Tag

Indec

Browsing

El Indec ha dado conocer los nuevos valores, calculados sobre el mes de marzo, de la Canasta Básica Total (CBT), la cual fija la línea de pobreza, y de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que estipula la línea de indigencia. La primera se sitúa en $60.874 y la segunda en $25.685, aumentando un 5% y un 4,5% respectivamente en relación al mes anterior.

Mientras tanto, el Salario Mínimo, Vital y Móvil continúa en $21.600; y la jubilación mínima que cobra la mayoría de los jubilados en $20.571; el salario de una empleada de casa particular promedia $23.000; un programa social como el Potenciar Trabajo se halla en $10.800, y la Asignación Universal por Hijo es de $4.000. Todas cifras fijadas por el Estado que están debajo de la línea de indigencia, y denotan el grado de pauperización social a que es sometida la población trabajadora.

La CBT acumuló un aumento del 13,2% en el primer trimestre de 2021, es decir que incluso sube por encima de la inflación general, lo cual demuestra que son los trabajadores los más golpeados. En marzo, los precios de los alimentos registraron avances del 4,6%, con cifras más altas en productos de consumo popular como la carne (6,8%), en los lácteos (6,8%) y en el aceite (6,4%).

Salta a la vista el fracaso rotundo que ha significado la política de control de precios llevada adelante por el gobierno. La ausencia de medidas reales ha dado lugar a la remarcación de precios por parte de las empresas y al traslado interno del precio internacional en alza de las materias primas. La única vía de combatir ello es con la apertura de los libros de la cadena de valor para evaluar los costos de producción y comercialización, y la nacionalización del comercio exterior para evitar que los precios internos se acoplen a los internacionales.

Por otro lado, el pacto no escrito que mantienen entre el gobierno de Alberto Fernández, las patronales y las burocracias sindicales para imponer techos salariales, se traduce en que los sueldos evolucionaron a un ritmo mucho más lento en relación al avance del costo de vida. Mientras que las canastas de pobreza y de indigencia tuvieron un aumento interanual del 48% y del 45%, respectivamente, el promedio salarial del sector privado (calculado por medio del índice RIPTE) experimentó un incremento de tan solo el 28,21% en un año.

La brecha entre los ingresos y la línea de pobreza se ensancha en el universo de la informalidad laboral, donde los salarios son menores y su actualización más rezagada. Para dimensionar el alcance del trabajo no registrado en el país vale tener en cuenta que según datos oficiales más de 5 millones de personas que recibieron el IFE el año pasado no cuentan con aportes en el sistema previsional, es decir que son trabajadores se encuentran precarizados o en negro. De ellos, 1.428.000.000 son jóvenes entre 18 y 24 años.

En un escenario donde cada vez más trabajadores se hunden en la pobreza, exigimos un Salario Mínimo, Vital y Móvil de $60.874. Con este planteo, el Plenario del Sindicalismo Combativo junto con el Frente de Lucha Piquetero se moviliza el próximo 27 de abril al Consejo del Salario Mínimo, unificando en las calles los reclamos del movimiento obrero ocupado y desocupado.

La actividad económica de Argentina cayó 1 %  en febrero respecto al mes anterior, y 2,6 % interanual, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La merma registrada puso freno a una racha de nueve meses consecutivos en alza, según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que elabora el organismo.

Anteriormente, el país había registrado un fuerte desplome en abril de 2020, 17,2 % en comparación al mes anterior, debido a la aplicación de una cuarentena estricta por el coronavirus. A partir de allí, todos los meses cerraron en alza.

En su informe, el Indec detalla que los tres sectores de mayor crecimiento en febrero fueron el de la construcción (11,7 %), intermediación financiera (3,5 %) y comercio mayorista, minorista y reparaciones (3,4 %).

Argentina atraviesa la segunda ola de coronavirus y las autoridades reconocen que es «el peor momento de la pandemia». Debido al fuerte incremento de los contagios y muertes, la Casa Rosada decidió aplicar restricciones a la circulación nocturna, suspender las clases en la zona metropolitana de Buenos Aires, entre otras medidas.

Fuente: RT

La utilización de la capacidad instalada de la industria alcanzó en febrero el 58,3%, por debajo del 59,4 % de igual mes del año pasado, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Sin embargo, ese nivel de uso del 58,3% de maquinarias y equipos durante febrero estuvo por encima del 57,2 % de enero, informó el organismo.

El Indec había informado la semana pasada que la actividad industrial registró en febrero un incremento de 1,6% interanual, pero estuvo 1,6% por debajo de la de enero.

Desde el Ministerio de Economía destacaron, luego de que se dieran a conocer las cifras, que en el primer bimestre de cada año “suelen realizarse paradas de planta programadas y, dependiendo del mes en que se realicen, pueden afectar la comparación interanual».

Y en ese sentido, este año se realizaron «varias paradas de planta programadas en febrero impulsando en parte la caída interanual del mes”, como las registradas por las empresas asociadas a Cámara Argentina del Acero o en varias terminales de la industria automotriz.

Del informe se destaca que nuevamente las mayores subas continúan siendo en Minerales no metálicos (+12,9 puntos porcentuales interanuales) y Metalmecánica (+6,5 pp ia).

En ese sentido, se destacó que la utilización de la capacidad instalada de estos sectores crece por sexto mes consecutivo impulsada por el dinamismo de la construcción y de la producción de varios rubros de la metalmecánica, como Maquinaria y equipo (maquinaria agrícola y electrodomésticos), Equipos y aparatos de informática, televisión y comunicaciones y componentes electrónicos, Productos de metal, entre otros.

Por sector

También creció la utilización de capacidad instalada de Textiles (+5,9 pp ia); Caucho y plástico (+3,6 pp ia) y Alimentos y bebidas (+2,6 pp ia), este último por mayor nivel de molienda de oleaginosas y aumento en la actividad de plantas productoras de gaseosas y cervezas.

De los restantes siete sectores, la mayor caída correspondió a Químicos (-15,9 pp ia), debido a las paradas de planta realizadas en varios establecimientos productivos. También se vieron afectados por este tipo de paradas programadas Metálicas básicas (-2,8 pp ia) y Automotriz (-4,1 pp ia), sectores que registraron caída en su UCII luego de tres meses en alza.

Así, durante febrero, con una utilización de la capacidad instalada en la industria en torno al 58,3%, se destacaron por encima de ese promedio los rubros Refinación del petróleo, 77,3%: Productos minerales no metálicos, vinculados a la construcción, el 75,3%; Industrias metálicas básicas, 70,1%; Papel y cartón, 69,1%; y productos alimenticios y bebidas 62,8%.

Los bloques sectoriales que se ubicaron debajo del nivel general fueron productos del tabaco, con el 56,7%; sustancias y productos químicos, 55,5%; edición e impresión, 53,5%; productos de caucho y plástico. 50,6%: Textiles, 49,8%; Metalmecánica 46,3%; e industria automotriz, 33,4%.

La semana pasada, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, adelantó que «los primeros datos industriales de marzo son alentadores», tras conocerse los indicadores de la actividad de la construcción y la producción industrial de febrero, que mostraron una mejora interanual del 22,7% y 1,6%, respectivamente.

«Los primeros datos industriales de marzo son alentadores; por supuesto que la comparación contra 2020 va a dar ahora muy alta producto de que ya comparamos contra meses pandémicos; aún así, comparando contra 2019 los datos son positivos», afirmó Kulfas en su cuenta de Twitter.

«La industria tuvo un verano fabricando por encima de los niveles prepandemia; ahora bien, el dato de febrero fue algo peor al de enero (con una caída del 1,6% intermensual); ese dato era previsible y ya lo veníamos señalando; no se trata de un freno en la recuperación, sino que las paradas de planta por vacaciones este año se dieron más en febrero que en enero, a diferencia de 2020 (cuando fue más en enero)», sostuvo Kulfas.

«De acuerdo a nuestras primeras estimaciones, en marzo la industria operó aproximadamente 6% por encima de marzo de 2019, y 27% por encima de marzo de 2020», adelantó el funcionario.

telam

El instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dará a conocer esta tarde la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo, que en febrero pasado marcó un incremento de 3,6%, y se espera que la de este mes sea «la más alta del año».

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó este miércoles que «en marzo la inflación va a ser la más alta del año», pero bajará a partir de abril, al participar desde Italia -a través de una video llamada- de una reunión del gabinete económico.

«En marzo la inflación va a ser la más alta del año, pero esperamos una reducción a partir del mes de abril», señaló Guzmán.

Según el ministro, «hay circunstancias coyunturales que han estado afectando a los precios, incluyendo la inflación en alimentos, que es un problema en el mundo y en particular, en esta pandemia».

El titular del Palacio de Hacienda explicó, además, que «a esto se le suman comportamientos que deben corregirse».

«Los sindicatos han mostrado un accionar responsable y alineado con los objetivos de la política macroeconómica, que busca una reducción de la inflación gradual y consistente, junto a una recuperación del poder adquisitivo y del salario», aseguró.

Y afirmó que, «del lado de algunas empresas seguimos viendo comportamientos que se basan en una expectativa de mayor inflación; hace falta más cooperación de su parte para alinear expectativas y comportamientos con los objetivos macroeconómicos».

«En ausencia de un alineamiento de conductas con los objetivos factibles de estabilización macroeconómica, el Estado profundizará las acciones de políticas de precios para favorecer esos objetivos», concluyó.

El nivel de actividad industrial registró en febrero un incremento del 1,6% interanual, mientras la construcción subió el 22,7% en igual período, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En el caso de la construcción, la mejora de febrero es la cuarta consecutiva tras veintiséis meses en baja y la tercera consecutiva por encima del 20% interanual, en tanto que el Índice de Producción Industrial Manufacturero marcó el cuarto aumento corrido.

Más allá de la mejora registrada en el cotejo interanual, el informe del Indec dio cuenta de que el nivel de actividad industrial resultó en febrero 1,6% inferior a la de enero pasado.

En el caso de la construcción, el cotejo intermensual reflejó una reducción de 3,9% frente al primer mes de 2021.

De esta manera, el primer bimestre del año mostró una suba del 2,9% para el sector fabril y del 23 % para la construcción.

En el sector manufacturero crecieron de forma interanual ocho de los 16 rubros relevados. Se destacaron las mejoras registradas en los rubros Otros equipos, aparatos e instrumentos, con un incremento de 18,5% interanual; seguido por industrias Metálicas básicas (16,4%); Maquinaria y Equipo (15,4%), y Minerales no metálicos (14,4%).

Por el contrario, las mayores caídas en el nivel de producción se dieron en equipos de transporte, con una merma de 23,2% interanual; Refinación de petróleo, con una baja de 10,4%; Prendas de vestir, -6,7%; Vehículos automotores, -6,4%; y Químicos, -3,6%.

En lo que respecta a los resultados del Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), el Indec precisó que el 30,8% de las empresas dedicadas a la actividad privada y el 40,8% de las dedicadas a la obra pública proyectaron mejoras para el trimestre marzo-mayo.

En febrero crecieron en términos interanuales los despachos de 11 de los 13 insumos relevados. Lideraron el crecimiento los despachos de Asfalto (67,1% interanual), Artículos sanitarios de cerámica (60,1% interanual) y Hierro redondo y aceros para la construcción (56,4% interanual).

Por el contrario, cayeron los despachos de Yeso (-0,2% interanual) y Resto (-9,6% interanual; comprende tubos sin costura, vidrio y grifería).

Casi a la par de la difusión por parte del Indec, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, -a través de su cuenta en la red social Twitter- adelantó que «los primeros datos industriales de marzo son alentadores», tras conocerse los indicadores de la actividad de la construcción y la producción industrial de febrero, que mostraron una mejora interanual del 22,7% y 1,6%, respectivamente.

«Los primeros datos industriales de marzo son alentadores; por supuesto que la comparación contra 2020 va a dar ahora muy alta producto de que ya comparamos contra meses pandémicos; aún así, comparando contra 2019 los datos son positivos», afirmó Kulfas.

«La industria tuvo un verano fabricando por encima de los niveles prepandemia; ahora bien, el dato de febrero fue algo peor al de enero (con una caída del 1,6% intermensual); ese dato era previsible y ya lo veníamos señalando; no se trata de un freno en la recuperación, sino que las paradas de planta por vacaciones este año se dieron más en febrero que en enero, a diferencia de 2020 (cuando fue más en enero)», sostuvo Kulfas.

Argentina registró un déficit de cuenta corriente por 1.372 millones de dólares en el pasado cuarto trimestre y cerró el 2020 con un saldo positivo de 2.985 millones de dólares, dijo el martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El país viene de un superávit corregido de 1.181 millones de dólares en el tercer trimestre de 2020 y de un déficit también ajustado de 3.997 millones de dólares en todo 2019, según datos oficiales.

La economía argentina cerró el 2020 con una recesión del 9,9%, afectada principalmente por la pandemia de coronavirus. (Reporte de Jorge Iorio; Escrito por Jorge Otaola; Editado por Nicolás Misculin)

Fuente: Infobae

La Canasta Básica Total (CBT) registró en febrero un aumento de 2,7%, respecto de enero, y una variación interanual de 42,2%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) este martes.

El costo de la canasta básica total subió 2,7% en febrero, según el Indec.

En el caso de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide exclusivamente el consumo de alimentos, sin tener en cuenta las tarifas, la variación mensual respecto de enero fue de 3,6% y la interanual es 46,4%, agregó el organismo.

De esta forma, un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesitó contar con ingresos por $57.997 para no caer debajo de la línea de la pobreza y de $24.575 para no caer en la indigencia.

En febrero, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó 3,6% y acumuló un incremento de 40,7% interanual, impulsado por el alza de la división Alimentos y bebidas, la de mayor incidencia en todas las regiones.

Los aumentos observados en Frutas; Verduras, tubérculos y legumbres; Aceites, grasas y manteca; e infusiones fueron parcialmente compensados por leche, productos lácteos y huevos y las Carnes y derivados, que mostraron subas por debajo del promedio.

En enero pasado, la Canasta Básica Total (CBT) había registrado un aumento de 4,2% y la Canasta Básica Alimentaria (CBA), una suba de 4,6%, en ambos casos en relación al mes anterior.

La canasta básica alimentaria responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la canasta básica total se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios, detalló Télam.

El nivel de actividad de la industria creció en enero 4,4%, respecto de igual mes de 2020, mientras que la construcción marcó un incremento de 23,3% interanual, ratificando así la recuperación de ambos sectores, informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El nivel de actividad de la industria registró en enero un crecimiento de 4,4% respecto de igual mes de 2020; mientras que en relación con diciembre pasado, enero marcó una mejora de 1,7% en el índice de la serie desestacionalizada.

En términos interanuales, el Índice de Producción Industrial Manufacturero (IPI) registró así su tercera suba consecutiva y en la serie tendencia-ciclo aumentó 1,2% mensual y acumula nueve meses consecutivos en alza.

#DatoINDEC
La industria creció 1,7% en enero de 2021 respecto de diciembre y 4,4% interanual https://t.co/g6WzEWOkWg pic.twitter.com/Vq3JrzRohn

— INDEC Argentina (@INDECArgentina) March 4, 2021
Por su parte, el indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC) marcó en enero un incremento de 23,3% respecto de igual mes de 2020; en tanto, el índice de la serie desestacionalizada mostró una variación positiva de 4,4% respecto de diciembre pasado.

En este caso, se trata de la tercera suba consecutiva interanual, tras 26 meses de caída; y significó una suba 28% mayor al nivel pre-covid de febrero de 2020.

#DatoINDEC
La construcción subió 4,4% en enero de 2021 respecto del mes previo y 23,3% interanual https://t.co/3CXmetb6OT pic.twitter.com/0DAGHqRyAi

— INDEC Argentina (@INDECArgentina) March 4, 2021

Recuperación

El aumento del IPI en enero continúa con el sendero de recuperación iniciado en mayo de 2020, destacaron desde el Ministerio de Economía.

En los últimos días distintas consultoras privadas coincidieron en que el nivel de actividad industrial creció en enero.

Para Orlando Ferreres y Asociados, la producción industrial creció en enero 4,8% y exhibió el mejor resultado de los últimos 35 meses; y para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) la mejora fue de 2,5% en el primer mes de 2021.

De esta forma las consultoras destacaron que la actividad industrial mantuvo la tendencia de recuperación lograda a fin del año pasado.

Los rubros que más crecieron

Según el Indec, en enero crecieron 10 de los 16 rubros relevados, entre los que se destacaron Minerales no metálicos (31,5% interanual), Maquinaria y Equipo (31,2% interanual), Vehículos automotores (16,5% interanual), industrias Metálicas básicas (16,2%) y Caucho y plástico (14,6%).

Asimismo, volvió a crecer el sector de Alimentos y bebidas, que aumentó 1,0% interanual tras la caída de diciembre, cuando había impactado la medida de fuerza gremial de aceiteros.

En este sentido, resaltó el fuerte aumento de 36,9% interanual de la Molienda de oleaginosas, por normalización de la actividad en la industria aceitera.

Según el Indec,en enero crecieron 10 de los 16 rubros relevados: se destacaron Minerales no metálicos; Maquinaria y Equipo; Vehículos automotores; industrias Metálicas básicas; y Caucho y plástico (14,6%)
En tanto, los rubros que cayeron fueron Productos de tabaco (-18,4% interanual), Otro equipo de transporte (-9,2% interanual), Refinación de petróleo (-8,5% interanual), Prendas de vestir (-7,7% interanual), Muebles y colchones (-7,0% interanual) y Químicos (-1,7% interanual).

Por su parte, en el caso del ISAC, durante enero crecieron en términos interanuales los despachos de 12 de los 13 insumos relevados.

La suba de la construcción estuvo liderada por el crecimiento en los despachos de Pisos y revestimientos cerámicos (51,0% interanual), Ladrillos huecos (44,1% interanual) y Asfalto (35,8% interanual), mientras que el único insumo que cayó fue Yeso (-3,3% interanual).

En ese sentido, de acuerdo al índice elaborado por el Grupo Construya, la venta de materiales para la construcción registró en enero una suba de 24% con respecto a igual mes de 2020, ratificando así la recuperación del sector en el período poscuarentena.

La suba de la construcción estuvo liderada por el crecimiento en los despachos de Pisos y revestimientos cerámicos.
La suba de la construcción estuvo liderada por el crecimiento en los despachos de Pisos y revestimientos cerámicos.

Luego de caídas registradas al inicio de la pandemia de entre -70% y -50% interanual, la actividad del sector comenzó a recuperarse en términos desestacionalizados a partir del segundo semestre de 2020, finalizando ese año con una baja de 19,5% interanual, recordaron desde Economía.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dio a conocer los resultados del Intercambio Comercial Argentino (ICA) correspondiente al mes de enero de este año que dejó un saldo positivo de 1.068 millones de dólares, producto del aumento de las exportaciones que generaron un ingreso de divisas al país de 4.912 millones de dólares y de las importaciones que se realizaron por un total de 3.844 millones de dólares.

El saldo positivo del intercambio comercial argentino se debe principalmente al aumento de las Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) que aumentaron 49,5%, debido a mayores precios (18,2%) y cantidades (26,4%), alcanzando los 2.460 millones de dólares, y superando el 50% de participación en el total de las ventas al exterior de nuestro país.

En relación a los productos primarios, el INDEC señala que para el primer mes de 2021 cayeron 30% en relación a enero de 2020, aportando 1.079 millones de dólares a la economía argentina.

En detalle, el aumento de las exportaciones se sustentó por residuos y desperdicios de la industria alimenticia (531 millones de dólares); harina y pellets de la extracción del aceite de soja (516 millones de dólares); grasas y aceites (303 millones de dólares), y aceite de soja en bruto (299 millones de dólares).

Los principales destinos de las exportaciones argentinas fueron: Brasil, India, China, Estados Unidos, Chile, Irán, Viet Nam, Indonesia, Países Bajos y España.

Fuente: Infocampo

Se trata del peor derrumbe desde 2002. Aún así la caída fue menor a la vaticinada por todos los analistas y el FMI que habían anticipado que llegaría al 12%.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) informó este miércoles que el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) registró en diciembre pasado una contracción interanual del 2,2% y un incremento del 0,9% con respecto al mes anterior en la medición desestacionalizada.

Así en 2020, producto de la pandemia, el EMAE acumuló una caída del 10%, el peor derrumbe desde 2002. Aún así la caída fue menor a la vaticinada por todos los analistas y el FMI que habían cifrado el impacto de la pandemia en torno al 12%.

A lo largo del 2020, las caídas más importantes en el nivel de actividad se dieron en abril y mayo, con mermas de 26,4% y 20,6% respectivamente, precisamente los meses en los que se realizó la cuarentena más estricta. En junio el EMAE marcó una caída de 12,3% interanual; en julio un resultado negativo de 13,2% y en agosto de 11,6%. La desaceleración fue mayor en septiembre y octubre, con bajas de 6,9% y 7,4%, a lo que se sumó noviembre, con un retroceso de 3,7%, y diciembre con una caída del 2,2%, el menor porcentaje desde el inicio de la pandemia.

En diciembre pasado y en comparación con mismo mes de 2019 se registraron sin embargo mejoras aumentos en seis de los sectores que conforman el EMAE. El sector de Intermediación financiera (+11,3% interanual) fue el de mayor aumento en el mes, mientras que el crecimiento de Comercio mayorista, minorista y reparaciones (+10,7%) fue el de mayor incidencia positiva.

En el acumulado del año sólo dos sectores exhibieron un incremento: Intermediación financiera (+2,1% interanual) y Electricidad, gas y agua (+0,8%).

El resto de los sectores económicos registraron caídas en el año, entre las que se destacó la disminución de Hoteles y restaurantes (-48,6% interanual) y la de Otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-37,5%), a raíz del impacto de la pandemia de la coronavirus Covid-19.

«Las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar la pandemia afectaron a un conjunto significativo de actividades económicas en todo el mundo. La persistencia de este fenómeno y las habilitaciones que permiten retomar la actividad en algunos sectores, en mayor o menor grado, comienzan a reconocerse en el comportamiento de las series e incorporarse en el proceso de desestacionalización», destacó en su informe el INDEC.