Tag

Massoni

Browsing

Tras aquel polémico desalojo de la ruta 3 por el que fue denunciado ante la Justicia Federal y la conferencia de prensa llena de falacias que dio después, Massoni no volvió a aparecer en los medios de difusión de la zona. Lo que no se sabe fehacientemente es si adoptó esa actitud de manera voluntaria o si se la ordenaron. Ni sus secuaces de la Jefatura de Policía han aparecido.

Algunos que tienen contactos con el poder político de la provincia sostienen que lo de Massoni fue salir de la “línea de fuego” en una semana en la que “todos le pegaron” por entrometerse en un asunto federal cuando fue con la policía el fin de semana pasado a desalojar a unos manifestantes, que haciendo “un piquete” protestaban contra la megaminería en Chubut el acceso norte de Trelew.

Hay que ver qué va a decir en la Justicia Federal cuando sea citado por ese hecho. Ahí tendrá que contar quién autorizó que él y sus policías hicieran el desalojo, por ejemplo, siendo que la orden debía ejecutarla la Gendarmería.

No están errados aquellos que dicen que Massoni podría terminar siendo procesado por abuso de autoridad, por ejemplo, o por violación de los deberes de funcionario público. Aunque eso en esta sociedad rara vez ocurre.

En cuanto a los rumores que lo ubican al polémico ministro como “un eventual echado” del Gobierno se vienen escuchando desde que nos hizo creer a todos los chubutenses que había enfermado de Covid; desde fines del año pasado y en los últimos días se han vuelto a intensificar. Coincidentemente con la desaparición de Massoni de los medios.

Una vez más el devaluado ministro de Seguridad de la provincia cayó en la mentira fácil y el doble discurso en esa conferencia de prensa que dio en Rawson para hablar del desalojo de la ruta 3 de los manifestantes contra la megaminería en Chubut. Massoni dentro de poco tiempo va a tener a media Jefatura de Policía denunciada y encausada por utilizar al Estado para cometer graves delitos contra la ciudadanía y sigue hablando de cumplir con la Ley, de paz social, y de democracia.

¿Qué valores tendrán estas palabras para él? ¿Qué entenderá Massoni por Ley, orden y Justicia? Cuando haciendo las payasadas que hace para atraer la atención de la gente, entra a propiedades privadas sin orden de un juez al momento en que las están allanando, poniendo incluso en riesgo la finalidad de la diligencia procesal y exponiéndola a que sea declarada nula.

O cuando revisa bolsos en la vía pública sin tener autorización para hacerlo, o cuando interroga a demorados, sabiendo que eso únicamente se debe hacer delante de un juez y no él, sino un fiscal.

Habla de paz social y él la altera protegiendo a un sinvergüenza, a un sujeto que tiene relación con un narcotraficante condenado por la Justicia Federal y que si se respetara el reglamento policial, la Ley Orgánica de la fuerza; no debería haber sido nombrado nunca como subjefe de la institución, manchando el uniforme y haciéndole perder prestigio a la repartición.

Massoni en esa conferencia habló de que hubo camioneros que sufrieron robos y nadie de los “periodistas” que supuestamente cubrían el encuentro fue capaz de pedirle detalles de los hechos, cuántos fueron y en qué comisarías se denunciaron. ¿Por qué nadie le preguntó? Porque en realidad no hubo denuncia de ningún ilícito de esas características, simplemente, porque no ocurrieron los robos que dice Massoni.

En las redes sociales ya toman con sorna las manifestaciones del ministro. En realidad con indignación e impotencia ante tal caradurez que atenta contra la inteligencia del pueblo.

El comunicado de la Asamblea por el Agua de Comodoro Rivadavia exigió la libertad a los detenidos de esta madrugada en un operativo encabezado por el ministro de Seguridad de la provincia, Federico Massoni.

“Nos solidarizamos con las acciones de lucha llevadas adelante en la provincia a favor de la Iniciativa Popular: con los cortes de Ruta 3 en Trelew y con la toma del municipio de Esquel que se sostuvieron ininterrumpidamente desde el jueves 6 y con la toma del municipio de Trevelin que se realizó el mismo día de la sesión y con el corte de Ruta 40”, indica el texto.

Llamaron a organizar el rechazo al tratamiento “nefasto” de la Iniciativa Popular por parte de la Legislatura provincial, que “en forma escandalosa desechó la Iniciativa que recoge el mandato de más de 30.000 chubutenses y todo un movimiento de lucha que desde hace 18 años dice no a la megaminería”.

Por ello, “repudiamos a los legisladores que ningunearon a las asambleas durante los 5 meses que llevaba cajoneado nuestro proyecto, no dando lugar a defenderlo. Personajes nefastos y corruptos como López o Cigudosa no representan los intereses del pueblo, y fueron quienes junto con las abstenciones del radicalismo cooperaron para descartar nuestra Iniciativa”.

Desde la Asamblea por el Agua reafirmaron el reclamo de la aprobación inmediata y sin modificaciones de la Iniciativa Popular. “No olvidamos que es esta misma casta comandada por las multinacionales la que descarta nuevamente de manera escandalosa nuestra IP”, argumentaron en el comunicado.

“Basta de la criminalización de la lucha y los intentos para demonizar el movimiento. No nos van a amedrentar. Advertimos los intentos por tercerizar la represión en manos de patota, como ha sucedido en 2019 en ruta 3 y 26” para desalojar el corte de ruta estatal en Comodoro.

Advirtieron además de un posible desalojo en Ruta 3 “en manos de una patota de Camioneros que se encuentra apostada cerca del lugar. Esto nada tiene que ver con los verdaderos trabajadores camioneros que se solidarizan con los cortes, con saludos y hasta con alimentos”.

En este contexto, “llamamos a redoblar la movilización y cortes de ruta hasta conquistar la IP, que se retire el proyecto de zonificación y que ninguna causa judicial recaiga sobre compañeros”, concluye el comunicado.

Si no hubiera sido por las investigaciones de las autoridades de la provincia de Santa Cruz que indicaban al cabo Gabriel Pérez como autor de un delito de robo, éste todavía seguía trabajando en la fuerza sin que el ministro de Seguridad se mosquee; pero como fue otra provincia la que descubrió la clase de gente que tiene Massoni en su Policía, éste salió la semana pasada a abrir el paraguas y echarle la culpa a todo el mundo de la corrupción que tiene en su propio equipo, como siempre hace.

Como si fuera poco, salió calificando a la Policía del Chubut en una conferencia como “sana y limpia”, mientras a su lado lo escuchaba un delincuente como Néstor “el tero” Gómez Ocampo, nada menos que el subjefe de Policía, quién tiene vínculos con el narcotraficante Omar “el cura” Segundo.

Massoni y el jefe de Policía Miguel Gómez salieron a mentir descaradamente afirmando que Pérez había ingresado a la policía en el 2003 por tener contactos políticos con Gustavo Mac Karthy, sin embargo… y a las pruebas nos remitimos, todo resultó que no solo McCarthy no tuvo nada que ver con la designación del, hoy ex – policía, sino que además, Pérez fue designado en el 2009 por el gobierno de Das Neves.

12 años estuvo vistiendo el uniforme Gabriel Pérez, quién fue designado en el decreto “397” del año 2009, y contando desde que asumió Massoni en el gobierno hasta hace una semana donde el ministro “se enteró” de que era un delincuente, pasaron alrededor de 6 años.

Massoni asumió como secretario de Seguridad provincial en el mandato de Martín Buzzi, allá por el año 2015, luego de una nefasta gestión como subsecretario de Obras públicas de Trelew, donde se especula que habría hecho desaparecer inmensurables fortunas de dinero que iban dirigidas al mantenimiento y a la compra de máquinas especiales para la obra pública de la ciudad del valle, que por supuesto nunca existieron.

Massoni extendía su mano para jurar como secretario de Seguridad y al mismo tiempo Pérez, portaba chapa y pistola en las calles junto a sus camaradas.

Los años posteriores, Pérez se habría dedicado a delinquir mientras se desempeñaba en la fuerza; pero lo vienen a expulsar de la misma cuando salió a la luz su doble vida gracias a la provincia de Santa Cruz, ahí recién se activaron todos los mecanismos del Estado para poder quitar al efectivo de la fuerza, mientras tanto el individuo presuntamente hasta robaba armas, como por ejemplo pistolas 9 milímetros y hasta una de calibre 11.25 (arma de gran poder), en palabras del ministro, quien confesó que sabía que Pérez venía cometiendo delitos.

La cuestión se pone muy interesante si nos ponemos a indagar más en el tema y descubrimos que Massoni, en su conglomerado de dependencias cuanta con la “Dirección de Asuntos Internos”, que aunque les parezca mentira está conformada por policías, sí, son policías que investigan a otros policías; según nos dicen, los de “asuntos internos” comen asado los sábados con los policías que deben investigar los lunes.

Se le había ocurrido a algún lúcido (de los pocos que quedan en el gobierno), conformar “Asuntos Internos” por personal que nada tenga que ver con la fuerza (se entiende que si van a investigar policías, los investigadores no deberían formar parte de la fuerza, por una cuestión de objetividad en las averiguaciones), se había hablado de abogados en un primer momento, algo que parecía brillante, porque realmente iba a existir un verdadero sistema de control sobre los funcionarios policiales, pero Massoni quiso conformarla por efectivos, fruto de ello tenemos comisarios de “Asuntos Internos” que hasta bromean con los investigados en un “meeting” de sábado por la noche, diciéndoles “pórtate bien que te tengo que vigilar eh jajaja”.

Si tenemos en cuenta este tipo de “magníficas” creaciones, ¿Nos sorprendería pensar que Gabriel Pérez habría estado todos estos años cometiendo delitos bajo la protección de Massoni y al verse el ministro sin salida de un papelón manifiesto como lo fue este caso, eligió prenderlo fuego a Pérez? Algo que da realmente en que pensar.

¿Qué hizo Massoni para desligarse de este bochorno que lo deja muy mal parado no solamente a él sino a la Policía de la provincia? Fiel a su estilo, se puso a inventar culpables, ahora se la agarró con Mac Karthy, y todo tendría una explicación: supuestamente según nos cuentan la difamación que hizo Massoni en contra del ex – intendente de Trelew, se debió a una jugada política para ensuciar su imagen en caso de que sea potencial rival electoral para el ministro de Seguridad en alguna candidatura política.

Entonces, con la cara más dura que el “adamantium”, Massoni salió a hacer lo que se le ha hecho una costumbre patológica (tanto en la función pública como en la vida privada según nos dicen), mentir: salió a decir que “Pérez había sido ingresado por Mac Karthy a la Policía porque aquél era bueno jugando al futbol en el club Racing”, algo totalmente incomprobable… porque obviamente es una mentira; pero le sirvió al ministro de Seguridad para convencer a los tontos que lo siguen en las redes, quienes lo votarían no por como desarrolla su gestión, ¡No! ¿Cómo van a hacer eso? sino por como entrena sus músculos… algo que nos dice mucho acerca del nivel cultural e intelectual de algunos chubutenses.

Por supuesto, que tal caterva de idiotas con un voto en la mano son un verdadero peligro para la sociedad, porque por ellos fueran tendríamos a Massoni como gobernador; pero como son solo un puñado de embajadores de la imbecilidad, no debemos preocuparnos… confiamos en que el pueblo chubutense es inteligente y no cree las palabras de un personaje tan “fantasmagórico” como Massoni, que rodeado de corruptos en su equipo, tiene la suficiente fortaleza en sus músculos faciales como para salir a declarar que tiene una “Policía sana y limpia”.

En conclusión, le echó la culpa a Gustavo Mac Karthy, a los jueces y dios maría santísima; alégrese querido lector, que usted muy probablemente no lo tenía de contactos al cabo Pérez en Facebook, porque seguramente el ministro también le hubiese echado la culpa a usted.

A lo largo de dos jornadas, el Consejo de la Magistratura sesionó la semana pasada en el Hotel Libertador de la ciudad de Trelew, abordando un extenso temario que incluyó la desestimación y el correspondiente archivo de cinco denuncias, el sorteo de comisiones para evaluar dos denuncias nuevas, el llamado a concurso para cubrir 11 cargos, y la realización de dos concursos para cargos de jueces.

Dentro de las cinco denuncias desestimadas contra un juez, la Magistratura rechazó la acusación formulada por el ministro de Seguridad, Federico Massoni, contra la magistrada Fernanda Révori por «mal desempeño y desconocimiento inexcusable del Derecho» y por «presuntos actos de manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones», al no permitir la detención de tres sujetos que habrían agredido al personal policial en ocasión de un operativo de control de abigeato ocurrido en Cholila en el pasado mes de febrero.

Cobertura de cargos vacantes

Uno de los puntos centrales, que fueron destacados desde el Poder Judicial debido a la necesidad de dar cobertura a una gran cantidad de vacantes, fue la convocatoria para la realización de los concursos destinados a cubrir un total de 11 cargos: seis cargos de Juez/a Penales, uno para la ciudad de Sarmiento, uno para la ciudad de Trelew, dos cargos para la ciudad de Comodoro Rivadavia y dos cargos para la ciudad de Puerto Madryn; tres cargos de Juez/a de Cámara Civil, dos para la ciudad de Comodoro Rivadavia y un cargo para la ciudad de Trelew; un cargo para Defensor Civil y Penal, para la ciudad de Lago Puelo, y un cargo de Fiscal General para la ciudad de Rawson.

Por otra parte, en la sesión se llevaron adelante dos concursos, uno para el cargo de Juez de Ejecución para la ciudad de Rawson, en el que fue seleccionada Nancy Noemí Arnaudo; y otro para el cargo de Juez Laboral N° 3, para la ciudad de Puerto Madryn, que tuvo tres concursantes, pero sin embargo fue declarado desierto y se dispuso una nueva convocatoria.

Cinco denuncias

En otro orden, se analizaron las conclusiones de las comisiones de admisibilidad de cinco denuncias, y en todos los casos, se aprobó que sean desestimadas y archivadas. Los cinco casos fueron la denuncia N° 6/21 «Gabriel Alberto Letaif s/ Denuncia contra los Fiscales Dres. María Alejandra Hernández, Andrea Viviana Vázquez y Lorenzo Fidel González»; la denuncia N° 02/21 «Olga Edith Canupan s/ Denuncia contra Jueza Penal de la ciudad de Comodoro Rivadavia, Dra. Mónica García»; la denuncia N° 13/20 «Guillermo Iglesias contra Jueza de Garantías de Comodoro Rivadavia, Mónica Cecilia García”; la denuncia N° 12/20 “Soledad Palmero contra Jueza Familia N° 1 de Comodoro Rivadavia, María Marta Nieto”; la denuncia N° 03/21 «Ministro de Seguridad de la Provincia, Federico Massoni s/ Denuncia contra Jueza Penal de la ciudad de Esquel, Dra. Alicia Fernanda Revori».

Comisiones de admisibilidad

El Consejo también llevó a cabo el sorteo de las comisiones de admisibilidad para dos denuncias: la N° 04/21CM, caratulada «Funcionarios policiales Cabo Julio Manuel Ramírez y Walter Gutiérrez s/ denuncia contra Juez de Paz Titular de la localidad de Corcovado, Sr. Mario Baigorria”, que quedó conformada por los Consejeros/as: De Felice, Malerba, Torrijos y Jacobsen.
Y también en la denuncia presentada por la «Sra. Mariela Claudia Cabral, s/ denuncia contra Asesora de Familia de Comodoro Rivadavia, Dra. Patricia Alejandra Fernández», la comisión de admisibilidad quedó conformada por los Consejeros: De Felice, Malerba, Pacheco y Fourgeaux.

Respecto al trabajo de las comisiones de evaluación, se aprobó de manera satisfactoria el desempeño de la Jueza de Paz Suplente Primero de Gobernador Costa, Nabila Urra Camarda; así como también se aprobó de manera favorable el desempeño de la Dra. Lilian Cecilia Borquez, Defensora Penal de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en sus tres primeros años de función.
Otro de los puntos abordados en Trelew fueron las Designaciones de los Magistrados/as que obtuvieron Acuerdo Legislativo, esto es: Cristian Adrián Félix Olazábal, como Fiscal General para la ciudad de Comodoro Rivadavia; Rita Susana Barrionuevo, como Fiscal General para la ciudad de Sarmiento; Gustavo Andrés Núñez, como Fiscal General de la ciudad de Trelew; Daniel Edgardo Manse, como Juez de Familia, para la ciudad de Trelew; e Ivana Wolansky, como Jueza de Familia, para la ciudad de Trelew.

Asimismo, sostiene, alarmantemente, que “representa un peligro para la sociedad” y mucho más porque se trata de un funcionario que tiene a su cargo la seguridad de una provincia. Pero, ¿qué es ser un psicópata y cómo se manifiesta esta patología?

Los libros están repletos de definiciones que clarifican al lector sobre las características de una persona que padece esta enfermedad y el mal que puede provocar a quienes la rodean. Una de esas explicaciones dice: “Los psicópatas son personas que pueden cometer actos delictivos muy graves sin mostrar ningún tipo de sentimiento de culpa. Engañan, hieren y manipulan para lograr todo aquello que se proponen”.

Otra definición sostiene: “La psicopatía es una alteración de la personalidad caracterizada por el narcisismo, la impulsividad y las conductas de control y manipulación”.

Pero, ¿qué sucede cuando el psicópata es el que gobierna, dirige o manda? Ahí se está ante un gran problema que merece un tratamiento inmediato de los organismos de control, que en nuestro caso sería la Legislatura, los diputados provinciales. Ellos en pos del bienestar general deberían actuar rápidamente, disponiendo medidas que, de confirmarse la psicopatía del funcionario, tiendan a separarlo inmediatamente del cargo público.

El disparador de todo esto ha sido lo que dijo la semana pasada el periodista Juan D´Anverd, al entrevistar en su programa de la Radio Brava FM 94.9 de Puerto Madryn a Darío Fernández, dueño de este portal de noticias.

En un momento de ese reportaje D´Anverd realizó la siguiente afirmación, refiriéndose al ministro de Seguridad de la provincia Federico Massoni: “Es un psicópata. Para mí es un psicópata. Yo, aparte de ser locutor y periodista, soy especialista en grafología forense y criminología y he estudiado el perfil de él y es un psicópata. Y representa un peligro realmente muy importante”, aseguró.

“Y esto lo digo con conocimiento profesional: me he tomado el trabajo de analizar entrevistas, declaraciones, videos, fotos, todo, y realmente le da un grado de psicopatía que es muy alarmante”, denunció. Y agregó luego. “Ni el gobernador (Mariano Arcioni), ni nadie, se da cuenta de esta patología y que representa un peligro para la sociedad tener a un psicópata como ministro de Seguridad”.

Así se refirió a Massoni, Juan D Anvers de “Radio Brava” FM 94.9 en su programa “Nada que perder”, durante la entrevista en la que Darío Fernández, el dueño y director de Cholila Online no calló nada (Ver aparte).

Pero, no es la única ocasión en la que alguien que tiene repercusión en la sociedad se refiere de esta manera al ministro de Seguridad: en Comodoro, una jueza que le prohibió entrar a los allanamientos sin autorización judicial, (practica que venía llevando adelante impunemente) ya había criticado el año pasado algo del comportamiento de Massoni.

También la abogada Cinthya Castro, en un portal de noticias de aquella ciudad habló del “histrionismo” de este hombre.

“La gran finalidad de una persona histriónica es no pasar inadvertida, causar sensación allá por donde vaya. Depende en exceso de experimentar la vivencia de ser importante. Los histriónicos están obsesionados con llamar la atención, al punto de que se encuentran aburridos cuando están solos. Son expertos en la teatralidad, en la manera de convertir un hecho trivial en un acontecimiento enormemente relevante con sus tergiversaciones. “Inflan” las historias para así ganarse la atención de los demás”, transcribía la doctora Castro, refiriéndose a una conducta no tan grave como la psicopatía del ministro Massoni.

No es algo irrelevante lo que acá se está denunciando, y lo que debe esperarse es que las autoridades que tienen que interesarse en el asunto estén a la altura de las circunstancias, dejando de lado afinidades políticas o alguna relación amistosa. El que alguien que detenta poder, como Massoni, sea señalado como un psicópata es gravísimo. Y más aún, en una sociedad colerizada como la de Chubut

A todo esto y tal como lo venimos anticipando desde comienzos de este año, Massoni ha puesto en marcha su “operativo clamor” y ya se empezó a notar en algunos comunicadores del Valle que se han encolumnado detrás de la candidatura a senador el polémico funcionario “pro-megamineria” de Arcioni. Lógicamente, a cambio de plata fresca sacada de los fondos públicos que el rápido de Massoni ya andaría repartiendo.

Massoni ya ha armado todo para ir como candidato dentro del CHUSOTO, increíblemente, la fuerza política fundada por el extinto Mario Das Neves que a él no lo podía ni ver y al que Massoni –a poco de su fallecimiento— le allanó la casa.

Fue cuando la causa El Embrujo empezaba a perfilarse con las primeras medidas dispuestas desde la Justicia, que involucraron incluso las primeras detenciones.

Ahora Massoni busca que ahí le den cabida para ir por ese partido a pelear con otros candidatos la senaduría por Chubut, en una caradurezca actitud que si uno la hubiese pensado no lo hubiera creído en aquella ocasión cuando este personaje se hacía sacar fotos por la prensa entrando a la casa de la familia Das Neves sin autorización judicial y mucho menos de los propietarios del lugar.

La idea es que el común de la gente, la ciudadanía chubutense, piense que a él lo convocan no que anda mendigando la posibilidad de que alguna de las fuerzas políticas de la provincia lo lleve como candidato. Dentro de poco, vuelven las pintadas de Massoni 2021 hechas “por planeros”, como dice él, que mantiene en la órbita del Ministerio de Seguridad, lógicamente, pagándoles con fondos públicos.

Sin informarse bien –como ya es costumbre en él–, el ministro de Seguridad de Chubut salió a decir cualquier cosa quejándose contra la Justicia de unos supuestos beneficios que les daban a los detenidos comodorenses y el jefe de la Alcaidía lo desmintió en declaraciones periodistas que hizo en una radio de la ciudad. “Acá no se trasladan a los presos para que hagan el amor”.

Horas atrás, Massoni había dicho públicamente que “existen móviles policiales que trasladan a los presos a sus casas para que vayan a hacer el amor”, en forma de queja ante medidas dispuestas por los jueces y desde Comodoro Rivadavia salieron a responderle inmediatamente que eso no sucede.

“Acá se ha tomado con mucha responsabilidad y mucho cuidado”, el movimiento de presos, aseguró el jefe de la Alcaidía petrolera Diego Ruhmling, en declaraciones que hizo este jueves a la mañana explicando de qué manera se llevan adelante esos beneficios para personas detenidas que ya se encuentran en la etapa final de su condena.

 

El controversial funcionario pro-minero de Arcioni continua con el doble discurso creyendo que la ciudadanía es idiota y encima desmemoriada. Él y el tristemente célebre “Tero” Gómez Ocampo, increíblemente aún subjefe de Policía, no asumen ni cuentan que ellos también se vienen beneficiando de la justicia que no mete presos a los delincuentes. Ambos tienen varias denuncias penales –y graves— a las que los fiscales mantienen “pisadas”, “cajoneadas”, evitando así que algún día deban dar explicaciones ante un juez o corran riesgo de ser llevados a juicio y terminen condenados.

Massoni reprueba de los otros lo que paradójicamente admite en silencio cuando él es el beneficiado. Cuando a él o a los suyos les conviene.

El otro día criticó a un ex funcionario que habría hecho entrar a la policía al ex cabo primero Gabriel Ernesto Pérez que hace poco fue echado de la fuerza y ahora está preso bajo sospecha de haber producido un robo millonario en un “Rapipago” de Santa Cruz. Pero son muchos los que se preguntan: si este hombre era tan villano como lo han pintado ¿Por qué no lo expulsaron antes de la institución? ¿Cómo llegó al grado de cabo primero entonces?

¿Tuvieron que esperar a que un juez ordenara su captura por el atraco del sur para hacerle firmar al gobernador su cesantía? ¿Habrá más Pérez ocultos entre los miles de integrantes de la policía del Chubut que por andar bien o ser amigos de los jefes están protegidos, gozan de impunidad?

Hace no mucho tiempo se lo criticó bastante al jefe de Policía Miguel Gómez porque sancionó con unos pocos días de arresto a una empleada policial que lleva años en la fuerza a quien ya han sindicado en varias causas federales como cómplice de algunos conocidos suyos e incluso familiares que están procesados y presos en caso de narcotráfico.

Dicen que estaría a punto de retirarse y que si la ley orgánica de la institución se cumpliera no podría hacerlo sin antes afrontar un sumario en el que podría correr la misma suerte de Pérez. Por eso es que Massoni miente cada vez que cree que la ciudadanía lo considera un “paladín de la justicia”.

El ex Intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, se refirió a los dichos del ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, en donde aseguró que fue Gustavo Mac Karthy quien “metió un delincuente a la fuerza policial”. “Rechazo las declaraciones de Massoni , desprestigiando el buen nombre de Gustavo y expreso el total respaldo del Partido Justicialista”, sostuvo.

En este sentido, señaló –a través de su cuenta oficial de Twitter-: “Qué bajo se puede caer con tal de buscar un lugar en un diario o un voto más”.

“Rechazo las declaraciones de Federico Massoni, desprestigiando el buen nombre de Gustavo Mac Karthy”.

Finalmente, Linares concluyó que “expreso el total respaldo del Partido Justicialista hacia Gustavo y su familia”.