Tag

Bitcoin

Browsing

El bitcoin mantiene su tendencia a la baja, en una jornada en la que llegó a perder 9% respecto de ayer al cotizar a US$ 18.740, su menor valor desde el 13 de diciembre de 2020.

Desde su histórica cotización de US$ 68.991 el 10 de noviembre pasado, la criptomoneda se depreció 62%, consignó la agencia de noticias AFP.

Todas las criptomonedas se replegaban hoy; en ese sentido, el ethereum -la segunda moneda digital más comercializada- perdía casi 10%.

En una semana en que los mercados bajaron ante las dificultades de los países en lidiar contra la inflación y el temor a un debilitamiento de la economía mundial, las criptomonedas pagaron el precio más alto.

El lunes, el mercado de esas monedas cayó por debajo de la simbólica cifra de US$ 1.000 millones, cuando en noviembre el volumen era de 3.000 millones.

La caída del bitcoin se aceleró además por la suspensión de retiros en dos plataformas de transacción de criptomonedas.

Celsius suspendió retiros y transferencias la noche del domingo, y propuso a sus usuarios salir de las criptomonedas «históricas», como bitcoin y ethereum, para invertir en nuevas monedas virtuales.

En tanto, la plataforma Babel Finance dijo ayer a sus clientes que suspendía todos los retiros debido a «presiones inusuales sobre las criptomonedas».

El Bitcoin llegó a caer este miércoles hasta 7.8%, por debajo de los US$21.000 y alcanzó un nuevo mínimo de 18 meses, a raíz de la huida generalizada de activos de riesgo en el mundo, que llevó a la suspensión de retiros en algunas de las principales plataformas de intercambio cripto.

La criptomoneda más grande del mundo descendió a US$20.289, la más baja desde diciembre de 2020, según la agencia ANSA.

En este sentido, Bitcoin perdió alrededor del 28% desde el viernes y más de la mitad de su valor este año.

Asimismo, bajó alrededor del 70% de su máximo histórico en noviembre último, cuando superó los US$ 68.000.

El desplome del Bitcoin arrastra además a tokens (monedas virtuales) más pequeños hacia abajo, y profundiza la fusión del mercado provocada en la última semana por el prestamista criptográfico Celsius.

El sector de la moneda digital ha sido golpeado tras el congelamiento de retiros y transferencias entre cuentas por parte de Celsius, lo cual aviva los temores de contagio en mercados, ya sacudidos por la desaparición de otros tokens.

El derrumbe se ve impulsado por el inminente anuncio de subas de tasas por la Reserva Federal estadounidense (FED).

La FED, que aumentó su tasa de interés de referencia 0,25% en marzo y 0,50% el mes pasado ubicándola en un rango de 0,75% a 1%, anunciará este miércoles una nueva alza, la cual el mercado ya apuesta que podría ser más amplia de lo esperada y llegar a los 75 puntos porcentuales.

Dichas alzas repercuten en los activos de mayor riesgo como las acciones -especialmente las tecnológicas- y las propias criptomonedas al volverse más atractivos los bonos de deuda.

A esto se sumó el lunes el “corralito” dispuesto por el prestamista de criptomonedas Celsius, que frenó los retiros y transferencias de sus clientes.

La medida agudizó el temor por una falta de solvencia de la firma, y generó un efecto contagio al resto del mercado.

Desde noviembre de 2021 cuando superó los US$68.000, el bitcoin perdió más de un tercio de su valor con un retroceso del 65% mientras que la capitalización de todo el mercado de criptomonedas cayó de US$ 3 billones a US$940 millones.

Despidos en empresas representativas del sector

Frente al derrumbe del mercado de criptomonedas, algunas de las empresas representativas del sector comenzaron en los últimos días a anunciar recortes y despidos.

BlockFi, un prestamista de criptomonedas cuya plantilla creció de 150 empleados en fines de 2020 a más de 850, anunció el lunes el despido del 20% de su personal, según difundió la agencia Bloomberg, a causa de lo que su CEO, Zac Prince, consideró como un “cambio dramático en las condiciones macroeconómicas”.

Del mismo modo, Crypto.com, firma de Singapur que con el “boom” del mercado llegó a convertirse en sponsor del próximo Mundial de Fútbol en Qatar y de la Fórmula 1, y a realizar anuncios publicitarios con el actor Matt Damon y el basquetbolista LeBron James, reportó el despido de 260 trabajadores, lo que representa el 5% de su personal.

Los recortes también alcanzaron a Gemini, con un despido del 10%, y la plataforma Coinbase, que tras anunciar el congelamiento de sus contrataciones el pasado 2 de junio, echó al 18% de su personal, que totaliza los 5.000 empleados.

Asimismo, Buenbit, una de las principales plataformas en la Argentina, despidió en fines de mayo al 45% de su staff, reduciendo sus trabajadores de 180 a 100.

El bitcoin caía hoy más del 5,5% situándose en el rango de los US$ 22.200, un nuevo mínimo en 18 meses, al tiempo que, frente al desplome del mercado, las plataformas de intercambio comenzaron a anunciar recortes de personal.

La criptomoneda más utilizada en el mundo se desplomaba 5,42% en las últimas 24 horas y 25,05% en la última semana, alcanzando un valor de US$ 22.205,89 la unidad, un mínimo que no se observaba desde diciembre de 2020.

La cotización llegó incluso a perforar los US$ 22.000 durante esta madrugada.

El derrumbe se ve impulsado por el inminente anuncio de subas de tasas por la Reserva Federal estadounidense (FED).

La FED, que aumentó su tasa de interés de referencia 0,25% en marzo y 0,50% el mes pasado ubicándola en un rango de 0,75% a 1%, anunciará este miércoles una nueva alza, la cual el mercado ya apuesta que podría ser más amplia de lo esperada y llegar a los 75 puntos porcentuales.

Dichas alzas repercuten en los activos de mayor riesgo como las acciones -especialmente las tecnológicas- y las propias criptomonedas al volverse más atractivos los bonos de deuda.

A esto se sumó ayer el “corralito” dispuesto por el prestamista de criptomonedas Celsius, que frenó los retiros y transferencias de sus clientes.

La medida agudizó el temor por una falta de solvencia de la firma, y generó un efecto contagio al resto del mercado.

Del mismo modo, Binance, la plataforma más grande de intercambios, frenó sus retiros temporalmente ayer por algunas horas, lo cual lo adjudicó a un problema técnico generado por “una transacción trabada que generó retrasos”.

Desde noviembre de 2021 cuando alcanzó un pico de US$ 67.617, el bitcoin perdió más de un tercio de su valor con un retroceso del 65% mientras que la capitalización de todo el mercado de criptomonedas cayó de US$ 3 billones a US$ 940 millones.

COMENZÓ OLA DE DESPIDOS
Frente al derrumbe del mercado de criptomonedas, algunas de las empresas representativas del sector comenzaron en los últimos días a anunciar recortes y despidos.

BlockFi, un prestamista de criptomonedas cuya plantilla creció de 150 empleados en fines de 2020 a más de 850, anunció ayer el despido del 20% de su personal, según difundió la agencia Bloomberg, a causa de lo que su CEO, Zac Prince, consideró como un “cambio dramático en las condiciones macroeconómicas”.

Del mismo modo, Crypto.com, firma de Singapur que con el “boom” del mercado llegó a convertirse en sponsor del próximo Mundial de Fútbol en Qatar y de la Fórmula 1, y a realizar anuncios publicitarios con el actor Matt Damon y el basquetbolista LeBron James, reportó ayer el despido de 260 trabajadores, lo que representa el 5% de su personal.

Los recortes también alcanzaron a Gemini, con un despido del 10%, y la plataforma Coinbase, que tras anunciar el congelamiento de sus contrataciones el pasado 2 de junio, hoy echó al 18% de su personal, que totaliza los 5.000 empleados.

La criptomoneda más popular del mundo se desplomó alrededor de un 10% hasta situarse en 24.692 dólares en las operaciones matinales de Londres, alcanzando niveles de diciembre de 2020.

Este lunes, el bitcoin cayó por debajo de los 25.000 dólares, su nivel más bajo en 18 meses, debido a que los inversores rehuyeron los activos de riesgo ante la caída de los mercados mundiales.

La criptomoneda más popular del mundo se desplomó alrededor de un 10% hasta situarse en 24.692 dólares en las operaciones matinales de Londres, alcanzando niveles de diciembre de 2020.

El temor a una fuerte subida de los tipos de interés en Estados Unidos y a una recesión sacudió el lunes los mercados mundiales, tras la publicación el viernes de unas cifras de inflación estadounidense más elevadas que lo previsto.

«La correlación entre los mercados de valores y el bitcoin sigue» ganando fuerza, dijo el analista de AvaTrade Naeem Aslam.

El valor de la unidad virtual se desplomó un 65% desde que llegó a un máximo histórico en noviembre de 2021. En 2021, el incipiente sector había atraído a cada vez más actores de las finanzas tradicionales, cuyo apetito por el riesgo se vio alimentado por las políticas flexibles de los bancos centrales de todo el mundo, señaló la agencia de noticias AFP.

Pero la subida de tipos de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), en su intento de combatir la inflación galopante, está pesando en los mercados.

Al igual que las acciones de las empresas, estas monedas tuvieron su peor semana en el último año y tocaron precios mínimos.

La combinación de la suba de tasas de interés en los Estados Unidos y el colapso de Terra, una de las diez criptomonedas de mayor capitalización, desencadenó la tormenta perfecta para el mercado.

Las cripto atravesaron su peor semana en 12 meses, con un derrumbe en la cotización de Bitcoin y demás criptoactivos que llevó a que se perdieran más de US$ 500.000 en el mercado y a tocar precios mínimos desde 2020.

Ninguna escapó a la dinámica del resto de activos de renta variable, como las acciones de empresas, que sufren desde hace meses -y esta última semana en particular- el cambio de política monetaria de la Reserva Federal (FED), que abandonó las tasas de interés del 0% y anunció una suba de hasta el 1%, con vistas a incrementarlas en los próximos meses para frenar los niveles de inflación, los más altos en 40 años.

En ese sentido, los principales índices de empresas como el S&P 500, el Nasdaq y el Dow Jones retrocedieron entre un 12 y 30% en lo que va del año, ante la salida de capitales en búsqueda de activos menos riesgosos.

Es una respuesta al fin de «dinero barato» en el mundo y a una subida fenomenal que habían tenido las acciones de las principales empresas del mundo -de más del 100% entre 2020 y 2021-, impulsadas por la emisión récord de dinero por la pandemia y que derivó en una creciente inflación.

Sin embargo, al viento de frente que traía el mercado financiero se agregó el pánico por la virtual desintegración de Terra, uno de los ecosistemas más importantes del mercado cripto, que incluía un token nativo (Luna) y una moneda estable o stablecoin (UST) que, juntas, tenían un valor de US$ 50.000 millones hace apenas diete días.

Hoy el valor de ambas es apenas superior a los US$ 4.000 millones, según datos de Coinmarketcap.

«Lo que vimos esta semana fue una tormenta perfecta. Veníamos de dos años de crisis global por el Covid, con alta emisión monetaria y baja de tasas que confluyó en el mercado cripto y que, en mi opinión, tocó fondo esta semana», afirmó a Télam Manuel Beaudroit, CEO de Belo, una de los exchanges argentinos de mayor adopción entre los usuarios de cripto en el país.

La caída de Terra obedece, fundamentalmente, a una corrida masiva de dinero alojado en UST, cuya paridad con el dólar estaba respaldada en el valor de Luna y un mecanismo de arbitraje algorítmico entre una y otra.

El mecanismo permitía que, ante una venta de UST, se vendieran Luna en el mercado para pagar ese «dólar» con nuevas Lunas, y al revés en caso contrario.

Sin embargo, la pérdida de paridad con el dólar durante algunas horas el pasado fin de semana puso en alerta a sus tenedores, que tenían cerca del 80% de los UST existentes depositados en Anchor Protocol, una especie de banco que ofrecía un retorno anual de 19,6% a cambio de estos depósitos.

Así fue como empezó la llamada «espiral de la muerte»: una venta masiva de UST compensada con emisión de Lunas no absorbidas por el mercado, que derrumbaba su cotización y forzaban a una emisión aún mayor para mantener la paridad con el dólar.

En consecuencia, Luna pasó de valer 64 dólares por unidad el domingo pasado a menos de 1 centavo y UST a menos de 20 centavos este domingo.

«Lo que sucedió con Terra impacta sobre el resto del ecosistema porque se aprovecha para generar miedo e incertidumbre. Se habla de esquemas Ponzi cuando lo importante distinguir entre aplicaciones y proyectos que puedan ir surgiendo», sostuvo Beaudroit.

Y agregó: «No está bien asegurar rendimiento o generar situaciones que, de alguna manera, incitan a la gente a pensar que puede tener un alto rendimiento con una seguridad que no es tal. Por eso lo importante es el cuidado del consumidor y la mejor forma de hacerlo es con educación. Hacerle entender que las decisiones que tomen tienen un impacto y hay que hacerse responsable».

El interrogante sobre si un fenómeno como el que sucedió con UST podía ocurrir con el resto de stablecoins -USDT, USDC o DAI son los más conocidos, cuya capitalización es de más de US$ 132.000 millones- fue lo que sacudió por completo el esquema.

Si bien tienen mecanismos de respaldo distintos -algunas con depósitos bancarios auditados que, supuestamente, aseguran cada unidad en circulación con un dólar fiduciario, y otras con una canasta de criptomonedas que supera ampliamente su valor en circulación- el temor a que colapsaran también llenó de pánico al mercado.

Bitcoin, Ether, Cardano, XRP, Polkadot, Avalanche y otras criptos cayeron entre 25 y 50% en los últimos diez días, y llegaron a tocar sus precios más bajos desde finales de 2020 el miércoles por las mañana, en el momento más álgido de la crisis cripto.

«El mercado ya ha sufrido estas volatilidades. La gran diferencia es que, en América Latina, más de la mitad de quienes tienen cripto por primera vez la compraron después de la pandemia y nunca vivieron un escenario así», aseguró a Télam, Ignacio Carballo, docente, investigador y consultor de «crypto y finanzas alternativas» de American Market Intelligence (AMI) en Estados Unidos.

«Muchos lo hicieron para comprar monedas, supuestamente, estables y cuyo caso de uso no era la descentralización e ir en contra del sistema, sino tener una moneda que lo resguardara de la inflación del dólar. Hoy eso está en jaque y hay que ver si esas personas que se animaron a comprar activos como UST, con los que perdieron mucho dinero se animarán a hacerlo de nuevo en el futuro», razonó Carballo.

El escenario que se despliega ahora es el que muchos habían señalado hace meses: el fin del mercado alcista iniciado a mediados de 2020 y el ingreso a una temporada de cotizaciones más bajas, que dejará espacio a la superviviencia de los proyectos que realmente aporten valor y usabilidad.

«Lo interesante es ver como se va a recuperar todo esto. Nos queda seguir trabajando en producto y en cómo hacer para generar mayor liquidez, mercado, infraestructura y aplicaciones para la vida cotidiana», concluyó Beaudroit.

El Bitcoin (BTC) se encamina a cerrar su décima semana consecutiva por debajo de los US$ 43.000, un precio que solo pudo superar en pocas ocasiones desde que inició el 2022 y al igual que la mayoría de las acciones y papeles del segmento de renta variable, afectadas por el débil repunte económico a la salida del coronavirus y el conflicto entre Rusia y Ucrania.

De hecho, la principal criptomoneda del mundo no tiene un cierre semanal arriba de los US$ 43.000 desde el 27 de diciembre de 2021, aunque parece haber encontrado un piso de cotización en la zona de los US$ 35.000, que solo logró traspasar transitoriamente en algunas jornadas de enero y febrero, antes de que su precio volviera a subir empujado por una demanda de criptoactivos que, si bien está lejos de su pico de euforia a finales de 2021, aún se mantiene activa.

El anuncio de la Reserva Federal de los Estados Unidos de un endurecimiento de su política monetaria para reducir la inflación -que alcanzó los niveles más altos de los últimos 40 años- y la suba en los precios de la energía y commodities agrícolas que desencadenó la guerra entre Rusia y Ucrania está afectando la actividad económica, el comercio internacional y, por consiguiente, la cotización de los principales criptoactivos.

En ese sentido, analistas de mercado afirmaron que es poco probable que el BTC supere los US$ 46.000 en el corto plazo, salvo que se produzca un «cambio de ambiente» macroeconómico como un cambio en el apetito por el riesgo.

Es poco probable que el BTC supere los US$ 46.000 en el corto plazo.

«Las posiciones largas en el Bitcoin no tienen suficiente impulso para hacer que los precios superen ese nivel», dijo Wilfred Daye, titular de Securitize Capital, a Bloomberg, a la vez que afirmó que «para que el Bitcoin supere ese nivel son necesarios ingredientes clave como un repunte tecnológico y un apetito por el riesgo macroeconómico».

Bitcoin cotiza hoy a US$ 41.300 por unidad -según el portal Coinmarketcap-, un 40% por debajo de su máximo de US$ 70.000 en noviembre, y está sumido en su rango de cotización más ajustado desde octubre de 2020, lo que algunos atribuyen a que los tenedores a largo plazo han intervenido para comprar cuando los precios del token caen mientras los inversionistas a corto plazo reducen las ganancias más sustanciales.

«El Bitcoin se está consolidando por debajo de los US$41.000 a medida que el porcentaje de tenedores a largo plazo en el mercado continúa aumentando», dijo Marcus Sotirou, analista de la corredora de activos digitales GlobalBlock, con sede en el Reino Unido, quien sostuvo que para 2022 «no puedo esperar un brusco repunte de los precios debido a las condiciones macroeconómicas».

El multimillonario inversionista en criptomonedas Michael Novogratz dijo el martes en Bloomberg TV que es probable que BTC se mantenga en un rango de entre US$ 30.000 y US$ 50.000 a medida que aumenten las tasas de interés en EE.UU.

«Los datos de rendimiento anteriores sugieren que es poco probable que el token mantenga un repunte mientras la Fed ajusta la política monetaria durante el año», indicó Novogratz.

El reputado agente de bolsa Nicholas Merten rechaza que el ‘oro digital’ se encuentre en un mercado bajista.

El bitcóin no se encuentra en un mercado bajista sino está atravesando por una etapa de acumulación de activos antes de entrar en un ciclo de crecimiento, opina Nicholas Merten, agente de bolsa y creador de uno de los principales canales de YouTube dedicados a las criptomonedas, DataDash.

El analista señaló en un nuevo video que actualmente se está formando un «interesante patrón técnico» que apunta a que «los alcistas están liderando».

«No se dejen engañar en este ciclo de consolidación que estamos en un mercado bajista», aconsejó el experto, afirmando que un mercado bajista supone una caída del valor de un activo de entre el 70 % y el 90 %.

Merten cree que el valor de la principal criptomoneda volverá a crecer e incluso podría superar los 200.000 dólares para finales de este año, en cuyo caso su valor de mercado sobrepasaría los 4 billones de dólares.

Actualmente, el bitcóin se cotiza a poco más de 42.000 dólares la unidad y tiene una capitalización de unos 800.000 dólares. El 10 de febrero, su precio superó los 45.600 dólares por primera vez en más de un mes.

Su último máximo histórico fue registrado el pasado 10 de noviembre, cuando alcanzó 68.789 dólares. Desde entonces, la criptomoneda perdió un 38 % de su valor, conforme a los datos de CoinMarketCap.

El multimillonario inversor estadounidense Bill Miller ve el bitcóin como un seguro contra desastres financieros. El empresario habló sobre su visión de la principal criptomoneda en una entrevista con CNBC realizada este miércoles.

El magnate financiero comparó el bitcóin con una póliza de seguro. Explicó que cuando la gente compra una póliza de seguro, no quiere que suceda algo terrible, pero sigue pagando el seguro cada año, por si ocurre. «El bitcóin es un seguro contra una catástrofe financiera como la que vemos en el Líbano, o en Afganistán, o en muchos de esos otros países», declaró.

A su juicio, la criptomoneda es valiosa no porque sea tangible, sino porque su valor puede compararse con el de un objeto de colección, como una tarjeta de béisbol de Honus Wagner, uno de los más grandes jugadores deportivos, o una pintura de Picasso.

Sobre su inversión personal en la criptomoneda, Miller dijo que había colocado una pequeña parte de su capital en bitcoines, y cuando el precio subió, su inversión se convirtió en la mitad de su capital total. Sin embargo, ahora esa cifra es menor, ya que el valor del bitcóin ha caído.

Además, considera que la criptomoneda seguirá subiendo al recibir capital de instituciones y empresas. «Creo que este año se verá una mayor adopción entre fundaciones, dotaciones financieras e instituciones, y esto continuará», dijo.

La criptomoneda líder repunta luego de alcanzar mínimos de US$ 32.985 y acumula un alza del 30% en las últimas dos semanas.

El Bitcoin apuntala su recuperación y cotiza por encima de los US$ 43.000, alcanzando su máximo en más de dos semanas. La criptomoneda de mayor capitalización opera con una suba del 5% y acumula un alza del 30% desde el piso registrado el 24 de enero, cuando alcanzó valores de US$ 32.985.

El Bitcoin logra cinco días de rally consecutivos y crecen las expectativas que lo ubican próximamente en los US$45.000. El resto del mercado de las monedas digitales también cotiza con tendencia alcista, lideradas por XRP, Solana y Cardano. Sobresale la suba de Shiba Inu que lleva un ascenso del 40% en los últimos siete días.

El ciclo alcista se conformó el viernes pasado, cuando el Bitcoin logró rebasar el área de los US$ 40.000, nivel de precios que había sido un soporte de gran importancia durante toda la fase alcista anterior y ahora se había convertido en una zona de control.

Desde el récord máximo de US$ 69.000 alcanzado en noviembre, la popular criptomoneda perdió hasta un 50% de su valor.

En el último tiempo se produjo una relación cada vez más estrecha entre el Bitcoin y los índices bursátiles, en particular con el Nasdaq 100, principalmente de acciones de tecnología.

El alza de la criptodivisa líder se inició tras el informe de empleo de Estados Unidos, que fue mejor de lo esperado en especial por los buenos resultados de Amazon. La criptomoneda ha estado correlacionada con los activos de riesgo en los últimos meses, ya que es percibida de esta forma por los gestores de activos tradicionales.

Según el analista, cuando los criptoentusiastas tienen predicciones bajistas, es hora de iniciar la compra de bitcóin.

El experto en criptomonedas Peter Brandt descubrió una señal única para comprar bitcoines.

Brandt destacó este domingo que la mayoría de los participantes de la rápida movilización ‘ojos láser’ están convencidos de que el precio del bitcóin caerá por debajo de los 30.000 dólares en un futuro próximo.

«Me parece fascinante que muchos (no todos) de los que usaron en las redes sociales ojos de láser en marzo o abril y predijeron una subida del bitcóin en noviembre, ahora estén pronosticando que se pasará bajo el nivel de 30.000 dólares», escribió el analista en su cuenta de Twitter.

Así, esto podría ser una señal para empezar a comprar la criptomoneda, ya que muchos criptoentusiastas tienen un sentimiento bajista, según Brandt. «Cuando los toros llevan ‘ojos láser’, es hora de vender. Cuando los toros se convierten en osos, es el momento de comprar», destacó.

El ‘flashmob’ ‘ojos láser’ se lanzó en las redes sociales el pasado febrero. Entonces, los entusiastas de la criptomoneda pusieron en sus avatares los ojos rojos, como si fuera un láser, para hacer énfasis en el aumento de precio y poder de estos activos.