Tag

nene

Browsing

A ocho meses del espeluznante homicidio del nene de 5 años, se conocieron más detalles del hecho que reafirman que fue un «crimen por odio». «Lo mutilaron de todos lados”, aseguró desconsolado su abuelo. La madre y la pareja siguen detenidas por homicidio y abuso sexual.

Lucio Dupuy tenía tan solo cinco años, su madre y su pareja son las acusada por el crimen ocurrido en La Pampa. Ambas continúan detenidas y en las últimas horas se conocieron más detalles del brutal crimen.

A través de un informe del caso, revelaron más detalles de la muerte del pequeño, donde afirman que fue un “crimen por odio”. A Lucio le habrían cortado los genitales antes de morir.

El nene falleció el 26 de noviembre pasado. Tanto su madre, Magdalena Espósito Valenti, de 24 años, como su pareja, Abigail Páez, de 27, están detenidas por la muerte del pequeño, y en febrero, se les extendió la imputación con el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante”.

En los últimos días se conocieron detalles escabrosos de la muerte del menor. Esteban Trebucq, reveló un informe a Crónica de los fiscales del caso. “A raíz de las lesiones en la parte genital del niño, se determina a las claras la existencia de un crimen por odio por las características de Lucio perteneciente al género masculino”, sostiene.

“El informe que tengo de la acusación de los fiscales eso es lo que dice. A Lucito lo mutilaron de todos lados”, respondió el Ramón, el abuelo de Lucio Dupuy. En este sentido, el hombre reveló un chat de WhatsApp que sería entre Valenti y Páez.

Según contó el abuelo, la madre del nene le habría dicho a su pareja: “A veces, vos rechazás al nene por Cristian y yo también. Si lo pudiéramos matar a Cristian en vez de a Lucio… Si él no existiera, nosotros no seríamos así con Lucio”.

“No queremos más Lucios. No queremos más familias destrozadas como la nuestra. La poca fuerza que tenía, hoy a la mañana, me la sacaron”, continuó el abuelo del nene que, hoy en día, tendría 6 años. Y sostuvo que el informe indicaría que las acusadas “no muestran arrepentimiento de nada”.

José Mario Aguerrido, el abogado de la familia de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado a golpes en Santa Rosa, La Pampa, adelantó que sus defendidos serán querellantes en la causa en la que están acusadas la madre del chico, Magdalena “Magui” Espósito (24) y la pareja, Abigail Páez (27), ambas detenidas en una unidad penal de San Luis, a donde fueron trasladadas tras los ataques que recibió la comisaría Sexta de la capital pampeana.

Christian Dupuy (27), padre de la víctima, llegó junto a su actual pareja, su pequeña hija y sus padres desde desde General Pico, la ciudad donde nació Lucio y reside toda su familia paterna, para reunirse en la Ciudad Judicial de Santa Rosa con los fiscales del caso.

También asistió el tío del nene, Maximiliano Dupuy, y su esposa, Leticia Hidalgo, quienes tuvieron la guarda del pequeño durante casi dos años.

El equipo del Ministerio Público de La Pampa está integrado por la fiscal Verónica Ferrero (quien estaba de turno cuando ocurrió el crimen, realizó la investigación inicial y efectuó la acusación) y los fiscales de Delitos Sexuales, Walter Martos y Marcos Sacco.

El abogado Aguerrido anticipó que su hipótesis es que la muerte de Lucio fue “un crimen de odio”. Consideró que “la acusación y el caso del homicidio está encaminado, pero sería quedarnos cómodos. Tengo la obligación de hacerlo”.

También les informaron en forma “oficial” el informe de la autopsia. Algunos puntos de esa autopsia trascendieron y el abogado criticó que la familia no haya podido acceder antes a la mismas.

Otra novedad de la causa surgió sobre la situación de la madre, Magdalena Espósito, quien al momento de la golpiza no estaba en la casa donde se produjo el ataque. La madre estaba en su trabajo, en el Casino Club de Santa Rosa. Este punto se conoció ahora. El abogado Aguerrido dijo que “el hecho que no estuviera en el lugar, no la exime de la acusación y la culpa. Esta puede ser por acción u omisión”.

El crimen de Lucio desató una conmoción social y política. Una vez que se conoció la muerte del pequeño, su papá dijo que “la justicia nunca me escuchó”. Habló de la imposibilidad de tener el cuidado del nene y de los obstáculos para verlo.

Además, durante casi dos años, la tutela del pequeño estuvo a cargo de su tío, Maximiliano y su esposa, Leticia. Fue entre noviembre de 2018 y junio de 2020. Tras ese lapso, la madre de Lucio, “Magui” Espósito, obtuvo la tenencia, que se la otorgó la jueza de Familia de Pico, Ana Clara Pérez Ballester.

El abogado de los Dupuy dijo que la jueza “no hizo su trabajo”, al otorgarle repentinamente la tenencia a la madre. El tío (Maximiliano) fue asesorado para que renuncie a la tutela y firmó un acuerdo con la madre de Lucio.

El cuerpo de Lucio presentaba golpes, quemaduras y mordeduras. Además se supo que tuvo cinco entradas en hospitales y salitas de Santa Rosa: sufrió la fractura de una mano y de un dedo, en ocasiones diferentes.

El gobernador pampeano Sergio Ziliotto habló por primera vez del caso. «No hay protección para nadie, cada funcionario se hará cargo de lo que hizo o no hizo», dijo este jueves.

«Nunca me tembló el pulso para echar a un funcionario», dijo Ziliotto en una conferencia en Telén, un pueblo del oeste de La Pampa, ubicado a 150 kilómetros de Santa Rosa.

«Vamos a cumplir a rajatabla lo que diga la justicia y los organismos de control, la FIA. Acá no hay protección para nadie, cada uno se hara cargo de lo que hizo y de lo que no hizo», aseguró.

«Desde un primer momento hicimos lo que teníamos que hacer, acompañar a la familia», explicó el gobernador pampeano.

Christian Dupuy quebró en llanto tras hablar de Lucio y lamentó la serie de acontecimientos que desencadenaron en la muerte del menor. Las acusadas se encuentran en San Luis.

Christian Dupuy —padre de Lucio Dupuy, el niño de 5 años que sufrió una muerte aberrante a manos de su madre en La Pampa— cuestionó a la Justicia por haber dejado al nene bajo responsabilidad de la madre a pesar de que ella nunca haya sido sometida a ninguna pericia psicológica. Además confesó que él quiso tenerlo varias veces, pero no fue escuchado: «Hay que estar alerta a las señales, escuchen a las madres, escuchen a los padres», sostuvo

«Nadie le hizo una pericia psicológica a ella. Nadie fue a ver en qué condiciones vivía. Nunca recibí un llamado de una asistente social o del jardín. Hoy me llamó todo el mundo, pero antes nadie. La Justicia decidió que estaba mejor con la madre y hoy pagamos las consecuencias», contó Dupuy en diálogo con Ignacio González Prieto este lunes 29 de noviembre en diálogo con TN.

Dupuy contó que hubo un período de la vida de Lucio en el cual el menor vivió en la casa de su tío ya que él no podía mantener a su hijo con él porque no tenía un lugar estable para vivir: «Me fui a vivir a Buenos Aires por un trabajo, ella se volvió a La Pampa con el nene. En un momento colapsé y renuncié a mi trabajo. Siempre dije que con mi hermano estaba bien, yo le pasaba la plata que correspondía. Lo dejé ahí porque no tenía un lugar para que viviera conmigo».

El padre de Lucio aseguró que el niño vivía en buenas condiciones en la casa de su hermano, pero que todo acabó cuando un día reapareció Magdalena Expósito Valenti, la madre de Lucio, y se lo llevó con ella nuevamente. «Desde ese momento, mi hermano sufrió amenazas y hasta tuvo miedo de ir preso. Iban patrulleros todos los días a su casa. Yo también hubiera sentido miedo», expresó Dupuy.

«Nunca nos imaginamos que era maltratado. Era un nene muy reservado. Un día apareció con un dedito quebrado y nos dijeron que se había caído de la bicicleta. Apareció con tres puntos en la pera y nos dijeron que se había caído de un árbol. Siempre fueron esas las respuestas, que se había lastimado jugando. Yo creí todo porque eso era lo que me decían. Quizás Lucio estaba amenazado. A Lucio se lo llevó la violencia», expresó el hombre, haciendo referencia a situaciones previas en las que no advirtió el maltrato que Magdalena y su pareja, Abigail Páez, tenían para con Lucio.

Se conocieron nuevos detalles del crimen de Lucio Dupuy, el nene de 5 años que fue asesinado a golpes el pasado viernes en Santa Rosa, La Pampa. Por el hecho están detenidas con prisión preventiva Magdalena Espósito Valenti y a la pareja de ésta Abigail Páez; la primera acusada por homicidio calificado por el vínculo y la segunda por homicidio.

Haydé y sus vecinos ayudaron al pequeño hasta que llegó al hospital. «No sabía que estaba delante de una asesina», relató.

“Ese día estaba haciendo la comida, estaba con mis dos nietas y sentí gritos. Me asomé por la ventana y vi una mujer con un nene en los brazos. Un vecino salió, le preguntó qué pasaba y la mujer dijo ‘ayudame, ayudame que se me muere’”, contó Haydé, una vecina del barrio Río Atuel que asistió a Lucio minutos después de la golpiza.

Todo sucedió en la puerta del Centro de salud del barrio, ubicado a solo 200 metros de la casa donde vivía Lucio.

Según relató la mujer a C5N, quien llevaba a Lucio en brazos “no decía que era su hijo, decía que era su hermanito”.

“Le dije que la salita estaba cerrada y que vaya a la Policía, que ahí la podían ayudar. Fue corriendo y ahí le dijeron que no podían ayudarla y llamaron a la ambulancia, pero llegó tarde”, contó Haydé.

Recordó el estado en el que se encontraba Lucio y detalló los movimientos que realizaron los vecinos para reanimarlo: “Lo vi muy pálido, le toqué las manitos y estaba helado. Sebas (otro vecino) le hizo respiración boca a boca, le apretó el pechito (RCP) y nada. Entonces se cruzó mi otra vecina que es enfermera retirada, le hizo RCP otra vez y respiró”.

“Seba con su mamá y la mamá (de Lucio) lo llevaron al Hospital Evita. A la media hora vino la mamá (del vecino) a avisarme que el nene había fallecido”, recordó.

Y remarcó un escalofriante detalle: “La mamá en vez de quedarse en el hospital le pidió a la mamá se Seba que la trajera porque tenía que estar urgente en la casa”.

“Estuve con ella (la mamá de Lucio Dupuy), me agarró del brazo diciéndome que la ayudara porque se moría el hermano. Le pregunté qué había pasado. Me dijo que no sabía, que había salido cinco minutos y que cuando volvió la casa estaba revuelta y el nene tirado en el patio”.

“Hicimos todo lo posible, el nene respiró, iba respirando y murió en el hospital”, expresó.

Haydé no solo denunció que el Centro de Salud estaba cerrado el viernes por la noche, sino que contradijo a la Policía local: “No quiero que la policía mienta, dijeron que le habían hecho respiración boca a boca pero no hicieron eso, lo hizo mi vecino. No lo tocaron, ni se arrimaron”.

La tristeza invade la provincia de La Pampa luego de la muerte de Abel Lucio Dupuy.

Abel Lucio Dupuy, el pequeño de 5 años, murió el pasado sábado en La Pampa debido a los golpes que le propició su madre Magdalena Espósito Valiente (24) y su novia, Abigail Páez (27).

Fuentes policiales indicaron que Abel había sufrido “Desde mordeduras, quemaduras de cigarrillos, golpes con objetos contundentes, de todo… algo pocas veces visto”, lo que genera aún más indignación tanto en La Pampa, como en todo el país.

La tía del pequeño, Cinthia, habló públicamente sobre las reiteradas agresiones de la joven hacia su hijo y también remarcó que esta no la dejaba ver a su sobrino.

“Mi hermano y yo hace varios años que venimos luchando para tener a Lucio con nosotros, pero no se pudo dar por la justicia que tenemos”, dijo la mujer con profundo dolor.

Sobre la posibilidad de ver a Abel dijo: “Solamente hacíamos videollamada alguna que otra vez. Siempre había excusas, diciendo que el nene no estaba en la casa. Se ve que lo venían golpeando hace tiempo y terminó con este desenlace”.

Además aclaró que el padre del bebé asesinado en La Pampa solo podía verlo “cuando ella decidía que podía verlo” y remarcó que “había que tratarla con pinzas porque sino se enojaba y no lo dejaba ver por un tiempo”.

Ante esta dura noticia, la mujer dijo: “La tristeza es enorme, por cómo lo han dejado a Lucio, todo maltratado, golpeado, bonito, chiquito” y no entiende “cómo la madre pudo hacer algo así”.

Sobre cómo conocieron la noticia de la muerte del pequeño, la tía de la victima en La Pampa confesó: “Cuando nos comunicaron esto íbamos a viajar a verlo al hospital, pero a la media hora nos volvieron a llamar para decirnos que ya había fallecido. Estaba muerto por los golpes que recibió de su propia madre, es increíble”.

Christian Dupuy, padre de Lucio, el menor de 5 años de edad que murió esta semana en La Pampa a causa de los golpes, le dedicó un demoledor mensaje.

Lucio tenía cinco años y murió en La Pampa esta semana a causa de los golpes que le dieron su madre y su pareja. Christian Dupuy, su padre, compartió hace instantes una carta de despedida en la que expresó todo el dolor que siente a causa de la muerte de su pequeño hijo.

“A sólo pocas horas de tu entierro en ese lugar que siempre tanto escalofríos me dio, para que tu cuerpito en paz descanse. Con lágrimas en los ojos sin fuerzas y sin poder haber pegado un ojo mirando al pasillo para ver si te veía dejando mi mano extendida para ver si me tocabas. Buscando explicaciones pensando si todo esto es verdad, torturandme con tu imagen en ese cajoncito”, empezó diciendo el padre de Lucio en la carta que subió a su cuenta oficial de Facebook.

Christian Dupuy sigue sin poder entender todo lo que pasó con su hijo. Lo único que puede hacer en este momento es pedirle “respuestas a dios”. El dolor es inmenso: “Me dejás con el alma rota buscando ‘el porque’ de tantas cosas y me doy cuenta ahora de lo que estabas sufriendo y yo sin saberlo y ahora es tarde, te tenían preso de tu infancia e inocencia”.

En su descargo a corazón abierto, el padre de Lucio aseguró que comprendió muchas cosas extrañas que sucedían. “Cuando hacíamos video llamada y yo te preguntaba algo y lo que hacías era mirar para los costados para ver si alguna te estaba escuchando, por eso tardabas en contestarme cuando te preguntaba si eras feliz”, continuó.

Aseguró que lo “tenían en silencio” y que no se dio cuenta de todo el miedo que sentía. “Perdóname hijo no llegué a tiempo. Ay hijito, cómo me duele el alma. Mi rusito, mi gringo, te amo tanto ya no puedo seguir más mi vida, ¿dónde encuentro las fuerzas que me mandás, hijo?. Te amo, perdóname por no poder hacer nada”, finalizó.

 

La abuela del chico de 5 años recordó que se lo dijo cuando fueron una vez a que lo atendieran. “Estuvimos al antojo de la madre”, se queja.

A pesar del enorme dolor, Silvia Gómez (52), la abuela de Lucio Dupuy (5), tiene fuerzas para hablar. Y recordar lo que vivieron los últimos años. Porque quiere contar lo que sufrieron como familia.

“Estuvimos al antojo de la madre. Y ahora lo mataron”, dice para resumir lo que pasó. A su lado está su marido, Ramón “Teto” Dupuy (55), el abuelo de Lucio, quien ya no tiene fuerzas para hablar con los medios.

La relación que tenía el hombre con su nieto se pudo ver en los videos: uno donde le hace morisquetas cuando el nene tenía poco más de dos años y balbuceaba su nombre. Otro, el último, cuando lo abraza tiernamente el pasado 28 de octubre, en uno de los pocos encuentros que ocurrieron en la pandemia de COVID-19

Gómez, la abuela, cuenta que son tres hijos (Christian, Maximiliano y Cinthia). Tiene ocho nietos: siete mujeres y Lucio, el único varón. “Ellas eran las princesas y él, el príncipe”, cuenta.

Para sintetizar lo que vivieron, recuerda los primeros años de la relación entre Christian (27) y Magdalena «Magui» Espósito Valenti (24), ahora detenida por el crimen y acusada del homicidio de su hijo.

“Empezaron a andar de novios. Él encontró trabajo en el zoológico de Luján. Y ella se fue para allá. Dejó de estudiar”, afirma Gómez.

A pesar de los consejos de la familia, ella quedó embarazada. Lucio nació el 5 de julio de 2016. Durante un año y medio vivieron en Luján. Pero a principios de 2018, «Magui» se marchó.

“Le dijo que no era feliz. Y volvió a Pico. Nosotros sabíamos que tenía una pareja, con esta mujer (Abigail Páez). Pero a nosotros no nos importó. Queríamos que Magui estuviera bien”, dice la abuela de Lucio.

Inicialmente el pequeño estuvo con sus abuelos paternos. La madre -ya instalada en Santa Rosa y con su nueva pareja, Abigail (27)- lo visitaba esporádicamente.

Pero Silvia recuerda una situación a partir de la cual dice que su ex nuera la «enterró en vida”.

«Una vez fuimos al hospital. Y Lucio decía que ‘Abi pegó acá y acá’. Se señalaba la mano y la cola. Le dije a ella (a Magui) que ‘le dijera a Abigail que no le pusiera la mano encima a mi nieto’. Se lo dije bien, tranqui. Nos hizo la cruz”.

Ese año, 2018, «Magui» dejaba al nene con su tío Maximiliano Dupuy (35) -quien tiene una distribuidora- y siempre la pedían que se asentara. “Un día lo llamó, el 27 de noviembre de 2018 y le dijo: ‘Vos lo querés a Lucio. Vení a buscarlo. Hoy’. Y salieron con su esposa, Leticia, hacia Santa Rosa”.

Gómez y su hijo, Maximiliano, recuerdan bien la fecha. “Ese día fueron a una comisaría en Santa Rosa y le firmó una autorización a mi otro hijo para tener el nene”, detalla.

“Durante un año y medio no lo vio”, señala la mujer. Maximiliano agrega: “No lo vio ni en el cumpleaños. Y en las fiestas de 2019 dijo que iba a venir. Pero tres días antes dijo que no podía”.

Fue en abril de 2020 cuando «Magui» Espósito volvió por su hijo, que estaba con su tío. Desde agosto de 2019 tenían una tutela.

Una vez que comenzó la pandemia, la mujer pidió obtener la tenencia. En agosto de 2020 lo consiguió. Desde esa fecha, la familia Dupuy denunció que la madre les impedía ver al nene: tuvieron unos diez encuentros y videollamadas desde esa fecha.

La última vez que la madre llevó a Lucio a Pico fue para el Día del Padre, aunque puso como condición que no lo viera su papá, Christian, sino que sólo estuviera con los abuelos.

“Primero cuando estaba con el tío, no dejaba que lo viera su padre y que no se quedara a dormir con nosotros. Después, cuando empezamos a verlo con un régimen de visitas, no dejaba que lo vieran los tíos. No quería ver una foto con ellos en las redes sociales”, indica Silvia.

Y agrega: “Cuando Christian fue a verlo con su nueva pareja (Lucila Gómez), Magui le dijo que no quería que fuera. Puso esa condición para que lo pudiera ver”.

“Pero todo el sistema, Niñez, la Policía y las abogadas siempre nos decían: ‘es la madre’. Nadie revisaba lo que pasaba”, se lamenta la mujer.

Christian despidió a su hijo en una conmovedora carta en Facebook. «Perdóname hijo, no llegué a tiempo. Ay hijito, cómo me duele el alma. Mi rusito, mi gringo, te amo tanto, ya no puedo seguir más, mi vida, dónde encuentro las fuerzas que me mandás, hijo. Te amo. Perdóname por no poder hacer nada», escribió.

Mientras, Gómez aclara que nunca cuestionaron la elección sexual de «Magui», después de su separación. “Jamás se nos ocurrió decirle nada. No tenemos problemas. El tema era que fuera feliz y que el nene estuviera bien”, destaca.

Silvia no oculta que les preocupó el trato de Abigail Páez con Lucio. “Ponía muchas veces, en las redes, que no quería verlo. Y además tenía odio por el padre y por la familia. Odio. Lo volcó contra el nene”, dice con lágrimas la mujer, que es locutora de una FM de General Pico. Además, vende bijouterie para sustentar la economía familiar.

“Ahora lo mataron. Pedimos justicia. Que ellas tengan una condena. Pero también apuntamos al sistema, a todos los que fallaron”, concluye.

Ocurrió en las últimas horas cuando el pequeño estaba con su mamá, quien relató el dramático momento que vivieron cuando un hombre sacó la mitad de su cuerpo afuera del auto y se lo quiso llevar a la fuerza.

Intentaron secuestrar a un menor cuando volvía del jardín N° 405 de Trelew. Ocurrió este jueves cerca del mediodía en el barrio San Martín. cuando el nene de 5 años estaba junto a su mamá.

Un auto se acercó y una persona con medio cuerpo afuera de la ventanilla, lo llamó tendiéndole los brazos para llevárselo. Inmediatamente la mujer agarró a su hijo y el vehículo escapó. «Salimos del jardín a las 11.30, veníamos caminando con la mamá de otro nene, veníamos charlando y mi nene venía un paso atrás mío, sentimos un auto que venía frenando despacito», relató Julia Piñeo, mamá de Tiziano.

«El del auto lo llamó a mi nene, le decía vení, vení, tenía el cuerpo hacia afuera para manotearlo. No tuve la reacción de ver mas de detalles, solo se que era un auto blanco, se fueron enseguida», afirmó la mujer a Canal 12.

Y agregó que en el auto iba una mujer manejando «me asustó, nunca pensé que me iba a pasar, ahora estamos más tranquilos, pero el susto nos queda».

 

En las últimas horas se conoció que un paciente menor de edad de Comodoro Rivadavia, de quien no trascendieron mayores datos, fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, de Buenos Aires, donde se encuentra internado en terapia intensiva tras contraer COVID-19.

En este sentido, la jefa de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Ángela Gentile informó –según publica Diario Crónica– que la institución tiene diez pacientes con COVID y dos de ellos están en terapia intensiva. Uno de los pacientes que fue internado en terapia intensiva es un trasplantado de médula ósea y el otro tiene una enfermedad neurológica crónica. “Uno de ellos llegó derivado desde Comodoro Rivadavia”, dijo.

Asimismo, explicó que el Hospital recibe pacientes pediátricos con cuadros clínicos complejos provenientes de todo el país, con lo cual señaló que “es esperable que lleguen los chicos con COVID con cuadros clínicos más graves”.

Aumento de casos en niños

Gentile además, reconoció que hubo un incremento de casos en el último tiempo: “Se están enfermando más chicos y hay un aumento en la consulta pediátrica por COVID porque estamos en un brote. Hay una suba de casos en todos los grupos de edad. El de mayor consulta es el de 20 a 50 años, y hay gente joven que aún sin enfermedades de base ocupa las terapias” mencionó.

Con respecto a la gravedad de los casos en niños y adolescentes, aclaró que la mayoría de los menores de edad presentan casos leves o asintomáticos, y quienes llegan a terapia intensiva es porque tienen comorbilidades, como en el caso de los dos pacientes internados actualmente.

En horas de la tarde de este lunes, se dio aviso sobre una descarga eléctrica sobre un nene de 9 años, que se encontraba jugando en la vía pública con otros menores en barrio Stella Maris.

Allí, mientras se entretenía en la calle, trepó por un paredón y se sostuvo del pilar de luz, confeccionado clandestinamente, el cual lanzó descargas contra la humanidad del niño.

Este cayó tendido al suelo, quedando inconsciente. Por tal motivo, inmediatamente lo asistió un vecino, quien le practicó maniobras de RCP, logrando que reaccione.

Al lugar asistió ambulancia médica del 107, a cargo de la Dra. Ache, quien trasladó al menor al nosocomio local, donde se encuentra internado en observación. Se solicitó personal de SCPL, quienes tomaron el reclamo.

La vivienda con conexiones clandestinas, situada en calle Código al 957,  se encuentra sin moradores. Los vecinos mencionaron desconocer el nombre del propietario, pero informaron el mismo se encontraría de vacaciones en la ciudad de Puerto Madryn.

Al lugar asistió ambulancia médica del 107, a cargo de la Dra. Ache, quien trasladó al menor al nosocomio local, donde se encuentra internado en observación. Se solicitó personal de SCPL, quienes tomaron el reclamo.

La vivienda con conexiones clandestinas, situada en calle Código al 957,  se encuentra sin moradores. Los vecinos mencionaron desconocer el nombre del propietario, pero informaron el mismo se encontraría de vacaciones en la ciudad de Puerto Madryn.

Fuente: ADNSUR