Tag

Carne

Browsing

La oficina de Defensa del Consumidor realiza operativos en los supermercados de la ciudad para garantizar el cumplimiento de Precios Máximos fijados por el Gobierno Nacional. Se constató que en la mayoría se cumple con el acuerdo; no obstante se continuará con las inspecciones correspondientes.

Con el objetivo de dar cumplimiento a la resolución de Precios Máximos, el acuerdo fijado entre el Gobierno Nacional con la cadena de producción y comercialización de la carne, representantes de las oficinas de Defensa del Consumidor del Municipio continúan realizando operativos de control en distintos hipermercados, supermercados y comercios de proximidad.

Durante las inspecciones, el personal realiza fiscalización de precios y abastecimiento para supervisar la correcta implementación del acuerdo y garantizarles así a los consumidores el acceso a cortes de primera calidad a precios accesibles.

Durante las recorridas se constató que los precios locales respetan en gran medida los máximos fijados por el Gobierno Nacional. No obstante se continuará con las inspecciones para certificar el abastecimiento en la ciudad, dado que en algunos supermercados se verificó faltante de stock en los cortes que forman parte del Acuerdo de Precios.

El consumo de carne en Argentina es una de las primeras variables que advierten una crisis económica. Así, es fácil medir si una familia tiene o no ingresos con solo consultarle cuantas veces a la semana come carne.

Sin embargo, un frente de batalla abierto de la noche a la mañana entre el Gobierno del presidente Alberto Fernández y los productores pondrá en suspenso ese termómetro, al menos por un mes.

A última hora del lunes, el Ministerio de Desarrollo Productivo de Argentina dispuso una serie de medidas entre las que destaca el cierre por 30 días de las exportaciones de carne por el alza de los precios internos.

En las primeras horas del martes, en respuesta, productores agropecuarios anunciaron el cese de la venta interna de ganado «desde las 00:00 horas (03:00 GMT) del jueves 20 de mayo hasta las 24:00 horas del viernes 28 de mayo (03:00 GMT del sábado 29)», según indicó la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias en un comunicado.

Y así es como los argentinos y argentinas se quedaron sin carne.

«A comparación de 2015 (cuando gobernaba Mauricio Macri (2015-2019)), en 2019 se le dio total apertura al sector. No aumentaron la cantidad de toneladas faenadas ni la cantidad de cabezas. Lo único que aumentó es el precio. El kilo de asado pasó de 150 pesos a 800 pesos (1,60 dólares a 8,50 dólares). Esto quiere decir que la apertura no favorece a los mercados, sino a los más poderosos», dijo el mandatario en Radio 10.

Y se acercó rápidamente al sector exportador. «Los precios crecen sin justificativo. Crece el precio y baja el consumo. Los exportadores entienden el problema, aunque no comparten la medida, pero ambos coincidimos en que queremos solucionar ese problema para los argentinos», puntualizó.

Producto de lujo

El consumo de carne en Argentina disminuyó de 66,1 kilos por persona por año a 50 kilos en las últimas dos décadas, según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA), y en lo que va de 2021, ese promedio cayó aún más, a 43,7 kilos por habitante.

El número es bajo si se lo compara, por ejemplo, con Uruguay, la otra sede del asado criollo. Allí el consumo alcanzó los 85,6 kilos por habitante en 2020, aunque también a la baja.

Además de ser un clásico, la carne es un producto esencial en un país en el que el 42,1% de los niños, niñas y adolescentes que asisten a comedores y merenderos presentan malnutrición, según un informe reciente del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi).

Presionado por una inflación que en los últimos cinco meses marcó un promedio de 4,1%, el ala económica del Gobierno argentino recién llegada de Europa -y sabiendo que la pelota de la deuda está ahora en el campo contrario-, se abocó de lleno a congelar los precios.

Este giro, que tuvo más de una advertencia, también responde a la carta más fuerte del kirchnerismo en su eterno combate contra la espiral inflacionaria, ya crónica en este país sudamericano: los Precios Cuidados, con incrementos de hasta un 6% en el último mes.

«Sinceramente no hay ninguna razón, más que el aumento del consumo, para explicar esos aumentos que se dieron en marzo y abril», analizó Fernández al explicar la razón por la cual prohíbe las exportaciones cárnicas.

Según dijo, lo hace para «ordenar el funcionamiento del sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior».

Para el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, esto «causará un daño irreparable a un sector productivo que ha demostrado que genera empleo y actividad en todo el territorio nacional», según tuiteó.

«El daño que provoca la medida va a disminuir la oferta de carne, haciendo que los precios terminen subiendo como ya ocurrió en el pasado. Es inconcebible que se elijan recetas que ya fracasaron a falta de las soluciones de fondo que Argentina necesita», agregó.

Y si bien se trata de vacas, la historia es como la del huevo y la gallina, y nadie explica a ciencia cierta por qué los argentinos y argentinas se quedaron sin carne para asar.

Las familias argentinas están destinando el 20 % del gasto promedio del hogar a la compra de carne debido a los incrementos de precios, de acuerdo a un informe elaborado por el espacio Proyecto Económico que encabeza la diputada nacional Fernanda Vallejos.

Además, el trabajo subrayó que «pasamos de un consumo per cápita anual de 58,6 kilogramos en 2015 a uno de 51 en 2019 y hoy estamos en 43,74 kilogramos. Cada argentino consume, en promedio, 15 kilos de carne menos por año que en 2015».

En ese sentido, el informe cuestionó la política de apertura de las exportaciones ocurrida durante el gobierno de Mauricio Macri ya que «no aumentaron la cantidad de toneladas faenadas ni la cantidad de cabezas, mientras que fue bajando el peso del novillo que se faena y aumentaron los precios».

Por otro lado, se explicó que durante este periodo se produjo un boom con el ingreso de China como demandante de carne.

«El aumento de las exportaciones argentinas de carne bovina congelada entre 2015 – 2020 se explica casi en su totalidad por las compras chinas que pasaron de 40.000 toneladas en 2015 a las 462.000 toneladas en 2020. Estos números, solamente pueden alcanzarse en un periodo tan corto sacrificando la cuota de mercado interno», agregó el documento.

Entre las alternativas para destrabar posiciones encontradas, el trabajo propone «establecer cupos, de manera de asegurar el abastecimiento del mercado interno. Ese cupo debería garantizar un consumo mínimo per cápita de 50kg anuales».

Asimismo, el trabajo también elaborado por el economista Horacio Rovelli, entre otros, consideró «deseable» aumentar la producción local pero advirtieron que solo puede conseguirse en el mediano y largo plazo, no en forma inmediata.

Las principales organizaciones agropecuarias argentinas han fijado un paro de ocho días como respuesta a la suspensión por 30 días de las exportaciones de carne vacuna decretada por el Gobierno de Argentina para frenar el fuerte aumento de precio en este producto durante los últimos meses.

Entre abril de 2020 y abril de 2021, el precio de la carne vacuna ha registrado un crecimiento del 65,3%, de acuerdo con el último informe del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), lo que supone un nivel superior al de la inflación acumulada en un año (46,3%).

En este escenario, los presidentes de la Sociedad Rural, Confederaciones Rurales, Coninagro y Federación Agraria (FAA) han mantenido un encuentro esta mañana con las autoridades argentinas y han decido convocar una huelga para expresar su rechazo a la medida emprendida por el Ejecutivo.

Según han explicado en un comunicado conjunto, la medida tomada por las organizaciones consistirá en el cese de comercialización entre este jueves 20 y el próximo viernes de 28 de mayo de todas las categorías de carne vacuna.

La relación entre el sector y el Gobierno se ha ido tensando desde hace semanas por la creación de un nuevo sistema de registros para las exportaciones. Entre otras medidas, el Gobierno anunció en abril el lanzamiento de nuevos registros para exportar carne que se denominan Declaraciones Juradas de Exportación de Carne.

La suspensión de las exportaciones decretada por el Gobierno se ha adoptado «como consecuencia del aumento sostenido del precio de la carne vacuna en el mercado interno» y se enmarca en «la instrumentación de un conjunto de medidas de emergencia».

En este sentido, el Gobierno buscará ordenar la operativa del sector, así como restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior.

«Mientras se terminan de implementar las medidas, las exportaciones de carne vacuna estará limitadas durante un periodo de 30 días», han explicado las autoridades, que sin embargo han indicado que este periodo «podrá verse reducido en el caso de que la implementación de las medidas genere resultados positivos».

Fuente: Infobae

El presidente Alberto Fernández afirmó este martes que el valor de la carne «se desmadró claramente” luego de la apertura comercial durante el Gobierno anterior y la exportación a China, y planteó la necesidad de «volver a poner el precio en sintonía con el poder de compra de un argentino”.

De esta manera, el Presidente defendió la medida anunciada este lunes de suspender por 30 días las exportaciones de carne vacuna, orientada a contener la presión sobre los precios que se viene registrando en los últimos meses.

«No podemos seguir viendo cómo (el precio de) la carne crece sin ningún justificativo», expresó Fernández en una entrevista en radio 10, y dijo que es necesario «poner en orden el mercado interno».

«Ayer le explicaba a los exportadores de carne que se desmadró claramente la situación. Fue una reunión muy correcta, en buen tono, ellos entienden el problema, pero no les gusta la solución, pero les pedí que ayuden a poner en orden el mercado interno para luego volver a abrir», explicó el Presidente sobre la decisión de suspender por 30 días la exportación del producto.

En ese sentido, destacó la necesidad de «poner orden en quiénes exportan (carne) y poner el orden el Mercado de Liniers» porque «no es posible que los exportadores que venden a China vayan» a comprar ahí, dado que entonces «prevalece el precio de la exportación y eso solo ya tergiversa el precio del mercado interno».

Puso el acento además en el objetivo de «volver a poner el precio de la carne en sintonía con la capacidad de compra de los argentinos y la de un exportador».

«La apertura y la libertad no es verdad que favorezca a los mercados” porque “en realidad, favorece siempre al más poderoso”, y “en este caso, favorece al que produce”, planteó el mandatario.

«También es cierto que en el medio hubo un boom que fue el ingreso de China al mercado como demandante de carne, por lo que hoy el 75 por ciento de lo que se exporta va a China”, dijo y remarcó que “lo que pasó fue que ante la gran demanda, el precio internacional empezó a subir mucho y luego empezó a competir con el precio del mercado interno”.

“Ahora China también compra carne con hueso y es más fácil acceder a la exportación, por lo que hay exportadores que antes compraban camisas y la exportaban, ahora compran carne y la exportan”, planteó.

Sobre la situación del sector, analizó: “El tema de la carne se desmadró claramente”, ya que “cuando uno mira el escenario que quedó en 2015 y el escenario que recibimos en el 2019, uno se da cuenta que lo único que sucedió fue que se le dio total apertura a ese sector, que no aumentó la cantidad de toneladas faenadas, no aumentaron la cantidad de cabezas y cada vez es menor el peso del novillo que se faena”.

«Lo único que aumentó fue el precio de la carne, que pasó de 250 a casi 800 pesos el kilo”, aseveró.

Durante la entrevista radial, el Presidente sostuvo que “la tensión en los precios internos ya no se aguanta más porque nosotros no podemos seguir viendo como aumenta el precio de la carne en la mesa de los argentinos sin tener ningún justificado”.

“Lo más llamativo es que crece el precio de la carne y baja el consumo de carne. O sea, no es que el precio sube porque la demanda crece y entonces hay menos carne para repartir ante una demanda creciente”, añadió.

El presidente Alberto Fernández se pronunció al respecto y aseguró que es una medida orientada a contener la presión sobre los precios, luego de advertir que «celebra» que la Argentina exporte carne.

El Gobierno nacional suspendió por 30 días las exportaciones de carne vacuna, una medida orientada a contener la presión sobre los precios que se viene registrando en los últimos meses, confirmó este lunes el Ministerio de Desarrollo Productivo.

La decisión fue comunicada este lunes por el presidente Alberto Fernández a representantes del sector nucleados en el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, a quienes aclaró que la misma podría levantarse antes si se observan «resultados positivos» por la aplicación de esas y otras medidas que se dispondrán.

La suspensión de las exportaciones por 30 días se determinó «como consecuencia del aumento sostenido del precio de la carne vacuna en el mercado interno» y forma parte de «la instrumentación de un conjunto de medidas de emergencia».

Se buscará, de esta manera, ordenar el funcionamiento del sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior.

«Mientras se terminan de implementar tales medidas, las exportaciones de carne vacuna estarán limitadas durante un período de 30 días», se explico oficialmente tras el encuentro que encabezó el presidente

De esa reunión participaron el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; la secretaria de Comercio Interior, Paula Español; y los representantes del sector exportador de carnes Mario Ravettino, Carlos Alberto Rusech, Gustavo Kahal y Martín Costantini.

El presidente informó a los representantes del consorcio ABC que «dicho período podrá verse reducido en el caso de que la implementación de las medidas genere resultados positivos».

De la misma manera, se informó que se habilitarán mecanismos de excepción para operaciones de comercio exterior en curso.

La semana pasada, el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva) había informado que los precios de los distintos cortes de carne vacuna aumentaron 65,3% durante abril, con respecto a un año atrás, unos 20 puntos por encima de la inflación minorista anualizada hasta el primer cuatrimestre.

De la misma manera, en abril la carne de cerdo aumentó su valor minorista en 58,7% respecto a igual mes de 2020 y la de pollo del 44,2%.

La suspensión temporal de las exportaciones se da a conocer apenas un día después de que el presidente Fernández expresara su preocupación por el aumento «inexplicable» de los precios en los últimos dos meses.

«Sinceramente no hay ninguna razón, más que el aumento del consumo, para explicar esos aumentos que se dieron en marzo y abril», analizó Fernández.

«Celebro que la Argentina exporte carne», dijo el mandatario «pero no que hagan pagar a los argentinos el precio que le hacen pagar por la carne, y que les den una migaja de 8.000 toneladas de carne cuando acá se consumen 200.000».

La referencia del presidente fue respecto al acuerdo que el Gobierno alcanzó con el Consorcio de Exportadores y otras cámaras del sector frigorífico para sostener hasta fin de año un programa de 11 cortes de alta demanda local, a precios por debajo del promedio de mercado.

Ese acuerdo anunciado hace 10 días prevé llegar a 3.000 bocas de expendió en todo el país con un volumen de 8.000 toneladas mensuales, un 25% más de lo que se venía abasteciendo en los últimos meses desde la puesta en marcha de este acuerdo.

El Gobierno nacional resolvió suspender este lunes la exportación de carne argentina al mundo por los próximos 30 días. La medida fue dispuesta para lograr que se estabilicen los precios del sector en el mercado interno.

Según se informó, el Gobierno le comunicó la medida al Consorcio ABC, el grupo de exportadores de carne de la Argentina, en las últimas horas.

Hay que recordar que desde dicho sector, se había acordado con el Gobierno desde el pasado miércoles extender el acuerdo hasta el 31 de diciembre del corriente año, para ofrecer once cortes de carne vacuna a precios más bajos que el promedio del mercado, en 3.000 bocas de expendio de todo el país.

Los once cortes de mayor demanda están disponibles desde hoy y hasta el 31 de diciembre próximo en las grandes cadenas de supermercados de todo el país como Coto, Jumbo, Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Día%, La Anónima, Libertad y carnicerías Friar.

Además, la administración de Alberto Fernández había implementado una serie de medidas para controlar las exportaciones de carne vacuna, entre ellas la presentación de las Declaraciones Juradas de Operaciones de Exportaciones de Carnes (DJEC), donde para las ventas al exterior de carne vacuna entró en vigencia desde el sábado pasado y a partir del mes próximo para la carne porcina, equina, ovina y aviar.

En ese sentido, desde la Dirección General de Protección y Defensa de los Consumidores se informó que se trabajará fuertemente en hacer cumplir con los precios establecidos, como así también en la cantidad y calidad de la mercadería en las góndolas.

Al respecto, el director general de Protección y Defensa de los Consumidores, Simón García, contó que “hace unos días se largó el programa de Precios Cuidados a nivel nacional, para todo lo que son los productos de carnes, es algo que lo tuvimos el año pasado, y al ser tan solicitado desde todas las provincias, se volvió a implementar para que esté vigente durante el 2021”.

11 CORTES

En el mismo sentido, el funcionario provincial señaló que “este programa cuenta con 11 cortes de carnes, los cuales ya están disponibles en las distintas cadenas nacionales de supermercados de la Provincia”.
“Ante esta situación, vamos a comenzar a hacer los relevamientos y los controles correspondientes, en donde no solo vamos a ver si están los cortes en las góndolas, sino también si se respetan los precios establecidos, además de analizar la cantidad y calidad de los productos”, indicó el Director.

OPERATIVOS

A su vez, García remarcó que “los operativos serán toda la semana, en distintos horarios y en todos los supermercados, por personal nuestro de la Dirección General de Protección y Defensa de los Consumidores”.
Asimismo, el funcionario provincial explicó que “todos los datos relevados son informados semanalmente a Nación, y en caso de haber alguna infracción, se harán las inspecciones y multas que correspondan”.
Finalmente, el director general de Protección y Defensa de los Consumidores informó que “en el caso de que los vecinos que no encuentren estos cortes en las góndolas, podrán hacer las denuncias enviando un mensaje de WhatsApp adjuntando foto correspondiente al 280 441-1208”.

Fuente: El Chubut

Durante los últimos días, el Ministerio de Desarrollo Productivo, a través de la Secretaría de Comercio Interior, renovó el acuerdo de cortes a precios accesibles, con más disponibilidad, el doble de días de oferta, más lugares de venta y prácticamente sin suba de precios.

Este compromiso de abastecimiento de carne de novillo de primera calidad -así lo aseguró el Poder Ejecutivo- se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2021, con actualizaciones trimestrales: la próxima será en julio.

Con esta nueva etapa, que tendrá vigencia desde este miércoles, las ofertas se podrán encontrar en supermercados de lunes a viernes, todas las semanas del mes, con lo cual la frecuencia del acuerdo pasa de 9 días del mes a 20 días.

Así, estarán disponibles en grandes cadenas como Coto, Jumbo, Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Día%, La Anónima, Libertad y carnicerías Friar, según se informó oficialmente.

En el Mercado Central de Buenos Aires, los cortes podrán encontrarse todos los días (abre de martes a sábados), ya que los puestos del predio contarán con una oferta específica y se incorporará la venta a través del Mercado Federal Ambulante con camiones itinerantes.

En esta renovación, se agregó la paleta, a $485 el kilo, para reforzar la oferta de cortes de olla que más se consumen en la temporada invernal.

Los precios por kilo de los cortes que ya estaban en el acuerdo y que se mantendrán sin variaciones son: vacío a $499, matambre a $549, falda a $229 y tapa de asado a $429.

Por su parte, el asado de tira se venderá con una baja del 10% a $359 y un 39% más bajo que en diciembre, antes del acuerdo.

La cuadrada o bola de lomo, el roast beef y la carnaza alcanzarán los precios de $515, $409 y $379, respectivamente, que representan un aumento promedio menor al 5%, detalló la Secretaría de Comercio Interior.

Para este mes, el Gobierno estima un volumen inicial de 8 millones de kilos disponibles, que podrán ser aumentados en función de la demanda.

Este acuerdo lo realiza el Estado Nacional con el consorcio de exportadores ABC (principal proveedor del canal supermercados), los frigoríficos exportadores nucleados en la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (CADIF), en la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (FIFRA) y en la Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA); la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) y las carnicerías del Mercado Central de Buenos Aires (MCBA).

Asimismo, el Gobierno recordó que sigue vigente el formulario web (https://argentina.gob.ar/preciosdelacarne) para que los consumidores puedan reclamar por faltantes, calidad, precio u otros motivos.

A partir del miércoles, 11 cortes de carne estarán disponibles a precios económicos en todos los supermercados del país luego de que el gobierno nacional acordara con la cadena de producción y comercialización.

Los mismos estarán disponibles a partir del miércoles en todas las grandes cadenas de supermercados.

El acuerdo se mantendrá hasta el 31 de diciembre de 2021, con actualizaciones trimestrales: la próxima será en julio.

Las ofertas estarán en los supermercados de lunes a viernes, todas las semanas del mes.

Cortes de carne disponibles

Vacío: $499
Matambre: $549
Carne picada: $265
Falda: $229
Tapa de asado: $429.
Asado de tira: $359
Cuadrada o bola de lomo: $515
Roast beef: $409
Carnaza: $379
Paleta: $485
Espinazo a $110