Tag

Carne

Browsing

Más de 20 plantas argentinas fueron autorizadas para exportar carne a México después de 8 años de negociación entre ambas naciones.

La Secretaría de Agricultura informó que las autoridades del Senasica, el organismo sanitario de México, autorizó a 22 plantas de procesamiento para exportar productos cárnicos bovinos al país azteca, concluyendo así un proceso de negociación iniciado hace ocho años.

El secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, destacó «el trabajo coordinado entre Cancillería y el Senasa, para poder llevar adelante la estrategia fijada por el Ministerio de Economía de abrir cada vez más mercados para los alimentos producidos por nuestro país».

«Promover las exportaciones, ampliando los destinos para nuestras carnes, es el eje central de nuestra política», afirmó Bahillo al señalar que «la única manera de crecer es cada vez producir más y generar nuevos mercados».

Por su parte, el vicepresidente del organismo sanitario estatal, Rodolfo Acerbi, explicó que «se trata de un trabajo mancomunado de las distintas administraciones del Senasa, este proceso se inició hace más de 8 años, y el equipo ha mantenido una coherencia en el tema sanitario. Ojalá esto se puede replicar en otras negociaciones. Así se hace una verdadera política sanitaria extendida en el tiempo».

 

A partir de ahora el Senasa y el Senasica ajustarán los detalles para acordar los requisitos zoosanitarios que figurarán en el certificado sanitario que avalará los envíos.

El funcionario indicó también que «ahora hay una nueva alternativa para vender cortes de valor similar a los que enviamos al continente europeo», y destacó la importancia para la cadena cárnica Argentina de «tener abiertos los mercados de América del Norte, es decir Canadá, Estados Unidos y México».

Cabe recordar que en julio pasado se realizó una auditoría donde los inspectores del Senasica comprobaron que el sistema de control del Senasa cumple con los mayores estándares sanitarios y de inocuidad de los alimentos como demanda México.

En la reunión final de esa auditoría, el jefe de la delegación del Senasica, René Hernández Ruiz, resaltó el trabajo coordinado entre ese organismo y el Senasa para verificar aspectos de sanidad animal e inocuidad en el proceso de elaboración de carnes bovinas en la Argentina.

Asimismo, los auditores mexicanos valoraron el trabajo del Senasa y remarcaron la buena predisposición y transparencia de las empresas como también del organismo argentino, que les permitió llevarse una visión completa de la cadena de la carne bovina, para realizar un análisis integral en el informe definitivo que finalmente permitió la apertura de ese destino a las carnes bovinas argentinas.

«Si China estornuda, el mundo se resfría», solía decirse para explicar la importancia del gigante asiático en la economía mundial. Con la pandemia, esta metáfora cambió de sentido y perdió gracia pero no deja de ser acertada, en especial para los sectores que pasaron a ser muy dependientes de lo que venden a ese país de 1.400 millones de habitantes. Es el caso de la cadena de la carne vacuna argentina.

En los últimos años, China se ha vuelto fundamental para la carne argentina, ya que se queda con tres de cada cuatro kilos que se exportan. Como lo que lleva en general no es la carne más valorada, esas ventas voluminosas representan un poco menos si se las considera en valor: China genera «apenas» dos de cada tres dólares que entran a la Argentina por exportación de carne.

En cifras concretas, entre enero y julio de este año, los frigoríficos argentinos mandaron al país asiático unas 277.000 toneladas de carne, por más de u$s1.390 millones. Este año, incluso con las restricciones a la exportación impuestas por el Gobierno, la carne vacuna pasó a liderar por lejos las exportaciones argentinas a China.

Exportaciones de carne: ni el Año Nuevo chino empuja

Sin embargo, a partir de agosto, la fluidez de ese comercio empezó a mostrar signos de resquebrajamiento. «Respecto de las cotizaciones históricamente altas de fines de marzo o principios de abril, las de los últimos días cayeron 18 a 20% para la mayoría de los productos», sostiene Rafael Tardáguila, director del informe sobre el comercio mundial de carne Faxcarne/World Beef Report.

La situación resulta más preocupante porque este momento del año suele ser bueno para las ventas a China, con la mira en el Año Nuevo chino, durante cuyos festejos aumenta el consumo de carne. El próximo caerá el domingo 22 de enero de 2023. «Estimando el transit time (el tiempo entre la carga de la mercadería en origen y la descarga en destino), pensábamos que China iba a comprarnos mucho hasta fin de octubre (para llegar a tiempo para los festejos). Pero ahora vemos que septiembre y octubre están quedando sin demanda para las fiestas», dice Carlos Riusech, presidente del frigorífico Gorina, uno de los principales exportadores del país. Sí hay ventas para que lleguen después de las celebraciones, pero a valores alrededor de 20% inferiores.

Riusech ve que los precios con China «se deterioran día tras día», y pone un ejemplo: «Uno de los cortes estrella, el shin&shank (garrón y brazuelo), que había superado los u$s9.000 por tonelada, ya hacia mediados de agosto había caído a poco más de u$s7.000, y hoy ofrecen u$s6.200». Al igual que otros exportadores, considera que estos precios actuales no muestran real interés en comprar, sino que son especulativos.

Demanda floja y abasto récord, mala combinación para la carne

La demanda china se está viendo alterada por varios factores, entre ellos, las enormes restricciones que el país sigue imponiendo por Covid, la devaluación del yuan, la desaceleración económica y hasta una sequía, que afecta el suministro de energía hidroeléctrica. Lejos de las llamadas «tasas chinas» de la primera década de este siglo, el PBI del país asiático crecería 3,5% en 2022, prácticamente la mitad que en los últimos años.

Para peor, esa retracción de la demanda se encontró con una oferta de carne muy abundante por parte de los proveedores, en particular el principal, Brasil. De acuerdo con Tardáguila, «se estima que los principales países exportadores embarcaron un volumen récord de carne vacuna a China en agosto, que por primera vez habría superado las 250.000 toneladas. Esto se debió principalmente a Brasil, que exportó la friolera de 131.000 toneladas en agosto, 20.000 toneladas por encima del récord hasta entonces, que había sido en julio».

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), en la primera mitad de este año, los precios que pagaban los importadores de carne chinos habían subido 37%, a niveles históricamente altos. Pero ahora algunos estarían vendiendo a pérdida, debido a que la demanda no convalida aquellos precios de los meses previos, y esto les estaría resultando menos gravoso que almacenar la carne y esperar, debido a los gastos que implica retener stocks en cámaras frigoríficas.

Comparativa: exportaciones mensuales de carne a China.

Para el USDA, la situación no parece en vías de mejorar pronto: según estima, este año China terminará importando 3,1 millones de toneladas de carne, pero en 2023 comprará 2,5 millones, es decir, un 19% menos. La Argentina es su segundo proveedor, detrás de Brasil.

De continuar con dificultades, es probable que esta retracción de los precios de China impacten en el precio de la hacienda vacuna argentina, como ya viene ocurriendo en Brasil y más recientemente en Uruguay.

Mejora a largo plazo y qué pasará en el mientras tanto

Miguel Gorelik, director de la newsletter especializada Valor Carne, reconoce las dificultades actuales del mercado chino, pero, poniendo los faros largos, no cree que corra riesgos: «Más allá de este sobresalto, a más largo plazo veo China va a seguir teniendo un rol importantísimo en el mercado mundial, creo que tanto la Argentina como Brasil y Uruguay, pueden estar tranquilos en ese sentido».

El Gobierno Nacional junto a frigoríficos y supermercados de todo el país, renovaron el programa sin aplicar aumentos en los cortes de carne «populares».

La Secretaría de Comercio de la Nación y las empresas frigoríficas y supermercados acordaron extender hasta el 30 de septiembre sin aumentos los precios del programa “Cortes Cuidados”.

Contempla siete variedades más representativos del consumo y permiten ofrecer valores acordados por debajo de los del mercado.

El 7 de agosto hubo una renovación por un mes con un ajuste de 1% en los precios con opción que vencía el 7 de septiembre y con opción a ampliarla hasta fin de mes, lo cual se llevó adelante con éxito.

En este marco, se confirmó la nueva etapa del programa que ofrece los siguientes cortes: 

🥩Asado de tira $736 el kilo

🥩 Vacío $965 el kilo

🥩 Matambre $938 el kilo

🥩 Falda $483 el kilo

🥩Tapa de asado $736 el kilo

🥩Nalga $1.009 el kilo

🥩Paleta $817 el kilo

Así, el Gobierno nacional busca garantizar la oferta para los consumidores de todo el país de lunes a viernes en más de 1.000 bocas de expendio que incluyen las grandes cadenas de supermercados Coto, Jumbo, Plaza Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Changomas, La Anónima y Día%.

Además de las cadenas mayoristas Vital y Makro, y carnicerías adheridas a la Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA) y al consorcio de exportadores ABC.

El acuerdo prevé la comercialización de los siete cortes de carne más representativos del consumo de los argentinos en todo el país.

La Secretaría de Comercio, a cargo de Matías Tombolini, y las empresas frigoríficas y de supermercados acordaron los precios del programa “Cortes Cuidados” que se hará extensivo hasta el 7 de septiembre próximo, según se informó hoy oficialmente.

El acuerdo prevé la comercialización de los siete cortes de carne más representativos del consumo de los argentinos en todo el país, a precios accesibles para el mercado interno, y en ese sentido, las partes se comprometieron a continuar el trabajo en conjunto para extenderlo hasta el 30 de septiembre.

Estará disponible en todo el país de lunes a viernes en más de 1.000 bocas de expendio que incluyen las grandes cadenas de supermercados Coto, Jumbo, Plaza Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Changomas, La Anónima y Día%; las cadenas mayoristas Vital y Makro, y carnicerías adheridas a la Unión de la Industria Cárnica Argentina (Unica) y al consorcio de exportadores ABC.

En esta etapa de Cortes Cuidados el precio por kilo de los cortes es el siguiente: tira de asado, 736 $; vacío, $965; matambre, $938; falda, $483; tapa de asado, $736; nalga, $1.009; y paleta, $817.

Para la Patagonia (cortes son hueso) se suma un diferencial del 6%, según se informó.

El Observatorio de Economía de la Patagonia, realizó un sondeo en distintos supermercados de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, con el objetivo de analizar la creciente variación de precios en distintos cortes de carnes rojas y pollo.

El rubro carnes y pollo es el más importante de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) tanto en la ponderación física fijada en 7.100 gramos por adulto equivalente y por el precio unitario del kilo.

La confección de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) incluye el desagregado del rubro carnes (Incluye al pollo), en relevamientos de años anteriores solo tomamos datos de los 7 cortes de carne y de pollo entero.

Este rubro es significativo en la CBA importando un tercio del gasto en alimentos y un 8,00% del gasto total familiar según la metodología de nuestra encuesta y en consonancia con relevamientos de INDEC con la nueva metodología disponemos de muchos más datos sobre los cuales trabajar para obtener información relevante sobre los modos de comercialización de carnes, embutidos y pollo.

En este caso, se trabajó con 600 precios y aplicándole a cada corte, distinguido por su código de barras y descripción, la media geométrica obtenemos un precio de referencia que nos permite comparar en el período 15 de Julio / 15 Junio con 600 precios aproximadamente y reducir a los que pueden compararse porque aparecen en las 2 fechas.

La variación del precio de los 65 productos cárnicos y de derivados elegidos nos indica una variación de +3,67% y en el caso del pollo un 15,78%, siendo el impacto ponderado en nuestra CBA el siguiente: El 84,7% estará alcanzado por una variación de 3,67% y un 14,3% por el 15,78% del incremento del pollo.

Se trata de un nuevo acuerdo del Gobierno Nacional. Aseguran que estarán disponibles en 1.000 supermercados y carnicerías de todo el país.

En paralelo al programa Precios Cuidados, el Gobierno Nacional acordó con supermercadistas y productores nuevos precios con aumentos para una canasta de siete cortes de carne, verduras y frutas.

La secretaría de Comercio Interior detalló que se trata de siete cortes de carne que, según el Gobierno, estarán disponibles en 1.000 bocas de expendio de todo el país.

Los precios por kilo de los 7 cortes de carne acordados:

Tira de asado a $719

Vacío a $917

Matambre a $899

Falda a $478

Tapa de asado a $719

Nalga a $969

Paleta a $779

Los precios tendrán vigencia hasta el 7 de julio y podrán encontrarse en los supermercados Jumbo, Coto, Plaza Vea, Disco, Carrefour, Walmart, La Anónima, Día, Changomas, Vital, Makro y en carnicerías adheridas a la Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA) y al consorcio de exportadores ABC.

Canasta de frutas y verduras estará conformada por cinco productos:

Papa negra a $59 el kilo;

Cebolla a $99 el kilo

Tomate redondo a $210 el kilo

Lechuga (criolla o capuchina), a $160 el kilo

Manzana (royal gala) a $190 el kilo

Estos productos estarán disponibles en supermercados Día, Walmart Changomas, Jumbo, VEA, Disco, Coto, Carrefour y Makro de la región del AMBA.

El Gobierno publicó la actualización de la lista del programa Precios Cuidados, que incluye unos 1.300 productos, con incrementos en promedio de 2,2%.

La secretaría de Comercio Interior informó que si los consumidores no encuentran algún producto o lo encuentran a un precio distinto del acordado, pueden reclamar en la web o la app de Precios Cuidados, a través del Servicio gratuito de orientación y asesoramiento (0800-666-1518) o por mail a consultas@consumidor.gob.ar

Los valores acordados regirán hasta el 7 de julio. Aseguran que estarán disponibles en 1.000 supermercados y carnicerías de todo el país.

La secretaría de Comercio Interior anunció que acordó con supermercadistas y productores la actualización de la canasta de precios para productos frescos en los que se destacan 7 cortes de carnes a precios acordados para el consumo interno y que, según el Gobierno, estarán disponibles en 1.000 bocas de expendio de todo el país.

Los 7 cortes de carne serán la tira de asado, a $719 el kilo; vacío, a $917; matambre a $899; falda, a $478; tapa de asado, a $719; nalga, a $969 y paleta, a 779 pesos.

Cabe recordar que este miércoles el Gobierno publicó la actualización de la lista del programa Precios Cuidados, que incluye unos 1.300 productos, con incrementos en promedio de 2,2 por ciento.

La secretaría de Comercio Interior informó que si los consumidores no encuentran algún producto o lo encuentran a un precio distinto del acordado, pueden reclamar en la web o la app de Precios Cuidados, a través del Servicio gratuito de orientación y asesoramiento (0800-666-1518) o por mail a consultas@consumidor.gob.ar.

Mientras el Gobierno define el aumento que tendrá el listado de Precios Cuidados durante mayo, la inflación de alimentos sigue en alza. Los productos frescos y los derivados del trigo volvieron a estar entre los principales aumentos del mes pasado.

Mientras las internas del Gobierno apuntan contra el ministro de Economía Martín Guzmán por la batalla contra la inflación, el dato de abril seguirá alto. En el área económica esperan que sea menor al 6,7% de marzo, que fue un récord para los últimos 20 años.

La mayoría de los relevamientos privados coinciden en que no habrá nuevo máximo, pero alertan que el número será alto y que los alimentos volverán a aumentar. El Indec difundirá el dato oficial de abril se conocerá el próximo jueves 12 de mayo, según publica TN.

La secretaria de Comercio Interior terminará de negociar el aumento mensual de los productos que integran Precios Cuidados. El listado de precios se debería actualizar este domingo 7. Además, el Gobierno tendría que anunciar la canastas de frutas y verduras con precios acordados que estará disponible durante este mes.

Cuáles fueron los alimentos que más subieron en abril

Los ”alimentos y bebidas no alcohólicas” mostraron alzas mayores al 7% durante febrero y marzo. En enero, por otro lado, los precios de esos productos avanzaron un 4,9%. Para abril, los sondeos privados arrojan resultados dispares, pero coinciden en subas que promedian el 5%, pero que llegan a superar el 6%.

Al desagregar por rubros, los productos de almacén fueron los que más aumentaron, con un alza de 7,5%, impulsada por las disparadas en el precio del azúcar (16,7%), la harina (16%) y los huevos (11,3%). Las frutas y verduras, por su parte, aumentaron 6,2% y las principales alzas se registraron en el precio por kilo de las berenjenas y las manzanas, con variaciones mensuales de 17,4% y 10,3%, respectivamente.

El sondeo que realiza la consultora Focus Market mostró una suba de 5,9% en el precio de los alimentos. En términos de categorías de alimentos, los mayores incrementos mensuales que encontró este relevamiento fueron:

Cereales: 18,9%.

Tapas para tarta: 16,1%.

Harina: 15,9%.

Mayonesa: 15%.

Hamburguesas: 14,9%.

El director de la consultora, Damián Di Pace, comentó que el mes pasado se vieron subas importantes en productos frescos, que no habían aumentado tanto marzo. En este sentido, destacó el alza de 14% en el pollo, la suba del 12% en la carne vacuna y el incremento del 10,9% en el precio de la leche.

Por su parte, el sondeo sobre precios de alimentos que realiza la consultora LCG mostró un alza promedio de 5,1% en abril. Entre los principales aumentos de las últimas cuatro semanas, el reporte estuvieron:

Carnes: 7,3%.

Lácteos y huevos: 5,8%.

Bebidas e infusiones: 5,5%.

Panificados, cereales y pastas: 5,4%.

Condimentos: 5,3%.

Aceites: 4,8%.

Finalmente, la medición de precios minoristas que realiza C&T Asesores Económicos en el gran Buenos Aires los alimentos mostró un alza de alrededor de 4,8% en abril, en línea del índice general. La cifra significó una moderación tras el alza de 5,7% que habían medido en marzo, la consultora resaltó que “las subas fueron generalizadas”, aunque “se destacaron las carnes y los derivados de la harina”.

Durante este mes, la suba de precios en carnicerías le mete mayor presión al fenómeno inflacionario. En los últimos días, se detectaron subas entre 50$ y 100$ en el kilo de carne.

La explicación sería que no hay tanta oferta y que existe la caída en el consumo del alimento. Por este motivo, los argentinos se guían más por el cerdo y el pollo.

En algunos comercios, los incrementos alcanzaron los 150$ en el kilo, por lo que la presión inflacionaria sigue golpeando más al bolsillo para conseguir la canasta familiar.

En este marco, el gobierno intenta impedir que estas alzas continúen, mediante la utilización de herramientas como el fideicomiso aceitero y triguero, publica Urgente 24. En carnes, rige aun el programa de Precios Populares, que la próxima semana subirá un 2% en sus precios –aproximadamente $16 por kilo- acorde a lo pactado entre Comercio Interior y los frigoríficos exportadores.

Por parte de los comercios minoristas, los aumentos de los últimos días ubican al kilo de carne en torno a los $1.000, con incrementos que oscilan entre los $50 y $100. En febrero, las categorías de consumo en el Mercado de Liniers –novillitos y vaquillonas- tuvieron una suba de 15%, pero no terminaron de reflejarse en los mostradores, porque fue absorbida en parte por los eslabones intermedios del negocio.

El precio de la carne vacuna se incrementó en enero un 2,3%, por debajo de la inflación del mes que fue de 3,9%, mientras que en la primera quincena de febrero se registró una dinámica alcista del precio de ganado en pie, de acuerdo con un informe del Centro de Economía Política (CEPA).

“Enero mostró un incremento promedio de los cortes de carne vacuna del orden de 2,3%; en términos interanuales, los cortes de carne vacuna incrementaron su precio 55,5%», según el estudio elaborado por CEPA.

Luego de las subas por encima del 75% de los precios al mostrador de la carne vacuna en 2020, el primer semestre de 2021 comenzó con nuevas subas que totalizaron otro 35% de aumento.

«Ante esta situación, el Gobierno tomó una serie de medidas para frenar los incrementos generalizados en la cadena de valor» que «permitieron cortar la dinámica alcista entre julio y octubre, donde los precios retrocedieron 3%», destacó el centro de estudios que conduce Hernán Letcher.

Sin embargo, noviembre y diciembre, meses donde suele aumentar el consumo, hubo «nuevamente incrementos sensibles en el precio de la carne, promediando 11% y 10% respectivamente».

De acuerdo con el relevamiento, en enero se observó un «impacto heterogéneo» de los aumentos en relación a los cortes.

A la inversa de lo que ocurrió en diciembre, cuando los «cortes caros» fueron los que más incrementaron su precio, en enero, los «cortes económicos» fueron los que más aumentaron, con una suba de 6,2%.

Asimismo, aumentaron los productos sustitutos a la carne vacuna: el pollo en enero mostró un incremento de 4,9%, con lo cual se mantuvo prácticamente sin modificaciones el precio del asado en relación con el pollo.

En términos interanuales, las variaciones de algunos cortes continúan por encima del nivel general de precios de la economía (+50,9% aproximadamente) mientras que otros, de gran consumo interno, lograron quedar por debajo del promedio, sobre todo por el elevado punto de comparación que fue enero de 2021: asado (48,7%), vacío (48,9%) matambre (46,5%).

Entre los motivos del incremento del precio de la carne entre noviembre y enero, CEPA señaló la «poca transparencia en la oferta y demanda del mercado de hacienda de Liniers».

En noviembre el precio del novillito pasó de $ 208 (10/11) a $ 257 (18/11), con un aumento de 23% solamente en ocho días.

En tanto, en enero «el clima fue un factor determinante en la baja de la oferta ingresada al mercado de Liniers, primero por las altas temperaturas junto a la sequía y luego, por las lluvias que se registraron en una amplia zona ganadera», lo que «determinó una oferta por debajo de la habitual».

El estudio agregó que a partir del primero de febrero se confirmó la dinámica alcista del precio de ganado en pie y el 16 de este mes, el precio alcanzó $ 286,80 para el novillo de 300/390 kg, es decir, 14,2% de aumento respecto al precio al 28 de enero.

Al 16 de febrero se observó una recomposición de cabezas comercializadas en el Mercado de Liniers (en valores similares al mismo período en 2021 o en el primer mes de ese año), modificando el comportamiento observado en enero último, donde efectivamente se había reducido la oferta.

«El incremento del precio del kilo vivo nuevamente presenta un salto sensible, muy por encima incluso de la inflación estimada para febrero completo» al tiempo que «el valor de febrero implica un nuevo récord del precio real del novillo en décadas».

Según CEPA, esto «anticipa lo que puede llegar a suceder al respecto: en sólo siete días aumentó unos $ 20 en Liniers.

En términos deflacionados superó al último máximo de mediados de diciembre, planteando el desafío para la cadena cárnica de cómo podrá trasladarlo al mostrador».

En febrero, la Secretaría de Comercio Interior renovó el programa «cortes cuidados», un acuerdo alcanzado con el consorcio frigorífico ABC y las grandes cadenas de supermercados, con el objetivo de tener los siete cortes de mayor consumo popular a precio regulado hasta el 7 de abril, fecha en que se analizará la prórroga.