Tag

El Bolson

Browsing

Este lunes por la noche desde la Dirección del Hospital de Área de El Bolsón se compartió una información enviada al COEM (Comité de Emergencia Municipal) indicando que a las 23 hs de éste 17 de mayo 1 el nosocomio se encuentra al tope de ocupación de camas.

Las 4 camas de las que se dispone en la UCI (Unidad de Cuidados Intermedios), que son las de mayor complejidad del nosocomio, se encuentran al 100% con pacientes positivos de COVID-19.

Así mismo, en la sala de internación general la ocupación es del 85% de pacientes COVID-19.

«Necesitamos que la población de El Bolsón tome conciencia de la situación en la que nos encontramos y extreme las medidas de prevención de contagio por COVID-19» solicitaron desde el Hospital.

Durante seis meses consecutivos, J.C. percibió cero pesos de su salario en la provincia de Río Negro en función de los descuentos que se le realizaban por el pago de varios préstamos.

Debido a su situación económica, se vio obligado a solicitar crédito en reiteradas oportunidades, cuya devolución se realizaba mediante retención directa de las cuotas por parte de su empleador, deduciéndolas de su recibo de haberes. Entonces, tomaba nuevos empréstitos para poder cancelar los anteriores, hasta que la situación lo llevó al punto de verse imposibilitado de afrontar las deudas.

En ese contexto, agravado por la dificultad de poder satisfacer las necesidades básicas de supervivencia de su familia y ante el riesgo inminente de ser desalojados, se presentó en la Defensoría de El Bolsón a requerir asistencia.

Medida cautelar

Fue entonces que, entre otras acciones, llevadas a cabo por el defensor civil Alejandro Morera, se inició el pedido de una medida cautelar solicitando la reducción de los descuentos hasta un límite máximo de 20% de su haber.

En apenas tres días, el juez interviniente resolvió “la reducción de los descuentos al límite máximo solicitado”, valorando entre sus argumentos que “el salario no es un derecho absoluto e inalienable, pero que a ese fin normas de derecho público tanto en el orden nacional, como en el provincial y municipal, han fijado el tope del 20% para afectar al pago de deudas de un empleado o funcionario” y que “el salario reviste naturaleza alimentaria y no puede ser reducido al límite de poner en riesgo la subsistencia del grupo familiar”. Entre otros fundamentos, Morera planteó que dichos créditos “fueron solicitados telefónicamente (whatsapp) en esta localidad, mediante contratos de adhesión, sin que su asistido cuente con la debida información”.

Señaló enseguida que el protagonista “desconoce las cuotas que debe, sus montos, intereses aplicables, punitorios, y demás reglas que rigen en esas relaciones, en razón de no tener copia del contrato ni recibir ninguna información al respecto por parte de las empresas acreedoras”.

Desde su óptica, “es responsabilidad de la financiera el estudio previo sobre la capacidad económica de quien solicita un préstamo, evaluar su situación financiera y, eventualmente, asumir o no, en cada caso, el riesgo empresario del eventual fracaso de su negocio”.

En la sentencia, el magistrado dispuso “ordenar al departamento liquidaciones del ministerio provincial al cual pertenece el empleado, que proceda a reducir al 20% los descuentos que figuran en su recibo de haberes como retenedores de cinco mutuales; excluidos los descuentos de ley y las asignaciones familiares”. Indica además que “dicho porcentaje deberá ser prorrateado entre los acreedores”.

Según el fallo judicial “todos deberán hacerse responsables de llevar la situación a términos razonables: el deudor deberá seguir pagando, las financieras deberán cobrar a un ritmo posible y compatible con la supervivencia del obligado al pago y la empleadora deberá abstenerse de practicar descuentos que excedan toda razonabilidad”.

Medida autosatisfativa

Cabe recordar que una medida autosatisfativa “es una decisión jurisdiccional para brindar respuesta a determinadas problemáticas que, por su naturaleza, demandan tratamiento urgente y también una pronta respuesta”. En este caso en particular, referido a que “los sueldos de los empleados y obreros de la administración nacional, provincial y municipal son inembargables por obligaciones emergentes de préstamos en dinero o de compra de mercadería”, resulta que “estos actos de adquirir créditos incumplen todos los requisitos de información previa, suministro de copias de lo suscripto o resumen de cuentas, entre otras formalidades”.

Fuente: Diario Jornada

El equipo del hospital pidió a la comunidad de El Bolsón que extreme cuidados. Tienen internados, vacunados, que tuvieron COVID y otra vez están contagiados.

El Hospital de Área de El Bolsón, dio a conocer un reporte este viernes donde señala que tienen pacientes de la localidad esperando por disponibilidad de camas en terapia intensiva.

“Entre los pacientes internados se encuentran personas, incluso personal de salud, que ya han sido vacunados, han tenido COVID previamente y están transcurriendo nuevamente la enfermedad y con cuadros más complicados” remarcó la directora del nosocomio Myrna Lamberto.

En un informe de prensa señala que las «4 camas que se disponen en la Unidad de Cuidados Intermedios, que son las de mayor complejidad del nosocomio, se encuentran ocupadas al 100% con pacientes con COVID.»

Además destaca que en la sala de internación general la ocupación es del 70% y hay dos pacientes esperando el traslado hacia terapia intensiva en tanto otros tres aguarda por disponibilidad en la UCI.

«El personal hospitalario hacemos y ponemos lo mejor de nosotros, tanto técnica como emocionalmente. Pero no alcanza, estamos agotados. La situación que se vive actualmente es de suma complejidad» señalan.

Finalmente hacen un llamado a la población de El Bolsón «necesitamos que tome conciencia de las situación en la que nos encontramos y extreme las medidas de prevención para el COVID».

Un paciente contagiado con Covid demandó ayer su derivación a Viedma en un avión sanitario, en función de la imposibilidad del Hospital de Bariloche para recibir más casos por estar virtualmente colapsado.

La directora del Hospital de El Bolsón, Myrna Lamberto, detalló que “desde hace 72 horas estamos tratando de trasladar a esta persona, quien está internado en nuestra unidad de cuidados especiales y a la espera de conseguir una cama de Terapia Intensiva. Su cuadro clínico se complejizó más, junto a que las condiciones climáticas han demorado el vuelo”.

Sumó que “hay otros dos pacientes en la sala UCI, también a la espera de ser derivados”.

Recalcó que “las obras sociales tienen la responsabilidad de dar esas prestaciones, mientras que Estado rionegrino privilegia a aquellos vecinos que carezcan de cobertura o no cuenten con los recursos necesarios”.

Recordó enseguida que “desde hace más de una semana, el sistema de salud de San Carlos de Bariloche, tanto el público como el privado, tiene su capacidad saturada y no recibe pacientes de otras localidades”.

Con casi 200 casos positivos de coronavirus, señaló que “tenemos muchos contagios y aquellos pacientes que están con internación domiciliaria transcurriendo su enfermedad, en el quinto o sexto día se complejizan e incluso no perciben la falta de oxígeno. Finalmente, terminan descompensados en la guardia y demandando internación”.

A su lado, la médica Claudia Duelle confirmó que “permanentemente se ocupan las cuatro camas disponibles para cuidados intermedios. Muchas veces, los profesionales tenemos que evaluar a los pacientes más estabilizados para pasarlos a una sala general y poder disponer de un lugar en la UCI. Estamos en un constante proceso de ‘camas calientes’, con el agravante de no poder dar altas de forma inmediata, ya que los pacientes con Covid demandan entre siete y diez días de internación”.

“El seguimiento epidemiológico –agregó-, indica que está aumentando el número de consultas, lo que demuestra mayor sintomatología en la gente durante su estadía en el hogar, donde hay que hacer una evaluación clínica presencial e implica la utilización de los recursos disponibles, ya sea por la guardia o en los consultorios preparados para atender la emergencia”.

Desde su óptica, “hay que tomar medidas más duras para atender la pandemia en la región. En coincidencia, la comunidad debe entender que un contagio de Covid no es algo liviano o pasajero y que no hay lugar en el hospital para asistirlos. Obviamente, no podemos dar respuesta a toda la demanda, pero si no frenamos el nivel de contagios estamos en problemas”.

“Tampoco sabemos el límite, más allá que desde hace un año y medio el personal de Salud Pública está trabajando al límite”, reiteró al tiempo que señaló que “es una ola que no sabemos cuándo dejará de subir. Los vecinos tienen que comprender finalmente que la situación es más grave de lo que cada uno puede observar desde su casa”.

Al respecto, recordaron que la localidad de El Bolsón suma 2.232 pacientes curados y 38 fallecimientos por Covid.

Cien por ciento

Asimismo, el hospital de área El Bolsón emitió ayer un comunicado donde informa a la población que “las cuatro camas que se disponen en la Unidad de Cuidados Intensivos, que son las de mayor complejidad del nosocomio, se encuentran ocupadas al cien por ciento con pacientes Covid”.

De igual modo, “en la sala de internación general, la ocupación es del 70%. Hay dos pacientes esperando traslado a terapia intensiva y otros tres aguardan por disponibilidad en la UCI”.

Remarcan que “el personal hospitalario hacemos y ponemos lo mejor de nosotros, tanto técnica como emocionalmente. Pero no alcanza, estamos agotados en razón de que la situación que se vive actualmente es de suma complejidad”.

Por último, indican que “necesitamos que toda la comunidad tome conciencia de la realidad en la que nos encontramos y extreme las medidas de prevención en el marco de esta pandemia mundial de coronavirus”.

Este viernes al mediodía, un hombre de 69 años con un cuadro grave de Covid-19 tuvo que ser trasladado en un vuelo sanitario desde El Bolsón hasta el Hospital de Viedma. En tanto, hay otras catorce personas con requerimiento de oxígeno aguardan en sala poder pasar a la Unidad de Cuidados Intermedios (UCI) .

En este marco, la situación epidemiológica en El Bolsón, con 161 casos activos y 38 muertes desde el inicio de la pandemia, es preocupante. Según publicó el diario Río Negro, el hospital público de esta localidad no cuenta con un área de terapia intensiva y los trabajadores sanitarios hacen malabares para prestar atención a cada vez más pacientes que presentan síntomas graves.

Al respecto, la directora del nosocomio local, Myrna Lamberto, comentó: «Tenemos cuatro camas ocupadas en UCI y hoy por suerte, conseguimos una cama para un paciente en Viedma que acaba de salir en el avión sanitario. Por otro lado, tenemos, catorce pacientes en sala que necesitan pasar a UCI y están esperando».

Asimismo, la médica admitió que «el problema es que ya no tenemos camas donde derivar porque los pacientes llegan cada vez con más complicaciones y con requerimiento de oxígeno», y al mismo tiempo aclaró que «en UCI, a diferencia de la sala, tenemos los casos Helmet, los monitores y las bombas de infusión. Es como una terapia, solo que no tenemos médicos terapistas. Tampoco tenemos farmacología de terapia para sostener tanto tiempo a los pacientes».

Además, Lamberto recordó que, a fines de enero y principios de febrero, desde el hospital debieron trasladar a cuatro pacientes al Valle Rionegrino (uno de ellos en vuelo sanitario y los otros tres, vía terrestre) porque en Bariloche tampoco había camas disponibles.

«Nunca nos pasó hasta ahora de tener a 14 personas esperando. Teníamos ese respiro de girar las camas: los pacientes mejoraban y los podías sacar de UCI para volverlos a sala. O conseguíamos camas», indicó la directora del hospital.

La mayoría de los pacientes que requieren internación tiene entre 45 a 58 años, y Lamberto explicó que algunos no tienen factores de riesgo e incluso están vacunados. «Tenemos compañeros vacunados que están internados. La gran mayoría transcurrió la enfermedad hasta el cuarto día con síntomas leves y después, se agravó el cuadro con complicaciones respiratorias y falta de oxígeno», comentó la mérdica

Para finalizar, la especialista contó que por primera vez enviaron muestras al Instituto Malbrán para evaluar la circulación de otras cepas. «Creemos que claramente hay por el desarrollo de la enfermedad. Llamamos a la reflexión de la comunidad para que baje la circulación», sentenció Lamberto.

Por último, hay que destacar que este lunes se anunciaron nuevas medidas restrictivas para disminuir la cantidad de contagios en El Bolsón:

Restringir la circulación de las personas entre la 1.30 y las 7, de lunes a viernes y, de 2.30 a 7.00 los viernes, sábado, domingo y feriados.

Los comercios esenciales podrán funcionar hasta las 22 y el resto, hasta las 20.
De forma excepcional, las despensas, almacenes y kioscos podrán abrir sus puertas hasta las 23.
Los locales gastronómicos (restaurantes, bares y similares) podrán funcionar de lunes a jueves hasta la 1 y, de viernes a domingo y feriados hasta las 2. En todos los casos, se deberá respetar un aforo máximo del 30% de la capacidad total habilitada.
El casino podrá funcionar de lunes a jueves hasta la 1 y, de viernes a domingos y feriados hasta las 2. Se deberá respetar un aforo máximo del 30% de la capacidad total habilitada.
La realización de eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos en lugares cerrados podrá realizarse de acuerdo al aforo máximo del 30% de la capacidad total habilitada y con los límites máximos establecidos por la autoridad sanitaria.
Las actividades deportivas al aire libre se realizarán sin presencia de público.
Las reuniones sociales se limitará a un máximo de 10 personas.

Ante el aumento de internaciones por casos de Covid, hay pacientes a la espera de una cama en terapia intensiva. Pero al situación se complica porque pueden ser trasladados a otros centros por la «saturación» en otros centros asistenciales de la provincia.

El aumento de casos de coronavirus que se complican y terminan con pacientes en terapia intensiva no cesan en la provincia de Río Negro en plena segunda ola del Covid19. En El Bolsón por la falta la ocupación total en terapia intensiva, hay pacientes en espera y tampoco hay posibilidades de traslado por la «saturación» de los centros de alta complejidad.

Según informaron las autoridades sanitarias, no se ha podido realizar traslados pese a tener tener pacientes a la espera de una cama en terapia intensiva.

Ante esta situación, se llevó a cabo una reunión de la que participaron todos los jefes de servicios y responsables de las distintas áreas, allí se definieron nuevas acciones para anticiparse a una situación más que compleja a la vivida en el mes de enero con la pandemia.

El hospital de El Bolsón tiene una ocupación del 100 de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos destinadas a pacientes con coronavirus, mientras que las camas de sala general están ocupadas en un 70%. Este jueves, hay tres pacientes esperan están a la espera de camas en terapia, según publica el portal Noticias de la Comarca.

A través de un comunicado, el hospital pidió a la población «reforzar las pautas de cuidado para disminuir los contagios de covid», ya que más del 50% de los contagios se dan en reuniones y actividades sociales donde no se cumplen con el distanciamiento, el uso de barbijo y la ventilación.

Este miércoles por la tarde, mediante un comunicado oficial de la Municipalidad de El Bolsón, se informó que el intendente Bruno Plogiano se reinfectó con coronavirus.

Asimismo, el comunicado indicó que Pogliano «se encuentra en buen estado y sin síntomas, pendiente de la salud de su grupo familiar, siendo las únicas personas con las cuales tuvo contacto directo en su aislamiento».

Por último, se comunicó que «el intendente aguarda las indicaciones de las autoridades sanitarias, que el próximo domingo lo someterán a un nuevo test para verificar si ingresó en la etapa de cura».

Hay que recordar que el mandatario municipal de El Bolsón ya había sido diagnosticado con la enfermedad el 27 de marzo de 2020, luego de regresar de un viaje por Italia y España.

Fuente: Radio 3

Nafta hasta mañana sábado no habrá nafta en ninguna estación de servicio de El Bolsón.

Los últimos días las estaciones de servicio pertenecientes a YPF dejaron de tener naftas y solo expendían combustibles diésel en algunas de ellas.

Ello se debe a que las naftas son abastecidas desde la planta de Plaza Huincul, en Neuquén, en donde no entra ni sale ningún camión desde hace una semana. El caso del combustible diésel es traído desde Comodoro Rivadavia por lo que no afectaban los cortes de ruta.

En el caso de la estación PUMA, es la única que por estas jornadas estaba teniendo expendio de nafta, pero en el día hoy quedó sin provisión debido a la alta demanda y recién estará recibiendo un nuevo camión con combustible, durante la jornada de mañana, sábado.

Fuente: Infochucao

Agustín Aguayo, un vecino de la localidad de Las Golondrinas, relató a Crónica cómo vivió los incendios en el paraje ubicado al sur de El Bolsón. Algo más tranquilo, el joven contó que la gente ahora trata de volver a la normalidad y olvidarse del mal momento. Sobre los incendios, Aguayo señaló que fue algo “desesperante”, y destacó que la angustia es algo generalizado en los pobladores, que todavía no logran dimensionar la magnitud de la tragedia que golpeó a gran parte de la comarca andina.

“El día del incendio llegué de trabajar y fui a ayudar a mi prima a sacar sus animales del campo. Cuando volví, mi viejo estaba como loco, toda mi familia estaba igual, sacando los autos de abajo de los árboles. Cuando miré hacia la parcela veintiséis, el fuego se acercaba a una velocidad increíble.

No pudimos reaccionar, yo lo primero que hice fue sacar mis documentos y algo de plata, puse todo en mi auto. También agarré mis herramientas, mi motosierra y algunas cosas más que necesito para trabajar. Son todas cosas muy necesarias, que cuesta mucho trabajo conseguir, más para nosotros, que laburamos en el campo haciendo leña”.

Así empezó su relato Agustín Aguayo, un joven que vive en el paraje Las Golondrinas, ubicado al norte de Lago Puelo y al sur de El Bolsón. El campesino fue otro de los que perdió su casa durante los incendios que se dieron en la cordillera. Ahora, busca una manera de reconstruir su vivienda.

Inmediatamente al lado de la casa de Agustín, su familia alquilaba una chacra en donde tenían vacas, ovejas y otros animales. En un momento, la hermana del joven había ido a ver a los animales, pero transcurrido un rato, la chica no volvía. Desesperado, el muchacho vio el humo y fue corriendo a buscar a su hermana. “La encontré. Vi que las vacas estaban muy cerca del fuego.
En ese momento no pensé mucho, solo en salvar a los animales. Así que corrí, las rodeé y las junté a todas. Las dejé en una pampita que había, a los caballos no los pude agarrar pero también quedaron resguardados en una pampa. Cuando volvimos a buscarlos al otro día, gracias a Dios estaban ahí, sanos y salvos.

El humo nos empezaba a rodear, así que volvimos corriendo a mi casa. Yo en el camino me quedé ayudando a mis vecinos, que se les estaba quemando su casa. Llegaron los Bomberos y eran solo dos en un móvil, y la manguera no salía. Así que los tuve que ayudar para sacarla”, siguió Aguayo.

“Fue algo desesperante lo que vivimos”

Luego de ayudar a sus vecinos, Agustín volvió corriendo a la casa de su papá, que por fortuna se salvó. Por suerte, él y su familia tenían varios recipientes con agua. Tuvieron que ser inteligentes y esperar el momento justo para tirar el líquido. “Si nos poníamos a tirar agua al principio, el mismo aire iba a secar todo. Tuvimos que esperar”, contó. Como consecuencia de los incendios, Agustín perdió su casa, y los campos en donde tenía a sus animales también se quemaron. “Mi casa no la pude salvar, estaba muy rodeada de árboles.

Fue algo muy desesperante lo que vivimos. Mi hermana y mi mamá no quisieron irse en toda la noche, se quedaron conmigo y mi papá. A mi hermanito lo llevaron al barrio para que no viera lo que estaba pasando. Fue una pesadilla, no se terminaba más. Las llamas eran de más de treinta metros, las casas de los vecinos explotaban, las garrafas y los vidrios. Era como una guerra”, señaló el joven.

“La casa de mi papá no se podía perder, yo creo que si él la perdía se le venía el mundo abajo. Trabajó toda su vida para tenerla. Ahora estamos todos más tranquilos, ya volvimos a nuestras rutinas, cada uno a sus trabajos. Durante las tardes trabajamos en lo que podemos. El otro día yo estaba cerrando mi terreno, porque si no lo hacés, corrés riesgo de que lo ocupen”.

Agustín termina la entrevista con una reflexión. Su voz se entrecorta un poco. “Ver algo así de lejos es una cosa, pero haberlo visto en primera persona te deja muy mal. Es difícil, antes nos levantábamos todas las mañanas y veíamos nuestro paisaje, y ahora no lo tenemos más. Es muy difícil ver cómo tus amigos, familiares y conocidos perdieron todo. Yo dentro de todo estoy bien, pero hay gente que perdió todo lo que tenía”, concluyó.