Tag

Ganancias

Browsing

El Senado de Argentina convirtió este jueves en ley un proyecto que reforma un polémico impuesto a los salarios, que a fin de marzo había recibido media sanción de la Cámara de Diputados, lo que beneficiará a más de un millón de trabajadores.

En medio de una grave crisis económica, la reforma al «impuesto a las ganancias» fue aprobada con 66 votos positivos y una abstención. No hubo votos en contra del proyecto impulsado por el oficialismo.

La norma establece que los trabajadores que cobren un salario de hasta 150.000 pesos brutos mensuales (US$1.624) estarán exentos del impuesto. En el caso de los jubilados, el piso se eleva a ocho haberes mínimos.

La medida beneficiará a 1.267.000 personas entre trabajadores y jubilados, según datos difundidos por el Ministerio de Economía.

El presidente de centroizquierda Alberto Fernández impulsó el proyecto para seducir a un sector de la clase media afectado por la profundización de la crisis económica durante la pandemia de COVID-19, con la esperanza de captar votos antes de los comicios de medio término de octubre.

A partir de la sanción de la ley, menos del 10% de los trabajadores y jubilados pagarán la tasa.

La norma será retroactiva al 1 de enero de este año y tendrá un costo fiscal estimado de 48.000 millones de pesos.

Fuente: América Economía

El Senado de la Nación se aprestaba en la noche de este jueves a aprobar el proyecto de ley que exime del pago de Impuesto a las Ganancias a los trabajadores que cobren hasta $150 mil. La iniciativa cuenta con el respaldo del oficialismo y la oposición. En la provincia de Chubut 24.725 trabajadores y jubilados quedarán exentos e del pago de este tributo. El nuevo régimen será retroactivo al 1° de enero de 2021.

Los cambios

El aumento del monto desde el cual se paga el impuesto a 150 mil pesos (frente a los 74.810 y los 98.963 pesos desde los que tendrían que pagar un soltero y un casado con dos hijos, respectivamente, a partir del 1 de enero de 2021), permitirá volver al porcentaje histórico de que solo paguen este gravamen alrededor del 10 por ciento de los que tienen mayores ingresos.
A diciembre 2019, el impuesto lo pagaban 2,1 millones de personas, lo cual representaba el 23,3 por ciento de empleados y empleadas en relación de dependencia. Aun con la suba automática de las deducciones de enero 2021, lo hubiesen pagado 2 millones de trabajadores y jubilados, el 22 por ciento del total.

Para los jubilados, el proyecto eleva la deducción actual de seis a ocho haberes mínimos y elimina el requisito de no tener otros ingresos. Asimismo, el aguinaldo quedará taxativamente exento del pago para sueldos y haberes de hasta 150 mil pesos brutos mensuales.
Además, con la modificación al proyecto original, que aumenta la progresividad del impuesto en las distintas escalas, el 90 por ciento de las empresas afectadas pagará un 25 por ciento, y solo el 10 por ciento de ellas aportará el 35 por ciento.

El debate

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el peronista cordobés Carlos Caserio, abrió la discusión calificando a la reforma al impuesto a las Ganancias como “una muy buena noticia para 3,7 millones de personas que se acogen a este régimen”.

“Es un proyecto que traerá mayores ingresos y se traducirá en movimientos económicos de la mano de un mayor consumo”, expresó Caserio, quien agregó que la reforma será “una contribución para que el Estado tenga más recursos y va a disminuir el gasto público porque va a tener menos necesidades que atender”.
El senador por Córdoba destacó la política del presidente Alberto Fernández en este sentido y cuestionó la promesa de campaña formulada en su momento por el expresidente Mauricio Macri, quien había prometido eliminar el pago de impuesto a las Ganancias para un sector de los asalariados.

El legislador afirmó que el expresidente Macri prometió “la eliminación del impuesto pero duplicó” la cantidad de trabajadores que lo terminaron pagando.
Su coterránea macrista, Laura Rodríguez Machado, defendió el gobierno del líder de Juntos por el Cambio mencionando que “se trabajó de manera consensuada con las provincias a las que se les mejoró la Coparticipación y que, en retribución, bajaron Ingresos Brutos, aunque este Gobierno se encargó de que vuelvan a cobrarlo”.

“Y van a seguir golpeando el bolsillo de la gente. Pretenden eliminar la presión fiscal cuando en realidad el kirchnerismo aumentó la presión fiscal en el bolsillo de la gente”, agregó la senadora cordobesa.
Por su parte, el oficialista Oscar Parrilli, agradeció a la oposición por apoyar el proyecto de Ley de reforma al Impuesto a las Ganancias, y les reclamó una “autocrítica” al acusarlos de ser los responsables de la situación económica y social que vive la Argentina.
“Me alegro de que hoy nos apoyen. Pero las consecuencias de hoy son por lo que ellos hicieron”, afirmó Parrilli.
El senador agregó que “cuando gobiernan se parecen a un lobo y cuando son oposición son la piel de cordero, porque parecería que lo que damos ni siquiera alcanza”.

El proyecto para modificar el alcance del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos mensuales, también abarca a los jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos
Los trabajadores que cobren entre 150 mil y 173 mil pagarán el gravamen, pero la AFIP establecerá las deducciones para evitar grandes diferencias entre los que deben tributar y los que están exentos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dispuso que hasta el 30 de septiembre próximo no considerará la categoría del Sistema de Perfil de Riesgo (Siper) de los contribuyentes al momento de tramitar planes para regularizar obligaciones de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales.

Lo hizo a través de la Resolución General 4959/2021, publicada en Boletín Oficial, que garantiza a los contribuyentes que lo soliciten, la posibilidad de regularizar sus obligaciones de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales en hasta tres cuotas y con un pago a cuenta del 25%, sin verse condicionadas por su perfil de riesgo.

La medida que apunta a coadyuvar al cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes y responsables forma parte de las herramientas puestas a disposición por la AFIP para amortiguar el impacto económico de la pandemia de coronavirus.

El oficialismo nacional logró una victoria y acaba de obtener media sanción en la modificación del mínimo no imponible de Ganancias que lleva el piso a partir del cual comenzará a pagar el tributo aquel asalariado que tenga como sueldo 150.000 pesos brutos. Así, con 241 votos a favor y 3 abstenciones y luego de más de 20 horas de debate, la cámara baja aprobó y giró al Senado el proyecto para que sea tratado esta misma semana.

En una maratónica sesión especial que comenzó en la noche del sábado, la Cámara de Diputados dio media sanción pasadas las siete de la mañana del domingo al proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias que impulsó el oficialismo y que, de ser aprobado, beneficiará a más de un millón de trabajadores, que quedarían exentos del pago del tributo.

Luego de aprobar una serie de iniciativas que estaban en agenda, el recinto comenzó a tratar este tema pasadas las 23.30 del sábado y, teniendo en cuenta la larga lista de oradores anotados, estaba previsto que la norma sea votada pasadas las 7.30 de la mañana de este domingo.

La dilación apra tratar un tema en el que todos estaban de acuerdo hizo tambalear la seción y comenzó a aparecer la idea de la declaración de un cuarto intermedio. Esto hizo que el presidente de la Cámara y autor del proyecto señalara que “aunque tengamos que sesionar toda la madrugada, vamos a votar Ganancias”, descartando así la posibilidad de un pase a cuarto intermedio.

Las reformas que prevé el proyecto, presentado por el presidente del cuerpo, Sergio Massa, plantea incrementar la deducción especial a partir del cual se calcula el Impuesto a las Ganancias, con el fin de que los trabajadores que cobren hasta 150.000 pesos brutos no deban pagar ese gravamen. “Más allá de las peleas políticas, queremos transmitirle a la población que el Congreso está trabajando para resolver este tema”, destacó Massa este sábado por la mañana, cuando aseguró que el proyecto sería aprobado aunque los diputados tengan que “sesionar toda la madrugada”.

El primero de los bloques en cerrar fue el del diputado mendocino José Luis Ramón quien festejó la medida y se mostró eufórico diciendo que había que “brindar” con la población para luego pelearse con el diputado Fernando Iglesias a quien le gritó que lo tiene “harto”. Luego llegó el turno del bloque del lavagnismo que comanda Alejandro Rodriguez quien mostró diferencias pero apoyó.

El eje de la discusión estuvo entre el bloque de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. En el caso del primero, el cierre estuvo a cargo de Mario Negri quien adelantó su apoyo al proyecto aunque también ratificó las observaciones principales que se hicieron desde el interbloque a la iniciativa del oficialismo.

“Para nosotros no haber abordado la actualización del mínimo no imponible es negativo. También tiene consecuencias negativas el achatamiento de la pirámide ya que quien pague el impuesto entrará pagando las escalas más altas. Y por último creemos que es negativo que hayan quedado excluidos los autónomos”, dijo Negri.

Tras referirse al proyecto de ley, Negri se metió de lleno a criticar la política económica del Gobierno. en donde dijo que la media de la caída en el mundo de la actividad económica es del 3 por ciento y nosotros caímos 10 por ciento. Sumamos un millón más de desocupados. El problema hay que resolverlo, no se hacen más progresista con gritos. Si no hay empresas, no hay trabajo y entonces la gente no vive del salario, vive de la asistencia. Es el trabajo lo que dignifica”, agregó Negri.

“Estamos preocupados, no vemos rumbo en el Gobierno. Es errático en todos los terrenos, Somos un barco sin rumbo que en cualquier momento choca. Estamos viendo caprichos, hay personalidades inestables, coléricas, que nos gritan a nosotros, que gestionan mal, que expropian hoy y mañana no, que suben retenciones y mañana no. Que ignoran la convivencia. Se ha hecho del emparche y la improvisación un sistema de gobierno. En más de 20 horas de debate acá nadie del oficialismo nombró al Presidente”.

“Cuando ingresó el coronavirus al país, nos pusimos a disposición. Nos paramos a su lado. Frente a la peste le dije al Presidente que era el comandante, que estábamos para ayudar. Nunca nos quiso atender, nos despreció y nos trató de enemigos. Si fuera hoy a la Casa de Gobierno, aunque dudo que nos inviten, iría con un solo interrogante. Le diría al Presidente que los argentinos queremos saber dónde está el piloto”, finalizó Negri.

La respuesta llegó del titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien le dijo a Negri que “durante un discurso, durante un ratito, quiero ayudar, ¿dónde está el piloto?. La sinuosidad literal, ¿no? Y buscar después qué frase se elige para el Twitter, otra que te levante el medio amigo. Y al final terminar diciendo nada. Porque creo que respecto de lo que expresaba quien me antecedió en la palabra se me ocurre o se me vinieron a la cabeza mientras lo escuchaba atentemente y con mucho respeto com hago siempre, la frases de un ex ministro de Economía, del anterior Gobierno, Nicolás Dujovne, que, por ejemplo, cuando se hizo cargo de la cartera, decía que el único beneficio que tenía la Argentina es que era un país muy desendeudado”.

A partir de este momento cambió el eje de su discurso y le apuntó a los dichos del ex presidente Macri y las pomesas incumplidas señalando que “quién era habitualmente el miembro informante de la hoy bancada opositora, decía hace unos días que no siempre se pueden cumplir las promesas de campaña, que hubiese sido una locura eliminar el Impuesto a las Ganancias, (luego no sé si Macri lo explica en el libro en algún lugar, todavía no lo pude leer, lo voy a leer), que había sido un error de comunicación, la promesa aquella de eliminar el Impuesto a las Ganancias. Yo creo que, a diferencia de lo que opinaba aquel miembro informante, que hubiera sido una locura o un error, cuando uno mira seriamente no fue locura, no fue un error, ni una promesa de campaña, fue una decisión política que tenía que ver con mentir y con tener a los medios porteños, y algunos del interior que los van comprando, como escudo y propagadores de esa mentira. Eso fue lo que sucedió.

Ahí Kirchner señala que la decisión de no bajar el impuesto a los trabajadores fue “una decisión política” respecto de las promesa de campaña “tanto que hay una segunda decisión política, que pudiendo cumplir en parte aunque sea aquella eliminación del aporte de Ganancias de los trabajadores, deciden otro camino: es la eliminación de las retenciones. Hubo una decisión de no cumplir siquiera en parte y sí darlo a un sector mucho más poderoso y concentrado de la economía argentina”.

“Saliendo de eso, lo cierto es que del año 2015 al 2019 pasamos de 259 mil argentinas y argentinos que necesitan una mano o la presencia del Estado con políticas sociales, por las que después son muchas veces estigmatizados, a 506 mil. Duplicaron. Los que dicen que hay un proyecto político de controlar sectores sociales son los que duplicaron. Entonces ya tenemos duplicación de los planes sociales y mayor cantidad de trabajadores y trabajadoras argentinos pagando Ganancias”,. agregó el diputado.

“Todos los gobiernos tiene sus errores pero creo que salvo la palabra de dos diputados radicales de la Ciudad de Buenos Aires que pueden expresarse sin insultos, el resto son una cadena de agravios para entusiasmarse con un par de likes. Los desafíos que tiene la Argentina son bastante complejos, el país necesita lo mejor de todos y todas, pensemos como pensemos. Después habrá tiempo para derimir las cuestiones electorales y las representaciones que cada uno quiere tener”

Aunque el proyecto fue votado mayoritariamente, las tres abstenciones estuvieron por el lado de Juntos por el Cambio ya que no votaron Luciano Laspina (Pro), Facundo Suárez Lastra (UCR) y Mónica Frade (Coalición Cívica).

Modificaciones

A la hora de la votación en particular, el miembro informante que fue Carlos Heller, adelantó que iban a aceptar algunas modificaciones ya discutidas pero que no abrirían el debate para nuevas modificaciones.

Entre los cambios que se aceptaron, está la obligación de los ex presidentes de pagar impuesto a las ganancias por las asignaciones mensuales vitalicias que reciben, que fue un proyecto de la legisladora radical Carla Carrizo.

Otro punto que se aceptó fue el pedido de Facundo Moyano para que se incluyeron a los recolectores a la prórroga de la exención de ganancias en horas extras que figuraba en el ahora artículo 13.

En las modificaciones también se aceptó un pedido del diputado del Pro Ricardo Buryaile de quitar el límite de edad para las deducciones por hijo con discapacidad. El proyecto original fijaba que se podía deducir hasta los 18 años y ahora no tendrá límite.

Por ultimo, el oficialismo también aceptó que no esté alcanzado por Ganancias los bonos por productividad con un límite de hasta 40% de salarios que no superen los 300.000 pesos.

El costo

El costo fiscal de estas modificaciones será de unos $48.000 millones que, se prevé, será financiado en parte con un aumento del consumo y otro gravamen a las empresas, que se comenzará a discutir en las próximas semanas. De acuerdo a las cifras informadas por el oficialismo, estos cambios beneficiarán a alrededor de 1.267.000 personas, entre trabajadores y jubilados, con lo cual quedarán exentos del pago de este tributo el 93% de los trabajadores.

“Hoy en la Argentina 25 de cada 100 trabajadores pagan Ganancias. A partir de la sanción, van a pagarlo sólo 7 de cada 100 trabajadores”, explicó Massa. “En el caso de los jubilados, sólo el 0,04% van a hacerlo, no solo por la modificación del piso sino porque además subimos de 6 a 8 haberes el mínimo no imponible, con lo cual a medida que se van actualizando las jubilaciones se va modificando el mínimo no imponible”.

En el inicio del tratamiento, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda y miembro informante de la iniciativa, Carlos Heller, integrante del Frente de Todos, sostuvo que con los cambios que se plantean ser volvería “a la situación histórica donde solo el 7% de los trabajadores quedarían alcanzados con el impuesto a las Ganancias”, ya que serían “1.267.000 trabajadores, trabajadoras, jubilados y jubiladas que dejarían de pagarlo”.

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados emitió por amplia mayoría un dictamen favorable al proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias que beneficiará a más de 1,2 millones de trabajadores, y que el oficialismo aspira a votar en una sesión especial la próxima semana.

La decisión se adoptó en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación del Trabajo, luego de agotar el debate entre los legisladores sobre el proyecto presentado por el presidente del cuerpo, Sergio Massa, y respaldado por el oficialismo.

El despacho tuvo un alto consenso político ya que fue respaldado por el Frente de Todos, Juntos por el Cambio -que lo hizo con disidencias parciales-, los interbloques Federales y de Unidad Federal para el Desarrollo.

El proyecto de reforma del Impuesto a Ganancias que impulsa el oficialismo modifica el artículo 30 para aumentar la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta $150.000 brutos.

Esta medida beneficiará a 1.280.000 personas, entre trabajadores y jubilados, según señaló el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, quien destacó que «el 93 por ciento de los asalariados no pagarán mas ese tributo».

Fuente: Telam

A partir de los debates en las Comisiones de Diputados, el proyecto original del titular de la Cámara baja, Sergio Massa, que excluye de pagar el impuesto a las Ganancias a los trabajadores en relación de dependencia que ganan hasta $ 150.000 de sueldo bruto, se incorporaron tres nuevas deducciones: guardería, hijos con discapacidad y horas extras al personal de Salud involucrado en el combate contra el coronavirus.

Esos cambios fueron consensuados por Massa con los presidentes de las Comisiones de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller y Trabajo, Vanesa Siley, y diputados que representan al sector sindical, como Walter Correa.

En el caso de los gastos de guardería y jardín materno-infantil, se incorpora una deducción de hasta el 40% de la ganancia no imponible (40% sobre $ 167.678) para los padres con hijos de hasta 3 años.

Por los hijos con discapacidad, se duplica la actual deducción de $ 78.833 anuales por cada hijo, hija, hijastro o hijastra discapacitada.

Para los trabajadores del servicio de salud afectados a las tareas para hacer frente a la pandemia, se extiende la exención de Ganancias sobre las horas extras hasta el 30 de septiembre de 2021. Comprende a las guardias obligatorias (activas o pasivas) y horas extras del personal de los sistemas de salud pública y privada.

Este beneficio rigió entre marzo y diciembre del año pasado, y ahora se extendería 9 meses más.

Además, en el proyecto se ratifica la exclusión del pago del impuesto a la ropa de trabajo, al equipamiento del trabajador para uso exclusivo en el lugar de trabajo y al otorgamiento o pago de cursos de capacitación indispensables para el desempeño y desarrollo de la carrera del empleado.

En tanto, continua los debates para agregar otras deducciones en función de los reclamos que vienen haciendo distintos sectores. En las Comisiones se trabaja con el objetivo de tener aprobado a más tardar el viernes el dictamen o los dictámenes si no hay acuerdo entre los distintos bloques.

El plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados buscará avanzar la próxima semana con la firma del dictamen favorable al proyecto de reformas al impuesto a las Ganancias, tras haber concluido este viernes con las reuniones informativas en la que expusieron funcionarios, tributaristas y sindicalistas.

Al cierre del encuentro de este viernes, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, dijo que espera «que la semana que viene haya reunión plenaria de comisiones para seguir con el tratamiento y dictaminar».

Heller señaló que esa posibilidad depende de que haya acuerdo entre los presidentes de los distintos bloques para renovar el protocolo de funcionamiento de la Cámara baja.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, buscará en los próximos días un acuerdo con los titulares de las bancadas para mantener el protocolo de funcionamiento de sesiones presenciales, junto con la posibilidad de que puedan hacerlo en forma remota los legisladores considerados en grupos de riesgo.

Fuentes parlamentarias señalaron que tratarán de emitir dictamen entre el martes o miércoles próximo y realizar una sesión especial el lunes 22 o el martes 23 de marzo.

El proyecto de reforma exime del pago del tributo de Ganancias a los salarios de hasta 150 mil pesos brutos y a las jubilaciones cuyo monto total no superen el equivalente a ocho haberes mínimos.

La iniciativa original recibió -a pedido de los gremios- algunos cambios ya que el aguinaldo no será tomado en cuenta para el pago del tributo en estos casos, al tiempo que se permitirá a los jubilados poder acceder al beneficio aunque tengan otros ingresos que puedan incrementar su renta.

Heller dijo que «esta ley no es la solución, ya que no resuelve los problemas de manera integral pero establece un valor a partir del cual se tributa y permite que no paguen ganancias más de un millón de trabajadores»

Tensión entre representante de Camioneros y diputados de Juntos por el Cambio

En la tercera audiencia de la reunión de Presupuesto y Hacienda y de Legislación del Trabajo que se realizó esta tarde, sindicalistas de la CGT, la CTA de los Trabajadores, la CTA Autónoma y el Frente Sindical respaldaron el proyecto presentado por Massa y respaldado por todo el oficialismo.

La reunión no estuvo exenta de polémica, ya que diputados de Juntos por el Cambio reaccionaron y algunos incluso se retiraron de la reunión en protesta contra las afirmaciones del asesor del gremio de Camioneros, Mariano Sánchez, quien cuestionó en duros términos al gobierno de Mauricio Macri y a las propuestas realizadas por legisladores de JxC.

Sánchez dijo que «es vergonzoso que ayer hayan salido con un proyecto para incrementar el mínimo no imponible a 500 mil pesos» y señalo que en el gobierno de Cambiemos «no hicieron nada» y «persiguieron a nuestros dirigentes».

Uno de los diputados radicales que se quedó en la reunión, Facundo Súárez Lastra, dijo que la lamentaba que «algunos compañeros hayan abandonado la reunión, algo que no comparto, y por eso me quedé», y pidió que «haya más moderación (por parte de los sindicalistas) si estamos trabajando en un tema en que se puede acordar»

Por su parte, el secretario general de la CGT, Héctor Daer, explicitó «el apoyo absoluto a este proyecto que eleva el umbral donde se empieza a tributar el impuesto».

También pidió contemplar la situación de los trabajadores que sufren «sobrecarga de sus tarea producto que otros están aislados o no pueden concurrir por patologías pre-existente».

Otro de los secretarios de la CGT, Carlos Acuña, felicitó a los diputados por estar tratando esta iniciativa, debido a que «este tema que significa una mejora de los trabajadores»

«Creo que la pandemia nos dejó claro que cuando los trabajadores no tienen poder adquisitivo no hay actividad económica. Con esto, decaen el consumo y la producción, necesarios para sostener los puestos de trabajo», agregó Acuña.

En tanto, el diputado y titular de la CTA, Hugo Yasky dijo que este proyecto «es una avance que significará un beneficio muy importante no solo para los trabajadores sino para las pymes» ya que se «volcará al mercado interno entre 15 mil y 18 mil millones de pesos»

Yasky señaló que «esta medida es absolutamente necesaria y justa. Va a significar, una vez aprobada, que queden pagando ganancias menos del 7% del total de los trabajadores. Esto es volver a poner ese tributo en la cúspide de la pirámide salarial».

A su turno, el titular de la CTA Autónoma, Ricardo Peidro recordó la posición histórica de su sector respecto a que «los salarios no son ganancia», a pesar de lo cual dijo que «vamos a apoyar este proyecto»

En tanto, el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, dijo que «yo soy de un gremio de muchos trabajadores que tributan este impuesto» y pidió que se tomen medidas para que «no se produzca un solapamiento entre los que van a pagar Ganancias y los que no».

«Reconozco el esfuerzo fiscal del Gobierno para impulsar una mejora en el bolsillo de los trabajadores que pagan ganancias y que esto se traduzca en un mayor crecimiento de la economía», agregó Palazzo.

A lo largo de la reunión, expusieron también los secretarios generales de Suteba, Roberto Baradel; el titular de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti; el secretario gremial de la CTA, Claudio Marín; y el titular de la Asociación de Empleados Jerárquicos de AFIP, Pablo Flores, entre otros.

El proyecto para subir el piso salarial a partir del cual se paga Ganancias y que lo fija en 150.000 pesos brutos se aplicará de modo retroactivo a enero de 2021, lo que implica que quienes hayan tenido descuentos por ese impuesto en enero, febrero y marzo recibirán un reintegro en el mes de abril.

Así lo confirmaron en las últimas horas a Télam desde el equipo técnico del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

La decisión fue acordada entre el propio Massa, el Ministerio de Economía y la AFIP, detallaron esas fuentes.

Además, desde la Cámara Baja informaron que el medio aguinaldo (Salario Anual Complementario) que se paga en junio y diciembre, en el caso de los asalariados con remuneraciones de hasta 150.000 pesos brutos, quedará expresamente exento del tributo.

“Los mencionados beneficios, que fueron incorporados teniendo en cuenta pedidos de la CGT y legisladores tras mantener reuniones con el presidente de la Cámara, ya han sido validados con Ministerio de Economía y AFIP”, transmitieron desde la Presidencia de Diputados a través de un comunicado.

La devolución de los descuentos por Ganancias de enero, febrero y marzo sumará un beneficio adicional para los 1.267.000 trabajadores y jubilados que dejarán de pagar el tributo una vez que se apruebe la ley.

Para hacer una proyección (aunque en cada caso dependerá de la estructura familiar del trabajador y si descuenta de Ganancias ítems como alquiler y otros), un asalariado soltero y sin hijos con salario de 110.000 pesos en bruto (91.300 pesos netos) cobrará el mes próximo un reintegro de 4.974 pesos.

La exención de Ganancias para el medio aguinaldo fue uno de los cambios que los gremialistas propusieron a Massa, incluso es uno de los puntos de un proyecto propio que presentó el diputado Facundo Moyano (FdT-Buenos Aires).

Con la aplicación retroactiva y que el SAC quede exento del tributo, estiman cerca de Massa, el Estado promoverá un impacto positivo en los bolsillos de trabajadores y jubilados de alrededor de 10.000 millones de pesos.

Esa inyección de fondos, aseguran, “se volcará de manera directa al consumo”.

“El Presidente pidió en la Asamblea acelerar el tratamiento de Ganancias porque para el Gobierno la recuperación del ingreso es una prioridad”, aseguró Massa en declaraciones a Télam.

El proyecto de reforma de Ganancias modifica el artículo 30 de la ley 20628 (texto ordenado en 2019) para elevar el monto mínimo no imponible.

Con esa modificación, los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos y los jubilados que perciben hasta 8 jubilaciones mínimas ya no pagarán el impuesto.

“Este alivio fiscal que se está impulsando para trabajadores y jubilados, que implicará una esfuerzo presupuestario para el Estado, se va a compensar por la mayor recaudación que generará el consumo adicional”, evaluaron desde el equipo de asesores del titular de la Cámara.

“La suba del mínimo no imponible, más la retroactividad a enero y la exención del medio aguinaldo, impactarán de manera positiva en el bolsillo de trabajadores y jubilados”, completaron.

El Sindicato del Petróleo y Gas Privado del Chubut conducido por Jorge Ávila, participó esta tarde en buenos Aires del encuentro en el que junto al Gobernador de Chubut, Mariano Arcioni y con el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa

Ávila tomó parte de la actividad, acompañado por el Presidente de Petrominera SE, Héctor Millar y junto a su par de Petroleros Jerárquicos de la Patagonia Austral, José Llugdar, el Senador Nacional, Juan Mario Pais y el diputado provincial Emiliano Mongilardi, marco en el cual mencionó que“lo importante del acuerdo fue que pudimos plantearle aMassala posibilidad de arreglar la zona que no estaba incluida y las horas extras en el proyecto”.

“Esos ítems tampoco estaban, creo que eso nos deja un margen alto de no poder pagar impuesto a las Ganancias, o no pagarlos, porque la mayoría de los Trabajadores quedan cubiertos, analizó, y agregó que “también el acuerdo que se hace hoy con el sector económico da beneficios para que el Trabajador se lleve lo que más pueda de esta ley al bolsillo, que alcanzaría a más de un millón y medio de Trabajadores a nivel nacional y a más de 25 mil en nuestra provincia; pero en materia petrolera tiene beneficios,como el ser más integral para los Trabajadores, que es lo que se le ha podido plantear a Massa”.

“Lo que planteamos fue que la zona y las horas extra queden incluidas, que ya estaban y ahora estamos pidiendo que esa inclusión permita que no tributen más, que se transforme en Ley, que siempre le vamos a pedir al ministerio o alguien que la modifique ya con este artículo, ya que si se modifica de la manera que él lo quiere modificar, directamente los Trabajadores no tributarían por las horas las extra ni por la zona”, determinó ‘Loma’.

Finalmente, indicó que “estamos contentos, porque esto demuestra que no todos piensan como el personaje que nos visitó. Hoy pensamos que trabajamos para la mayor integridad de nuestra ciudad, de la comunidad y lo hacemos en este margen, sin poner a nadie en el camino, nos salimos a cobrárselo a nadie, porque esto beneficia un montón de Trabajadores de la provincia del Chubut: al Poder Judicial, a nosotros y a un sector importante de la provincia y hoy en díalos estamos dejando salvaguardados gracias al esfuerzo que hacemos entre todos”.

Fuente: Prensa Petroleros

Luego de una toma de ganancias del lunes y el martes, la criptomoneda retoma la senda alcista ante el respaldo de nuevos inversores institucionales.

El último domingo, bitcoin superó los US$58.000 por unidad y marcó su máximo histórico para luego derrumbarse entre lunes y martes. Este miércoles, sin embargo, los inversores volvieron a la carga y la divisa virtual superó los US$50.000 otra vez. Si bien en horas del mediodía cotizaba ligeramente por debajo de esa cifra, el valor se alejaba de los mínimos de las últimas jornadas.

Después de 48 horas de toma de ganancias, en las que los inversores aprovecharon para vender en máximos y llevarse sus rendimientos, el apoyo de jugadores institucionales volvió a impulsar el precio del bitcoin. Por un lado, la fundadora de la firma Ark Invest, Cathie Wood, que administra fondos por US$50.000 millones, afirmó el martes por la noche que se encontraba “muy optimista” respecto de la criptomoneda y consideró que la corrección del precio que se dio entre lunes y martes es “muy sana”.

Por otra parte, se conoció que la empresa Square, del fundador de Twitter, siguió a Tesla e incorporó bitcoin a su balance, lo que dio nuevo impulso a la divisa virtual. La compañía de autos eléctricos, en cambio, sufrió en carne propia la baja de las monedas digitales.

Su fundador, Elon Musk, había sido uno de los principales promotores del último rally en el precio, ya que había publicado un tweet sobre el bitcoin y, además, había informado a la Bolsa que la empresa había invertido US$1500 millones en ese activo. El empresario también fue uno de los artífices de la baja de la criptomoneda, al publicar en Twiter que los precios “parecían altos” cuando estaban llegando a sus máximos.

Según informó Reuters, la compañía inversora MicroStrategy también compró otros 19.452 bitcoins, con una valorización de alrededor de US$1030 millones. Así, amplió sus tenencias de la criptomoneda, que supera las 90 mil unidades. El anuncio que hizo que las acciones de la empresa saltaran hasta 8% y fue otra de las claves para explicar el incremento en la cotización del Bitcoin este miércoles.

Otro punto importante para explicar el renovado optimismo sobre la economía digital fueron las declaraciones del presidente de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos. En una audiencia ante la Comisión de Banca del Senado, Jerome Powell ratificó los estímulos para apuntalar la economía. Según declaró el funcionario, las tasas de interés se mantendrán bajas y las compras de bonos por parte de la Fed continuarán “al menos al ritmo actual hasta que logremos un progreso sustancial adicional hacia nuestras metas… lo que realmente no hemos alcanzado”.

Esas declaraciones llevan a los inversores a pensar que habrá dólares ociosos y a bajo costo por mucho tiempo. En ese marco, buscan alternativas para obtener rendimientos más importantes que los ofrecidos por la deuda norteamericana, que permanecerán bajos, y las criptomonedas resultan una alternativa interesante. A medida que los grandes jugadores amplían su participación en ese mercado, los precios ascienden.