Tag

asado

Browsing

Una serie de hechos generó la aparición fortuita de este protagonista de los asados que era el desecho de la carne que se exportaba.

En Argentina el asado es un emblema nacional. De hecho, una de las preguntas recurrentes es cuáles son las mejores parrillas para comer un buen asado en Buenos Aires. Pero, ¿sabías que el asado de tira fue un «invento» argentino? Daniel Balmaceda te lo cuenta en esta nota:

Ladislao Martínez Castro y Braulio Costa eran vecinos en San Isidro, donde tenían sus chacras, y mantenían una muy buena relación. El primero, nacido en 1792; el segundo en 1794. Casualmente, ambos murieron en mayo de 1855.

Ese año, sus hijos, que eran buenos amigos y de la misma edad, firmaron un trato. Ladislao, homónimo de su finado padre, les rentó a Eduardo y Luis Costa un campo que formaba parte de su herencia, situado a unos setenta y cinco kilómetros al norte de Buenos Aires, al margen del río Paraná, en una zona conocida como Rincón de Campana.

Eso dicen los papeles pero, según tradiciones familiares, el arreglo lo habían hecho Braulio Costa y Ladislao Martínez. Y hasta aquí llega la historia de Ladislao hijo, quien algunos años después vendió las tierras a los Costa. Pero antes de despedirlo, agreguemos que también negoció con la empresa del ferrocarril la cesión de un terreno en San Isidro donde se edificó la estación que lleva su nombre.

Los Costa se abocaron al desarrollo de la estancia en Campana, sembrando, criando ovejas y también algo de ganado vacuno. Eduardo dejó la administración agropecuaria en manos de Luis y regresó a Buenos Aires con el objetivo de hacer carrera en la política. Era amigo de Bartolomé Mitre y también un decidido seguidor de su actividad pública. Cuando asumió la presidencia en 1862, Eduardo Costa fue nombrado ministro de Justicia e Instrucción Pública. Mientras tanto, su hermano menor se dedicaba a las tareas rurales.

Llegó la Guerra del Paraguay y Campana se convirtió en un punto logístico. Luis Costa no dejó pasar la oportunidad, asumiendo el papel de proveedor de carne del ejército, que enviaría desde el puerto, remontando el río. Para llevar adelante esta acción, se proveyó de la maquinaria necesaria y el matadero que inauguró fue modelo de su época. Los Costa siempre se encontraban un paso adelante en materia de equipamiento.

Primer traslado de carne congelada

Luego de la guerra, continuaron con la actividad de producción vacuna y bovina. Y podemos decir que estuvieron en el lugar y tiempo indicados. Porque el arribo del vapor Le Frigorifique desde Francia, a fines de diciembre de 1876, con el histórico primer traslado exitoso de carne congelada, abrió las puertas a un comercio exterior de grandes proporciones y beneficios que aprovecharía la Argentina.

Antes, solo se exportaba el cuero y la grasa. A partir de este acontecimiento, se sumó la carne, congelada con el fin de preservarla. Este nuevo escenario marcó el final de los saladeros (donde se realizaba el antiguo procedimiento de preservación cubriendo la carne con sal —para consumo interno—- y se procesaban el cuero y la grasa) y el surgimiento del frigorífico.

Es hora de presentar al inglés George Wilkinson Drabble. Arribó al Río de la Plata con veintiséis años, hacia finales del gobierno de Rosas, y participó en negocios vinculados con los bancos y los ferrocarriles. De hecho, fue quien convenció a los ingleses de que debían invertir capital en los trenes locales.

Advirtió tempranamente las ventajas comerciales que le depararía la exportación de carne. Entonces, hizo un primer ensayo: envió ganado en pie, más precisamente tres ejemplares de raza Hereford y tres Shorthorn.

Los animales fueron faenados en el destino y los capitalistas ingleses quedaron encantados con la calidad de la carne y con su sabor. Los comensales suponían que Drabble había hecho una selección muy exhaustiva de las vacas. Sin embargo, el pionero les aclaró que solo habían ido al campo y señalado, de cada especie, tres ejemplares de buen peso. En realidad, el secreto residía en las excelentes pasturas que consumía el ganado. El negocio estaba a la vista.

Drabble creó en 1882 la compañía The River Plate Fresh Meat, un frigorífico que, como su nombre lo indica, se encargaría de congelar carne, debidamente cortada, y exportarla a Inglaterra. Al año siguiente se despachó el primer embarque.

En Londres aparecieron las carnicerías de la Fresh Meat, con gran éxito por la calidad del producto que ofrecían. En poco tiempo se multiplicaron los frigoríficos en la Argentina y se dedicaron a invadir Inglaterra. Lo curioso es que aquellos locales y sus clientes fueron partícipes necesarios en la definición de los cortes de carne vacuna.

Así nació el famoso asado de tira

Así como Luis Costa se había provisto de herramientas modernas, George Drabble y sus hijos aprovecharon los adelantos tecnológicos aplicables al fraccionamiento de la carne. Primero fue el empleo de serruchos, que reemplazaron a los cuchillos y a las hachas usados por la paisanada. En la década de 1910, ya se contaba con la sierra eléctrica. Estos dos elementos permitieron que el costillar fuera trozado en huesos de menor tamaño y así nació —de pie, señores— el famoso asado de tira, un corte transversal de las costillas, cada seis u ocho centímetros.

Debemos a la cadena de hechos mencionados la aparición fortuita de este protagonista de los asados que, aclaremos, era el desecho de la carne que se exportaba. Inglaterra compraba cortes sin nada de hueso.

Como explica con claridad el historiador de Campana, Claudio Valerio (quien investigó los pormenores y reclama la denominación de «Capital del Asado de Tira» para su ciudad), en los primeros frigoríficos, este desecho era consumido por los propios empleados en los lugares de trabajo y también en sus casas. La propagación del manjar fue directamente proporcional al aumento de las exportaciones. Es más, hubo sobreabundancia de costillares y no era extraño ver varios flotando en el río, como si fueran camalotes.

Pero ¿qué pasaba con las costillas antes de la década de 1880? ¿Nadie las comía? Sí, por supuesto que en temporadas de escasez, cada centímetro de carne era aprovechada. El costillar fue alimento de los soldados en campaña, en situaciones críticas. Se conocen los casos de dos ejércitos que padecieron la falta de recursos: el de Belgrano apostado en Tucumán y el Libertador en Lima. Precisamente, desde la magnífica capital de Perú, rescatamos la receta de «costillas asadas» que Eulalia Deheza —hija del bravo guerrero de la Independencia Román Antonio Deheza— envió a Juana Manuela Gorriti con el fin de que se publicara en Cocina ecléctica, obra de 1890. Aquí la compartimos:

Asado de costillas:

Córtese al través del costillar de vaca una pieza cuadrilonga [rectangular], de la dimensión que se necesite. Lávesela con agua fría, y después de enjugarla, revuélquesela en un plato de caldo condimentado con bastante sal y una puntita de ajo y cebolla molidos. En seguida se le deja escurrir y se le extiende en la parrilla, del lado de los huesos, sobre un fuego muy vivo.

Cuando los huesos se hayan tostado, se tiene ya pronta otra cama de brasas, igualmente vivas, sobre la que se traslada la parrilla, volviendo con prontitud la pieza del lado de la carne, que, ya casi cocida al través de las costillas, con cinco minutos más de fuego, está a punto de servirse sobre una salsa líquida de tomate, condimentada con aceite, vinagre, pimienta, sal y tajaditas de ajíes verdes.

La receta de Eulalia Deheza de Carreño nos ofrece otra perspectiva del costillar, aprovechándolo de una manera diferente, lejos del asado de tira, corte insignia de Campana.

Para terminar, en 1901 se descubrió que no era necesario congelar la carne, sino que bastaba con refrigerarla, siempre y cuando se consumiera durante los cuarenta días próximos a la faena.

Surgió entonces el chilled beef, bien ancho, que cautivó aún más el paladar británico. En la Argentina se decía que la carne de exportación, la que comían los ingleses, jamás iba a ser admitida entre los consumidores puertas adentro. Por eso, tildaron de aventura sin sentido al emprendimiento de Francisco Lapietra, cuando el 14 de septiembre de 1935 abrió el restaurante La Cabaña en la avenida Entre Ríos, a cuatro cuadras del Palacio del Congreso.

Sus gruesos bifes se hicieron famosos y la «carne de exportación» encontró su lugar en el mercado local, cuando el asado de tira ya llevaba unos cincuenta gloriosos años en el plato de los argentinos.

A comienzos de esta semana las carnicerías recibieron – por parte de los productores – un aumento del 6% a 7% en la carne vacuna, ese incremento ya se ve reflejado en algunas carnicerías desde este viernes.

El precio de la carne vacuna en Comodoro Rivadavia aumentó entre 60 y 70 pesos, así lo pudo confirmar ADNSUR en la recorrida por algunos comercios. Por lo que ahora el kilo de asado con hueso cuesta $750.

Según informaron, la semana pasada costaba $600 y este viernes llegó a $750 el kilo. Los incrementos se dieron en algunos cortes de carne vacuna. Mientras que el pollo y cordero mantienen sus precios habituales.

La carne vacuna ya había aumentado un 19,9% en diciembre en Argentina, y casi 75% durante todo el 2020.

Este nuevo incremento se da en distintas partes del país, al respecto el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) Daniel Urcía, explicó que el aumento de precios «es el residual que había quedado pendiente de la suba de hacienda en pie».

«A nivel faena no aumentaron los precios pero no hay capacidad de costo de absorción de materia prima», dijo y aseguró: «Todo esto es efecto de la inflación».

La mujer pretendía hacer almorzar un asado y cocina a escasos metros de su precaria casa, ubicada sobre un pasaje de la ladera del cerro, a metros de la calle Antonio Garcés.

El incendio se registró este mediodía en una casa de la zona de ilegales del barrio San Cayetano. Se lamentaron sólo daños materiales.

La damnificada identificada como Claudia Mayorga explicó a la policía que calentó una de las chapas de la vivienda y el fuego se expandió rápidamente por la estructura de madera.

En cuestión de segundos las llamas envolvieron la casa. Los bomberos del destacamento 1 arribaron rápidamente para sofocar el incendio.

La dueña lamentó daños materiales en la vivienda que tendrá que volver a construir.

Fuente: Con Sello Patagonico

La policía investiga como posible asesinato la muerte de un hombre ocurrida en las últimas horas en la localidad de Dolavon, a partir de un incendio que se registró en una vivienda que ocupaba, luego de una discusión entre conocidos durante un asado.

Según la información de Radio 3, el caso se produjo en una vivienda de la calle Sarmiento, en la zona céntrica de Dolavon, alrededor de las 3 del sábado.

Las investigaciones apuntan a un incendio intencional que habría provocado el detenido, de 66 años y “mendigo”.

En el lugar, los bomberos encontraron el cuerpo de un hombre de 38 años de quien se presume la identidad y que se desempeñaba como jornalero.

Además, otro hombre que se encontraba dentro de la vivienda, de 57 años, sufrió heridas como consecuencia del incendio y está internado en el hospital de Trelew con quemaduras y problemas respiratorios.

Las investigaciones apuntan a responsabilizar al detenido, quien habría iniciado el fuego con la intención de provocar la muerte, tras mantener una discusión en la vivienda en el marco de una comida.

Un asado familiar del que participaron al menos 27 personas desató un brote de coronavirus en la pequeña localidad de Dina Huapi, pegada a San Carlos de Bariloche. El encuentro habría ocurrido a principios de este mes. Los especialistas estiman que uno de los invitados, proveniente de Bariloche, estaba contagiado del virus.

Entre el jueves y viernes, 13 de los asistentes fueron diagnosticados como positivos por lo que se encuentran aislados en un hotel de Bariloche. Los 14 restantes permanecen recluidos en sus casas, junto a sus familias, todavía sin presentar síntomas. También se supo que la mayoría de los participantes del encuentro son personas jóvenes.

La localidad de unos 6.000 mil habitantes, ubicada a 17 kilómetros de Bariloche, llevaba 15 días sin registrar contagios antes del actual brote. La ausencia de casos había impulsado a las autoridades a flexibilizar algunas medidas de la cuarentena. Las reuniones de hasta 10 personas estaban permitidas.

Se ha confirmado que todos los que asistieron forman parte de una misma familia. “No podemos decir si fue un asado, eso no sé de donde salió, sí fue una reunión familiar”, le dice a Clarín Monica Balseiro, intendenta de Dina Huapi. “Las reuniones de hasta 10 personas estaban permitidas, ahora volvimos a prohibirlas y estamos como Bariloche”, agrega. La funcionaria no descartó que en las próximas horas aparezcan nuevo.

La prohibición de hacer reuniones, asados, aglomeraciones , volvió a esta en vigencia este mismo sábado. “Dina Huapi, luego de semanas sin activos, presenta 13 casos positivos, originados en el marco de una reunión social que, si bien estaba permitida, por el exceso de personas, superando el máximo permitido de diez, con la participación de personas provenientes de otra localidad, ha generado un rebrote del virus y el potencial peligro de la circulación local”, indicá una resolución municipal. “Si bien desde la IV zona sanitaria de Salud Pública se han instrumentado todos los protocolos para aislar los casos activos y evitar contagios, es necesario tomar medidas restrictivas en pos de evitar a futuro situaciones similares”, agrega.

“En el marco del distanciamiento social, preventivo y obligatorio, ha de dejarse sin efecto la autorización de reuniones sociales, prohibiéndose en consecuencia las mismas (…) hasta que la situación epidemiológica de nuestra localidad sea estable, sin casos activos, y cumpliendo los parámetros dispuestos a nivel nacional y provincial”, concluye.

El último parte sanitario indica que Bariloche tiene 59 casos activos, Dina Huapi 13 contagios gracias al asado de 30 personas, mientras que en toda la provincia el número alcanza los 251 casos.

El 48% de las camas de terapia intensiva de la ciudad cordillerana, correspondientes a las del Hospital Zonal Ramón Carrillo y dos sanatorios, están ocupadas, informó Mercedes Iberó, secretaria de Políticas Públicas de Salud.

Un asado en Dina Huapi -conforma un conglomerado con Bariloche- al que asistieron 27 personas diparó el coronavirus entre una cantidad incierta aún de personas de esa localidad, que tiene 13 casos activos, y de Bariloche, que tiene 59.

La secretaria de Políticas Públicas de Salud de la provincia, Mercedes Ibero, informó además que murió un paciente de Bariloche de 81 años, con «antecedentes neurológicos crónicos».

Este viernes, el gobierno reportó 15 casos nuevos de coronavirus en Bariloche y 5 en Dina Huapi. El total provincial del día fue 57 contagios, con 251 activos.

La funcionaria advirtió que en el Alto Valle y en Bariloche hubo reuniones de familiares y amigos sin las medidas de distanciamiento recomendadas. «Incluso, hubo un asado de 27 personas», dijo.

Ibero confirmó, ante una pregunta de Río Negro, que ese asado fue en Dina Huapi. Trascendió que algunos de los nuevos contagios de Bariloche también obedecen a las consecuencias de esa reunión.

Este viernes se descartó además la presencia del virus en 23 personas y se dieron 6 altas.

Fuente: Diario Río Negro

El operativo se registró a las 15:30 de este miércoles en el recinto donde funciona la vecinal de Standart Norte. Los efectivos intervinieron cuando se desarrollaba un almuerzo con la presencia de 17 personas mayores y algunos menores.

En medio del asado fueron consultados el motivo de la reunión y respondieron que compartían un asado por el “Día del Empleado Municipal de Tránsito”. Según la identificación que efectuó la policía, la mayoría de las personas se desempeñan laboralmente en el área de Tránsito y Seguridad Vial.

Los uniformados resguardaron el lugar y dieron inmediato aviso a la Fiscalía Federal de Comodoro Rivadavia. La fiscal Andrea Whitty dispuso la identificación de las personas y la notificación de los infractores al artículo 205 del Código Penal.

Los notificó por el incumplimiento del artículo 9, inciso 1 del decreto 520/ 2020, que prohíbe la reunión de personas en lugares públicos y privados sin respetar distanciamiento social por un espacio de dos metros cada uno.

En total fueron demorados 17 personas, en su mayoría empleados del área de Tránsito. Luego se retiraron del lugar a sus respectivos domicilios. En cuanto a los rodados no se dispuso ninguna medida de secuestro, aunque la mayoría personas se trasladó en sus autos particulares.

Varios vecinos denunciaron el caso por las redes sociales y hasta publicaron fotos de los vehículos oficiales que se encontraban estacionados enfrente de una vivienda de la segunda fila, en donde rompiendo la cuarentena se dieron cita la noche de este lunes diputados, funcionarios y directivos del Banco del Chubut. ¿A hacer qué? A comer un asado y “a negociar los votos” para que Javier Alvaredo sea elegido presidente del Banco.

Al ver tanta impunidad, los mismos testigos llamaron a la comisaria para que la policía fuera al lugar a labrar las actuaciones y después de tanto insistir lo lograron pero solo acudió un patrullero y el personal fue a pedirles a los infractores que se fueran a sus respectivos domicilios.

?⚠️#ATENCIÓN EL DIPUTADO #PAGLIARONI TAMBIÉN ESTABA CON #ALVAREDO EN EL ASADO DE #PLAYAUNIÓN. VIOLARON LA CUARENTENA…

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Lunes, 1 de junio de 2020

 

Allí se estaba cometiendo flagrantemente un delito federal; como lo es la infracción al Artículo 205 del Código Penal, que si se hubiera llevado a cabo en alguno de los barrios de Trelew como el INTA, el Moreira o el Amaya, el procedimiento hubiese sido realizado por un batallón de policías con perros, armas largas, en varios patrulleros, a caballo y en moto, y se habrían llevado detenidos a todos. Inclusive hubiera estado Massoni haciéndose sacar fotos y el jefe de Policía con toda la plana mayor.

Cholila Online se comunicó con el jefe de Policía Miguel Gómez y se le requirió una entrevista para que se explayara sobre el asunto pero Gómez opto por “mirar para un costado” y no volvió a atenderle el teléfono a este portal de noticias, quizás, o más que seguro; siguiendo consejos de Massoni, al que también los vecinos le mandaron por Whatsapp información y fotos de lo que estaba ocurriendo en esa casa de la segunda fila de playa Unión, clavó el visto, pero nunca respondió.

?? #ATENCIÓNEl Equipo de #CholilaOnline, informó al Jefe de la Policía del Chubut, #MiguelGómez sobre la reunión de…

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Lunes, 1 de junio de 2020

 

Ahora, la Justicia Federal debería imputar a los que violaron la cuarentena, como lo ha venido haciendo con todos los que han infringido a la Ley. Acá no hay hijos ni entenados y la gente del Gobierno, los funcionarios y diputados deben dar el ejemplo.

?? MASSONI SE FUE PARA EL INTA Y LA JODA ERA EN PLAYA UNIÓNEl Ministro de Seguridad #FedericoMassoni es un "Blandito"…

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Lunes, 1 de junio de 2020

 

En el frente del domicilio estaban estacionados el vehículo del diputado Manuel Pagliaroni, un auto de la Legislatura en el que habitualmente se mueve la diputada Alejandra Johnson Taccari, y otros autos del Banco del Chubut entre los que se encontraba el de Javier Alvaredo. Y había una camioneta del Ministerio de la Producción también.

Los tres jugadores argentinos del Sevilla se disculparon hoy por violar la cuarentena a raíz de una velada que compartieron ayer Ever Banega, Lucas Ocampos, Franco Vázquez y el neerlandés Luuk de Jong.

Los arrepentimientos de la infracción se difundieron en las cuentas de los respectivos jugadores en la red social Instagram y el club andaluz las publicó en su cuenta oficial de Twitter.

El primero en reprocharse su actitud fue el mediocampista Banega: «Quiero pedir disculpas por lo acontecido en el día de ayer. Fue una reunión familiar y de compañeros, pero inconscientemente no estuvimos acertados».

«Por ello quiero pedir perdón a nuestro club, a nuestros aficionados y a la sociedad en general. No se volverá a repetir. Solo queremos volver a jugar cuanto antes», cerró su mensaje el rosarino.

Por su parte Ocampos se explayó en el mismo tono que su compatriota: «Quiero pedir disculpas y reconocer que nos hemos equivocado, perjudicando la imagen del club».

«Por ello, solo nos queda pedir perdón al club, a los compañeros y cuerpo técnico y a la sociedad en general. Les garantizamos que hemos aprendido y que no volverán a repetirse acciones como ésta», finalizó el quilmeño.

Por último el «Mudo» Vázquez también se manifestó compungido por lo acontecido: «Respecto de lo acontecido en el día de ayer, reconocer que ha sido un error y como tal lo primero pedir disculpas».

«Hemos fallado a todos: compañeros, técnicos, club y a La Liga, pero hemos aprendido. No se volverá a repetir. Que vuelva ya el fútbol», expresó el volante cordobés.

La reunión de la que fueron parte los futbolistas y que se difundió a través de una fotografía que publicó la esposa de Banega, infringió la fase 1 de la cuarentena que se realiza en Andalucía. Recién mañana, con el inicio de la segunda etapa del aislamiento, estarán permitidos los encuentros de más de 10 personas.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, fue denunciado penalmente junto a funcionarios de los tres poderes del Estado provincial, entre ellos un vocal de la Corte Suprema de Justicia, por haber violado la cuarentena obligatoria por el coronavirus para juntarse a comer un asado.

La presentación, que fue realizada este martes ante la Justicia Federal con asiento en Tucumán, lleva las firmas de la referente local de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación, Alejandra Martínez Romero, y del abogado Gustavo Morales, informó La Nación.

Además de Manzur, la denuncia apunta contra el vocal de la Corte Suprema local, Daniel Leiva; el vicegobernador Osvaldo Jaldo; la diputada nacional del Frente de Todos, Gladys del Valle Medina; los intendentes peronistas Darío Monteros (Banda del Río Salí), Carlos Najar (Las Talitas), Javier Noguera (Tafí Viejo) y Aldo Salomón (Alderetes); y el vicepresidente primero de la Legislatura provincial, Gerónimo Vargas Aignasse . El planteo también alcanza a los ministros del Interior, Miguel Acevedo, de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin y de Salud, Rossana Chahla.

En la denuncia se adjuntó una copia de una nota publicada el pasado sábado en el diario local La Gaceta en la que se brindaron detalles sobre el asado que compartieron Manzur y las demás autoridades en la casa de la diputada Medina y su esposo, el intendente Monteros, en la ciudad de Banda del Río Salí, distante 8 kilómetros al este de la capital tucumana.

En su planteo judicial, Martínez y Morales advirtieron que, al participar de un asado en plena cuarentena, los funcionarios mencionados «violaron lo ordenado por el Poder Ejecutivo Nacional en el decreto 297/2020, en particular el artículo 4, donde se establece que ante un supuesto de infracción al aislamiento social preventivo y obligatorio corresponde la inmediata intervención de la Justicia Penal».

Según los denunciantes, la actitud asumida por los funcionarios provinciales califica en el tipo delictivo contemplado en el artículo 205 del Código Penal. «Es un delito doloso. El autor debe conocer el deber impuesto por las medidas sanitarias, la situación de riesgo de epidemia y la obligación de cumplir con dichas medidas en el caso concreto», señalaron. Además, advirtieron que «se trata de un delito de mera actividad que se consuma con la mera infracción del mandato o prohibición emanada de la fuente jurídica».

El abogado Gustavo Morales opinó que «con esta impudicia concretada por parte de las principales autoridades de los tres poderes del Estado, queda demostrado que en Tucumán no existe la división de poderes y hace recordar a la letra del tango Cambalache».

Según el letrado, «por este tipo de episodios, Tucumán está lejos de volver a ser considerada como el Jardín de la República, como lo soñaron en 1816 los próceres que juraron en esta provincia la Independencia nacional».

Las críticas al asado que compartieron las autoridades tucumanas también llegaron desde el Colegio de Abogados de Tucumán. El titular de la entidad, Marcelo Billone , cuestionó a Leiva por haber participado de la reunión, violando el aislamiento preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional para frenar el avance del coronavirus. «El asado supone una franca violación al artículo 205 del Código Penal. Es indudable que las restricciones a las libertades impuestas por el Presidente de la Nación deben ser cumplidas por todos y que los funcionarios debieran predicar con el ejemplo», dijo Billone.