Tag

Subsidios

Browsing

El anuncio oficial será dado a conocer en los próximos días a través del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Actualmente, quienes recibieron el IFE o los beneficiarios de alguna ayuda social del Estado no pueden acceder al cupo mensual de U$D 200.

Este viernes se conoció que las personas que hayan solicitado mantener los subsidios en las tarifas de gas y luz no podrán comprar los u$s200 correspondientes al dólar ahorro.

Fuentes del Banco Central de la República Argentina (BCRA) informaron la medida Ámbito Financiero, pero la entidad aún no emitió el anuncio oficial.

Actualmente, quienes recibieron el IFE o son beneficiarios de alguna ayuda social del Estado no pueden acceder al cupo mensual de U$D 200.

Según aclararon, la disposición se basará en que hasta el momento «no puede acceder al dólar ahorro quien reciba cualquier subsidio del Estado» por lo que se intuye que en el tema de las tarifas tampoco habrá excepción.

Para implementarlo va a ser necesaria la firma de un convenio entre el Banco Central y la Secretaría de Energía que permita cruzar los datos.

Quiénes ya no pueden comprar dólar ahorro

El cepo cambiario para acceder al dólar ahorro -que incluye el 30% del impuesto PAÍS y el 35% deducible del Impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales- ya tiene restricciones para los siguientes casos:

Empleados que durante la pandemia cobraron su sueldo por el programa ATP y los directivos y accionistas de esas empresas

Quienes percibieron del Estado el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)

Personas que posean créditos a tasa cero hasta finalizar sus cuotas

Personas que operan dólares financieros (bonos con moneda extranjera ya sea con dólar MEP y contado con liquidación -CCL-)

Beneficiarios de planes sociales como la Asignación Universal por Hijo (AUH), Tarjeta Alimentar y Potenciar Trabajo, entre otros

Ciudadanos sin ingresos estables

Poseedores de tarjetas de crédito refinanciadas

Titulares de créditos UVA

Titulares de cuentas compartidas

Cuentas sospechosas

Este martes, el Gobierno presentó el esquema de quita de subsidios a las tarifas de luz, agua y gas. En un anuncio encabezado por la secretaria de Energía, Flavia Royón, y otros funcionarios del área, se dieron a conocer los detalles de la segmentación.

Para comprender el impacto en el bolsillo que tendrá el nuevo reordenamiento en la estructura de subsidios, TN elaboró una guía de consultas para clarificar la situación.

¿Cómo se organizan los niveles de usuarios para la quita de subsidios?

El esquema de segmentación para luz y gas que definió el Gobierno establece tres niveles de usuarios que se organizan a partir de su nivel de ingresos (en el caso del agua, será por zonas).

El nivel 1 corresponde a los hogares de mayores ingresos y personas que no se registraron en el formulario para pedir subsidios (el RASE).

El nivel 2 se refiere a las personas de menores ingresos registrados, es decir, se incluyen beneficiarios de la tarifa social que deberán inscribirse declarando al grupo familiar para mantener los subsidios.

El nivel 3 se refiere a los considerados como ingresos medios, es decir, los hogares que perciben menos de $364.759 (que corresponden hoy al límite de 3,5 canastas básicas).

¿Cuánto aumentarán en promedio las tarifas?

Para calcular el impacto económico de la quita de subsidios, el Gobierno mostró algunos ejemplos, aunque aclaró que no será en todos los casos igual.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, dijo hoy que “el aumento promedio en materia de energía, sumando electricidad y gas, va a estar alrededor de $1200″ mensuales. El tope de consumo será de 400 kWh y de 550 kWh para las zonas sin gas natural.

El Gobierno graficó que para un usuario de altos ingresos de Edesur con un consumo medio de 300 kWh el monto sin impuestos pasará de $1467 a $2285 con la pérdida de subsidios.

Por otra parte, una persona de nivel 3 que en Junio abonó una factura de gas de $1650, al final de la quita gradual del subsidio -en Enero- pagará $2146.

Para la factura del agua, la titular de AySA, Malena Galmarini precisó que la factura promedio en el segmento alto implica una suba promedio desde los $841 hasta $2099 en Junio de 2023; los de nivel medio pasarán de $754 a $1883; y los de nivel medio bajo de $707 a $1501.

“En el caso del agua en promedio el aumento entre Noviembre y Junio del año que viene será de $1000″, indicó.

¿Cuándo entra en vigencia la quita de subsidios?

Los aumentos para los niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en tres bimestres: a partir de los consumos del 31 de Agosto, Octubre y Diciembre, que impactarán a partir de Septiembre, Noviembre y Enero.

¿Cuántos hogares pierden el subsidio?

Según reportó el Gobierno en la conferencia de prensa, 399.156 usuarios de energía eléctrica y 269.725 de gas natural perderán los subsidios a la energía.

A ese número se sumarían los 4 millones de hogares que no completaron el RASE, sujeto a análisis y confirmación por parte de la Secretaría de Energía.

En el caso del agua, 524.163 pertenecen al segmento alto dejarán de percibir el subsidio en su totalidad desde Noviembre. Los usuarios de medio y bajo tendrán una quita en forma progresiva y para perderlos definitivamente en marzo del 2023.

¿Qué pasa si no me inscribí en el RASE?

Desde el Gobierno explicaron que la solicitud para pedir el mantenimiento de subsidios “sigue abierta” y que van a trabajar en “la identificación de aquellos que no se inscribieron” y necesitan la asistencia.

¿Qué pasa si cambia mi situación de ingresos o de patrimonio?

En el caso de las personas que no puedan afrontar los pagos, ya sea, por ejemplo, por si se quedaron sin trabajo, podrán ingresar su declaración jurada en los sitios oficiales y cambiarla.

“En el caso de que un usuario cambie cualquier aspecto de lo declarado en el RASE (ya sea que gane más o menos o que quedó sin trabajo o enviudó, por ejemplo) en el mismo momento puede ingresar a su formulario y declarar la modificación, lo que genera una nueva declaración jurada y recalcula el nivel”, indicaron en la Secretaría de Energía.

¿Qué va a pasar con los beneficiarios de tarifa social?

Según detalló el Gobierno en su presentación, el nivel 2, que se refiere a las personas de menores ingresos registrados -dentro de los que se incluyen beneficiarios de la tarifa social- no tendrán modificaciones en su esquema de subsidios.

¿Se va a tener en cuenta la zona para definir la quita de subsidios de luz y gas?

Para la segmentación y la quita de subsidios de luz se tendrá en consideración si la localidad tiene o no conexión a gas por red. Sucede que, en muchos casos, los hogares tienen que recurrir a la electricidad para calefaccionarse y cocinar, entre otras acciones, y por ende podrían gastar más que 400 kWh al mes, el tope de consumo para mantener el subsidio.

En el caso del gas, y para los hogares que no están dentro de los mayores ni los menores ingresos, también se tendrá en cuenta la zona donde se encuentra el hogar. El consumo de gas por redes en los hogares ubicados en las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas, explicó el Gobierno.

De esa manera, en los hogares nivel 3 (los del segmento medio) se subsidiará un volumen equivalente al 70% del promedio de cada subzona, por lo que todavía faltarían conocerse los números de cada área de la Argentina.

¿Cómo se definen las zonas para segmentar el agua?

En el caso del agua para la Ciudad de Buenos Aires y 26 municipios del conurbano bonarense, se definieron “coeficientes zonales” que terminaron clasificados en tres grandes grupos.

Por un lado, en lo que respecta a los usuarios residenciales y baldíos localizados en “zonas altas”, gran parte del norte de la Capital Federal y del conurbano bonarense, donde se contabilizan las urbanizaciones cerradas, perderán los subsidios desde el 1 de noviembre de este año.

La “zona media” estará compuesta por el grueso de CABA y varios puntos en el conurbano bonaerense. Estos hogares perderán progresivamente el subsidio hasta llegar a cero en marzo de 2023.

La “zona baja” también irá perdiéndolos progresivamente y mantendrá un subsidio del 15% desde Marzo de 2023.

¿Me tengo que anotar para mantener el subsidio de agua?

Desde Aysa aclararon que todos los hogares que consideren que les corresponde la tarifa social deberán inscribirse en la web de la institución. Actualmente, el 7% de los usuarios la tienen.

“El acceso al programa de tarifa social requiere a los hogares unipersonales un ingreso neto (ingreso menos gastos de salud y vivienda) inferior a 2 jubilaciones mínimas ($86.630 a septiembre de 2022), agregándose un ingreso adicional equivalente a una jubilación mínima por cada integrante adicional del hogar. Así, para un hogar Tipo 2 [familia tipo de dos adultos y dos chicos], el monto máximo de ingreso neto para acceso al programa será en septiembre de 2022 de $ 216.575″, explicó la concesionaria.

No podrán acceder a la tarifa social de Aysa quienes sean propietarios de dos o más inmuebles, considerando a los integrantes del hogar en su conjunto ni quienes sean propietarios de un vehículo de hasta tres años de antigüedad, excepto los hogares donde exista al menos uno o una conviviente con Certificado Único de Discapacidad (CUD).

La quita de subsidios, ¿rige para todo el país?

En el caso de la luz y el gas, el esquema de segmentación y de pérdida gradual de subsidios rige para todo el país, a pesar de las diferencias en las tarifas que se pagan por variaciones del precio de distribución, cuestiones de infraestructura y componentes impositivos.

Para el agua, la segmentación anunciada por el momento regirá para la Ciudad de Buenos Aires y 26 municipios del conurbano bonaerense. Todavía no hubo novedades respecto de las demás distribuidoras de este servicio.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, anunció este martes el nuevo esquema de tarifas, con quita gradual de subsidios y cupos de consumo, que se aplicará en los próximos meses a los servicios de electricidad, gas natural y agua. “Esta segmentación ha sido basada en la justicia social y la equidad. Hemos planteado que llegue el subsidio al que más lo necesita y que la población de más ingresos puedan acompañar el ahorro fiscal”, dijo Royón al iniciar su presentación.

Por el registro de usuarios que pidieron mantener los subsidios, el Gobierno pudo identificar tres categorías por niveles de ingreso -según publica Infobae-. El Nivel 1, usuarios de mayores ingresos y gente que no solicitó su registración con unos 269.000 hogares. El Nivel 2, usuarios de menores ingresos registrados (provisoriamente se incluirán beneficiarios de la tarifa social) con más de 2,8 millones de hogares. Y el Nivel 3, de clase media, con 2,6 millones de hogares.

Quedaron 4 millones de usuarios que no se inscribieron. La secretaria de Energía señaló que el registro quedará abierto y que se trabajará para identificar a los usuarios que no se inscribieron pero les correspondería tener tarifa social o subsidios. “Esta medida contribuye a un Estado eficiente y ordenado. Vamos a trabajar para concretizar a la población sobre el uso eficiente del recurso”, dijo Royón.

Segmentación para la tarifa de gas

En el caso del gas, para el Nivel 1 se aplicará quita total del subsidio para todo el consumo, en tramos hasta Diciembre. Para el Nivel 3, de ingresos medios, se subsidia un volumen equivalente al 70% del promedio de los umbrales mínimo y máximo de cada categoría y subzona. El excedente a esos topes —que varían según la zona del país— no va a tener subsidio.

Los aumentos para los Niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en tres bimestres (a partir de los consumos del 31 de Agosto, Octubre y Diciembre). A los usuarios y a las usuarias del Nivel 2 se les mantiene la tarifa vigente.

Por ejemplo, si se toma el valor de un consumo promedio, para el caso del nivel de más ingresos (Nivel 1), con una factura de $1.650 en Junio, se incrementará $338 en septiembre, $468 en Noviembre y $649 en Enero de 2023. Esto sería $1.455 de incremento en total y la factura final en enero pasará a $3.105 (un 88% más con respecto a Junio), siempre en valores promedio.

En Marzo de 2022 se aplicó un incremento del 20,1% en factura promedio para usuarios residenciales por variaciones en la remuneración al servicio de transporte y distribución de gas. En Junio de 2022 se autorizó una suba del precio del gas en el ingreso al sistema de transporte (PIST) para los usuarios no beneficiarios de la Tarifa Social, que significó un impacto en factura promedio del 18,5%.

Dichos aumentos se aplican de manera gradual por bimestres a partir de Septiembre (Noviembre y Enero posteriormente) implicando un aumento promedio cercano a los $500 por mes por escalón y $1.500 por mes acumulado en los tres bimestres

Los incrementos partir de niveles de consumo para el Nivel 3, plantea tres aumentos con una aplicación gradual por bimestres a partir de Septiembre implicando un aumento promedio cercano a los $165 por mes por escalón y $500 por mes acumulado en los 3 bimestres

Desde la Secretaría de Energía aclararon que la cantidad de gas demandada por los hogares no se encuentra relacionada con el nivel de ingresos y se vincula directamente con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características constructivas de la vivienda y la eficiencia de los equipos domésticos

El consumo de gas por redes en los hogares ubicados las regiones más frías del país duplica al de regiones templadas. En casos más extremos, como es el caso entre la provincia de Santa Cruz y la Ciudad de Buenos Aires, la diferencia es de 11 a uno.

Cupos para la energía eléctrica

En el caso de las tarifas de energía eléctrica, el tope de consumo para la tarifa con subsidios será de 400 kWh mensual por hogar. Pero para las localidades que no cuenten con gas natural por redes el tope se incrementará a 550 kWh.Tarifas de agua

En el caso del servicio de agua, para los usuarios de la empresa Aysa, la quita de subsidios será total a partir de noviembre para los usuarios residenciales y terrenos localizados en las zonas calificadas como de ingresos “altos”. En tanto, los usuarios que ya cuentan con tarifa social y comunitaria quedarán exceptuados de la segmentación y no perderán el beneficio.

Para los usuarios localizados en zonas calificadas como “medias” la quita de subsidios se hará en tres etapas: tendrán 40% desde el 1° de Noviembre y hasta el 31 de Diciembre de 2022; luego, el 20% desde el 1° de Noviembre de 2022 y hasta el 28 de Febrero de 2023. Y finalmente la eliminación del subsidio desde el 1° de Marzo de 2023

Para los usuarios localizados en zonas calificadas como bajas, el cronograma será: subsidio del 45% desde el 1° de Noviembre al 31 de Diciembre de 2022. Subsidio del 30% desde el 1° de Noviembre de 2022 hasta el 28 de Febrero de 2023. Y subsidio del 15% desde el 1° de Marzo de 2023.

¿Cómo se determinarán los tres niveles de usuarios? Actualmente, la empresa cuenta con 11 coeficientes zonales definidos, que cuentan con distinta carga tarifaria de acuerdo al marco regulatorio. Para la quita de subsidios a partir de noviembre, se simplificará esa división en tres niveles.

Segmentación y quita de subsidios, un largo camino

El sistema de subsidios a la energía tuvo su origen en las medidas “de emergencia” adoptadas por el Gobierno luego de la crisis de 2001, cuando se dispuso “pesificar” las tarifas de los servicios públicos de gas y electricidad y eliminar los mecanismos de indexación. Por la extensión de la emergencia y los congelamientos de precios, el Estado se hizo cargo de los costos de la producción de energía y de la importaciones.

Esos subsidios, según un informe del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, pasaron de representar el 0,4% del PBI en 2005 al 4,1% del PBI en 2015. Su reducción a través de tarifas segmentadas fue un plan varias veces diseñado, con un tibio intento durante el último Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner -la llamada “sintonía fina”- que abarcó solo a los barrios de más poder adquisitivo de la Ciudad de Buenos Aires, pero nunca se concretó en forma amplia para todos los usuarios.

En Febrero de este año, el ex subsecretario de Energía Eléctrica Federico Basualdo y funcionarios del ENRE presentaron un trabajo de segmentación geográfica, de quita de subsidios a 13 barrios del AMBA. Ese esquema fue descartado y la segmentación finalmente fue diseñada por Santiago López Osornio, ex secretario de Planeamiento Energético y funcionario de Guzmán, en base a los ingresos de los usuarios y con una herramienta nueva: un “formulario voluntario” para pedir mantener los subsidios.

Con la salida de Guzmán y la llegada de Silvina Batakis al Ministerio de Economía ese esquema se mantuvo y en las últimas semanas más de 9 millones de usuarios completaron sus datos. En su primer discurso como ministro, Sergio Massa anunció que entre los hogares que pidieron mantener el subsidio se va a promover el ahorro de consumo a través de cupos de consumo para la tarifa subsiada.

La diputada cordillerana Zulema Andén criticó en duros términos el otorgamiento de la concesión de La Hoya en Esquel. En diálogo con AzM Radio, explicó que «transmití la inquietud y la preocupación de los cordilleranos de cómo se está explotando y otorgando el servicio respecto de este recurso natural que tenemos; fue grave lo que pasó, cuestionado desde un comienzo cuando se le cedió la explotación del complejo turístico a esta empresa».

En el mismo sentido, la legisladora advirtió que «fue realmente muy preocupante dejar tantos turistas, y eso indudablemente trajo aparejada al precipitación de las reservas, que cayeron por la disconformidad» y planteó que «por comentarios de los vecinos que me han hecho llegar, hay monotributistas, gente en negro, todas las maquinarias que pertenecían a Corfo están totalmente abandonadas; se han hecho modificaciones sin autorización y no se ha controlado absolutamente nada, la empresa hizo algunas inversiones pero no era lo que estaba establecido en el pliego».

«Esto pone al descubierto, con el proyecto que pretende conceder más beneficios a la empresa, la reacción de la gente. Los vecinos de Esquel me entregaron documentación para que la presente, hay fotos donde se ve el deterioro, también se hablaba de una supuesta contaminación por tanques de combustible que estaban perdiendo y se mezclaba con el agua. Y nosotros somos defensores del agua, por lo que ponemos esto a consideración», apuntó Andén, quien pidió «que se controle, porque sino seguimos otorgando beneficios y con este proyecto de ley se buscan ampliar los beneficios para la empresa».

Frente al proyecto presentado por su par en la Legislatura, Pablo Noveau, para ampliar los subsidios a la concesionaria de La Hoya, la diputada recordó que «quedaron varadas personas arriba del cerro y seguían vendiendo pases con el riesgo de una avalancha; el Servicio Meteorológico Nacional había anunciado alerta amarilla por el viento y las precipitaciones, y después del mediodía estaba nevando pero seguían metiendo pases, continuaban viniendo turistas y en el playón de estacionamiento no se podía estacionar; nevó dos horas seguidas y el camino quedó totalmente anegado, por lo que los turistas no sabían para donde ir».

El intendente Luque valoró el trabajo que realizan todas las comparsas de la ciudad y destacó que el Municipio tiene un “fuerte compromiso con los movimientos culturales”.

Comodoro tiene una tradición murguera muy importante y se ve reflejado en cada barrio de la ciudad.

Las comparsas son un poco elemento fundamental para la cultura y el carnaval es una fiesta única que se vive en las calles comodorenses.

Es por eso que el intendente Juan Pablo Luque entregó subsidios a 17 murgas para la confección de sus trajes y equipamiento.

En el acto estuvieron presentes el viceintendente Othar Macharashvili; el secretario de Coordinación de Gabinete, Gustavo Fita; la secretaria de Cultura, Liliana Peralta; el concejal Ariel Montenegro y referentes de diferentes murgas.

En este sentido, el jefe comunal valoró la tarea que llevan a cabo las comparsas brindando contención e inclusión social, transmitiendo valores, principios y herramientas de trabajo.

“Tenemos un gran compromiso con un movimiento cultural como son nuestras murgas y todos los carnavales que tratamos de hacer año tras año. El año pasado, la pandemia nos impidió llevar adelante el carnaval, que tanto nos gusta ver en la ciudad disfrutando de los colores, los trajes y cada uno de los instrumentos musicales de los chicos bailando y de nuestra ciudad en movimiento”, subrayó Luque.

“El movimiento murguero es importante y es primordial que esa contención que llevan delante, siga teniendo la identidad de sus barrios. Pretendemos seguir profundizando este tipo de apoyo en la medida que nos permita la situación que estamos viviendo”, aseveró y ponderó seguir trabajando en conjunto.

Continuando en esta línea, el intendente explicó que el contexto sanitario permite pensar en que febrero será sinónimo de fiesta en el Centro de Comodoro.

“Los problemas sanitarios siguen pero con muy pocas personas internadas en un contexto no tan complicado. Ojalá podamos hacerlo, disfrutar, vivir la alegría de los carnavales y de nuestras murgas”, consideró.

Brillo y color

Por su parte, Peralta aseveró que de las 17 murgas, hay cinco agrupaciones que son invitadas y que participarán acompañando la fiesta popular, que a lo largo de toda su historia marcó un camino de brillo y color en la calle San Martín.

“Estamos felices de poder hacerles entrega de este subsidio son los coordinadores de grupos muy numerosos de niños, adolescentes y jóvenes, que hacen una actividad de contención social muy importante y por eso, siempre estamos instando a que realicemos iniciativas a lo largo del año”, afirmó la titular de la cartera cultural y subrayó que si la pandemia lo permite, se continuarán programando actividades para este 2022.

“Este apoyo les va a servir para afrontar e invertir en sus distintas necesidades. Desde el Municipio, de la mano de Juan Pablo Luque, vamos a seguir acompañándolos”, manifestó Peralta.

El objetivo es gestionar un subsidio nacional que ayude a aquellas familias que tienen dificultades económicas para poder acceder a los servicios básicos de energía eléctrica, agua y cloacas

El intendente de Esquel, Sergio Ongarato, le mandó una nota al Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, como así también a Senadores y Diputados, para gestionar subsidios a familias, nucleadas en el grupo Vecinos en Emergencia, que no puedan pagar los servicios básicos de energía eléctrica, agua y cloacas.

En la carta, el intendente requirió la posibilidad de que los vecinos afectados por esta situación puedan acceder a los servicios por montos no superiores a los $1.500 por todo concepto hasta tanto se revierta la situación económica del país.

Los receptores de este pedido fueron los Senadores Nacionales Nancy González, Juan Mario Pais y Alfredo Luenzo, los Diputados Nacionales Santiago Igón, Gustavo Menna e Ignacio Torres y los Diputados Provinciales Rafael Williams, Carlos Mantegna y Zulema Anden.

Ongarato también puso a las mencionadas atarifas luzutoridades en conocimiento sobre las acciones que ha implementado la Municipalidad de Esquel para evitar cortes y retiros de medidores de gas natural entre los mencionados, erogación que superó los 5 millones de pesos. Además, detalló que gracias a un trabajo conjunto con la Cooperativa 16 de Octubre, se logró resolver el estado de la deuda que tenían algunos vecinos y regularizar la situación.

En este contexto, ayer en horas de la tarde el Senador Alfredo Luenzo se comunicó con el Intendente de la ciudad de Esquel, para informarle que estaba interiorizándose respecto de las formas y procesos para la realización del trámite que les permitirá a los vecinos acceder a los mencionados subsidios.

El Gobierno confirmó este viernes que habrá subsidios para quienes hayan tomado créditos UVA, con cuotas que superen el 35% del ingreso familiar.

“Logramos una importante medida. La cuota de ningún crédito UVA superará el 35% del ingreso familiar. Además, los deudores del fideicomiso PROCREAR modalidad UVA administrados por el Banco Hipotecario migrarán a la fórmula HogAR, que actualiza según la evolución de los salarios”, señaló hoy Jorge Ferraresi, ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Desde el Ministerio, indicaron que a esto se sumará la decisión tomada por el Comité Ejecutivo del Programa Procrear que migrará la cartera de créditos otorgados por el Banco Hipotecario bajo la modalidad UVA, al nuevo sistema de ajuste Hog.Ar a partir del 01/06.

Créditos UVA: el Gobierno confirmó subsidios para los hipotecados

“Es el banco (Hipotecario) que nosotros manejamos a través del Fiduciario del Procrear, y lo hacemos como un disparador para demostrar cómo impacta en el sistema financiero. Además, los créditos tomados allí fueron exclusivamente para construir viviendas, ello se vuelca al sistema productivo y con esos ingresos podemos seguir construyendo”, destacó el funcionario.

Además, aseguraron que la “nueva fórmula permitirá una mayor previsibilidad y seguridad en las cuotas, debido a su vinculación con la variación salarial”. “Se trata de un total de 7.655 créditos financiados plenamente por el Estado Nacional, correspondientes al Programa Procrear en las líneas de Desarrollos Urbanísticos, Lotes con Servicios y Construcción”, señalaron desde la cartera que dirige Ferraresi.

Por su parte, el Ministro subrayó en Twitter que “esta normativa será monitoreada y garantizada por el Banco Central de la República Argentina. El esfuerzo del Estado permitirá ganar en previsibilidad”.

Fuente: Mitre

A solo 70 kilómetros de la pujante ciudad de Buenos Aires, la pobreza muestra su rostro más bochornoso en Argentina: habitantes pobres de los suburbios intentan cocinar para sus hijos descalzos usando leña.

En la humilde barriada situada en la localidad de Manzanares no hay electricidad, gas ni agua corriente. Los chicos juegan con juguetes de la basura al lado de viviendas sin puertas, edificadas con restos hallados en las calles.

«La pobreza te lleva a eso (…) Ya no llegás a tener derecho a nada. Ya perdés todo, hasta la dignidad”, dijo a Reuters Aida Mariela Unayche, una desempleada de 43 años con estudios secundarios completos y dos hijos adolescentes.

«Acá se vive el día a día. No sabés lo que va a pasar mañana, no sabés si llegas o no para comer», añadió Unayche, que vive de donaciones y de los restos que encuentra en la basura.

Tras años de una feroz crisis económica, los sectores pobres de Argentina sufrieron con la pandemia un tropiezo que, lejos de revertirse, podría ahondarse este año con la segunda ola de coronavirus en el país.

La pobreza alcanzó al 42% de la población a fin del año pasado y, sin perspectivas de una abrupta mejora económica a la vista, solo los subsidios estatales evitan que la mayoría de la clase baja caiga en la indigencia.

“El precio de los alimentos es el problema más crítico en Argentina. O sea, la gente hace changas, actividad informal, tiene trabajo y además va al comedor para poder estirar, para poder llegar a fin de mes”, dijo a Reuters el Ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

Antes de la pandemia, ocho millones de argentinos recibían asistencia alimentaria, una cifra que en la actualidad creció a 10 millones.

El Ministerio de Desarrollo Social tuvo en 2020 un presupuesto de US$ 2.591 millones para paliar los efectos de una pandemia que en el país acumuló 2,5 millones de casos y provocó casi 58.000 muertes, en medio de una lenta vacunación. En 2021 podría haber políticas adicionales.

«El primer año de pandemia fue re-difícil, me quedé sin trabajo. Yo trabajé siempre de empleada doméstica y fue todo muy de repente: mi esposo también quedó sin trabajo y todos mis hijos. Fue muy duro para todos», relató María Núñez, una desocupada de Manzanares de 42 años y 10 hijos.

Algunos expertos consideran a Argentina uno de los países con más amplia asistencia estatal de Sudamérica, pero la situación dista mucho de ser ideal.

Gran parte de los subsidios sociales se financiaron con una emisión monetaria que alimentó el alza de precios, que es uno de los ejes del problema. Tras una recesión iniciada en 2018, Argentina crecería un 6,7% este año, con una inflación del 46%, según los analistas consultados por el banco central.

Con una economía en crisis y dificultades de financiamiento, el Gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández apuesta a contener la pobreza de cara a las elecciones de medio término de octubre, en los que buscará hacerse de una mayoría absoluta en el Congreso.

Entre los sectores bajos de los suburbios de Buenos Aires se encuentra la mayoría de los votantes del Gobierno.

«Los sectores sociales más postergados son con quienes el Gobierno está más acostumbrado a lidiar, porque se trata de un Gobierno peronista y ahí están sus bases electorales más sólidas», señaló el analista político Facundo Nejamkis.

Fuente: América Economía

Productores de los diferentes parajes de Colonia Cushamen, que sufrieron grandes pérdidas materiales y de ganado en el temporal de nieve que se desató a fines de julio del año pasado, comenzaron a percibir en el día de ayer los subsidios nacionales de emergencia por un monto de 45 mil pesos para cada productor.

Siete meses después de la contingencia climática, llegaron los subsidios que alcanzan a 320 productores y el dinero ya está disponible para que se cobre en la Comuna Rural de Cushamen.

Cada productor debe llevar dos fotocopias de su Documento de Identidad, dos fotocopias de su constancia de CUIL a la Oficina de Producción que funciona en el Gimnasio Municipal. Ahí se les entrega la orden de pago y pasa por la Comuna Rural para cobrar. Cada productor debe cumplimentar con las medidas biosanitarias.

Antonio Fermín, a cargo de la Oficina de Producción de la Comuna Rural de Cushamen, dialogó con Radio Nacional de Esquel, señalando que en un principio se habló que cada productor percibirá la suma de 70 mil pesos; empero sólo lo cobrarían 130 productores.

«Hubo cruces de datos, muchas idas y vueltas, en un principio se había hablado de 70 mil pesos, pero sólo para 130 productores con certificado de emergencia. De este modo, se llegó a todos los productores, bajando el monto. Esta decisión la tomó el presidente de la Comuna Rural, Ricardo Millaguala, en una primera etapa, y después se gestionará más», dijo Fermín.

Vale acotar que, dicho por el mismo funcionario de Cushamen, una oveja o una chiva (las pérdidas más cuantiosas fueron de ganado ovino y caprino) cuesta 20 mil pesos.

Héctor Castillo, secretario de Desarrollo Social de Trelew, se refirió a la ayuda y promoción social que se brinda desde su área y que fue vital para contener la crisis social y económica que profundizó la pandemia.

El secretario de Desarrollo Social y Acción Comunitaria de la Municipalidad de Trelew, Héctor Castillo, se refirió a la actual situación que vive la ciudad en materia de asistencia social y dijo: “Venimos muy golpeados. El año pasado fue durísimo. Eso sumado a cuatro años de macrismo hizo que la situación sea muchas veces desesperante”.

El titular de la cartera social dijo que por suerte Trelew tiene “un comportamiento muy solidario” que ha permitido todo este tiempo contener a los sectores más postergados a través de la ayuda y la promoción social y todos los gestos solidarios que suman mucho.

Castillo también hizo referencia a quienes cuestionan casi de manera sistemática este tipo de asistencia y dijo: “Se habla con mucha liviandad de los planes sociales, las becas y los subsidios. Con subsidios la mayoría de las veces estamos ayudando a pagar medicamentos, alquileres y servicios. Y no hay que olvidarse que todo ese dinero vuelve a la economía local”.

Castillo también mencionó que la actual situación que atraviesan los trelewenses que no perciben en tiempo y forma los salarios de provincia, ha recaído en ayuda social que debe absorber la cartera que él administra: “Hay una lista importante de personas que nos han venido a solicitar subsidios o algún tipo de ayuda para equiparar de alguna manera la falta de salarios que no cobran desde hace meses”.

Mirada social

Castillo destacó la sensibilidad del intendente Maderna a la hora de gestionar los conflictos que agudizó la pandemia. “Maderna tiene una mirada social como muy pocos políticos la tiene en la provincia”, dijo y remarcó que además generarse desde el municipio acciones para sostener la paz social, “Trelew fue uno de los pocos municipios de la provincia que inauguró empresas y generó trabajo genuino a pesar de la pandemia”.

Por último, hizo hincapié en recordar que “detrás de cada plan social hay una persona o una familia que se esfuerza por mejorar y salir adelante. Me parece desacertado el momento y el contexto para hablar despectivamente de quienes reciben una ayuda social. Ninguna situación lo amerita, pero ésta que estamos viviendo muchísimo menos. Hay gente que sufre mucho”.