Tag

Federico Massoni

Browsing

A pesar de tener problemas más urgentes e importantes para resolver, el gobernador Mariano Arcioni trascurre sus días armando el mapa de candidatos a diputados y senadores que presentará su partido, Chubut Somos Todos, en las elecciones legislativas nacionales de este año.

Al presidente Alberto Fernández le interesa quedarse con las 3 bancas del Senado que se renovarán en octubre (dos por la mayoría y uno por la primera minoría). Para ello, desde Buenos Aires designarán dos candidatos fuertes que representen al PJ y le sugirieron al gobernador que ponga a su ministro de Salud, Fabián Puratich, al frente de la lista del Chusoto. Los kirchenristas hicieron algunas mediciones y confían en que ingresará a la cámara alta como primera minoría.

Si bien Arcioni está conforme con el desempeño de Puratich al frente de la cartera de salud y sabe que cuenta con una buena imagen frente a la sociedad por su desempeño en la pandemia del Covid, prefiere ubicar en ese puesto clave a alguien que le genere mayor confianza.

Luego de varias reuniones con su mentor político, Sergio Massa, determinaron que el ministro de Seguridad, Federico Massoni, es el hombre indicado: consideran que tiene buena imagen y que siempre les responderá.

La operación para instalar a Massoni en el electorado comenzó hace un tiempo a través de un diariooficialista del valle que en sus editoriales de los lunes publica datos de encuestas que nadie vio ni conoce en donde le darían buena imagen al ministro de Seguridad.

Por su parte, Massoni comenzó a mostrarse como un hombre antipolítico que viene a resolver los problemas de la sociedad: “La sociedad está podrida de los políticos”, declaró hace unos días. Lo que el ministro parece olvidar es que él representa a esa clase política que la comunidad repudia ya que hace muchos años que vive de la función pública.Cabe recordar que fue Secretario de Obras y Servicios Públicos con Máximo Pérez Catan en la Municipalidad de Trelew, luego Secretario de Seguridad y Justicia de la provincia con Martín Buzziy desde hace 3 años es uno de los hombres de mayor confianza del gobernador Mariano Arcioni.

Si hay algo de lo que la gente está cansada (y aborrece)es de los malos vicios de la política, esos que no buscan el beneficio de la sociedad en su conjunto sino el de unos pocos, de forma mezquina y de espaldas a la ciudadanía. Y en ese contexto, como no recordar el bochornoso episodio de la urna 303 en las internas radicales de 2003 entre José Luis Lizurume y Carlos Maestro. Massoni era apoderado de la lista de este último y todo hacía indicar que se alzarían con un cómodo triunfo. Sin embargo, el joven Federico no pudo realizar un controlar estricto del proceso eleccionario y en un momento determinado apareció por arte de magia la urna 303 que dio vuelta la elección y le otorgó la victoria a Lizurume por apenas un puñado de votos.

 

Guillermina Gelvez, Federico Massoni, Ministro de Seguridad y Daniela Velázquez «La Tiernita Santana»

Si pensaste que esta historia de amor, odio y traiciones, fue una estafa a los Chubutenses, ahora te vas a indignar.

Te piden que te quedes en casa y hagas un esfuerzo. Te piden que cierres tu negocio o comercio y el propio Massoni es quien promueve restricciones desmedidas.

¿Pero sabes qué? El esfuerzo te lo piden a vos, que sos un laburante y las peleas todos los días. Ellos no tienen esos problemas. Sencillamente, tienen al estado para acomodarse entre ellos, y más aún si sos su amante.

Aquí tenés el exagerado sueldo que cobra GUILLERMINA GELVEZ, con doble remuneración, gracias al decreto que citamos en la nota anterior.

¿No te sentís un boludo?

 

SUELDOS VIP

Notas Relacionadas:

Historia de amor, traiciones y odio

AMANTE VIP: ¿Con los recursos del Estado?

Federico Massoni, Ministro de Seguridad y Daniela Velázquez «La Tiernita Santana»

No, no se trata de la vida privada de nadie. Una vez que usas el presupuesto del Estado y los recursos de todos los Chubutenses para mantener a tu amante, pasa automáticamente a tener lo que comúnmente se llama “interés público”.

Mientras los Chubutenses sufren angustia por no poder cobrar sus salarios en tiempo y forma, el Ministro Federico Massoni asciende a su supuesta amante GUILLERMINA GELVEZ como secretaria privada, ¿en compensación por la intimidad y el silencio? (que ya no existe)

A continuación el decreto provincial
Dto. N° 312 22-04-20

Artículo 1°.- Transferir a partir de la fecha del presente Decreto, el cargo de Secretaria Privada del Subsecretario de Seguridad y Prevención Económico y

Financiera, creado por Dto. N° 33/20, a la órbita de la
Subsecretaría de Seguridad ambos cargos dependientes del Ministerio de Seguridad.-

Artículo 2°.- Designar a partir de la fecha del presente Decreto, en el cargo de Secretaria Privada del Subsecretario de Seguridad – Ministerio de Seguridad, a la agente GELVEZ, Guillermina (M.I. N° 37.147.518 – Clase 1993) quien revista el cargo de Ayudante Administrativo- Código 3-004- Clase IVCategoría 4- Agrupamiento Personal Técnico Administrativo- Planta Temporaria, dependiente de la Subsecretaría de Bienes y Servicios de la Secretaría General de Gobierno.

Artículo 3°.- Abonar a la agente GELVEZ, Guillermina (M.I. N° 37.147.518-Clase 1983) la diferencia salarial entre su cargo de revista y el cargo de Secretaria Privada, conforme lo dispuesto por el Artículo 105° de la Ley I N° 74 del Digesto Jurídico, reglamentado por Decreto N° 116/82, Artículo 1° Punto II, Apartado 2.-

Artículo 4°.- El gasto que demande el presente Decreto, se imputará en la Jurisdicción 10- Secretaría General de Gobierno- SAF 10- Programa 1- Conducción de la Secretaría General de Gobierno- Actividad 1- Conducción de la Secretaría General de Gobierno y Jurisdicción 9- Ministerio de Seguridad- SAF 9- Programa 5- Conducción del Ministerio de Seguridad- Actividad 1- Conducción del Ministerio de Seguridad.

Adjunto LINK donde se publico el mencionado decreto:
http://boletin.chubut.gov.ar/archivos/boletines/Mayo%2004,%202020.pdf

Link relacionados:

Historia de amor, traiciones y odio

El ministro de Seguridad Federico Massoni estaría viviendo los días más oscuros de su gestión después del escándalo nacional producido por los hechos de violencia que tuvieron lugar el pasado sábado 13 de marzo durante la visita presidencial a nuestra provincia.

Recientemente se dio a conocer la noticia de que Massoni ya tendría su renuncia impresa… perfumada… y lista para entregar en el escritorio de su despacho, a la espera de la llegada de su jefe Mariano Arcioni de Buenos Aires, donde le habrían pegado el escarmiento de su vida y tampoco estaría en una situación muy cómoda ni alegre que digamos.

Pero los problemas al titular provincial de la cartilla de Seguridad no terminan allí, este miércoles el ex – candidato a gobernador Carlos Eduardo Wohn, presentó en la Legislatura una demoledora denuncia en contra de Massoni, exigiéndole al vicegobernador Ricardo Sastre que tome medidas con respecto a la responsabilidad del ministro en el atentado al presidente Alberto Fernandez y además también dirima de una vez por todas el tratamiento de la montaña de pedidos de juicios políticos que tiene el funcionario en su contra y que permanecen durmiendo el sueño de los justos.

La nota no solo tiene como objetivo al ministro de Seguridad (al que califica como el político más repudiable desde el avenimiento de la democracia), sino que también pone la mira sobre la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales de Legislatura María Andrea Aguilera por su inacción ante los casos referidos.

Exige también al vicegobernador que haga pública la lista de inasistencia de los diputados a las sesiones del periodo legislativo 2020 y que a su vez también explique cómo fue en esos casos la aplicación del artículo 129 de la constitución provincial, que en su parte pertinente establece que las inasistencias injustificadas provocarán un descuento automático de la parte de la dieta proporcional a la cantidad de faltas, pudiéndose llegar a la plena destitución del mandato conferido si las inasistencias llegasen a un 25 por ciento en un año calendario.

La durísima denuncia cierra intimando al vicegobernador Sastre a cumplir con las exigencias del escrito con apercibimiento de hacerlo responsable tanto por acción de amparo como también mediante acciones penales ante la negativa.

La mencionada se sumaría a la marea de denuncias y pedidos de juicio político que se encuentran aguardando su tratamiento tanto en el poder judicial como en el legislativo, y que en esta etapa estaría pisándole los talones al ministro de Seguridad.

Dicen que desde el despacho del ministro de Seguridad ya se estaría sintiendo por las mañanas, ese fresco aroma a tinta de impresora que emanan las renuncias recién confeccionadas, pero hoy nos desayunamos con este curioso dato que reforzaría nuestra convicción de que el ministro de Massoni estaría lleno de sorpresas.

Este miércoles ni bien se dio a conocer por varios medios de comunicación que el ministro de Seguridad tendría un pie afuera del estado, llegó desde nuestras fuentes el registro de una publicación de Facebook por parte de un presunto perfil en el gigante social de la Subcomisaria de Garayalde, desde donde se comparte un video muy polémico hace unos años, donde el actual presidente Alberto Fernandez se enfrentó físicamente en un restaurante de Buenos Aires con un hombre mayor que fue a escracharlo.

La publicación de Facebook teniendo en cuenta quién sería el usuario que comparte y en qué contexto, la hace tendenciosa y nos deja margen para inferir que podría ser un intento deliberado de sembrar “odio” en la gente hacia el primer mandatario, respaldando al ministro de Seguridad provincial.

Viendo esa única imagen pareciera algo inofensivo y poco significante pero realmente debemos decir que no lo es, puesto a que la idea de que muchas más dependencias policiales, empleados adeptos a Massoni y oficinas públicas registradas en Facebook o en otra red social comenzaran a hacer lo mismo en los próximos días, ya le da una connotación política mucho más cáustica y notoria al caso.

¿Massoni está ordenando llevar a cabo este tipo de reacciones contra el presidente? Mmh, si es así… ¡muy mala idea!; por las dudas nunca acudan al ministro de Seguridad para que apague un incendio, seguramente intentaría extinguirlo con querosén o alguna sustancia extremadamente inflamable pero siempre convencido de que es el procedimiento correcto, por supuesto.

Realmente Massoni es un sujeto extremadamente imprudente, que no mide las consecuencias y lejos de tomar decisiones acertadas, su accionar termina careciendo de sensatez ocasionando resultados catastróficos tanto para él como para los de su entorno, comportamiento característico de una impulsividad frenética.

Estamos cada día más convencidos de que es el peor político en la historia de Chubut, lejos de tener cintura o diplomacia para resolver determinadas situaciones, Massoni no tiene miramientos en avasallar a todo aquel que se le cruce, poniendo en riesgo a todo su entorno político, como realmente lo está haciendo ahora al sumar cada vez más y más leña al fuego, jugando con las tensiones con el gobierno nacional cuando claramente “el horno no está para bollos”.

Esperemos que el funcionario policial a cargo de la Subcomisaría de Garayalde salga a desmentir esta teoría teniendo en cuenta el contexto político y social que estamos viviendo.

 

La dirigente de ATECh Marcela Capón repudió el ataque a pedradas que sufrió en Lago Puelo el Presidente de la Nación Alberto Fernández, pero también rechazó los allanamientos llevados adelante por el ministro de Seguridad Federico Massoni.

“Repudio cualquier hecho de violencia, por eso repudio las dos cosas”, dijo Capón, quien afirmó que Massoni “criminaliza la protesta y los estatales de Chubut lo sabemos hace tiempo”.

Fuente: Radio Chubut

Dijo que desde su espacio están preocupados porque el Ministro de Seguridad del Chubut, Federico Massoni, “insiste en estigmatizar a los sectores más postergados de nuestra sociedad que son esas personas que tienen una situación precaria e inestable de sus tierras y quedan a merced de poder ser echados por grupos de delincuentes o por el propio Estado a través de desalojos”.

Remarcó que ellos hablan de una “gestión social de la seguridad democrática” porque abarca un amplia abanico de situaciones de inseguridad.

La concejala Flores Torres recordó que Massoni viene ocupando cargos desde el 7 de septiembre de 2015 cuando el Gobernador del Chubut era Martin Buzzi y resaltó que ya por aquellas épocas anunciaba que en 90 días iba a presentar un plan para erradicar las cuestiones que en la actualidad menciona.

“En septiembre del año 2015 hacía declaraciones polémicas como las que hace ahora”, agregó.

Continúo recordando que luego Federico Massoni, “en el medio de este festival de renuncias y acomodamientos que es el Gobierno de Arcioni”, fue nuevamente nombrado en un cargo del Gobierno Provincial.

“Primero el 19 de enero de 2018 asumió un cargo del que luego lo echaron en el medio de una polémica, pero finalmente retornó el 10 de diciembre del 2019”, recordó la concejala.

“Hace 5 años que Massoni ocupa cargos y no ha hecho nada para erradicar los problemas de inseguridad en la provincia”, dijo Mariela Flores Torres.

Dijo que lo único que hizo el Ministro de Seguridad de la provincia fue “seguir profundizando la estigmatización de los sectores más postergados”.

“Ahora dice que desde el Gobierno quieren pegarle una trompada de frente a la droga y a los únicos que le están pegando es a los pibes de los barrios y a la gente trabajadora que además criminaliza”, agregó.

La concejala opositora finalizó diciendo que “Massoni no tiene ningún plan y recurre a la improvisación”, recordando que tiene un pedido de juicio político, muchos pedidos de informes y más de 140 pedidos de renuncia de parte de organizaciones de Derechos Humanos de todo el país.

“En 5 años no generó ningún resultado positivo”, finalizó.

Como también se dejó en evidencia con la llegada del ministro de Educación de nación Nicolás Trotta los primeros días de febrero de este año, Chubut dista mucho de ser una provincia que pueda garantizar seguridad a un dignatario y así se dejó por sentado este sábado por la mañana, con la concurrencia del Presidente de la nación a Lago Puelo, que estuvo motivada por los estragos naturales que ocasionaron los incendios en la región.

La visita de Alberto Fernandez tenía como finalidad la firma de convenios con autoridades provinciales como el gobernador Mariano Arcioni, a efectos de reforzar un vínculo de colaboración para encarar los desastres provocados por los incendios forestales en la comarca andina de la Patagonia.

Ni bien el helicóptero presidencial aterrizó en las inmediaciones del centro cultural de Lago Puelo, los manifestantes anti-mineros se hicieron presentes y fue entonces que se produjeron las rispideces, donde en medio de pedradas y golpes de puño, rompieron las ventanas de la combi que transportaría al presidente para su recorrido por la región afectada y por un pelo, el primer mandatario no fue herido… aunque se dice que un miembro de su gabinete de asesores recibió golpes por parte del grupo activista.

El ministro de Seguridad Federico Massoni nuevamente dio la noticia con su inoperancia vehemente y lejos de dar un paso al costado como cualquier funcionario racional, salió a responsabilizar a las autoridades nacionales de lo que había pasado lavándose olímpicamente las manos acorde a su histriónico narcisismo exacerbado.

Massoni cuenta en el historial de su gestión con despilfarros inauditos de las arcas provinciales para la creación de unidades especiales policiales como el GRIM, GIR, aprovisionamiento de costosas armas de puño para el GEOP, ingreso por planta política de una gran cantidad de obsecuentes en oficinas nuevas de “INTELIGENCIA” que cobran una fortuna y además con bonos dinerarios de hasta $20 mil más, mientras el resto de la administración percibe sueldos con tres meses de atraso; sin embargo, cuando ha tenido que demostrar todo ese aparato de seguridad estatal para la protección de dignatarios nacionales o visitantes VIP como en este caso es nada mas y nada menos que el Presidente de la Nación, ha hecho más aguas que aciertos teniendo en cuenta toda parafernalia en la que se invirtió.

Lejos de eso, pareciera que la gestión del ministerio de Seguridad de la provincia del Chubut es mucho más eficaz (y hasta por ahí nomás) persiguiendo carteristas, “tranzas”, “descuidistas” y “chorros” de poca monta que persiguiendo narcotraficantes avezados o cuidando dignatarios nacionales que es donde realmente se ve de qué madera está hecho un ministro.

Alrededor de las 17 horas salió junto a la cuestionada alta cúpula policial por conferencia de prensa en la sala de situación de Jefatura de Policía; desencajado, ceño fruncido, movimientos motrices bruscos y denotando una imagen de impotencia sobre lo que había pasado y preocupación por su futuro; pero lejos de hacer una autocrítica, reconocer el fracaso rotundo de su gestión como bien se pudo ver este sábado y dar un paso al costado, (actitud que hubiera sido reconocida por este medio como un acto de dignidad, por lo menos) redobló la apuesta y buscó hacer la típica jugada del “discurso para la gilada” de la que tan hartos estamos todos los chubutenses de los políticos.

La excusa se basó en echarle la culpa de todo lo que sucedió a “Casa Militar” (organismo encargado de la custodia presidencial), justificándose en que supuestamente, la custodia del mandatario hizo un “cambio brusco de itinerario” del que el Ministerio de Seguridad provincial “no estaba enterado”, cabe preguntarnos entonces: ¿Cómo sabían los activistas de que Alberto Fernandez iba a estar en el centro cultural de Lago Puelo? ¿Tienen más información los manifestantes que el ministro de Seguridad? Si es así, más que justificada hubiera estado su renuncia al frente de la cartilla de Seguridad de la provincia, pues se trataría de una prueba palmaria de la falta de idoneidad tanto de Massoni como de su gabinete en ese organismo.

Si bien la custodia presidencial dejaba muchísimo que desear (cinco uniformados de la policía federal y por lo menos 3 miembros civiles de la AFI), la presencia del Ministerio de Seguridad y de la Policía de Chubut fue casi nula y se redujo a un puñado de efectivos civiles de la brigada de investigaciones y personal de APSV.

Recordemos que en casos de visitas presidenciales un organismo al frente de la seguridad provincial está compelido con un deber de colaboración exhaustiva a los efectos de proteger la integridad física del presidente, pero eso no ocurrió aquí.

Restaría esperar novedades sobre la permanencia de Massoni en su cargo luego de éste bochornoso hecho; hasta el momento el futuro del ministro de Seguridad en el Gobierno sería equiparable a caminar sobre los bordes de un andamio a gran altura, pero habría que ver cuáles son las decisiones del titular del poder ejecutivo de la provincia Mariano Arcioni.
Sin dudas, la mejor noticia con la que nos podríamos despertar los chubutenses sería la renuncia de ambos, tanto de Massoni como de Arcioni; considerados los precursores de todos los males de nuestra querida provincia… el sol brillará mucho más ese día…

Los diputados Andrea Aguilera y Manuel Pagliaroni presentaron un proyecto por el cual solicitan información al ministro de Seguridad, Federico Massoni, respecto de los campamentos de ingreso a los aspirantes a Agentes de la fuerza de seguridad.

Entre los fundamentos del pedido de informes los diputados dicen que “este tipo de violencia no solo sucede y hemos sido testigos de ello, desde las fuerzas de seguridad hacia los ciudadanos, sino que también se da hacia adentro de la propia fuerza”, aclarando que “entendemos a estos no como una tendencia sino como casos aislados pero que, como tal, requieren especial atención por parte de la autoridad competente a fin de eliminar dichos comportamientos”

Aguilera y Pagliaroni establecen que “la Policía reúne aspirantes a formar parte de las filas de la fuerza, siendo uno de los primeros pasos para lograrlo la realización de los procedimientos de preparación de los que participan aspirantes a agentes de policía y se sigue el protocolo de selección”.

También remarcan en los fundamentos del pedido de informe que “surge de denuncias públicas de participantes de estos campamentos, acontecimientos vinculados al abuso de autoridad y evidente violencia que se propicia en contra de los aspirantes. Entre los relatos de los denunciantes se pueden identificar el ejercicio discriminatorio hacia las personas por su género, conformación física o bien por su nombre; además de llevar adelante un entrenamiento que, lejos de parecer útil para poner a prueba o dar a conocer las exigencias de la fuerza, parece ser la inducción a una lesión por parte de los participantes”

En este contexto, los diputados provinciales de la UCR solicitaron al ministro de Seguridad Massoni los siguientes puntos: Marco general de procedimientos que se llevan adelante en la organización y ejecución de los Campamentos de Formación, detallando los objetivos y propósito; procedimientos para prevenir actos de violencia o abuso de autoridad; información sobre si se encontraba en conocimiento de los acontecimientos denunciados y cuales fueron las medidas adoptadas; capacitación de los agentes en materia de violencia y por último, medidas correctivas o investigativas realizadas por el Ministerio.

Con seis policías imputados, la mayoría de “encubrimiento”, llega a la Justicia el caso del albañil que el año pasado en el barrio INTA de Trelew fue baleado en la cara por un efectivo de la Guardia de Infantería, en un confuso operativo liderado por el polémico ministro de Seguridad Federico Massoni. Lo sorprendente de este proceso es que en la defensa de los implicados va a estar el abogado Rodrigo Miquelarena, quien sería sobrino del procurador General de la provincia Jorge Miquelarena, el jefe del fiscal que los tendrá que acusar y llevarlos a juicio.

Con este contexto, ¿es creíble lo que se va a hacer? ¿No debería haber un planteo ante la sospecha de parcialidad del representante del Ministerio Publico Fiscal? Esto pasa acá en Chubut nomás.

Para colmo, el otro letrado que defenderá a los policías, es Sebastián Castro, el abogado de Massoni, que a su vez es funcionario en el Ministerio que dirige Massoni, y que ya ha sido denunciado penalmente por estas incursiones que podrían terminar siendo delictivas al ser incompatibles con la función pública que desempeña.

Castro y Miquelarena defienden a los policías José Roberts, Carlos Javier Villagra, Ivana Soledad Davies, Sonia Adriana Figueroa, Fabio Damián Herrera y Pedro Flores y se podría sospechar que ya tienen el éxito asegurado ante un Gabriel Fredes que quiere que en su caso haya justicia.

Fredes la noche del 14 de junio del 2020 salió de su casa a cerrar el portón para evitar que su perro se escapara a la calle y terminó herido en el rostro con una bala de goma que le dispararon desde un minibús de la policía del Chubut que luego se fue del lugar sin que ninguno de sus tripulantes descendiera del mismo para constatar si Fredes necesitaba asistencia médica.

El hecho ocurrió en un confuso operativo del que participó también el ministro Massoni, el jefe de Policía Miguel Gómez y su hermano Paulino Gómez, que es director de Seguridad. Justamente Fredes recuerda haberlo visto a Massoni en una camioneta que se detuvo detrás del minibús desde el que le dispararon y que también se alejó del lugar cuando a él lo hirieron.

Vale recordar que el controversial funcionario en aquellos días negó haber visto algo de lo sucedido, en las entrevistas que algunos medios de prensa le hicieron poniendo en evidencia notorias contradicciones entre lo que él afirmaba y lo que decían los Gómez para –de alguna manera—intentar justificar la razón de ese disparo que casi le vuela un ojo al albañil Fredes.

Hoy, los policías que son llevados ante la Justicia están imputados en su gran mayoría de no haber denunciado el hecho, de encubrir al que efectuó el disparo porque –aparentemente—todos negarían tener conocimiento de lo ocurrido pese a haber estado en el lugar participando del violento procedimiento.

Fredes y su familia no solo la pasaron mal aquella noche en que lo hirieron sino también los días subsiguientes en los que fueron víctimas de un verdadero hostigamiento por parte los policías comandados por Miguel Gómez y su hermano Paulino. Hasta le hicieron un allanamiento “trucho” en su casa buscando un arma inexistente y a un supuesto prófugo de la Justicia que no vivía ahí.

En esa ocasión a Fredes y los suyos los tiraron al piso, los maltrataron y les rompieron la vivienda, en un hecho digno de desquiciados que él posteriormente denunció en la fiscalía. Por ese caso hasta la actualidad no hay ningún responsable y nadie se ha hecho cargo ni siquiera de los daños que le hicieron en su domicilio.

La audiencia de apertura de investigación contra los policías se haría este viernes a partir de las once de la mañana en la Oficina Judicial de Trelew en un proceso en el que el polémico Massoni podría tener que declarar como testigo. Como también los Gómez, el jefe de Policía y su hermano.