Tag

Carne

Browsing

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, dijo que si el precio de la carne sigue aumentando “no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones”.

En declaraciones radiales, la funcionaria señaló que “hay determinados incrementos o presiones de precios que, si seguimos viendo este tipo de comportamientos especulativos, no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones de carne”,

“Hay que entender que tenemos que tomar algunas medidas”, dijo Español. “No es lo mismo lo que sucede con los precios de los alimentos de góndolas que lo que sucede con los precios alimentos frescos. Por ejemplo, en frescos ha subido muchísimo más el año pasado y también este año, el precio de la carne”.

La funcionaria, que depende del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, enfatizó que “en un contexto así, la verdad que hay que avanzar con ciertas herramientas de la administración del Comercio de este tipo de productos. Medidas que pueden ser subas de retenciones, encajes, cupos. Es decir, hay medidas que se pueden tomar y que realmente se están evaluando”, consignó Infobae.

Español recordó que seguirá las conversaciones con representantes del sector cárnica, pero no descartó herramientas como suba de retenciones, imposición de encajes y cupos y hasta el cierre de las ventas al exterior para contener el avance de la inflación, luego de que entre diciembre de 2020 y febrero la inflación minorista acumuló un aumento del 12,1%, impulsada sobre todo por el aumento del precio de los alimentos. La inflación de marzo aún no fue difundida, pero economistas y consultoras la estiman nuevamente en torno e incluso por encima del 4%, lo que compromete seriamente el objetivo de inflación del presupuesto 2021, del 29% para todo el año.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ha dicho que la inflación cederá a un ritmo del 2% anual a partir de mayo, pero en la coalición oficialista hay cada vez mayor inquietud porque el aumento de los precios no pierde fuerza.

A raíz del nivel de precios y de la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos de la población, agravada además por el aumento del desempleo, en el primer trimestre del año el consumo de carne vacuna fue el mas bajo desde 2003. Segun precisó la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) entre enero y marzo el mercado interno demandó unas 527.300 toneladas de res con hueso, un 4,3% menos que en igual período de 2020. Fue así el nivel de consumo más bajo de los últimos 18 años. Otro informe señaló además que primera vez en 2020 el consumo interno de papa, con 52 kilos por habitante superó el consumo por habitante de carne vacuna.

El Gobierno de Argentina suspendió el lunes a 15 exportadoras de carne por evadir controles del Estado, por lo que «se encuentran interdictas (restringidas) más de 40 toneladas» congeladas que tenían destino al exterior de manera irregular, se informó oficialmente.

En el reporte no se dieron los nombres de las compañías involucradas ni los destinos de las exportaciones.

El país sudamericano es uno los productores de carne más conocidos del mundo, siendo China uno de los principales clientes.

«El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación informa que, mediante el accionar coordinado entre organismos de control del sector agropecuario, se han detectado operaciones de exportación de carnes realizadas por empresas no inscriptas en el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA)», dijo el comunicado.

Agregó que «como resultado de distintas investigaciones se logró desnudar la operatoria de varias organizaciones que se dedicaban a la exportación de carne y granos con la finalidad de evadir los controles del Estado Nacional para su propio beneficio, en competencia desleal sobre el resto de los operadores y en grave perjuicio para las arcas públicas».

Estas acciones responden al objetivo de la cartera agropecuaria de transparentar el comercio exterior de los productos agropecuarios haciendo cumplir con las reglamentaciones vigentes en materia sanitaria y comercial, además de la supervisión del cumplimiento de las regulaciones impositivas y cambiarias.

Un portavoz del Ministerio del sector declinó hacer más comentarios.

«De las primeras acciones de control se ampliaron las investigaciones en curso a más de una docena de operadores», acotó el informe.

«Una vez finalizadas las inspecciones, el Ministerio Nacional procederá a realizar las respectivas denuncias a cada organismo según su competencia, -entre los que se encuentran la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el banco central (BCRA), la Aduana y la Unidad de Información Financiera (UIF)-, y en sede judicial», finalizó.

Fuente: Reuters

En total fueron hospitalizadas 34 personas en Vatomandry, en el este de la isla, desde el lunes, diez de las cuales murieron, según indicó la agencia de control de la seguridad alimentaria y sanitaria, sin especificar si había niños entre los fallecidos, informó la agencia AFP.

A ese saldo mortal se suman nueve niños que murieron en su casa después de comer la carne de la misma tortuga, dijo el gobernador de la región.

Las autoridades sanitarias de la Gran Isla desaconsejan el consumo de tortugas marinas y otras 24 especies de peces durante la temporada de calor.

Estas especies se alimentan de algas que, de noviembre a marzo, son tóxicas para quienes comen su carne.

Cada año, en las zonas costeras de Madagascar, unas cincuenta familias se intoxican y regularmente hay muertes a causa de esa ingesta.

En enero de 2018 murieron ocho personas por intoxicación en el norte del país, y otras ocho el mes anterior.

La producción y el consumo de carne son parte de la historia,  la cultura y la economía argentina. E negocio es amplio y va desde extensos campos hasta feedlots que encierran a los animales en pocos metros cuadrados para engordarlos en tiempo récord. En ese contexto, otros actores presentaron una idea: producir carne en un laboratorio, una propuesta más sana y menos contaminante.

La ONU indica que para el año 2030 la población mundial estará compuesta por 8.600 millones de personas, y que para el año 2050 el número llegará a 9.800 millones. Habrá menos pensiones  y menos sitios donde ubicarse, pero sobre todo, aumentará la demanda de alimentos.

Argentina se encuentra en una primera fase de la creación de la carne sintética. El laboratorio Craveri lleva adelante el proyecto B.I.F.E (Bioingeniería en la Fabricación de Elaborados), donde explican que se toma una muestra de tejido muscular de la vaca y se aíslan las células satélite, que son las que tienen la capacidad de multiplicarse.  En última instancia, se introducen en un biorreactor que recrea las condiciones de desarrollo de las células.

“El biorreactor es como un tanque de agua que permite que con la agitación, con los nutrientes, con el intercambio gaseoso adecuado, cualquier microorganismo pueda crecer fuera de su hábitat natural”, explica a Perfil la encargada del proyecto B.I.F.E y Licenciada en Ciencias Biológicas, Laura Correa.

Otro de los desarrollos que se llevan a cabo en el país es el de Granja Celular. Una de sus CEO y co-fundadoras, la ingeniera química Sofia Giampaoli, explica a este medio que lo que se trata es de “producir estos productos animales pero sin los animales. Las células son más eficientes que los animales”.

Luego, Giampaoli desarrolla el proceso de producción de la carne cultivada y argumenta que hay cuatro componentes que intervienen: “Las líneas celulares, que son el material de partida; el cultivo celular, que es la alimentación de la célula con nutrientes y las proteínas que se le dan para que puedan crecer in vitro, fuera del animal; los biomateriales, que es donde sembras la célula para que prolifere y los biorreactores”.

Desde B.I.F.E consideran que la producción de cultivo celular de carne disminuiría 96% la utilización de agua, 99% el uso de terreno, 45% el consumo de energía y 96% los gases de efecto invernadero. La mirada basada en la sustentabilidad es uno de los argumentos de la carne sintética.

El problema de la escala

El mercado de carne sintética a nivel mundial todavía está proliferando y el principal problema es la escala del proceso: producir gran cantidad de carne para consumo humano. “Singapur permitió que se venda la carne celular, pero a nivel mundial no se tienen regulaciones para que se comercialice como alimento humano”, grafica Giampaoli.

Sobre Granja Celular, la especialista cuenta que no están produciendo a gran escala pero que en el mercado  para consumo humano aún no está disponible «porque hay un tema de costo y necesitamos superar el desafío de la escala». «Trabajar con células de mamíferos a escala industrial es un desafío en sí mismo”, afirma Giampaoli.

En B.I.F.E, el proceso de escalado lo piensan “de 5 a 10 años”, ya que “las limitaciones son a nivel tecnológico” para poder producir grandes cantidades de carne sintética, explica Laura Correa.

La carne sintética promete aumentar la limpieza medioambiental pero también la configuración de la carne misma, formando un producto 100% sano. “Los productores de carne tradicional alegan que lo que nosotros hacemos no es carne porque la carne está formada por el hueso, la grasa, por el músculo. La carne en sí está formada por múltiples tejidos. Nosotros esos elementos los dejamos de lado y todo lo que producimos lo hacemos para alimentación”, afirma Correa.

Más allá de las diferencias, desde B.I.F.E cuentan que hubo contactos desde el sector de la carne mostrando interés por esta nueva tecnología. “Hemos tenido contactos de empresas argentinas del sector cárnico para innovar y poder ofrecer este producto. Lo que se busca es eso: la convivencia entre ambos y que los consumidores puedan elegir”, concluye Correa.

Fuente: Perfil

 

De acuerdo a una encuesta desarrollada por la Unión Vegana Argentina (UVA), la población vegana y vegetariana creció de 9% a 12% en 2020 en Argentina. Según los datos, entre quienes no comen carne hay más mujeres (52%) que hombres (48%) y la mayoría tiene entre 35 y 49 años.

Para la industria frigorífica y el comercio minorista del sector,el fenómeno obedece a que tanto los productos aviares, como porcinos y bovinos tuvieron un incremento de sus valores muy por encima del costo de vida. Pero, para quienes militan en el veganismo todo está relacionado con un cambio de conciencia generalizado que llegó de la mano de la pandemia.

“Esto es una tendencia mundial, Argentina está dentro de un contexto de modificaciones alimenticias que es inédito”, señaló a Carbono News el fundador y director de UVA, Manuel Alfredo Martí.

Sin duda, muchos referentes de la cultura y el espectáculo nacional que practican estas dietas han ayudado mucho con sus testimonios para que esta corriente se haya consolidado. Y los ejemplos sobran: Nicolás Pauls, Liz Solari, Mariano Martínez (Ataque 77), Fernando Cerolini, Erica Rivas, Claudio María Domínguez, Leo Montero y Axel, entre otros. Ellos siguieron los pasos de distintos artistas vegetarianos como Nacha Guevara, Julieta Díaz, Cande Tinelli, Ricardo Mollo, Marcelo Polino, Luis Pavesio, Valeria Schapira, Natalia Oreiro, Julieta Nair Calvo y Patricia Sosa.

“Somos una minoría que crece de forma exponencial y tenemos derecho a ser tratados como tal. Necesitamos que se instrumenten las políticas públicas necesarias para atender la demanda de nuestra comunidad en educación, salud y justicia”, dijo Martí, quien también se desempeña como periodista y docente.

Los veganos sienten que a menudo son descalificados y ninguneados por sus preferencias. Suelen sostener que los medios responden a intereses vinculados a la industria tradicional de la alimentación y que para no herir a sus principales sponsors publicitarios evitan visibilizar este proceso.

“El veganismo extiende su compromiso a todos los ámbitos de la vida. Rechazamos el uso y la utilización de animales para cualquier fin. No consumimos huevos ni derivados lácteos. Eso, como se imaginarán, afecta intereses muy poderosos”, explicó Martí, quien recientemente se reunió con el presidente Alberto Fernández para hacerle llegar más de 500.000 firmas reunidas en contra del acuerdo porcino con China anunciado por el Gobierno.

El vegano traslada sus creencias a la vida cotidiana y tampoco utiliza vestimentas que se hagan con cuero y rechaza asistir a eventos donde se utilicen o se exploten animales.

De acuerdo a datos de la consultora Ecolatina, por tercer año consecutivo el promedio de ingesta de carne de vaca, pollo y cerdo viene bajando en Argentina.

– En 2018 fue de 115 kilos de carne por habitante.

– En 2019 bajó a 109 kilos  de carne por habitante.

– En 2020 retrocedió y quedó por debajo de los 100 kilos por habitante.

Sin embargo, esta merma en la carne no ha afectado la actividad ya que la demanda internacional de estos productos se mantiene en curva creciente.

En países como China, cuyas dietas no estaban tan acostumbradas a este tipo de proteínas, se vive una explosión en la importación de estos onerosos productos.

La hora de los “flexitarianos”

En el contenido de la mencionada encuesta realizada por UVA, surge una nueva categoría intermedia entre la grieta que divide a quienes abjuran de la carne y los que la prefieren como plato principal casi a diario. Otro 12% de la población se definió como “flexitariano”.

Se trata de sujetos que estaban habituados a los asados pero, por un motivo u otro, han ido perdiendo interés en los últimos tiempos por las grandes parrilladas. Estos “conversos” ya suman otro porcentaje muy elevado del muestreo aludido. Ocupan esta franja quienes degustan bifes, matambres o supremas apenas una vez por semana.

“Prueben un día y verán que no es tan difícil dejar de consumir cárnicos porque hay comidas muy sabrosas. El aporte que se hace al ambiente gracias a ello es muy alto. Gracias a Internet comenzó a circular información e imágenes que muestran lo que hacen los mataderos y eso llega a los jóvenes y a niños en particular. Es una nueva generación. Es una etapa de la vida de enfrentamiento a los parámetros de las generaciones anteriores, implica juzgar la cultura alimentaria de los padres”, concluyó el titular de UVA.

Fuente: Infobae

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, recorrieron este sábado supermercados para verificar la correcta implementación del acuerdo por la carne, mientras que fiscalizadores de esa cartera y funcionarios provinciales y municipales participaron de operativos en distintos puntos del país.

De visita en San Juan, Kulfas recorrió supermercados de esa provincia para «supervisar la implementación del acuerdo de precios para la carne y que se garantice el abastecimiento de cortes de calidad».

«Aprovechamos la vista para verificar que se esté cumpliendo el acuerdo de las carnes en la provincia; efectivamente los cortes promocionales están disponibles y son todos de buena calidad», afirmó.

«Efectivamente los cortes promocionales están disponibles y son todos de buena calidad».

MATÍAS KULFAS

«Tenemos un Estado presente comprometido con el cuidado del bolsillo de los argentinos; por eso vamos a fiscalizar no solo para que se cumpla el precio y el abastecimiento, sino también la calidad de los productos», agregó Kulfas durante la recorrida en la capital sanjuanina.

Kulfas supervisó los supermercados junto con el ministro de Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano, y el subdirector de Defensa al Consumidor de esa provincia, Daniel Pérez.

Operativos de la Secretaría de Comercio Interior

Además, la Secretaría de Comercio Interior, en conjunto con las provincias y municipios, comenzó a realizar distintos operativos con el objetivo de garantizar el abastecimiento de cortes de calidad en todo el país.

Español recorrió supermercados en el barrio porteño de Villa Crespo, mientras que un equipo de fiscalizadores del ministerio y funcionarios provinciales y municipales participaron de distintos operativos en otros puntos del país.

«Estamos haciendo, en conjunto con las provincias y municipios, una fiscalización constante desde el primer día del Acuerdo de Carne como hacemos con Precios Cuidados y todas las políticas y programas estructurales que impulsamos desde la Secretaría de Comercio Interior», afirmó Español.

«Es un acuerdo federal en el cual empezamos con una oferta de cortes y de bocas de expendio representativa en todo el país que permite referenciar cortes esenciales en la canasta de consumo y cuidar el bolsillo de las argentinas y los argentinos», agregó.

Los alcances del acuerdo

El acuerdo incluye los cortes más representativos, cortes parrilleros, cortes para consumo diario y cortes para cocción al horno o la olla, en todos los casos con valores por debajo de lo que se estaba comercializando actualmente.

Regirá hasta el 31 de marzo, con el compromiso de hacerlo extensivo a todo el año, y los precios de venta son de hasta 30% más bajos que los de diciembre del año pasado.

Así, desde el último miércoles están disponibles más de 6.000 toneladas de carne por mes en más de 1.600 bocas de expendio de todo el país, incluyendo grandes cadenas de supermercados y carnicerías.

En supermercados se encontrarán los días miércoles, sábados y domingos de las primeras 3 semanas del mes, y en las carnicerías del Mercado Central de Buenos Aires todos los días.

 

El Gobierno nacional anunció este lunes un acuerdo para vender con hasta 30% de descuento diez cortes de carne. Así lo oficializaron en Casa Rosada el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, junto a su par de Agricultura, Luis Basterra, luego de que el presidente Alberto Fernández recibió al sector empresarial.

Las bocas de expendio de esos precios incluyen el Mercado Central en Buenos Aires, amplias redes de frigoríficos del conurbano bonaerense, aunque a Chubut, esos cortes solo estarían disponibles en las góndolas de los supermercados nacionales.

«De manera inmediata los supermercados van a ofrecerlo en fin de semana, en otros casos el miércoles que viene, pero en los próximos días vamos a tener esta posibilidad. Incluye el mercado central, a los principales frigoríficos del país y en los supermercados de alcance nacional», explicó Kulfas.

Sobre el aumento de la canasta básica, el ministro explicó: «Hubo dos comportamientos diferenciados, en alimentos elaborados fue del 23%, pero los alimentos frescos hubo un aumento por encima, esto muestra que funcionó el mecanismo de Precios Cuidados y Máximos».

Sin embargo amplió: «Claramente impactó el aumento de precios internacionales que tiró para arriba el aumento de precios frescos, hoy arrancamos con la carne y poder llevar una canasta de consumo más accesible. Tenemos registro que hay aumentos de frutas y verduras, ese es el siguiente paso, ya hablamos con el ministro Basterra para convocar a un sector más complejo».

A este acuerdo se le agregan carne picada ($265) y espinazo ($110), vigentes en Precios Cuidados, totalizando 10 cortes.

Inicialmente serán comercializados en supermercados como Coto, Jumbo, Plaza Vea, Disco, Carrefour, Walmart, La Anónima, Día %, Libertad y Carnicerías Friar, entre otros; y en el Mercado Central de Buenos Aires.

El acuerdo se cerró con los exportadores de ABC (principal proveedor del canal supermercados), las cámaras CADIF, FIFRA, UNICA, y los supermercados agrupados en ASU (Asociación Argentina de Supermercados)».

«Se estima un volumen inicial de entre 5.500 y 6.000 toneladas por mes, lo que lo convierte en uno de los mayor acuerdo logrados con el sector de los últimos años», agregaron.

Fuentes oficiales precisaron que se trata de un «acuerdo anual, con revisión periódica», y detallaron que «en esta primera etapa se congelarán los precios hasta el 31 de marzo».

En esa línea, aseguraron que «los precios se ubican hasta 30% por debajo de los valores promedios que se comercializaban en diciembre».

Destacaron que se trata de «un acuerdo integral, que incluye los cortes más representativos del consumo de las y los argentinos, con la mayor variedad en cuanto al estilo de cocción». «Hay cortes parrilleros, cortes para consumo diario como milanesas y para cocción a la olla», destacaron.

Parrilla llena

Qué implica el anuncio de los cortes de carnes con descuento. El precio de los cortes y el porcentaje de baja respecto de diciembre serán los siguientes:

Tira de asado: $399 (-29%).
Vacío: $499 (-20%).
Matambre: $549 (-13%).
Tapa de asado: $429 (-15%).
Cuadrada/bola de lomo: $489 (-13%).
Carnaza: $359 (-13%).
Falda: $229 (-30%).
Roastbeef: $399 (-12%).

Fuente: Diario Web

El objetivo de esta medida sería “retrotraer el aumento que se produjo sobre todo en noviembre y diciembre”. El Gobierno anunciaría esta semana un acuerdo con los diferentes representantes del sector para implementar una nueva canasta para comercializar cortes de carne a precios mucho más bajos, luego de que se conociera que este alimento aumentó en el 2020 el doble de lo que marcó la inflación durante ese año, indicó Infobae.

La noticia fue confirmada días atrás por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, durante una entrevista en AM 750, en la que aseguró que el costo “de los alimentos” para el público es un tema que “tiene muy ocupados” a los miembros del Gabinete.

Según un trabajo de Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea, los cortes de carne bovina se ubicaron en diciembre 2020 un 74% arriba de los valores del mismo mes del 2019 (contra una inflación punta a punta del 36%); la aviar, un 58% arriba (pollo entero) y la porcina, un 59 por ciento.

Esta suba no necesariamente estuvo relacionada con la escasez del producto ya que, de acuerdo a datos oficiales y estimaciones propias del IERAL, la producción de las tres carnes habría llegado a 6,04 millones de toneladas, unos 133,6 kilos promedio por habitante, mientras que las exportaciones fueron de 1,19 millones (26,4 kilos per cápita).

“Estamos trabajando en nuevos acuerdos y seguramente la semana próxima tendremos novedades sobre una canasta para comercializar cortes de carne a precios muchos más bajos, poder retrotraer el aumento que se produjo sobre todo en noviembre y diciembre”, adelantó Kulfas.

El trabajo de los expertos de la Fundación Mediterránea ya advertía sobre una posible “interferencia creciente por parte del gobierno en los mercados de carne, que apunte a contener o restringir volúmenes de exportación”.

“De efectivizarse, esta intervención no sería una buena noticia. Si bien podría tener efecto y ayudar a estabilizar (y hasta reducir) precios en el corto plazo (vía re-direccionamiento de volúmenes hacia el mercado interno), sus efectos de mediano y largo plazos serían justamente los contrarios (precios más altos por caída de inversión y producción)”, señaló el IERAL.

Respecto de la suba de precios de los alimentos frescos, el ministro de Desarrollo Productivo sostuvo que el tema “tiene muy ocupado”. al Gobierno En ese sentido, aseguró que en 2020 “la inflación de los alimentos de la góndola estuvo en torno al 23%, muy por debajo de la inflación general, pero cuando uno ve lo que pasó con las frutas, verduras o carnes, ahí el aumento estuvo por arriba del 56 por ciento”.

Kulfas explicó que gran parte de estas subas “tienen que ver con aumentos en precios internacionales, en los commodities” y destacó el trabajo conjunto que vienen haciendo con el ministro de Agricultura, Luis Basterra, y con la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, para generar nuevos acuerdos y encontrar mecanismos que puedan evitar que esos movimientos externos impacten en la canasta de las y los argentinos.

El funcionario también adelantó que su cartera productiva está elaborando un informe para determinar qué sectores productivos son prioritarios para acceder a la vacuna contra el COVID-19, que esta semana también se lo van “a presentar al presidente Alberto Fernández”.

“La idea es que todos los sectores de la vida social puedan estar vacunados. Nos preocupa que aseguremos actividades esenciales como personal de salud, educación. Y también sumarle el mapa completo de prioridades de los sectores industriales y el comercio, que tendremos en el informe”, explicó.

Además, resaltó que “el Gobierno trabaja para alcanzar una economía en crecimiento que tiene que tener orden fiscal”, aunque consideró que eso no se va a lograr “con recortes”, sino “con crecimiento” y las “mejoras en muchos sectores que van a permitir mejorar la recaudación”.

En su informe de diciembre, la entidad empresaria señaló que en nivel de consumo por habitante registrado el año pasado, «constituyó en el guarismo más bajo de los últimos cien años, teniendo en cuenta las cifras provisorias de faena y exportaciones correspondientes al segundo semestre de 2020».

El consumo de carne vacuna por habitante cerró 2020 en 49,7 kilos anual, el nivel más bajo del último siglo, pese a que la faena de animales creció 0,6% interanual hasta las 14 millones de cabezas, el mayor volumen en más de una década, informó hoy la Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (Ciccra).

De esta manera, los 49,7 kilos por persona registrados en 2020 solo quedan por encima de las cifras de 1920, cuando el promedio fue de 46,9 kilos por habitante.

Asimismo, el consumo por persona del año pasado quedó 2,3% por debajo del registro de 2019.

Esta baja en el consumo de carne se dio pese a que en 2020 se verificó la mayor faena de los últimos 11 años, con un volumen de 14 millones de cabezas.

La entidad precisó que la faena no fue pareja a lo largo del año, ya que en los dos primeros trimestres marcó una mejora, con crecimientos de entre 3,6% y 5,6% en cada uno de ellos; mientras que en el últimos semestre reflejó caídas de entre 2,6% y 3,3% respecto a igual período de 2019.

En este contexto, la producción de carne subió en la comparación interanual 1,3% hasta las 3,17 millones de toneladas, de las cuales 2,25 millones de toneladas tuvieron como destino el mercado interno.

La exportación, por su parte, explicó el 28,9% de la producción total carne, con un volumen récord proyectado de 917.200 toneladas.

Por último, en lo que respecta a los precios de la carne en góndola, la entidad señaló que en diciembre se produjo una suba de 20% respecto a noviembre y a lo largo del año acumuló un incremento de 78%.

Fuente: Diario Jornada

Guillermo Costes, integrante del Consejo de Administración de la Cooperativa, se refirió en diálogo con Crónica al aumento tarifario solicitado por la institución y realizó un análisis pormenorizado del tema. Con fuertes críticas, Costes disparó contra la administración del exintendente Néstor Di Pierro y lo acusó de haber perjudicado a la SCPL. Además, remarcó que con el actual contexto económico que rige en el país, el incremento solicitado por la Cooperativa es algo ínfimo, si se tienen en cuenta otros costos que la gente debe afrontar día a día, como por ejemplo los precios en un supermercado.

“La ciudad es prisionera de una ordenanza perversa, que es la 6050. Esta ordenanza determina la compleja forma de fijación de tarifas. Se sancionó en la administración de Marcelo Guinle, se creó en un momento en donde en el país había estabilidad. Esa estabilidad peso-dólar hacía que cualquier mecanismo no fuera perjudicial, porque justamente había estabilidad de precios. Luego de la crisis de 2001, este mecanismo explotó. Eso conllevó una variación de precios de todo tipo. Terminamos llegando a una especie de ajuste automático, esto fue denominado ‘pass through’. Años después, este pase directo fue sepultado por Néstor Di Pierro, en el año 2012, en donde se volvió a la ordenanza 6050”, dijo Guillermo Costes para analizar el aumento de tarifas solicitado por la SCPL.

En esta línea, el secretario del Consejo de Administración de la Cooperativa planteó que a partir de que se volvió a la vieja ordenanza 6050, la institución comenzó a tener serios problemas económicos. Para justificar esto, habló sobre el proceso inflacionario que en ese entonces azotaba a Argentina, y señaló además que, en ese entonces, tanto el Concejo Deliberante como el Poder Ejecutivo no querían discutir esta realidad. “El endeudamiento de la Cooperativa empieza en el año 2010, aproximadamente y continúa hasta nuestros días. A nosotros nos aumentan todo y tenemos que pagar todas estas cosas con aumento. Nos dan menos de lo que necesitamos, es decir que seguimos acumulando deuda”, se quejó el entrevistado.

“En el supermercado las cosas aumentaron mucho más, en todos los ámbitos pasó lo mismo. Lo que pasa es que no hay audiencia pública para discutir el precio de la leche, o de la harina o del azúcar, tampoco del pan o de cualquier otro alimento. Simplemente pasa que los precios van teniendo un acomodamiento automático. Esto, en el caso de la Cooperativa no pasa, a nosotros también nos aumentan todo, pero ese aumento recién lo discutimos al año. Entonces, claro, el número suena muy feo. Yo quiero hablar de una realidad en Comodoro. El 35 por ciento de las boletas que distribuye la Cooperativa son inferiores a los 3.000 pesos. Otro 45 por ciento es inferior a los 6.000 pesos. Cuéntenme cuántos carritos de supermercado podemos llenar con 6.000 pesos. Esos son los números de los que hablamos. Y cuando se dice que hay gente que tiene facturas de 15.000 o 20.000 pesos, hay que decir que sí, que esa gente existe, pero son cien”, agregó Costes.

Fuente: Crónica