Tag

Aborto

Browsing

El fallo obliga al hombre, solo identificado como Franco, a presentar en un plazo de 72 horas la demanda de inconstitucionalidad de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).

Según el Diario de Cuyo, la Justicia desconoce si la mujer se practicó o no el aborto legal, por lo que, si ya lo hizo, la medida quedará en abstracto.

Según el demandante, la mujer tiene un embarazo de 12 semanas. De acuerdo a Ley IVE, que fue sancionada por el Congreso Nacional el 30 de diciembre de 2020 y promulgada el 14 de enero de 2021, toda mujer argentina tiene el derecho de decidir si lleva a término o no un embarazo, siempre y cuando tome la decisiónhasta la semana 14 inclusivedel proceso gestacional.

El nuevo fallo fue elaborado por los jueces de la Sala III de la Cámara Civil, Juan Carlos Noguera Ramos, Juan Carlos Pérez y Sergio Rodríguez. Los magistrados resolvieron que se debe “hacer lugar al recurso de apelación deducido por F.A.S.” y “en consecuencia revocar la resolución” dictada el 26 de abril y “ordenar como medida cautelar de no innovar, a M.G.T.G. que se abstenga de realizar cualquier práctica que tienda a interrumpir el embarazo hasta tanto la cuestión de fondo no sea resuelta”.

De esa manera la cámara anuló el fallo de primera Instancia emitido por la jueza Amanda Días.

Los argumentos de la resolución

Los jueces basaron el fallo en la institución del matrimonio ya que la pareja se casó en 2018.“En el matrimonio, los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común”, afirmó la resolución.

En ese marco se preguntaron “si el presunto progenitor tiene o no derecho a impedir la práctica de la IVE que pretende efectuar su esposa sin su consentimiento, o en su caso, si la ley lo despoja de él y le brinda a su cónyuge plena libertad para decidir por sí sola”.

Y respondieron: “El sistema de toma de decisiones que hace a los aspectos más relevantes en la relación conyugal necesita de forma imperativa de la confluencia de ambas voluntades”. Por ello “entendemos quela falta de acuerdo o disenso sobre asuntos de trascendencia familiar gestada a partir de la concepción, no puede estar sometida a la voluntad potestativa de ninguno de los cónyuges, incluyendo, claro está, la práctica de la interrupción voluntaria del embarazo”.

La abogada del demandante, Mónica Lobos, confirmó el fallo en sus redes sociales: “Amigos, quiero contarles que hoy, en el día de San José, la Cámara Civil, Sala III de San Juan, fijo un precedente, ¡hoy primo la Vida y la garantía de los derechos esenciales! Hoy, nos concedieron la medida cautelar en el caso Franco, ¡un papa que pide protección por los derechos de su hijo y su propio ejercicio de la responsabilidad parental!”.

Los antecedentes del caso

La causa se conoció el 21 de abril cuando Franco, la expareja de M.G.T.G., dijo a la radioAM 1020que luchaba “por la vida” de su hijo. Y precisó: “Ella busca abortar y tiene todas las de ganar, peroestoy haciendo hasta lo imposible para ser escuchado”.

El hombre presentó entonces una medida cautelar ante el Primer Juzgado de Familia, pero la jueza Marianela López se declaró incompetente y giró el caso a la justicia Civil.

La magistrada del Undécimo juzgado, Amanda Días, rechazó la presentación porque no estaba debidamente acreditada la paternidad del reclamante. Los abogados apelaron la resolución ante la Cámara Civil de Apelaciones. La causa finalmente quedó en manos de la Sala III. Ahora, el hombre tiene 72 horas para presentar su demanda de inconstitucionalidad sobre la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El acto será a las 18.30 en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada. El proyecto fue convertido en ley por el Senado el 30 de diciembre pasado.

Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) quedará promulgada este jueves en un acto que encabezará el presidente Alberto Fernández en la Casa Rosada, con el que el Gobierno buscará resaltar el peso histórico de una norma que amplía los derechos de las mujeres y personas gestantes, garantiza su atención en el sistema de salud y pone fin a una legislación vigente desde 1921.

Fuentes oficiales confirmaron que la ceremonia, prevista para las 18.30 en el Museo del Bicentenario, reunirá a referentes de los colectivos que reclamaron durante años la legalización y despenalización del aborto, legisladores nacionales y a la mayoría de los funcionarios del Gabinete nacional.

Impulsada por el Presidente -incluso desde antes de asumir el Gobierno-, la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) fue convertida en ley por el Senado el 30 de diciembre pasado, con el voto favorable de 39 legisladores y el rechazo de otros 29.

Ese día, Argentina se convirtió en uno de los primeros países de América Latina en disponer de una legislación de este tipo y se sumó a una lista de 66 naciones que permiten el aborto, mayoritariamente ubicadas en el hemisferio norte.

En el acto, el jefe de Estado también promulgará la Ley Nacional de Atención y Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia -conocida como el Plan de los 1000 días- que recibió un apoyo unánime en el Senado cuando la sancionó, también el 30 de diciembre último, poco después de haber votado el aborto legal.

Hasta ese día Argentina contaba con una ley casi centenaria que exponía a las mujeres que acudían al aborto a una condena de cárcel y sólo permitía la interrupción de los embarazos en casos de violación o de riesgo para la vida de la persona gestante.

Ahora, las mujeres podrán interrumpir un embarazo hasta la semana 14 sin temor a ser penalizadas y el sistema de salud pública deberá garantizar la cobertura de la intervención de manera gratuita.

En tanto, el Plan de los 1000 días establece una nueva asignación por Cuidado de Salud Integral que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo -una vez por año- para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años.

El objetivo es afianzar el «derecho a la protección en situaciones específicas de vulnerabilidad» para las «niñas y los niños con necesidad de cuidados especiales en sus primeros años, personas que cursen embarazos de alto riesgo o padezcan trombofilia, mujeres u otras personas gestantes en situación de violencia por razones de género y niñas y adolescentes embarazadas.

El 30 de diciembre pasado la legalización del aborto fue recibida con júbilo y festejos en las calles, especialmente de los colectivos de mujeres de todo el país, tras décadas de buscar sin éxito el debate y luego de una larga vigilia de madrugada alrededor del Congreso Nacional y en plazas de las provincias, con los característicos pañuelos verdes.

La ley entrará en vigencia nueve días después de su publicación en el Boletín Oficial.

La IVE tiene como eje central la consagración del «derecho de las mujeres y personas con otras identidades de género a decidir la interrupción del embarazo» en los servicios del sistema de salud «en un plazo máximo de diez (10) días corridos desde su requerimiento».

Establece que el aborto «se permitirá hasta la semana 14 inclusive del proceso gestacional», que fuera de ese plazo «sólo se podrá acceder en caso de violación o si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante».

La norma avala también el derecho a ejercer la «objeción de conciencia» del profesional de salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción del embarazo.

«Los centros de salud privados o de seguridad social que no cuenten con profesionales para realizar un aborto a causa de la objeción de conciencia deberán prever y disponer la derivación a un lugar, de similares características, donde se realice la prestación», dispone la norma.

Bajo el lema “comenzó la resistencia provida” grupos “Celestes”, que están en contra de la legalización del aborto, enviarán un petitorio al Gobierno nacional con una serie de modificaciones a la normativa aprobada por el Congreso.

Entre las solicitudes que llevarán al Ejecutivo, hay una que sobresale. Pretenden que la mujer que va a pedir un aborto legal, además de firmar un consentimiento informado, vea una ecografía del feto antes del aborto. Además, que reciba una explicación completa sobre el procedimiento médico y la técnica abortiva que se le practicará.

Acerca de la información que puede solicitar la paciente que solicite el aborto legal antes de la semana 14 de gestación, en el inciso e del artículo 5, la Ley Nacional 27.610 indica que el personal de salud tiene la obligación de suministrar información sobre los métodos que se utilizarán, los alcances y consecuencias de la práctica. No obstante, aclara que el derecho a la información que tiene la persona que solicite un aborto legal, incluye el no recibir información inadecuada en relación con la solicitada.

A su vez, el personal de salud tiene la obligación de informar a la paciente sobre sus derechos aún sin que ésta lo haya solicitado.

Denuncia por inconstitucionalidad

Los grupos “Celestes” solicitan la declaración de inconstitucionalidad de la ley. Se basan en los pactos internaciones con rango constitucional, como el de San José de Costa Rica, que indica que la vida humana comienza desde el momento de la concepción.

Por otra parte, reclaman que se garantice el derecho a objeción de conciencia profesional y personal, del médico y también de todo el personal hospitalario que quiera ejercer el derecho a objetar. Sin embargo, este punto ya está incluido en el artículo 11 de la ley de legalización del aborto

Luego de que el Senado aprobara la legalización del aborto el pasado 30 de diciembre, comienzan las preguntas sobre su implementación en los hospitales.

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, analizó cómo se planea la implementación de la ley y cuáles serán los posibles obstáculos que se presenten.

“Somos conscientes de que va a ser más sencilla la implementación de la ley en ciudades y provincias en las que el sistema de salud viene trabajando con las ILE (interrupción legal del embarazo), donde hay protocolos y ya compran y tienen provisión de misoprostol», afirmó Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad.

Tras la sanción de la ley, se espera la promulgación de parte del Ejecutivo, con un veto parcial en dos artículos y la reglamentación, en la que ya trabajan varios ministerios, entre ellos el que conduce Gómez Alcorta.

Alcorta consideró que «la despenalización del aborto tendrá un efecto inmediato, en términos de la imposibilidad de realizar acciones penales a mujeres que interrumpan su embarazo hasta la semana 14 de gestación. De acuerdo a un reciente informe del CELS, en la actualidad hay 1.532 mujeres con causas penales por aborto en 17 provincias”. «Va a haber, además, un efecto en todas las causas que ya existen. Tienen que extinguirse. Eso es inmediato. Se tiene que hacer de oficio. No es algo que tenga que salir a pedirse», agregó.

Fuente: Mil Patagonias

La mujer explicó cómo fue la conversación que se volvió viral en redes sociales durante el debate por la Interrupción Voluntaria del Embarazo. Aseguró que sus hijos lo tomaron con humor.

Marisa, más conocida como “La Petisa”, a quien su hijo popularizó al hacerse viral el video de su argumento en contra de la legalización del aborto, explicó cómo fue la conversación que tuvieron en la que ella dijo que, de haber existido la ley, podría haber optado por interrumpir alguno de los embarazos de “Natalia, Diego y Esteban”, tres de sus hijos.

“Lo que yo le quise dar a entender a él cuando me llama para redondear su concepto antes de ir al Congreso, fue que como son diez hermanos, qué hubiera pasado si en ese momento sí hubiera sido legal el aborto, si yo hubiera abortado. Yo le dije que por ahí hubiera abortado, pero no estarían las personas que están hoy”, explicó Marisa este domingo junto a su hijo, en diálogo con el canal TN.

«La Petisa, Diego, Natalia y Esteban», la anécdota que contó Adrián Aquino, pastor evangélico y opositor a la legalización del aborto, se volvió viral al contar que le preguntó a su madre, a la que se refirió como «la Petisa», si hubiese abortado a alguno de sus nueve hermanos.

Frente al Congreso el día en que se debatió y aprobó la Interrupción Legal del Embarazo, Aquino justificó su posición en contra y relató las palabras de su madre: «A Natalia la hubiese abortado, a Diego lo hubiese abortado, a Esteban lo hubiese abortado. Y entonces me puse a pensar y dije ‘obvio que tengo que estar acá’. Porque si yo disfruto de mis hermanos hoy, como ustedes los tienen del otro lado, cómo voy a apoyar una ley que dice que la familia se tiene que destruir», dijo ante las cámaras de TN, en un video que generó se volvió viral y generó cientos de memes.

“No me molesta que me diga petisa porque con él y con todos mis hijos tenemos toda la confianza. Conformamos una linda familia, y quiero decir y aclarar que estoy sumamente orgullosa de los hijos que tengo y que Dios me concedió. Doy gracias a Dios que no me deshice de ninguno de mis hijos, que quizás por una ley o por haber tenido la oportunidad, quizás no estarían”, dijo la mujer. Consultada por la reacción de Natalia, Diego y Esteban, los hijos mencionados en el relato, la mujer aseguró que todos lo tomaron con humor. “Ellos lo entienden, lo conocen a su hermano. Hace muchos años que él es pastor y es muy estratégico para hablar. De repente impactó en alguno de ellos, pero no hablamos mucho en serio porque nos matamos de risa. Decimos ‘este Adrián es tremendo’”, relató.

Por su parte, Aquino sumó: “Para mi es mi vieja, es la Petisa. Enfocamos esto por el lado del humor. Hay mucha gente que se encariñó con ella sin verla. Los de la ola verde la quieren, no sabes como la quieren”.  Incluso, el hombre aseguró que su video y la aparición de la mujer en las redes sociales generaron propuestas hasta de la reconocida plataforma de streaming de contenidos: “Netflix está interesado en hacer una novela, una serie con la vida de la Petisa. Fue impresionante. Me llegan mensajes de un montón de productores. Tuve que apagar el teléfono”, contó.

 

Fuente: Perfil

En un texto cuyo tono permite medir la hondura de las heridas abiertas en torno al tema de la legalización del aborto, el pastor Rubén Proietti, presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (ACIERA), la federación que agrupa a la mayoría de los evangélicos de Argentina y que ha sido muy activa en la campaña celeste, expresó su malestar por lo que considera una anomalía de la democracia, una ley votada en base a criterios ajenos a los de la representación del sentir de la mayor parte de la ciudadanía.

Es “doloroso”, dice Proietti, que “a pesar de estar en un país donde vive una población que por inmensa mayoría no aprueba el aborto, el juego político hace que, lejos de los argumentos científicos, sociales, religiosos, y de todo tipo, los que deciden, juegan ‘otro partido’, el partido de ellos, el de los puestos, las conveniencias, las ideologías partidarias, las presiones de interés, de modo de desnaturalizar el verdadero tema en discusión”.

“Los discursos son para la fachada democrática. Pero de ninguna manera para darle lugar a la razón y menos para representar el sentir popular”, insiste Proietti.

Ahora bien, sus críticas más acerbas están dirigidas al presidente Alberto Fernández: “Nuestra clase política ya no sabe moverse y decidir en base a convicciones, sino que lo hacen en base a circunstancias, intereses y oportunidades, en su mayoría, de índole inmoral y a espaldas del pueblo. Y si no, miren al Presidente, cuya palabra hace tiempo ya, perdió todo peso”.

“Decir que como católico, para él, EL ABORTO NO ES PECADO…”, escribe Proietti, con puntos suspensivos que insinúan la indecible indignación que legítimamente puede embargar a cualquier creyente.

Y agrega: “O cuando ofende a la mayoría de los argentinos diciendo que es HIPÓCRITA por oponerse o no reconocer el aborto…”

Aun así, el titular de ACIERA, en este texto dirigido en primer lugar a los evangélicos, afirma que el resultado, antes que de convicciones y principios, surgió de otros cálculos e incluso de “exigencias internacionales”. “Por lo tanto -dice-, no dramaticemos este resultado, mucho menos habiendo hecho el gran esfuerzo que se hizo como iglesia y no sólo como evangélicos, sino en conjunto con los otros credos”.

“Son nuestros gobernantes, los que desoyen y avasallan la Constitución Nacional, los que no le dan valor a la vida, y lo peor, los que legislan la cultura de la muerte”, acusa.

Y pronostica: “Ya veremos, las leyes que seguirán a ésta. Si quieren una muestra, vean España y varios países europeos. Es una cadena anti vida que supera con creces los estragos del COVID.”

Ya en mayo pasado, ante los primeros anuncios de que el Ejecutivo enviaría un proyecto de legalización del aborto al Congreso, ACIERA había enviado una carta a Alberto Fernández expresando su “consternación”. En aquella ocasión, y en referencia a las medidas tomadas por el Presidente frente a la pandemia de covid-19, Aciera decía: “La defensa de la vida que usted ha liderado ha sido y es el punto de encuentro de todos los argentinos. En la difícil etapa que vendrá, lo queremos animar a mantener esta opción preferencial por la vida de todos los argentinos: los argentinos nacidos, y los argentinos por nacer”.

Una exhortación que no fue escuchada. Lo que motiva otra reflexión del texto que ahora suscribe Proietti: “El sistema ´democrático’, en cuanto al poder legislativo, está constituido de tal manera (listas sábanas que obedecen a los intereses del partido y no del pueblo), que a nosotros, quienes deberíamos ser representados, nos resulta imposible elegir a los legisladores que tengan convicciones éticas y morales; y no me refiero sólo a evangélicos, sino a todo ciudadano que esgrime esos fundamentos esenciales”.

TEXTO COMPLETO DEL MENSAJE DEL PRESIDENTE DE ACIERA

Naturalmente debemos compartir un análisis en virtud de la reciente sanción de la ley que permitirá el aborto en Argentina. Lo primero que me gustaría señalar es lo siguiente: evitemos caer como iglesia en el juego político que nos presentan. Desde nuestra posición hemos hecho todo el esfuerzo práctico para evitar que argentinos designados por el voto popular no legalizaran la muerte. Esos argentinos (los legisladores que debieran representarnos), fueron elegidos por listas sábanas, que es lo que históricamente de un modo arcaico rige en nuestro país (un atraso que conviene a los mercaderes de la política).

Además, los “elegidos” que votan, en su inmensa mayoría están lejos de los principios y valores que vivimos y predicamos y que nos esforzamos por defender, “desde afuera”, como quién grita detrás de un alambrado, frente a lo que está ocurriendo “adentro de la cancha”.

Lo doloroso es que, a pesar de estar en un país donde vive una población que por inmensa mayoría no aprueba el ABORTO, el juego político hace que lejos de los argumentos científicos, sociales, religiosos, y de todo tipo, los que deciden, juegan “otro partido”, el partido de ellos, el de los puestos, las conveniencias, las ideologías partidarias, las presiones de interés, de modo de desnaturalizar el verdadero tema en discusión.

Escuchar ayer esas largas e interminables exposiciones, haciendo ver que ejercen la democracia, cuando todo está sellado de antemano… porque para eso la prensa dijo una y otra vez que se demoraban en presentar el proyecto hasta tener la certeza de los votos comprometidos para ganar. Y así fue. Independientemente de TODOS los discursos de uno y otro lado. Los discursos son para la fachada democrática. Pero de ninguna manera para darle lugar a la razón y menos para representar el sentir popular.

Estamos en un laberinto peligroso donde para jugar a este juego “democrático” la única salida es tener legisladores que sean fieles a aquellos principios y valores de vida e integridad indispensables para que democracia, los términos República, federalismo, libertad y derechos, sean conceptos que cobren sentido. El problema es que, “el sistema democrático”, en cuanto al poder legislativo, está constituido de tal manera (listas sábanas que obedecen a los intereses del partido y no del pueblo), que a nosotros, quiénes deberíamos ser representados, nos resulta imposible elegir a los legisladores que tengan convicciones éticas y morales; y no me refiero sólo a evangélicos, sino a todo ciudadano que esgrime esos fundamentos esenciales.

Argentina está constituida fundamentalmente por gente buena, que cree y tiene sanas convicciones. El 80% ha manifestado en diversas encuestas serias, creer en Dios. PERO A DIOS NO SE LO TIENE EN CUENTA, simplemente porque Dios no entra en el juego político que caracteriza a esta “estructura democrática”. Ahora bien, también debemos asumir que, si Dios NO ESTÁ en la vida pública del país, no sólo en el Parlamento, sino tampoco en el Gobierno, los medios, los negocios, las universidades o las aulas escolares, esto se debe a que, como Iglesia, somos los encargados de llevar la vida de Cristo a esos ámbitos, pero no lo hemos hecho bien, y en tal sentido tendremos que cambiar, para ser luz, sal e influencia del Reino en todas aquellas esferas.

Por lo tanto, admitamos que no todos los elegidos (Diputados o Senadores), compartan principios y valores, porque estamos en un país plural donde cada uno es dueño de creer en lo que quiere y de no creer también.

Pero, de ahí a que el sistema político juegue a ser “serio”, con convicciones, es otra cosa. Y hablamos de hipocresía e incoherencia. Porque luego nos toca tener que ver a los legisladores, que dicen identificarse con esos valores, votar por razones espurias, leyes contrarias a lo que dicen creer y ser… eso es grave. Y sólo se debe a que son fachadas y no identidades reales.

Lo cierto es que, a esta altura, nuestra clase política ya no sabe moverse y decidir en base a convicciones, sino que lo hacen en base a circunstancias, intereses y oportunidades, en su mayoría, de índole inmoral y a espaldas del pueblo.

Y si no, miren al Presidente, cuya palabra hace tiempo ya, perdió todo peso. Decir que como católico, para él, EL ABORTO NO ES PECADO… o cuando ofende a la mayoría de los argentinos diciendo que es HIPÓCRITA por oponerse o no reconocer el aborto…

Por lo tanto, no dramaticemos este resultado, mucho menos habiendo hecho el gran esfuerzo que se hizo como iglesia y no sólo como evangélicos, sino en conjunto con los otros credos. Porque no se trató ni de convicciones, ni de creencias firmes, ni de principios y valores, sólo se trató de juego político local, independientemente de las exigencias internacionales.

Son nuestros gobernantes, los que desoyen y avasallan la Constitución Nacional, los que no le dan valor a la vida, y lo peor, los que legislan la cultura de la muerte. Ya veremos, las leyes que proseguirán a ésta. Si quieren una muestra, vean España y varios países europeos. Es una cadena anti vida que supera con creces los estragos del COVID.

Pero ÁNIMO. La prédica del evangelio no depende de las leyes de turno, y menos cuando éstas están concebidas en la oscuridad. Con mayor ahínco debemos predicar el evangelio. El único que ofrece perdón para el más miserable de los pecadores. El único que trae paz en medio de tanta turbulencia e incertidumbre. El único que brinda poder para vivir en un mundo hostil. El único que da una razón trascendente para vivir. El único que asegura vida eterna a todos los mortales que creen y confiesan a Jesucristo.

Predicar el evangelio y vivirlo cada día, comprendiendo que, como la levadura, debemos mezclarnos en medio de la sociedad para transformarla. Siendo luz, iluminar los destinos de la sociedad; siendo sal, combatir los estragos de la corrupción, y reconciliando TODO con Jesús, conforme a un Espíritu superior de amor, poder y dominio propio en cada cristiano que habita en Argentina. Debemos prepararnos más. Comprometernos más. Y participar más, para alcanzar más influencia de vida en nuestra comunidad.

No bajemos los brazos, renovemos nuestras fuerzas en el Poder Dios (Efe. 6:10), para continuar extendiendo el bendito evangelio y luchar esforzadamente en favor de la vida en todos sus órdenes, en unidad, fe y templanza.

“Los envío como ovejas en medio de lobos” …afirmó Jesús. (Mat. 10:16) “Iremos andando y llorando los que llevamos la preciosa semilla”. (Sal. 126:6).

La Palabra nos interpela: “¿Y cómo creerán en Aquel de quien no han oído y ¿cómo oirán sin haber quien les predique?” (Rom. 10:14) Esos debemos ser nosotros, HOY MÁS QUE NUNCA. “Cuán hermosos son los pies de los que anuncian las buenas nuevas.” (Isa. 52:7).

ÁNIMO IGLESIA DE CRISTO. Nuestro Señor y Salvador nos sigue desafiando: “Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida”. (Apo. 2:20).

Pastor Rubén Proietti, presidente de ACIERA

Fuente: Infobae

Hoy somos un país mejor. La realidad de la clandestinidad del aborto que, históricamente, mutila y mata a las mujeres comienza a revertirse. Esperamos casi 100 años para tener pleno derecho al acceso a la salud. Fue mucho. Cientos de muertas que un sector de la sociedad ocultó, ignoró, criminalizó, avergonzó. Fueron –son- las que viven en situación de pobreza, a las que se les negó el acceso a la información adecuada y a servicios de salud.

A la par, las que contaron –cuentan- con los recursos económicos y el dato correcto, acceden a una clandestinidad ‘profesional’ y cuidada.

Una y otra realidad comienzan, hoy, a ser parte del pasado. Lo escribo y aún no lo creo.

Hoy somos un país mejor. En Argentina se sigue obligando a parir a las niñas, esas que deberían jugar con autos y muñecas, cargan en soledad infantil con embarazos. Fueron –son- violadas y vueltas a violar cuando se les niega el acceso a la ILE.

Esa realidad, hoy, comienza a ser parte del pasado. Y lo escribo y cada vez lo creo más.

Las periodistas feministas reportamos desde hace años estas realidades al son de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y los Encuentros Nacionales de Mujeres. Creamos redes formales e informales para acompañarnos. Fueron tiempos de soledad y persecución –que aún se mantienen en algunos lugares de Argentina-, hasta llegar a este 2020 inusual pandémico, donde el camino de aprendizajes y reaprendizajes periodísticos visibilizado con impacto por el Ni Una Menos logró su primera meta: informar en base a datos certeros e historias de vida que el aborto legal es derecho a la salud y que era –¡era!- una deuda de la democracia.

Ahora, esa construcción potente y alegre, nos invita a acompañar la adecuada y federal aplicación de la ley.

Hoy somos un país mejor. Hoy tenemos la tarea de hacer un mejor periodismo. Se lo debemos a las muertas, a las ancestras, a las de la mitad de la vida, a las niñas, a las pibas, las gurisas, las changuitas. Nos los debemos. Y fue ley. Y lo escribo y lo creo.

Las autoridades religiosas emitieron un duro comunicado tras la aprobación de la ley que legaliza el aborto en Argentina.

La Iglesia cuestionó este miércoles la sanción de la ley que legaliza el aborto en el país y consideró que la normativa “ahondará aún más las divisiones” de la Argentina.

“Lamentamos profundamente la lejanía de parte de la dirigencia del sentir del pueblo, el cual se ha expresado de diversas maneras a favor de la vida a lo largo y a lo ancho de nuestra Patria”, dice el texto que emitieron las autoridades religiosas tras la aprobación de la normativa que envió el Ejecutivo.

Además, la organización liderada por el monseñor Oscar Vicente Ojea, el cardenal Mario Aurelio Poli y el monseñor Marcelo Daniel Colombo consideró que la ley no representa al pueblo argentino.

“Tenemos la certeza de que nuestro pueblo seguirá eligiendo siempre toda la vida y todas las vidas”, dice al respecto, al tiempo que expresa su apoyo a los legisladores “que valientemente se han manifestado a favor del cuidado de la vida”.

“Defenderla siempre, sin claudicaciones, nos hará capaces de construir una Nación justa y solidaria, donde nadie sea descartado y en la que se pueda vivir una verdadera cultura del encuentro”, dice el comunicado de la Conferencia Episcopal Argentina.

Por otro lado, remarcaron que desde la Iglesia seguirán trabajando “por las auténticas prioridades que requieren urgente atención”.

Al respecto, detallaron: “Los niños y niñas que viven en la pobreza en cantidad cada vez más alarmante, el abandono de la escolaridad por parte de muchos de ellos, la apremiante pandemia del hambre y la desocupación que afecta a numerosas familias, así como la dramática situación de los jubilados, que se ven vulnerados en sus derechos una vez más”.

La Iglesia cuestionó la legalización del aborto

El comunicado de la Iglesia va en la misma línea que el mensaje del Papa Francisco, quien esta mañana remarcó que “los cristianos, como todos los creyentes, bendicen a Dios por el don de la vida”.

“Vivir es ante todo haber recibido la vida. Todos nacemos porque alguien ha deseado para nosotros la vida”, agregó durante la catequesis que brindó desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

Fuente: Mitre

La escena en el centro porteño se repite hoy, y promete continuar hasta la madrugada del anteúltimo día del año. Como hace 20 días, cuando se dio en Diputados la media sanción al proyecto de ley de legalización del aborto, los alrededores del Congreso están divididos en dos sectores con ideas opuestas. De un lado, los manifestantes en contra de la iniciativa del oficialismo. Del otro, quienes están a favor de la interrupción voluntaria del embarazo legal, gratuita y segura.

Ambos se expresaron ayer durante la tarde y la noche con sus respectivos despliegues de parafernalia celeste y verde, respectivamente, y se preparaban para una larga madrugada, hasta la votación final.

Debate por el aborto: el oficialismo acepta introducir un cambio en el proyecto que sumaría dos votos «verdes»
El «lado verde» estaba tan nutrido como en la tarde del 10 de diciembre. Enormes pantallas transmitían, desde distintos puntos a lo largo de las avenidas De Mayo, Rivadavia y Callao el debate que se lleva a cabo en el recinto del Senado. Las manifestantes lo siguen desde la calle.

En Callao entre Rivadavia y Corrientes, y sobre Avenida de Mayo se formó, al igual que en el primer debate de este año, una especie de feria, donde conviven tiendas de partidos políticos y sindicales, con fuerte presencia del kirchnerismo, el peronismo y la izquierda; agrupaciones feministas de la sociedad civil; puestos de centros culturales, y de venta de comida y artesanías. Había carteles, globos, pancartas y pintadas de La Cámpora, el Frente Renovador, el Frente de Todos, Mujeres Evita, ATE, CTA, el Partido Obrero, el PTS, el Frente de Izquierda, Pan y Rosas, y el MST, entre otros.

Junto al Palacio del Congreso se desplegó un vallado y se instaló un escenario desde el cual, desde las 19, comenzaron a cantarse consignas de las distintas regionales de la Campaña por el Aborto Legal, que estuvo a cargo de la organización de la marcha de hoy, el corolario de años de activismo feminista.

Aborto legal: Silvina García Larraburu, el primer voto «celeste» que devino en «verde», al borde del llanto
Las voces de los senadores en el debate emanan desde los parlantes y se superponen con los redoblantes de las agrupaciones, los cantos de los dirigentes con sus micrófonos, los gritos de las manifestantes, y los llamados de los vendedores ambulantes de cerveza y sándwiches. El clima cálido y el olor a choripán enmarcan la postal, que se nutre de más personas a medida que avanza la noche.

«Somos sobrevivientes de los abortos clandestinos», rezaba una de las tantas pancartas desplegadas, en este caso, de la organización social La Poderosa. «Justicia Social es poder decidir», decía otra, del Frente de Todos.

La intersección de la calle Sáenz Peña y la avenida de Mayo fue el punto de transición entre las dos marchas. Allí, quien viniera del lado verde se encontraría con los primeros vendedores ambulantes de pañuelos celestes, y viceversa.

Aborto legal. La definición en tiempo real en el Senado
Del lado «celeste» hay menos gente que en el «verde» y se puede circular, a pie, con normalidad. En lugar de tiendas de arte «abortero» y banderas políticas hay locales de oración y banderas de la Argentina. En lugar de bombos y efusivos gritos, se escuchaban canciones con ritmos alegres y letras como la siguiente: «A las dos vidas hay que salvar, oh, oh, oh, na, na, na.

Marchamos por la vida». También, prédicas de referentes religiosos que se dirigían a los manifestantes de todas las edades, que habían llegado en familia y grupos de amigos.

El acto «celeste» es coordinado desde el escenario por dos animadores, un hombre y una mujer, que arengan a la multitud y plantean consignas como: «Argentina es pro-vida. Todo ser humano tiene derecho a nacer».

De los dos lados hay puestos de agua de AYSA, tiendas de la Defensoría del Pueblo, de la Cruz Roja, y ambulancias del SAME, así como baños químicos.

La senadora Silvia Elías de Pérez denunció «presiones intolerables» de Alberto Fernández para aprobar el aborto
«Sigue la vida, aborto no», cantaba un grupo que llegaba a la marcha «Celeste» cerca de las 20 con banderas de la Argentina. La mayoría de los presentes llevaba como panfleto un pedazo de cartulina rectangular de color celeste, sin consignas escritas.

Mientras tanto, la Biblioteca del Congreso estaba empapelada con carteles de consignas «pro-vida» de agrupaciones como la Juventud Pro Vida y Peronistas por la Vida. Algunos llevaban escritos, a modo de presión, los nombres de los senadores que hasta último momento no habían definido su voto.

«El Hijo de Dios nació descartado para decirnos que toda persona descartada es un hijo de Dios. Vino al mundo como un niño viene al mundo, débil y frágil, para que podamos acoger nuestras fragilidades con ternura», sostuvo el Sumo Pontífice.

A través de su cuenta de Twitter, el Santo Padre volvió a manifestar su rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo, aunque no se refirió de manera expresa a la Argentina.

El pasado sábado el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Oscar Ojea, había encabezado una misa en la Basílica de Luján para expresar el «dolor» de la Iglesia ante el avance de la iniciativa.

En ese marco, el monseñor había instado a los legisladores a realizar «una serena reflexión» y a que «no renieguen de sus convicciones más profundas».

En tanto, la plana mayor del Episcopado evitó este fin de año reunirse en persona con el presidente Alberto Fernández en el tradicional saludo de Navidad y sólo envió un saludo por carta al mandatario.

Esto fue interpretado como una muestra del malestar de la Iglesia por la iniciativa que impulsa el oficialismo a favor del aborto.

«No cuidar todas las vidas, toda la vida, sería una falta gravísima de un Estado que quiere proteger a sus habitantes», había afirmado días antes la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Y recordó que «no hay lugar para pensar en proyectos legislativos que contradicen el discurso que dice cuidar a todos los argentinos como prioridad».