Tag

cerezas

Browsing

Walter Domínguez, presidente de la Cámara Cerecera de Gaiman, habló sobre el trabajo que se viene llevando adelante con las primeras cosechas en este inicio de estación.

Sostuvo que hay una enorme expectativa para esta época, ya que se ha logrado un enorme trabajo mantener las cosechas y mejorar la calidad, para las ventas fuera del país y al público en general.

Expresó que para esta temporada los especialistas en la recolección han realizado distintas capacitaciones para un mejor desarrollo y evitar el daño en la fruta.

Domínguez dijo que, a raíz de las diversas consultas y pedidos, con respecto a la contratación del personal para realizar el trabajo, señaló que muchas veces se trae gente de otras provincias, pero también se les da la oportunidad a los trabajadores locales que realizan distintas tareas en otras áreas.

Manifestó que los primeros lotes son exportados a Europa directamente y a Estados Unidos, ya que según explicó la mejor cereza es la que se saca ahora en vísperas de la navidad, que es la más elegida por el viejo continente y el país del norte de América.

La cereza es uno de los nuevos rubros con potencial exportador a China. Las condiciones climáticas y sanitarias son buenas y el mercado existe y está en expansión. Chile, con su tradición en la exportación de productos frescos y la vigencia del tratado de libre comercio con China, el año pasado exportó cerezas al gigante asiático por un total de 1600 millones de dólares, unas treinta veces más que la Argentina. Sin embargo, a raíz de la pandemia tanto los consolidados exportadores chilenos como los promisorios envíos nacionales enfrentaron un escenario de pérdidas económicas, incertidumbre y alto riesgo. Las dudas persisten de cara a la próxima temporada.

La cereza es uno de los productos frescos favoritos en China. Es consumida en cajas de 2 kilos por sectores medios y altos a la hora de los regalos por el Año Nuevo Chino. Por razones climáticas, la producción local en China no es suficiente para abastecer a la creciente demanda. De acuerdo a los datos oficiales, China importa unas 190 mil toneladas de cerezas al año por un valor total de casi 1400 millones de dólares. “Y eso que hasta ahora solo es consumida por las ciudades costeras. El mercado de China no tiene techo”, explica a este diario Federico Guerendiain, de la Cooperativa Agrofrutícola “El Oasis”.

Chile es el gran proveedor de cerezas a China. Le siguen, muy de lejos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Uzbekistán, Kirguistán, Tayikistán y Turquía. El país trasandino muestra una performance notable: en menos de diez años pasó de exportar 50 mil toneladas a 232 mil toneladas el año pasado, con un aumento de la superficie sembrada de 2 mil a 45 mil hectáreas. Se trata del primer fruto de exportación por parte de Chile. En términos de facturación, Chile exportó en la temporada 2019/20 por 1600 millones de dólares.

La expansión de la producción de cerezas en Chile está directamente asociada a la demanda de China. Más del 90 por ciento de las ventas externas de cereza chilena se dirigen a China y alrededor del 80 por ciento del mercado chino es abastecido por Chile.

Si bien a priori parecería que Chile es una fiel medida del potencial argentino, hay varios factores específicos que juegan a favor del país vecino. La cereza chilena es parte de un programa de exportación de productos frescos que viene en marcha desde hace décadas y que también incluye a las uvas, kiwi, palta, arándanos y peras. El país vecino, además, cuenta con un tratado de libre comercio con China, con lo cual sus exportaciones al gigante asiático no pagan aranceles externos, a diferencia de la tasa del 10 por ciento que aplica sobre las cerezas argentinas. En tanto, la escala de producción y de exportación de Chile es tan grande que le permite contratar a los “Cherry Express”, un buque que viaja directo de Chile a China y demora 22 días, en relación a los 40 días que suele tardar un carguero tradicional.

La cereza argentina

La Argentina firmó un protocolo sanitario con China a fines de 2018 para avanzar en el negocio de la exportación de cerezas. Hasta ese momento, los envíos se realizaban a Hong Kong, que no cuenta con restricciones sanitarias. En enero de 2019, la empresa Extraberries, una de las dos firmas más grandes del sector, del grupo Pan American Energy de Alejandro Bulgheroni, logró la primera autorización de China para enviar cerezas con tratamiento en frío en origen.

Según datos sectoriales, en la temporada 2018/19 (de noviembre a febrero), que contó con apenas un par de envíos a China, registró exportaciones por 4560 toneladas. Ese número pasó a 5590 toneladas en 2019/20 y se ubicó en 6070 toneladas en 2020/21. Del total de exportaciones de la última temporada, el 40 por ciento se dirigió a China, seguido de Estados Unidos, Unión Europea y Reino Unido y Medio Oriente. Más allá de este incremento, en la última década el sector, a diferencia de Chile, permaneció más o menos estancado.

“La apertura del mercado de China no explicó tanto el aumento de las cantidades exportadas sino que tuvo impacto positivo para los productores al ofrecer mejores precios y por ende incrementar los márgenes de rentabilidad. También abre horizontes comerciales en otros puntos del sudeste asiático”, explicó a este diario Aníbal Caminiti, presidente de la Cámara de Productores de Cerezas Integrados (Capic).

Mientras los mercados tradicionales de Estados Unidos y Europa pagan de dos a tres dólares el kilo de cerezas, China ha venido pagando unos 6 dólares en la última década. Esa diferencia de precio generó una súper rentabilidad que explica la expansión del área cultivada en Chile.

En la Argentina, el sector agrupa unas 30 empresas de empaques de cerezas, aunque hay apenas 15 exportadoras de tamaño mediano a grande. “Exportar requiere de cierta escala y tecnología de empaque. Es necesario procesar volumen para amortizar la fuerte inversión que implica que un empaque solo funciona 40 días al año, ya que las líneas de empaques y maquinaria solo sirven para cerezas.

En la época de cosecha, el sector emplea a unas 20 mil personas. Las exportaciones representan el 50 por ciento de la producción nacional, que en la temporada 2020/21 se ubicó en unas 12 mil toneladas.

El impacto de la pandemia

La pandemia tuvo un impacto negativo muy fuerte en las operaciones con China. La temporada 2019/20 se vio en parte frustrada por las complicaciones logísticas dadas por la irrupción de la Covid-19 en el país asiático. Sobre ese escenario se montó la hecatombe de la temporada 2020/21, cuando una fake-news se viralizó sobre un supuesto hallazgo de coronavirus en cerezas chilenas el plena época de consumo de en China. Esto provocó un desplome de las cantidades vendidas y por ende de los precios internos y de importación. Fue un hecho extraño con masivas consecuencias negativas incluso a pesar de la desmentida que emitió el gobierno de China.

“Los precios llegaron a quedar por debajo del dólar por kilo, muy detrás de los costos de producción. La gente que exportó a China esta temporada perdió mucha plata. De hecho, los precios no se recuperaron y hay incertidumbre”, explica Guerendiain. En el caso de Chile, el rumor de la Covid-19 en las cerezas se volvió una cuestión de Estado, ya que las pérdidas acumuladas por la baja de los precios llegaron a los 1000 millones de dólares.

Para los productores argentinos, la situación en el mercado de China no solo imprime incertidumbre a la hora de decidir los embarcos al país asiático. Es que, advierten, si China llegara a retraer las compras de manera definitiva, Chile tendría semejante volumen de producción sin colocar que inundaría todos los otros mercados alternativos.

Fuente; Página 12

Según informaron desde el gobierno rionegrino, los principales destinos fueron China, Estados Unidos, España, Reino Unido, Emiratos Árabes y Japón. En la provincia se producen más de catorce variedades de cerezas con sus características y especificidades, y la región más importante es la que se encuentra en el Valle Medio, en la localidad de Chimpay.

Los productores rionegrinos enviaron al exterior un volumen de 2.365 toneladas en la campaña 2020/2021, lo que convirtió a la provincia patagónica en la principal exportadora del país, al explicar el 39% de las ventas totales.

Según informaron este marte fuentes del gobierno rionegrino, los principales destinos fueron China, Estados Unidos, España, Reino Unido, Emiratos Árabes y Japón.

Además, hay que destacar que en Río Negro se producen más de catorce variedades de cerezas con sus características y especificidades y la región más importante es la que se encuentra en el Valle Medio, en la localidad de Chimpay. Esta cosecha es manual y se realiza con extremo cuidado para no dañar la fruta.

«Que hoy seamos la primera provincia exportadora del país no es casualidad, es producto del trabajo que venimos desarrollando hace años con el sector privado», expresó el secretario de Fruticultura provincial, Facundo Fernández.

Asimismo, el funcionario destacó que «ya estamos pensando en las actividades culturales de invierno y en acciones en conjunto con otros organismos para poder aportar a una producción que tiene gran potencial».

«Esta fruta de carozo, muy delicada en sus condiciones de producción y características, atrae al mundo entero. La cosecha es muy breve y se desarrolla durante los meses de noviembre y diciembre», indicó Fernández.

La cereza es uno de los productos que a nivel mundial cuenta con demanda insatisfecha y esto genera nuevas oportunidades para la producción rionegrina.

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia

El ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación informa que por medio de la Resolución N° 27 se otorgó el derecho de uso del sello «Alimentos Argentinos, Una Elección Natural», a la empresa Fragapane Hermanos, de la Localidad de Villa Nueva, Departamento de Guaymallén, de la provincia de MENDOZA, para su producto «CEREZAS FRESCAS» y su marca: «CONDOR ANDINO»; mientras que a través de la Resolución N° 28 se renovó el contrato de cesión y el uso del mismo sello a la compañía «VERACRUZ SOCIEDAD ANONIMA», productora de limones de la Localidad de Lules, Tucumán, para sus marcas «LULES», «MALAGUEÑA, «PRETTY LEMON», «VERACRUZ», «VERAFRUIT» y «VILACAMI».

El Sello de Calidad «Alimentos Argentinos» fue creado por la Ley N°26.967, es de adopción voluntaria y es cedido gratuitamente a las empresas que cumplen en todo el proceso de elaboración con los requisitos establecidos por protocolos de calidad específicos. Figuran entre ellos, la implementación de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) y Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control. Adicionalmente, los productos deben respetar parámetros de calidad, físico-químicos, tener trazabilidad y asegurar una vida útil adecuada.

Los productos distinguidos con el uso del sello Alimentos Argentinos, cuentan con un 0,5% adicional a la posición arancelaria en los Reintegros a la Exportación y tienen posibilidades de participar en ferias, exposiciones, seminarios y rondas de negocios nacionales e internacionales a partir del trabajo articulado con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI). Cuentan además con la promoción institucional de los productos en el catálogo web, lo que incrementa sus posibilidades de mantener comunicación sobre la empresa y sus productos en el exterior.

Fuente: https://www.argentina.gob.ar/

La provincia de Chubut demanda cada año alrededor de 500 trabajadores golondrina para la cosecha de cerezas, aunque el número se reducirá este año por dos factores: la pandemia y una helada tardía que hizo perder gran parte de la producción en la zona de Sarmiento.

En el valle inferior del río Chubut, la cooperativa de productores de cerezas de Gaiman solicitó la llegada de los primeros trabajadores golondrina provenientes de Tucumán, lo que generó quejas de quienes piden la contratación de mano de obra local.

«Lo que pasa es que los contratados que vienen a la zafra están profesionalizados y levantan 200 kilos en una hora sin machucar la fruta, y los locales capaz que a toda furia levantan 50 kilos que no llegan de la mejor manera desde el bosque a la planta empacadora», aseguran los propietarios de estos establecimientos.

El ministro de Producción del Chubut, Leandro Cavaco, reconoció a Télam que «la contratación del personal es una potestad de los productores».

«Lo que hay que buscar es capacitar a los locales para que hagan el trabajo de manera profesional y pensar, a largo plazo, que ellos sean contratados en otras provincias», añadió. (Télam).

Fuente: Grupo La Provincia

En Trelew, la Municipalidad recorrió chacras de cerezas de cara al inicio de la temporada de cosechas. Quienes realicen los trabajos de recolección de cerezas deberán permanecer 14 días desde su llegada en estado de aislamiento hasta comenzar con las labores de cosecha.

El objetivo fue continuar delineando el protocolo que regirá en la zona. Buscan establecer las condiciones necesarias para quienes ingresen a trabajar a la localidad.

Hubo autoridades municipales de las áreas de Salud y la Agencia de Desarrollo Productivo, que recorrieron la chacra cerecera Valle Encantado. El objetivo de la visita fue conocer el espacio de trabajo que se readecuará a las normas y protocolos sanitarios que se establecen desde el municipio.

Si bien las autoridades municipales confirmaron que aún continúan trabajando en la norma que regirá para este tipo de establecimientos, se dispuso una serie de recorridas para inspeccionar el estado del adecuamiento a normas Covid-19 (con las que algunas chacras ya cuentan) para la próxima temporada de cerezas, que estiman comenzará la primera semana de diciembre.

Inician con la primera capacitación para 30 personas. La iniciativa surge de un trabajo en conjunto del municipio con INTA, para generar mano de obra calificada y local para la temporada de cosecha que se aproxima.

La Municipalidad de Trelew través de la Agencia de Desarrollo Productivo y Economía Social, en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, inician este viernes a capacitar a un grupo de 30 personas de la ciudad respecto a la poda de cerezos. El fin de la capacitación teórico- práctica es generar mano de obra calificada y local para la actividad. Las capacitaciones están planificadas, en esta primera etapa, para grupos asociativos y organizaciones vinculadas a la Agencia de Desarrollo Productivo.

El director del Programa de Desarrollo e Innovación Productiva; Lucas Cabrera destacó: “Agradecemos a INTA, ya que a través del convenio de colaboración que tenemos, estas personas están aprendiendo a podar. Se trata de una capacitación teórico-práctica que además sin la oportunidad que nos da la empresa privada de venir a sus plantaciones para realizar la capacitación, no sería posible”.

En total son treinta las personas que reciben la capacitación entre hombres y mujeres, respecto a esto el ingeniero agrónomo Cabrera aseguró: “Estas personas pertenecen a distintas agrupaciones sociales de la ciudad y vienen trabajando con nosotros en INTA, en proyectos agrícolas y ahora tendrán conocimiento frutícola, en la producción de cereza. Esto es muy importante para que los recursos que genera la actividad, sean volcados aquí en la comarca”.

Por su parte el ingeniero agrónomo César Sanz, del área de frutihorticultura del INTA Chubut y uno de los técnicos encargados de la capacitación de poda de cerezos explicó que «en esta primer jornada se está brindando algunos conceptos para que mejore la frutificación y la productividad del monte. Se dividió a las personas en grupos para que un técnico los instruya y sea más eficiente el proceso».

Además, señaló que «la mayoría de los participantes arrancan la capacitación de cero, pero con muchísima voluntad de aprender», y agregó que, «la idea de la capacitación es que haya cada vez más mano de obra calificada en esta tarea que se realiza en la zona».

Ante la proximidad de la temporada de cosecha de cerezas en el Valle, el municipio de Trelew presentó un protocolo con el fin de planificar el desarrollo de la actividad. Los coordinadores de Desarrollo Productivo y Social, Hugo Schvemmer; de Políticas Públicas y Promoción Social, Mónica Montes Roberts; y de Salud, Cecilia Vera explicaron las medidas extraordinarias elaboradas para disminuir el impacto de la pandemia.

En este marco, la doctora Cecilia Vera, señaló que «el protocolo está destinado a las empresas cereceras, teniendo en cuenta la situación epidemiológica en la que se encuentra Trelew que es muy favorable, gracias al esfuerzo de cada uno de nuestros vecinos». Por ello, «se fijaron ciertas pautas para cuando se pueda iniciar la actividad».

«Es fundamental tener en cuenta que para esta actividad, habitualmente vienen muchas personas de diferentes puntos del país, de muchas provincias afectadas con la circulación comunitaria por eso se debe ser cauteloso», dijo Vera y detalló que, «para la temporada de cerezas se estima el ingreso 300 personas por el término de dos meses de trabajo, para lo cual se establecieron una serie de medidas viables para seguir resguardando y cuidando a los vecinos».

Actuación

En el marco de la flexibilización de algunas actividades, Cecilia Vera destacó que «el municipio propone un protocolo para las personas que provengan de otros lugares del país contratados por los empresarios cereceros. En primer lugar, el hisopado obligatorio previo al ingreso a la provincia, aún así puede haber personas asintomáticas, por lo cual debe obligatoriamente realizar el aislamiento individual por 14 días», teniendo en cuenta, que «en su mayoría, se trata de trabajadores denominados ‘golondrinas’, que migran por diferentes regiones del país cubriendo la demanda de cosechas de diferentes cultivos».

«El municipio dispondrá de espacios donde se pueda realizar el aislamiento, que correrá por cuenta del empresario: los días de estadía que tengan que estar en aislamiento», señaló la doctora Vera y dijo que «se realizará la evaluación y seguimiento durante todo ese período, luego cumplido el mismo, iniciar la actividad».

La funcionaria remarcó que «el aislamiento no es una cuestión caprichosa del municipio porque desde el punto de vista sanitario es fundamental, las actuaciones están consensuadas con el Área Programática del Ministerio de Salud de la provincia, quienes estarán a cargo del seguimiento, evaluación y de alta de cada persona».

La alternativa de la mano de obra local

Por su parte, Hugo Schvemmer destacó que «producto de la pandemia se ha tenido un costo social importante por el cierre circunstancial de los comercios con un impacto fuerte, y en este sentido, Trelew hace un esfuerzo enorme para tener relativamente la situación epidemiológica normal», por lo que, «en cada actividad que se inicia se toma los recaudos para no poner en riesgo a la comunidad».

«Teniendo el registro que en situaciones normales ingresan a la ciudad alrededor de 300 trabajadores principalmente de Jujuy, Salta y Mendoza, provincias que tienen circulación viral, se busca alternativas para aminorar el impacto de las consecuencias sanitarias por la pandemia», y en este sentido, «el municipio conjuntamente con el INTA propone capacitaciones a trabajadores locales o procedentes de ciudades libres de circulación de virus, para cubrir las vacantes de mano de obra que viene de otras provincias, ya que el trabajo de recolección, clasificación y empaque de cerezas se puede suplir con mano de obra local». Sin embargo, «en caso de que los productores quieran contar con la mano de obra de los trabajadores externos a la provincia deberán apegarse indiscutidamente a los protocolos vigentes, garantizando el período de aislamiento».

«Desde la Municipalidad de Trelew promovemos que similares medidas se aborden de la misma manera en la comarca, con los diferentes municipios porque el Hospital Zonal de Trelew es el nosocomio de referencia de toda la comarca y es muy importante la unión de criterios políticos entre las ciudades como así también los esfuerzos preventivos comunes», explicó Schvemmer, al tiempo que destacó que «estamos a más de dos meses de que inicie la actividad, con suficiente tiempo para trabajar. Ya tuvimos reunión con los empresarios y seguiremos con los diferentes actores del sector».

El funcionario remarcó que «esta es la propuesta de prevención que quiere impulsar el municipio para que se pueda desarrollar la actividad y se plantea con el suficiente tiempo para trabajar y tomar los recaudos necesarios para no poner en riesgo la producción y la salud de la comunidad».

Hugo Schvemmer, dijo que buscan que haya mano de obra en el municipio para la próxima cosecha, más allá del nivel calificado de los trabajadores golondrinas que vienen del norte. Advirtió en este sentido que, en medio de la pandemia, los productores deberán tomar recaudos como el aislamiento obligatorio en lugares determinados. Postuló a cooperativas y movimientos, pero admitió que deberán ser capacitados. Además habló de los beneficios impositivos para las empresas que quieran radicarse en el Parque Industrial.

“La semana pasada tuvimos una reunión en Provincia y ayer nos juntamos con un grupo de productores del Valle”, indicó Schvemmer, el responsable de la Agencia de Desarrollo Productivo, en diálogo con Radio3.

“Hay una cuestión concreta, la situación de la pandemia no se modificará demasiado hasta octubre, cuando generalmente empiezan a llegan los trabajadores golondrinas, principalmente de Mendoza, Salta y Jujuy. Si uno ve el panorama de esas provincias, tienen circulación viral y además son trabajadores que ya vienen recorriendo el país; paran en Neuquén y Río Negro, hacen la zafra y después vienen acá, con lo cual es un altísimo riesgo para todos nosotros. Si hay alguien infectado, deberíamos retroceder en la situación epidemiológica”, fundamentó.

“Es cierto lo que dicen mucho de los empresarios, que la mano de obra calificada de afuera tiene más capacidad que la nuestra, aunque nosotros le dijimos que nos comprometíamos con la gente del Inta a hacer las capacitaciones necesarias para empezar a suplir esa mano de obra calificada de la mejor forma posible”, admitió.

“Ha habido experiencias que no han sido del todo buenas y las hemos evaluado. Existe la dificultad de los trabajadores, que no tienen una organización, hay que ingresar a las 6 de la mañana, se trabaja entre ocho y diez horas, no tienen medios para ir y volver”, explicó el funcionario municipal.

«Creemos que la mejor manera es organizarnos a través de las cooperativas y movimientos, ya venimos trabajando con ellos, capacitarlos y aportar toda la logística necesaria, los colectivos y las viandas para que puedan llegar a las chacras sin ningún tipo de problemas”, expuso Schvemmer.

“Me parece que desde de el municipio lo podemos garantizar, de manera que el empresario pueda acortar la brecha entre lo que produce un trabajador calificado y lo que brindar la mano de obra de nuestra ciudad”, consideró.

“Si lo hacemos con anticipación y en conjunto, lo podríamos lograr. Y aun así, si entran trabajadores de otras provincias, tendrán que hacer la cuarentena. Deberán estar 14 días de aislamiento y eso los empresarios deberán tenerlo en cuenta porque deberán hacerse cargo ellos”, recalcó.

Reconoció que “las capacitaciones no es un punto no menor porque tampoco se puede juntar a mucha gente, pero los trabajadores lo están viendo como una oportunidad. Sería un impacto muy importante para el municipio porque el salario es significativo, son meses sensibles como diciembre y enero, que la mano de obra sea de nuestra ciudad tiene una serie de beneficios, por supuesto con todas las garantías que necesitan los empresarios para que la producción sea extraída como corresponde”.

“Los protocolos son muy exigentes y hay cuestiones que debemos trabajar mucho para que ninguno pierda y ganemos todos con la temporada de cerezas”, aseveró.

Exenciones fiscales para atraer nuevas inversiones al Parque 

Schevemmer también se refirió a la iniciativa que propone una serie de beneficios impositivos a todas aquellas empresas, ya sea locales o que provengan de otras partes del país, que se radiquen en el Parque Industrial: “a medida que se incrementen los puestos de trabajo, se van incrementando los beneficios”, remarcó.

“Ya estamos hablando con algunas empresas, les ha caído muy bien que el municipio esté avanzando en esto. Lo otro muy importante es la creación de un fondo con el 10 por ciento de los aportes de las empresas más grandes de la ciudad para colaborar con aquellas firmas que necesiten hacer algún tipo de inversión en el Parque”, destacó el responsable de la Agencia de Desarrollo Productivo.

Respecto de la capacidad ociosa del Parque Industrial, el funcionario municipal explicó que “hay un trabajo que se viene haciendo en forma conjunta con el Ministerio de la Producción de la provincia, ya tenemos definidos varios lotes que están disponibles para diferentes emprendimientos y cascos sobre los que estamos avanzando para retrotraer los dominios y disponerlos para las empresas que los necesiten. Hay dos o tres muy avanzados, creemos que a fin de año estarán a disposición y otros varios sobre los que la Provincia está haciendo las gestiones. No es tan simple, hay que acudir a la Justicia y hacer una serie de trámites”.

“Básicamente el tema de la pesca resulta muy atractiva. Por ejemplo los barcos de Mar del Plata han bajado a pescar frente a nuestras costas y tienen 12 horas y entre que llegan con la captura y el viaje”, ponderó sobre las actividades que podrían consolidarse en el parque.

“Nuestro pescado ha mejorado los niveles de grasa, ha cambiado mucho y lo que antes los mercados internacionales no querían, ahora se mira con otros ojos. Y por supuesto lo que puede brindar la zona en materia de infraestructura; el Parque Industrial, las instalaciones, los dos puertos y como una atracción importante nuestro aeropuerto, que a futuro podría utilizarse para importaciones”, valoró.

“De hecho tenemos una empresa que va a producir anchoa que ya está readecuando lo que era la fábrica de Casa Roma, esperamos que antes de fin de año pueda empezar a producir”, destacó.

“También tenemos conversaciones avanzadas con otras empresas que el intendente de el municipio, Adrián  Maderna ha visitado en Mar del Plata, una es Catesur que hace anchoa, congelados y fresco, y después está Delicia, una empresa histórica y familiar que sólo produce anchoa”, adelantó Schvemmer.

“También estamos charlando con una casa de indumentaria, Casa Mingo, que comercializa ropa y elementos de pesca y también tiene interés en venir a la zona con el desarrollo que ven a futuro vinculado con la pesca”, enfatizó el funcionario.

Gracias a las plantaciones de cerezas que posee la empresa Extraberries en Chimpay, y en Sarmiento de Chubut, esta se consolida como la mayor exportadora de cerezas de la Argentina.

Cerca de 1.500 toneladas de cerezas se exportan desde Chubut y Río Negro.

La noticia fue dada a conocer a través de la finalización de la temporada de cosecha de cerezas.

Con una producción de casi un 30% de la producción de cerezas, Argentina establece récord en ese sector.

Y es que, la fruta patagónica, se reconoce en los mercados internacionales por su tamaño, color y sabor.

Los países que la requieren son: Estados Unidos, China, Canadá, Hong Kong, Reino Unido, España, Italia, Arabia Saudita, y Bahrein.

Otro logro para esta fruta, fue que en 2019 el mercado asiático le abrió las puertas a esta fruta y la inversión mejora.

Temporada de cerezas

Desde octubre hasta febrero inicia la temporada de cerezas en Chubut, lo que requiere una mano de obra de más 1.000 trabajadores.

Estos empleados irán a trabajar durante la temporada de cosecha y empaque.

En el caso de Extraberries, Adolfo Storni, presidente de la empresa, precisó que se “invirtieron unos 5 millones de dólares para atender una nueva línea de empaques”.

Para atender las temporadas de frío el empresario manifestó que “invertimos en coberturas contra lluvias, granizo en Chimpay, y obras anti heladas”.

En el futuro, esta empresa invertirá en el desarrollo de 400 hectáreas.

Todo ese éxito ha sido el resultado de invertir en una zona privilegiada en la producción de cerezas en el mundo.

Estas tierras en Chubut gozan de agua, frío y un recurso humano calificado que logra resultados excepcionales en cerezas.

La cultura frutícola permitió que en los últimos meses se profundicen diálogos con el Ministerio de Agricultura y del Senasa para mejorar las condiciones de trabajo.

El objetivo, es provechar el escenario de esta fruta para atender la ventana comercial de noviembre y diciembre.