Tag

estatales

Browsing

El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, anunció este miércoles un aumento salarial para los empleados de la Administración Pública Provincial. Se trata de un 38% de incremento.

Arcioni dio a conocer la decisión de avanzar con un incremento salarial durante un acto que encabezó este miércoles pasadas las 13 horas afuera de Casa de Gobierno en Rawson, y ante la presencia de parte de su gabinete.

 “La mayoría de los gremios han suscrito un acuerdo salarial que contempla un aumento del 38% y una revisión en julio si supera la inflación. Nos hemos propuesto el ordenamiento del estado, que implica el reconocimiento a los trabajadores que hacen que nuestra provincia se mantenga en pie», agregó.

Y aclaró – ante la presencia de funcionarios y dirigentes – que «Hoy estamos en condiciones de anunciar y presentar el nuevo Convenio Colectivo Unificado para la Administración Pública del Chubut”.

Arcioni aseguró que siempre ha sido una inquietud desde los gremios a la hora de discutir paritarias “Esta es una ley , la ex 1987, que nos va a permitir alcanzar los objetivos propuestos desde el primer día: La mejor y efectiva prestación”, dijo,

Además, confirmó que tomó la decisión de que 8.500 agentes pasen a planta permanente. “Es un reconocimiento dentro del marco de la legalidad que nos rige”.

Los dirigentes y afiliados a ATE Madryn se movilizaron por las calles con el fin de visibilizar el reclamo para que el Gobierno provincial cumpla con los puntos acordados y firmados.

En el marco del paro provincial los trabajadores nucleados en ATE marcharon por las calles de Puerto Madryn. A media mañana del miércoles salieron desde la sede gremial, ubicada en Domecq García y Roberto Gómez, en dirección a la Secretaría de Trabajo.

“La idea fue hacer la presentación de un documento que exprese los desatinos que la Secretaría de Trabajo, a través del Ministerio donde está inserta, está cometiendo en este conflicto” dijo Roberto Cabeda, secretario de ATE Madryn.

Durante su recorrido la dirigencia gremial junto a un grupo de mujeres y hombres trabajadores detuvieron su marcha en el Registro Civil Centro donde expresaron las razones que condujeron a la medida de fuerza.

Tras varios minutos de permanecer allí continuaron su movilización hasta la delegación de la Secretaría de Trabajo de Madryn donde le entregaron al delegado una nota en repudio a la resolución dictada por el organismo laboral provincial.

“La idea es que el Estado deje de jugar al avestruz y que comprendan que el reclamo tiene que ver con puntos ya acordados. Qué vamos a firmar lo que ya firmamos y no cumplieron. Estamos esperando a que nos convoquen para que nos digan `acá está, por lo menos empezamos a cumplir´” expresó el secretario General de ATE Madryn.

El representante de los trabajadores lamentó la postura asumida por los representantes del Gobierno nacional y que atribuyó a “una mirada flexibilizadora del trabajo” acotando que el pedido central es “el pase a planta de los compañeros porque hay trabajo en negro en el Estado. Esto representa que no tengan obra social, que no tienen asignaciones familiares, que te echan en el marco que no te recibo más la factura. Además de incorporé con sueldos miserables de una cuarta parte del personal que está en planta”.

Desde el gremio del Estado consideran que este accionar apunta a una mirada asociada a la flexiblización laboral.

La pérdida salarial que sufren los empleados públicos y jubilados chubutenses se ha transformado en moneda corriente frente a la disparada inflacionaria que golpea los bolsillos en los últimos años. En lo que va de 2022 emparejaron a la suba de precios; pero en 2020 y 2021 los sueldos quedaron marcadamente rezagados frente a la inflación, produciéndose la peor caída en 2021. Las retracciones de 2017 y 2018 no lograron ser equilibradas con las mejoras de 2019.

El poder adquisitivo de los casi 65.000 trabajadores estatales y jubilados provinciales de Chubut empató a la inflación en lo que va de 2022, pero no consiguieron recuperar las fuertes pérdidas producidas en los sueldos por los congelamientos de 2020 y 2021.

Desde 2019 que los salarios en la provincia no le ganan ni le empatan a la inflación, pero además se suman las pérdidas que se generaron antes de la pandemia. En los últimos seis años solamente en uno los sueldos pudieron estar por encima de la suba de precios.

Cinco años de pérdidas casi constantes

En base a la información oficial que ofrece el Ministerio de Economía que comanda Oscar Antonena, las masas salariales mensuales que se vienen ejecutando en los últimos años han quedado muy por debajo de los niveles inflacionarios que se registran en la Patagonia.

En 2017 los salarios perdieron 7,3 puntos respecto del IPC Patagonia que informa el INDEC para la región y en el año siguiente la retracción del poder adquisitivo llegó a los 12,5 puntos porcentuales.

Esos fueron dos años de fuerte ajuste del gobierno para con los ingresos de los estatales y jubilados chubutenses, que en buena parte se revirtieron producto de un fuerte proceso de luchas gremiales durante 2019.

Sin recuperar todo lo perdido en los años anteriores, en 2019 la masa salarial desembolsada a la lo largo del año tuvo una mejora de 3,7 puntos porcentuales; pero esa fue la última oportunidad en que los salarios le ganaron a la inflación.

Con la irrupción de la pandemia en 2020 los sueldos terminaron el año con una contracción de 17,8 puntos y cuando se comenzaba a cerrar la etapa del COVID los salarios tuvieron su peor pérdida en 2021 con una brutal caída de 35 puntos porcentuales.

Un 2022 empatado con la inflación

Este año la gestión de Arcioni y Antonena retomó las negociaciones paritarias y otorgó incrementos de sueldos con porcentajes y sumas fijas, pero a pesar de esos aumentos los salarios provinciales de estatales y jubilados apenas consiguieron empatar a la suba incontrolable de precios.

Este lunes 27 de junio se celebra el Día del Trabajador del Estado en virtud de la Ley 26.876 que fue sancionada en 2013.

«Establécese el 27 de junio como día de descanso para los empleados de la administración pública nacional, en los que no se prestarán tareas, asimilándose el mismo a los feriados nacionales a todos los efectos legales», dispone la norma.

Por esa razón, las oficinas y dependencias que dependen del Ejecutivo nacional y en algunas provincias como Buenos Aires, que adhirió en el año 2014, mediante la Ley 14.600, permanecerán cerradas.

Para el resto de los empleados, recién en dos semanas se podrá disfrutar de un día de descanso el sábado 9 de julio. Este feriado no es trasladable, por lo que lamentablemente no habrá un fin de semana largo como pudimos disfrutar hace poco.

Trabajadores comprendidos en el CTA y organizaciones estatales afines a la central obrera madre cumplieron ayer con un paro de actividades de 24 horas, exigiendo mejores salarios y paritarias convencionales trimestrales. Algunos docentes y auxiliares de la educación de la región valletana acataron el plan de lucha resuelto a nivel nacional, cuya movilización se realizó en Buenos Aires con el rechazo al pago de la deuda al Fondo Monetario Internacional.

Aunque no hubo cifras precisas o estimadas sobre la adhesión a la medida de fuerza, la situación fue provechosa para reiterar el malestar sindical, en el caso de Chubut, a la última propuesta salarial del Gobierno, que alcanza un 15% a pagar en tres cuotas desde agosto.

El paro de la CTA declarado a nivel nacional tuvo en Chubut el acompañamiento de ATE y Atech. Y si bien la consigna inicial estuvo vinculada al rechazo del pago de la deuda al FMI, en la provincia se agregaron otros pedidos de urgencia.

En Chubut, la Jornada Nacional de Lucha gremial incluyó reclamos de paritarias trimestrales, sueldos por encima de la inflación, salario mínimo acorde a la canasta familiar (familia tipo 4 personas), convenios colectivos de trabajo para todos los trabajadores de la Administración Pública provincial dependiente del Poder Ejecutivo, y equidad salarial entre sectores de trabajo que prestan los mismos servicios.

Concretado el plan de lucha, el sector estatal es consciente que se avecina un descuento en los sueldos por día no trabajado. Y si bien hubo escuelas donde el acatamiento fue notorio, en la mayoría la actividad fue normal.

Seguramente, cuando se reinicie la discusión paritaria esta semana el descuento será un tema a plantear por parte de las organizaciones sindicales.

La oferta expresada en la reunión paritaria consta de tres tramos del 5% para agosto, septiembre y octubre, respectivamente. ATECH calificó la propuesta como insuficiente.

En la tarde de este martes se llevó a cabo la reunión convocada por el gobierno con los secretarios generales de los gremios estatales, para discutir la pauta salarial para el segundo semestre. El encuentro se desarrolló en el SUM del edificio de Vialidad Provincial en Rawson.

Según informa ADN SUR, en la reunión, encabezada por el ministro de Gobierno, Cristian Ayala, se plasmó la oferta de una suba al básico de tres tramos del 5%, a pagarse con los sueldos de agosto, septiembre y octubre.

De acuerdo a la oferta del Poder Ejecutivo, se trata de un acumulado en esta etapa que llega al 18%, al que los voceros del gabinete suman el acumulado del 57% que venía desde el año pasado: el 30% que se otorgó por decreto y los tres tramos del 8, 7 y 6% que suman un total que se aproxima al 75%.

El encuentro estuvo precedido por una manifestación previa de Atech –que había convocado a un paro- y un planteo de su secretario general, Daniel Murphy, por la ausencia del gremio de los docentes privados, Sadop, en la convocatoria realizada por el gobierno.

Una de las grandes ausencias fue la del secretario general de ATE, Guillermo Quiroga, quien no asistió a pesar de que se había anunciado una paritaria general para todos los sindicatos estatales.

Finalizada la reunión, el secretario general de ATECH, Daniel Murphy, se dirigió a los manifestantes y calificó a la oferta como insuficiente. «Es una muestra más del ajuste que busca implementar el gobierno, vamos a seguir luchando desde el sector docente».

El promedio salarial que paga la provincia de Chubut a empleados públicos y jubilados provinciales los mantiene permanentemente al borde de la pobreza. Los últimos incrementos de sueldos los alejaron un poco de los temibles subsuelos de la miseria, pero aún siguen caminando por la cornisa que puede arrojarlos al barranco. Mayo será el mes de la reapertura de las paritarias y el debate estará dado qué tan cerca o tan lejos quedan los salarios de la pobreza en la provincia, mientras la inflación sigue deteriorando el poder adquisitivo. La destrucción del poder de compra es brutal desde el comienzo de la pandemia.

El mes de mayo arrancará en medio de una disparada inflacionaria que en marzo llegó al 7,4% en la Patagonia y que se mantendría en niveles similares luego de lo ocurrido en abril. El próximo 10 de mayo está prevista la reapertura de paritarias con los trabajadores estatales, y el foco estará puesto en cuánto pueden recuperar de lo perdido en el primer trimestre y cuánto pueden anticiparse a los impactos inflacionarios futuros.

Durante el último año los empleados públicos y los jubilados provinciales estuvieron siempre a punto de caer bajo la línea de la pobreza, particularmente en el mes de octubre pasado cuando el salario promedio casi empató con el costo de vida y la miseria se transformó en un fantasma que amenazó con vaciar el bolsillo de los estatales.

A lo largo del tercer trimestre de 2021 se atravesó el peor momento para el poder adquisitivo de los empleados públicos y jubilados, en la medida en que la inflación fue en aumento y el poder de compra se fue achicando; como producto del congelamiento salarial y los constantes atrasos en los pagos que generó durante largos meses el pago escalonado.

Un empate rumbo al descenso

En octubre el sueldo promedio casi quedó empatado con el costo de la Canasta Básica Total medida en Comodoro Rivadavia por el Observatorio de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de la Patagonia, que conduce el economista César Herrara.

Con un sueldo promedio ubicado en 83.773 pesos y un costo de vida que llegó a los 83.421 pesos, los estatales y jubilados necesitaron en ese mes el 99,6% de sus ingresos para escaparle raspando a la pobreza que los estaba atrapando y absorbía casi la totalidad de lo que recibían mensualmente como pago del Estado.

En el último mes de la pre pandemia, el salario promedio estatal en Chubut estaba en los 71.734 pesos y para vivir se necesitaban 47.496 pesos al mes. En ese momento todavía se sentían los impactos positivos de las recomposiciones salariales conquistadas en 2019 y la cláusula gatillo iba acompañando la inflación.

Al irrumpir la pandemia de Covid, las cuarentenas y el ajuste -que se transformó en congelamiento salarial- el poder de compra de los sueldos en la provincia se desplomó y puso a los estatales y jubilados al borde de ser técnica y prácticamente pobres.

Una leve mejoría

Entre los meses de noviembre y enero la brecha frente a la suba de la Canasta Básica Total se amplió y les dio un pequeño respiro a los escuálidos bolsillos estatales, aunque la pobreza era una realidad que los acechaba de manera permanente y el margen de maniobra fue muy estrecho en ese período.

El 30% de incremento por decreto que firmó el gobernador Mariano Arcioni -pagaderos en un 10% en septiembre, otros 10% en febrero y 10% más en marzo- no tuvo impacto positivo hasta finales de año.

A ese pequeño margen de mejora conseguido por los aumentos salariales -donde se incluyó un incremento del 10% y la absorción del bono de 5.000 pesos-se le sumó el efecto retroactivo generado por el pago de los sueldos atrasados y el fin del pago escalonado.

Recién en febrero y marzo, con las posteriores dos cuotas de aumentos en los sueldos, los estatales y los jubilados consiguieron ensanchar la brecha con la pobreza. Ahora la inflación descontrolada vuelve a poner los sueldos provinciales al borde del abismo de la miseria.

El mayor impacto positivo para el poder adquisitivo se produjo en este mes de abril que concluyó, ya que el adelantamiento del aumento de mayo -13% en total- y el bono de 20.000 pesos -por única vez para los que ganan menos de 100.000 pesos- hicieron que la brecha se ensanche en sus niveles más amplios. Como consecuencia, los estatales transitaron un momento en el que fueron menos pobres durante el último año; aunque ese salario es el que se cobrará recién estos primeros días de mayo.

Vale aclarar que aún no existen mediciones certeras del valor de la canasta familiar y habrá que esperar por lo menos una quincena o más para saber si ese distanciamiento con la pobreza se consolida en los salarios de los estatales y jubilados.

Paritarias e inflación

La inflación del INDEC para marzo pasado fue de 7,4% según el IPC Patagonia, pero desde el Observatorio de Economía se proyectaba que para ese mismo mes la suba de la Canasta Básica Total en Comodoro Rivadavia rondaría entre 8 y el 10%; marcando inclusive un aumento superior al informado por el INDEC.

Un panorama similar habría que esperar con los datos de abril, aunque todavía no se cuenta información certera del INDEC -que informará la inflación patagónica recién el próximo 12 de mayo- y habrá que esperar aún más para conocer el dato de la CBT que mide el Observatorio.

Lo cierto es que las mejoras obtenidas hasta abril y ese distanciamiento de los sueldos frente a la pobreza podría esfumarse con el avance inflacionario desmedido que se viene dando en los últimos dos meses y habrá que esperar el comportamiento de los precios mientras se sigue desarrollando la disparada de los commodities producto de la guerra en Ucrania.

La reapertura de las paritarias con estatales prevista para el martes de 10 de mayo abre un proceso de puja salarial que determinará si los estatales logran alejarse de la crisis o vuelven a acercarse a los niveles de pobreza como sucedió en buena parte de los últimos meses.

Según el INDEC, solamente en el primer trimestre de 2022 la suba de precios en la Patagonia fue de 16,7%, con la enorme disparada de marzo que llegó a 7,4% y fue la más alta en todo el país.

Si bien los aumentos dados por el Gobierno provincial permitieron que los estatales y jubilados le peleen durante los últimos tres meses a la inflación, no menos cierto es que no se recuperó el poder adquisitivo de la pre pandemia. Allí reside una de las claves principales del deterioro del poder adquisitivo de poco más de 64.000 trabajadores activos y pasivos.

En marzo de 2020 los gastos para cubrir la Canasta Básica Total representaban 66,2% del salario promedio en Chubut que cobraban estatales y jubilados provinciales. Ese porcentaje saltó al alarmante 99,6% en octubre de 2021 y descendió levemente al 86% en abril de este año -sobre la base de proyecciones conservadoras respecto de la inflación provincial-.

La diferencia es notoria y la cercanía con el abismo de la pobreza asusta, porque se trata de trabajadores en actividad y jubilados que se sacrificaron durante gran parte de su vida. Sin embargo, la falta de una recomposición salarial que contemple la pérdida de poder adquisitivo y la galopante inflación imperante siguen destruyendo el poder de compra de los sueldos en Chubut.

Anunciaron  el pago de un bono extraordinario de 20 mil pesos, por única vez, para aquellos agentes públicos y jubilados que perciben hasta 100 mil pesos de sueldo.

Al mismo tiempo, se acordó adelantar el aumento del 6% correspondiente a los haberes de mayo, previamente acordado en paritarias, con los sueldos de abril. Lo que hace un total del 13% teniendo en cuenta el 7% de aumento del corriente mes.

El encuentro se desarrolló en el SUM de Vialidad y participaron el secretario general de Gobierno, Alejandro Sandilo, los ministros de Gobierno y Justicia, Cristian Ayala, de Economía y Crédito Público, Oscar Antonena, los subsecretarios de Trabajo, Tobías Gaud y de Gestión Presupuestaria Rita Cárdenas, y los representantes de los gremios Atech, Agremech, Anet, Apissys, Atasa, ATE, Soyeap, Sisap, Sitraed, Sitos, Sitravich, Sutap, UDA, Upcn, Sindicato de Fraternidad y Unión Ferroviaria.

Ayala puntualizó que «se ha decidido adelantar el 6% que se había acordado con los trabajadores públicos provinciales con los haberes de mayo, serán percibidos con los haberes del mes de abril. Así que es un adelantamiento de este 6%, por lo cual, con los haberes del mes de abril los empleados públicos provinciales van a cobrar el 7% correspondiente, más el 6%, lo cual hace un total de un 13% con los haberes del mes de abril».

Se otorgará un bono extraordinario, remunerativo de $20.000 para aquellos agentes de la Administración Pública Central y jubilados que cobren hasta cien mil pesos netos, pagaderos conjuntamente con los haberes correspondientes al mes de abril, el que será liquidado de conformidad a lo establecido.

En el caso de los agentes que perciben retribuciones del Estado Provincial en concepto de horas cátedras, se les liquidará la totalidad del bono, siempre y cuando cumplan un mínimo de 17 horas semanales para el Nivel Superior y, 20 horas en el Nivel Secundario. Mientras que se liquidará en forma proporcional a quienes cumplan una cantidad de horas inferior a las citadas en ambos niveles.

Además, en caso que se haya acordado en distintos sectores de la Administración Pública mediante paritarias homologadas por la Secretaría de Trabajo, un incremento del 6% para el mes de mayo, será liquidado y abonado con los haberes de abril del 2022.

El objetivo de la reunión es que la diputada nacional les de una solución sobre el aumento de sueldo no recibido.

En horas de la mañana de este viernes se llevará a cabo una reunión en inmediaciones del Concejo de Comodoro entre policías estatales y parte del gabinete de Juntos por el Cambio.

“La reunión es con Ana Clara Romero, lo que queremos es que nos digan que podemos hacer ante la falta de respuesta por parte del gobierno provincial” indicó José Castro suboficial mayor retirado a los micrófonos del móvil de Radio del Mar.

Es que a los policías de Chubut les indicaron que no recibirán el aumento del 30% pactado por decreto el pasado agosto del 2021. “Sólo recibimos el 10% de lo acordado y en el mes de febrero nos llamó el Ministro de Economía Oscar Antonena informándonos que no nos pagarán los otros 20% acordados sin explicación alguna” denunció Castro.

«Nosotros no le creemos nada de lo que nos dice el gobierno de Chubut, siempre nos miente y no solo a nosotros también a los docentes y al personal de salud. Todos trabajamos para recibir un salario digno».

El objetivo de la reunión es “poder expresar nuestro descontento con el trato recibido y ver si desde Juntos por el Cambio y la diputada Ana Clara Romero nos da una solución legal contra el gobierno”-aseguró el suboficial retirado.