un cuchillo en una mano para luego dirigirse corriendo hacia el par de agentes, dijo a los reporteros la jefa interina de la Policía del Capitolio, Yogananda Pittman. Los agentes balearon al hombre, Noah Green, de 25 años, quien falleció en un hospital.

Los investigadores se están enfocando en la salud mental de Green mientras tratan de encontrar los motivos de la agresión, dijo la fuente, que habló con la AP a condición de mantener el anonimato al no tener autorización para discutir públicamente el asunto. Añadió que los detectives hablaron con los familiares de Green, quienes relataron que éste sufría de alucinaciones.

Green se describió como seguidor de la Nación del Islam y de su fundador, Louis Farrakhan, y señaló que cuando pasaba un momento difícil se apoyó en su fe, según mensajes recientes publicados en internet que ya fueron retirados. Los mensajes fueron recogidos por el grupo SITE, que rastrea la actividad en línea.

“Para ser honesto, estos últimos años han sido difíciles, y estos últimos meses han sido más difíciles”, escribió. “He estado a prueba frente a algunos de los retos más grandes e inimaginables en mi vida. Estoy desempleado en la actualidad después de dejar mi trabajo debido en parte a aflicciones, pero en última instancia, en busca de una travesía espiritual”.

Se trató de la segunda muerte este año de un elemento de la Policía del Capitolio, que sigue luchando para recuperarse de la insurrección del pasado 6 de enero. El ataque pone en evidencia que el edificio y la zona —así como los agentes asignados para su protección— siguen siendo objetivos potenciales de incidentes violentos.

La policía identificó al agente fallecido como William Evans, un veterano con 18 años de servicio que era miembro de la unidad de primeros auxilios del departamento.

La región de Washington sigue en vilo casi tres meses después de que una multitud de insurrectos leales al expresidente Donald Trump irrumpieron en el Capitolio mientras el Congreso votaba para certificar la victoria de Biden en las elecciones presidenciales.

Cinco personas murieron en el asalto del 6 de enero, incluido el agente del Capitolio, Brian Sicknick, que era parte del reducido contingente de policías que intentaba repeler a los intrusos.

Fuente: El Nuevo Herald

 

Un hombre fue abatido este viernes por la policía después de haber atropellado con su auto a dos custodios del Capitolio, lo que forzó a las autoridades a cerrar el edificio por algo más de una hora y a ordenar la intervención de FBI y la Guardia nacional, en un episodio que dejó «devastado» al presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El sospechoso salió del vehículo tras el impacto con la barrera que separa al edificio de la calle blandiendo un cuchillo, momento en el que los agentes le dispararon, confirmó la cadena CNN.

El atacante, un estadounidense de 25 años del estado de Indiana, fue identificado como Noah Green, según la cadena NBC, citada por la agencia de noticias Ansa.

Al ser detenido, Green estaba consciente y fue trasladado al hospital, donde falleció poco después, consignaron medios locales.,

Los dos agentes heridos -al menos uno de ellos por arma blanca-, también fueron llevados al hospital, donde el que había sido embestido por el auto de Green también falleció a causa de las heridas recibidas.

Se trata del tercer policía del Capitolio muerto en poco menos de tres meses, tras el asesinato de dos agentes durante su asalto el 6 de enero y el suicidio días después de otro por un cuadro de aguda depresión derivado del hecho.

Por su parte, el jefe de la Policía Metropolitana, Robert Contee, dijo que el ataque no estaría relacionado con el terrorismo, y que la amenaza ya cesó.

El funcionario añadió que las autoridades continuarán investigando los motivos del atacante.

Horas más tarde, el mandatario demócrata, Joe Biden, se declaró «devastado» por el hecho.

«Jill (su esposa) y yo tenemos el corazón roto tras enterarnos del violento ataque contra un control de seguridad del Capitolio de Estados Unidos», expresó el gobernante en un comunicado en el que indicó que ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta.

El hecho, aún en plena investigación, generó un masivo despliegue de seguridad en las inmediaciones del Capitolio que incluyó a integrantes del FBI y la Guardia Nacional, además de la policía que periódicamente se desempeña en el lugar.

Tras unas horas de cierre, la seguridad del Capitolio consideró superado el alerta y reabrió las puertas del legislativo, aunque con zonas restringidas.

«La Policía del Capitolio ha levantado la amenaza de seguridad externa en todos los edificios del campus del Capitolio, sin embargo, el área que rodea a la escena del crimen continuará restringida», consignaron las autoridades policiales en un comunicado.

Con motivo de las vacaciones de primavera, la gran parte de los congresistas estadounidenses no se encontraban dentro de las instalaciones, recogió la agencia de noticias Europa Press.

«Existe la sensación de que ahora ir a trabajar es algo que se ha vuelto peligroso. Es muy triste», lamentó el representante demócrata por California Rohit Khanna, quien poco antes del suceso había salido de las oficinas del Capitolio.

El 6 de enero un asalto al Capitolio, presuntamente instigado por el entonces presidente Donald Trump dejó cinco muertos, varios heridos y causó estupor mundial.

Noah Green, el sospechoso que las autoridades aseguran que lanzó su automóvil contra dos policías del Capitolio, publicó en redes sociales una semana antes del ataque que había perdido su trabajo, tenía dolencias médicas y consideraba que el gobierno federal lo tenía en la mira para «controlar su mente».

En las mismas publicaciones, dejó mensajes sobre temores a agencias como el FBI y la CIA.

Fuente: CNN

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo estar devastado tras el ataque al control de seguridad del Capitolio que dejó un agente muerto y otro herido este viernes.

“Jill y yo tenemos el corazón roto tras enterarnos del violento ataque contra un control de seguridad del Capitolio de Estados Unidos”, dijo el mandatario en un comunicado. El mandatario ordenó colocar la bandera de la Casa Blanca a media asta.

Noticia en Desarrollo

Fuente: TN

El lunes se produjeron cinco detenciones tras sendos allanamientos por el ataque al Presidente de la Nación, Alberto Fernández, el sábado pasado en la localidad de Lago Puelo, cuando llegó para visitar las zonas afectadas por los incendios forestales. En el marco de la investigación que busca dar con los autores del ataque a la combi que lo trasladaba, se produjo una nueva detención y se trabaja para identificar a más personas.

Los cinco detenidos del lunes, oriundos de El Hoyo y en Lago Puelo,ya fueron puestos en libertad. Y el fiscal Carlos Díaz Mayers confirmó que el martes se logró otra detención en el marco de la investigación por los incidentes. “Hubo una sexta detención entre el lunes a la tarde y ayer al mediodía con los mismos efectos. Seguimos investigando y podría haber 2 o 3 personas más con posibilidades de identificarlos”, adelantó.

En este marco, recordó que gracias a un rastreo de cámaras de seguridad en Lago Puelo es que se ha logrado detener a estas personas. “se pudo identificar a las personas que participaron de los disturbios y se allanaron esos domicilios”, dijo, y agregó que además “se secuestró la ropa y los teléfonos celulares.

«Se detuvo a las personas para una completa identificación personal donde se les extrajo fichas y el juez autorizó un reconocimiento médico completo de cada uno de ellos para verificar si tenían lesiones”.

Por otro lado, comentó que si bien el juez penal Jorge Criado investiga los hechos, “hay posibilidades de solicitar la competencia federal pero el juez Criado dice que son delitos comunes el ‘atentado a la autoridad’ y el ‘daño’. De todos modos, la Justicia Federal también está investigando a raíz de las actuaciones de la Delegación Esquel de la Policía Federal. En cambio, la seguridad del presidente es un tema federal y ahí sería del Foro Federal y no provincial”, explicó a Radio Chubut.

Finalmente, el fiscal se refirió a los cruces sobre las responsabilidades por la custodia del Presidente de la Nación y su comitiva. Al respecto, Díaz Mayer aclaró que “a nosotros no nos involucra este cruce de acusaciones entre Massoni, el diputado nacional Santiago Igón y el Intendente de Lago Puelo Augusto Sánchez porque entiendo que debe intervenir la Justicia Federal en la seguridad presidencial”.

Y agregó: “ Nosotros nos enfocamos en el daño al vehículo del presidente y a la camioneta Duster gris que pertenece a la Policía del Chubut que era parte del servicio de seguridad para la comitiva presidencial, el gobernador y los Intendentes. No tengo nada sobre supuestos infiltrados y no tengo ninguna prueba en el legajo fiscal en ese sentido”.

El presidente Alberto Fernández se refirió por primera vez al ataque que lo tuvo como blanco el sábado cuando recorría las zonas afectadas por los incendios forestales en Chubut.

“Estamos para ayudar, el resto no importa, el resto es anécdota. Los violentos tiran piedras, nosotros tiramos obras. Los violentos tiran piedras, nosotros llevamos vacunas. Los violentos tiran piedras, nosotros llevamos amor y cariño a la gente”, aseguró el jefe de Estado al encabezar un acto por las primeras mil obras realizadas durante su gestión.

El sábado 13 de marzo, el presidente Alberto Fernández fue atacado luego de aterrizar en el Sur. La comitiva estaba compuesta por la primera dama, Fabiola Yáñez, los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, y los secretarios general de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

Los ataques se registraron en las inmediaciones del centro de operaciones de Lago Puelo. Por los incidentes, se canceló una conferencia de prensa que se iba a realizar en la escuela provincial 108, ubicada a metros del municipio de Lago Puelo.

Esta mañana, detuvieron a seis personas por el ataque y el fiscal general de Chubut aseguró que la investigación está avanzada.

“Soy el presidente que más desea que las diferencias entre nosotros no nos dividan. Vivamos con diferencias, pero que las diferentes ideas, diferentes posturas, diferentes miradas, no nos enfrenten. Lo que necesitamos es tirar todos para el miso lado”, planteó Fernández este lunes.

Y agregó: “Cuando algunos gritan, se equivocan, me hacen más fuerte, más me convencen de que este es el camino que debo seguir y vamos a seguir haciéndolo porque tenemos la oportunidad de ponernos de pie y de salir, de pasar este tiempo ingrato de la pandemia que tanto dolor nos ha causado”.

Durante su discurso, el jefe de Estado también se refirió a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional por la deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri. “¡Cuánto nos posterga esa deuda en la que nos han metido! Ahora todos están ansiosos por que arreglemos y yo también lo estoy, pero no vamos a arreglar a costa de los argentinos. Cuando digo estas cosas, no las digo para generar divisiones, las digo para que tengamos memoria y no repitamos más semejante historia”, suscribió.

En el acto realizado este mediodía, Fernández puso en marcha el Instituto Superior de Formación Docente Nº 41 que se encuentra en la localidad de Adrogué, del municipio del sur del conurbano bonaerense. Estuvo acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el intendente local Mariano Cascallares, y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

El jefe de Estado se comunicó además con gobernadores y autoridades de distintos puntos del país donde las obras ya fueron finalizadas.

El detalle de las obras

El gobierno nacional anunció hoy la ejecución de 1.000 obras públicas en los 24 distritos de la Argentina, por unos 600.000 millones de pesos, e inauguró otras 30 obras en 11 provincias, por casi 10 millones de pesos de inversión. Las obras, anunciadas por el presidente Alberto Fernández en el partido bonaerense de Almirante Brown, están a cargo del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, quien lo acompañó en el acto.

Un informe de esa cartera indica que están siendo ejecutadas 1.000 obras en las 23 provincias del país y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que implican una inversión de $556.780 millones; también cuenta con 833 proyectos en proceso de evaluación y aprobación. Las obras vigentes se distribuyen en diferentes tipologías y sectores, entre las que se destacan obras viales (360), de arquitectura (243), agua y saneamiento (204), equipamiento urbano (67) y recursos hídricos (57).

En el acto, el jefe de Estado inauguró asimismo el Instituto Superior de Formación Docente N° 41, que demandó una inversión de $120 millones por parte del Municipio y beneficia a 2.800 estudiantes.

Además, el reporte de Obras Públicas explica que, por su “impacto social y de mejora en la calidad de vida de las comunidades, se destacan cinco obras principales a inaugurar en las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Misiones y Neuquén”.

Asimismo, consigna que “se finalizaron 25 obras de menor escala distribuidas en 24 municipios de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Córdoba, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, Neuquén y Santa Fe”. Las obras principales en la provincia de Buenos Aires se construyeron en Hurlingham, al oeste del Gran Buenos Aires, donde se ejecutó la Red Secundaria Cloacal Soto.

Se trata de una obra que aumenta la cobertura cloacal mediante la ejecución de 4.776 conexiones domiciliarias, 398 bocas de registro y 178 bocas de acceso y ventilación, cuenta con una inversión de $198 millones y beneficia a 25.180 habitantes.

En paralelo, se encuentra en construcción el segundo Módulo de Ampliación de la Planta de Hurlingham.

En tanto, otra obra ejecutada es el Acceso Norte a la ciudad de Neuquén, con la finalización de 27,5 kilómetros de duplicación de calzada en Ruta Provincial 51″Se finalizaron los trabajos en 27,5 kilómetros sobre la Ruta Provincial 51 Tramo: RP No 7 – RP N° 8 y RP N° 8 – Loma de La Lata.

Fuente: Infobae

La Renault Duster a la que se habrían subido al menos dos encapuchados que atacaron a cascotazos a la comitiva del Presidente el sábado pasado en la cordillera, en la visita de Alberto Fernández a la zona de los incendios; pertenece a la División de Investigaciones que responde al subjefe de la Policía del Chubut, el oscuro y polémico Néstor “El Tero” Gómez Ocampo.

Un comisario relacionado a un narcotraficante de Puerto Madryn llamado Omar “El Cura” Segundo, quien extrañamente ahora en vez de estar en la cárcel cumple en su casa con prisión domiciliaria, una condena a 9 de prisión por intentar traficar a España más de 100 kilos de cocaína.

El vehículo oficial sin identificaciones de la policía del Chubut está asignado al área “Drogas Peligrosas” de Esquel y se utiliza habitualmente para trasladar a personal policial que no usa uniforme, que trabaja de incognito investigando casos relacionados al narcotráfico en Chubut. A veces realizando seguimientos ilegales o haciendo espionaje a periodistas opositores al Gobierno de Mariano Arcioni.

Si se confirma que los encapuchados que atacaron a cascotazos la combi del Presidente se movilizaban en ese rodado y que actuaron como “infiltrados” para desmadrar la visita del primer mandatario a la zona de los incendios; se estaría ante un gravísimo hecho de alcances pocas veces visto en la provincia y el país, en el que terminaría involucrado hasta el mismísimo ministro de Seguridad Federico Massoni, quien horas después de lo acontecido en la cordillera, muy suelto de cuerpo, salió desde una conferencia de prensa en Rawson a “lavarse las manos” del atentado al vehículo que transportaba a Fernández, la primera dama y el resto de la comitiva.

A la Renault Duster gris, con vidrios laminados oscuros, chapa patente NZX 682 la intento detener un grupo de vecinos después que observaran a los agresores que se subían a ese rodado, pero su conductor al verse rodeado por los testigos salió a gran velocidad –como se ve en un video filmado con un celular—y casi los atropella.

Ahora, es extraño que conociendo que venía el Presidente de la Nación a la cordillera el ministro Massoni y toda la cúpula de la policía se hayan quedado en Rawson. ¿O sabían de antemano lo que iba a ocurrir y para “no quedar pegados”, directamente optaron por no ir?

El vocero del Departamento de Defensa de EE.UU., John Kirby, comentó este viernes los ataques aéreos contra territorio sirio, realizados por el Pentágono la noche anterior.

«Como anunciamos, ayer por la noche, las fuerzas militares llevaron a cabo un ataque aéreo contra la infraestructura utilizada por los grupos militantes respaldados por Irán en el este de Siria. El ataque fue autorizado en respuesta a los recientes ataques contra personal estadounidense y de la coalición en Irak y a las continuas amenazas a ese personal», declaró el portavoz.

Resaltando que se trata del primer operativo militar de la nueva administración Biden, Kirby ofreció más detalles.

«Dos F-15E Strike Eagle lanzaron siete municiones guiadas de precisión que destruyeron por completo nueve instalaciones y destruyeron parcialmente dos instalaciones, lo que las deshizo funcionalmente», sostuvo el vocero, afirmando que las estructuras atacadas se ubican en el punto de control de entrada a la ciudad Abu Kamal, cerca de la frontera con Irak. En cuanto a las víctimas de los ataques, afirmó que los militares estadounidenses cuentan con datos preliminares, pero rechazó divulgarlos.

Previamente este lunes, al menos dos misiles impactaron en la Zona Verde de Bagdad, el área más segura de la capital de Irak, en lo que fue el tercer ataque con cohetes en el país en poco más de una semana. Las agresiones tenían como objetivo las zonas en las que se encuentran tropas, diplomáticos o contratistas de EE.UU.

El pasado 15 de febrero, al menos una persona murió y seis resultaron heridas por el impacto de tres proyectiles cerca de una base aérea que alberga tropas estadounidenses junto al Aeropuerto Internacional de Erbil, capital del Kurdistán iraquí.