Tag

Exportaciones

Browsing

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, dijo que si el precio de la carne sigue aumentando “no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones”.

En declaraciones radiales, la funcionaria señaló que “hay determinados incrementos o presiones de precios que, si seguimos viendo este tipo de comportamientos especulativos, no nos va a temblar el pulso a la hora de cerrar las exportaciones de carne”,

“Hay que entender que tenemos que tomar algunas medidas”, dijo Español. “No es lo mismo lo que sucede con los precios de los alimentos de góndolas que lo que sucede con los precios alimentos frescos. Por ejemplo, en frescos ha subido muchísimo más el año pasado y también este año, el precio de la carne”.

La funcionaria, que depende del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, enfatizó que “en un contexto así, la verdad que hay que avanzar con ciertas herramientas de la administración del Comercio de este tipo de productos. Medidas que pueden ser subas de retenciones, encajes, cupos. Es decir, hay medidas que se pueden tomar y que realmente se están evaluando”, consignó Infobae.

Español recordó que seguirá las conversaciones con representantes del sector cárnica, pero no descartó herramientas como suba de retenciones, imposición de encajes y cupos y hasta el cierre de las ventas al exterior para contener el avance de la inflación, luego de que entre diciembre de 2020 y febrero la inflación minorista acumuló un aumento del 12,1%, impulsada sobre todo por el aumento del precio de los alimentos. La inflación de marzo aún no fue difundida, pero economistas y consultoras la estiman nuevamente en torno e incluso por encima del 4%, lo que compromete seriamente el objetivo de inflación del presupuesto 2021, del 29% para todo el año.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ha dicho que la inflación cederá a un ritmo del 2% anual a partir de mayo, pero en la coalición oficialista hay cada vez mayor inquietud porque el aumento de los precios no pierde fuerza.

A raíz del nivel de precios y de la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos de la población, agravada además por el aumento del desempleo, en el primer trimestre del año el consumo de carne vacuna fue el mas bajo desde 2003. Segun precisó la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) entre enero y marzo el mercado interno demandó unas 527.300 toneladas de res con hueso, un 4,3% menos que en igual período de 2020. Fue así el nivel de consumo más bajo de los últimos 18 años. Otro informe señaló además que primera vez en 2020 el consumo interno de papa, con 52 kilos por habitante superó el consumo por habitante de carne vacuna.

Las exportaciones agrarias de Argentina generaron en marzo el ingreso de US$2.774 millones, un récord par los últimos 18 años, dijo el jueves la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC).

Las entidades, que representan el 40% de las exportaciones del país, explicaron que el monto representa un aumento del 53,22% respecto a febrero. En el primer trimestre del año se liquidaron divisas por US$6.724 millones.

«Fue gravitante el aumento sostenido de la demanda de alimentos en todo el mundo por el ingreso en la ‘nueva normalidad’ y por la búsqueda en todos los países por recomponer las existencias internas, incluso de reserva», dijo la Cámara.

El sector es la mayor fuente de dólares para Argentina, que necesita fortalecer sus reservas internacionales mientras el Gobierno intenta reactivar a la economía, fuertemente golpeada por una recesión de tres años y por la pandemia del COVID-19.

Argentina es el tercer exportador de maíz del mundo y el principal proveedor de alimentos para ganado de harina de soja, que se utiliza para engordar cerdos y aves de corral desde Europa hasta el sudeste asiático.

El banco central compró en marzo unos US$1.475 millones del mercado mayorista, en base a estimaciones de operadores y a datos de Reuters, el mayor volumen mensual desde noviembre de 2019.

El complejo oleaginoso-cerealero aportó en 2020 el 40,78 % del total de las exportaciones del país sudamericano, según datos del INDEC.

Fuente: América Economía

Las exportaciones de vinos fraccionados en febrero superaron en un 22,3% al mismo mes del año anterior, y estos envíos ya acumulan un aumento del 12% en el primer bimestre del año con respecto a igual periodo de 2020, según informaron desde el Instituto Nacional Vitivinícola (INV).

Según el estudio realizado por el Laboratorio Estadístico del INV, se destaca que crecieron todas las categorías, por tipo de vinos y envases y se advierte una buena recuperación de los espumantes luego de un año que estuvo complicado por la pandemia de Covid-19.

Durante febrero 2021 -precisó el informe- volvieron a crecer las exportaciones de vinos fraccionados superando en un 22,3% al mismo mes del año anterior, envíos que ya acumulan un aumento del 12% en los dos primeros meses del año con respecto a igual periodo de 2020.

«El resultado en valor FOB es positivo para los vinos fraccionados ya que en los dos primeros meses de 2021 alcanzaron los 110 millones de dólares que representa un aumento del 8,3% con respecto al año anterior”, comentó hoy presidente del INV Martín Hinojosa.

En cuanto a destinos, dijo que “Estados Unidos, Canadá, Brasil y Paraguay lideran este crecimiento en volumen y valor».

Hinojosa explicó que «las ventas argentinas de vinos a granel están sufriendo una caída por la falta de oferta exportable, con muy bajos stocks disponibles y a la espera de que estén disponibles los vinos de la nueva cosecha”.

Sin embargo, el directivo indicó que las exportaciones totales de vinos, tanto granel como fraccionados, “crecen en valor FOB casi un 2% impulsadas por el aumento de estos últimos que, en este momento, se han transformado en la locomotora del comercio exterior de la vitivinicultura de nuestro país».

Las exportaciones de cebada argentina a China llegarían a un récord de cerca de 1 millón de toneladas en el 2021, según fuentes del sector y datos comerciales, en momentos en que Pekín busca alternativas a su tradicional proveedor del grano, Australia, con el que mantiene un conflicto diplomático.

El salto sería desde las 300.000 toneladas de cebada forrajera argentina exportada a China el año pasado y demuestra cómo Argentina busca cubrir espacios antes ocupados por el grano australiano, luego de que Pekín aplicara en el 2020 una tasa del 80,5% a las compras de cebada del país oceánico.

Compañías agroexportadoras ya han presentado declaraciones juradas al Gobierno argentino por ventas por 1,1 millones de toneladas de cebada forrajera de la campaña 2020/21, cuya recolección finalizó hace unas semanas. Operadores dijeron que la mayoría de esos embarques van a ir a China.

«Está claro que este año todas las exportaciones de cebada de Argentina van a ir a China», dijo Agustín Baque, un operador internacional de cebada en el país sudamericano. «Estimo que en los próximos meses China comprará unas 400.000 toneladas adicionales», agregó.

Muchos de los embarques argentinos que comenzarán a ir a China antes tenían como destino a Arabia Saudita, que hasta el año pasado era el principal comprador del cereal del país latinoamericano y que ha comenzado a proveerse de cebada australiana.

China está importando grandes volúmenes de granos para usar como forraje para reconstruir sus diezmadas piaras como consecuencia de un brote de Fiebre Africana Porcina, en momentos en que sus reservas de maíz son bajas.

Una fuente en China cercana al comercio de granos dijo que se espera que Argentina exporte al menos 900.000 toneladas de cebada a China en el 2021.

«Las exportaciones de cebada de Argentina a China han crecido fuertemente y están en niveles récord», dijo una segunda fuente de China con conocimiento del comercio del grano, que agregó que estaba prevista la entrega de 500.000 toneladas de cebada de Argentina al gigante asiático entre febrero y marzo.

«El principal motivo sigue siendo cubrir el faltante dejado por la situación con la cebada australiana. A su vez, los precios domésticos del maíz son altos y las reservas limitadas», dijo la fuente, que pidió no ser nombrado debido a que no tiene permiso para conversar con medios.

Otros países beneficiados por la necesidad china de cebada son Francia, Canadá y Ucrania.

CARGAMENTOS PANAMAX

En Argentina, la siembra de la cebada comienza en junio y su cosecha finaliza en enero.

«China compró tres cargamentos (de barcos) Panamax, 60.000 toneladas cada uno, de Argentina para entrega en enero del 2022. Es una muy buena señal para productores de cebada porque muestra que la demanda china va estar muy activa en la próxima campaña» 2021/22, dijo Baque.

La titular de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca, Eugenia Rul, también cree que las perspectivas para el cereal son buenas, en parte gracias a los altos precios internacionales.

«Creemos que la demanda de China probablemente permanezca dinámica en tanto la situación con Australia continúe», señaló Rul.

COBERTURA CON CEBADA

Baque dijo que espera que Argentina produzca 4,2 millones de toneladas de cebada en la campaña 2021/22, desde los 3,8 millones recolectados en el ciclo 2020/21.

Agricultores argentinos podrían recortar hectáreas dedicadas al trigo en favor de cebada -cultivos que compiten por superficie- este año debido a la demanda china y a temores de una intervención estatal en el mercado de trigo, señalaron productores.

«La idea de usar cebada como una cobertura contra la incertidumbre en el mercado del trigo es algo que se está hablando, pero no sabemos qué tan grande será el traslado de hectáreas», dijo David Hughes, un productor agrícola de la provincia de Buenos Aires.

Fuente: Infobae

El Gobierno suspendió hoy las exportaciones de maíz, con el fin de dar prioridad al mercado interno en un momento del año en que la oferta de ese cereal empieza a escasear.

Así lo informó el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, en un comunicado. Se resolvió suspender en forma temporaria la registración de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el maíz cuya fecha de inicio de embarque sea anterior al primero de marzo de 2021.

Ese día se iniciará formalmente la nueva campaña 2020/21 del cereal, según estimaciones del mercado. Agricultura indicó que la decisión “se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación”.

Básicamente, se busca garantizar la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción.
Agricultura informó que hasta ahora se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20.

Ese nivel representa el 89% sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas.

Agricultura explicó la medida busca que “las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano, cuando la oferta de cereal tiende a escasear”.
“Eventualmente, y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro”, señaló la cartera conducida por Luis Basterra.

Fuente: Chubut para todos

Las exportaciones de Chubut, desde enero a septiembre de este año, sumaron USD 2.120 millones, registrando una caída del 32,20% con respecto a igual período de 2019. También las exportaciones catalogadas como de origen provincial disminuyeron: fueron de 1.495 millones de dólares, con una baja del 27,29% con respecto a igual período del año pasado.

Así lo detalla un informe sobre comercio exterior publicado por la Dirección de Estadísticas y Censos provincial, que también apunta una caída de las importaciones del orden del 57 % durante aquel mismo lapso, del cual dio cuenta el Diario El Chubut.

Esto refleja el fuerte impacto de la pandemia en la economía provincial, con un notorio descenso de las actividades productivas relacionadas con el comercio exterior. Se recuerda que hasta comienzos de año la provincia venía ocupando el cuarto lugar en materia de exportaciones.

Chubut exporta mariscos y pescados, aluminio, petróleo crudo, lanas procesadas y sucias, frutos de carozo y también productos industriales como bombas y motobombas. Los principales países de destino son Estados Unidos, China, España, Brasil y Japón. Además, en los últimos años ha crecido fuertemente la demanda de países como Vietnam y Tailandia.

Fuente: La Opinión Austral

 

Así lo anunció el MInisterio de Ciencia, Tecnología e Innovación, que detalló además que hay gestiones para realizar ventas a otros países del continente.

Un total de 7.000 determinaciones del test para la detección del coronavirus Neokit-Covid-19 será enviado a Panamá tras la firma del primer acuerdo para su exportación, informó hoy el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Ante el objetivo de ampliar la capacidad de respuesta del sistema de salud frente la pandemia de coronavirus, la empresa Neokit, -creada por investigadores del Instituto Milstein y el Laboratorio Pablo Cassará-, la compañía de tecnología de YPF y del Conicet, Y-TEC, firmaron el primer acuerdo para la exportación del test para la detección del Covid-19, señaló el ministerio.

El test se enmarca dentro de las acciones que desarrolla la “Unidad Coronavirus Covid-19” del Ministerio de Ciencia a cargo de Roberto Salvarezza.

De esta manera, “un desarrollo argentino se pone a disposición del combate de la pandemia en la región, reflejando el potencial del sistema científico y tecnológico local para insertarse en nuevos mercados”, indicó la información oficial.

El ministerio destalló que hay gestiones para expandir las ventas en diferentes países del continente, entre la que se destaca la reciente obtención del registro que habilita la comercialización en Canadá.

EL producto

El Neokit-Covid-19 es un test para la detección de coronavirus de alta confiabilidad, facilidad de uso, rapidez de diagnóstico y menor costo, producido en el país a través de un acuerdo entre Neokit e Y-TEC.

La producción y comercialización masiva del producto para cubrir de modo prioritario la demanda el sistema público de salud y los mercados privados de Argentina, comenzó hace un mes y, garantizada esa demanda, se pudo obtener el permiso de exportación por parte del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, mantuvo hoy una reunión virtual con el embajador en Brasil, Daniel Scioli, quien le expresó su “reconocimiento por la iniciativa de vanguardia ‘Espacio Vincular´ para promover las exportaciones”, con eje en el sector pesquero.

“Agradezco al gobierno de la provincia de Buenos Aires por esta primera ronda de comercio virtual con Brasil, en la que presentamos el programa para el sector de la pesca, que tiene mucha importancia en ciudades como Mar del Plata y Bahía Blanca”, sostuvo Scioli desde Brasilia, al cabo del encuentro con Kicillof .

El embajador destacó además “el apoyo de la Cancillería y la presencia del embajador Pablo Sívori (subsecretario de Promoción del Comercio e Inversiones del Ministerio de Relaciones Exteriores a cargo de Felipe Solá), con quien la Embajada trabaja en conjunto para apuntalar a nuestros exportadores”.

La provincia de Buenos Aires exporta productos como salmón, merluza y sardinas a Brasil. “En este momento es más importante que nunca acompañar a nuestros empresarios para que aumenten el volumen de sus exportaciones”, sostuvo Scioli.

“Espacio Vincular” es un ámbito de reuniones comerciales virtuales creado para potenciar las exportaciones bonaerenses, y brindarles a las empresas nuevas oportunidades de negocios en mercados vecinos, como Brasil, Uruguay y Chile, informó Télam.

Fue el tema de un encuentro del que participaron los titulares del Ministerio de Economía, Martín Guzmán; de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Felipe Solá, de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié.

El canciller Felipe Solá afirmó hoy que para el Gobierno nacional será un «tema central aumentar las exportaciones» en el nuevo escenario de pospandemia, para que el país «no repita el problema en la balanza de pagos» y evite de esa forma aumentar el endeudamiento por la necesidad de contar con dólares.

Así lo manifestó Solá tras concretarse la primera reunión de trabajo del gabinete de comercio exterior, en la cual se analizó cómo impactará la renegociación de la deuda externa en la balanza comercial del país y las herramientas disponibles para incrementar las exportaciones.

El encuentro -que marcó el inicio de reuniones ministeriales temáticas- estuvo encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y participaron los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, y Solá, se informo oficialmente esta tarde

También participaron de la reunión, que se desarrolló en el Salón de los Científicos de Casa de Gobierno, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco; y el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales de la Secretaría de Asuntos Estratégicos, Christian Asinelli.

Durante la reunión interministerial, se destacó la importancia de la renegociación de la deuda externa para equilibrar la balanza comercial del país, uno de los objetivos principales del gobierno, y se avanzó en la idea de reducir la importación de bienes e insumos en la medida que se logre la sustitución por producción local.

También se remarcó el posicionamiento estratégico de Argentina dentro del mercado internacional, potenciando la producción nacional y en la búsqueda de mercados para los productos argentinos, con una visión sostenible en materia ambiental.

En los primeros seis meses del año, el comercio internacional arrojó un superávit de US$ 8.097 millones, un 43% por encima de los US$ 5.635 millones de enero-junio del año pasado, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Pero de acuerdo a estimaciones privadas, la Argentina cerraría el año con un superávit comercial en torno a los US$ 18.000 millones, con una mejora del orden del 12% respecto a los US$ 15.990 millones de 2019, con un menor protagonismo de las exportaciones industriales y un incremento de los productos primarios.

Al respecto, el canciller Solá afirmó que «se realizó un repaso de todas las opciones de aumentos de exportaciones que tiene la Argentina y en los próximos encuentros cada ministro planteará las necesidades particulares y que sean trabajadas en este ámbito».

De acuerdo con lo consensuado en el encuentro, cada ministerio ahora tendrá la responsabilidad de asumir sus responsabilidades en la tarea de identificar todas las opciones a su alcance para el aumento de las exportaciones, según su área de acción.

«Hay que aumentar las exportaciones para que la Argentina no vuelva a tener el clásico problema de angustia o estrechamiento en la balanza de pagos de manera que crece, necesita más dólares y no los tiene, entonces o se escapa el tipo de cambio o empieza el endeudamiento», dijo Solá al hablar en la Casa Rosada.

Al ser consultados sobre el diálogo entablado con el flamante Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), dijo que la entidad es «importante» debido a que está compuesta por «43 cámaras que incluye tres actores de la Mesa de Enlace y el resto son firmas agroindustriales, industriales, comercializadores y exportadores».

«El campo es una parte importantísima en el aumento de las exportaciones que buscamos», enfatizó el canciiler Solá.

Con el encuentro de hoy, el Gobierno puso en marcha los gabinetes temáticos, con eje en la gestión de políticas publicas para la recuperación económica, y en el caso del área de comercio exterior tendrá el objetivo de «potenciar la producción nacional, la búsqueda de mercados y la planificación de la importación de bienes y servicios que puedan producirse localmente.

Mañana a las 10, será el turno del gabinete de planificación urbana y hábitat. El miércoles, en tanto, se volverá reunir -como lo hace habitualmente desde diciembre- el gabinete económico; el jueves será el debut del gabinete de promoción federal, y el viernes se completará la ronda de gabinetes temáticos con el de ciudadanía.

Quizás no los una el amor… pero el espanto (diría Borges) de la crisis económica, que podría agravarse aún más como efecto de la cuarentena, ha acercado posiciones entre el campo y el Gobierno. Así quedó reflejado en la reunión que el presidente Alberto Fernández mantuvo con dirigentes agroindustriales este martes en la Quinta de Olivos, tras lo cual se acordó avanzar en una estrategia conjunta de reactivación “exportadora, inclusiva, sustentable y federal”.

En rigor, el Consejo Agroindustrial Argentino (CCA) es un nucleamiento de 45 cámaras y entidades con base en la producción rural pero que también involucra el procesamiento manufacturero de productos agrícolas y ganaderos, en cadenas de producción que llegan hasta los alimentos, las fibras para la nutrición animal, las bioenergías e incluso la elaboración de bienes para la cosmética y la farmacopea, como por ejemplo se ha valorado últimamente ante la demanda de alcohol común o en gel.

Ese entramado no sólo genera, desde hace años, dos tercios de las exportaciones argentinas. También representa al sector que más posibilidades tiene de dinamizar la actividad productiva en todas las provincias del país, de modo de fomentar el empleo e incrementar el ingreso de dólares en la economía. La condición de actividad esencial le ha permitido demostrar eso, quizás con una visibilidad inédita, en estos meses de cuarentena.

Por ese camino, en junio se llegó a un récord desde que se tenga registro: el 77% de las exportaciones se repartieron entre los denominados productos primarios (granos, por ejemplo, aunque tengan valor agregado implícito), con un 35,7%, y las manufacturas de origen agropecuario (desde las harinas y aceites hasta las carnes, los lácteos y los vinos), que sumaron un 41,3% de todas las ventas externas argentinas.

Semejante cuadro de situación no pasa desapercibida para los líderes políticos, incluida Cristina Kirchner, que el jueves pasado dejó atrás sus históricos desencuentros con el sector agropecuario y recibió a tres representantes del CCA, a quienes felicitó y les ofreció colaboración para avanzar en un proyecto de ley que brinde el marco normativo y fiscal para tener reglas claras a 10 años, tanto para facilitar inversiones como para planificar mejoras de infraestructura.

En la búsqueda de conciliar los intereses privados con los del sector público, en la reunión de casi dos horas realizada en Olivos se evaluaron caminos para aprovechar el potencial del sector agroindustrial, para exportar y generar empleo. Para ello, el Presidente afirmó que conformará un equipo interministerial, coordinado por Cancillería –por el objetivo central de que los productos argentinos lleguen a los mercados del mundo- y la Jefatura de Gabinete, con activa participación de los ministerios de Agricultura y Desarrollo Productivo, entre otros.

Alberto Fernández estuvo acompañado por el ministro de Agricultura, Luis Basterra; el de Relaciones. Exteriores, Felipe Solá (casualidad o no tanto, ambos son ingenieros agrónomos), la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Como representantes del CAA, estuvieron José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina; Roberto Domenech, presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas; Patricia Calderón, presidenta de la Federación Olivícola Argentina y Dardo Chiesa, Coordinador de la Mesa Nacional de Carnes.

El gran atractivo que los dirigentes agroindustriales lograron poner sobre la mesa es un plan que llevaría las exportaciones anuales de los US$ 65.000 millones registrados en 2019 (42.000 correspondieron a la agroindustria) a más de US$ 100.000 millones en 2025. Además, se propone como objetivo aumentar los empleos en todo el país: se sumarán 210 mil empleos directos y cerca de 700 mil indirectos. Esta reactivación tendría un impacto fiscal neutro, sin solicitar al Gobierno ningún tipo de subsidio, llevándose a cabo de forma sustentable, cuidando el ambiente con prácticas y procesos que no impacten en el ecosistema.

Con todo, tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner elogiaron al CCA por la construcción de consensos lograda hacia el interior de la cadena agroindustrial. Los que los escucharon en vivo y en directo, interpretaron que fue una manera de decirles que quieren dejar atrás los desencuentros. En ese sentido, vale aclarar que la Mesa de Enlace –histórica contendiente con los gobiernos K- está representada en el CCA por tres de las cuatro entidades: Coninagro, Federación Agraria y Confederaciones Rurales Argentinas. La Sociedad Rural no se sumó, pero la reciente presencia de su presidente Daniel Pelegrina en los actos por el Día de la Independencia al lado de Alberto Fernández expone que también están a favor de consensos políticos que favorezcan el desarrollo productivo.