Tag

Pichetto

Browsing

El excandidato a vicepresidente de la Nación y ex senador, Miguel Ángel Pichetto, habló sobre la cantidad de inmigrantes que ingresan a la Argentina y analizó que deberían ser enviados al sur para trabajar en la minería, el petróleo y el gas y evitar que se constituyan en el Conurbano bonaerense.

Pichetto nació en Bánfield, se graduó como abogado en La Plata y a inicios de la dictadura se radicó en Sierra Grande, provincia de Río Negro.

En representación del Partido Justicialista ocupó cargos públicos desde 1983 en forma ininterrumpida y en las últimas elecciones fue candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio acompañando en la fórmula presidencial a Mauricio Macri.

“Argentina tiene minería, litio, oro, plata. Hay que hacer minería, hay que hacer petróleo, hay que hacer gas, hay que cuidar el mar argentino, hay que hacer agricultura, ganadería. Hay que exportar al mundo, hay que generar empleo en la agroindustria, aumentar valor”, señaló Pichetto sobre las bondades productivas de la Argentina.

En la misma dirección, recalcó que Argentina “tiene posibilidades” y se remontó en la historia para graficar que “podemos ser un gran país como lo fue en el siglo XIX y como lo fue durante más de 120 años. Desde el año 53 hasta 1970 Argentina no paró de crecer. Era un lugar luminoso donde venían los inmigrantes del mundo. Se optaba entre la Argentina y Estados Unidos”.

En Patagonia sabemos perfectamente quién es Miguel Ángel Pichetto, conocemos su histórico posicionamiento en favor de la actividad minera ratificado una y otra vez. Sin embargo, lo que deja claro en sus últimas declaraciones, es que el proyecto megaminero en Chubut que impulsa la élite política cómplice de las trasnacionales NO INCLUYE A LOS POBLADORES LOCALES como potenciales trabajadores sino que apuesta -como siempre dijimos las asambleas- a movilizar empleados con experiencia desde otros lugares. No hay en su discurso una sola frase que atienda al cuidado del agua o a la producción local y sustentable. Simplemente pretende condenarnos al extractivismo.

En la foto, lo vemos junto a Sebastián López, uno de los Diputados que está dispuesto a votar a favor de la zonificación minera en Chubut “a cualquier precio”.

Racismo, xenofobia y misoginia

Por otro lado, resultan realmente despreciables sus dichos en relación con la inmigración regional. Pichetto subrayó que siguen llegando inmigrantes a la Argentina: “Viene una inmigración de pobreza extrema que hay que ordenar porque sino, la complejidad social en el conurbano va a aumentar. Hay que ordenarla en términos territoriales. Hay que mantener la apertura y la libertad que tienen que tener”.

“No pueden entrar inmigrantes que son delincuentes, que tienen antecedentes penales. Y cuando vengan, la Dirección de Migraciones debería decidir: Mire, va a haber trabajo en la minería en el sur, en el oro. Vamos a explotar el oro, vamos a explotar Navidad en Chubut, la mina más grande de plata en el mundo. Va a haber trabajo en la minería así que usted tiene que ir allá. ¿Cuál es su especialidad? Usted viene de Bolivia, sabe de minería porque son mineros, bueno al sur, a Chubut, al petróleo. No a Sinaloa. Sinaloa no.

Las alocuciones discriminatorias de Pichetto no son nuevas. En 2013 y en relación con el atentado a la AMIA dijo: “El atentado a la AMIA le costó la vida a argentinos de religión judía y a argentinos argentinos que estaban en ese lugar” y tuvo luego que pedir disculpas.

También en 2016 arremetió contra la inmigración desde los años 1990 y los subsidios para extranjeros:

“…funcionamos como ajuste social de Bolivia, es muy interesante, y ajuste delictivo de Perú… ellos resuelven el problema desde el punto de vista de su realidad y mejoran, incluso, el funcionamiento de sus países, y la Argentina incorpora toda esta resaca donde no tenemos control migratorio, donde no hemos tenido… esto es una situación que estamos arrastrando desde la década de los noventa”

Tampoco ahorró conceptos despectivos para con los senegaleses cuando afirmó que “está lleno de senegaleses” pero “ninguno en actividad lícita”​ y los tildó de “mafia senegalesa”​.

Ya en 2019, durante la campaña previa a las elecciones generales, Pichetto propuso “dinamitar” y “volar por el aire” los asentamientos precarios donde se vende droga, además de calificar la venta de estupefacientes como un atributo de la nacionalidad paraguaya.

En 2017, Pichetto apoyó el proyecto de ley de reforma previsional, que implicó un recorte de aproximadamente un tercio en los haberes de futuros jubilados. En el marco del debate por la edad, y defendiendo la postura de elevarla, Pichetto dijo:

“…Hay mucha gente que no quiere jubilarse a los 65. Por ahí en la casa está la mujer, es mejor quedarse afuera…”

Reflexión final

En los últimos días estuvo sonando el nombre de Miguel Ángel Pichetto, junto al de Ricardo Gil Lavedra, como candidatos a la Corte Suprema de Justicia. Sería la propuesta de la oposición para consensuar con el gobierno nacional la conformación del más alto tribunal nacional.

¿Alguien cree que debería ocupar ese cargo?

¿Lo aceptará el Presidente Alberto Fernández? …

Fuente: NoALaMina.org 

El excandidato a vicepresidente de la Nación y exsenador, Miguel Ángel Pichetto, habló sobre la cantidad de inmigrantes que ingresan a la Argentina y analizó que deberían ser enviados al sur para que trabajen en la minería, el petróleo y el gas y evitar que se constituyan en el Conurbano bonaerense.

El dirigente peronista que participó en las últimas elecciones en Juntos por el Cambio acompañando en la fórmula presidencial a Mauricio Macri, dialogó con el Cenital sobre un amplio abanico de temas políticos, coyunturales, económicos y personales y dejó un análisis controversial sobre Chubut y la zona sur del país.

“Argentina tiene minería, litio, oro, plata. Hay que hacer minería, hay que hacer petróleo, hay que hacer gas, hay que cuidar el mar argentino, hay que hacer agricultura, ganadería. Hay que exportar al mundo, hay que generar empleo en la agroindustria, aumentar valor”, señaló Pichetto sobre las bondades productivas de la Argentina.

En la misma dirección, recalcó que Argentina “tiene posibilidades” y se remontó en la historia para graficar que “podemos ser un gran país como lo fue en el siglo XIX y como lo fue durante más de 120 años. Desde el año 53 hasta 1970 Argentina no paró de crecer. Era un lugar luminoso donde venían los inmigrantes del mundo. Se optaba entre la Argentina y Estados Unidos”.

En este marco, Pichetto subrayó que sigue llegando inmigrantes a la Argentina, aunque con otro enfoque: “Viene una inmigración de pobreza extrema que hay que ordenar porque sino la complejidad social en el conurbano va a aumentar. Hay que ordenarla en términos territoriales. Hay que mantener la apertura y la libertad que tienen que tener”.

“No pueden entrar inmigrantes que son delincuentes, que tienen antecedentes penales. Y cuando vengan, la Dirección de Migraciones debería decidir: Mire, va a haber trabajo en la minería en el sur, en el oro. Vamos a explotar el oro, vamos a explotar Navidad en Chubut, la mina más grande de plata en el mundo. Va a haber trabajo en la minería así que usted tiene que ir allá. ¿Cuál es su especialidad? Usted viene de Bolivia, sabe de minería porque son mineros, bueno al sur, a Chubut, al petróleo. No a Sinaloa. Sinaloa no”, concluyó el exsenador de raíces peronistas al comparar al estado mexicano con el conurbano bonaerense

Fuente: Metadata

El Diputado Nacional Ignacio “Nacho” Torres, participó junto al ex Senador Miguel Ángel Pichetto, de una reunión por zoom con vecinos de distintas localidades de Chubut. Durante el encuentro aseguraron que “la integración patagónica es estratégica para afrontar la pospandemia juntos”.

Durante el encuentro, participaron más de un centenar de chubutenses que compartieron ideas e inquietudes en miras a la reactivación económica necesaria para afrontar los efectos de la pandemia en la región. Al respecto Torres manifestó que “Chubut no solo necesita una agenda de austeridad fiscal, sino también un plan de reactivación económica urgente, y una agenda productiva a mediano y largo plazo”.

Miguel Ángel Pichetto por su parte, se mostró muy preocupado por la situación institucional y económica de la provincia, y dijo que “Chubut no sale solo de la crisis, necesita ayuda de nación y un plan que integre las economías regionales de toda la Patagonia”. Agregó también que “los consensos siempre son una parte fundamental para emprender estrategias que perduren en el tiempo”.

Ambos oradores coincidieron en que “los patagónicos tenemos que trabajar juntos, es un desafío muy importante para combatir la pobreza y generar empleo”. Asimismo, aseguraron que “los consensos necesarios para salir adelante solo son posibles mediante el diálogo y el trabajo mancomunado dejando de lado toda bandera partidaria”.

Finalmente, Torres agradeció la participación de todos los vecinos y manifestó que “muchas de las inquietudes que se plantean en cada reunión, son transformadas en propuestas, y desde el lugar que nos toca a cada uno trabajamos para llevarlas adelante”.

Comparó su situación con la de ciertos periodistas tras la Guerra de Malvinas, y afirmó que “estuvieron de fiesta mucho tiempo, cuando eran la voz única”.

Poco después de las críticas que desde Juntos por el Cambio lanzaron a los especialistas que asesoran al Gobierno al definirlos como «médicos militantes», el Auditor General de la Nación y ex candidato a presidente, Miguel Ángel Pichetto, redobló la apuesta y dijo que «no van a poder salir a la calle» cuando termine la pandemia.

Lo dijo al comparar su desempeño al de algunos periodistas que estuvieron en la Guerra de Malvinas: «Cuidado con este tema sobre esas personas que te dicen que no podés salir, que no podemos caminar, que tapate la boca, lavate la cara. Todos estos tipos que estuvieron inundando la pantalla durante casi cinco meses, cuando este ciclo termine les va a pasar como a esos periodistas cuando volvieron de Malvinas no pudieron salir más a la calle», lanzó.

El ex senador peronista siguió con las críticas y enfatizó que «los epidemiólogos estuvieron de fiesta mucho tiempo, eran la voz única. Hasta el Ejecutivo delegaba sus decisiones en ellos».

Se refiere Pichetto al comité de expertos que asesora al Gobierno y que en el mediodía de este jueves estaba reunido con el presiente Alberto Fernández en la Quinta de Olivos, antes de los anuncios sobre cómo siguen las medidas para intentar evitar el avance del coronavirus.

En declaraciones a Radio Rivadavia, cuestionó «la imagen de que no se podía hacer nada y tu vida se convirtió en una cosa muy oscura, que no podés tener vida social, que te impiden proyectar un encuentro familiar».

Y sumó: «Cuando la gente ve aparecer a estos epidemiólogos no los aguanta más. No te tiran un centro, no te dicen nada bueno. Te tiran lo de vacuna, y son buenas noticias, pero esta gente ha sido alentadora de la muerte».

Pero las críticas también apuntaron al Gobierno, al que ya había cuestionado por la extensión de la cuarentena: «Están generando desesperanza y han destruido las esperanzas. Han dicho que viene el colapso y no han testeado, y si hay un caso son todos coronavirus», siguió.

Después de sostener que al principio «parecía razonable» la cuarentena «para preparar el sistema de salud», cuestionó que después «se convirtió en un mecanismo para inmovilizar a la población para siempre».

«Uno cuando escucha al ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires (Daniel Gollán) anunciando muertes, colapsos y los mil infiernos, y contando muertos, da la idea que quieren tener encerrada a la gente para que no salga y se pueda seguir gobernando con una fuerte centralidad en el poder ejecutivo», disparó.

Las críticas a Gollán no son nuevas. Es que tiempo atrás lo definió como «el doctor muerte», y el titular de la cartera sanitaria bonaerense le respondió señalando que «no entiende nada de sanitarismo, admira a Trump y a Bolsonaro«, señaló Clarín.

Criticó a Susana Malcorra y al presidente electo por sus declaraciones sobre política internacional.

Mauricio Macri fue el encargado de inaugurar la jornada del Cuerpo de Abogados del Estado en el Museo Casa Rosada, pero Miguel Angel Pichetto se robó el show. El senador por Río Negro, se refirió ala situación en Bolivia, a las crisis de Chile y Ecuador, envió un duro mensaje a la Iglesia y se manifestó en contra de las prisiones preventivas. “Si analizamos el proceso boliviano, podríamos decir que el señor (Evo) Morales se quiso quedar para siempre (…) No es un golpe de Estado clásico, son situaciones diferentes”, graficó Pichetto durante un panel que compartió con el ensayista Marcos Novaro.

El ex jefe de la bancada del FPV en el Senado, mostró diferencias con el Presidente sobre el conflicto boliviano, porque -a diferencia de Macri- admitió que “sí hubo interrupción del proceso democrático”, pero matizó el enfoque. (Morales) llama a un plebiscito, pierde el plebiscito y va a una corte adicta que lo habilita a un nuevo mandato. Hay trampa, fraude. La OEA denuncia graves hechos. La elección se interrumpe. Qué hubiera pasado en la Argentina, si eso hubiera ocurrido el 27 de octubre. Hubiera volado por el aire. Y eso es lo que pasó en Bolivia. Las fuerzas armadas tuvieron orden de reprimir y no quisieron reprimir”, argumentó el ex candidato a vicepresidente.

Un rato antes, por la mañana y en declaraciones a la prensa, Pichetto había relativizado la importancia de calificar la salida de Morales como un “golpe de Estado” y criticó a la ex canciller Susana Malcorra. «Quedarse atrapado en esta discusión liviana, si es un golpe de Estado o no, no es importante. Ahí salió la señora Malcorra, no se sabe de dónde, de algún lugar turístico, de algún organismo internacional a decir que es un golpe de Estado”, se mofó.

También rechazó las críticas de Alberto Fernández hacia la Casa Blanca por el conflicto en Bolivia. «Entrar a hacer calificaciones al estilo Puebla, me parece que es negativo. No es bueno. La política internacional tiene que tener una mirada pragmática, primando los intereses nacionales. Hay que tener buenas relaciones con Estados Unidos para que no ayude a resolver los temas económicos-financieros, a acomodar los problemas con el Fondo, a reperfilar la deuda», aseguró.

Pichetto, a quien Macri imagina en la Auditoría General de la Nación, sostuvo que el gobierno de Morales se perfilaba como una nueva dictadura. “Hay 3 dictaduras muy complejas: Cuba, Venezuela y Nicaragua. Bolivia iba hacia ese camino”, sentenció.

El ex candidato a vicepresidente reclamó a Alberto Fernández que opte por el pragmatismo en política exterior y criticó la injerencia del dirigente trasandino Marco Enriquez Ominami, fundador del Grupo Puebla. “Hay que dejar de mirar el mundo desde la mirada oscura bolivariana. Espero que el presidente electo no se equivoque. Que la mirada exterior esté en manos de analistas pragmáticos y no de asesores chilenos”, señaló.

El dirigente peronista diferenció la situación de la Argentina de la de los países vecinos. “No veo ninguna situación extrema. Hay que aislar a los violentos e identificarlos. La iglesia tambien tendría que hacer una tarea en este tema. No hay convalidar discursos violentos. Y la Iglesia no tiene que hacer política”, dijo en alusión a Juan Grabois, de buena relación con el papa Francisco.

Pichetto también se refirió a la situación procesal de Lula de Silva y pidió que el Gobierno evite tener injerencia en asuntos internos de Brasil. Por último, el senador -en sintonía con el presidente electo- castigó la doctrina Irurzun. “No creo en la pena de prisión preventiva. Hubo un hiperjudicialización. La doctrina Irurzun fue equivocada, errónea, alteró las reglas de juego. Espero que se normalice. Sería importante volver al debido proceso legal”, informó Clarín.

El senador rionegrino Miguel Pichetto, candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, rompió el silencio tras la derrota electoral de ayer en los comicios y ratificó que continuará en el espacio político que lidera el presidente Mauricio Macri.

«Yo voy a seguir en este espacio que hemos construido. No soy una hoja en el viento. Todos saben que vengo del peronismo, pero voy a estar en este espacio. Es una coalición democrática, amplia, que tiene un liderazgo que es el de Macri. Y Macri está decidido a seguir gravitando en la política argentina, es una de las cosas que me dijo anoche», declaró en una entrevista con radio La Red

En relación a la transición entre el presidente saliente y el mandatario electo, indicó que «Alberto Fernández encontrará una oposición democrática, razonable, como no encontró Macri en su momento; un sector duro que siempre estuvo ligado al conflicto».

«Es un cambio de época», consideró, «desde el momento en que no le entregaron la investidura a desayunar ahora, la Argentina ha progresado. Son cambios culturales extraordinarios».

Por otra parte, critició a «los violentos, a los que creen que la calle es de ellos, a los Grabois de la vida. Hay que también transmitir la preocupación al Episcopal para que hablen en contra de la violencia, porque siempre hablan de la pobreza, pero también que se involucren en la paz social de los argentinos. Están en falta con eso».

Cuando el periodista Eduardo Feinman lo cuestionó por haber rechazado el desafuero de Cristina Fernández, que posibilitaría su detención, señaló que no se puede meter preso a alguien por la etapa de instrucción. «Tiene que haber condena. Es importante que la Justicia actúe con más prontitud. Le voy a decir algo: Cristina hubiera sido candidata igual desde la cárcel, porque la prisión preventiva en el proceso judicial no rompe el principio de inocencia», opinó.

«Esperemos poder controlar bien el comicio», dijo Pichetto.

El candidato a vicepresidente por Juntos por el Cambio dijo esta mañana ser «optimista» respecto a los resultados de los comicios de hoy y destacó que el presidente Mauricio Macri «hizo un esfuerzo extraordinario con la gente en la calle» en el marco de su campaña para la reelección.

«Somos optimistas, hemos hecho todo, el Presidente hizo un esfuerzo extraordinario con la gente en la calle», dijo Pichetto antes de entrar a votar en la Escuela Primaria N° 60, Villegas s/n, Sierra Grande, Río Negro.

Agregó que desde Juntos por el Cambio han hecho «un esfuerzo realmente interesante» y abogó por cuidar «que haya orden y tranquilidad», y que todo transcurra «en paz», así lo informó Télam.

«Esperemos poder controlar bien el comicio», dijo Pichetto.

El aspirante a vicepresidente de Juntos por el Cambio está de gira por la provincia de Córdoba, con vistas a las elecciones nacionales del 27 de octubre. El senador Miguel Angel Pichetto declaró en Mina Clavero que si bien “la Argentina tiene dificultades, el horizonte es de crecimiento”.

El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, manifestó en la localidad cordobesa de Mina Clavero que el gran desafío de Juntos por el Cambio es “llegar al balotaje y ganar las elecciones en noviembre” en segunda vuelta.

El senador recorre desde el martes las localidades de Traslasierra en el marco de la campaña electoral con vistas a las elecciones nacionales del 27 de octubre.

El martes estuvo por la ciudad de Villa Dolores, em la mañana del miércoles, en Mina Clavero, con recorridos por el casco céntrico y, al mediodía se trasladará hasta Villa Cura Brochero, donde ofrecerá una conferencia de prensa, precisó a Télam una fuente local de la coalición oficialista.

Pichetto manifestó a los medios locales que “la Argentina tiene dificultades, pero el horizonte es de crecimiento”, y añadió que el espacio que tiene como candidato a presidente a Mauricio Macri está recorriendo todo el país para conocer las distintas realidades.

Acompaña a Pichetto el presidente del interbloque nacional de Cambiemos, el radical Mario Negri, quien remarcó que “se logró revertir la falta de federalismo, que había desaparecido en la Argentina”.

El candidato a vicepresidente del oficialismo recordó la imagen de una fila de 70 metros de personas esperando comprar sustancias en la villa 1-11-14.

En campaña, Miguel Ángel Pichetto dejó una fuerte declaración contra el narcotráfico.El compañero de fórmula de Mauricio Macrirecordó una imagen de venta de drogas en la villa 1-11-14 en la que se formó una fila de 70 metros para comprar sustancias y consideró en este contexto que «habría que dinamitar todo, que todo vuele por el aire».

El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio calificó la imagen como «aberrante». «Había dos colas.Una que manejaba elnarcotráfico paraguayo… para no ponerle calificación de nacionalidades, porque después se enojan conmigo, una nacionalidad determinada, que tiene vinculación con la marihuana, hacía la venta de marihuana.Y otros muchachos de afuera del país, también que han venido a este país tan generoso, vendían cocaína.Todo esto fue tomado por un drone y después entró la Gendarmería. La verdad, habría que dinamitar todo, que todo vuele por el aire», afirmó.

Habló de la necesidad de «reconvertir la cultura»en el país para cambiar la realidad de los sectores más vulnerables y dijo que en la Argentina la pobreza «está estratificada en 30% o 35%». «A mucha gente le gusta que haya pobres, porquelucran con la pobreza»,afirmó. Con críticas a instituciones religiosas, dijo que «la Iglesia reza con los pobres» y que los evangélicos «reparten esperanza futura». En contraposición sugirió que para combatir a la pobreza «hay que salir a buscar trabajo».

Con cuestionamientos a la inmigración, dijo que la Argentina «es un país muy generoso». «Acá viene gente y lo que hace es salir a hacer venta ambulante, de contrabando, ydespués agarran y terminan vendiendo droga», advirtió, al participar de una charla ante estudiantes de comunicación organizada por Editorial Perfil.

El senador peronista se caracteriza por sus fuertes declaraciones. De hecho, esta misma semana ya había protagonizado otra frase polémica después de que se conociera el índice del INDEC sobre pobreza: «¿Cómo puede ser que gente que viene del extranjero, los 400.000 venezolanos,estén todos trabajando? Hay algo que no suena bien».

En una entrevista a radio Continental, advirtió que «los planes no pueden otorgarse para siempre» ysugirió queno deberían durar «más de un año». en relación a la asistencia que Desarrollo Social otorga a los sectores más vulnerables. En esta línea explicó que actualmente el Gobierno destina el 75% del Presupuesto a gasto social lo que, dijo, es «inviable en términos de proyección del país». «En Argentina, el Estado tiene que responder por todo», se quejó, informó TN.

El Indec dio a conocer las nuevas cifras de pobreza en la Argentina, que aumentó 8,1 puntos en un año y alcanzó el 35,4% en el primer semestre de 2019. Para Miguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, este flagelo es una «realidad estructural» y una de las «falencias del sistema».

En este sentido, al reflexionar sobre los motivos que llevaron al país a este complejo momento, el dirigente se mostró muy crítico del sistema de asistencia social y se refirió al trabajo extranjero en la Argentina.

«Si uno analiza el último presupuesto presentado por Hernán Lacunza, las cifras son inviables. El plan de ayuda a los sectores más vulnerables ¿puede ser para toda la vida? Yo creo que no. Puede ser para un año», señaló.

Y continuó: «Cómo puede ser que gente que viene del extranjero, los 400.000 venezolanos, estén todos trabajando. Acá hay algo que no suena bien».

El 35,4% que informó el organismo estadístico implica un incremento de 8,1 puntos respecto a la medición de ese mismo período de 2018.

De acuerdo a los datos del Indec, la indigencia, además, afecta al 7,7% de los habitantes del país. El muestreo del Indec abarca 31 conglomerados urbanos de todo el país, lo que representa cerca del 62% de la población total. Así, el organismo estadístico difundió que uno 10 millones de personas son pobres y 2,1 millones son indigentes.

El compañero de fórmula de Mauricio Macri sostuvo que el gobierno«debió haber informado desde el primer día qué estado tenía y qué medidas debía tomar». Al igual que el Presidente, coincidió en que el resultado de las PASO y la derrota frente a Alberto Fernández, incidió en la escalada del dólar y la turbulencia económica.

«En abril, mayo estuve en Nueva York. El dólar estaba a $45 y venía todo ordenado. Después de las PASO, hubo incertidumbre de los inversionistas», señaló, aunque remarcó que el Gobierno debió haber advertido el desencanto social: «Antes de las primarias se tuvo que haber detectado el malestar de la clase media».

De cara a las elecciones de octubre, Pichetto dijo que «todavía hay una esperanza» y volvió a lanzar duros cuestionamientos hacia la figura de la expresidenta. «Tiene una actitud y un pensamiento dirigido a la centralidad. Si fuera gobierno, auguro un escenario de disputa y conflicto entre Fernández y Cristina», sostuvo.

Informó, IProfesional.