Tag

médicos

Browsing

Desde julio la localidad no cuenta con un médico de forma permanente. Una de las vecinas expuso el reclamo a través de Radio 3 y recordó que del hospital rural no solo depende la localidad sino también Carrenleufú y Cerro Centinela.

Desde mediados de julio, Corcovado se encuentra sin médicos de forma permanente luego que las profesionales que se encontraban allí renunciaran tras la muerte de una niña por Hantavirus y amenazas sufridas.

Desde entonces, la localidad no cuenta con profesionales estables y son atendidos por médicos que concurren de manera esporádica desde otras localidades.

Así lo indicó Bárbara, una vecina de la localidad, quien cuestionó que “hace un mes sin médicos, vienen 2 o 3 días y se van pero no tenemos médicos estables”, recordando que de ese hospital rural depende no solo la localidad sino también Carrenleufú y Cerro Centinela.

La vecina remarcó que el reclamo es por un médico generalista, cuestionando que no haya tampoco atención de especialistas ni siquiera una vez al mes.

“Tenemos un hospital equipado pero no tenemos médicos”, expresó y recordó que la situación no es nueva, sino que “vienen médicos un año, más de eso no duran; pero siempre es uno solo y es para las 24 horas”, expresó.

El pasado 14 de julio, el equipo de psiquiatras del Servicio de Salud Mental del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia emitió un comunicado anunciando su inminente renuncia si no se realizan las modificaciones pertinentes para evitar un colapso.

Los psiquiatras que conforman el equipo sostuvieron que se sienten sobrecargados ante el aumento de consultas y la falta de recurso humano, y que de no tener respuestas por parte de los directivos del Hospital Regional, presentarían sus renuncias. A ello se suma una demanda salarial por la falta de reconocimiento de retribuciones del Convenio Colectivo de Trabajo.

«Se modificaron las formas de trabajo, se nos destinó a otros dispositivos y con esto también las condiciones laborales; en todos los casos y con el fin de ser colaborativos con la situación, flexibilizamos para dar atención a la demanda del sistema», expresa el comunicado.

Denuncian las «decisiones arbitrarias» de Eduardo Wasserman y revelan que no se cumplió con la incorporación de más profesionales para sostener la demanda.

«Pese a esto, hemos intentado sostener en los últimos meses la atención con gran esfuerzo y vocación, y en desmedro de nuestra salud», agregaron, y dijeron sentirse «acorralados, desvalorizados», con la única opción viable de la renuncia.

El Área Programática de Comodoro Rivadavia es el único servicio de Salud Mental disponible en toda la región. El equipo, cada vez más pequeño, atiende a pacientes de varias localidades provinciales.

La denuncia de los profesionales de psiquiatría es la punta del iceberg de un sistema colapsado que deja a un servicio esencial sin recursos, mientras la demanda de pacientes sigue creciendo.

La crisis en pandemia

En octubre del 2020 el área de Salud Mental ya peligraba a raíz de la pandemia. En ese momento se anunció el cierre del Servicio de Internación debido a la sobrecarga del sistema, la falta de camas y recurso humano disponible. Los usuarios del servicio serían trasladados de la internación a un dispositivo a 8 kilómetros de la ciudad, dispuesto especialmente para tal objetivo. La medida violaba la legislación provincial y nacional en materia de Salud Mental, que establece que las internaciones deben realizarse como último recurso y en hospitales.

La decisión finalmente no fue consumada, pero la crisis en el área se intensificó considerablemente. La pandemia no sólo provocó la falta de recursos sino el aumento de pacientes menores de edad y usuarios del sistema con crecientes problemas de ansiedad.

Actualmente atienden entre 250 y 300 pacientes, algunos de los cuales permanecen en tratamiento o recurren al servicio de manera constante. Durante la pandemia aumentaron las consultas de pacientes menores de edad, con un promedio que bajó a los 14 años y demandan atención específica para problemáticas vinculadas a las adicciones, la ansiedad o la autoagresión.

Los profesionales aún no han recibido respuestas concretas sobre las acciones a futuro para salvaguardar la salud y la labor del equipo y garantizar la atención médica. Exigen, fundamentalmente, que la atención sea descentralizada y que se fortalezca la atención en el ámbito comunitario.

«Hacen lo que pueden con lo que tienen»

En diálogo con El Extremo Sur, una paciente del área de Salud Mental del Hospital Regional detalló su paso por el servicio, reconociendo la sobrecarga de profesionales y la ausencia de presupuesto estatal: «Hacen lo que pueden con lo que tienen. Se nota la falta de recursos, de inversión, de personal. Antes tenían enfermeros que hacían de secretarios, pero con el recorte de presupuesto los sacaron».

Según relata, es evidente que los profesionales «trabajan en un ambiente laboral desbordado, con una sobreexplotación del personal con la que apenas pueden contener la cantidad de pacientes».

Subrayó las dificultades surgidas a partir de la pandemia, un momento arduo para quienes sufren problemas de ansiedad y depresión, padecimientos que se profundizaron con el aislamiento, las medidas preventivas y el colapso del sistema sanitario.

«El encierro nos incrementó los problemas de ansiedad y depresión. Como pacientes, solemos exigir mucho a esa área», expresó, y dijo que los reclamos urgentes de quienes se atienden en Salud Mental son la creación de espacios de contención y la entrega de medicamentos, que en farmacias a veces tardan hasta dos o tres semanas en estar disponibles. Se trata, además, de un tipo de medicación que no puede ser interrumpida de manera abrupta.

Confiesa que se siente una «privilegiada» al tener una red de contención por fuera del Hospital, pero reconoce que no es la realidad de la mayoría. «Muchos dependen sí o sí del Hospital. Y se nota la ausencia de intervención del Estado. Priorizan otras cosas, como si no importara. Pero Salud Mental también salva vidas», concluye.

La Asociación Gremial Médica de Chubut (AGREMEDCH), convocó para el martes 26 de julio, un paro de actividades en reclamo al recorte de horas guardia que afecta a médicos de distintos sectores.

Martín Pérez, presidente de la Asociación Gremial Médica de Chubut, presentó -según publica Diario Crónica– una nota en la Secretaría de Trabajo dirigida al ministro de Salud, Fabián Puratich, donde indicó que el próximo martes 26 de julio habrá un paro general en todos los hospitales de la provincia, con cumplimiento de guardias mínimas para la atención de urgencias y emergencias, en principio por 24 horas pero con posibilidad de modificaciones en virtud de la respuesta.

Se informó, a través de este comunicado, que la decisión adoptada por el sector es una expresión de repudio ante las elecciones de las autoridades para plantear el conflicto suscitado en relación a las horas guardia de los profesionales médicos.

En consecuencia, ”observamos una clara intención estigmatizante por parte de las autoridades de Salud al utilizar expresiones públicas como ‘los médicos son planeros VIP’, ‘los médicos no cumplen con su tarea’, ‘hay baja productividad en la actividad médica’, ‘no son necesarios tantos médicos en el servicio’, dado que ello engloba, de manera injusta a todos los profesionales, vulnerando su buen nombre y honor”.

“Se instala indebidamente como una apreciación subjetiva negativa, fundada en opiniones generalizadas por parte de las autoridades. Al actuar de esa manera, mediatizando el conflicto y descalificando a los profesionales, solo se consigue incentivar el malestar entre los usuarios del sistema y los médicos”, señaló la nota dirigida a Puratich.

En relación a la eliminación de horas guardia, indicó: “Todo esto sabido y reconocido por las propias autoridades y permanentemente puesto en evidencia por la asociación sindical”.

”En efecto, al eliminar la percepción de las horas guardias de los profesionales, queda expuesto que sus remuneraciones son exiguas, y absolutamente insuficientes, lo cual origina un nuevo conflicto que debe ser abordado en la actual instancia de discusión salarial por cuanto no existe margen de tiempo ante el desproporcionado aumento generalizado de precios a nivel nacional e internacional”, sostuvo.

“Como consecuencia a dicha decisión muchos profesionales han presentado la renuncia a sus funciones, afectando gravemente los servicios que se brindan, todo lo cual redunda negativamente en la atención a los pacientes y genera sobrecarga del resto de los profesionales, agudizando el conflicto”, haciendo referencia a la renuncia de los médicos de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Regional.

De esta manera, se pidió por el cese de las acusaciones masivas y el reconocimiento a la importancia del labor médico en el sistema de salud; la adopción de medidas que eviten la pérdida de los profesionales; jerarquización y mejora de salarios a través de aumentos a los sueldos básicos y adicionales; compra y abastecimiento de insumos y tareas de mantenimiento; incluyendo la implementación de un sistema de registro de la actividad médica confiable.

Desde la la Asociación de médicos anunciaron que el próximo martes se realizará una medida de fuerza en toda la Provincia a partir de declaraciones y acusaciones por parte de las autoridades de Salud, ante la quita de Horas Guardia y los insumos necesarios, entre otros planteos. Advierten que la medida se podría extender.

A través de una nota, la Asociación Gremial Médica de Chubut (AGREMEDCH) anunció la convocatoria a una medida de fuerza en toda la Provincia para el próximo martes 26 de julio con una serie de reclamos al Ministerio de Salud.

Entre los reclamo, se plantea las “acusaciones” y declaraciones “estigmatizantes” por parte de las autoridades de Salud contra los profesionales de la salud, principalmente por el conflicto en Trelew.

Los profesionales repudiaron la forma “elegida por las autoridades para plantear el conflicto suscitado en relación a las Horas Guardia de los profesionales médicos”, apuntando que esto ha “generado un malestar evidente en todos los profesionales”.

Cuestionaron que desde el Ministerio de Salud se hayan referido a los médicos como “planeros VIP”, que “no cumplen con su tarea”, que “hay baja productividad” o que “no son necesarios tantos en el servicio”.

Además, repudiaron la quita de las Horas Guardias que se pagaban como aumento salarial, desde hace años; y cuestionaron que se haya adoptado esta manera de mejorar los haberes de los profesionales de la Salud.

Frente a esta quita, señalaron que “queda expuesto que las remuneraciones son exiguas y absolutamente insuficientes”, frente al contexto actual.

De esta forma, se convocó a un paro general para todo Chubut, con una serie de reclamos puntuales que tienen que ver con el “cese de generalizaciones y acusaciones masivas” por parte de las autoridades.

Además, se reclaman medidas para “evitar la pérdida de los profesionales médicos del sistema público de salud”, frente a renuncias masivas presentadas en diferentes hospitales.

En tanto, también se reclamó frente a la quita de Horas Guardias por una reposición salarial que “impacte en el Básico y a adicionales que impactan en las remuneraciones”, sumado al reclamo de insumos y medidas de seguridad en los diferentes servicios; y por “un sistema confiable de registro de la actividad médica”.

La nota señala que la medida se podría extender en caso que no se avance en acuerdos so convocatorias por parte de las autoridades.

Una vecina de la localidad de Cholila, Amparo Hernández, denunció una serie de presuntos malos tratos hacia su madre en el Hospital Rural local. Lo hizo a través de un descargo que publicó en las redes sociales, agradeciendo «en nombre de mi familia por todos los mensajes de apoyo ante la situación de salud por la que esta atravesando mi mamá», quien «se encuentra en Esquel, estable y con mucho empuje para salir adelante».

En la misma línea, dijo querer «visibilizar el angustiante momento que nos atravesó, desde el viernes hasta el lunes por la mañana», cuando llevó a su madre a la Guardia del Hospital de Cholila, sobre el mediodía del viernes, «con mucho dolor, tal que cada vez que intentaba moverse, le bajaba la presión».

La mujer fue vista por un médico «que la dejó en observación toda esa tarde», al tiempo que «los dolores de mamá no respondieron favorablemente a los medicamentos fuertes que le dieron por vía intravenosa, por lo tanto se tuvo que quedar una noche internada, y nos dieron el primer diagnóstico». Al día siguiente la paciente tuvo «una leve mejoría, pero quedó una noche más internada», mientras que una segunda sanitarista arrojó otro diagnóstico «totalmente diferente al anterior».

Para el domingo «ella ya podía caminar», continuó la hija de la paciente, advirtiendo que «seguía con molestias, nos dicen que se habían olvidado de levantarle el ayuno (estuvo casi tres días sin comer casi nada y solo tomando agua), la vio un tercer médico, quien le dió el tercer diagnóstico, siendo éste desigual a los dos anteriores, y ese mismo día por la noche le dieron el alta».

Continuando con el relato de la denunciante, «llegamos a casa pensando que todo se encontraba bien y que nada podía empeorar, pero el lunes a las 4:30AM llevamos nuevamente a mamá a la Guardia porque se encontraba peor que los días anteriores, nos dieron la derivación solo porque tenían a otra paciente para traer a Esquel, porque sino no la iban a a traer; cabe destacar que nosotros pedíamos el traslado a otro hospital desde el primer día y nos lo negaban; mamá llegó al Hospital Zonal Esquel, donde inmediatamente le hicieron estudios y la ingresaron al quirófano de urgencia», señaló, sumando a ello que «perdió mucha sangre, justamente por la tardanza del traslado, por ello, le tuvieron que hacer una transfusión sanguínea; la operaron por un motivo que no se relacionaba siquiera por poco, a los otros tres diagnósticos que nos dieron los médicos de Cholila».

Finalmente, la mujer manifestó que «si la dejaban estar unas horas más, nosotros y nuestros allegados tendríamos que estar despidiéndonos de ella en este momento, pero ésto no sucedió, gracias al personal médico de Esquel y las ganas de salir adelante por parte de ella», a la vez que se preguntó «quién paga por todo esto, porque no es la primera vez que la inoperancia de algunos doctores de Cholila se lleva puesta la salud psicofísica de las personas; mamá no es el primer caso, pero deseamos que sea el último, porque no deben repetirse en otras personas, las especulaciones de falsos diagnósticos y la mala praxis de quienes deben preservar nuestra salud».

Por otro lado, la hija de la paciente, cuyo estado de salud evoluciona favorablemente, agradeció «el compromiso del cuerpo de enfermeros y enfermeras de Cholila, quienes nos atendieron de la mejor manera y con la mejor predisposición para mejorar su estado» y pidió «que alguien intervenga en el Hospital y haga las cosas correctamente, para no seguir jugando con la salud de todos; porque antes de ayudar a la gente, le acortan las posibilidades de seguir viviendo, como el caso de mamá».

Por último, la mujer confirmó que inició «procesos legales para que paguen todo el dolor y la angustia que nos hicieron pasar».

Antes de morir, el niño fue tratado cinco veces en diferentes centros de salud por lesiones físicas. La Justicia procura establecer por qué Lucio Dupuy no fue auxiliado.

Lucio Dupuy, el nene de cinco años asesinado a golpes en La Pampa, fue atendido cinco veces en tres meses por presentar lesiones, algunas de ellas de gravedad. En este marco, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA) solicitó al Ministerio de Salud un informe sobre los ingresos a distintos hospitales y centros de salud de Santa Rosa, La Pampa.

El pedido de informes, realizado por el fiscal Juan Carlos Carola, se fundamenta en la cantidad de veces que Lucio Dupuy ingresó a centros de salud con distintas lesiones, algunas graves, sin que se registrara denuncia alguna por parte de las autoridades sanitarias intervinientes.

De acuerdo a ese informe sanitario, Lucio en tres meses ingresó cinco veces a diversos centros de salud:

El 15 de diciembre de 2020 fue asistido por “traumatismos de miembro superior” en el Hospital Evita.

El 18 de ese mismo mes, en el Hospital Molas, donde le diagnosticaron “fractura a nivel de la muñeca y de la mano”.

El 22 de enero de 2021, en tanto, fue llevado a la posta del barrio Río Atuel, donde los médicos constataron “traumatismos de miembro superior”.

El 1 de febrero volvió al Hospital Evita por un “código T14-1”, es decir, un traumatismo en el cuerpo.

Finalmente, el 23 de marzo último le diagnosticaron en el Hospital Evita “mallet finger”, una deformidad en el dedo que se genera por una fractura ósea de la falange distal.

Ahora, desde la FIA procuran establecer los motivos por los cuales las autoridades médicas no hicieron las denuncias correspondientes y el niño no llegó a ser auxiliado y puesto a resguardo por algún organismo del Estado provincial.

Lucio murió el viernes 26 por la noche tras ser golpeado y por el crimen fueron detenidas su madre, Magdalena Espósito Valenti (24) y a la pareja de ésta Abigail Páez (27), quienes están bajo prisión preventiva, la primera acusada por homicidio calificado por el vínculo y la segunda por homicidio.

En la causa interviene el juez Daniel Ralli, quien dispuso que ambas permanezca tras las rejas mientras se instruye la causa y sean sometidas a juicio.

La mujeres están actualmente alojadas en el Complejo Penitenciario 1 de la ciudad de San Luis, ya que fueron sacadas de La Pampa tras los violentos incidentes registrados la noche del pasado domingo en la seccional 6ta. de Santa Rosa donde estaban presas.

La medida de fuerza comenzará el miércoles y se extenderá hasta el viernes de esta semana.

La Asociación Gremial Médica del Chubut presentó una nota en la Secretaría de Trabajo y el Ministerio de Salud en la que comunica una medida de fuerza que comenzará el miércoles y se extenderá hasta el viernes de esta semana. El motivo es la deuda salarial que afecta a 1.500 profesionales.

La delegada de la Asociación Gremial Médica del Chubut (Agremech), María Fuenzalida, comunicó hoy una medida de fuerza que involucra a personal de salud de hospitales públicos de la provincia en reclamo por los sueldos adeudados.

El paro se llevará a cabo el miércoles, jueves y viernes en toda la provincia, garantizando las guardias mínimas en los centros de Salud. Sobre la deuda, Fuenzalida fue contundente.

“La alcanza los $600 mil por cada médico y que el monto afecta a 1.500 profesionales”

En ese contexto, hoy a las 14 horas, representantes de la Asociación mantendrán una reunión en la Secretaría de Trabajo de la provincia. Pidieron la presencia del ministro de Salud, Fabián Puratich y su par de Economía, Oscar Antonena.

“El motivo del paro son las deudas, las paritarias 2019, y la deuda de tres años atrás. Además del rechazo a la propuesta de la Secretaría de Trabajo que nos propuso pagar en julio el sueldo de abril dividido en seis cuotas. Del aguinaldo no se habló”, confirmó María.

La Asociación Gremial Médica del Chubut (Agremech) convocó a un paro en todos los hospitales de la provincia desde el próximo miércoles hasta el viernes inclusive en reclamo de haberes adeudados desde abril e incrementos salariales pendientes del 2019. Solo funcionarán guardias mínimas y emergencias.

La medida de fuerza la confirmó la presidenta de Agremech, María Fuenzalida, quien remarcó que hasta ahora “no vemos ninguna respuesta política” del gobierno al conflicto salarial de los profesionales de la salud pública, resaltando la “falta de insumos” y “problemas de infraestructura” en los nosocomios.

Fuenzalida remarcó por FM El Chubut que al tiempo que la cartera de Salud, que conduce Fabián Puratich, “maneja la pandemia como una situación esencial, se la trata como un mendigo”, al referirse a la escasez de recursos que afecta por igual al personal médico y los trabajadores.

El paro de los médicos en los hospitales, a mediados de la semana que viene, se suma a las medidas de fuerza de los trabajadores de la salud pública que arrancarán el lunes y se extenderán hasta el jueves inclusive.

El dirigente del Sisap, Carlos Sepúlveda, al anunciar la medida de fuerza por 96 horas, amenazó con interrumpir la campaña de vacunación contra el Covid-19 si el Gobierno provincial no da respuesta al reclamo de sueldos atrasados. “Lamentamos tener que llegar a dejar de vacunar para que nos den bola”, advirtió Sepúlveda en los últimos días tras fracasar la reunión con las autoridades provinciales.

Fuente: El Patagónico

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió el uso, comercialización y distribución en todo el territorio nacional de dos lotes de productos médicos porque “se desconocen su estado y condición”, por lo cual “su uso puede devenir en riesgo para la salud”.

A través de la disposición 3075/2021 publicada este lunes en el Boletín Oficial, la Anmat informó el retiro del mercado de los productos con la siguiente información impresa en su estuche secundario: Válvula Cardiaca Mecánica CARBOMEDICS ORBIS, SIZE 21, REF A1-021, SN S1473889-A, Use by 2025-02-14. Y Válvula Cardiaca Mecánica CARBOMEDICS ORBIS, SIZE 023, REF A1-023, SN S1472938-A, Use by 2025-02-16.

Estos productos se utilizan para sustituir válvulas cardíacas humanas cuyo funcionamiento se viera afectado por una enfermedad adquirida o congénita, o para la sustitución de prótesis previamente implantadas.

La empresa Biosud S.A. informó a la Anmat que envió estos productos médicos a la provincia de San Juan, pero que nunca llegaron a destino y “pese a los reclamos correspondientes no consiguió dar con los productos ni con una respuesta que permita identificar el destino de aquellos”.

Según la disposición, “toda vez que se desconoce el estado actual de los productos y por lo tanto no pueden asegurarse sus condiciones y correcto funcionamiento, la utilización de las unidades de mención reviste peligro para la salud de los pacientes”. Por esa razón, la Anmat resolvió la prohibición de los productos.

Fuente: Página 12

Determinaron que pudo haber tenido “más chances de sobrevida” si hubiera estado internado en un centro médico, que el equipo médico tratante fue “deficiente y temerario” y que tuvo que haberse representado la muerte y fue “indiferente” a esa cuestión.

La junta médica concluyó que Diego Armando Maradona agonizó 12 horas antes de su muerte, que pudo haber tenido “más chances de sobrevida” si hubiera estado internado en un centro médico, que el equipo médico tratante fue “deficiente y temerario” y que tuvo que haberse representado la muerte y fue “indiferente” a esa cuestión.

Así se desprende de las 13 “conclusiones médico legales” del informe –al que tuvo acceso Télam-, que escribieron los peritos oficiales que durante dos meses analizaron las circunstancias de la muerte del “10” y que el lunes va a ser incorporado formalmente al expediente.

Fuente: Telefe Noticias