Tag

Reino Unido

Browsing

En el Reino Unido se registró una temperatura récord, superior a los 40 grados. En la Península Ibérica, continúan con la lucha contra los incendios desatados.

Por primera vez en su historia, el Reino Unido registró hoy una temperatura superior a los 40 grados, en el marco de la ola de calor que azota a Europa occidental y que provocó incendios forestales que siguen siendo incontrolables en la península Ibérica.

Según informó el Met Office, el organismo meteorológico británico, a las 12.50 hora local (8.50 hora argentina) se registraron 40,2 grados en Londres Heathrow (en el área cercana al principal aeropuerto de la ciudad).

«Por primera vez en la historia, se han superado provisionalmente los 40 grados centígrados en el Reino Unido», declaró el Met Office a través de sus redes sociales y advirtió que «las temperaturas siguen subiendo en muchos lugares», por lo que recomendó a la población tomar las precauciones necesarias.

El marca histórica anterior había sido 38,7 grados en Cambridge el 25 de julio de 2019. Ayer la temperatura subió en el este de Inglaterra hasta los 38,1 grados, la más alta de este año y la tercera más alta en la historia del país, que ese día vivió la noche más calurosa de la que se tiene constancia, según el servicio meteorológico.

Europa está viviendo su segunda ola de calor en apenas un mes y, según los científicos, el aumento de las frecuencias es una consecuencia directa de la crisis climática, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan su intensidad, duración y frecuencia, según reportó la agencia de noticias AFP.

En España, donde la ola de calor extremo comenzó hace nueve días, el fuego persistía, especialmente en la provincia de Zamora (noroeste), que ya sufrió un gran incendio hace un mes.

Según las autoridades regionales, casi 6.000 personas tuvieron que ser evacuadas a causa de las llamas, que destruyeron varios miles de hectáreas de prados y bosques.

El tráfico ferroviario permaneció suspendido entre Madrid y Galicia, donde casi 30.000 hectáreas de terreno ya habían ardido en un incendio anterior en junio.

La agencia estatal de meteorología de España, Aemet, anunció una ligera tregua, tras varios días en los que se superaron los 40 grados en gran parte del país.

Sin embargo, los termómetros se mantendrían en torno de esa marca y desde mañana volverían a subir, especialmente en Madrid y Andalucía, donde podría alcanzarse un máximo de 44 grados en Sevilla este fin de semana.

La ola de calor parecía desplazarse hoy hacia el norte de Europa, donde los Países Bajos podrían registrar 39 grados en el sur y el centro, acercándose a su récord nacional (40,7 grados en 2019).

En Bélgica, los principales museos debían ofrecer acceso gratuito hoy a los mayores de 65 años para que puedan escapar del calor.

Tras los numerosos récords de calor registrados en la víspera en Francia -42 grados en Nantes (centro-oeste) o 42,6 grados en Biscarosse (suroeste)-, las temperaturas debían bajar ligeramente en la costa atlántica y desplazarse hacia el este.

El país sigue enfrentando dos grandes incendios en la región de Burdeos, que ya arrasaron 19.000 hectáreas de bosque y provocaron la evacuación de 16.000 personas.

Más de 1.400 bomberos seguían luchando contra los incendios en el centro y el norte de Portugal, pese al fuerte descenso de las temperaturas registrado de los últimos días. Los dos incendios más preocupantes ocurrían en la región de Vila Real, extremo norte del país.

Boris Johnson presentó este jueves su renuncia del cargo y también como líder del Partido Conservador, luego de la salida de casi 60 funcionarios en menos de una semana.

Si bien permanecerá como primer ministro hasta otoño, este jueves el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, presentará su renuncia al cargo y como líder del Partido Conservador.

Johnson trasladó su disposición de abandonar el cargo ante el aumento de la presión sobre él durante los últimos días, por lo que se abrirá una carrera por la sucesión entre los ‘tories’ de cara a la conferencia del partido en octubre, cuando la persona elegida le sustituiría como primer ministro.

Según informa la BBC, en la práctica Johnson mantendrá el cargo hasta el otoño en el Hemisferio Norte, con el fin de realizar una «transición ordenada».

Pese a la inminente noticia, Johnson está nombrando a los primeros miembros de su nuevo gabinete, que esperan acompañarlo hasta su salida efectiva.

Ya se han confirmado cuatro nombres: James Cleverly como el tercer secretario de Educación en dos días, Greg Clark como el nuevo Secretario de Levelling Up, Kit Malthouse como Canciller del Ducado de Lancaster, el ministro de mayor rango después de Johnson y Robert Buckland como Secretario de Gales.

Sorpresiva decisión

Mostrando fortaleza, Johnson había echado el miércoles por la noche al ministro de Vivienda y Gobierno Local, Michael Gove, su mano derecha en la campaña de 2016 por el Brexit, que le pidió renunciar por el bien del partido y del país.

Según el diario The Sun, el máximo funcionario del Reino Unido le dijo a sus colegas que tendrían que mancharse “de sangre las manos” para sacarlo del cargo. Pero el jueves por la mañana, las portadas de la prensa británica destacaron la situación insostenible en que se encontró el jefe del gobierno.

Vale recordar que el primer ministro sobrevivió a principios de junio a un voto de censura de sus propios diputados, lanzado en un intento de bajarlo del poder. Apoyado por 211 de sus 359 legisladores, salvó el puesto, pero los 148 votos en su contra dejaron en evidencia que el descontento no dejaba de crecer.

Ganador de las legislativas de 2019, cuando vio la más importante mayoría conservadora en décadas gracias a la promesa de realizar el Brexit, el primer ministro cae ahora en picada en las encuestas. Según los sondeos, una mayoría de británicos lo considera un “mentiroso”.

Además, va a ser investigado por una comisión parlamentaria para determinar si engañó a sabiendas a los diputados cuando en diciembre negó la celebración de fiestas que violaban la legislación anticovid.

El apoyo fue puesto de manifiesto por ambos gobiernos luego de que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, asegurara que «nos dejaron solos para defender nuestro Estado», tras el inicio del ataque militar ruso.

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania, afirmó tras el inicio de los ataques por parte de Rusia este jueves «nos dejaron solos para defender nuestro Estado», y lamentó que «todo el mundo tiene miedo», tras las más de 100 muertes registradas tras el inicio del ataque con misiles del gobierno de Vladimir Putin el jueves.

Este viernes el gobierno de Francia manifestó su apoyo abierto hacia Ucrania El ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo «estamos en condiciones de ayudarle si fuera necesario. Tomaremos todas las medidas oportunas», en referencia al presidente ucraniano.

«El presidente Putin quiere reinventar la historia, quiere recrear un imperio», disparó en declaraciones a la prensa .

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, se comprometió a aumentar su apoyo a Ucrania en una conversación telefónica que mantuvo con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, tras los ataques rusos a la capital, Kiev, mientras en Moscú el Gobierno ruso anunció que cerró su espacio aéreo a todos los aviones vinculados con Gran Bretaña.

«El mundo está unido en su horror por lo que está haciendo (el presidente ruso Vladimir) Putin», dijo Johnson, y «prometió más apoyo» en los «próximos días», sin especificar su naturaleza, reportó la agencia de noticias AFP citando al portavoz oficial.

Un nuevo informe de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido demostró que la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus provee un «alto nivel de protección» contra la variante Omicron, elevando hasta el 95% la inmunidad luego de dos semanas.

«Los hallazgos muestran que alrededor de 6 meses después de una segunda dosis de cualquiera de las vacunas contra el coronavirus (COVID-19), la protección contra la muerte por Omicron fue de alrededor del 60% en personas de 50 años o más. Sin embargo, esto aumentó a alrededor del 95 % 2 semanas después de recibir una dosis de vacuna de refuerzo», señala el informe difundido ayer por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA).

Los casos de coronavirus de esta subvariante han ido en aumento en las últimas semanas en el Reino Unido, pero el grueso de contagios sigue siendo Omicron.

El estudio agrega que después de un refuerzo de Pfizer, la efectividad de la vacuna contra la hospitalización llega hasta el 90%, cayendo a alrededor del 75 % después de 10 a 14 semanas.

Mientras que después de un refuerzo de Moderna, la efectividad de la vacuna contra la hospitalización fue del 90% al 95% hasta 9 semanas después de la vacunación.

Todavía no se dispone de datos de seguimiento más largos y estas cifras pueden cambiar con el tiempo, señaló el informe.

Mary Ramsay, jefa de Inmunización de UKHSA dijo que la evidencia es clara y que la vacuna «ayuda a protegernos a todos contra los efectos de la COVID-19 y el refuerzo ofrece altos niveles de protección contra la hospitalización y la muerte en los miembros más vulnerables de nuestra sociedad»,

Aseguró además que la pandemia aún no ha terminado y la vacuna es la mejor manera de aumentar su protección contra las graves consecuencias de este virus.

Por su parte, la ministra de Vacunación, Maggie Throup, agregó que «la vacuna de refuerzo es absolutamente crucial para reforzar su inmunidad contra la variante Omicron» y que fue esto lo que permitió «aliviar las restricciones de COVID-19».

En las últimas 24 horas se confirmaron otros 96.871 casos de coronavirus en el Reino Unido y otras 338 personas más murieron, lo que eleva el número total de muertes a 155.040.

Mientras las autoridades sanitarias británicas informaron hoy 141.472 nuevos contagios de coronavirus en las últimas horas y 97 fallecidos desde la víspera, el Ejército tuvo que desplegarse en Londres para ayudar a los hospitales a hacer frente al avance de la variante Ómicron, debido al alto número de persona sanitario infectado.

Asimismo, 2.434 pacientes fueron hospitalizadas en las últimas horas, para un total de 18.454 ingresados, de los cuales 868 pacientes necesitan respiración asistida, según el Ministerio de Salud británico.

La situación en el país, en especial en las grandes ciudades, provocó que el Ejército haya desplegado efectivos en la capital, Londres, para ayudar a los hospitales a hacer frente al avance de la variante Ómicron del coronavirus, de la que se contagiaron numerosos trabajadores sanitarios.

Por el momento, se desplegó un total de 200 miembros del personal del Ejército, de los cuales 40 son médicos que ayudarán a los sanitarios a hacer frente a la situación en los hospitales de la ciudad, informó la agencia de noticias Europa Press.

Los demás se encargarán de los ingresos, los suministros y otro tipo de cuestiones burocráticas, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Algunos de ellos ya empezaron a trabajar el mismo viernes desde su llegada y está previsto que sigan desplegados hasta finales de enero.

El anuncio llega dos días después de que el primer ministro, Boris Johnson, expresara que espera que Reino Unido «salga» de la actual ola de contagios sin necesidad de aplicar más restricciones.

El país atravesó ayer el umbral de los 150.000 fallecidos, una «terrible cifra», como reconoció Johnson.

«El coronavirus se ha llevado una cifra terrible de nuestro país. Hoy el número de muertes ha alcanzado las 150.000. Todas y cada una de ellas suponen una profunda pérdida para las familias, amigos y comunidades afectadas», apuntó en redes sociales.

«La salida de esta pandemia es que todo el mundo se ponga la dosis de refuerzo o la primera y segunda dosis, si no lo han hecho aún», subrayó el premier.

Reino Unido suma ya 14,4 millones de contagios y un total de 150.154 fallecidos desde el inicio de la pandemia a principios de 2020.

El país europeo se convirtió hoy en el séptimo país en superar los 150.000 muertos por Covid-19 en esta pandemia, detrás de Estados Unidos, Brasil, India, Rusia, México y Perú, y luego de sumar en las últimas 24 horas 313 nuevos fallecidos.

Tras conocerse la cifra oficial, un vocero del Gobierno de Boris Johnson afirmó: «Cada muerte por este virus es una tragedia y nuestra solidaridad está con todos los que han perdido a seres queridos», según reprodujo la cadena de noticias BBC.

El Gobierno británico también informó que se registraron más de 146.000 casos nuevos, lo que confirmaría el descenso iniciado hace solo unos días, luego que el país superara los 218.000, un récord.

No obstante, como sucedió en otras olas, los muertos diarios siguen aumentando, aunque con cifras mucho menores a las que se registraron con brotes anteriores y los expertos sostienen que se debe a la alta tasa de vacunación en el país.

Más del 70% de la población tiene las dos dosis y más del 52% ya recibió la tercera de refuerzo.

Además, el sistema hospitalario en Inglaterra sigue muy estresado, principalmente por la falta de personal médico y no médico, afectado por los aislamientos de los contagios y los contactos estrechos.

En un mensaje dirigido a la nación, el primer ministro dijo “nadie debería tener ninguna duda, se avecina un maremoto de Ómicron. Siento decir que afrontamos ahora una emergencia en nuestra batalla contra la nueva variante y debemos reforzar nuestro muro de protección de vacunas para mantener a salvo a nuestros amigos y seres queridos».

Al menos un paciente con coronavirus infectado con la variante Ómicron murió, confirmó este lunes el primer ministro británico Boris Johnson.

«Lamentablemente, Ómicron está produciendo hospitalizaciones y se ha confirmado que al menos un paciente ha muerto», dijo el primer ministro a los periodistas durante una visita a un centro de vacunación en Paddington, en el Londres.

En la información que trascendió, no se precisó si la persona fallecida se encontraba vacunada o no.

El domingo el Gobierno del Reino Unido elevó el nivel de alerta por la propagación de coronavirus ante el «rápido aumento» de los contagios con la nueva c epa Ómicron y anunció un plan de emergencia para aplicar un millón de vacunas por día hasta fin de año.

Las autoridades de salud británicas reportaron en un comunicado el aumento del nivel de alerta de 3 a 4 «a la luz del rápido aumento de los casos de Ómicron».

Existe la preocupación de que es más probable que Ómicron reduzca la eficacia de las vacunas, pero los científicos creen que una tercera dosis proporcionará una protección significativa.

El domingo, en un mensaje dirigido a la nación Johnson dijo “nadie debería tener ninguna duda, se avecina un maremoto de Ómicron».

«Siento decir que afrontamos ahora una emergencia en nuestra batalla contra la nueva variante y debemos reforzar nuestro muro de protección de vacunas para mantener a salvo a nuestros amigos y seres queridos», afirmó.

Los científicos británicos informaron que Ómicron se duplica en el Reino Unido cada dos o tres días.

En el Reino Unido ya se detectaron 1.898 casos de la nueva variante, que según autoridades sanitarias se está propagando más rápido que la Delta y seguramente se convertirá en dominante en el país en los próximos días.

Un equipo de científicos de los Estados Unidos y el Reino Unido anunció que está persuadido de haber descubierto el detonante para el desarrollo de trombos en algunos pacientes tras recibir la vacuna contra el SARS-CoV-2 de Oxford-AstraZeneca. La nueva investigación fue publicada en la revista estadounidense Science Advances, donde se califica al episodio de inusual y poco frecuente.

Los investigadores detectaron cómo una proteína de la sangre se ve atraída hacia un componente clave de la vacuna, lo que a su vez instiga una reacción del sistema inmune que, en combinación con otros factores aún por determinar, puede desembocar en la llamada trombocitopenia inmune (TPI).

La vacuna desarrollada por la universidad inglesa de Oxford con el laboratorio AstraZeneca, tiene en su composición un adenovirus (en concreto, un virus de resfriado común de chimpancés), a diferencia de otros preparados que utilizan tecnología de «ARN mensajero», como los de Pfizer-BioNTech y Moderna.

Los propios científicos de AstraZeneca también se unieron al proyecto de investigación después de que se publicaran los resultados anteriores del equipo. Tras la vacunación, la superficie exterior del adenovirus atraería a la proteína en sangre conocida cono factor 4 plaquetario (PF4).

En algunos casos poco frecuentes, el sistema inmunitario podría confundir PF4 con el virus y liberar anticuerpos en respuesta. Los anticuerpos se agruparían con PF4 y terminarían dando lugar a los coágulos de sangre, explican los científicos, según información de la agencia EFE.

«Lo que tenemos es el detonante, pero hay muchos pasos que deben suceder a continuación. En este mecanismo potencial, pequeñas cantidades de ChAdOx1 — adenovirus base de la vacuna de AstraZeneca— ingresan a la sangre a través de lesiones capilares menores causadas por la inyección intramuscular. Y, de ahí, podría formarse un complejo ChAdOx1/PF4″, describieron los autores en el estudio.

De acuerdo con las declaraciones del profesor Alan Parker, uno de los investigadores de la Universidad de Cardiff, encargada del estudio, esto sucede porque el adenovirus tiene una superficie extremadamente negativa, la PF4 es extremadamente positiva y las dos cosas encajan bastante bien. «Lo que tenemos es el detonante, pero hay muchos pasos que deben suceder a continuación», aclaró.

La vacuna AstraZeneca se vio obstaculizada a nivel mundial por un posible vínculo entre la inyección y casos raros de coágulos de sangre. El Reino Unido limita su uso a los mayores de 40 años. En mayo, científicos alemanes publicaron la hipótesis de que el efecto secundario estaba relacionado con el vector de adenovirus que usa la inoculación.

Los coágulos han sido más comunes después de una primera dosis que de una segunda, sin embargo, estos efectos adversos son poco frecuentes: en el Reino Unido se reportaron 426 casos entre más de 24 millones de primeras y segundas inyecciones administradas.

«Aunque la investigación no es definitiva, ofrece información interesante, y AstraZeneca está explorando formas de aprovechar estos hallazgos como parte de nuestros esfuerzos para eliminar este efecto secundario extremadamente raro», dijo la compañía en un comunicado.

La compañía destacó que el mecanismo identificado no demuestra que sea la causa de la trombosis poco común y que la mayoría de las personas que tienen anticuerpos PF4 no desarrollarán coágulos. El riesgo de coágulos de sangre también es mucho mayor con Covid-19 que con cualquiera de las vacunas, agrega la información.

Un caso parecido en Eslovenia

Mientras tanto, otro comité de expertos, pero en este caso de Eslovenia, confirmó que el deceso de una mujer de 20 años de edad ocurrido en septiembre estuvo vinculado con la vacuna de Janssen contra la Covid-19, reveló un funcionario en Liubliana.

Zoran Simonovic del Instituto Nacional de Salud Pública dijo en una conferencia de prensa que el comité de cinco expertos «determinó por unanimidad que en este caso hubo una relación definitiva entre la vacuna Janssen de Johnson & Johnson y la trágica complicación». La mujer falleció 13 días después de recibir la vacuna debido a que desarrolló «trombosis con trombocitopenia», de acuerdo con una declaración emitida por el Gobierno.

En consecuencia, el Ministerio de Salud decidió el 29 de septiembre suspender el uso de la vacuna Janssen y el 12 de octubre recomendó el uso prioritario de vacunas de ARNm (ácido ribonucleico mensajero) contra el coronavirus, como las producidas por Pfizer/BioNTech y Moderna.

Eslovenia fue afectada gravemente por el Covid-19, la cual ha causado hasta ahora 5.200 muertes en este país de 2,1 millones de ciudadanos. El Gobierno aconseja a las personas vacunarse, pero hasta ahora sólo el 54,4% se vacunó por completo.

Reino Unido se convirtió hoy en el primer país en aprobar un tratamiento en comprimidos contra el coronavirus, algo que el Ministerio de Salud consideró «histórico», porque cambiará la situación de los más vulnerables y los inmunodeprimidos.

Después de haber sido aprobada por el regulador de medicamentos del Reino Unido, la pastilla “revolucionaria”, el molnupiravir, se administrará dos veces al día a pacientes vulnerables a los que se les haya diagnosticado recientemente la enfermedad.

«Hoy es un día histórico para nuestro país, porque el Reino Unido es ahora el primer país del mundo en aprobar un antiviral contra el covid-19 que puede tomarse en casa», aseguró el ministro de Salud, Sajid Javid, en un comunicado.

«Esto cambiará la situación para los más vulnerables y los inmunodeprimidos, que pronto podrán recibir el revolucionario tratamiento», agregó.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA, por sus siglas en inglés) dijo que el fármaco es seguro y eficaz para reducir el riesgo de ingreso hospitalario y muerte en personas con Covid leve a moderado que tienen alguna otra patología.

Molnupiravir es para personas que han tenido una prueba de Covid-19 positiva y tienen al menos un factor de riesgo de desarrollar una enfermedad grave, como obesidad, tener más de 60 años, diabetes o enfermedad cardíaca, informó el diario británico The Guardian.

La MHRA dijo que el medicamento debe tomarse lo antes posible después de haber dado positivo al test de coronavirus y dentro de los primeros cinco días.

En los ensayos clínicos, la píldora, desarrollada originalmente para tratar la gripe, redujo el riesgo de hospitalización o muerte aproximadamente a la mitad.

Javid dijo que el tratamiento es un «cambio de juego» para los más frágiles e inmunosuprimidos.

Desarrollado por el laboratorio estadounidense Merck, el molnupiravir es el primer medicamento antiviral oral para el coronavirus. Su uso evita que el virus su multiplique, con lo que reduce el riesgo de la enfermedad.

Merck supone que la acción debería ser efectiva con nuevas variantes del virus del coronavirus.

Según los datos publicados en un comunicado de prensa, los ensayos clínicos en 775 pacientes del estudio encontraron que 7,3% de los que recibieron el medicamento fueron hospitalizados frente al 14,1% que recibió placebo.

Entre los que recibieron molnupiravir no hubo muertes, aunque 8 pacientes que recibieron placebo en el ensayo murieron más tarde por Covid-19.

Los resultados del ensayo sugieren que el fármaco debe tomarse poco después de que se desarrollen los síntomas para que surta efecto.

Reino Unido, uno de los países más afectados por el coronavirus en el mundo, con 140.000 fallecidos cerca de 1.000 hospitalizaciones diarias, encargó 480.000 tratamientos de molnupiravir en octubre último.

Fuente: El Chubut

«Creo que en los próximos días, la gente verá a algunos soldados conduciendo la flota de camiones cisterna. Los últimos días han sido difíciles. Hemos visto grandes colas, pero creo que la situación se está estabilizando», dijo el ministro de Comercio, Kwasi Kwarteng.

El ministro precisó que se aprobó la provisión de 150 conductores del ejército, que ya se están entrenando antes de ser desplegados en los próximos días.

Kwarteng admitió además que, si bien hubo largas colas en las estaciones de servicio y algunos surtidores en todo el territorio se vaciaron, negó que hubiera una crisis en el suministro de combustible del Reino Unido y dijo que la situación se estaba «estabilizando».

Las estaciones de servicio han tenido dificultades para hacer frente a la gran afluencia de automovilistas, desde que la semana pasada algunos empresas petroleras alertaran sobre problemas de abastecimiento debido a la escasez de camioneros para transportar el combustible.

Según informaron BBC y algunos de los principales medios británicos, durante la madrugada de hoy ya había largas colas de automóviles en Londres y sus alrededores y en la concurrida autopista M25 que rodeaba la capital.

En muchas estaciones de servicio había carteles que anunciaban que no había combustible disponible.

El personal sanitario, médicos y enfermeros, así como las ambulancias y otros trabajadores esenciales, fueron los más afectados.

Ayer, la Asociación Médica Británica (BMA) pidió que se dé prioridad al personal sanitario y a los trabajadores esenciales para acceder al combustible, que han estado haciendo colas durante horas para llenar sus tanques.

En los últimos días se vieron enormes colas y escenas violentas en muchos surtidores de las estaciones de servicio de todo el territorio británico que entraron en pánico como consecuencia de la crisis.

La situación está afectando también a las cadenas de suministro de diversos bienes y servicios, lo que ha dejado las estanterías de los supermercados vacías de algunos artículos y hace temer que haya escasez durante la Navidad.

Según el diario The Times, fuentes de la industria dijeron que la interrupción podría «continuar durante semanas» debido al tiempo que llevará reabastecer las estaciones de servicio.

Los problemas con el abastecimiento debido a la escasez de conductores del transporte de carga que provenían de la Unión Europea (UE) son atribuidos a la pandemia, pero se agravaron con el Brexit, ya que muchos trabajadores europeos decidieron abandonar el Reino Unido.

El Reino Unido abandonó el mercado único de la UE a principios de este año, lo que impidió que los transportistas contrataran choferes.

Se estima que el Reino Unido tiene una escasez de unos 100.000 choferes de camiones.

El primer ministro, Boris Johnson, dijo ayer que la cantidad de choferes de camiones que faltan en ese sector en particular no es muy grande, pero justificó que en general, hay una escasez en esa profesión en todo el mundo.

Johnson aseguró además que el Gobierno estaba tomando medidas para garantizar que hubiera suficientes entregas en todas las industrias durante el período previo a la Navidad.

«Lo que queremos hacer es asegurarnos de tener los preparativos necesarios para llegar a Navidad y más allá, no solo en el suministro de nuestras estaciones de servicio, sino en todas las partes de nuestra cadena de suministro», agregó.

Para paliar la crisis el Gobierno anunció también que otorgará 10.500 visas a choferes y trabajadores de camiones en el extranjero, a quienes se les permitirá trabajar en el Reino Unido hasta la víspera de Navidad.

Fuente: El Chubut