Tag

crimen

Browsing

La fiscal que investiga la desaparición y muerte del joven chubutense reconoció que “teníamos la expectativa de que pudiera confesar cuál era el sitio donde se encuentra el cuerpo, o por lo menos obtener alguna información”. La familia apuntó contra la abogada defensora.

A José Crettón, quien hubiera cumplido 19 años el pasado 6 de noviembre, “le metieron dos tiros en la cabeza y le cortaron el cuello”, decía uno de los audios revelados durante la última audiencia por su desaparición del joven en la localidad de El Maitén hace ya tres meses.

Por el crimen se detuvo a dos hombres, Daniel Napal, ex marido de la actual pareja de José y Carlos Paiñepil, sin embargo el cuerpo sigue sin aparecer.

Pero una nueva esperanza había nacido para la familia de José Crettón de conocer donde estaba su cuerpo, cuando Paiñepil solicitó una audiencia con el juez porque quería hablar. “Lo creyó necesario, quizás por el hecho de querer desligarse de algo o porque quería decir algo a su favor”, opinó la fiscal del caso, Ruth Monge a EQSNotas.

Pero cuando se realizó la audiencia el jueves, cerca de las 13 horas, el detenido se arrepintió y se negó a declarar tras mantener una reunión previa con su abogada defensora. “No pude entender cuál era el objetivo de pedir una audiencia para declarar y después decir que no iba a declarar, eso no es común por todo lo que significa esto”, remarcó la fiscal.

Y lamentó lo sucedido porque “teníamos la expectativa de que pudiera confesar cuál era el sitio donde se encuentra el cuerpo de José Crettón, o por lo menos obtener alguna información que nos permita dar con el cuerpo de este chico”, agregó.

“Es jugar con nuestros sentimientos”

La familia de José Crettón apuntó con la abogada defensora al asegurar que “no lo dejó hablar”, y lamentaron lo sucedido porque esperaban conocer así donde está el cuerpo del joven esquelense.

«Es jugar con nuestros sentimientos como familia pensando en que íbamos a saber donde fue. Es una tomada de pelos para todos. ¿ Por qué no lo dejaron hablar, con que motivo?, cuestionaron a través de la página de Facebook donde movilizan la búsqueda.

Se trata de Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez, quienes comenzaron a ser juzgadas este jueves por el aberrante asesinato del niño de 5 años. El hecho ocurrió en noviembre de 2021 en Santa Rosa, La Pampa.

Los fiscales del juicio por el crimen de Lucio Dupuy, asesinado en noviembre del 2021 en Santa Rosa, La Pampa, pidieron este jueves que se condene a la madre del niño de 5 años y a su pareja no solo por el homicidio, sino también por el «maltrato crónico» y las «agresiones físicas y sexuales» al que lo sometían, mientras que la querella, representada por el padre de la víctima, solicitó a los jueces que a las acusadas se les sume en una eventual condena el agravante del «odio de género».

En tanto, en los alegatos de apertura del juicio oral que comenzó cerca de las 9 ante un Tribunal de Audiencia, la defensa de Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio, dijo que su defendida «no fue la autora material» del crimen del niño y que Lucio ya venía sufriendo agresiones por parte de la familia paterna, y la abogada de Abigail Páez, su pareja, rechazó la acusación contra la imputada y dijo que ella «procuró evitar» su muerte.

El juicio, que se desarrollará a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, se desarrolló en la sede de la Ciudad Judicial de Santa Rosa, que desde este miércoles se encuentra fuertemente custodiada, en el marco de un operativo desplegado con 60 efectivos policiales.

Es que cuando se conoció el caso el 26 de noviembre del año pasado los vecinos salieron a la calle para expresar su reclamo por el crimen del niño y se produjeron serios incidentes en la comisaría donde estaban alojadas las detenidas.

La audiencia arrancó con los alegatos de apertura por parte del fiscal general Máximo Paulucci, el fiscal Walter Martos y las fiscalas Verónica Silvana Ferrero y María Mónica Rivero, quienes acusaron a la madre de Lucio de los delitos de «abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización; agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años; todo como delito continuado; en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía».

Lo mismo solicitaron para Páez, aunque sin el agravante del parentesco familiar.

Sin embargo, el abogado José Mario Aguerrido, querellante por parte de Christian Dupuy, padre de Lucio, adhirió al pedido de la fiscalía, aunque solicitó al tribunal que se le sume el agravante del «odio de género», y que las imputadas fueron responsables «por acción u omisión» de las presuntas conductas violentas. «No importa quién fue la autora y quién cooperó porque ambas fueron autoras«, subrayó.

El defensor oficial Pablo Andrés De Biasi, quien representa a la madre del niño asesinado, negó en su alegato la acusación fiscal sobre su defendida, dijo ante los jueces que «hay dudas razonables» para poder probarle los hechos y reiteró que Lucio ya venía sufriendo agresiones por parte de la familia paterna.

A su turno, la defensora oficial María Silvina Blanco Gómez, expresó que su defendida Páez «procuró evitar» la muerte del niño y que existe «dudas razonables» sobre la imputación de abuso sexual y, al igual que su colega De Biasi, manifestó que tratará de probar la inocencia de las acusadas o alternativamente que haya un cambio en la calificación legal.

Tras la negativa de las dos imputadas por declarar, el tribunal llamó como primer testigo a Christian Dupuy, quien durante 45 minutos relató detalles de cómo había sido la vida familiar con Espósito Valenti y Lucio, cuál fue la relación con la imputada cuando se quedó a cargo de la víctima y cuándo fue la última vez que vio a su hijo, entre otras cuestiones.

Luego, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta este viernes a las 8 cuando continuará la ronda de testigos.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el debate, que comenzó un día después de que la Cámara de Diputados de la Nación aprobó por unanimidad y envió al Senado el proyecto de ley que establece una capacitación obligatoria para funcionarios públicos en prevención y detección temprana de la violencia contra la niñez y la adolescencia, se desarrollará hasta el 22 de diciembre y declararán cerca de 105 testigos.

Se trata de Magdalena Espósito Valenti; y su pareja, Abigail Páez, se sentarán desde hoy en el banquillo de los acusados por homicidio de Lucio Dupuy,  triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante.

Lucio Dupuy, un nene de 5 años de La Pampa, murió por una «hemorragia interna», sin embargo la autopsia determinaría que presentaba «politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data» y que el deceso se produjo por una «hemorragia interna», producto de las agresiones.

Y que su última internación, donde finalmente murió, no había sido la única: había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.

Este jueves 10 de Noviembre, su madre Magdalena Espósito Valenti; y su pareja, Abigail Páez, comenzarán a ser enjuiciadas como “coautoras” por el crimen del nene de 5 años ocurrido en noviembre de 2021 en la capital pampeana, en un debate oral en el que declararán más de 100 testigos.

El juicio, que se desarrollará a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, comenzó a las 8 y estará a cargo del Tribunal de Audiencias de Santa Rosa, integrado por los jueces Aníbal Olié, Alejandra Ongaro y Daniel Sáez Zamora.

Las mujeres se encuentran recluidas actualmente en el Complejo Penitenciario 1 de la ciudad de San Luis. En el caso de Espósito Valenti, ésta llega al debate acusada del «homicidio triplemente calificado por el vínculo (por ser ascendiente) y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado.

«Mientras que Páez fue acusada del mismo delito, pero con un agravante menos ya que no era familiar de Lucio, aunque, al igual que Espósito Valenti, también podría ser condenada a prisión perpetua.

 

El juicio por el crimen de Lucio Dupuy, el niño de cinco años abusado sexualmente y asesinado a golpes en noviembre del año pasado en la ciudad pampeana de Santa Rosa, comenzará este jueves 10 de noviembre y tendrá como acusados a Magdalena Espósito Valenti, la mamá de la criatura, y Abigail Páez, la pareja de la mujer.

Está previsto que el debate se lleve a cabo en la Ciudad Judicial de la capital de la provincia y que finalice el 22 de diciembre. El proceso judicial estará a cargo del tribunal integrado por los jueces Aníbal Olié, Alejandra Ongaro y Daniel Sáez Zamora, mientras que los fiscales que impulsarán la acusación del Ministerio Público serán Walter Martos, Verónica Ferrero y Marcos Sacco.

De acuerdo con lo que se consignó, declararán alrededor de testigos y las audiencias serán a puertas cerradas, ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual.

En tanto, todavía no está definido si las acusadas, quienes podrían ser condenadas a prisión perpetua, estarán presentes en el juicio, al tiempo que continúan alojadas en una unidad penal de la provincia de San Luis.

La causa fue elevada a juicio en junio último, luego de seis meses de investigación. Por requerimiento de los fiscales, Espósito Valenti será juzgada por «homicidio triplemente calificado por el vínculo (por ser ascendiente) y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

Mientras que a Páez llegará imputada del delito de » homicidio doblemente agravado, por ser con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

El cruel infanticidio de Lucio

Lucio Dupuy falleció el 26 de noviembre último a raíz de una golpiza que sufrió en la vivienda en la que residía junto a su madre y a la pareja de la mujer, quienes quedaron detenidas inmediatamente.

Tras su muerte de Lucio Dupuy se determinó que el niño había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.

Por tal motivo se inició una investigación administrativa a nivel gubernamental para establecer responsabilidades de funcionarios en la omisión de denuncias que pudieron haber evitado este desenlace.

Otras pericias también consignaron datos impactantes: «Falta de comida, hacerlo pasar frío, penitencias interminables contra una pared, golpes de puño en la panza que le provocaban vómitos continuos, golpes en la cara que le provocaron lesiones visibles, amenazas respecto de que no podía contar a nadie lo que vivía si no sería peor, no mandarlo al jardín por dos motivos: primero para que no vieran las maestras sus lesiones y segundo como forma de endilgarle castigo, ya que disfrutaba de ir al jardín».

Los investigadores sostienen la pista de que el victimario ya había amenazado de muerte al músico de 28 años: “Te la voy a cobrar”, dijo según revelaron testigos.

El caso conmocionó a Río Mayo. Los investigadores avanzaron con el peritaje del celular de la víctima y los allanamientos que se realizaron el miércoles, los cuales arrojaron resultados positivos. Fue la fiscal de la causa, Rita Barrionuevo, quién ordenó los tres procedimiento: uno en Río Mayo y otros dos en Perito Moreno.

En Perito Moreno se realizaron los allanamientos que contaron con la participación del personal policial de la División Investigaciones y Operaciones Rurales de esa ciudad. Los procedimientos se realizaron sobre una estancia ganadera denominada «El Pluma«, que está ubicada en la ruta nacional N° 40, pero no encontraron nada de interés.

Luego, el personal realizó un recorrido por los establecimientos que se encuentran en la zona. De ese modo lograron localizar al hombre de 40 años que estaban buscando. Lo trasladaron hasta las oficinas la DDI, con el fin de efectuar una orden de requisa solicitada por el magistrado interviniente, Eduardo Quelín del Juzgado de Instrucción Penal de Las Heras.

En tanto, otro grupo de efectivos policiales daban cumplimiento a otro allanamiento en una vivienda ubicada en el ejido urbano de Perito Moreno, precisamente sobre la calle Estrada al 1085. En el lugar, el personal secuestró un arma de fuego, que será peritada en las próximas horas.

El crimen

Saúl Anticaneo, un joven músico de 28 años de edad, fue encontrado muerto el domingo por la tarde en su casa en la localidad chubutense de Río Mayo.

Fue su hermana Nancy quien, alrededor de las 15:30 se acercó hasta su domicilio, puesto a que no le respondía los mensajes ni le atendía los llamados. Cuando llegó, encontró la puerta entreabierta, ingresó y lo que vio la dejó en shock. Su hermano estaba en la cama, sobre un charco de sangre y sin signos vitales.

Asimismo, otro hermano, llamado Víctor, contó que Saúl «trabajaba en una verdulería, se estaba haciendo su casita para vivir y era un pibe muy humilde». Además, relató que la última comunicación que tuvo Saúl fue con su pareja. «Se encontraba dando clases en Ricardo Rojas, después se habría quedado dormido en su habitación y no se habría vuelto a levantar», agregó.

El cuerpo sin vida de Saúl Anticaneo, un músico de 28 años, fue encontrado en el departamento donde vivía la tarde del domingo en la localidad de Río Mayo. Era padre de un pequeño niño, se estaba haciendo su casa y era un conocido payador en la región.

Su hermano Víctor relató que se pudo establecer que la última comunicación que tuvo fue el domingo a la noche con su pareja. Se encontraba dando clases en Ricardo Rojas, después se habría quedado dormido en su habitación y no se habría vuelto a levantar.

Durante la madrugada del lunes, según contó su familiar, ingresó una, o más personas y le pegaron tres tiros en la cabeza. “La autopsia indica que lo mataron cuando dormía», indicó en diálogo con Cadena Tiempo.

» Acá en Río Mayo todos dejamos la puerta abierta de nuestras casas, salvo que haya viento o algo, así que seguramente ingresaron cuando él estaba descansando y ahí lo mataron”, agregó.

Saúl trabajaba en una verdulería, se estaba haciendo su casita para vivir y era un pibe muy humilde, relató Víctor. El crimen del joven llevó a que el miércoles vecinos, amigos y familiares se movilizarán por Río Mayo para pedir el esclarecimiento: «Acá en el pueblo está todo el mundo conmocionado porque todos los conocían”.

El cuerpo de Saúl fue hallado el domingo por la tarde por un vecino que encontró la puerta entre abierta y lo llamó varias veces, pero ante la falta de respuestas, entró y lo encontró muerto.

Un pueblo chico

Por su parte, Gladys, una de las hermanas de la víctima, contó en diálogo con el canal C5N que, de acuerdo a dichos de testigos, hace una semana una persona que había tenido problemas con Anticaneo dijo que “se la iba a cobrar”.

“No le robaron nada, fueron a matarlo”, aseguró la mujer, quien habló de sospechas de que el crimen se haya cometido en otro lugar y el cuerpo luego fuera dejado en el domicilio, ya que le resulta extraño que nadie escuchara los disparos ni viera nada.

Pero su hermano, también habló de esta versión de que lo habrían matado en otro lado y después lo llevaron a su casa. » Es un pueblo chico y se dicen muchas cosas. También hay una persona con la que habría tenido algún problema, pero creemos que no es para hacer algo tan grave”, manifestó.

Más allá de las distintas hipótesis y rumores, la familia espera que se pueda esclarecer el crimen. “Estamos esperando que la justicia actúe, hay muchas declaraciones de vecinos sobre lo que pudo haber pasado. Hasta el momento habría al menos 4 sospechosos”, dijo.

Como todos ya saben, hay una persecución encarnizada de parte de la justicia chubutense contra los medios que cuentan la verdad en casos tan delicados como aquellos que consisten en el arrebato de los niños de los brazos de sus padres, haciendo presumible una complicidad supuesta del poder judicial en estos casos.

Eso se vio en el caso de la chica rawsense a la que un organismo de “protección” de derechos del niño del municipio a cargo de Damián Biss, le arrebató con una conjetural ilegalidad a su hijo lactante de meses.

Al otro día de ese suceso el poder judicial parecía más abocado en amenazar a este medio con consecuencias legales por difundir el caso que por restituirle los derechos a la joven que pedía desesperadamente que le devuelvan a su hijo.

El poder judicial utilizaba como pretexto que la tan sola difusión de la identidad de la madre podía violar gravemente los derechos del niño, algo inaudito.

Es por esta razón que nos vemos obligados a no difundir la identidad real de nuestro entrevistado, tanto su nombre de pila como el apellido serán suplantados, no obstante el resto de los datos son reales. Sin más, pedimos encarecidas disculpas tanto a nuestra comunidad lectora como a nuestro entrevistado.

Fabián vive en Trenque Lauquen, provincia de Buenos Aires tiene 44 años y forma parte de la comisión directiva de la organización nacional “Infancia Compartida”, una ONG dirigida a intervenir en las situaciones más lamentables: artimañas maliciosas llevadas a cabo por un progenitor contra el otro con la finalidad de quitarle los hijos, dinámica denominada comúnmente “obstrucción parental”.

Infancia Compartida se encuentra en nuestra provincia radicada principalmente en Comodoro Rivadavia, pero tuvo una notable expansión nacional desde que fue creada puesto a que no solo se encuentra en nuestro provincia y en Buenos Aires sino que también ha conseguido establecerse en Santa Cruz, Santa Fe, Córdoba y en Chaco.

En razón del intenso matiz social que tiñó algo tan delicado como la violencia de género en nuestro país, esta causa que al principio se veía como un motivo noble de la lucha feminista se degeneró y paso a ser en la actualidad cualquier cosa, a tal punto de ser utilizado en la política por sectores radicalizados del colectivo femenino como una herramienta de persuasión de las masas, un símbolo contemporáneo del populismo.

Pero no quedó todo allí, el potente cociente del fenómeno significó dejar una fibra sensible en la sociedad a tal punto de que un sector perverso de la población femenina aprovechó la susceptibilidad que causó el fenómeno social para formular denuncias falsas en el medio de conflictivas resoluciones matrimoniales contra la figura paterna, a efectos de quedarse con la tenencia absoluta de los hijos borrando totalmente de la ecuación familiar al padre, conducta indefectiblemente despiadada que causa grandes tormentos no sólo al progenitor sino también al hijo.

Fabián fue víctima de una situación como la descripta, y fue la que lo motivó a formar parte de diversas agrupaciones con el objeto de ayudar a otros papás que tuvieron la misma suerte, antes de abocarse definitivamente a Infancia compartida.

A Cholila Online le interesó su caso y se acercó para entrevistarlo con el objeto de visibilizar estos temas considerados políticamente incorrectos en la actualidad.

“La organización nació de padres que atravesados por los impedimentos y la obstrucción del vinculo… en mi caso particular yo tuve 2 años y medio sin poder ver ni saber nada de mis hijas, en esos tiempos conocí a los miembros que forman la comisión directiva de la organización” nos cuenta Fabián.

“Yo pasé primero por AAFANI (Agrupación Argentina de Familias por los Niños) que es otra organización de las más de 40 que existen en el país, allí conocí que no estaba solo, que no era el único…” Fabián se abrió con este medio y nos contó su traumática experiencia.

• “Yo me separé a mediados del 2018, durante unos meses tuve un arreglo de palabra con la madre de mis hijas donde yo las veía casi todos los días, en ese momento una de ellas tenían 3 años y la otra un año y medio….”

• “En diciembre del 2018 para año nuevo, sufro la primer denuncia falsa de violencia familiar con una medida de restricción hacia la madre de mis hijas por un lapso de 90 días, ahí comenzó todo, se vino la feria judicial, en febrero me hizo otra denuncia falsa y allí se me dicto una perimetral que incluía un alejamiento de mis hijas por 120 días (3 meses)”.

Es importante aclarar que las restricciones son medidas que se dictaron sin fundarse en ningún otro elemento probatorio que en la declaración de la mujer. Básicamente lo que habría hecho la ex mujer de Fabián es ir a la comisaría y denunciar violencia, nada más. Siendo suficiente ello para restringirle a Fabián el vinculo con sus hijas.

A continuación el resumen de lo que vivió Fabián en tres puntos:

• “Tuve 2 años y medio sin ver a mis hijas contando la pandemia, puesto a que en este momento la justicia dejó de funcionar en Buenos Aires y eso me retrasó mucho”

• “La madre de mis hijas no se presentaba a las audiencias, hacía denuncias y pedía restricciones, así estuve durante 2 años”

• “Recién en mayo del 2021 pude retomar el contacto con mis hijas”

Como habíamos dicho, nuestro entrevistado vive en Trenque Lauquen, al límite con La Pampa. Las hijas de Fabián viven en la ciudad de Buenos Aires, a 450 kilometros de distancia. La falta de vínculo con sus hijas se agravó el doble con las circunstancias apremiantes que vivía el país en el marco de la pandemia traducidas en restricciones de circulación tanto vehicular como a pie.

Fabián nos habla también de su visión sobre las restricciones de acercamiento por motivo de violencia de género: “El problema de las restricciones es que por ejemplo en los casos de víctimas reales quedan desprotegidas porque para un femicida una perimetral es una línea imaginaria, en cambio cuando es una denuncia falsa… cuando el denunciado la cumple el problema que trae detrás es el impedimento del vínculo con los hijos”

-“La perimetral que debería ser una medida de protección termina siendo una estrategia más para impedir el contacto del hijo con su padre”. Lo que nos dice nuestro entrevistado no dista para nada de la realidad, puesto a que ha sido un mecanismo utilizado por mujeres inescrupulosas para mantener alejados a los padres de los hijos en común.

El expediente del caso está en Buenos Aires en el juzgado 9 de La Matanza. La jueza que entiende en el proceso se apellida Godino.
“El tiempo que se pierde es clave, mas que nada en el vinculo, porque vos cuando estás tanto tiempo sin ver a tus hijos el tiempo ya no se recupera”

“La psiquis de los niños se afecta con la falta del vínculo”

“Las restricciones de acercamiento que aplica la justicia no pueden ser eternas, en las 48 horas se lo debería citar al denunciado para que brinde su versión y debe ser supervisado el caso, las denuncias que caen en los juzgados de familia no se investigan, solamente con que uno vaya a hacer la denuncia ya está… no se investiga esa denuncia, directamente se aplican las medidas”

La abogada de Fabián

Ocurrió una situación muy similar a la de otro de nuestros entrevistados, donde vemos a una abogada que comienza a llevar a cabo maniobras muy sospechosas que hacen presumir fuertemente intenciones de jugar en contra del propio cliente.

Nuestro anterior entrevistado, también fue víctima de un maquiavélico plan de su ex esposa para alejarlo de sus hijas y tuvo la desgracia de ser “asesorado” por dos abogadas que formaban parte del colectivo feminista radical. Las letradas “dormían” el caso para beneficiar legalmente a su ex esposa y cuando el cliente se quejó recibió una increíble respuesta por parte de las abogadas: “Jodete… estamos cansadas de papás machistas y nosotras como mujeres les vamos a hacer la vida imposible, los papás que no se hagan mucho los inocentes, porque las mamás no aguantan, en cambio los papás sí”.

Lo que le pasó a Fabián fue muy parecido, su abogada le dijo que “se resigne” a la situación y que cuando sus hijas sean grandes iba a poder verlas sin ningún problema… “consejos” lamentables de parte de la letrada.
“Me hizo el divorcio pero no hizo nada con respecto al régimen de comunicación y no pude arreglar nada… me hizo perder el año porque no trabajó, así que recién en 2021 cambié de abogado”.

El desenlace “felíz”

Fabián afortunadamente pudo superar todas las barreras de ese calvario para encontrarse nuevamente con sus hijas, pero ocurrió algo muy lamentable. La madre se puso en pareja con otro hombre y lo inculcó a éste en las mentes de las niñas, durante los últimos 2 años de crecimiento que no pudieron ver a Fabián, como la verdadera figura paterna. De modo que las menores ya no lo reconocían a Fabián como padre sino que estaban convencidas de que lo era la nueva pareja de la madre de ellas.

“A los dos años de proceso, con mi nuevo abogado pedimos que intervenga la abogada del niño, cuando interviene lo primero que hace es entrevistar a mis hijas… mis hijas manifiestan algunas situaciones como que después de dos años y medios sin saber nada de ellas, le decían -papá- a la pareja de su mamá”

“Yo cuando dejé de ver a mi hija más chica tenía un año y medio, y cuando volví a verla ya tenía casi cuatro, en ese tiempo a ella le enseñaron que la pareja de su mamá era el verdadero padre, o sea que a mi me no me registraba como el verdadero papá”

A veces cuesta creer que haya tanta maldad en algunas mujeres y nos preguntamos qué es lo que las motiva a llevar a cabo estas acciones, ¿ideología?

“Cuando la abogada del niño vio todo eso, hizo un informe y recomendó que la madre haga un tratamiento psicológico para modificar las conductas y que yo me tenía que revincular con mis hijas, asi que a los dos meses me autorizaron la primera videollamada con ellas”

Fabián nos cuenta lo difícil que fue para él volver a empezar de cero con sus propias hijas, dos niñas que no reconocían a su propio padre por culpa de las maliciosas artimañas de la madre.

“La abogada del niño fue fundamental, me ayudo mucho, ella fue la que habló con ellas, la que les habló de mi, les mostró fotos de mi, las fue actualizando para ese primer encuentro”

“Estuvimos cinco meses con videollamadas de dos días por semana, hasta que tuvimos el primer encuentro presencial, nos vimos dos horas en una plaza, y nos pusimos a jugar, a partir de allí me dieron un régimen de comunicación… fue fundamental el trabajo de la abogada del niño para poder volver a ver a mi hija”

“hoy en día tengo un régimen ya establecido, hablo todos los días y una vez al mes viajo a Buenos Aires para verlas, en las vacaciones de invierno y verano ellas vienen y la pasan conmigo, en los fin de semana largos también”.

El contacto que tiene con su ex – mujer, por otra parte nos cuenta que es normal, el que comúnmente se puede ver en los padres separados.

Infancia compartida

Fabián se encuentra en la comisión directiva de la organización desde que se creó la misma (2019), asi que se podría decir que es de los primeros miembros. “Mi tarea es coordinar todo lo que es el interior del país”.

“Somos en total 11 personas en la comisión directiva de todo el país”

Generalmente las reuniones de los miembros de la ONG se lleva a cabo vía virtual, donde se reciben partes de todas las “secretarías” del país y solo en situaciones de excepción se realizan de forma presencial en Buenos Aires.

La organización cuenta con profesionales de salud como psicólogos y psiquiatras que conforman el área de salud mental de Infancia Compartida, abocados plenamente a la contención de padres que han atravesado las problemáticas descriptas padeciendo como resultante altos periodos de estrés y depresión.

“La organización está dividida por secretarías, tenemos una secretaría de salud mental, una de las cosas que nosotros encontramos en esta problemática y en las organizaciones es que los padres muchas veces están en un momento de desesperación o depresión importante y necesitan una ayuda y contención psicológica, entonces tenemos un equipo de psicólogos que coordinan el área de salud mental y el área de contención que son reuniones que se realizan todos los miércoles para la gente que necesite una ayuda, alguien que los escuche y los contenga”

Con respecto a la financiación, se lleva a cabo con los aportes de sus miembros, es una organización “a pulmón”, no reciben absolutamente ningún subsidio por parte del gobierno.

Intervención en el caso “Lucio Dupuy” y la “Linea 102”

Lucio Dupuy era un pequeño de unos 3 años que vivía con Magalí, su madre en provincia de La Pampa. Magalí se había separado del padre del niño y le impedía el contacto, al mismo tiempo mantenía una relación lésbica con otra mujer, por lo que Lucio vivía con ambas, quienes militaban activamente en el colectivo feminista. El padre de Lucio reclamaba el contacto con su hijo pero la justicia siempre falló a favor de la pareja de lesbianas. En 2021 se constata el asesinato brutal del pequeño cuyo cuerpo había recibido salvajes mutilaciones y tanto Magalí como la novia de ésta fueron condenadas por participar en el asesinato. Según las pericias, Lucio manifestó en varias ocasiones pedidos de auxilio de manera que siempre se sospechó que vivía un verdadero calvario con estas mujeres.

Fabián y el resto del equipo intervinieron en el caso colaborando con el padre de lucio y su familia.

“Nosotros en diferentes provincias tenemos los reclamos de cada lugar, en La Pampa durante la pandemia veníamos reclamando la línea 102 (servicio telefónico de emergencia gratuito y confidencial para denunciar situaciones de vulneración de derechos de los niños/as)”, durante la pandemia se triplicaron los llamados a la línea 102 porque en contexto del aislamiento social aumento el maltrato hacia los hijos… y en ese momento La Pampa y San Luis eran provincias en donde no funcionaba esta línea, asi que reclamamos esta situación a los legisladores de La Pampa”.
“presentamos el proyecto en la legislatura de La Pampa para habilitar la línea 102 y bueno lamentablemente ocurrió el asesinato de Lucio Dupuy”.

“de haber estado habilitado ese servicio el crimen de Lucio se podría haber evitado, porque consideramos que es la razón por la que no existen denuncias de maltrato infantil en el caso de Lucio, por lo cual todo lo que sucedió fue responsabilidad del estado”.

“Hicimos la denuncia penal de incumplimiento de los deberes del funcionario público a Juan Pablo Bonino, el subsecretario de Niñez y Familia de la provincia de La Pampa, es de quien dependía que funcionara la Linea 102”.

“Apenas tomamos conocimiento del asesinato de Lucio nos pusimos en contacto con la familia del padre de Lucio y acompañamos el pedido de justicia desde el primer día”.

“Apoyamos el proyecto de la “La ley Lucio”, es un proyecto de ley en contra del maltrato infantil”.

Notas relacionadas:

Hombre fue denunciado falsamente por su ex -pareja y ya hace 1 año que no le dejan ver a su hijo

Otro caso de un padre impedido de ver a su hija por su ex – mujer

Padre desesperado: su ex mujer se llevó a su hijo de 8 años a Misiones y le prohíbe verlo

“Un crimen de odio”: la hipótesis del nuevo abogado de la familia de Lucio Dupuy

Advierten un aumento de denuncias falsas contra padres con el fin de quitarles a los hijos

 

 

Los fiscales Máximo Paulucci, Verónica Ferrero y Marcos Sacco elevaron a juicio oral y público la causa por el homicidio de Lucio Dupuy, el niño de cinco años asesinado a golpes y abusado por su madre y su novia en La Pampa, para las que pedirá cadena perpetua por el crimen.

Por otro lado, comenzaron las investigaciones a docentes y médicos que no advirtieron sobre los golpes previos que sufrió el menor.

«Hay evidencias y pruebas que son suficientes para considerarlas autoras del hecho», sostuvo Paulucci en referencia a las acusadas, Magdalena Espósito Valenti (madre de Lucio) y su novia, Abigail Páez. En ese sentido, detalló que cuenta con más de 50 testigos para sostener la acusación.

El fiscal general aclaró que la teoría del caso es la que se viene sosteniendo y «la hipótesis tiene una expectativa punitiva de máximo que implica perpetua». Ahora el juez de Control, Néstor Daniel Ralli, deberá decidir si acepta o no la elevación a juicio luego de que se expresen las defensas de las dos mujeres, que están detenidas en una cárcel de San Luis desde fines de 2021.

El juicio oral podría realizarse a fines de 2022 en la ciudad de Santa Rosa. Allí fue asesinado Lucio, que posteriormente se lo trasladó a General Pico, donde vive su familia paterna, para ser enterrado.

Caso Lucio Dupuy: los cargos que enfrentan las acusadas

Espósito Valenti, de 24 años, fue imputada por “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”.

Por su parte, su pareja, de 27 años, se la acusa de “homicidio doblemente agravado, por ser con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”.

Abuelo de Lucio Dupuy: «Que les den perpetua y no salgan nunca más»

Ramon Dupuy, el abuelo del nene asesinado, señaló que fue una de las primeras personas en enterarse de la elevación a juicio oral y la noticia le «causó un poco de alivio». Sin embargo, también expresó que le volvió a «remover toda la bronca y el dolor» por la ,muerte de su nieto.

En declaraciones a la señal TN, manifestó: «Esperamos que les den perpetua y no salgan nunca más. La Justicia ya nos falló cuando nos sacó a Lucio; esperamos que esta vez no falle».

Por otro lado, se refirió a las investigaciones a los docentes de Lucio y a los médicos que lo atendieron en distintas oportunidades y no dieron aviso de los golpes que presentaba el niño, meses antes de su asesinato. «Nos enteramos que se han abierto sumarios internos y después del juicio se verá qué pasa con la gente que hizo la vista gorda».

La autopsia reveló que Lucio murió a raíz de politraumatismos y de una hemorragia interna y que además de ello tenía lesiones de reciente y antigua data, entre ellas golpes, quemaduras y mordeduras. En los últimos dos años había ingresado cinco veces a distintas instituciones de salud por las lesiones que tenía.

Acorde al expediente, en el momento en que el niño sufrió una descompensación estaba en su casa junto a Páez porque su madre se había ido a trabajar. La mujer quiso llevarlo a una posta de emergencia pero estaba cerrada, y terminó trasladando al menor con una vecina al Hospital Evita, donde ingresó sin vida.

Los dibujos eran realizados tanto en la casa que compartía con la pareja, como en el jardín de infantes al que asistía. El pequeño murió en noviembre del 2021 por las agresiones y golpes de parte de su mamá y su novia. Su abuelo Ramón dio detalles de los dibujos analizados.

En el marco de la muerte de Lucio Dupuy, el pequeño que falleció el 26 de noviembre de 2021 en La Pampa producto de las agresiones y abusos reiterados que sufría por parte de su mamá y la novia, se analizaron nuevas pruebas.

La madre de Lucio, Magdalena Espósito Valenti, es acusada de «homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante y con acceso carnal por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

Mientras que para Abigail Páez, pareja de Espósito Valenti, la acusación es por «homicidio doblemente agravado, por ser con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

En las últimas horas, Ramón Dupuy, abuelo paterno del pequeño, aseguró que pudo comprobarse que el menor expresaba en cada uno de las grafías un pedido de «auxilio a gritos».

«La semana pasada salieron los análisis de los dibujos de Lucito del jardín, y los que tenía en la casa, los cuales dan los resultados que Lucio, en sus dibujos, pedía auxilio a gritos», manifestó el hombre.

El abuelo del chico señaló que la mayoría de los dibujos eran sin ojos porque vio algo que no tenía que ver, y a su vez las piernas estaban cortadas o directamente no las tenía: «El significado de eso todavía no lo tengo, pero aparentemente puede llegar a ser porque lo hayan atado o por violaciones», indicó Ramón.

El abogado querellante también señaló que «el informe da cuenta que, los dibujos, son de un niño sufriente y gritando gráficamente». También sostuvo que la pericia dice que el nene «enuncia con sus tachones, borroneos y colores lo que no podía o no se animaba a verbalizar».

A pesar de estas señales, nadie de su entorno pudo darse cuenta de la situación que el menor pasaba en su hogar y es por eso por lo que la Justicia trata de investigar si sus maestras tienen algún tipo de responsabilidad.

Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez se encuentran detenidas desde la muerte del pequeño de cinco años, en noviembre de 2021. El juez aceptó el pedido de los fiscales para agravar la acusación de las dos mujeres.

El Ministerio Público Fiscal de La Pampa solicitó que se amplíe la acusación contra la madre de Lucio Dupuy, el nene de 5 años asesinado en noviembre del año pasado en Santa Rosa, y su pareja. Ahora se las imputará por abuso sexual triplemente agravado por alevosía, ensañamiento y odio al género masculino.

Hasta el momento, Magdalena Espósito Valenti estaba acusada de “homicidio calificado por el vínculo” de su hijo y Abigail Páez, por “homicidio simple”.

Este miércoles, en una audiencia virtual, la fiscal Verónica Ferrero y su colega Walter Martos pidieron que se agrave el delito a las detenidas y el juez aceptó la solicitud. Ambas seguirán detenidas hasta que se cumpla con el resto de las pericias y se las envíe a Juicio Oral y Público.

Ahora, la madre será imputada por “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”. En el caso de Páez, será acusada de “homicidio doblemente agravado”.

La audiencia fue encabezada por el juez de control, Néstor Daniel Ralli, y estuvieron presentes los dos fiscales y las dos imputadas desde el Complejo Penitenciario 1 de San Luis, aunque en forma separada por pedidos de ellas.