Tag

Ganancias

Browsing

El Secretario General de los Petroleros Privados de Chubut indicó que en el sector están obligados a hacer una jornada de muchas horas extras y que la alternativa evaluada del mínimo no imponible no les cambia el panorama. “Gobierno y Operadoras también deberían defender a los trabajadores”, subrayó.

Jorge ‘Loma’ Ávila señaló esta tarde que “un trabajador que hace 200 horas extras, está obligado a pagar Ganancias y el esfuerzo que hace es para su familia, no para que se lo lleve el Gobierno”.

En tal sentido, señaló la necesidad de incluir más personal para realizar las mismas tares “porque si tengo 40 personas para hacer un trabajo mensual y en realidad necesito 80, para qué tengo 40”, remarcando que es por eso que se da que hay muchas horas extras.

Al aire por Radiocracia, el líder sindicalista expresó que tienen un permitido de 30 horas extras mensuales y no hay empresa que cumpla eso. “En Producción, los trabajadores están obligados a hacer varias horas mensuales y nosotros tributamos sobre eso”, lamentó.

“Nos preocupa pensar más que tenemos todas las paritarias para discutir. Queremos que los trabajadores estén protegidos, tal como lo están las acciones y el patrimonio de las empresas privadas en Argentina”, analizó Ávila.

En base a ello, consignó que “primero vamos a ir a charlar, buscarle la salida. Siempre se trata de encontrar eso en el marco de una negociación. Si nos hacen hacer 200 horas y el trabajador se hace cargo de 30, que las operadoras se hagan cargo de las otras 170 horas”.

“Que se hagan cargo de eso o que tomen más personal. La gente no se da cuenta de la cantidad de horas extras de un trabajador petrolero, prácticamente viven en el campo para ganar el sueldo que tienen”, sostuvo.

Por último, mencionó que hay que buscar el camino y encontrarlo. “Así como el Gobierno con las operadoras determinan cómo crear una Ley para la Producción, también deberían defender a los trabajadores”, concluyó.

Avances

El SPGPCh en conjunto a la Unión de Trabajadores Petroleros de Argentina (UTPA), firmó una solicitud para la eliminación del impuesto a las Ganancias en los salarios de trabajadores de la industria.

Los Gremios de los Hidrocarburos consideran que los salarios de los trabajadores son netamente alimentarios y -hoy- de cada tres horas extra trabajadas, el Estado se está llevando una, por lo que cuando se consigue un aumento salarial y se pasa el piso de lo que se tiene que tributar, en algunos casos la gente hasta pierde plata, y ahí es donde se resienten los ingresos.

Así lo ratificó esta tarde el senador del oficialismo al mostrar su preocupación por las horas extras que realizan los trabajadores del petróleo que muchas de ellas terminan siendo descontadas por el impuesto a las ganancias.

“En un momento inflacionario como el que tenemos, con paritarias de mucho aumento salarial, por lógica el impuesto a las ganancias tiene un gran perjuicio a los trabajadores. Lo voy a hablar esta noche con el presidente Alberto Fernández para que actuemos rápidamente en esto y le podamos dar una solución a los trabajadores“, expresó Carlos Linares en el móvil de El Comodorense Radio esta tarde.

Acorde a la reunión que mantendrá con el mandatario, el senador aseguró que “hay que charlarlo bien, es una locura que vos trabajas una hora extra y te lo tomen como ganancia. Dejas a tu familia para dedicarte al laburo y es irrazonable que hagan estos descuentos”.

Por último, y al estar presente en el acto de asunción del tercer mandato de Jorge ‘Loma’ Ávila al frente del sindicato, señaló: “es su tercer mandato, no es tan fácil conducir un gremio por tantos años que tiene idas y vueltas como lo es la actividad petrolera“, concluyó el legislador del oficialismo.

El Gobierno formalizó la decisión de aumentar a $175.000 mensuales el monto mínimo no imponible para el pago del impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, a través del decreto 620/2021 publicado este jueves en el Boletín Oficial.

El Gobierno Nacional subió de $ 150.000 a $ 175.000 el piso a partir del cual los asalariados pagan el Impuesto a las Ganancias. El decreto de necesidad y urgencia se publicó este jueves en el Boletín Oficial.

Los trabajadores que, a partir de septiembre, perciban una remuneración bruta mensual de hasta $175 mil, no pagarán el impuesto. Gozarán, además, de la exención del Sueldo Anual Complementario (SAC) o aguinaldo de diciembre.

La medida incrementa el piso de $150 mil y el umbral de $173 mil a $175 y $203 mil, respectivamente.

También exime del pago del aguinaldo a los trabajadores cuya remuneración promedio del segundo semestre no supere los $175 mil.

Con la actualización, 1.267.000 personas que dejaron de pagar el Impuesto a las Ganancias cuando se aprobó la ley en abril, seguirán sin pagar el impuesto, lo que permite mantener el universo de los beneficiados.

El Ministerio de Economía indicó que la medida apunta a «fortalecer el poder adquisitivo de los contribuyentes del impuesto y de sus familias y, con ello, la consolidación de la demanda y del mercado interno» y «asegurar que durante 2021 no aumenten, consecuencia del crecimiento de los salarios nominales, las personas alcanzadas este año por el tributo».

«La reforma de Ganancias llevada a cabo por el Gobierno nacional es sustentable y progresiva», destacó Economía. Indicó que «durante la administración de Juntos por el Cambio se duplicaron los trabajadores y trabajadoras alcanzados por este impuesto».

La Ley buscó volver a los niveles anteriores al período 2015-2019, y que 1,3 millones de trabajadores dejen de pagar el tributo, destacó.

También permitió, según Economía, que sólo el 11% de los trabajadores registrados en relación de dependencia paguen el impuesto.

El mínimo no imponible del impuesto, todas las deducciones y las escalas volverán a actualizarse a partir del 1 de enero del 2022, en función de la evolución de los salarios.

El presidente Alberto Fernández promulgará hoy la ley de modificación al impuesto a las Ganancias sancionada por el Congreso de la Nación, informaron fuentes oficiales.

Así lo hará durante el acto que encabezará este mediodía en el Museo del Bicentenario, donde lanzará 87.000 créditos para la refacción y la construcción de viviendas nuevas en todo el país en el marco del Programa Casa Propia.

El Senado de Argentina convirtió este jueves en ley un proyecto que reforma un polémico impuesto a los salarios, que a fin de marzo había recibido media sanción de la Cámara de Diputados, lo que beneficiará a más de un millón de trabajadores.

En medio de una grave crisis económica, la reforma al «impuesto a las ganancias» fue aprobada con 66 votos positivos y una abstención. No hubo votos en contra del proyecto impulsado por el oficialismo.

La norma establece que los trabajadores que cobren un salario de hasta 150.000 pesos brutos mensuales (US$1.624) estarán exentos del impuesto. En el caso de los jubilados, el piso se eleva a ocho haberes mínimos.

La medida beneficiará a 1.267.000 personas entre trabajadores y jubilados, según datos difundidos por el Ministerio de Economía.

El presidente de centroizquierda Alberto Fernández impulsó el proyecto para seducir a un sector de la clase media afectado por la profundización de la crisis económica durante la pandemia de COVID-19, con la esperanza de captar votos antes de los comicios de medio término de octubre.

A partir de la sanción de la ley, menos del 10% de los trabajadores y jubilados pagarán la tasa.

La norma será retroactiva al 1 de enero de este año y tendrá un costo fiscal estimado de 48.000 millones de pesos.

Fuente: América Economía

El Senado de la Nación se aprestaba en la noche de este jueves a aprobar el proyecto de ley que exime del pago de Impuesto a las Ganancias a los trabajadores que cobren hasta $150 mil. La iniciativa cuenta con el respaldo del oficialismo y la oposición. En la provincia de Chubut 24.725 trabajadores y jubilados quedarán exentos e del pago de este tributo. El nuevo régimen será retroactivo al 1° de enero de 2021.

Los cambios

El aumento del monto desde el cual se paga el impuesto a 150 mil pesos (frente a los 74.810 y los 98.963 pesos desde los que tendrían que pagar un soltero y un casado con dos hijos, respectivamente, a partir del 1 de enero de 2021), permitirá volver al porcentaje histórico de que solo paguen este gravamen alrededor del 10 por ciento de los que tienen mayores ingresos.
A diciembre 2019, el impuesto lo pagaban 2,1 millones de personas, lo cual representaba el 23,3 por ciento de empleados y empleadas en relación de dependencia. Aun con la suba automática de las deducciones de enero 2021, lo hubiesen pagado 2 millones de trabajadores y jubilados, el 22 por ciento del total.

Para los jubilados, el proyecto eleva la deducción actual de seis a ocho haberes mínimos y elimina el requisito de no tener otros ingresos. Asimismo, el aguinaldo quedará taxativamente exento del pago para sueldos y haberes de hasta 150 mil pesos brutos mensuales.
Además, con la modificación al proyecto original, que aumenta la progresividad del impuesto en las distintas escalas, el 90 por ciento de las empresas afectadas pagará un 25 por ciento, y solo el 10 por ciento de ellas aportará el 35 por ciento.

El debate

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el peronista cordobés Carlos Caserio, abrió la discusión calificando a la reforma al impuesto a las Ganancias como “una muy buena noticia para 3,7 millones de personas que se acogen a este régimen”.

“Es un proyecto que traerá mayores ingresos y se traducirá en movimientos económicos de la mano de un mayor consumo”, expresó Caserio, quien agregó que la reforma será “una contribución para que el Estado tenga más recursos y va a disminuir el gasto público porque va a tener menos necesidades que atender”.
El senador por Córdoba destacó la política del presidente Alberto Fernández en este sentido y cuestionó la promesa de campaña formulada en su momento por el expresidente Mauricio Macri, quien había prometido eliminar el pago de impuesto a las Ganancias para un sector de los asalariados.

El legislador afirmó que el expresidente Macri prometió “la eliminación del impuesto pero duplicó” la cantidad de trabajadores que lo terminaron pagando.
Su coterránea macrista, Laura Rodríguez Machado, defendió el gobierno del líder de Juntos por el Cambio mencionando que “se trabajó de manera consensuada con las provincias a las que se les mejoró la Coparticipación y que, en retribución, bajaron Ingresos Brutos, aunque este Gobierno se encargó de que vuelvan a cobrarlo”.

“Y van a seguir golpeando el bolsillo de la gente. Pretenden eliminar la presión fiscal cuando en realidad el kirchnerismo aumentó la presión fiscal en el bolsillo de la gente”, agregó la senadora cordobesa.
Por su parte, el oficialista Oscar Parrilli, agradeció a la oposición por apoyar el proyecto de Ley de reforma al Impuesto a las Ganancias, y les reclamó una “autocrítica” al acusarlos de ser los responsables de la situación económica y social que vive la Argentina.
“Me alegro de que hoy nos apoyen. Pero las consecuencias de hoy son por lo que ellos hicieron”, afirmó Parrilli.
El senador agregó que “cuando gobiernan se parecen a un lobo y cuando son oposición son la piel de cordero, porque parecería que lo que damos ni siquiera alcanza”.

El proyecto para modificar el alcance del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos mensuales, también abarca a los jubilados que perciban hasta ocho haberes mínimos
Los trabajadores que cobren entre 150 mil y 173 mil pagarán el gravamen, pero la AFIP establecerá las deducciones para evitar grandes diferencias entre los que deben tributar y los que están exentos.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dispuso que hasta el 30 de septiembre próximo no considerará la categoría del Sistema de Perfil de Riesgo (Siper) de los contribuyentes al momento de tramitar planes para regularizar obligaciones de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales.

Lo hizo a través de la Resolución General 4959/2021, publicada en Boletín Oficial, que garantiza a los contribuyentes que lo soliciten, la posibilidad de regularizar sus obligaciones de los impuestos a las Ganancias y Bienes Personales en hasta tres cuotas y con un pago a cuenta del 25%, sin verse condicionadas por su perfil de riesgo.

La medida que apunta a coadyuvar al cumplimiento de las obligaciones de los contribuyentes y responsables forma parte de las herramientas puestas a disposición por la AFIP para amortiguar el impacto económico de la pandemia de coronavirus.

El oficialismo nacional logró una victoria y acaba de obtener media sanción en la modificación del mínimo no imponible de Ganancias que lleva el piso a partir del cual comenzará a pagar el tributo aquel asalariado que tenga como sueldo 150.000 pesos brutos. Así, con 241 votos a favor y 3 abstenciones y luego de más de 20 horas de debate, la cámara baja aprobó y giró al Senado el proyecto para que sea tratado esta misma semana.

En una maratónica sesión especial que comenzó en la noche del sábado, la Cámara de Diputados dio media sanción pasadas las siete de la mañana del domingo al proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias que impulsó el oficialismo y que, de ser aprobado, beneficiará a más de un millón de trabajadores, que quedarían exentos del pago del tributo.

Luego de aprobar una serie de iniciativas que estaban en agenda, el recinto comenzó a tratar este tema pasadas las 23.30 del sábado y, teniendo en cuenta la larga lista de oradores anotados, estaba previsto que la norma sea votada pasadas las 7.30 de la mañana de este domingo.

La dilación apra tratar un tema en el que todos estaban de acuerdo hizo tambalear la seción y comenzó a aparecer la idea de la declaración de un cuarto intermedio. Esto hizo que el presidente de la Cámara y autor del proyecto señalara que “aunque tengamos que sesionar toda la madrugada, vamos a votar Ganancias”, descartando así la posibilidad de un pase a cuarto intermedio.

Las reformas que prevé el proyecto, presentado por el presidente del cuerpo, Sergio Massa, plantea incrementar la deducción especial a partir del cual se calcula el Impuesto a las Ganancias, con el fin de que los trabajadores que cobren hasta 150.000 pesos brutos no deban pagar ese gravamen. “Más allá de las peleas políticas, queremos transmitirle a la población que el Congreso está trabajando para resolver este tema”, destacó Massa este sábado por la mañana, cuando aseguró que el proyecto sería aprobado aunque los diputados tengan que “sesionar toda la madrugada”.

El primero de los bloques en cerrar fue el del diputado mendocino José Luis Ramón quien festejó la medida y se mostró eufórico diciendo que había que “brindar” con la población para luego pelearse con el diputado Fernando Iglesias a quien le gritó que lo tiene “harto”. Luego llegó el turno del bloque del lavagnismo que comanda Alejandro Rodriguez quien mostró diferencias pero apoyó.

El eje de la discusión estuvo entre el bloque de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. En el caso del primero, el cierre estuvo a cargo de Mario Negri quien adelantó su apoyo al proyecto aunque también ratificó las observaciones principales que se hicieron desde el interbloque a la iniciativa del oficialismo.

“Para nosotros no haber abordado la actualización del mínimo no imponible es negativo. También tiene consecuencias negativas el achatamiento de la pirámide ya que quien pague el impuesto entrará pagando las escalas más altas. Y por último creemos que es negativo que hayan quedado excluidos los autónomos”, dijo Negri.

Tras referirse al proyecto de ley, Negri se metió de lleno a criticar la política económica del Gobierno. en donde dijo que la media de la caída en el mundo de la actividad económica es del 3 por ciento y nosotros caímos 10 por ciento. Sumamos un millón más de desocupados. El problema hay que resolverlo, no se hacen más progresista con gritos. Si no hay empresas, no hay trabajo y entonces la gente no vive del salario, vive de la asistencia. Es el trabajo lo que dignifica”, agregó Negri.

“Estamos preocupados, no vemos rumbo en el Gobierno. Es errático en todos los terrenos, Somos un barco sin rumbo que en cualquier momento choca. Estamos viendo caprichos, hay personalidades inestables, coléricas, que nos gritan a nosotros, que gestionan mal, que expropian hoy y mañana no, que suben retenciones y mañana no. Que ignoran la convivencia. Se ha hecho del emparche y la improvisación un sistema de gobierno. En más de 20 horas de debate acá nadie del oficialismo nombró al Presidente”.

“Cuando ingresó el coronavirus al país, nos pusimos a disposición. Nos paramos a su lado. Frente a la peste le dije al Presidente que era el comandante, que estábamos para ayudar. Nunca nos quiso atender, nos despreció y nos trató de enemigos. Si fuera hoy a la Casa de Gobierno, aunque dudo que nos inviten, iría con un solo interrogante. Le diría al Presidente que los argentinos queremos saber dónde está el piloto”, finalizó Negri.

La respuesta llegó del titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien le dijo a Negri que “durante un discurso, durante un ratito, quiero ayudar, ¿dónde está el piloto?. La sinuosidad literal, ¿no? Y buscar después qué frase se elige para el Twitter, otra que te levante el medio amigo. Y al final terminar diciendo nada. Porque creo que respecto de lo que expresaba quien me antecedió en la palabra se me ocurre o se me vinieron a la cabeza mientras lo escuchaba atentemente y con mucho respeto com hago siempre, la frases de un ex ministro de Economía, del anterior Gobierno, Nicolás Dujovne, que, por ejemplo, cuando se hizo cargo de la cartera, decía que el único beneficio que tenía la Argentina es que era un país muy desendeudado”.

A partir de este momento cambió el eje de su discurso y le apuntó a los dichos del ex presidente Macri y las pomesas incumplidas señalando que “quién era habitualmente el miembro informante de la hoy bancada opositora, decía hace unos días que no siempre se pueden cumplir las promesas de campaña, que hubiese sido una locura eliminar el Impuesto a las Ganancias, (luego no sé si Macri lo explica en el libro en algún lugar, todavía no lo pude leer, lo voy a leer), que había sido un error de comunicación, la promesa aquella de eliminar el Impuesto a las Ganancias. Yo creo que, a diferencia de lo que opinaba aquel miembro informante, que hubiera sido una locura o un error, cuando uno mira seriamente no fue locura, no fue un error, ni una promesa de campaña, fue una decisión política que tenía que ver con mentir y con tener a los medios porteños, y algunos del interior que los van comprando, como escudo y propagadores de esa mentira. Eso fue lo que sucedió.

Ahí Kirchner señala que la decisión de no bajar el impuesto a los trabajadores fue “una decisión política” respecto de las promesa de campaña “tanto que hay una segunda decisión política, que pudiendo cumplir en parte aunque sea aquella eliminación del aporte de Ganancias de los trabajadores, deciden otro camino: es la eliminación de las retenciones. Hubo una decisión de no cumplir siquiera en parte y sí darlo a un sector mucho más poderoso y concentrado de la economía argentina”.

“Saliendo de eso, lo cierto es que del año 2015 al 2019 pasamos de 259 mil argentinas y argentinos que necesitan una mano o la presencia del Estado con políticas sociales, por las que después son muchas veces estigmatizados, a 506 mil. Duplicaron. Los que dicen que hay un proyecto político de controlar sectores sociales son los que duplicaron. Entonces ya tenemos duplicación de los planes sociales y mayor cantidad de trabajadores y trabajadoras argentinos pagando Ganancias”,. agregó el diputado.

“Todos los gobiernos tiene sus errores pero creo que salvo la palabra de dos diputados radicales de la Ciudad de Buenos Aires que pueden expresarse sin insultos, el resto son una cadena de agravios para entusiasmarse con un par de likes. Los desafíos que tiene la Argentina son bastante complejos, el país necesita lo mejor de todos y todas, pensemos como pensemos. Después habrá tiempo para derimir las cuestiones electorales y las representaciones que cada uno quiere tener”

Aunque el proyecto fue votado mayoritariamente, las tres abstenciones estuvieron por el lado de Juntos por el Cambio ya que no votaron Luciano Laspina (Pro), Facundo Suárez Lastra (UCR) y Mónica Frade (Coalición Cívica).

Modificaciones

A la hora de la votación en particular, el miembro informante que fue Carlos Heller, adelantó que iban a aceptar algunas modificaciones ya discutidas pero que no abrirían el debate para nuevas modificaciones.

Entre los cambios que se aceptaron, está la obligación de los ex presidentes de pagar impuesto a las ganancias por las asignaciones mensuales vitalicias que reciben, que fue un proyecto de la legisladora radical Carla Carrizo.

Otro punto que se aceptó fue el pedido de Facundo Moyano para que se incluyeron a los recolectores a la prórroga de la exención de ganancias en horas extras que figuraba en el ahora artículo 13.

En las modificaciones también se aceptó un pedido del diputado del Pro Ricardo Buryaile de quitar el límite de edad para las deducciones por hijo con discapacidad. El proyecto original fijaba que se podía deducir hasta los 18 años y ahora no tendrá límite.

Por ultimo, el oficialismo también aceptó que no esté alcanzado por Ganancias los bonos por productividad con un límite de hasta 40% de salarios que no superen los 300.000 pesos.

El costo

El costo fiscal de estas modificaciones será de unos $48.000 millones que, se prevé, será financiado en parte con un aumento del consumo y otro gravamen a las empresas, que se comenzará a discutir en las próximas semanas. De acuerdo a las cifras informadas por el oficialismo, estos cambios beneficiarán a alrededor de 1.267.000 personas, entre trabajadores y jubilados, con lo cual quedarán exentos del pago de este tributo el 93% de los trabajadores.

“Hoy en la Argentina 25 de cada 100 trabajadores pagan Ganancias. A partir de la sanción, van a pagarlo sólo 7 de cada 100 trabajadores”, explicó Massa. “En el caso de los jubilados, sólo el 0,04% van a hacerlo, no solo por la modificación del piso sino porque además subimos de 6 a 8 haberes el mínimo no imponible, con lo cual a medida que se van actualizando las jubilaciones se va modificando el mínimo no imponible”.

En el inicio del tratamiento, el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda y miembro informante de la iniciativa, Carlos Heller, integrante del Frente de Todos, sostuvo que con los cambios que se plantean ser volvería “a la situación histórica donde solo el 7% de los trabajadores quedarían alcanzados con el impuesto a las Ganancias”, ya que serían “1.267.000 trabajadores, trabajadoras, jubilados y jubiladas que dejarían de pagarlo”.

Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados emitió por amplia mayoría un dictamen favorable al proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias que beneficiará a más de 1,2 millones de trabajadores, y que el oficialismo aspira a votar en una sesión especial la próxima semana.

La decisión se adoptó en un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Legislación del Trabajo, luego de agotar el debate entre los legisladores sobre el proyecto presentado por el presidente del cuerpo, Sergio Massa, y respaldado por el oficialismo.

El despacho tuvo un alto consenso político ya que fue respaldado por el Frente de Todos, Juntos por el Cambio -que lo hizo con disidencias parciales-, los interbloques Federales y de Unidad Federal para el Desarrollo.

El proyecto de reforma del Impuesto a Ganancias que impulsa el oficialismo modifica el artículo 30 para aumentar la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta $150.000 brutos.

Esta medida beneficiará a 1.280.000 personas, entre trabajadores y jubilados, según señaló el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, quien destacó que «el 93 por ciento de los asalariados no pagarán mas ese tributo».

Fuente: Telam

A partir de los debates en las Comisiones de Diputados, el proyecto original del titular de la Cámara baja, Sergio Massa, que excluye de pagar el impuesto a las Ganancias a los trabajadores en relación de dependencia que ganan hasta $ 150.000 de sueldo bruto, se incorporaron tres nuevas deducciones: guardería, hijos con discapacidad y horas extras al personal de Salud involucrado en el combate contra el coronavirus.

Esos cambios fueron consensuados por Massa con los presidentes de las Comisiones de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller y Trabajo, Vanesa Siley, y diputados que representan al sector sindical, como Walter Correa.

En el caso de los gastos de guardería y jardín materno-infantil, se incorpora una deducción de hasta el 40% de la ganancia no imponible (40% sobre $ 167.678) para los padres con hijos de hasta 3 años.

Por los hijos con discapacidad, se duplica la actual deducción de $ 78.833 anuales por cada hijo, hija, hijastro o hijastra discapacitada.

Para los trabajadores del servicio de salud afectados a las tareas para hacer frente a la pandemia, se extiende la exención de Ganancias sobre las horas extras hasta el 30 de septiembre de 2021. Comprende a las guardias obligatorias (activas o pasivas) y horas extras del personal de los sistemas de salud pública y privada.

Este beneficio rigió entre marzo y diciembre del año pasado, y ahora se extendería 9 meses más.

Además, en el proyecto se ratifica la exclusión del pago del impuesto a la ropa de trabajo, al equipamiento del trabajador para uso exclusivo en el lugar de trabajo y al otorgamiento o pago de cursos de capacitación indispensables para el desempeño y desarrollo de la carrera del empleado.

En tanto, continua los debates para agregar otras deducciones en función de los reclamos que vienen haciendo distintos sectores. En las Comisiones se trabaja con el objetivo de tener aprobado a más tardar el viernes el dictamen o los dictámenes si no hay acuerdo entre los distintos bloques.