Tag

hantavirus

Browsing

Fue derivado desde la localidad chubutense de Lago Puelo y motivó que se dispusiese una habitación específica para atender a un paciente de 63 años que se encuentra «en estado delicado».

Un caso de hantavirus derivado desde la localidad chubutense de Lago Puelo, obligó a reorganizar el hospital de Esquel y disponer de una habitación específica para atender a ese paciente de 63 años que se encuentra «en estado delicado», confirmó la directora asociada Patricia Laborde.

La médica, en diálogo con Télam, describió que «el paciente ingresó la semana pasada y fue aislado en una habitación tras ser derivado del hospital de Lago Puelo» ambos, centros de atención ubicados en la cordillera y dependientes del ministerio de salud de Chubut.

Laborde reconoció que «se trata de un paciente crítico porque cuenta con una enfermedad respiratoria previa pero hasta ahora no requirió de respirador».

Según explicó la directiva del hospital, hubo que «reorganizar las salas» dado que el ingreso de un paciente con hantavirus hace que se deba disponer de una habitación específica.

También fueron aislados tres familiares considerados «contactos cercanos», por lo que «se tomaron todas las medidas» y, según indicó, no hay más gente expuesta porque «en esto ayuda el uso del barbijo y que hay distanciamiento social obligatorio impuesto por la Covid 19», explicó la directiva.

El hospital de Esquel, por ser cabecera de la comarca andina, se encuentra muy comprometido en el nivel de camas producto de los casos de coronavirus en el marco de la segunda ola de la enfermedad.

El paciente con hantavirus es un poblador que se desempeña en una escuela rural en zona de Lago Puelo (extremo noroeste del Chubut) y cotidianamente ingresa a espacios como corrales y galpones de acopio, donde se estima pudo haber contraído la enfermedad.

El antecedente anterior por esta enfermedad ingresado al hospital de Esquel se reportó en noviembre último, con una joven de 19 años que quedó internada en grave estado pero que logró luego recuperarse.

El año pasado se confirmaron tres pacientes con hantavirus en el sistema público de salud, con el saldo fatal de la docente de secundario Graciela Araujo, fallecida tras contraer la enfermedad en el paraje Las Golondrinas, jurisdicción de Lago Puelo.

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta que se transmite por el contacto con la orina, saliva y excretas de roedores infectados con el virus.

Sin embargo, la variedad andina también se puede transmitir de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril o 48 horas antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Los síntomas de hantavirus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en cuadros avanzados dificultad respiratoria.

El brote más dramático de la enfermedad comenzó sobre fines del 2018, con epicentro en Epuyén con el saldo de 11 personas fallecidas, 34 casos confirmados y 159 pacientes que debieron ser aislados.

Ese brote fue declarado como «finalizado» por las autoridades sanitarias del Chubut recién en marzo de 2019.

Aún no existe disponible una vacuna que proteja a las personas contra el hantavirus.

Fuente: El Extremo del Sur

Un caso de hantavirus derivado desde la localidad chubutense de Lago Puelo, obligó a reorganizar el hospital de Esquel y disponer de una habitación específica para atender a ese paciente de 63 años que se encuentra «en estado delicado», confirmó la directora asociada Patricia Laborde.

La médica, en diálogo con Télam, describió que «el paciente ingresó la semana pasada y fue aislado en una habitación tras ser derivado del hospital de Lago Puelo» ambos, centros de atención ubicados en la cordillera y dependientes del ministerio de salud de Chubut.

Laborde reconoció que «se trata de un paciente crítico porque cuenta con una enfermedad respiratoria previa pero hasta ahora no requirió de respirador».

Según explicó la directiva del hospital, hubo que «reorganizar las salas» dado que el ingreso de un paciente con hantavirus hace que se deba disponer de una habitación específica.

También fueron aislados tres familiares considerados «contactos cercanos», por lo que «se tomaron todas las medidas» y, según indicó, no hay más gente expuesta porque «en esto ayuda el uso del barbijo y que hay distanciamiento social obligatorio impuesto por la Covid 19», explicó la directiva.

El hospital de Esquel, por ser cabecera de la comarca andina, se encuentra muy comprometido en el nivel de camas producto de los casos de coronavirus en el marco de la segunda ola de la enfermedad.

El paciente con hantavirus es un poblador que se desempeña en una escuela rural en zona de Lago Puelo (extremo noroeste del Chubut) y cotidianamente ingresa a espacios como corrales y galpones de acopio, donde se estima pudo haber contraído la enfermedad.

El antecedente anterior por esta enfermedad ingresado al hospital de Esquel se reportó en noviembre último, con una joven de 19 años que quedó internada en grave estado pero que logró luego recuperarse.

El año pasado se confirmaron tres pacientes con hantavirus en el sistema público de salud, con el saldo fatal de la docente de secundario Graciela Araujo, fallecida tras contraer la enfermedad en el paraje Las Golondrinas, jurisdicción de Lago Puelo.

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta que se transmite por el contacto con la orina, saliva y excretas de roedores infectados con el virus.

Sin embargo, la variedad andina también se puede transmitir de persona a persona por contacto estrecho con enfermos en el período inicial del cuadro febril o 48 horas antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Los síntomas de hantavirus son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en cuadros avanzados dificultad respiratoria.

El brote más dramático de la enfermedad comenzó sobre fines del 2018, con epicentro en Epuyén con el saldo de 11 personas fallecidas, 34 casos confirmados y 159 pacientes que debieron ser aislados.

Ese brote fue declarado como «finalizado» por las autoridades sanitarias del Chubut recién en marzo de 2019.

Aún no existe disponible una vacuna que proteja a las personas contra el hantavirus.

Así lo comentó en diálogo con Radio Chubut la doctora a cargo del Hospital de Esquel, Patricia Laborde.La facultativa contó que el paciente, oriundo de Lago Puelo, ingresó al nosocomio el pasado martes, pero se diagnosticó con Hantavirus el día jueves.

Contó que se encuentra aislado en una habitación que está bloqueada y que el hombre se habría agarrado el virus en la ruralidad, ya que trabaja en una escuela rural de Lago Puelo y está en contacto con animales, galpones y establos.

De todas formas, se mostró tranquila porque “el hombre siempre usó barbijo”, por lo que se descarta que haya expandido el virus en otras personas.

Agregó que el paciente de 63 años de edad, “está delicado”, sin respirador y dijo que el equipo médico sigue su evolución de cerca ya que “el Hantavirus es una patología que nunca se sabe cómo va a actuar en los pacientes”.

La Dra. Laborde confirmó que está bloqueada una sala donde se aloja al paciente de Lago Puelo con hantavirus que fue derivado este jueves a Esquel.

Un hombre del Paraje Cerro Radal en Lago Puelo, de 68 años, fue derivado a Esquel con hantavirus en un marco de crítica ocupación por COVID en el hospital local.

La directora asociada del hospital de Esquel, Dra. Laborde confirmó el caso. «No tenemos la secuencia genómica que nos confirme si es cepa interhumana o no pero el hombre está en estado delicado, con compromiso respiratorio. En este momento responde al tratamiento, pero no podemos olvidar que es hanta y tiene una evolución compleja» indicó. Asimismo, señaló que debió bloquear una sala completa para poder realizar el tratamiento.

Cabe recordar que el caso se detectó en la Escuela Agrotécnica N° 717 ubicada en el paraje Cerro Radal, en jurisdicción de Lago Puelo, donde el hombre realiza mantenimiento, por lo que las actividades fueron suspendidas según dio a conocer este jueves a la comunidad la misma dirección de la escuela.

Los familiares del hombre se encuentran aislados, sin síntomas. «Pedimos que se cuiden en la ruralidad, no ingresen a lugares con malezas y ventilen permanentemente» recordó Laborde.

Este jueves por la tarde, el Colegio Agrotécnico Nº 717 de Lago Puelo le informó a su comunidad que «ante la confirmación de un caso positivo de Hantavirus en personal de mantenimiento de la institución, en forma preventiva a partir del día viernes 14/05 se suspenden todas las actividades presenciales, hasta tanto las autoridades sanitarias determinen foco de contagio».

Según indicaron fuentes de Radio 3, el paciente de la zona de Cerro Radal tuvo que ser derivado al Hospital Zonal de Esquel, donde se encuentra estable y aislado en una habitación acondicionada, en medio de un panorama complejo por Covid-19 a nivel general.

Fuente: Radio 3

La Dirección de la Escuela Agrotécnica N° 717 ubicada en el paraje Cerro Radal, en jurisdicción de Lago Puelo, dio a conocer este jueves a la comunidad la aparición de un posible caso de hantavirus entre el personal de la institución.

Según informaron desde el colegio a través de las redes sociales, se detectó el caso entre el personal de mantenimiento de la escuela lo que de inmediato obligó a suspender actividades y a instrumentar aislamientos.

«Ante la confirmación de un caso positivo de Hantavirus en personal de mantenimiento de la institución, en forma preventiva a partir del día viernes 14 de mayo se suspenden todas las actividades presenciales hasta tanto las autoridades sanitarias determinen el foco de contagio».

Asimismo, se indicó que “las actividades virtuales continuarán desarrollándose con normalidad y se establecerán guardias de mantenimiento de animales con los resguardos necesarios y guardia de Directivos de 09 a 12hs”.

De acuerdo con la información obtenida por EQSnotas.com el paciente fue trasladado al Hospital de Esquel para su tratamiento y supervisión.

Ciudadanos afectados por el brote de hantavirus del año 2018 en Epuyén denunciaron a las carteras ministeriales de todos los niveles del Estado de aquel período por el «delito de acción pública de propagación de peligro sanitario» por el que deberían responder los ministros de Salud de entonces: por Nación, Adolfo Rubinstein, por provincia, Adrián Pizzi y el Municipio de Epuyén.

Vecinos de la comarca se constituyeron como querellantes y presentaron la denuncia en el Juzgado Federal de Esquel a cargo de Guido Otranto, con el patrocinio letrado de las doctoras Sonia Ivanoff y Elvira Oliva Cortez.

«Que venimos a ser tenidos como parte querellante, conforme al art. 82 Ley 27372 ccs sgts. por ser particularmente ofendidos por el delito de acción pública de propagación de peligro sanitario de “hantavirus” previstos en los arts. 202 y 203 del Código Penal, contra el Estado Nacional, Estado Provincial, Municipal y/o quienes resulten responsables de la puesta en peligro de la salud pública», expresan los denunciantes en el Objeto de la presentación

En contacto con Notas de Radio por FM SOL, Ivanoff explicó que considera que «hubo omisión o negación del peligro de contagio interpersonal sin que ningún funcionario tomara las decisiones o suspensiones acordes en torno a mitigar los más de 35 contagios con el 50% de letalidad, según indicó y luego tampoco existieron las políticas de readecuación de infraestructura sanitaria o la instalación de protocolos de protección.

Por otra parte, recordó que «ya venían investigaciones desde 1996 desde el instituto Malbrán sobre la letalidad del contagio interpersonal, lo que generó protocolos en otras provincias».

Este miércoles tuvo lugar una audiencia en la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro, debido a que la Fiscalía se declaró con incompetencia parcial, porque entendió que no había elementos para endilgar responsabilidad. Ese dictamen fue declarado nulo y la fiscalía apeló, por lo que pasó a otra instancia. «Esperemos tener buenas noticias y que prosiga la causa, que recién se inicia».

Ivanoff marcó que en materia penal se imputa a quienes tomaron o debían tomar las decisiones en aquel período, de todos los niveles del Estado.

Fuente: ADNSUR

Un grupo de ciudadanos afectados en 2018 por el brote de hantavirus en Epuyén realizará un planteo judicial contra quienes tomaron o debían tomar las decisiones en todos los niveles del Estado. En nombre del Estado nacional aparece mencionado el exministro de Salud de la Nación Adolfo Rubinstein, así como el exministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi, al igual que autoridades del municipio epuyense.

Ciudadanos afectados hace tres años por el brote de hantavirus en Epuyén denunciaron a las carteras ministeriales de todos los niveles del Estado del año 2018, por el “delito de acción pública de propagación de peligro sanitario” por el que deberían responder los ministros de Salud de entonces: por Nación, Adolfo Rubinstein, por provincia, Adrian Pizzi y el Municipio de Epuyén.

Vecinos de la comarca se constituyeron como querellantes y presentaron la denuncia en el Juzgado Federal de Esquel, a cargo de Guido Otranto, con el patrocinio letrado de las abogadas Sonia Ivanoff y Elvira Oliva Cortez.

“Que venimos a ser tenidos como parte querellante, conforme al art. 82 Ley 27372 ccs sgts. por ser particularmente ofendidos por el delito de acción pública de propagación de peligro sanitario de “hantavirus” previstos en los arts. 202 y 203 del Código Penal, contra el Estado Nacional, Estado Provincial, Municipal y/o quienes resulten responsables de la puesta en peligro de la salud pública”, expresan los denunciantes en el Objeto de la presentación.

En contacto con Radio FM Sol, Ivanoff explicó que considera que “hubo omisión o negación del peligro de contagio interpersonal sin que ningún funcionario tomara las decisiones o suspensiones acordes en torno a mitigar los más de 35 contagios con el 50% de letalidad, según indicó y luego tampoco existieron las políticas de readecuación de infraestructura sanitaria o la instalación de protocolos de protección. Por otra parte, recordó que “ya venían investigaciones desde 1996 desde el instituto Malbrán sobre la letalidad del contagio interpersonal, lo que generó protocolos en otras provincias”.

Este miércoles tuvo lugar una audiencia en la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, debido a que la Fiscalía se declaró con incompetencia parcial, porque entendió que no había elementos para endilgar responsabilidad. Ese dictamen fue declarado nulo y la fiscalía apeló, por lo que pasó a otra instancia.

“Esperemos tener buenas noticias y que prosiga la causa, que recién se inicia”, añadió la abogada.

Fuente: El Patagónico

La variante del virus que circula en la Patagonia se transmite de persona a persona y «hoy la gente se está moviendo y quizás podrían llegar a aumentar el riesgo de contagio», informaron fuentes de la cartera sanitaria de la provincia de Río Negro.

El coordinador de la Unidad Regional Epidemiológica y Salud Ambiental (Uresa) zona andina de Río Negro, Eduardo Herrero, recordó las medidas de prevención del hantavirus y detalló que «es endémico» y que «no hay una gran cantidad de casos».

«Podemos evaluar que la gente estuvo más en su casa por el coronavirus, se expuso menos y hubo menos casos. Hoy la gente se está moviendo y quizás podría llegar a aumentar el riesgo de contagio», reflexionó.

Insistió en que «el roedor está y la probabilidad de contagio está» y resaltó la importancia de la prevención para evitar contraer este virus, como lo son el uso de lavandina y el lavado frecuente de manos.

También destacó la importancia de la luz y la ventilación, transitar por senderos habilitados, acampar en campings habilitados; no dejar basura a la exposición de los roedores y usar agua potable.

Señaló que en la montaña «es recomendable llevar un gotero con lavandina y poner una gota por litro, además de llevar un jabón; no desviarse innecesariamente de las picadas y si se junta leña hacerlo de día, dado que disminuye el riesgo por la luz ultravioleta del sol».

El fallecimiento del joven de 23 años fue confirmada por las autoridades del Hospital Ramón Carrillo de Bariloche.

Los resultados de los estudios enviados al Malbrán en Buenos Aires indicaban que el joven falleció el viernes en el hospital patagónico a causa del virus que transmite el ratón colilargo.

Los síntomas que presentó hace una semana fueron dolor de cuerpo, vómitos y diarreas, según informaron sus familiares a medios locales.

El ratón colilargo es el principal roedor reservorio y transmisor, eliminando el virus a través de la saliva, heces y orina. El contagio al humano es por inhalación del virus, por contacto directo con roedores y sus deyecciones pero la variante que circula en la Patagonia puede transmitirse de persona a persona.

Fuente: Cadena de los Andes.

Murióy «hoy la gente se está moviendo y quizás podrían llegar a aumentar el riesgo de contagio», informaron fuentes de la cartera sanitaria provincial.

El coordinador de la Unidad Regional Epidemiológica y Salud Ambiental (Uresa) zona andina de Río Negro, Eduardo Herrero, recordó las medidas de prevención del hantavirus,y detalló que «es endémico» y que «no hay una gran cantidad de casos «.

«Podemos evaluar que la gente estuvo más en su casa por el coronavirus, se expuso menos y hubo menos casos. Hoy la gente se está moviendo y quizás podrían llegar a aumentar el riesgo de contagio», reflexionó.

Insistió en que «el roedor está y la probabilidad de contagio está» y resaltó la importancia de la prevención para evitar contraer este virus, como lo son el uso de lavandina y el lavado frecuente de manos.

También destacó la importancia de la luz y la ventilación, transitar por senderos habilitados, acampar en campings habilitados. No dejar basura a la exposición de los roedores y usar agua potable.

Señaló que en la montaña «es recomendable llevar un gotero con lavandina y poner una gota por litro, además de llevar un jabón. No desviarse innecesariamente de las picadas y si se junta leña hacerlo de día, dado que disminuye el riesgo por la luz ultravioleta del sol».

El fallecimiento del joven de 23 años fue confirmada por las autoridades del Hospital Ramón Carrillo de Bariloche.

Los resultados de los estudios enviados al Malbran en Buenos Aires indicaban que el joven falleció el viernes en el hospital patagónico a causa del virus que transmite el ratón colilargo.

Los síntomas que presentó hace una semana fueron dolor de cuerpo, vómitos y diarreas, según informaron sus familiares a medios locales.

El ratón colilargo es el principal roedor reservorio y transmisor, eliminando el virus a través de la saliva, heces y orina. El contagio al humano es por inhalación del virus, por contacto directo con roedores y sus deyecciones pero la variante que circula en la Patagonia puede transmitirse de persona a persona.

Fuente: Telefe