Tag

NASA

Browsing

Estados Unidos consideró que China es “irresponsable” con su basura espacial, tras la polémica por el destino final del cohete Long March 5B, que orbitó por casi 48 horas sin control y mantuvo en vilo al mundo.

Desde la NASA criticaron el accionar de las autoridades del Partido Comunista y afirmaron que el país asiático no cumple con estándares de calidad.

Luego de que uno de los componentes del aparato, El March 5B, regresara en las últimas horas a la atmósfera terrestre sobre las islas Maldivas, en el Océano Índico, el senador Bill Nelson, administrador de la NASA, emitió un comunicado: “Está claro que China no está cumpliendo con los estándares de responsabilidad sobre su basura espacial”.

Asimismo aseguró: “Es fundamental que China y todas las naciones y entidades comerciales con viajes espaciales actúen de manera responsable y transparente en el espacio para garantizar la seguridad, la estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior”, de acuerdo con lo publicado por el diario El País.

Si bien la mayor parte del cohete ardió en su reingreso a la atmósfera, varios usuarios de redes sociales reportaron avistamientos desde Jordania, Omán u Arabia Saudí y decenas de personas compartieron imágenes de los restos cayendo mientras amanecía en Medio Oriente.

En la misma línea en que se pronunció Nelson se manifestó el astrofísico de Harvard Jonathan McDowell, que rastreó el trozo de cohete y escribió en Twitter: “Estadísticamente, una reentrada en el océano siempre fue lo más probable. Parece que China ganó su apuesta… Pero aun así fue imprudente”.

En general, las fases de cohete que se desprenden en el proceso de lanzamiento vuelven a la atmósfera poco después, normalmente sobre el agua, y no llegan a entrar en órbita. El propulsor de unos 30 metros fue uno de los restos de basura espacial más grandes en caer a la Tierra.

Qué dijo China sobre el cohete Long March 5B

La agencia china de noticias Xinhua aclaró hoy que la reentrada había ocurrido a las 10:24 de la mañana, hora de Pekín. “La gran mayoría de los elementos ardieron hasta volverse irreconocibles durante el progreso de reentrada”, agregó. Las coordenadas dadas, citando a la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China, sitúan el punto de impacto en el océano, al oeste del archipiélago de las Maldivas.

El cohete Long March 5B puso en órbita el 29 de abril el módulo principal de la Tianhe, o Armonía Celestial, la primera estación permanente de China, que tiene previsto hacer 10 lanzamientos más para poner en órbita nuevos componentes de su estación espacial.

El programa espacial chino, muy vinculado al Ejército, no aclaró de todos modos por qué envió al espacio el componente principal del cohete en lugar de permitir que cayera de nuevo a Tierra poco después de separarse de su cargamento, como suele hacerse en operaciones de esa clase.

En esta imagen del 29 de abril de 2021 difundida por la agencia noticiosa china Xinhua, se ve el despegue de un cohete Long March 5B que transporta un módulo para la estación espacial china, desde la base de lanzamiento de Wenchang, en la provincia de Hainan, en el sur de China. (Ju Zhenhua/Xinhua via AP, Archivo)

En esta imagen del 29 de abril de 2021 difundida por la agencia noticiosa china Xinhua, se ve el despegue de un cohete Long March 5B que transporta un módulo para la estación espacial china, desde la base de lanzamiento de Wenchang, en la provincia de Hainan, en el sur de China.

La nave de SpaceX voló desde el espacio exterior el domingo por la mañana y al entrar al planeta desplegó su paracaídas en el Golfo de México, marcando así el final de una misión que contó con varios récords.

Los astronautas Michael Hopkins, Victor Glover, Shannon Walker de la NASA y Soichi Noguchi de la agencia espacial japonesa, abordaron su cápsula Crew Dragon el sábado por la tarde y pasaron toda la noche a bordo de la cápsula totalmente autónoma de 4 metros de ancho mientras preparaba el motor y ejecutaba maniobras para el reingreso.

La nave espacial encendió sus motores para atravesar la espesa atmósfera de la Tierra alrededor de las 2:00 a.m. (hora de Miami), y la cápsula desplegó una serie de paracaídas ondulantes para ralentizar su descenso antes de chapotear en la costa de la Panama City, Florida a las 2:56 a.m.

El regreso seguro de los astronautas es el final de la misión histórica para la NASA y SpaceX, denominada Crew-1, que estableció un récord con el tiempo más largo en el espacio, más de 5 meses, de una tripulación que se lanzó a bordo de una nave espacial construida en Estados Unidos.

Estación Espacial Internacional vs. Estación espacial china: esto es lo que tiene cada una
Esta es apenas la segunda vez que SpaceX y la NASA traen astronautas a casa a bordo de una nave espacial Crew Dragon, luego del histórico regreso de los astronautas de la NASA Robert Behnken y Douglas Hurley de la misión Demo-2 de SpaceX en agosto de 2020. Behnken describió el reingreso como la parte más conmovedora del viaje de regreso.

Regresan a la Tierra dos astronautas de la NASA 0:45
La nave espacial se calienta extremadamente debido a la fricción de las moléculas de aire que frotan contra su exterior, aunque un escudo térmico grueso protegía a los astronautas en el interior mientras el vehículo ruge hacia su objetivo: «No suena como una máquina. Suena como un animal», dijo Behnken a los periodistas el año pasado.

Una brigada de barcos de recuperación esperó para sacar la Crew Dragon del océano, moviéndose rápidamente porque las olas pueden causar mareos severos a los astronautas. Cuando se le preguntó qué comida estaba esperando a su regreso a casa, Hopkins reconoció durante una conferencia de prensa el lunes que probablemente no se sentirá con ganas de una comida gourmet.

«Si tengo apetito, será una ventaja», dijo Hopkins durante una conferencia de prensa virtual el lunes.

SpaceX Crew Dragon
1 de 13 | La misión Crew-2 de SpaceX y la NASA será el segundo vuelo operativo con una tripulación de cuatro astronautas dentro de la nave Crew Dragon, con destino a la Estación Espacial Internacional, como parte del programa comercial de tripulación de la NASA.

2 de 13 | El lanzamiento es este viernes 23 de abril a las 5:49 A.M., hora de Miami. Pero, si las condiciones climáticas no son favorables, el lanzamiento se pospondrá para el lunes 26 de abril a las 4:38 A.M., hora de Miami. (Crédito: Gianrigo MARLETTA / AFP vía Getty Images)

3 de 13 | El Falcon 9 —que lanzará la nave Dragon — es el primer cohete reutilizable que le permite a SpaceX volver a usar las partes más caras del cohete reduciendo el costo del «acceso al espacio». (Crédito: Patrick T. FALLON / AFP vía Getty Images)
Space X y NASA
4 de 13 | Al Falcon 9 se le pueden integrar dos tipos de cápsulas o naves: la “fairing” en caso de cargas como satélites e insumos para la Estación Espacial Internacional, y la Dragon, para el transporte de personas. (Crédito: Red Huber/Getty Images)

5 de 13 | La misión Crew-2 de SpaceX es la primera que lleva tanto astronautas en un Falcon 9 y en un Dragon que han sido utilizados con anterioridad, pero SpaceX prefiere el término «flight-proven» que significa «probada en vuelo». (Crédito: Bill Ingalls/NASA vía Getty Images)
dragon crew-1
6 de 13 | El Falcon 9 fue utilizado por primera vez en la misión Crew-1 en noviembre de 2020, y la nave Dragon voló previamente a Robert Behnken y a Douglas Hurley hacia —y desde— la Estación Espacial Internacional durante la misión Demo-2 de SpaceX en 2020. (Crédito: Bill Ingalls/NASA vía Getty Images)

7 de 13 | Después de que la nave Dragon se separe del Falcon 9, el cohete aterrizará en la plataforma marítima llamada Of Course I Still Love You (Ocisly) que opera en el océano Atlántico. (Crédito: NASA vía Getty Images)

8 de 13 | Tanto la plataforma Of Course I Still Love You y la plataforma Just Read the Instructions (JRTI) —que opera en el océano Pacífico— fueron nombradas por Elon Musk en honor a dos naves estelares que aparecen en la novela de ciencia ficción «The Player of Games» de Iain M. Banks. (Crédito: Britta Pedersen / POOL / AFP vía Getty Images)

9 de 13 | Tras separarse del Falcon 9, la nave Dragon llegará a la Estación Espacial Internacional el sábado 24 de abril, aproximadamente a las 5:10 A.M., hora de Miami. (Crédito: NASA)
Estación Espacial Internacional cumple 20 años
10 de 13 | Durante su estancia en la Estación Espacial Internacional, los astronautas trabajarán en cientos de experimentos científicos, incluyendo la continuación de la iniciativa Tissue Chips in Space, la cual estudia la función de la microgravedad en la salud y enfermedad humana para —en un futuro— mejorar la salud de los seres humanos en la Tierra.

11 de 13 | La nave Dragon es capaz de transportar hasta siete pasajeros desde y hacia la órbita terrestre. De hecho, es la única nave espacial que actualmente es capaz de regresar a la Tierra cantidades significativas de carga, y es la primera nave espacial privada en llevar humanos a la estación espacial. (Crédito: GREGG NEWTON/AFP vía Getty Images)

12 de 13 | Además, esta será la primera vez que Dragon volará con dos astronautas internacionales y también será la primera vez que dos naves Dragon se unan simultáneamente al laboratorio en órbita. (Crédito: Aubrey Gemignani/NASA vía Getty Images)

13 de 13 | Después de una estadía de aproximadamente seis meses, los astronautas de Dragon y de la misión Crew-2 dejarán la estación espacial —no antes del 31 de octubre— para regresar a la Tierra y amerizar en el océano Atlántico. (Crédito: NASA vía Getty Images)
Esta fue la primera misión de Glover en el espacio, y su asignación fue histórica porque se convirtió en la primera persona negra en convertirse en miembro del personal de la EEI de tiempo completo.

Nave de SpaceX con cuatro astronautas de la NASA a bordo llega a la Estación Espacial Internacional
“Una cosa que realmente me impactó profundamente fue la primera vez que me levanté del asiento después de que [nuestra nave espacial] estaba segura en órbita, miré por la ventana y vi la Tierra desde unos 402 kilómetros de altura”, dijo Glover. “Nunca olvidaré ese momento… no se trataba de la vista. Era cómo me hacía sentir la vista… la Tierra es increíble. Es hermosa. Nos protege, por lo que debemos trabajar duro para protegerla”.

Antes de su lanzamiento en noviembre, el equipo Crew-1 nombró a su nave espacial Crew Dragon «Resilience» en honor a los equipos de la NASA y SpaceX que trabajaron en medio de una pandemia para hacer despegar su misión, así como al público global, que lidiaba con el covid-19, así como un reconocimiento generalizado de las injusticias raciales en los meses previos al lanzamiento de Crew-1.

Los equipos de soporte trabajan en torno a la nave espacial SpaceX Crew Dragon Resilience poco después de su amerizaje.

Glover dijo que la tripulación llevó consigo un mantra de resiliencia durante su tiempo en el espacio, y señaló que tuvo que realizar una caminata espacial inesperada para reparaciones menores en el exterior del laboratorio: «La resiliencia es uno de los aspectos más importantes en este negocio y exploración», afirmó Glover el lunes.

Estados Unidos pasó casi una década sin la capacidad de lanzar astronautas al espacio después de la retirada del Transbordador Espacial en 2011, y la NASA se vio obligada a depender de la nave espacial rusa Soyuz para enviar a astronautas a la EEI, lo que según la agencia dejó al laboratorio orbital multimillonario con poco personal.

13 astronautas estuvieron a bordo al mismo tiempo en 2009. Ese número ocasionalmente se ha reducido a tres en varias ocasiones, dejando a menos personas para ayudar a realizar experimentos y ayudar a mantener la estación espacial en buen estado. Sin embargo, con las últimas misiones de SpaceX, el personal creció a 11.

SpaceX desarrolló la cápsula Dragon bajo el programa de tripulación comercial de la NASA, que, por primera vez en la historia de la agencia espacial, entregó gran parte del diseño, desarrollo y pruebas de nuevas naves espaciales para transportar humanos al sector privado. La NASA otorgó contratos de precio fijo a SpaceX y Boeing por el valor de US$ 2.600 millones y US$ 4.200 millones, respectivamente, para hacer el trabajo.

SpaceX se adjudica un contrato de casi US$ 2.900 millones con la NASA para un módulo de alunizaje
El desarrollo de la nave espacial Starliner de Boeing está retrasado debido a importantes problemas de software detectados durante una misión de prueba realizada el año pasado, pero los funcionarios dicen que la nave podría estar lista este año.

La NASA ha esperado durante mucho tiempo la capacidad de tomar el control total sobre el personal de la parte de la EEI controlada por EE.UU., y la entrada en operación del Crew Dragon de SpaceX ya aumentó drásticamente la cantidad de investigación que se puede llevar a cabo a bordo del laboratorio que ya cumplió dos décadas.

La NASA cosecha rábanos espaciales 1:18
Los experimentos en los que trabajaron los astronautas de Crew-1 incluyen investigaciones sobre cómo afecta la microgravedad el tejido cardíaco humano. También realizaron caminatas espaciales para realizar mejoras y reparaciones en el exterior de la estación espacial, y cultivaron rábanos

Confirmaron que la punta de la nave espacial de la compañía SpaceX tuvo una falla y casi choca contra un objeto volador no identificado (OVNI).

Según la nota de La 100 Radio el pasado viernes se realizó el lanzamiento de la nave espacial de SpaceX hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) desde Florida, Estados Unidos. Horas después, desde la NASA confirmaron que la punta estelar pudo haber chocado “con un OVNI” e incluso se les alertó a los astronautas de este episodio.

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) confirmó que la punta estelar de la nave espacial de la compañía SpaceX tuvo una falla durante el trayecto y se tuvo que notificar a los cuatro miembros de la tripulación Crew Dragon que podrían chocar contra un objeto volador no identificado (OVNI) ya que consideraron que no había tiempo para realizar una maniobra de evasión.

SpaceX, liderada por Elon Musk, realizó con éxito el lanzamiento de la misión espacial. Sin embargo, nadie calculó que había posibilidades de una colisión. “Después de un análisis más detallado, el 18º Escuadrón de Control Espacial determinó rápidamente que no había amenaza de choque, que todos a bordo están a salvo y la nave espacial no estaba en riesgo”, afirmó la portavoz del Comando Espacial de Estados Unidos, Erin Dick.

Sin embargo Kelly Humphries, portavoz de la NASA, reconoció que a los astronautas se les solicitó que se pusieran sus trajes presurizados en caso de una colisión. Además, agregó que lo más cerca que estuvo el OVNI de la nave espacial fue a 45 kilómetros de distancia. “El equipo de NASA/SpaceX fue informado de la posible conjunción por parte del Comando Espacial de Estados Unidos”, explicó.

Kelly Humphries también aseguró que el objeto que causó la alerta está siendo rastreado pero que, hasta el momento, se desconoce su procedencia. De todas maneras, el lanzamiento de la cápsula fue un éxito y fue transmitido en vivo.

La ingeniera argentina Clara O’Farrell, del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, afirmó que «los últimos años ampliaron mucho las posibilidades de acceso al espacio».

O’Farrell, quien trabajó en el diseño de los paracaídas que permitieron el aterrizaje en el planeta Marte de la misión Perseverance, dijo a Télam que «lo más emocionante es que en los últimos años ha habido muchos avances que ampliaron las posibilidades de acceso al espacio, la NASA y la Agencia Espacial Europea han desarrollado misiones en cooperación con muchísimos países, la industria privada también participa ahora más activamente y también está todo el desarrollo de microsatélites que le permiten a muchas universidades y centros de estudio llegar al espacio».

«Es un momento muy emocionante para meterse en esto», reflexionó.

La ingeniera recordó: «Cuando yo estaba en el colegio San Andrés de Olivos había un chico que decía que tenía una tía abuela que trabajaba en la NASA y para nosotros eso sólo ya nos parecía maravilloso, en ese momento no se me ocurría ni de casualidad que iba a terminar acá».

O’Farrell tiene 35 años y vive en California junto a su esposo a quien conoció en Estados Unidos.

Contó que «a los 19 me vine acá a estudiar ingeniería pero la posibilidad de trabajar en la NASA no se me cruzaba por la cabeza, tuve la suerte de llegar a Estados Unidos en 2004 que fue un año en el que la NASA estaba enviando las sondas Spirit y Oportunity a Marte y se estaban gestando estas misiones que hoy se desarrollan, ahí es donde me empecé a enterar de todo este mundo y a interesarme».

«Uno de los ingenieros involucrados en ese proyecto era un argentino, Miguel San Martín, que es un capo total acá en la NASA, y además jugaba un papel protagónico; saber de él ayudó mucho porque ahí es dónde pensé que si llegaba uno también podíamos llegar dos», agregó.

La ingeniera apuntó: «Cuando terminé la carrera me fui a hacer un doctorado en el Instituto Tecnológico de California que además es el que maneja el laboratorio de la NASA en el que yo trabajo y eso ayudó mucho a empezar a involucrarme; cuando estaba terminando el doctorado y sabiendo que los dos estábamos en la misma ciudad y que había que dar el próximo paso me puse en campaña para ver si lograba conocer a Miguel (San Martín)».

«La primera vez que me di cuenta de lo que estaba haciendo fue después de un año de empezar a trabajar en la NASA, creo que en 2014, estaba conversando con mis padres y de repente les tuve que avisar que tenía que cortar la comunicación porque tenía que recibir los datos de un satélite para un análisis para una misión a Marte; cuando caí en lo que había dicho me di cuenta de donde había llegado», rememoró.

O’Farrell indicó: «Fui parte del equipo que se ocupó de la fase que llamamos ‘entrada, descenso y aterrizaje’ del ‘Perseverance’, que es lo que ocurrió el 18 de febrero de 2021, y dentro de ese grupo fui parte del equipo que se ocupó de diseñar y después verificar el paracaídas».

Su especialidad es la aerodinámica y «desde que entré a la NASA en 2013 me dedico al diseño de paracaídas supersónicos, primero en dos proyectos más chicos sobre nuevos paracaídas y después me llegó la oportunidad de sumarme al grupo del paracaídas para el Perseverance».

«Empezamos a trabajar en este proyecto antes de que finalizara la misión Curiosity de 2012, específicamente en este paracaídas comenzamos a trabajar en 2015 con distintas pruebas en las que todo nos fue bien, pero nada te garantiza que Marte no te presente un imprevisto; son pocas las veces que misiones aterrizaron en suelo marciano así que no había mucha experiencia como para tomarlo con la tranquilidad de algo habitual», agregó.

En alusión a su inserción, comentó que «en el centro de la NASA donde estoy yo más o menos el 25 por ciento somos mujeres y ese es el promedio en Estados Unidos, mi experiencia en ese sentido fue positiva porque siempre tuve compañeros, mentores y profesores que me alentaron y que me hicieron sentir parte del equipo; pero si miro las estadísticas me doy cuenta que mi experiencia es más parte de la excepción que de la regla, por eso tenemos que ayudar a ir abriendo camino a las próximas generaciones», finalizó O’Farrell.

La ingeniera argentina Clara O’Farrell, del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, que trabajó en el diseño de los paracaídas que permitieron el aterrizaje en Marte de la misión Perseverance, afirmó en diálogo con Télam que vivió el histórico vuelo del Ingenuity «con pánico y el corazón en la boca» y auguró que «abre las puertas al diseño de nuevos helicópteros para la exploración» de ese planeta.

Cómo es el Ingenuity

Ingenuity, un helicóptero de menos de dos kilos de peso que viajó a Marte enganchado en el rover Perseverance, aterrizó en ese planeta en febrero de 2020 y el lunes pasado se convirtió en la primera aeronave a motor en volar en otro planeta, hazaña comparada a la de los hermanos Wright en 1903 en Carolina del Norte, Estados Unidos.

Alimentado por energía solar, está equipado con una cámara que tiene como misión realizar una serie de vuelos cortos para comprobar las condiciones de la atmósfera marciana para el vuelo.

La carrera de O’Farrell

O’Farrell, una bonaerense de 35 años que a los 19 viajó a los Estados Unidos para estudiar ingeniería, sostuvo que «cuando la NASA envió al Pathfinder a Marte en 1997 la gente también se preguntaba para qué mandar hasta allá algo que parecía un autito a control remoto, pero esa experiencia nos dio experiencias y conocimientos para desarrollar todos los rovers que vinieron después y que nos permitieron explorar más allá del punto de aterrizaje abriendo nuevas oportunidades».

Y explicó: «Ingenuity nos permite demostrar que es posible volar en Marte y que en algún futuro podríamos enviar una misión que involucre un pequeño helicóptero que nos permita explorar la superficie desde el aire para decidir hacía donde queremos continuar la exploración».

La ingeniera destacó que «Marte es un lugar muy complicado para volar porque su atmósfera es mucho más tenue que la de la Tierra y eso hace más complicado que el helicóptero genere sustentación para volar; por eso el Ingenuity tenía que ser muy liviano y sus aspas poder girar mucho más rápido de lo que necesitarían aquí en la Tierra».

Pero ese no es el único reto que tuvo que vencer la pequeña aeronave: también debe poder ser cargado por energía solar y «tolerar el clima frío de Marte, especialmente en las noches que son aún más hostiles; frente a todos estos desafíos se llegó a la configuración final que es la que más se adapta al ambiente marciano».

Además de enviar imágenes de su propia sombra en la superficie de Marte tomada por su cámara, el dispositivo «está enviando un montón de datos de ingeniería que nos permiten mejorar nuestros modelos y a diseñar la próxima generación de este tipo de aparatos», añadió.

Los desafíos de la misión

O’Farrell, integrante del equipo responsable del aterrizaje de ‘Perseverance’ en Marte, contó que «teníamos que tener cuidado porque Ingenuity estaba enganchado debajo de Perseverance y aunque teníamos imágenes del sitio en el que íbamos a aterrizar y habíamos tratado de evitar las rocas grandes siempre estaba el riesgo de que alguna roca más chica golpease al helicóptero».

La argentina fue testigo de cómo se vivió en la NASA el histórico momento, cuando el lunes 19 de abril el Ingenuity realizó su primer vuelo de 39,1 segundos, elevándose tres metros de la superficie.

La ingeniera contó: «El momento del aterrizaje lo viví con pánico porque el trabajo de muchos años de muchas personas dependía de que nosotros hubiésemos hecho bien el nuestro, así que estuvimos con el corazón en la boca hasta que llegó la confirmación de que el paracaídas se había abierto bien; fue un momento de felicidad y alegría increíble».

Lo que les permitió elegir el mejor lugar para aterrizar, contó la ingeniera, fue la inteligencia artificial, aplicada en tiempo real.

«Una tecnología nueva -explicó- que usamos por primera vez en esta misión, en la que Perseverance a través de inteligencia artificial fue tomando imágenes mientras descendía en el paracaídas, las comparaba con un mapa de imágenes satelitales de Marte para ubicarse y en base a eso corregía su caída para dirigirse hacia la zona en la que debía aterrizar».

Su aporte

Respecto de su trabajo en el desarrollo de paracaídas, señaló que «las condiciones de la atmósfera marciana nos obligan a desarrollar paracaídas que se abran cuando estamos viajando a casi dos veces la velocidad del sonido, un paracaídas de 21 metros de diámetro que debe ir empacado en un tambor de 70 centímetros de diámetro y debe desplegarse en medio segundo por completo lo que es un evento sumamente dinámico, casi violento».

En cuanto a las características de los paracaídas, contó que «tienen que se lo más livianos que se pueda porque cada kilo que se lleva al espacio cuesta mucho, pero además tienen que ser fuertes como para resistir cuando deban frenar la caída del rover en el aterrizaje y resistentes para que los siete meses de viaje espacial a Marte no lo afecten, están hechos de nylon pero lo reforzamos con mucho Kevlar; es una cuestión más de un diseño cuidadoso que de materiales que podrían agregar peso a la misión», añadió.

O’Farrell comentó que «dentro de un par de semanas se acaba la fase de testeo y el Perseverance va a comenzar a tomar muestras de suelo marciano y a encapsularlas en recipientes, y nosotros ya estamos trabajando en la próxima misión que deberá ir a recoger esas muestras y traerlas a la Tierra para que podamos analizarlas».

«La próxima serie de misiones va a tener distintos pasos, una fase va a requerir llevar a la superficie de Marte un pequeño cohete en el que un rover va a cargar las muestras que tomó Perseverance para ponerlas en la órbita de Marte, después un satélite va a encontrar esas muestras en órbita para enviarlas a la Tierra donde podemos analizarlas, y aunque todo esto va a llevar varios años nosotros ya estamos trabajando en las cosas que van a ser necesarias para poder llevarlas a cabo», completó O’Farrell.

Cuatro astronautas de tres países se preparan para dejar la Tierra esta semana a bordo de una cápsula Crew Dragon de SpaceX. Se trata del tercer vuelo con tripulación de la historia de la compañía de Elon Musk, y el primero de SpaceX que hace uso de un cohete propulsor y una nave espacial que ya ha volado.

SpaceX Crew Dragon
Un cohete Falcon 9 de SpaceX con la nave espacial Crew Dragon de la compañía a bordo se ve en la plataforma de lanzamiento mientras continúan los preparativos para la misión Crew-2, el martes 20 de abril de 2021, en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.

Los detalles del lanzamiento de SpaceX
El lanzamiento de SpaceX del viernes utilizará el mismo cohete propulsor que impulsó la misión Demo-2 de 2020, así como la misma nave espacial, apodada «Endeavour». SpaceX lleva mucho tiempo apostando por la reutilización como piedra angular de su plan de negocio, con la esperanza de que la recuperación y el reacondicionamiento del hardware reduzcan el costo de los vuelos espaciales. Aunque la compañía ha reutilizado los propulsores y las naves espaciales docenas de veces en lanzamientos de satélites y de carga en los últimos años, esta será la primera vez que reutilice el hardware para una misión con tripulación.

SpaceX llevará a la NASA en busca de agua lunar 0:40
Los astronautas de la NASA Shane Kimbrough y Megan McArthur se unirán al astronauta francés Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea, y a Akihiko Hoshide, de Japón. Pasarán seis meses a bordo de la Estación Espacial Internacional después de que su cápsula Crew Dragon se acople el sábado por la mañana.

SpaceX Crew Dragon
De izquierda a derecha, el especialista de misión Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea, la piloto Megan McArthur y el comandante Shane Kimbrough, de la NASA, y el especialista de misión Akihiko Hoshide, de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón.

Está previsto que el viaje comience en el Centro Espacial Kennedy de Florida el viernes, cuando subirán a la cápsula a bordo de uno de los cohetes Falcon 9 de SpaceX, de 60 metros de altura. Y, si no se producen tormentas, el cohete despegará a las 5:49 a.m. ET.

La Crew Dragon de los astronautas se separará del cohete poco después de alcanzar la órbita de la Tierra, viajando a velocidades que superan los 27.000 kilómetros por hora. La tripulación pasará casi un día entero a bordo de la nave mientras maniobra lentamente hacia la Estación Espacial Internacional, que tiene 21 años y orbita a unos 400 kilómetros sobre la Tierra.

Los astronautas de SpaceX Crew-2 que parte el 23 de abril 1:16
Se espera que la Crew Dragon se acople a la Estación Espacial Internacional alrededor de las 5:10 a.m. ET del sábado.

Kimbrough, McArthur, Pesquet y Hoshide se unirán a los siete astronautas que ya están a bordo de la estación. Cuatro de ellos llegaron en otra cápsula SpaceX Crew Dragon en noviembre. La estación espacial contará con un total de 11 personas, una de las mayores tripulaciones que jamás haya acogido la EEI. Pero ese número se reducirá rápidamente a siete cuando otros cuatro astronautas vuelvan a casa el 28 de abril.

El trabajo de la NASA y SpaceX
La NASA lleva más de una década trabajando para aumentar el personal a bordo de la estación espacial, de 21 años de antigüedad, después de que la retirada de su programa de transbordadores espaciales en 2011 dejara a la nave espacial rusa Soyuz como única opción para llevar y traer astronautas a la EEI. Estados Unidos ha estado pagando a Rusia hasta US$ 90 millones por asiento por esos viajes.

SpaceX Crew Dragon
Un cohete Falcon 9 de SpaceX con la nave espacial Crew Dragon de la compañía a bordo se ve mientras sale de la instalación de integración horizontal en el complejo de lanzamiento mientras continúan los preparativos para la misión Crew-2, el 16 de abril de 2021 en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida.

SpaceX trabajó durante años con un contrato de precio fijo de US$ 2.600 millones para desarrollar su nave espacial Crew Dragon en el marco del programa Commercial Crew de la NASA, que por primera vez en la historia de la agencia espacial cedió al sector privado la tarea de construir y probar una nave espacial apta para la tripulación. SpaceX hizo historia el pasado mes de mayo con el primer lanzamiento tripulado de una Crew Dragon en una misión denominada Demo-2, que llevó a los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken a la EEI para una estancia de cuatro meses. Una segunda misión tripulada de SpaceX despegó en noviembre.

SpaceX se adjudica un contrato de casi US$ 2.900 millones con la NASA para un módulo de alunizaje
(Boeing está trabajando con un contrato similar para desarrollar su propia cápsula para el programa, llamada Starliner, aunque todavía está en fase de pruebas).

Uno de los objetivos principales de la misión de los astronautas será el estudio de «chips de tejido«, es decir, «pequeños modelos de órganos humanos que contienen múltiples tipos de células que se comportan de forma muy parecida a como lo hacen en el cuerpo». La NASA espera que sirvan para avanzar en el desarrollo de medicamentos y vacunas, según la agencia espacial. Ese trabajo se basará en años de estudio de fenómenos biológicos y otros fenómenos científicos a bordo de la EEI, donde el entorno de microgravedad puede dar a los científicos una mejor comprensión de cómo funcionan las cosas.

¿Quiénes son los astronautas que viajarán en la misión de SpaceX?
McArthur es una veterana del transbordador espacial y está casada con Behnken, que copilotó la histórica misión Demo-2 de SpaceX el pasado mes de mayo. McArthur dijo a los periodistas durante el fin de semana que ganó «años de experiencia» con el vehículo Crew Dragon ya que Behnken trabajó junto a SpaceX durante el proceso de desarrollo de Crew Dragon.

SpaceX Crew Dragon
En esta foto del viernes 16 de abril de 2021 proporcionada por la NASA, un cohete Falcon 9 de SpaceX con la nave espacial Crew Dragon de la compañía se dirige al Complejo de Lanzamiento 39A mientras continúan los preparativos para la misión Crew-2 en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral, Florida.

«Realmente tuve varios años aprendiendo de él a lo largo del camino», dijo McArthur, que pilotará la misión Crew-2 y tiene un doctorado en oceanografía.

A McArthur se le unirá Kimbrough, de la NASA, coronel retirado del ejército y veterano de dos misiones anteriores a la EEI. Sus compañeros de tripulación, Hoshide, de Japón, y Pesquet, de Francia, también tienen experiencia en vuelos espaciales.

Comida enlatada francesa SpaceX Crew-2

1 de 11 | Entre los platillos enlatados que se llevarán al espacio hay dulce de chocolate, tomates confitados con cereales crujientes, clafoutis de zanahoria con pimentón ahumado y quinoa roja con remolacha ahumada con avellana, entre otros platillos. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

enlatados SpaceX Crew-2
2 de 11 | Esta es solo una muestra de las comidas enlatadas que fueron preparadas en la fábrica de conservas Henaff por el equipo del chef francés Alain Ducasse para el astronauta francés Thomas Pesquet. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

Equipo del chef Alain Ducasse

3 de 11 | Un chef del equipo de Ducasse prepara un salmón cocido a baja temperatura, mismo que formará parte de los platillos que irán al espacio. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.
Alain Ducasse SpaceX Crew-2

4 de 11 | La comida espacial debe cumplir con varios estándares dadas las limitaciones de la vida sin gravedad, por lo que los cocineros y proveedores deberán cumplir drásticas medidas de higiene y seleccionar alimentos que no causen problemas en el ambiente de la estación. Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.
Comida Alain Ducasse Space X Crew-2

5 de 11 | Además, los cocineros deberán evitar a toda cosa el pan que se desmorona pues según la Agencia Espacial Europea, estas podrían flotar y obstruir el equipo. Es por eso que en el espacio las tortillas son más comunes que el pan.

chef Alain Ducasse spaceX Crew-2
6 de 11 | Además de incluir varios platillos centrales, el chef Ducasse también incluyó postres.
comida enlatada SpaceX Crew-2

7 de 11 | Las comidas fueron preparadas por el equipo de Ducasse y fueron posteriormente envasadas bajo estrictas condiciones de seguridad. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

8 de 11 | La insignia con la leyenda «Advanced Systems Space Food», que se traduce como “comida espacial de sistemas avanzados”, la llevan los empleado de la fábrica de conservas Henaff en Pouldreuzic, Francia, lugar en donde se preparó la comida que viajará al espacio en la misión Space Crew-12. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

9 de 11 | El CEO de la empresa francesa Henaff, Loic Henaff, posa cerca de la foto del astronauta francés Thomas Pesquet. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

10 de 11 | A lado de una fotografía enmarcada y firmada por el astronauta francés Thomas Pesquet hay una dedicatoria que dice “Gracias por la bienvenida y nos vemos pronto en nuevas aventuras”. El astronauta francés es uno de los integrantes de la misión Space Crew-2 que volará al espacio esta semana. Crédito: Sebastien SALOM-GOMIS / AFP vía Getty Images.

11 de 11 | De izquierda a derecha se puede ver a la tripulación de la misión SpaceX Crew-2. Iniciando con el astronauta de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) Akihiko Hoshide, los astronautas de la NASA Shane Kimbrough y Megan McArthur, y el astronauta de la ESA (Agencia Espacial Europea) Thomas Pesquet.

Pesquet dijo que apreciaba la oportunidad de volar a bordo del cohete propulsor reacondicionado que ayuda a elevar la cápsula al vacío. El hardware, todavía cubierto de hollín de sus vuelos anteriores, le permitió a él y a sus compañeros de tripulación «dibujar nuestras iniciales» en el lateral del vehículo.

«No sé si [la escritura] se mantendrá, pero me pareció realmente genial», dijo.

El pequeño helicóptero Ingenuity de la NASA hizo hoy historia al realizar el primer vuelo controlado y con motor de una aeronave en otro planeta, Marte.

El equipo del JPL-NASA, Laboratorio de propulsión a chorro, encargado de controlar la misión desde California, informó en directo de la recepción de los datos enviados por Ingenuity que confirmaron que había conseguido despegar, mantenerse flotando, girarse y aterrizar en el cráter Jezero de Marte.

El primer vuelo del mini helicóptero Ingenuity de la NASA en Marte podría realizarse este lunes, informó la agencia espacial estadounidense después de un retraso de más de una semana debido a un problema técnico.

Se espera que el viaje de Ingenuity, el primero de un dispositivo motorizado en otro planeta, permita recopilar nuevos datos sobre las condiciones de vida en Marte.

«La NASA espera que el primer vuelo de su helicóptero Ingenuity Mars se desarrolle a partir del lunes 19 de abril», dijo la agencia.

Los datos podrían recibirse «unas horas después del vuelo autónomo», que debería comenzar alrededor de las 03H30 (07:30 GMT)», según la NASA, citada por la agencia de noticias AFP.

Se considera que este primer vuelo es un verdadero desafío, porque el aire marciano tiene una densidad equivalente a solo 1% del de la atmósfera terrestre y el dispositivo tendrá que girar sus palas de rotor mucho más rápido de lo que lo haría un helicóptero en la Tierra para volar.

Después del vuelo, el helicóptero transmitirá datos técnicos al rover Perseverance, que los enviará a la Tierra.

Entre estos primeros datos, habrá una foto en blanco y negro del suelo tomada por Ingenuity.

Al día siguiente, una vez recargadas sus baterías, el helicóptero transmitirá una foto en color del horizonte, tomada por su otra cámara.

Pero las imágenes más espectaculares deberían provenir del Perseverance, colocado para observación a varios metros de distancia, y que filmará el vuelo.

 

Si resulta exitoso, el segundo vuelo podría tener lugar no más de cuatro días después.

En total están previstos hasta cinco vuelos, de dificultad creciente.

La NASA pretende elevar el helicóptero hasta 5 metros de altura y luego intentar que se mueva hacia los lados.

Esta operación en Marte es comparada con el primer vuelo de un vehículo motorizado en la Tierra, en 1903, de los hermanos Wright.

De hecho, el Ingenuity lleva a bordo un trozo de tela de este avión que despegó hace más de un siglo en Carolina del Norte, en Estados Unidos.

Más allá del resultado, después de un mes o menos, el experimento Ingenuity se detendrá y el rover Perseverance se dedicará a su tarea principal, que es buscar rastros de vida antigua en Marte.

telam

Los cuatro astronautas que tienen previsto viajar el próximo jueves a la Estación Espacial Internacional (EEI) como parte de la segunda misión comercial de la agencia espacial estadounidense NASA y SpaceX llegaron este viernes al Centro Espacial Kennedy de Florida.

El equipo del Crew-2 está compuesto por los astronautas estadounidenses de la NASA Shane Kimbrough y Megan McArthur, así como el japonés Akihiko Hoshide, de la agencia espacial JAXA, y el francés Thomas Pesquet, de la Agencia Europea Espacial (ESA, en inglés).

El helicóptero Ingenuity sobrevivió a su primera noche en la superficie helada de Marte, un importante hito en el viaje de la aeronave antes de su histórico primer vuelo.

La temperatura en el cráter Jezero, un antiguo lecho de un lago en Marte y el sitio actual del rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity, puede descender a -90 grados Celsius. Eso es lo suficientemente bajo como para causar un daño significativo a los componentes eléctricos y de la batería del helicóptero.

El helicóptero de 2 kilos finalmente se separó el 3 de abril de la panza del rover Perseverance, donde ha estado escondido desde antes de que el rover se lanzara desde la Tierra en julio.

Mira la primera imagen en close-up de Ingenuity en Marte 0:59
Ingenuity pasó por una serie de movimientos para desplegarse desde debajo del rover, lo que parecía la metamorfosis de una mariposa, antes de dejar caer los últimos 10 centímetros a la superficie marciana.

«Esta es la primera vez que Ingenuity ha estado solo en la superficie de Marte», dijo MiMi Aung, gerente del proyecto Ingenuity en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, en un comunicado.

«Pero ahora tenemos la confirmación de que contamos con el aislamiento adecuado, los calentadores adecuados y suficiente energía en su batería para sobrevivir a la noche fría, lo cual es una gran victoria para el equipo. Estamos emocionados de continuar preparando Ingenuity para su primera prueba de vuelo.»

La próxima hazaña es el vuelo
Cuando Ingenuity vuele, lo que podría suceder tan pronto como el 11 de abril, será el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta. En un guiño a la primera hazaña de este tipo realizada en la Tierra, Ingenuity lleva una muestra de tela del avión de los hermanos Wright, Flyer 1.

Ingenuity, el primer helicóptero enviado a Marte, presentó un desafío para los ingenieros que lo diseñaron por varias razones.

Tenía que ser lo suficientemente pequeño como para colocarse debajo del rover sin poner en peligro la misión de Perseverance, que es la primera en buscar evidencia de vida microbiana antigua en Marte.

Ingenuity también tenía que ser liviano para volar a través de la atmósfera marciana, que tiene solo el 1% de la atmósfera presente en la Tierra. Esto, sin dejar de tener suficiente poder para calentarse y sobrevivir a las gélidas noches marcianas. La delgada naturaleza de la atmósfera de Marte hace que sea más difícil generar sustentación y elevarse.

El helicóptero Ingenuity pisa el suelo de Marte 1:23
Poco después de que Perseverance depositara a Ingenuity en el centro de su aeródromo, el rover se alejó del helicóptero. Esto permitió que la matriz solar del helicóptero recolectara luz solar crítica.

Perseverance envió imágenes de las cuatro patas del helicóptero sobre la superficie el 4 de abril. Las palas del helicóptero, actualmente apiladas una encima de la otra, se desplegarán el 7 de abril. El equipo de la misión en la Tierra enviará comandos al helicóptero para «menear» las palas.

El helicóptero también necesita pasar por algunas verificaciones de sus computadoras, lo que ayudará a Ingenuity a volar de forma autónoma a través de la atmósfera marciana.

Ahora que Ingenuity no está tomando prestada energía y calor del rover, el helicóptero enviará información sobre el desempeño de sus sistemas de control térmico y de energía durante los próximos dos días. Esto permitirá al equipo del helicóptero configurar los ajustes necesarios para asegurarse de que Ingenuity sobreviva los próximos 30 días de su misión.

Demostración de tecnología
Ingenuity es una demostración de tecnología, lo que significa que su misión es corta en comparación con el plan de dos años del rover para explorar el cráter Jezero. Ahora que el helicóptero está en la superficie marciana, tiene 31 días terrestres, o 30 soles marcianos, para realizar hasta cinco vuelos de prueba.

Durante el primer vuelo, el helicóptero intentará elevarse unos 3 metros en el aire desde el centro de su aeródromo plano de 10 por 10 metros, girar y tocar de nuevo abajo. La prueba debería durar unos 30 segundos. Los vuelos futuros pondrán a prueba la capacidad del helicóptero para volar más alto y durante más tiempo.

Mientras tanto, el rover Perseverance se sentará en un mirador cercano y observará el vuelo, capturando imágenes, video y audio. Estos llegarán a la Tierra en los días posteriores al primer vuelo.

 

Una vez que el viaje de Ingenuity llegue a su fin, el rover se concentrará en su misión científica y comenzará a estudiar rocas y recolectar muestras que serán devueltas a la Tierra en futuras misiones.

«Nuestro programa de pruebas de 30 soles se adelanta con emocionantes hitos», dijo Teddy Tzanetos, subdirector de operaciones del helicóptero Ingenuity en Marte en JPL, en un comunicado. «Independientemente de lo que nos depare el futuro, adquiriremos todos los datos de vuelo que podamos dentro de ese plazo».