Tag

FMI

Browsing

El presidente Alberto Fernández almorzó este martes en la Casa Rosada con nueve empresarios de las principales empresas radicadas en la Argentina. El jefe de Estado pidió su respaldo para cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y ellos reclamaron el fin de la ley que prohíbe los despidos y de la doble indemnización.

Durante un almuerzo que comenzó a las 13.30 y se extendió hasta las 15.30 en el Salón Eva Perón de Casa de Gobierno, Fernández estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro del Interior, Eduardo De Pedro; y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Por el sector privado estuvieron presentes Marcos Bulgheroni (Pan American Energy Group), Hugo Eurnekian (Corporación América), Marcelo Mindlin (Pampa Energía), Javier Madanes Quintanilla (Aluar), Jorge Brito (Macro), Francisco De Narváez (Grupo De Narváez), Juan Martín de la Serna (Mercado Libre) y Alejandro Simón (Grupo Sancor Seguros).

Según fuentes del Gobierno, los empresarios manifestaron “preocupación” por la falta de expresiones públicas de referentes de Juntos por el Cambio con relación a la estrategia argentina para destrabar la relación con el FMI.

“El Presidente tuvo una muy buena recepción por parte de los empresarios quienes le agradecieron algunas de las medidas tomadas por el Gobierno en plena pandemia, en especial el ATP”, dijeron las fuentes.

Sin embargo los representantes de las principales corporaciones con asiento en el país manifestaron preocupación por los sobrecargos del pago de deuda. El Presidente les pidió apoyo explícito para fortalecer la postura argentina esta semana ante el FMI.

Los empresarios manifestaron mucha preocupación por la inflación, pero en ambos lados de la mesa reconocieron que es un problema estructural que excede a esta administración.

Además pidieron al gobierno terminar con la prohibición de despedir empleados y con la doble indemnización, a lo que el Gobierno prometió conceder la demanda una vez que la economía demuestre signos de cierta recuperación.

Fuente: ADN Sur

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, empezó esta semana una serie de reuniones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington para renegociar la deuda contraída en el 2018 y lanzar un nuevo plan de pagos, que contemple la crisis económica que atraviesa el país sudamericano.

Así, el primer encuentro se produjo este lunes en la embajada argentina. Allí también estuvo el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y un equipo del FMI liderado por Julie Kozack y Luis Cubeddu.

Al respecto, la cartera conducida por Guzmán publicó un video en redes sociales sobre la reunión. En el posteo destacaron que se trataron «aspectos técnicos para avanzar en un nuevo programa que permita resolver el problema de la deuda que contrajo la gestión anterior».

A su vez, el ministro sudamericano tiene acordado un encuentro con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, para este martes. Se trata de la primera reunión presencial luego de que la economista búlgara fuera ratificada en su puesto tras ser investigada por el Banco Mundial por presuntos beneficios a China cuando integraba aquella entidad.

En las horas previas, la agencia Bloomberg publicó un artículo señalando que el Fondo ya habría rechazado la propuesta argentina de reducir las sobretasas que se cobran a los países por contraer créditos extraordinarios.

Las urgencias de Argentina

El país sudamericano es el principal deudor del FMI: obtuvo un préstamo de 45.000 millones de dólares bajo el Gobierno de Mauricio Macri. Ahora, la Administración de Alberto Fernández afronta sus compromisos financieros con serias dificultades económicas, agravadas por la pandemia.

De forma reciente, la nación latinoamericana debió abonar casi 1.900 millones de dólares a fines de septiembre, y deberá concretar un pago similar en diciembre. En 2022, se estipula que Argentina tendrá que pagar unos 19.000 millones de dólares, en caso de que las condiciones del acuerdo no se modifiquen.

Con ese marco, a nivel interno hay un contexto de grave deterioro social. Según el último informe del Índice Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la pobreza alcanza al 40 % de la población. Además, tras la dura derrota del oficialismo en las elecciones primarias, y las presiones del kirchnerismo, el Gobierno está aumentando el gasto público para apaciguar el malestar social.

Fuente: Actualidad RT

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional expresó que la investigación sobre el comportamiento de su actual directora gerente Kristalina Georgieva cuando se desempeñó en el Banco Mundial «no demostraba de manera concluyente un papel inadecuado» y le ratificó su «plena confianza en el liderazgo y la capacidad para continuar desempeñando eficazmente sus funciones».

De esta manera se expresó el directorio del FMI en torno a su revisión de la investigación del informe Doing Business 2018 del Banco Mundial en el cual se acusó a la jefa de la entidad, la búlgara Georgieva, de presionar indebidamente a sus subordinados para ajustar una clasificación a favor de China en 2018 mientras ejercía como directora ejecutiva del Banco Mundial.

En una declaración de prensa, el Directorio Ejecutivo del FMI manifestó que se reunió para concluir su revisión del asunto planteado por la investigación de WilmerHale del informe Doing Business 2018 del Banco Mundial.

Esta fue la octava reunión de la Junta Directiva sobre este tema, como parte del compromiso de la Junta Ejecutiva de realizar «una revisión exhaustiva, objetiva y oportuna», y en particular mantuvo dos extensas discusiones con los representantes de WilmerHale y con el Director Gerente.

«El Directorio Ejecutivo consideró que la información presentada en el curso de su revisión no demostraba de manera concluyente que la Directora Gerente desempeñara un papel inadecuado con respecto al Informe Doing Business 2018 cuando era Directora Ejecutiva del Banco Mundial», destacó el comunicado difundido esta noche.

En consecuencia, se explicitó que «la Junta reafirma su plena confianza. en el liderazgo y la capacidad de la Directora General para continuar desempeñando eficazmente sus funciones».

«El Consejo -agregó- confía en el compromiso del Consejero Delegado de mantener los más altos estándares. de gobernanza e integridad en el FMI».

El Directorio Ejecutivo también reiteró su propio compromiso de apoyar al Director Gerente en el mantenimiento de los más altos estándares de gobernanza e integridad en los datos, la investigación y las operaciones del FMI y confía en la imparcialidad y excelencia analítica del personal del FMI y en la solidez del FMI. y canales eficaces de denuncia, disensión y rendición de cuentas».

Al mismo tiempo, se anticipó que la Junta Ejecutiva planea reunirse para considerar posibles pasos adicionales para asegurar la solidez de las salvaguardas institucionales en estas áreas.

El respaldo a la conducción de Georgieva se da en momentos en que comienza a desarrollarse las reuniones anuales del FMI y del Banco Mundial en Washington

Una investigación de WilmerHale publicada en septiembre halló que mientras Georgieva era directora ejecutiva del Banco Mundial formó parte de un grupo de altos funcionarios que presionaron al personal para cambiar datos en beneficio de China en la edición de 2018 de «Doing Business», un ranking de los países en función de sus regulaciones comerciales y reformas económicas.

Al respecto, la propia Georgieva aseguró que las conclusiones del informe de WilmerHale fueron «equivocadas» y sostuvo no haber presionado «a nadie».

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia

El gobierno de Alberto Fernández utilizó una herramienta que ya había sido empleada por Cristina Fernández en 2009, que es la de utilizar los recursos por USD4.334 millones que recientemente le había transferido el Fondo Monetario Internacional (FMI), incrementando el gasto en las próximas semanas.

La decisión ejecutiva fue plasmada en el DNU N°622 y lleva la firma de todos los miembros del anterior Gabinete Nacional. De este modo, utilizando los fondos enviados por el FMI, el Gobierno evitaría estar en infracción a la restricción respecto a los “adelantos transitorios” que el Banco Central (BCRA) le puede pasar a Tesorería y que no deben excederse de la suma del 20% de la recaudación de los últimos 12 meses, y del 12% de la base monetaria.

Los primeros artículos del DNU permiten “incorporar al cálculo de recursos corrientes” del actual Presupuesto un total de $422.174 millones de pesos, equivalentes a los a USD4.334 millones que el Fondo había transferido semanas atrás; el dinero sería utilizado para asistencia social, apuntando a revertir el resultado de las elecciones Primarias, de cara a las generales del próximo 14 de noviembre.

“Dichos recursos serán destinados a financiar el Presupuesto General de la Administración Nacional”, apunta el Decreto.

El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy que «no está cerrado el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional», y ratificó que «no va a firmar algo que dañe a los argentinos».

«Vamos bien; no hay un límite temporal (para la firma del acuerdo). No voy a firmar algo que dañe a los argentinos», sostuvo el Presidente en declaraciones a Radio 10, y agregó: «Voy a acordar cuando a la Argentina le convenga; los que me apuran son los que quieren que legitimen lo que hicieron ellos».

«Seguimos discutiendo con el Fondo, tenemos la buena voluntad de encontrar un acuerdo con el Fondo, yo se que cuando el Gobierno argentino firme ese acuerdo, ese acuerdo compromete a muchas generaciones, yo lo que no voy a hacer es algo que compromete a los argentinos en los años venideros», manifestó.

«Yo podría firmar un acuerdo hoy y mi Gobierno no tendría que pagar nada, porque en todos los casos tengo un tiempo de espera que a mi me liberaría, pero yo no quiero resolver el problema de Alberto Fernández, quiero resolver el problema de la Argentina y para resolver el problema de la Argentina tengo que discutir las tasas de interés que el Fondo hoy está cobrando, y tengo que discutir los plazos en los que quiere recuperar ese crédito», agregó.

«Los argentinos no nos olvidemos, (Mauricio) Macri endeudó a la Argentina por encima de sus posibilidades; el crédito que recibió Macri, por 57 mil millones de dólares, es un monto superior al crédito que el FMI acaba de destinar para socorrer a todas las naciones del mundo tras la pandemia», remarcó.

«Para todo el mundo destinó 50 mil millones y para Macri 57 mil. Yo renuncié a aceptar lo que Macri no llegó a aceptar, por eso el crédito quedó en 44 mil millones», detalló.

«El Fondo en eso tiene responsabilidad, porque el Fondo le prestó semejante suma de dinero a un país que estaba sobre endeudado y que ya estaba en default, que era lo que Macri llamaba reperfilamiento», dijo.

«Como se endeudó por encima de sus posibilidades tuvo que pagar una tasa mayor, el triple de la tasa que cobra habitualmente el Fondo. Yo lo que digo al Fondo es ‘esa tasa sacámela porque eso fue una imprudencia tuya, que vos le prestaste a alguien que sabías que no te iba a pagar’, es lo que estamos discutiendo», señaló.

«Vamos bien porque ese tema lo llevamos a Europa, lo discutimos con gobiernos europeos, lo plantee en el G20, el G20 incorporó el tema para la reunión de Italia de octubre», consideró.

Adelantó que la cumbre del G20 «puede ser clave para resolver el problema de la sobre tasa». «La directora ejecutiva del Fondo Monetario, Kristalina Georgieva, me dijo que todo se encamina como para que el tema sea tratado», añadió.

«Yo voy a acordar cuando a la Argentina le convenga, mi deber es representar a los argentinos, no representar a los acreedores, yo nunca estuve de los dos lados del mostrador, no jugué en la Champions League, yo siempre estuve del lado de los argentinos», concluyó.

El presidente Alberto Fernández hizo un balance «claramente positivo» de su gira por Europa, donde visitó distintos países para buscar apoyo en la renegociación de la deuda, y anticipó que la búsqueda de mayores plazos de pago llevará «más tiempo» de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Es un balance claramente positivo porque aquello que nos propusimos lo hemos logrado, que era pedirle a Europa que prestara particular atención a lo que estaba pasando en la negociación de Argentina con el FMI, la necesidad de que nos acompañe en aquellos que nos preocupa: tratar de buscar más tiempo en los plazos de pagos; eso va a demandar más tiempo pero insistimos en plantearlo», reseñó el mandatario.

En declaraciones al canal C5N, Fernández sostuvo que propuso al FMI la necesidad de «revisar la sobretasa, que es una tasa adicional que pagan aquellos países que han excedido su cupo crediticio». «Eso es exactamente lo que le pasó a Argentina cuando tomó el crédito», sostuvo el jefe de Estado, y graficó que «como consecuencia de eso nosotros, en vez de estar pagando un punto de interés, estamos pagando tres».

Para Fernández, «el mundo debe revisar esas prácticas que son muy nocivas para los países».

Horas antes de que Alberto Fernández se reuniera con la directora del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, el Parlamento de China transmitió su respaldo a la Argentina en la renegociación de la deuda con el organismo. El mensaje lo dio el presidente del Parlamento, Li Zhanshu, en una videoconferencia que mantuvo con su par en la Cámara de Diputados argentina, Sergio Massa, y el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner.

Según informaron desde la Presidencia de la Cámara baja, Zhanshu abogó por un acuerdo con el FMI que “contribuya a la estabilidad económica y financiera de la Argentina», y señaló que “las autoridades de ambos países pueden mantenerse en comunicación al respecto». También alentaron el ingreso de productos argentinos con valor agregado al mercado de su país.

Además, se acordó «seguir construyendo lazos y profundizar la diplomacia parlamentaria» a través del Grupo de Amistad Argentina-China, y se destacaron las coincidencias de ambos países en la forma de enfrentar la propagación del coronavirus, ya que ambos gobiernos «priorizaron la vida y la salud de los ciudadanos».

En la reunión, Massa y Kirchner –acompañados por el diputado Germán Martínez (Frente de Todos – Santa Fe), presidente del Grupo de Amistad– agradecieron «la cooperación de China desde el comienzo de la pandemia», en referencia al abastecimiento y el suministro de equipos médicos e insumos sanitarios en los primeros meses del 2020; y al acuerdo que permitió la compra de vacunas Sinopharm.

Del encuentro, que se concretó virtualmente a última hora del jueves, participaron también el secretario general del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China, Yang Zhenwu; el titular de la Comisión de Asuntos Exteriores del mismo cuerpo legislativo, Zhang Yesuli; y el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Xie Feng. A su vez, estuvieron acompañados por el embajador de la República Popular en la Argentina, Zou Xiaoli.

Fuente: Página 12

La reunión del presidente Alberto Fernández con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, representa un nuevo capítulo en las negociaciones que la Casa Rosada comenzó hace ocho meses para refinanciar los USD 45.000 millones del préstamo que el organismo otorgó al Gobierno de Mauricio Macri en 2018.

En el marco de ese encuentro, el Poder Ejecutivo espera contar con una señal fuerte de apoyo del Fondo para encaminar no solo el propio programa financiero que despeje los altos vencimientos que implica el acuerdo vigente en 2022 y 2023, sino que también implique un apoyo en la otra negociación clave que continuó el Gobierno en Europa esta semana: la postergación del vencimiento final con el Club de París.

Argentina y el FMI: diez claves

Monto: Desde junio de 2018, cuando el Gobierno de Mauricio Macri firmó el primer programa financiero hasta mediados de 2019, el Fondo Monetario envió a la Argentina unos USD 45.000 millones en envíos trimestrales. El acuerdo significaba un total de desembolsos por USD 57.100 millones, pero tras el revés en las elecciones para el macrismo, los giros de dólares desde Washington fueron interrumpidos.

El Gobierno de Alberto Fernández anunció que no continuaría con la agenda de pagos desde el FMI y que renegociaría la totalidad del acuerdo. El gran obstáculo que identificó el Frente de Todos tenía que ver, principalmente, con la hoja de ruta de devoluciones que debería encarar la Argentina: la mayor parte (cerca de USD 38.000 millones) debería ser reintegrados al Fondo solo entre 2022 y 2023.

Plazo: La duración del nuevo acuerdo con el FMI es uno de los aspectos centrales en la negociación. Desde que comenzaron las conversaciones formales en agosto pasado se conocieron distintas alternativas que surgieron dentro de la coalición de Gobierno. Por un lado, una postura de negociar con las reglas del juego vigentes, es decir, un programa con una duración máxima de 10 años, tal como lo prevén los acuerdos de facilidades extendidas (Extended Fund Facilities).

Pero también transcendió una idea pergeñada dentro del oficialismo de buscar una salida por fuera de los estatutos del FMI: un programa con 20 años de duración. La justificación fue que como el programa firmado durante el macrismo también habría escapado del reglamento del organismo, la renegociación también podría hacerlo. Una tercera opción fue expuesta por Guzmán recientemente: firmar un acuerdo a 10 años y, en caso de que el directorio del Fondo aprobara en los próximos años una nueva alternativa de programa con mayor duración, una cláusula daría derecho a la Argentina a sumarse a esa nueva alternativa y así ganar más tiempo.

Respecto a la hoja de ruta de la negociación, la primera intención oficial fue alcanzar un acuerdo durante mayo, algo que el equipo económico ya descuenta como imposible, por lo que la resolución quedaría recién para después de las elecciones parlamentarias.

Tasas de interés: Guzmán también se embarcó en la negociación de un nuevo esquema de tasas de interés del programa financiero con la Argentina, algo que desde el equipo económico consideran “sobrecargos”. Así lo planteó el ministro de Economía en una reunión del G24, un foro de naciones emergentes.

“Dado que éste es el año para que el FMI revise sus políticas de límites de acceso y de sobrecargos de tasas de interés, instamos al Fondo a corregir el carácter regresivo y procíclico de la política de sobrecargos y a considerar medidas específicas, como suspender dichos sobrecargos en este momento para ayudar a la recuperación económica de los países. Alentamos al FMI a seguir considerando una reducción permanente y significativa de los sobrecargos o su eliminación”, se indicó en uno de los párrafos del comunicado oficial.

Condiciones: Si bien desde el Gobierno evitaron hablar de condicionamientos, todos los programas de EFF que negocian los países con el FMI incluyen distinta metas macroeconómicas cuantitativas y cualitativas. Los acuerdos EFF tienen como meta asistir a países que tengan crisis de balanza de pagos en un mediano plazo “por problemas estructurales” que su economía tenga que resolver, según la definición que ofrece el FMI.

Además de la particularidad del plazo de duración (el más alto entre los programas previsto por el FMI), un acuerdo de este tipo implica un involucramiento más cercano del organismo en la solución de esos “problemas estructurales” que tenga el país, a través de reformas económicas como jubilatorias, laborales y fiscales.

En qué se avanzó: La discusión entre los técnicos del FMI y el equipo económico argentino inició desde hace meses conversaciones para llegar a un acuerdo sobre una hoja de ruta de la economía argentina. El organismo repite permanentemente que espera tener una noción del programa económico a mediano plazo del Gobierno antes de poder concretar la firma de un acuerdo.

Algunos aspectos relevantes del acuerdo como la meta de acumulación de reservas no representan un obstáculo mayor para el avance de las negociaciones, explicaron fuentes oficiales a Infobae, y afirmaron que una vez que se llegue a un consenso sobre el punto principal del tira y afloje, que es el sendero fiscal que afrontará el Poder Ejecutivo para reducir el déficit fiscal desde el 8% del PBI que alcanzó en 2020, la firma del acuerdo podría avanzar con rapidez.

¿Apoyo de los Estados Unidos? Gregory Meeks, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso estadounidense, aseguró que la Casa Blanca debería “hacer más” en la negociación de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional y dijo que es necesario “encontrar una solución lo más rápido que se pueda”.

“Estados Unidos debería hacer más para encontrar una solución a largo plazo para Argentina. Lo primero que hay que hacer es juntar a todos en una mesa, para poder encontrar una solución a largo plazo para la reestructuración de la deuda argentina”, dijo Meeks al ser consultado sobre qué rol debería tener la Casa Blanca en la renegociación de su deuda con el Fondo Monetario. Desde febrero hay un proyecto de ley en el Congreso norteamericano firmado por 70 legisladores demócratas para que el FMI suspenda los pagos de “todos los servicios de la deuda” (capital e intereses) incluidos los vencimientos que tiene la Argentina.

El peso de cada país en el directorio: Los tres principales países con proporciones más altas de presencia en el directorio son Estados Unidos (16,52%, y además es el único que tiene poder de veto de las decisiones del directorio), seguido por China (6,15%) y Japón (6,09%). Entre los diez países con mayor peso hay tres que formaron parte del itinerario presidencial de esta semana.

Esos son Alemania, que ocupa el puesto número 4 con un 5,32% del poder de voto, Francia comparte el quinto lugar con Gran Bretaña ya que poseen el 4,03% del total. En séptimo lugar, Italia cuenta con un 3,02%. Más atrás, en el 13° puesto se encuentra España, con una presencia que equivale al 1,92% del directorio. Más atrás, Portugal tiene el 0,44%, por lo que incluso está más abajo de la Argentina, que tiene en el board del FMI un 0,66% del total.

Las internas en el Gobierno: El Fondo Monetario Internacional eligió recientemente no pronunciarse sobre el conflicto interno abierto en el Gobierno nacional por la política tarifaria entre el ministro Guzmán y el subsecretario de Energía, Federico Basualdo. De todas formas, el organismo reconoció al ministro de Economía como el “socio” dentro del Gobierno argentino en las negociaciones.

Semanas atrás, el director del Departamento del Hemisferio Occidental Alejandro Werner había marcado “diferencias significativas de opinión dentro de la alianza política” del Frente de Todos, lo que podía implicar un atraso en una resolución del nuevo programa financiero. Poco tiempo después el FMI anunció la renuncia de Werner, el último alto funcionario del organismo que tuvo participación activa en el acuerdo de 2018 con el Gobierno de Mauricio Macri.

Club de París: Los países que formaron parte del viaje oficial de Alberto Fernández, son además relevantes para la otra negociación que lleva adelante Martín Guzmán: la reprogramación de los pagos al Club de París. Más de la mitad de la deuda argentina al Club de París está concentrada en dos países: Alemania (37%) y Japón (22%). Más atrás le siguen Holanda (casi 8%), España (6,68%), Italia (6,29%) y Estados Unidos (6,28 por ciento).

El 30 de mayo vencen pagos por USD 2.419 millones entre capital e intereses de la deuda con el Club de París, aunque aún queda un margen estrecho de 20 días de negociación, motivo del viaje de Alberto Fernández a Europa esta semana. Luego del vencimiento corren 60 días de período de gracia que, de incumplirse, significaría un nuevo default soberano el 1° de julio próximo.

El Gobierno espera que un guiño del FMI sobre los avances en las negociaciones pueda redundar en una postergación de ese vencimiento y que eso abra una ventana de tiempo para renegociar las tasas de interés y el plazo de devolución, un acuerdo que había firmado Axel Kicillof en 2014.

Uso de los dólares “extra” del FMI: El FMI emitirá este año el equivalente a USD 650.000 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG, la moneda del Fondo). Como la Argentina tiene una participación equivalente al 0,66% del capital del organismo, recibirá en torno a USD 4.350 millones de esa emisión.

El senador Oscar Parrilli, cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner, presentó un proyecto que insta al Palacio de Hacienda a destinar los fondos que aportará el Fondo en agosto para ayuda social en medio de la pandemia. “Si nosotros utilizamos los derechos de giro para pagar la deuda que tenemos vamos a terminar ampliando la desigualdad con el resto de los países que van a recibir fondos y, además, van a recibir lo que nosotros paguemos”, manifestó la semana pasada Parrilli en la discusión en comisión.

Fuente: Infobae

La titular del FMI adelantó que consultará con los miembros de la entidad sobre este tema. “Nuestro objetivo sigue siendo ayudar a la Argentina a construir un futuro económico próspero para todos”, dijo tras el encuentro con el presidente Alberto Fernández.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, sostuvo que, durante el encuentro de una hora y media con el presidente Alberto Fernández en Roma tomó «nota de su solicitud de reformar la política de sobrecargos» del organismo y adelantó que consultará con los miembros de la entidad sobre este tema.

“Nuestro objetivo sigue siendo ayudar a la Argentina a construir un futuro económico próspero para todos”,dijo Georgieva en un comunicado de prensa difundido tras el encuentro que compartió esta mañana con el presidente argentino.

En el texto, la titular del Fondo destacó que mantuvo una «reunión muy positiva» con el mandatario y remarcó: «Fue un verdadero placer conocer finalmente al presidente Fernández cara a cara, que destacó los beneficios del diálogo en persona».

Es que el encuentro de 90 minutos que mantuvieron hoy en hotel Sofitel de Roma, donde se hospeda el mandatario en el marco de la gira por Europa que realiza esta semana, fue la primera reunión presencial entre ambos líderes, luego de haber mantenido varias videoconferencias.

El Senado de la Nación comenzó a debatir un proyecto de declaración para solicitar que la próxima emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI) se apliquen a financiar la puesta en marcha de políticas públicas destinadas a resolver los problemas derivados de la pandemia por coronavirus que afecta a la Argentina.

La iniciativa solicita al Ministerio de Economía que los fondos que recibirá el país por parte del Fondo Monetario Internacional en concepto de Derechos Especiales de Giro se utilicen para resolver cuestiones derivadas de la pandemia de coronavirus.

La misma fue presentada por el legislador oficialista neuquino Oscar Parrilli y comprende a fondos por un total estimado en 4.350 millones de dólares, que llegarán en los próximos meses al país.

El proyecto solicita que el monto se destine a políticas sanitarias, de reducción de la pobreza, educación, vivienda y generación de trabajo y “no al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París”.

De acuerdo con la lista de oradores, la discusión del tema se extenderá durante más de dos horas.

Fuente: Telam