Tag

Mapuches

Browsing

Carlos Díaz Mayer, el Fiscal que trabaja en la causa de los incendios en la Comarca Andina, reveló que no hay mayores avances en la investigación y adelantó que se espera el informe final de la Policía Federal e imágenes satelitales del “momento cero”.

Y Anticipó que no se encontraron indicios de algún “acelerante” en la zona y descartó la acusación con los mapuches del ex gobernador rionegrino Weretilneck. Díaz Mayer está a cargo de la investigación por los incendios registrados en la Comarca Andina el pasado 9 de marzo, brindó detalles de la causa y reconoció: “No tengo ningún avance”, sobre las causales de los focos.

Se apunta a “determinar las causas del incendio”, para poder determinar si fue intencional o una negligencia el origen de las llamas que arrasaron con más de 13 mil hectáreas, destruyeron unas 500 viviendas y dejaron como saldo 3 fallecidos.

En tanto, repasó que ya han trabajado en la zona los peritos de la Policía Federal, quienes trabajaron en los sectores donde se presume que se originaron los focos y en los próximos días se espera recibir el informe con las conclusiones. Sin embargo, Díaz Mayer anticipó que el can adiestrado con el trabajaron los peritos “no detectó la presencia de acelerante”, en los sitios donde empezó el fuego. “No encontró nada”, sentenció aunque aclaró que aún falta el informe final.

Asimismo, recordó que de acuerdo con los indicios y evidencias recolectadas, al momento, la hipótesis sobre la que trabaja es que el incendio se originó en la calle Camino de las Nubes y desde allí se expandió rápidamente hacia varios sectores, impulsado por el viento intenso de aquel momento.

El Fiscal además, enfatizó que también se ha solicitado y se aguardan imágenes satelitales para las que se contactó a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, que tiene su base de operaciones en Estados Unidos, para solicitarles información.“Estoy buscando una imagen del momento cero”, detalló sobre este pedido, añadiendo que con ellas se pretende confirmar o descartar el lugar que definieron como el punto donde se inició el fuego, destacó diario de Río Negro.

En cuanto a las denuncias, marcó que son tres hasta al momento: la del Ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié; la de la Fiscalía de Estado del Chubut y una que radicó el Intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez; todas con el fin de determinar quién fue el responsable.

El Fiscal recordó que pudieron precisar que el primer foco se originó alrededor de las 15 en Alto Golondrinas, en Lago Puelo. El segundo, a las 17, en un sector del cerro Radal y el tercero a las 19, en Cholila. También subrayó que el foco que avanzó hacia El Maitén fue un desprendimiento del que había empezado en Las Golondrinas.

Y aseveró que otro aspecto clave que pretende determinar con la investigación es el daño ambiental causado por los incendios. Trabajaron en eso “un químico, un biólogo y un veterinario”, de la Policía Federal.

Díaz Mayer reconoció que se trata de una investigación compleja. Agregó que tiene pedidos de informes solicitados a las empresas de telefonía celular para que le indiquen todas las comunicaciones que captaron las antenas de la zona durante los horarios que se iniciaron los focos.

Y también abordó la hipótesis que lanzó el senador y ex gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien apuntó contra las comunidades originarias. El fiscal la descartó asegurando que “no tengo nada. No tengo ninguna evidencia que indique que personas mapuches causaron los incendios”. El abogado Manuel Mansilla, que asiste a la comunidad Gallardo Calfú de El Foyel, afirmó que “ese auto (Volkswagen Gol blanco) hace un mes que estaba en reparación”, en referencia a la denuncia y fotos que publicó Weretilneck.

Sandra Argel, una vecina de la Cordillera relató lo angustiante que fue perder su casa durante los incendios que se desataron el martes a la tarde. “Los mapuches son unas personas excelentes que no le hacen daño a nadie”, sostuvo.

En este sentido, señaló –en diálogo con Radio Rivadavia– que “solamente se salvó la casa de mi hijo”.

“Los mapuches son unas personas excelentes que no le hacen daño a nadie. Los que generan el fuego son otras personas que se ponen máscaras y se hacen pasar por ellos”, dijo.

Hace casi tres semanas que las calles de Chubut se llenan de manifestantes, en movilizaciones masivas enfrentando a las empresas de la megaminería, y al gobierno provincial que quiere destinar el 16% del territorio al extractivismo contaminante.

Los autoconvocados en CABA pertenecientes a la asamblea “No a la Mina” de Esquel, pero que atraviesa toda la provincia, acompañados por partidos de izquierda como el PTS, el MST y por otras organizaciones como Marabunta, hicieron escuchar el jueves 10 su reclamo entregando una carta al Ministerio de Producción y Trabajo denunciando la política extractivista del gobernador de la provincia.

Defienden la Iniciativa Popular con casi 31.000 firmas que prohíbe la megaminería contaminante, mejorando y profundizando en ese sentido la legislación actual (exLey 5001), propone un desarrollo sustentable para la provincia, y exigen que se trate en la Legislatura.

En este masivo movimiento que volvió a las calles se destaca con fuerza una nueva generación de luchadores y luchadoras, una juventud que pelea contra los planes de saqueo que impone este sistema capitalista. Las comunidades indígenas Mapuche – Tehuelches de la meseta chubutense realizaron un trawn (asamblea) para pronunciarse contra el proyecto megaminero. Iván Paillalaf, jóven referente de la UACh y parte de esta comunidad, recientemente participó de un FaceBook Live con Nicolás del Caño denunciando, entre otras cosas, la violacion de los derechos reconocidos en la Constitución Nacional y en tratados internacionales, que establecen que las comunidades originarias deben ser consultadas sobre las actividades a realizarse en sus territorios ancestrales.

Fuente: La Izquierda Diario

Un Comité antidiscriminación de las Naciones Unidas (ONU) admitió la denuncia por parcialidad presentada contra un juez de Chubut por la abogada de una familia mapuche, en el marco de un conflicto por tierras iniciado por empresarios en plena pandemia.

“El Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus siglas en inglés) me comunicó esta semana que admitió la denuncia que presenté en junio contra el juez Jorge Criado”, dijo a Tierra Viva la abogada Sonia Ivanoff, defensora de Gloria Colihueque, hija de Isabel Catriman, poseedora de las tierras en conflicto.

En la causa a cargo de Criado, Colihueque está imputada por amenazas contra dos empresarios que irrumpieron en el campo de su madre, en el Parque Nacional Los Alerces. Además, el juez ordenó una restricción que le impide acercarse al lugar.

La letrada pidió en su momento la nulidad de esa medida agravada por la pandemia, argumentó respecto de las supuestas amenazas “el contexto de reivindicación de las tierras de la familia” e invocó el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre protección de derechos de los pueblos indígenas, instrumento que tiene en la Argentina rango constitucional.

El juez Criado rechazó el pedido y dijo que “no hay prerrogativas de sangre”, en alusión a los derechos de los pueblos originarios, “sin entender que el principio de igualdad y no discriminación es todo lo contrario de lo que él está planteando”.

“Además, el juez había tenido afirmaciones periodísticas respecto a la nacionalidad mapuche y eso indicaba parcialidad, circunstancias que me llevaron a plantear su apartamiento en la causa”, puntualizó Ivanoff.

Como Criado no se quiso apartar ni excusar, después de agotar la vía interna en la justicia de Chubut la abogada acudió al CERD de Naciones Unidas.

Uno de los actores de la denuncia por amenazas contra Gloria Colihueque, Alejandro Samame, es hijo del ex procurador fiscal de Chubut Eduardo Samame. La abogada de la comunidad lo evaluó como “una situación muy particular que puede explicar lo rápido que se movió la Justicia en plena pandemia, cuando estuvo y está paralizada, más en Chubut”.

Tras la aceptación de la denuncia de Ivanoff por parte del CERD, el Estado argentino deberá contestar a través de la Cancillería, para lo cual recabará información al Superior Tribunal de Justicia de Chubut.

En otra causa tramita el conflicto en torno a las tierras de Isabel Catriman “con una medida que esperemos que se renueve antes de la feria (de enero próximo), porque es muy preocupante la situación y habitualmente en la feria de verano ocurren todas las injusticias”, señaló Ivanoff.

“A nivel contencioso administrativo, hemos pedido la nulidad de la resolución que ha desconocido el derecho de la real ocupante mapuche y su familia viviendo en ese lote”, amplió.

El conflicto comprende 825 hectáreas de tierras fiscales que integran el Parque Nacional Los Alerces y de las que la familia Catriman-Colihueque es poseedora desde hace más de dos décadas.

“Un hijo ya fallecido de Isabel Catriman primero y luego ella se establecieron en este campo, por acuerdo con el ‘fiscalero’ Lucio Freeman, quien incluso reconoció que ellos co-poseían” las tierras, relató la abogada.

Fallecido Lucio Freeman, Samame y Nahuel Serra negociaron con su hijo Luciano la adquisición de derechos posesorios que reclaman, con documentación en la que figuran tres compradores.

“Si Luciano Freeman vendió, el Estado, que es el administrador de las tierras fiscales, deberá tener en cuenta la posesión de Catriman-Colihueque”, ya que en ese caso “compraron tierras con indios adentro, como suele decirse”, subrayó Ivanoff.

Finalmente, argumentó que los adquirentes “ni siquiera residen en la provincia, algo que está prohibido por la ley de tierras fiscales”, publicó Tierra Viva.

Fuente: Con Sello Patagónico

Referentes de los pueblos originarios Mapuches se reunieron en los últimos días y redactaron un documento en el cual hacen su descargo donde reivindican sus derechos territoriales. «Somos un pueblo milenario retornando a su ancestral territorio», aseguraron.

Mientras crecen las tensiones en la Patagonia por los conflictos con las comunidades mapuches y las tomas de tierras en distintos puntos del sur del país, los referentes de los pueblos originarios se niegan a desalojar los terrenos y redoblan la apuesta.

A través de un comunicado que lleva la firma del Parlamento Autónomo Mapuche Tehuelche, manifestaron que «reivindicamos y reconocemos las autoridades ancestrales: Lonko, Machi, Pillan Kushe, Werken, y Kona del Lof Lafken Winkul Mapu, su territorio recuperado y la legitimidad de su autodefensa. Reivindicamos y reconocemos las autoridades que resisten y permanecen en cada uno de los territorios. Manifestamos nuestro legítimo derecho de retornar al territorio».

En la misma sintonía, señalaron que «repudiamos la condena mediática hacia nuestro Pueblo, la persecución judicial y el racismo social. No somos tomadores de tierras ni usurpadores, somos un pueblo milenario retornando a su ancestral territorio. Es preciso reconocer que la lucha por la recuperación territorial de nuestro Pueblo es política e histórica y no debe ser reducida a meros actos administrativos y a la judicialización».

Asimismo, las comunidades originarias agregaron: «manifestamos nuestro profundo rechazo a todo el sistema extractivista: mineras, petroleras, hidroeléctricas, forestales, robo sistemático de fósiles en nuestros territorios, turismo depredador, agrotóxicos, monocultivos, fracking, arenas silíceas, desmontes de bosques nativos, incendios intencionales y todo lo que atente contra nuestro territorio y nuestro desarrollo como Pueblo Mapuche. Nuestro territorio es permanentemente violentado mediante el saqueo, la contaminación, el extractivismo o la destrucción de la naturaleza como los incendios intencionales».

En tanto, dispararon: «Identificamos como operadores de este macabro plan al poder político, al poder económico, a los medios de comunicación mercenarios y al sistema judicial que allana el camino para legalizar ese violentamiento. Con la excusa de la falta de energía, el desempleo y el desarrollo turístico, el sistema extractivista Estatal-Privado propone instalar represas en los ríos, zonificar la meseta para la megaminería y el fracking, y arrasar con el bosque antiguo con los centros de Ski, negocios millonarios que vulneran el equilibrio en nuestros territorios».

El documento agrega que «en nombre de la ciencia y la preservación del patrimonio, los museos saquean, usurpan, distorsionan y exhiben. Jamás tienen en cuenta nuestros derechos territoriales –por ejemplo cuando el Museo Egidio Feruglio se lleva fósiles que “por algo están” en territorio mapuche—ni los sentimientos y memorias colectivas de nuestro pueblo. Estos son los casos, por ejemplo, del Museo de la Plata que, como dijo una papay, aun tiene “en cautiverio” a nuestros antepasado; y de los Museos de Bariloche y de Benetton que se adjudican el relato de “más de 10 mil años”.

«En estos últimos años, los gobiernos han intensificado la violencia a través de las fuerzas represivas sobre la lucha de nuestro pueblo, sofisticando las metodologías de criminalización con amenazas, provocaciones, espionaje o invención de causas. Denunciamos a los grupos a gendarmería, policía federal, grupo albatros de la prefectura, las policías provinciales; y a los grupos parapoliciales privados y estatales (como la Seguridad Rural en Chubut) que operan en los territorios en resistencia, avalados por los Estados Provinciales de Chubut y Río Negro y alentados por los medios de comunicación racistas que desinforman y confunden a la sociedad en general», añadieron los Mapuches.

Por último, los Mapuches subrayan que «el Estado debe respetar nuestra autonomía y libre determinación como pueblo preexistente en estos territorios. A su vez, manifestamos que la legislación existente en términos de reconocimientos de derechos, es limitada y restrictiva». Y advierten: «estamos en conocimiento de los planes de depredación y despojo. No dudaremos en tomar medidas de acción directas para impedir que se siga destruyendo nuestro territorio. Toda forma de lucha es válida en la defensa de nuestro wallmapu».

Fuente: La Tecla  Patagonia

Las comunidades Mapuche Tehuelche de la Meseta centro norte y vecinos de las localidades, queremos dirigirnos hoy al periodista Carlos Di Filippo.

Ante su visita a las localidades de la meseta queremos exponer que, como siempre, solo da voz a los pobladores con una postura claramente prominera. Y no le ha dado la misma posibilidad a quienes rechazamos la megaminería. Sin bajarse a conversar con los vecinos en las comunidades donde se pueden leer carteles de rechazo a dicha actividad en los accesos y en las casas.

Esta censura a nuestras voces, al negarnos la oportunidad de expresar nuestra opinión en medio tan importante como el que usted representa, no nos sorprende. Pero nos obliga a tomar cartas en el asunto y a dirigirnos por este medio a usted, y a toda la población.

Primero, vemos con preocupación que usted pueda moverse sin ninguna restricción o control por las localidades de la meseta. En un momento cuando en las ciudades de la costa Chubutense está aumentando el número de casos de Covid 19. Por lo que lo instamos a ser más responsable con sus acciones a futuro.

En cuanto a la entrevista que realizó en el pueblo de Gan Gan queremos aclararle algunos errores malintencionados de su parte.

El comparar a un inmigrante Español como el Sr. Rial con la familia Cual es muy grave, pues desconoce la realidad desigual y la historia que vivieron estos pobladores, y da una información equívoca a sus oyentes.

La familia Cual es originaria de estas tierras y hay registros de sus antepasados habitando la zona de Gan Gan que datan de fines del siglo XIX. El cacique José María Cual (Kalagapa) es quien solicitó las tierras en 1902, luego de haber padecido él y los suyos los actos genocidas de la campaña de Roca (que incluyeron asesinatos, violaciones, desapariciones y traslados forzados). Además, Kalagapa es recordado por haber dejado gran cantidad de registros de la lengua y la cultura Gününa Küna. Por eso no hay régimen de comparación.

Creemos que su comentario busca dar crédito a un poblador antiguo como Rial. Pero sepa usted ahora que la familia Cual, es la verdadera originaria, autóctona, que fundó la localidad de Gan Gan y habita ancestralmente estos territorios. Como otras familias Mapuche Tehuelche de la meseta.

Respecto a los campos abandonados que a usted tanto le llama la atención, queremos que sepa que esto es consecuencia de la ambición de los terratenientes de la meseta. Que despojaron y desarraigaron a los pobladores originarios, con la complicidad de agentes del Estado como el IAC, jueces y la policía. Ahora bien, cuando faltan los apropiadores sus descendientes venden o, como usted vio, abandonan estos campos. Causando graves dificultades para los productores ganaderos que siguen apostando a esta producción. Mientras resisten la embestida minera, el abandono del Estado y los depredadores.

De manera que es un error decir que los campos están abandonados porque «no hay trabajo». Al contrario, no hay trabajo porque los campos están abandonados.

Por último, le queremos decir que los pobladores de la meseta que rechazamos la Megaminería, vivimos y en su mayoría nacimos en la meseta. Nadie viene a decirnos que tenemos que hacer. Sostenemos que La Meseta No es Zona de Sacrificio y lo hacemos bandera. Somos conscientes de que es lo que queremos y de cómo queremos vivir en nuestros territorios, según nuestra cosmovisión ancestral.

Comunidad Yalalaubat

Comunidad Chacay Oeste – Laguna Fría

Comunidad Mallín de los Cual

Comunidad los Pino

Comunidad Ñuke Mapu El Escorial

La denominada jornada intercultural se realizó este sábado con una ceremonia que se desarrolló minutos después de las 7.30, en inmediaciones del Rewe, espacio sagrado en el que se llevan adelante las ceremonias, ubicado en el predio de la Reserva Natural Laguna Cacique Chiquichano. La ceremonia finalizó alrededor de las 10.30 y se procedió a realizar un almuerzo en el lugar seguido de una charla explicando el reglamento del juego. Luego se dirigieron al arenero de la Laguna, en el que se realizó la presentación del Palin, ya en horas de la tarde, con el acompañamiento del jefe comunal.

El Palin es un juego ancestral mapuche que consiste en llevar una bocha, que puede ser de madera o piedra forrada en cuero, desplazada por el suelo a través de un bastón tallado a mano llamado wiño. El juego se disputa en una cancha rectangular, en la que participan dos equipos de manera impar. Consiste en llevar la pelota hasta la meta que está simbolizada por la línea de fondo del equipo rival, obteniendo así un punto que se festeja en conjunto entre los equipos porque en sus orígenes el palín se utilizaba para no llegar a un conflicto armado.

Marcos Calfunao, representante del área de Pueblos Originarios, informó que los juegos siempre van acompañados de una ceremonia para bendecir el evento “En esta ceremonia se hacen cuatro oraciones para dar gracias y afirmar el compromiso con la Ñuque Mapu (madre tierra), donde invitamos a los que participan de hacer su ofrenda y poner las energías de nuestra tierra a nuestro favor en este día”.

Desde el área de Turismo, Mónica Montes Roberts, presenció el juego y destacó: “En esta oportunidad es el palin, pero es una de las tantas cosas que venimos aprendiendo de nuestros referentes de los Pueblos Originarios desde que comenzó la gestión de Adrián Maderna, donde una de las instrucciones más claras fue estar cerca de la gente en todo sentido. Tenemos a referentes como Ancamil, Calfunao, Lonco Lucas Antieco, Vicente Ledesma, Milton Frint, con los que venimos trabajando hace cuatro años y en este caso acompañando la flamante Dirección de Pueblos Originarios, que hace algunos meses tuvimos el gusto de que ya empiece a conformarse como parte del organigrama municipal”, finalizó la funcionaria.

En la última sesión del Concejo Deliberante se aprobó un proyecto que se viene elaborando desde el año pasado, relacionado con la adjudicación de un lote de 200 mil metros cuadrados, que reemplaza a otro que ya había sido adjudicado, pero de menor superficie.

Este terreno es considerado “tierra sagrada por la comunidad Pu Fotúm Mapú”, y finalmente, en reunión con el Intendente Ricardo Sastre, se entregó la resolución que adjudica definitivamente el predio.

Esta situación fue destacada por la concejal Natacha Wolansky, que elaboró el proyecto legislativo en cuestión destacó “la decisión política adoptada por el Intendente Ricardo Sastre de darle valor al trabajo de esta comunidad ancestral”, en cuyo predio hay un cementerio sagrado, un “chenque” como lo denominan.

La legisladora de Chubut Somos Todos informó que se sancionó la Ordenanza 10.873 que regula el manejo de la tierra, fijando lineamientos, pero especialmente dando la posibilidad de desarrollar allí actividades relacionadas con la comunidad mapuche tehuelche, resaltando el trabajo de la familia Ñanco, de Ángel y Gladys, que junto a otros integrantes de la comunidad concurrieron a recibir la mencionada resolución.

Cabe señalar que el acto se llevó a cabo en la Sala de Situación del municipio y la presencia de la concejal Natacha Wolansky, junto con el presidente del Bloque de Concejales del oficialismo se debe a que fueron los impulsores del proyecto que se aprobó en sesión extraordinaria con el voto unánime, por lo que Wolansky manifestó su «satisfacción por un hecho de justicia para con nuestros hermanos mapuches tehuelches».

 

 

El Chubut

Realizado por 14 estudiantes de Educación para Jóvenes y Adultos (EPJA) de la Escuela Nº 17, de Tecka, comenzó a distribuirse en los establecimientos educativos el libro Mapuche Lawen.

La publicación, que es una edición especial de la Serie Voces que se distribuye regularmente a través de la Modalidad de Educación Intercultural y Bilingüe (EIB), documenta taxonómicamente las especies vegetales de uso  medicinal y alimenticio que se utilizan en la zona cordillerana y recupera los conocimientos sobre las formas ancestrales de curar que aún se mantienen vigentes en las comunidades originarias de esa zona.

El proyecto tuvo como punto de partida la presentación de un proyecto áulico en una edición de la Feria de Ciencias y desde allí continuó creciendo hasta convertirse en este proyecto editorial que hoy está llegando a las escuelas.

La idea fue impulsada por la docente Mariana Rodríguez Albertani quien desde el aula alentó a los estudiantes a llevar adelante el proyecto de investigación que contó con el asesoramiento lingüístico del kimeltuchefe Diego Llancaqueo.

Durante el proceso de recolección y sistematización de la información los alumnos aplicaron lectura, escritura, numeración, medida, dibujo y práctica de gastronomía.

Elaboración del libro

La publicación cuenta con aportes de fotografías e ilustraciones  de las escuelas Nº 106 de Alto Río Senguer; 114, de Lago Rosario; 208, de Sierra Colorada y 708, de Esquel así como con un importante número de colaboradores.

El contenido comprende las 33  fichas etonobotánicas, la ficha de la piedra del guanaco —única medicina de origen no vegetal incluida por su amplia difusión— y algunas recetas saludables.

“Todo comenzó en 2015 por la insistencia de una docente amiga, Patricia Bravo, para que participáramos en la Feria de Ciencias. Lo hice con los estudiantes de EPJA porque sentía el compromiso de darle sentido al hecho de que adultos de la comunidad tomaron la decisión de ir a la escuela y esta idea me permitía conjugar los saberes que ellos tienen y sus experiencias, con los contenidos del diseño”, dijo la docente.

A través de la presentación en la Feria de Ciencias el proyecto fue creciendo y a partir de sugerencias de los distintos jurados que lo conocieron, los estudiantes les fueron incorporando más información como, por ejemplo, con imágenes y proporciones para las infusiones.

Investigación

“Conversamos sobre hierbas para la salud, como se curaban antiguamente en el campo y por qué no corre eso ahora. El proyecto estuvo orientado desde el inicio en la salud: qué tengo que hacer yo para sentirme bien y qué puedo hacer si me siento mal y desde ahí iniciamos la investigación para ver con qué plantas contábamos en nuestra zona y qué uso medicinal tenía cada una”, recordó la docente.

Entre las actividades propuestas durante el largo proceso de investigación y desarrollo del proyecto, los estudiantes salieron al terreno a identificar plantas, las dibujaron, fotografiaron, hicieron un herbario, leyeron libros sobre plantas y sus facultades y descubrieron que muchas  no figuran en los libros que consultaban. “Hicimos comida con la ortiga y preparamos remedios caseros de uso externo, pedimos socorro cuando apareció la piedra de guanaco y un estudiante de 708 pudo dar respuesta a nuestras inquietudes. Fue un trabajo muy intenso”, dijo.

Para las estudiantes, observar el trabajo final y participar en la entrega de la publicación representó un momento muy emotivo. “Sobre todo porque podían mostrarles a sus nietos algo que hicieron ellas y que les generó asombro, orgullo y emoción”, sostuvo la docente.

Distribución en escuelas

Desde la Coordinación de EIB, a cargo de Isabel Álvarez, se informó que el libro comenzó a ser distribuido en todas las escuelas de la provincia.

Desde la Escuela Nº 57, de Trevelin, agradecieron “el envío de este útil y valioso material con aportes para toda la comunidad educativa relacionados al cuidado de la salud aportando información valiosa sobre plantas que encontramos en nuestros patios y entorno cercano. Desde ya quedamos muy agradecidos por el material enviado y felicitamos la iniciativa».

La Escuela Nº 307, de Sarmiento, por su parte, hizo llegar un mensaje donde se lee “agradecemos infinitamente la posibilidad de compartir este hermoso ejemplar y felicitamos a la Escuela Nº 17 de adultos”.

“Hemos recibido el libro Voces N° 8 – Mapuche Lawen. Les agradecemos esta hermosa obra y los felicitamos por el trabajo, su valor cultural y la reivindicación para tantas personas”, señalan desde el ISET Nº 815, de Esquel.

Integrantes del Lof Cushamen, de organizaciones que apoyan los reclamos mapuches y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Esquel brindaron una conferencia de prensa en el Centro Cultural Melipal celebrando la sentencia de la jueza Carina Estefanía que absolvió a los siete acusados de usurpación y abigeato.

“Queremos agradecer al público en general y a nuestro pueblo nación mapuche porque la absolución de parte de los miembros del Lof en Resistencia del Departamento Cushamen es una victoria que se ha logrado conjuntamente con los comuneros que llevan adelante este proceso de recuperación”, manifestó Andrea Millañanco.

“También de los compañeros no mapuches que vienen apoyando la causa desde un principio, y que se han solidarizado e interiorizado en los conocimiento de la historia que tienen nuestro pueblo en lucha. Y queremos dejar en claro que el lonco Facundo Jones Huala sigue preso”.

Para Millañanco “este juicio se basó en una persecución política y nunca debió realizarse: la misma jueza entendió que no había pruebas suficientes para juzgarnos, algo que se dijo desde un principio”.

Por su parte, Martiniano Jones Huala hizo un llamamiento a los descendientes del pueblo originario para sumarse a la reivindicación de derechos.  “El mensaje  es para la gente de los barrios, para que no tenga más miedo, que se asuma y se haga cargo de su condición de mapuche. Porque nosotros no somos los terroristas que dice Clarín o Bustos. Y quiero agradecer profundamente y hacer un llamamiento para que se sume la gente, a seguir profundizando la lucha, que salgamos todos a la calle a reclamar nuestros derechos”.

Reconocimiento y reparación

Elvira Gauna, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos de Esquel, compartió con Martiniano “la alegría por una justicia que llega pero a un costo muy alto. Y este es un pueblo plurinacional que necesita la justicia casi tanto como el aire”.

Apuntó que “la sentencia de  la jueza duró 4 horas e hizo alusión al genocidio sobre el que se fundó nuestra nación. Genocidio que equiparó con el genocidio de los 30 mil desaparecidos. Y en ese sentido, a pocos días de cumplirse el 43 aniversario del golpe de Estado de la última dictadura genocida de nuestro país, es importante decir que no existe los Nunca más sin  reconocimiento y reparación”.

Gauna dijo que “es importante empezar a reconocer el genocidio fundante de nuestro estado porque no hay manera de construir la paz si no hay justicia”. Asimismo, destacó la importancia de la creación de una mesa de diálogo para alcanzar una solución por la vía política.

“También es importante que la jueza mandó a revisar el proceder de los fiscales previos, algunas  incompatibilidades dentro de la Justicia federal y de los procedimientos sobre la comunidad donde se ejerció violencia institucional. Es un fallo para leer y releer”.

Como organismo de derechos humanos “hacemos un llamamiento a toda la comunidad para comprendernos en la plurinacional, para vivir en armonía y proponer la justicia como mecanismo de esa convivencia en armonía. Vamos a acompañar este proceso de reivindicación de derechos y nos sentimos parte de este fallo que se logró”.

 

 

 

El Chubut