Tag

Irán

Browsing

Inglaterra aplastó hoy con comodidad por 6 a 2 a Irán en el estadio Khalifa International, en la primera fecha del Grupo B del Mundial de Qatar 2022 que completan Estados Unidos y Gales.

Inglaterra liquidó el encuentro en el primer tiempo, que estuvo detenido durante varios minutos por un duro golpe con un compañero que sacó al arquero iraní Alireza Beiranvand del campo de juego, tras abrir el marcador a los 36 minutos con un cabezazo de Jude Bellingham.

A los 43 de la misma etapa, Bukayo Saka estiró la diferencia con un fuerte remate de sobre pique dentro del área, mientras que Raheem Sterling anotó el tercero antes del descanso luego de un centro desde la derecha de Harry Kane.

Ya en el complemento, Saka volvió a convertir para poner el 4 a 0 a los 16 minutos, pero a los 20 llegó la primera aproximación y el sorpresivo descuento de Irán por parte de Mehdi Taremi.

No obstante, el ingresado Marcus Rashford aprovechó una nueva asistencia de Kane para firmar el quinto a los 25 minutos y Jack Grealish puso el sexto en la lógica y contundente victoria inglesa, que fue por 6 a 2 por otro tanto de Taremi de penal sobre el pitazo final.

De esta manera, Inglaterra sumó sus primeros tres puntos y lidera el Grupo B, a la espera del duelo de esta tarde entre Estados Unidos y Gales que completará la jornada inicial.

El próximo choque del conjunto inglés será el viernes a las 16 frente a Estados Unidos, al tiempo que Irán se medirá con Gales el mismo día desde las 7.

Síntesis:

Inglaterra: Jordan Pickford; Kieran John Trippier, John Stones, Harry Maguire, Luke Shaw; Declan Rice, Jude Bellingham; Raheem Sterling, Mason Mount, Bukayo Saka y Harry Kane. DT: Gareth Southgate.

Irán: Alireza Beiranvand; Sadegh Moharrami, Majid Hosseini, Morteza Pouraliganji, Rouzbeh Cheshmi, Milad Mohammadi; Ehsan Haji Safi, Ahmad Noorollahi, Ali Karimi; Mehdi Taremi y Alireza Jahanbakhsh. DT: Carlos Queiroz.

Goles en el primer tiempo: 35m. Jude Bellingham (ING); 43m. Bukayo Saka (ING); 46m. Raheem Sterling (ING).

Goles en el segundo tiempo: 16m. Bukayo Saka (ING); 20m. Mehdi Taremi (I); 25m. Marcus Rashford (ING); 44m. Jack Grealish (ING); 55m. Mehdi Taremi, de penal (I).

Cambios en el primer tiempo: 19m. Alireza Beiranvand por Seyed Hossein Hosseini (I).

Cambios en el segundo tiempo: al inicio, Saeid Ezatolahi por Ali Karimi (I) y Ali Gholizadeh por Alireza Jahanbakhsh (I); 17m. Mehdi Torabi por Milad Mohammadi (I); 24m. Eric Dier por Harry Maguire (ING), Marcus Rashford por Bukayo Saka (ING), Jack Grealish por Raheem Sterling (ING) y Phil Foden por Mason Mount (ING); 30m. Callum Wilson por Harry Kane (ING).
Estadio: Khalifa International.

Irán reivindicó un ataque con misiles lanzado este domingo contra la sede del consulado de Estados Unidos en Erbil, en el norte de Irak, y afirmó que el ataque estuvo dirigido a un supuesto “centro estratégico” de Israel, aunque las autoridades kurdas negaron la existencia de intereses israelíes en esa ciudad, informó la prensa internacional.

La administración de la región autónoma iraquí de Kurdistán reportó que 12 misiles fueron lanzados contra el consultado estadounidense y provocaron dos heridos leves y daños materiales.

La Guardia Revolucionaria Islámica (fuerzas armadas) de Irán afirmó que “el centro estratégico de la conspiración y el vicio de los sionistas fue blanco de potentes misiles”, en un comunicado publicado en su página web Sepah News.

El ataque se produjo cerca de dos semanas después de que dos oficiales de las fuerzas armadas iraníes fueran abatidos en Siria, en un bombardeo atribuido a Israel. La Guardia Revolucionaria prometió entonces que vengaría el hecho.

El gobernador de Erbil, Umid Jushnaw, precisó en conferencia de prensa que los heridos fueron un taxista y el guardián de un granja, y negó que Israel tenga instalaciones en esa ciudad ni cerca de ella, según la agencia de noticias AFP.

El Ministerio del Interior del Kurdistán dijo en un comunicado que los misiles cayeron sobre el “nuevo edificio” del consulado estadounidense.

La cancillería de Irak anunció en otro comunicado que había llamado al embajador de Irán para protestar por el incidente, al que calificó como “una flagrante violación de la soberanía”.

“Todavía estamos recopilando información sobre cuál era exactamente el objetivo; sabemos que no se alcanzaron objetivos estadounidenses y que ningún ciudadano estadounidense resultó herido”, dijo el consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, a la televisora CBS, según la agencia Sputnik.

Hasta este domingo noche (la tarde en la Argentina), Israel no había hecho comentarios sobre el incidente.

El Gobierno de Irán informó este lunes cerca de 500 muertos por coronavirus durante el último día, un nuevo máximo diario en el país centroasiático en el marco de la pandemia, cifra con la que además supera el umbral de los 70.000 fallecidos.

La portavoz del Ministerio de Sanidad iraní, Sima Sadat Lari, dijo a periodistas que durante las últimas 24 horas se notificaron 496 decesos por coronavirus, entre 21.026 nuevos casos.

Irán, el país de Medio Oriente más afectado por la pandemia, acumula 70.070 muertes por coronavirus y más de 2,417 millones de contagios.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Said Namaki, volvió a criticar el reparto de las vacunas a nivel mundial y manifestó que «siete países en el mundo tienen el 85 por ciento» de las dosis.

«Si hay algunos restos, otros países recibirán algunas también», apuntó, citado por la agencia de noticias iraní ISNA.

Estados Unidos participará la próxima semana de la reunión entre Irán y las potencias occidentales sobre el programa nuclear de Teherán y está abierto a tener un diálogo directo con las autoridades iraníes, anunció el vocero de la diplomacia estadounidense, Ned Price.

«Todavía es pronto y no anticipamos un avance inmediato ya que hay discusiones complicadas por delante. Pero creemos que este es un paso saludable hacia adelante», señaló Price, quien precisó que aún no habrá negociaciones directas entre ambos países, si bien dijo que Washington está «abierto» a hacerlo.

Estas declaraciones se dieron horas después de que la diplomacia europea anunciara un nuevo encuentro el próximo 6 de abril en Viena sobre el programa nuclear iraní con todas las partes que firmaron en 2015 el pacto nuclear, del cual Estados Unidos se retiró durante el Gobierno de Donald Trump.

«Todavía es pronto y no anticipamos un avance inmediato ya que hay discusiones complicadas por delante. Pero creemos que este es un paso saludable»
NED PRICE

En el mismo, habían adelantado que habría «contactos» con EEUU, según el comunicado divulgado tras la reunión virtual mantenida el jueves con los representantes de China, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia e Irán.

Price declaró que el principal tema de discusión va a ser «los pasos nucleares que Irán debe adoptar para volver a cumplir con los términos del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC)» y las medidas de alivio de las sanciones que debe tomar EEUU.

También la oficina del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, indicó que durante el encuentro se intentará «identificar claramente las medidas para levantar sanciones y la aplicación del acuerdo nuclear» firmado en 2015.

En julio de ese año, cuando en EEUU gobernaba Barack Obama y Joe Biden era su vicepresidente, seis países (el denominado Grupo 5+1) e Irán firmaron un ansiado acuerdo que impuso una serie de limitaciones al programa nuclear iraní con el objetivo de excluir su posible dimensión militar, a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

El próximo encuentro se concretará el 6 de abril.
El próximo encuentro se concretará el 6 de abril.

En mayo de 2018, el entonces presidente Trump rompió el acuerdo y empezó a imponer sanciones unilaterales contra Teherán con el argumento de que ese país seguía desarrollando armas nucleares.

Un año después, Irán, en respuesta, comenzó a reducir de manera gradual sus compromisos del pacto conocido como PAIC.

Borrell dijo que «intensificará sus contactos» con todos las partes del acuerdo y con EEUU, para que se vuelva a sumar al acuerdo.

«La reunión de hoy fue positiva. Nos volveremos a reunir en Viena la próxima semana. Nos espera un trabajo sustancioso, de cara a una ocasión clave para revitalizar» el PAIC, declaró en Twitter el vicesecretario general del Servicio Europeo de Acción Exterior, Enrique Mora, quien presidió el encuentro.

«Los participantes discutieron sobre la perspectiva de un retorno completo de EEUU al marco del PAIC y subrayaron su voluntad de abordar esta cuestión de forma positiva en un esfuerzo conjunto», consignó el comunicado, que fue recogido por la agencia de noticias AFP.

«Los participantes también subrayaron su compromiso en preservar el acuerdo y discutieron sobre cómo asegurar que se vuelva a poner en marcha de forma completa y efectiva», agrega el texto.

Borrell coordina la tarea de la comisión mixta del PAIC y llevó a cabo una intensa labor diplomática antes de organizar esta reunión. Espera poder llevar rápidamente a todos los actores a la mesa de negociaciones.

El presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó que EEUU está dispuesto a reincorporarse al acuerdo, con la condición de que, antes, Teherán vuelva a atenerse a sus compromisos adquiridos en el marco del pacto y que empezó a incumplir en respuesta a las sanciones ordenadas por Trump.

Irán, por su parte, se declara dispuesto a respetar íntegramente el acuerdo, siempre y cuando Washington levante previamente esas sanciones de forma efectiva.

La próxima reunión de la Comisión Conjunta se llevará a cabo el 6 de abril en Viena.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jameneí, ha afirmado que Teherán no confía en las promesas de Estados Unidos sobre el levantamiento de las sanciones y solo regresará a sus compromisos bajo el acuerdo nuclear de 2015 una vez que Washington elimine por completo las restricciones, reseña Reuters.

«Confiábamos en EE.UU. en la época de [el expresidente Barack] Obama y cumplimos nuestros compromisos. Pero no lo hicieron. Por escrito, los estadounidenses dijeron que levantarán las sanciones, pero no las levantaron en la práctica», aseveró Jameneí en un discurso en la televisión estatal. «Sus promesas no tienen ninguna credibilidad para nosotros».

El lunes pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, declaró que se está acabando el tiempo para que Estados Unidos reviva el acuerdo nuclear.

La Administración Biden ha expresado repetidamente su voluntad de volver al acuerdo, aunque insiste en que Irán debe reanudar primero su pleno cumplimiento. Teherán, por su parte, advierte que no regresará a sus compromisos nucleares hasta que EE.UU. levante las sanciones unilaterales.

El ayatolá de la República Islámica aseguró que las falsas promesas de Washington «ahuyentaron a los inversores». «Dijeron que se levantaron las sanciones, pero también dijeron a cualquier empresa que quisiera firmar un contrato con nosotros que esto era peligroso y arriesgado», apuntó el líder persa.

«Los estadounidenses deben levantar todas las sanciones. Lo verificaremos, y si las sanciones son realmente canceladas, volveremos a nuestras obligaciones sin ningún problema», destacó Jameneí. «Tenemos mucha paciencia y no tenemos prisa».

El Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA) fue firmado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 (Reino Unido, China, Francia, Rusia, EE.UU. y Alemania) y estipula el levantamiento de una serie de sanciones contra Teherán a cambio de su compromiso de no desarrollar ni adquirir armas nucleares.
El pacto limita al 3,67 % la pureza fisionable a la que Irán puede refinar uranio. Sin embargo, Teherán comenzó a aumentar el enriquecimiento de uranio más allá de este límite luego que el expresidente Donald Trump retirara a EE.UU. del acuerdo en 2018 y reimpusiera las sanciones contra el país.

Irán rechazó este domingo la posibilidad de celebrar una reunión informal con EE.UU. y el Reino Unido, Francia y Alemania para discutir formas de reactivar el acuerdo nuclear del 2015, insistiendo en que Washington debe levantar primero todas sus sanciones unilaterales, recoge Reuters.

«Teniendo en cuenta las acciones y declaraciones recientes de EE.UU. y tres potencias europeas, Irán no considera que este sea el momento de mantener una reunión informal con estos países, propuesta por el jefe de Política Exterior de la UE [Josep Borrell]», declaró el portavoz de la Cancillería iraní, Saeed Khatibzadeh.

«Estamos decepcionados con la respuesta de Irán»
Por su parte, la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, declaró que EE.UU. está «decepcionado» por la decisión de Irán de no participar en las conversaciones.

EE.UU. insiste en que Irán coopera con el OIEA para resolver cuestiones sobre potencial material nuclear no declarado
EE.UU. insiste en que Irán coopera con el OIEA para resolver cuestiones sobre potencial material nuclear no declarado
«Si bien estamos decepcionados con la respuesta de Irán, seguimos dispuestos a volver a participar en una diplomacia significativa para lograr un retorno mutuo al cumplimiento de los compromisos del JCPOA», señaló la portavoz.

Psaki agregó que Washington consultará con las demás partes del acuerdo nuclear sobre el mejor camino a seguir en las negociaciones con Teherán.

Josep Borrell pidió esta semana un esfuerzo concertado de todas las partes del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA) para revitalizar el acuerdo. «Esta es una ocasión que no podemos perder», dijo el jefe de la diplomacia europea, refiriéndose al interés declarado por el presidente de EE.UU., Joe Biden, en traer de vuelta su país al pacto.

La Administración Biden ha expresado repetidamente su voluntad de volver al acuerdo, aunque insiste en que Irán debe reanudar primero su pleno cumplimiento. Teherán, por su parte, advierte que no regresará a sus compromisos nucleares hasta que EE.UU. levante las sanciones.

Previamente este miércoles, el vocero del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, afirmó que la paciencia de Washington con Teherán para reiniciar las discusiones sobre el acuerdo nuclear de 2015 «no es ilimitada», pero agregó que cree que «la forma más efectiva de asegurar que Irán nunca pueda adquirir un arma nuclear es a través de la diplomacia».

El JCPOA fue firmado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 (Reino Unido, China, Francia, Rusia, EE.UU. y Alemania) y estipula el levantamiento de una serie de sanciones contra Teherán a cambio de su compromiso de no desarrollar ni adquirir armas nucleares
El pacto limita al 3,67 % la pureza fisionable a la que Irán puede refinar uranio. Sin embargo, Teherán comenzó a aumentar el enriquecimiento de uranio más allá de este límite luego que el expresidente Donald Trump retirara a EE.UU. del acuerdo en 2018 y reimpusiera las sanciones contra el país

Irán, el país más afectado de Medio Oriente por la pandemia, superó los 60.000 muertos por coronavirus, pese a que la cifra de fallecidos diarios continúa a la baja, según las cifras oficiales del Ministerio de Salud.

«Lamentablemente, en las últimas 24 horas, 93 personas perdieron la vida a causa de la Covid-19 y el total de muertes por esta enfermedad llegó a 60.073», informó este domingo la vocera del Ministerio de Salud, Sima Sadat Lari, en un discurso televisado y citado por la agencia de noticias AFP.

En total, el país ya suma más de 1,6 millones de casos y, pese a la cifra alcanzada, la cifra diaria de víctimas fatales por Covid-19 continúa siendo menor a las 100, el nivel más bajo desde junio pasado.

Sin embargo, el temor está en el aumento de casos debido a las nuevas variantes que ya desembarcaron en el país persa.

«Identificamos 112 personas afectadas por la variante británica del coronavirus en el país, de las cuales 8 han fallecido», había informado el viernes pasado Alireza Raïssi, viceministra de Salud, dando argumentos a las advertencias del presidente Hassan Rohani por una posible «cuarta ola» de la pandemia en las próximas semanas.

El temor del mandatario se basa en que el país venía registrando menos de 7.000 de casos nuevos por día desde finales de diciembre, pero volvió a repuntar y superar este umbral a principio de mes.

Sin embargo, las autoridades intentan contrarrestar el efecto de las nuevas variantes del virus -algunas de ellas más contagiosas que la original- con la campaña de vacunación que comenzó el 9 de febrero pasado, una semana después de recibir el primer lote de vacunas Sputnik V prometidas por Rusia.

Irán comenzó este martes a restringir las inspecciones internacionales de sus instalaciones nucleares, tras expirar el plazo que fijó para el levantamiento de sanciones de Estados Unidos y el restablecimiento del acuerdo atómico de 2015.

En un comunicado, el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, dijo en un comunicado que este martes entró en vigor una ley aprobada por el Parlamento en diciembre que reduce la cooperación con los inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

«Oficialmente, anunciamos el 15 de febrero al Organismo Internacional de Energía Atómica que la ley del Parlamento entraría en vigor a partir de la mañana del 23 de febrero», añadió el jefe de la diplomacia iraní, quien no obstante destacó que Teherán continúa con sus cooperación con el OIEA en otras cuestiones.

Según un texto promulgado por el Parlamento, el Gobierno se ve obligado a limitar ciertas inspecciones del OIEA a instalaciones no nucleares, incluidos sitios militares sospechosos, de mantenerse las sanciones restablecidas en 2018 por el entonces Gobierno de Donald Trump, quien se retiró unilateralmente a su país del acuerdo nuclear de 2015.

En respuesta a la actitud del país norteamericano, desde 2019 Irán se fue progresivamente liberando de varias limitaciones que había acordado sobre su programa nuclear a cambio de una flexibilización de las sanciones en su contra.

Irán y el OIEA anunciaron el domingo un acuerdo «temporal» para mantener un control de las actividades nucleares, aunque reducido, mientras empiezan conversaciones entre las partes integrantes del acuerdo internacional para tratar de restablecerlo.

El director general del OIEA, Rafael Grossi, había afirmado que su organización sigue «siendo capaz de mantener el nivel necesario de vigilancia y constatación» tras las conversaciones con funcionarios iraníes, el domingo en Teherán.

Por su lado, el portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabii, dio este martes la bienvenida a la conclusión de un acuerdo «eficaz y tranquilizador» con Grossi, añadiendo que evitaría «dañar las relaciones, la confianza mutua y la cooperación positiva entre Irán y el OIEA».

El director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, se reunió hoy en Irán con autoridades el mismo día que vence el plazo impuesto por la República Islámica para que Estados Unidos levante sus sanciones y que el Gobierno acusó al flamante presidente Joe Biden de no cambiar nada con respecto a la política de su predecesor.

“Nada cambió. Biden afirma que la política de máxima presión de (Donald) Trump (con respecto a Irán) fue un fracaso total, pero la mantiene. El problema es que Estados Unidos se ha convertido en un adicto a las sanciones”, denunció Mohamad Yavad Zarif, canciller iraní y el hombre que personalmente negoció el acuerdo nuclear con Estados Unidos y el resto de las potencias mundiales en 2015, que luego Trump abandonó unilateralmente y reinstaló las sanciones.

“Necesitamos acciones, no promesas. Queremos ver un cambio de actitud para que no se vuelvan a repetir las arbitrariedades que comenzaron con con Trump”, agregó el ministro en una entrevista con el canal Press TV, reproducida por la agencia de noticias Sputnik.

Mientras el Gobierno iraní reclamaba a la Casa Blanca más celeridad y voluntad política para reactivar el acuerdo nuclear, el argentino Grossi intentaba evitar que la República Islámica avance aún más en su programa nuclear y termine de derrumbarse el ya comatoso acuerdo, del que aún participan las principales potencias europeas, Rusia y China.

Grossi dará una conferencia de prensa esta noche al regresar a Viena, sede del OIEA, según la agencia de noticias AFP. Por ahora, lo único que se sabe es que se reunió a puertas cerradas con el presidente de la Organización Iraní de Energía Atómica (OIEA), Ali Akbar Salehi.

Este funcionario iraní había explicado hace unos días que su Gobierno restringiría a partir del próximo martes ciertas inspecciones del OIEA a instalaciones no nucleares, incluyendo sitios militares considerados como sospechosos por las potencias occidentales, si Estados Unidos no levantaba las sanciones impuestas por Trump en 2018 cuando abandonó unilateralmente el acuerdo multilateral.

Ayer, el vicecanciller iraní Abas Araghchi adelantó en una entrevista de televisión que la fiscalización del organismo internacional, que es parte del sistema de la ONU, podría “ser reducida en un 20 a un 30%”.

“Esto no significa una retirada del acuerdo” de 2015, aclaró, sin embargo.

El escenario no es fácil para ninguna de las partes involucradas.

Biden no apoyó la salida del acuerdo nuclear en su momento y cuestionó duramente las sanciones, pero también busca mostrarse firme contra los Estados considerados rivales en Estados Unidos.

En Irán, en tanto, la decisión de Trump fortaleció a los sectores más conservadores en detrimento del Gobierno del reformista Hasan Rohani, el principal impulsor del acuerdo en el país, quien además ahora enfrenta la presión por la asfixia económica que generan las sanciones estadounidenses.

En este contexto, el vicecanciller iraní aseguró que están analizando la posibilidad de mantener “una reunión informal” con las potencias europeas firmantes, como propuso la Unión Europea, pero aclaró que primero lo hablará “con amigos y aliados como China y Rusia”.

Fuente: Télam