Tag

colapso

Browsing

El Gobierno de la Ciudad de México confirmó otra muerte por el derrumbe de un paso elevado del metro ocurrido el lunes de noche, con lo que la cifra total de fallecidos aumentó a 26.

Además, 34 personas siguen hospitalizadas por la tragedia en la Linea 12, dijeron las autoridades.

El Gobierno de la Ciudad de México habilitó una página web en la que se puede consultar información sobre las personas hospitalizadas, fallecidas, no localizadas y ubicadas en su domicilio tras la tragedia del 3 de mayo.

Por qué el accidente del metro de Ciudad de México es una tragedia anunciada
Puedes ver la lista completa aquí.

AMLO explica por qué no visitó a víctimas del metro 

Las autoridades mexicanas han contratado a una empresa noruega para realizar la investigación que ayude a dar justicia a las víctimas y saber la verdad sobre el accidente.

Voces de la tragedia en el metro de la Ciudad de México: «Oía muchos gritos. Mucha desesperación. Eso me hizo reaccionar»
La llamada «línea dorada» es la infraestructura más reciente del metro que comunica al oriente con el poniente de la capital de México, pero desde su concepción en 2007, los actores políticos y las empresas que formaron parte de su construcción han sido cuestionados por sus constantes fallas, según lo consignado por la Comisión Investigadora de la Asamblea Legislativa de la Línea 12 de STC Metro.

«El municipio tiene la postura que es peor cerrar algo pero nosotros, no. Cuando le tengamos que decir a los ciudadanos que no tenemos camas y que no los vamos a poder atender, va a ser un problema para nosotros», advirtió el director del hospital de la localidad. Y afirmó que «no se toma conciencia a pesar de las muertes porque sigue un nivel alto de contagio”.

Sergio Cardozo, director del Hospital de Esquel reconoció que “la situación en la cordillera es muy complicada» debido al aumento de casos de coronavirus, situación que no se logra contener en el marco de la segunda ola.

«Tenemos el 100% de las camas de la terapia intensiva ocupadas con personas que ocupan la asistencia respiratoria mecánica. No vemos que esto vaya a mejorar. Hoy solamente hay sólo 2 camas de sala para la atención para Covid”, aclaró. Y agregó que “No se atiende a nadie en las ambulancias. Pero asisten pacientes en las ambulancias de los pueblos vecinos. A veces, llegaron y tuvieron que esperar en el patio del hospital porque no había espacio».

“Estamos saturados en todos los niveles porque incluso el sector no Covid también está lleno. La gente no toma conciencia y vamos a seguir de la misma manera por algunos meses más. No se toma conciencia a pesar de las muertes porque sigue un nivel alto de contagio”, alertó.

Cardozo pidió que se tomen mayores restricciones para contener los contagios: “Creo que habría que tener un nivel de restricciones similar al de Comodoro Rivadavia. Lo comuniqué a las autoridades pero uno no tiene ese nivel de decisión. Ya le avisamos a todos porque no podemos armar más camas en ningún lado. Hace más de 1 mes que vengo diciendo todo esto y hay que cuidarse porque todo el sistema está saturado. Cuando la gente quiera internarse, no va a tener lugar y se va a enojar pero sí entienden en salir de ‘joda”, reclamó.

La directora Clínica Asociada del hospital de Comodoro, Verónica Álvarez, confirmó al portal de noticias Adnsur que “hay totalidad de ocupación de camas en Unidad de Terapia Intensiva y en clínica médica”, por pacientes covid y no covid. La médica pidió además más restricciones para mitigar el impacto de la segunda ola de contagios en la ciudad.La mujer confirmó esta mañana que, en el sector de terapia intensiva, “las camas covid y no covid están llenas”, escenario que se replica en el área de clínica médica. Trascendió además que, en la guardia del nosocomio hay personas internadas que esperan que se desocupe una cama.

“Hay totalidad de ocupación de camas en Unidad de Terapia Intensiva y en clínica médica” por pacientes covid y no covid, señaló Verónica Álvarez, directora Clínica Asociada del hospital. Sobre el sector de Clínica Médica, planteó que “estamos bastante colapsados. Estas últimas dos semanas se notó aumento de casos más que nada en terapia intensiva”.

Álvarez comparó la situación del Regional con la del Hospital Alvear y las clínicas privadas de la ciudad: “las terapias están llenas, los derivamos y siempre la respuesta es que está la totalidad completa”.

Para cerrar, la médica del Hospital Regional pidió mayores restricciones para frenar el impacto de la segunda ola de contagios de covid en Chubut: “creo que se deberían tomar más restricciones porque sabemos que hay transmisión comunitaria desde el año pasado, hay gente que se relajó bastante y el contagió está, se nota en el sistema de salud”, dijo finalmente.

Así lo informó el director del Hospital Zonal de Esquel, Sergio Cardozo, quien además alertó que “sólo quedan dos camas de clínica médica para toda la zona cordillerana”. En ese marco, también solicitaron el aporte de concentradores de oxígeno para continuar tratamientos de pacientes en su casa.

La situación epidemiológica en la Comarca Andina crece a medida que aumentan los casos de coronavirus en la zona. Actualmente, la situación en los sistemas de salud se encuentra en Fase 5 de las recomendaciones de la Asociación Argentina de Cirugía.

Por razones de fuerzas mayores, confirmaron la suspensión de las cirugías programadas en el hospital, «realizando solo aquellas de carácter urgente en pacientes que no podrían sobrevivir sin ella”, así lo anunció el propio Director del Hospital Zonal de Esquel, Sergio Cardozo.

«Tenemos al 100% de terapia intensiva y en la clínica médica nos quedan 2 camas para toda la zona cordillerana”, dijo. Y destacó que “el estado es crítico y es necesario informarlo. Hay dos camas, nada más para una población estimada entre 80.000 y 100.000 habitantes”.

Además, señaló – a Red 43. que la suspensión de cirugías programadas será «hasta que el número de casos baje. Actualmente hay 300 casos activos en nuestra ciudad nada más, más todos los de la zona”.

CONCENTRADORES DE OXÍGENO

Por su parte, el jefe del departamento de Clínicas Médicas de Esquel, Carlos Píttaro, realizó un llamado a la comunidad para el aporte de concentradores de oxígeno portátiles. Estos son necesarios para continuar los tratamientos de pacientes covid en sus hogares, y de esta manera, «hacer lugar» y poder tener camas a disposición.

«Seguramente hay gente que tiene en desuso alguno de estos concentradores y puede hacer el aporte para externalizar algunos pacientes», mencionó al medio EQS Notas.

Asimismo, subrayó la importancia de «transmitir que en esta situación extrema con esos dispositivos hay gente que puede estar en su casa».

El agresivo avance de una segunda ola de coronavirus en la India llevó al país a romper otro récord mundial en cantidad de casos y muertos diarios. El gobierno lucha por suministrar oxígeno y otros insumos a los hospitales, abrumados por cientos de miles de casos nuevos y casi un millón de infecciones en tres días.

Con 346.786 casos y 2.634 muertes en las últimas 24 horas, más del doble de contagios y de fallecidos reportados en el pico de la primera ola, la segunda nación más poblada del mundo vive un momento crítico con el aumento de las hospitalizaciones y las limitadas existencias de suministros.

La India acumula un total de 16,6 millones de infecciones -está en segundo lugar en el mundo, sólo detrás de Estados Unidos- y 189.544 muertes. Pero en la actualidad es la nación más golpeada del planeta por la pandemia.

Solo la capital, Nueva Delhi, confirmó en la última jornada 24.331 nuevos casos, los que supone aún más presiones sobre sus centros de salud que han estado por días al borde del colapso, por las fallas en el suministro de oxígeno del que dependen cientos de pacientes conectados a respiradores, o que requieren oxígeno suplementario.

«Tsunami de casos»

Este sábado las autoridades del hospital Jaipur Golden, en la capital nacional, informaron de la muerte de 20 pacientes de covid-19 debido a la falta de suministro de oxígeno. Y es sólo un ejemplo de lo que ocurre en gran parte de los centros de salud.

«Ayuda urgente. Tenemos menos de 2 horas de suministro de oxígeno en Moolchand Hospital. Estamos desesperados, hemos intentado con todos los números de teléfono de los centros oficiales, pero no hemos podido conectarnos. Tenemos más de 135 pacientes con COVID y muchos en soporte vital», publicó por la mañana el hospital Moolchand Healthcare, en redes sociales.

De acuerdo al Moolchand, una cadena de hospitales privados en la India, «el tsunami de casos en Delhi causó estragos en el sistema de salud que se estaba recuperando de la primera ola de COVID-19».

Pronóstico preocupante

Muchos expertos predicen que la ola actual no alcanzará su punto máximo durante al menos otras tres semanas y creen que el número real de muertes y casos es mucho mayor que el informado.

El registro diario de contagios en el mundo superó este sábado los 893.000 casos de Covid, principalmente debido al aumento de las cifras en India, informó el diario The Times o India online.

El sistema sanitario de la Ciudad de Buenos Aires se encuentra «cerca del colapso», con una ocupación plena de camas de terapia intensiva en el sector privado y del 80% en los hospitales públicos, lo que llevó a las autoridades a suspender las operaciones que no son urgentes y encendió luces de alarma por la «falta de recursos humanos» para atender a los pacientes afectados por la segunda ola del coronavirus.

Así lo advirtieron a Télam distintas fuentes del sistema sanitario porteño, tanto de las clínicas y sanatorios privados como de la red de hospitales públicos, en donde se comenzó a disponer de otros espacios dentro de las instituciones para sumar camas de cuidados intensivos, como parte de una reorganización de urgencia ante el pico de la pandemia en el distrito, que esta semana llegó a 3.560 casos diarios.

En ese marco, coincidieron en la necesidad de «aplanar la curva de contagios» de Covid-19 en los próximos días, mientras aguardan el impacto positivo de las restricciones a la circulación establecidas por el Gobierno nacional en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en tanto que algunos de los consultados reclamaron por una profundización de las medidas para contener la suba de casos.

Desde la Asociación de Médicos de la Actividad Privada (AMAP) informaron a Télam que la ocupación de camas en las 66 clínicas y sanatorios privados de la Ciudad oscila entre el 95% y el 100%, por tercera semana consecutiva, y alertaron sobre la apertura de nuevos espacios dentro de las clínicas y sanatorios «para abrir camas críticas atendidas por médicos residentes que no están capacitados».

«Si no se aplana la curva pronto, va a convivir esta situación de saturación de pacientes Covid con las patologías características de invierno y no se va a dar abasto», remarcó el prosecretario gremial de la entidad, Fernando Araneo.

El presidente de la Fundación Sanatorio Güemes, Mario Lugones, aseguró que el sistema sanitario está «cerca del colapso» y si bien sostuvo que tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires se agregaron camas para la atención de pacientes, indicó que eso tiene un límite porque «no hay suficientes terapistas y falta el recurso humano».

«Hoy tenemos terapias intensivas manejadas por cirujanos», detalló e insistió con que lo fundamental ahora es «bajar la curva de contagios»; en tanto que sostuvo que «estamos en guerra contra un virus», por lo que llamó a «mantener el distanciamiento social, ponerse tapabocas, lavarse las manos, seguir vacunándonos y necesitamos que la gente deje de circular».

En la red pública de hospitales, en tanto, la ocupación de camas de terapia intensiva en el sector público alcanzó este sábado el 79,7%, de acuerdo al reporte del Ministerio de Salud porteño, que precisó que de las 450 camas disponibles para pacientes graves, unas 359 están ocupadas, por lo cual quedan disponibles en la Ciudad 91 lugares.

El Ministerio de Salud informó 314.835 nuevos casos, un balance diario que ningún país había registrado hasta ahora, en medio de una segunda ola atribuida sobre todo a una «doble mutación» del virus detectada en la nación asiática.

India registró casi 315.000 nuevos casos de coronavirus en 24 horas, un récord no solo para el país sino a nivel mundial, que pone a los hospitales de Nueva Delhi al límite de sus capacidades con una preocupante escasez de oxígeno medicinal.

El Ministerio de Salud informó 314.835 nuevos casos, un balance diario que ningún país había registrado hasta ahora, en medio de una segunda ola atribuida sobre todo a una «doble mutación» del virus detectada en la nación asiática.

Esto eleva a 15,9 millones el número de personas contagiadas en India desde el inicio de la pandemia, lo que le convierte en el segundo país más afectado por el coronavirus, detrás de Estados Unidos y por delante de Brasil.

Sin embargo, Brasil, con sus 212 millones de habitantes, registró unos 381.000 fallecidos, el doble de India, donde viven 1.300 millones de personas.

Varios hospitales y clínicas de Nueva Delhi lanzaron un llamado desesperado al Gobierno central para que proporcione urgentemente suministros de oxígeno para cientos de pacientes que reciben ventilación pulmonar asistida, informó la agencia de noticias AFP.

El miércoles, la capital recibió 500 toneladas de oxígeno medicinal, una cantidad muy inferior a las 700 toneladas diarias que se necesitan actualmente.

El Gobierno de la urbe de 25 millones de habitantes acusó a los Estados vecinos gobernados por el BJP, el partido del primer ministro Narendra Modi, de retrasar el abastecimiento.

Mandatarios de más de una decena de estados brasileros solicitaron a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) «ayuda humanitaria» contra el Covid-19, advirtiendo la falta de medidas efectivas que contrarresten el crecimmiento exponencial de casos positivos y fallecidos en el vecino país.

El pedido fue realizado en un foro entre gobernadores de once estados de Brasil y la subsecretaria General de la ONU, Amina Mohamed. Asimismo, los dirigentes remitieron una carta al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, donde redoblaron las críticas hacia la administración de Jair Bolsonaro en el contexto de la pandemia.

“Hay 11 estados en los que a los pacientes hospitalizados les faltan analgésicos, sedantes y en algunos, incluso, oxígeno. En otras palabras, es necesario que la ONU brinde esta ayuda humanitaria ofreciendo tratamientos para los enfermos de Covid-19”, expresó, entre otros, el gobernador de Piauí, Wellington Dias.

Las cuarentenas que duraron más de un mes en Brasil provocaron una reducción de la ocupación -colapsada- de las terapias intensivas tanto en la red pública como privada, por lo que el propio laboratorio federal Fiocruz, que depende del Ministerio de Salud nacional, recomendó este jueves mantener el confinamiento en el país que es el eje de la pandemia, con un promedio superior a 3.000 muertos diarios.

La situación en Brasil es dramática con 17 capitales de estados con una ocupación hospitalaria superior al 90%, según datos oficiales, y especialistas ya advierten que este puede ser el peor mes de la pandemia hasta ahora.

La organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) calificó hoy la situación como «una catástrofe humanitaria» y responsabilizó al Gobierno de Jair Bolsonaro por no haber implementado «un plan nacional coordinado para enfrentar la pandemia en más de un año, en una conferencia de prensa virtual.

«Brasil tiene la capacidad y los recursos para enfrentar mejor esta pandemia y es inaceptable que no los utilice. Si actúan ahora, pueden salvar vidas», aseguró la directora general de MSF, Meinie Nicolai.

El miércoles el estado San Pablo, el más afectado por el coronavirus en Brasil, informó que está a pocos días del colapso de sedantes y otros fármacos necesarios para intubar sin dolor a los pacientes de terapia intensiva víctimas de Covid-19 y reclamó un urgente envío de remedios al Ministerio de Salud federal.

En este difícil contexto, la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) lanzó su boletín epidemiológico que chocó de frente con la gestión del presidente Jair Bolsonaro: el laboratorio oficial recomendó coordinar las cuarentenas en los grandes centros urbanos para reducir el número «dramático» de muertes y contagios.

Brasil carece de una coordinación nacional de las cuarentenas debido a que son rechazadas por el presidente Bolsonaro, razón por la cual ya renunciaron dos de los cuatro ministros de Salud que han pasado por la cartera durante la pandemia y por la cual la responsabilidad y el costo político ha sido asumido por gobernadores e intendentes.

Pese a la negativa del Gobierno federal, el miércoles la Asociación Nacional de Hospitales Privados (Anahp) destacó que las medidas estrictas como cuarentenas y toques de queda están funcionando.

La cuarentena con toque de queda en al menos 17 estados durante marzo y parte de abril provocó una caída de 13 puntos porcentuales, del 98% a 85% en la ocupación de sanatorios y clínicas particulares, según la asociación.

«Teníamos un escenario de horror, con 150%, 160% de ocupación, con fila, llegando ahora 85%, 90%. Es una situación crítica pero que ahora parece buena», dijo Antonio Brito, director de la entidad.

San Pablo, que tiene una población de 46 millones, similar a la Argentina, superó los 85.000 muertos y redujo del 91% el 1 de abril al 85,5% la ocupación de las terapias intensivas con las cuarentenas rígidas sin comercios abiertos para transacciones presenciales, una medida en vigor desde el 12 de marzo hasta el próximo domingo.

Por estos números, el presidente Bolsonaro, quien será blanco de una investigación sobre las omisiones de su Gobierno durante la pandemia, recibió por parte de los científicos de Fiocruz, laboratorio que desarrolla la vacuna de AstraZeneca a nivel local, la recomendación para coordinar el confinamiento.

«Para controlar la propagación de la pandemia y preservar vidas, los investigadores refuerzan que es fundamental que los municipios brasileños, especialmente los que conforman las regiones metropolitanas, adopten medidas convergentes y sinérgicas, especialmente dentro de cada Región Metropolitana», sentenció el boletín de Fiocruz.

Y advirtió: «La flexibilización de las medidas restrictivas puede resultar en una aceleración en la tasa de transmisión y, por lo tanto, en casos severos de Covid-19 en las próximas semanas».

Brasil llegó el miércoles a los 361.884 muertos por coronavirus, con 3.459 decesos en las últimas 24 horas y 73.513 nuevos casos, lo que elevó el total de infectados a 13.673.507.

Solo en los últimos siete días, Brasil registró un promedio de 3.015 muertos diarios, una evolución que lo mantiene como el segundo país con más fallecidos por la pandemia, sólo detrás de Estados Unidos.

Para MSF, una de las principales razones por las que Brasil no ha logrado evitar esta «catástrofe humanitaria» y controlar mejor la segunda ola de la pandemia es porque el Gobierno federal de Bolsonaro se niega a «implementar una política clara y coordinada a nivel nacional».

Nicolai destacó que la aparición y transmisión de la nueva variante surgida en Manaos, conocida como P1, «no explica la dimensión de la crisis que se ve en Brasil».

«Lo comparamos con la situación con Sudáfrica, donde surgió otra nueva variante y se frenó un poco la segunda ola de otra manera. Por eso, le pedimos al Gobierno de Brasil que implemente medidas que ya demostraron ser efectivas en otros países», concluyó la directora general de MSF, organización que trabaja en el territorio brasileño desde 1991 y con amplia experiencia en epidemias en el mundo.

Las unidades de terapia intensiva reciben cada vez a más personas menores de 50 años con COVID-19. Los profesionales del sector temen un colapso ya que, además, los pacientes jóvenes tienen una internación más larga, de entre 15 y 20 días.

La segunda ola de coronavirus en la Argentina afecta sobre todo a las personas más jóvenes. La franja etaria que va desde los 25 a los 49 años es la que más elevó la curva de contagios, pero también es la que más hizo crecer la ocupación de camas de terapia intensiva.

Los pacientes críticos menores de 50 años pasan cuatro días más de internación que los adultos mayores, lo que hace que se vuelva más lenta la rotación, generando una amenaza para el sistema de salud, adicional al aumento de casos.

“Los pacientes jóvenes tienen una internación más larga, de entre 15 y 20 días. Y dificultan el movimiento de las camas. Resisten más y se quedan más tiempo, desde luego. Y la posibilidad de ingresar nuevos pacientes se acorta”, detalla la presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, observa Rosa Reina, en diálogo con TN.

El médico clínico y miembro del comité de expertos que asesora a Alberto Fernández, Luis Cámera, agrega que “al haber una mayor cantidad de jóvenes infectados, inevitablemente termina impactando en las internaciones. La segunda ola avanza mucho más rápido y los más jóvenes van invadiendo el terreno”.

Para el infectólogo Eduardo López, quien también asesora al Gobierno nacional, «el 50% de los casos actuales son personas menores a 50 años, por lo que el impacto en la mortalidad debería ser menor. Pero el promedio que un individuo pasa en terapia intensiva sigue igual: no baja de los 14 días”.