Tag

robos

Browsing

Desde la Vecinal del barrio Próspero Palazzo indicaron que recientemente un hombre ingresó al patio de un vecino y se retiró al no encontrar elementos para sustraer quedando registrado en cámaras. En tanto se han dado una serie de robos de bicicletas y hay preocupación en la zona.

Recientemente un vecino se comunicó con la asociación vecinal del barrio Próspero Palazzo para dar a conocer que el lunes un hombre ingresó a su casa con intenciones de robo, quedando el mismo registrado por cámaras de seguridad, de manera que determinaron dar a conocer públicamente las imágenes para exponer al malviviente pero también para generar conciencia en los vecinos de tomar las medidas de seguridad correspondientes en sus viviendas y además estar atentos ante cualquier movimiento extraño.

En diálogo con Crónica, Cristina Pardo, referente de la vecinal, explicó “el vecino hizo la denuncia en la Subcomisaría para que quede asentado. A veces no quieren denunciar porque los agarran y los largan pero es necesario hacerlo, entonces por esto le pedimos a los vecinos que en caso de sufrir hechos se comuniquen con la policía y si ven movimientos extraños que llamen o avisen a través de los dos grupos de seguridad que tenemos” y añadió “a veces están mirando las casas o patios pero si ven que los vecinos están atentos se van”.

Asimismo, respecto al hecho narró “eran las 23 horas cuando pasó esto, en una calle que está a dos cuadras de la vecinal y no es un sector oscuro. La gente por estas cosas toma otras medidas como la colocación de puertas ciegas, pero preocupa que andan jugados entrando como si nada y cuando hay gente adentro, no sabemos si están drogados o qué, entonces es terrible vivir así”.

De igual forma, mencionó “en este barrio sufrimos muchos robos de bicicletas los últimos meses, estos tipos no le tienen miedo a nada, andan sin capucha y quedan filmados, incluso una mamá nos dijo que un tipo persiguió a su hija y salió a buscarlo pero debería haber avisado a la policía, la gente se tiene que involucrar más”.

Cámaras

Respecto a las cámaras de seguridad, sostuvo que durante la pandemia el año pasado se colocaron dos en el exterior de la vecinal una que enfoca hacia la plaza y otra hacia Juan José Paso, “la idea era que se sigan colocando en la zona de la plaza, la entrada al barrio y cerca de la subcomisaría pero desde provincia aún no se hizo, quizás más adelante. Por eso tenemos que seguir gestionando así como con el pedido para que la subcomisaría sea comisaría y tenga todos los recursos” culminó.

Dicen que el polémico ministro de Seguridad –al que no le quedaría mucho tiempo en el Gobierno— habría “bajado línea” para que la policía de Trelew, por ejemplo, no difunda los robos y asaltos que hay casi a diario, en distintos sectores de la ciudad.

La medida de Massoni, apoyada por los Gómez; los dueños de la policía del Chubut, apunta a causar en la gente el efecto de una engañosa seguridad al ver que en los medios no aparece publicado ningún hecho delictivo.

Es una vieja estrategia que nunca dio resultados y menos ahora con las redes sociales en su máximo apogeo. Cuando ya hay páginas en donde los damnificados por hechos de robo, publican libremente lo que los ladrones les han sacado para que nadie compre cosas mal habidas.

Hace unos meses, el comisario Miguel Gómez; el jefe de Policía y uno de los socios propietarios de la institución, prometió en cuanto medio le dio prensa que en Trelew se incrementaría la presencia de policías en las calles, pero nada de eso ocurrió.

Por el contrario, uno sale en las madrugadas a andar por la ciudad y lo que brilla por su ausencia justamente son los patrulleros, a los que no se los ve recorriendo las calles porque en su gran mayoría están rotos. Tampoco se observa en los puntos neurálgicos al policía de a pie, haciendo las clásicas y tan reclamadas recorridas.

El centro de Trelew, a metros de la Unidad Regional y de la comisaría Primera parece por las noches una verdadera “zona liberada” y no es casualidad entonces que se hayan registrado robos en las inmediaciones de esas dependencias.

Por caso, hace unos días nomás, un ladrón se llevó una camioneta Ford Ranger que se hallaba estacionada a dos cuadras de la seccional Primera, se cansó de andar en el vehículo por distintos lugares de Trelew y después lo dejó abandonado en las Mil Viviendas. Allí la policía lo encontró pero porque un lugareño avisó, al notar que no era del vecindario.

La policía de Massoni oculta mucha información a la ciudadanía. Es evidente que la idea que tienen en la plana mayor con los Gómez a la cabeza, es no dar a conocer los hechos que a ellos les resulta contraproducentes que trasciendan. Del famoso “mapa del delito” no se habló más, por ejemplo, las veces que se lo mencionó públicamente fue de manera superficial y para conseguir adeptos al raro pensamiento de Massoni, de luchar contra el narcomenudeo y no utilizar todos los recursos que sean posible para meter preso al narcotraficante, al que trafica kilos y kilos de droga: como el amigo del comisario Néstor “El Tero” Gómez Ocampo.

Nadie dijo que en Trelew se están robando cerca de 100 bicicletas por mes o que prácticamente todos los días hay asaltos callejeros en los que a punta de cuchillo, con pistola o de manera violenta se roban los celulares, billeteras u otras pertenencias a víctimas que –por lo general– son menores y mujeres.

Mientras todo esto ocurre en la segunda ciudad más importante de la provincia; Massoni, el ministro de Seguridad, se dedica a hacer videítos en Tick Tock, a sacarse fotos cual adolescente en celo haciéndose “el modelo masculino” y a gastar mucha plata de los fondos públicos para que el diario Chubut y el Jornada se peleen por cuál de los dos le levanta más alto el monumento al egocentrismo.

Son varios los casos que se denunciaron que van desde el robo de los portones, artefactos de ventilación, rejas y cuanto elemento queda expuesto.

La situación se agrava porque muchas escuelas están deshabitadas producto de la pandemia que obligó a la modalidad del dictado de clases a distancia.

La directora de la escuela 195 de Trelew, Mónica Acevedo, reconoció que gracias a la oportuna llamada telefónica de una vecina, la policía logró abortar el robo de los portones.

«Vio a chicos en el techo y avisó a la policía, que intervino rápidamente» explicó la directora de la escuela ubicada en el barrio San Martín de Trelew.

Es la tercera vez que ocurren hechos similares en ese mismo establecimiento.

Según Acevedo los ladronzuelos habían logrado extraer los sombreritos de ventilación y los habían escondido en el patio con la obvia intención de buscarlos luego.

La directora del establecimiento concurrió a la seccional tercera, que tiene jurisdicción sobre la escuela, a fin de agradecer la disposición que tuvieron y pedirles que cada tanto «se den un vueltín», indicó Radio Chubut.

Comerciantes de Trelew se reunieron anoche con el jefe de la Unidad Regional de Policía, Adrián Muñoz, funcionarios municipales y concejales alarmados por la escalada delictiva que se viene dando en el centro de la ciudad. Pidieron que refuercen los sistemas de cámara de seguridad y acentúen los controles en la hora en que cierran los comercios.

Preocupan las bandas de jóvenes que operan con inhibidores, y la cantidad de robos que se vienen sucediendo en las últimas horas de la tarde, cuando los comerciantes entienden que disminuye la presencia de efectivos policiales.
En el sector ven que los patrullajes están concentrados en los horarios de los bancos, pero después de las 19 horas comienzan a mermar y es ahí cuando se producen los robos.

En la reunión estuvieron Saturnino Zárate, a cargo de la presidencia de la Cicech, junto a Sixto Bermejo; el jefe de la Unidad Regional, Adrián Muñoz, y el titular de la Comisaría Primera, Zabala; el responsable de la Guardia Urbana, Cristian Peña; y concejales del oficialismo y la oposición.

Antes de comenzar el encuentro, Zárate comentó a Diario EL CHUBUT que el propósito del encuentro era consultar a las autoridades policiales cómo vienen trabajando y cuáles son las necesidades que tienen para hacer frente a la ola de inseguridad que se vino incrementando durante el transcurso de la pandemia.

En especial, Zárate hizo hincapié en que hay varios comerciantes que se han visto en la necesidad de colocar cámaras de seguridad, y uno de los aspectos a conversar es cómo complementar estos mecanismos de seguridad con los sistemas que dispone la Policía.

Una de las principales inquietudes del sector estaba dirigida a conocer «si todas las cámaras están en funcionamiento» y cómo se están manejando con los sistemas de monitoreo. Zárate observó que muchas veces el gobierno provincial está en «la coyuntura de pagar los sueldos», pero a su vez esto lleva a que se descuiden otros aspectos fundamentales como la seguridad.

También los comerciantes requerían anoche mayor presencia de la Guardia Urbana en los horarios de cierre de comercios, momento en que suelen ser más proclives a sufrir robos.

Los allanamientos se produjeron a primera hora de hoy en los barrios Planta de Gas y Don Bosco de Trelew, donde se secuestraron vehículos y se incautó una importante cantidad de dinero en efectivo.

La redada fue confirmada por el jefe de la policía, Miguel Gómez.

El comisario general reveló que la pesquisa llevada adelante por la brigada de investigaciones liderada por Eduardo Chemín, está vinculada con el robo perpetrado contra un productor en la zona de chacras, de la comunidad boliviana, al que le extrajeron 3 millones de pesos durante un violento atraco ocurrido hace aproximadamente un mes y medio.

Gómez reveló que las imágenes de las cámaras permitieron establecer la particularidad de los vehículos que participaron el robo a los chacareros y de allí vincularlos con los delincuentes cuyas viviendas se allanaron a primera hora de hoy.

«También existían intervenciones telefónicas y otros indicios que condujeron al esclarecimiento» describió Gómez, señaló Radio Chubut.

Esto sucedió en pocas horas, entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves y en distintos sectores de la ciudad ante la total ausencia de la policía, que habitualmente es distraída por el ministro de Seguridad Federico Massoni para ir a esos procedimientos organizados por él, en los que se hace fotografiar para salir al otro día en la tapa de algún diario, haciéndole creer a la ciudadanía que con eso brinda seguridad.

El taxista que golpearon e hirieron al intentar resistirse a un robo aseguro, por ejemplo, que en el mismo lugar en donde lo asaltaron a él hubo otros cuatro o cinco hechos similares en los que las víctimas fueron remiseros y otros taxistas que no quisieron denunciar. “Estamos podridos de denunciar y que no pase nada”, exclamó al hablar públicamente de lo que le había pasado.

“Trabajamos de noche, somos dos o tres coches por parada y la policía nos para más o menos unas treinta o cuarenta veces por noche para tomarnos los datos. Pero este chorro (por el que lo asaltó) se cruzó desde Planta de Gas, el barrio Ocho de Diciembre, la (avenida) Eva Perón y el Cementerio (Municipal) hasta la parada donde yo trabajo para buscar a algún taxista para robarle y nadie lo paró”, aseguró.

Víctor Hugo García, de 57 años, resultó herido al resistirse a un asalto trenzándose en lucha con el ladrón y con dos cómplices, que terminaron reduciéndolo a golpes para sustraerle unos 1000 pesos que había recaudado hasta ese momento, dos celulares, las llaves de su departamento y otras pertenencias.

Fue la noche del miércoles, momentos antes de las 23,30, en la zona norte de Trelew, en la calle Nahuelpan al 400. Hasta allí le pidió que lo llevara un supuesto pasajero que lo tomó en la parada y cuando llegó al lugar lo envolvió desde atrás con el nylon divisorio que han colocado en los coches de alquiler por la pandemia y pegándole en la cabeza con un arma que resultó ser un revolver de juguete metálico pretendió reducirlo, pero él no se dejó; logró zafar, bajarse del auto y enfrentar al asaltante.

Fue ahí cuando lo sorprendieron dos cómplices del maleante que habrían salido de un negocio cercano y que luego de golpearlo y reducirlo le terminaron robando de todo.

“Con el mismo nylon que nos pusieron para que nos protejamos del virus me envolvió y me pegó un culatazo en la cabeza que me lastimó. Nos trenzamos dentro del auto y pude bajarme del coche, seguía peleando con él y en eso salieron otros dos de un negocio de las cercanías que me pegaron patadas, abrieron las puertas del taxi y me robaron”, conto el taxista.

“En la lucha que tuve con ellos vi algo que brillaba que no sabía si era un arma, un cúter o algo parecido y salté para el patio de un vecino, ahí me escondí mientras ellos me gritaban que saliera. A todo esto pasaron ocho minutos por lo menos”, dijo.

Con respecto a este hecho, la policía dice que detuvo al ladrón que es un sujeto de entre 20 y 24 años en un allanamiento que le hicieron a la casa en donde lo habían visto esconderse después del asalto al taxista.

Robo de casi medio millón en un chino

El otro hecho de inseguridad –hubo varios en las últimas horas en Trelew— ocurrió en un autoservicio chino al que dos boqueteros entraron por un agujero que hicieron en el techo para robar cerca de medio millón de pesos.

 

 

Los ladrones primero ocasionaron un corte en la zona del suministro de energía eléctrica para ingresar al establecimiento comercial sin que se active la alarma, a la que rompieron como lo hicieron con las cámaras de seguridad que había en el lugar.

El robo sucedió en la calle Maipú al 900 este jueves al comienzo de la madrugada y más tarde, en la zona norte de la ciudad sucedería el caso del joven que recibió un balazo en la espalda, al ser atacado a tiros por un menor mientras se encontraba en un auto.

Baleado dentro de un auto

La víctima, que tiene 21 años, aparentemente está bien y sus familiares vengándose del agresor fueron horas después a atacarle el domicilio en un confuso y feroz enfrentamiento vecinal que de milagro no terminó en un hecho fatal porque el pibe se había ido del lugar.

El hecho que dio inicio a la represalia habría sucedido entre las cuatro y las cinco de la madrugada entre las calles Williams Davies, Posadas y Urquiza Norte en el barrio Don Bosco y momentos antes de las diez de la mañana los familiares del baleado, entre seis y ocho personas, fueron hasta la vivienda del agresor situada en el mismo vecindario y allí provocaron daños, se decía que también efectuaron algunos disparos y después se retiraron.

 

La policía de Massoni esconde los robos y dice a la prensa que por la cuarentena casi no hay delitos

Mientras Massoni se hace fotografiar participando de operativos policiales o pidiendo documentos a los automovilistas en los accesos de Trelew, los hechos de inseguridad proliferan en las ciudades más importantes de la provincia y parece que eso al ministro lo tiene despreocupado. Claro, si él y su gente lo ocultan: dan a conocer a la prensa solo lo que a ellos les interesa y encima le mienten a la ciudadanía, asegurando que por la cuarentena el delito desapareció casi en un 99 por ciento.

Los chacareros de la zona rural de Trelew o de Gaiman y Dolavon, por ejemplo, no dicen lo mismo. Al igual que las victimas de innumerables robos o de violentos asaltos a punta de pistola de Trelew, Madryn y Comodoro.

Los delitos siguen ocurriendo, nada más que la ciudadanía no los ve publicados en los medios, en los que solo salen aquellos en los que sus autores han podido ser detenidos. Pero los más graves, los que por lo general quedan impunes; esos nunca los dan a conocerse.

En Trelew, por ejemplo, en la primera semana de mayo, cuando Massoni aún continuaba obsesionado en querer meter preso a cualquiera que saliera de su casa; se registraron en un domingo al menos seis asaltos a mano armada y una decena de robos en pocas horas, algunos, incluso, no denunciados por los damnificados.

En marzo y abril también hubo muchos hechos de inseguridad y muy pocos trascendieron: fue cuando desde la Jefatura de Policía salieron a decir en medios de la zona que el delito, fenomenalmente, se había reducido casi a un 90 por ciento y a las pocas horas asaltaron en la calle al dueño de una pollería de Trelew, al que le robaron el auto y el dinero que andaba trayendo encima pese a que, en esos días, todavía, había operativos y retenes policiales por todos lados.

Massoni y sus edecanes de la cúpula policial se engañan y quedan en ridículo al creer que si los hechos no salen en los diarios la ciudadanía nunca se va a enterar: hoy con las redes sociales y los portales de noticias independientes es imposible. Los mismos damnificados publican sus robos en sus cuentas de Facebook, por ejemplo, y hasta denuncian ahí cuando son víctimas de la incapacidad policial.

Las diligencias se concretaron este viernes en distintos barrios de la ciudad, no hubo detenidos pero sí una importante cantidad de secuestros, entre supuestos botines de robos, algo de droga, municiones, el caño de una escopeta y un auto.

Con los allanamientos, la policía dice haber clarificado tres de los seis asaltos a mano armada que llegó a haber en un solo día a comienzos de mayo en Trelew, pese a que en ese entonces decían públicamente que por la cuarentena los delitos se habían reducido hasta un 90 por ciento.

Según trascendió, los procedimientos se hicieron por un hecho acontecido el 3 de mayo en el barrio Los Sauces, cuando un grupo de asaltantes entró a una casa y tras reducir a cuatro personas a punta de pistola les robaron dinero y pertenencias. Dos de los ladrones vestían como policías y se presentaron como “de la Brigada de Investigaciones”.

Los allanamientos se hicieron en las casas de los que aparecen como posibles participantes de ese hecho y de gente que tendría alguna vinculación con ellos.

En uno de los procedimientos, en el efectuado en un domicilio de la calle Fagnano del barrio Tiro Federal, la policía secuestró siete balas calibre 38, un cargador de un equipo portátil de comunicaciones. Un llavero comando de color plateado del que dicen que puede ser usado como “inhibidor” para abrir vehículos. Un teléfono celular marca Motorola, un tiquet de compras realizadas en una mueblería de Trelew y un reloj que sería mal habido, al igual que dos computadoras del tipo Netbook del programa Conectar Igualdad similares a las quince que sustrajeron días pasados de la escuela del barrio 8 de Diciembre de Trelew.

En otra vivienda, en la calle Dolavon al 4000 del barrio INTA incautaron un televisor Smart, de 50 pulgadas, una consola “XBOX 360”, una notebook marca Hp Compac. Cubiertos de alpaca en un bolso marrón de cuero en el que había 25 cuchillos, 28 tenedores, 12 cucharas grandes, y 27 cucharas pequeñas, junto a una pinza para hielo.

En el domicilio de la calle Don Bosco al 800 encontraron una replica de un arma de fuego plateada, un equipo de comunicaciones, un cañón de una escopeta. Dos celulares táctiles, además de tres colillas de marihuana y una balanza de precisión.

Luego, en una vivienda de Uruguay al 120 las autoridades secuestraron un televisor Led de 24 pulgadas, y cuatro gramos de marihuana.

En los restantes domicilios la policía no encontró nada y en las inmediaciones de Cholila y Dolavon interceptaron un auto que buscaban; el Volkswagen Fox al que vinculan con el robo a mano armada del 3 de mayo en esa vivienda de la calle Mérmoz a la que ingresó un verdadero grupo comando integrado por al menos cinco maleantes, algunos vestidos con indumentaria policial. En ese coche al momento de ser habido andada un sujeto apodado “El Turquito” que fue demorado y luego soltado.

 

Vecinos del barrio aseguraron que en los últimos diez días aumentaron considerablemente la cantidad de robos en las viviendas de la zona. «Recién envenenaron un perro para robar», indicaron a este medio.

Los vecinos del Barrio Etchepare de Trelew sufren cotidianamente un tenso clima de inseguridad por los reiterados robos a las casas de la zona.

Uno de ellos se puso en contacto con EL CHUBUT para mostrar en un video de una cámara de seguridad cómo es la operatoria de los ladrones para escaparse de los lugares.

En el video se puede ver claramente un auto Chevrolet Aveo color azul oscuro aguardando fuera de una vivienda y, en solo segundos, dos personas se suben al mismo con elementos, para después escaparse con las luces apagadas.

«Hace 10 días están robando en varias casas con este auto en el barrio etchepare y nadie hace nada. La patente es JAA 906. Chevrolet aveo color azul oscuro, vidrios todos polarizados», informó un vecino a EL CHUBUT.

«Recién envenenaron perros para robar. Es un desastre lo que esta pasando en el barrio. Zona calles Parana, Lopez y Planes, Montevideo y Cambin. Casi quince robos en el ultimo mes. Si pueden publicar una nota para que se sepa», describió también.

Semanas atrás cuatro individuos realizaron un violento asalto con armas de fuego en un mercado de la zona. Tras una persecusión fueron detenidos: dos de ellos eran menores de 15 y 16 años.

Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, efectivos policiales intervinieron en una seguidilla de robos, daños a al propiedad y un episodio de resistencia a la autoridad que dejó a dos heridos en la vía pública. En la medianoche del sábado en la calle Código 517, ladrones ingresaron a un local comercial por el techo y se llevaron 270 mil pesos. En la calle Coronel Molde 2173 también entraron a robar a una vivienda y sustrajeron dos televisores. El tercer robo fue a las 3:50 horas fue en calle Kaiquen en una vivienda particular, hasta el momento se desconocen las pérdidas materiales.

Asimismo, en la noche del sábado, una pareja que se encontraba paseando por la Costanera fue despojada de sus pertenencias por parte de dos ladrones que más tarde fueron detenidos en la ladera del cerro por personal policial de la Seccional Primera. También se dio una situación de suma gravedad durante la madrugada, en jurisdicción de la seccionar cuarta, cuando dos policías que realizan un control en la vía pública fueron atropellados por un vehículo en el momento que intentaban pararlo. Tras una persecución, logran detener a los ocupantes.

Por último, hubo varias denuncia por daños en la propiedad y amenazas con arma de fuego en calle Wilfredo Andrade y Arigoni. También, provocaron daños en el frente de un local comercial ubicado en calle Almirante Brown 539, en pleno centro, donde rompieron uno de los vidrios. Por último, en calle Pastor Scheneider al 773, dañaron dos vehículos.